La Opinión Popular
                  13:01  |  Miércoles 26 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 27-12-2009 / 12:12
EFEMÉRIDES POPULARES: EN UN DÍA COMO HOY PERO DEL AÑO 1945 LA UCR, EL PARTIDO SOCIALISTA Y EL PARTIDO COMUNISTA, ATACAN EL AGUINALDO Y LOS AUMENTO DE SUELDOS

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”
Juan Perón circa 1945.
-Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Juan Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez, el sueldo anual complementario o aguinaldo.
-El 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Escribe: Blas García

 
Cambios políticos y sociales
 
En la etapa iniciada con la revolución del 4 de junio de 1943 y el fin de la "Década Infame" se produjeron importantes cambios en la situación política y social de la Argentina.
 
Durante la presidencia del general Farell se fue consolidando dentro del gobierno un sector nacionalista y popular del Ejército, liderado por el coronel Juan Perón. Este sector planteaba la necesidad de un desarrollo industrial independiente y la plena incorporación de los trabajadores en el sistema político. Perón representaba a la línea de mayor apertura ante los problemas sociales. nueva Secretaría de Trabajo y Previsión -creada por iniciativa del coronel Perón- produjo cambios fundamentales tendientes a establecer una relación más fuerte con el movimiento obrero.
 
Para lograr tal objetivo se sancionaron una serie de reformas en la legislación laboral. Las principales medidas fueron:
 
-El Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorar las condiciones de alimentación, vivienda y trabajo de los trabajadores rurales.
-El establecimiento del seguro social y la jubilación que benefició a 2 millones de personas.
-La creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las demandas obreras.
-La fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores.
-El reconocimiento de la asociaciones profesionales, con lo cual el sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico.
 
La obra de promoción efectiva de los derechos de los obreros que llevó adelante le fue ganando el apoyo de dirigentes sindicales pero sobre todo de los trabajadores. Paralelamente, estos últimos se fueron alejando de sus tradicionales defensores -al menos desde el discurso-, es decir de los socialistas y los comunistas.
 
Los sectores oligárquicos y antipopulares, nucleados en la Unión Democrática ignoraron el progreso social que les produjo a los obreros la legislación social peronista, difamando a su impulsor y al organismo a su cargo que las hizo efectivas y, lo que es más grave, negándole a los trabajadores que apoyaban a Perón su carácter de tales.
 
Así, la Secretaría de Trabajo y Previsión realizaba una "obra disolvente" pues tenía una "misión disgregadora y política". Por ello "no tiene la clase obrera nada en común con (aquella), donde todo se negocia, y menos aún los trabajadores amantes de la libertad y fieles al auténtico movimiento sindical".
 
Se trataba de contrarrestar la política concreta de Perón con apelaciones que partían del concepto de que solo en "democracia y libertad" era posible la "justicia social".
 
 
El aguinaldo: "Medida demagógica"
 
Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye el sueldo anual complementario o aguinaldo.
 
La Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Dicen: "Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos. En dicho decreto queda probado el plan de castramiento paulatino de los sindicatos obreros. Antes fueron las intervenciones. Ahora es la dádiva, previa la entrega". Era, además, "el coronamiento de una larga e intensa campaña demagógica desarrollada bajo el amparo y con el estímulo de la Secretaría de Trabajo y Previsión".
 
Sin embargo, frente a la realidad de la legislación social de Perón poco podía hacer el discurso encendido pero hueco de la Unión Democrática.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
26-11-2014 / 10:11
26-11-2014 / 10:11
 
En su desesperado afán por defender a Cristina Fernández por la investigación sobre maniobras de lavado de dinero en sus hoteles de Santa Cruz, el secretario de Justicia, el camporista Julián Álvarez, terminó reconociendo que el procesamiento de Amado Boudou en la causa del auto con papeles truchos "probablemente" sea correcto.
 
La inusual confesión de Álvarez, uno de los integrantes del estado mayor de La Cámpora, llegó justo después de otro fuerte malestar que provocó Amado: su foto en todos los diarios en pleno baile con un grupo de empleadas suyas del Senado, en las que aparece desenfrenado, sonriente y hasta con el clásico saludo con los dedos en V. "O es un pavote o le gusta mostrar que a él no le entran las balas", habría comentado el ministro Randazzo.
 
"La cabeza de Amado tiene plazo fijo: marzo del año que viene". Así de tajante fue la afirmación de un funcionario K, acerca de uno de los temas más comentados en los últimos días en los pasillos de Balcarce 50: el futuro del vicepresidente, a todas luces caído en desgracia hasta en los propios despachos de Cristina.
 
El cuestionado funcionario sería utilizado por el cristinismo duro, que hasta no hace mucho lo defendía de los ataques "de los monopolios mediáticos", como una suerte de "cabeza de turco" según las necesidades electorales K. "En campaña electoral todas las herramientas políticas se usan", abundó un confidente. Y dio otro jugoso dato: dijo que Máximo Kirchner, metido de lleno en el armado de las candidaturas del oficialismo, ya le pidió a su madre la cabeza de Boudou.
 
Se dice que, de mínimo, en marzo, cuando arranca de lleno la campaña electoral, pedirá licencia. No se descarta su renuncia antes de eso si le cae algún procesamiento en una de la decena de causas en las que se lo investiga. Pero su suerte está echada. Lo que se dice en la Casa Rosada es que La Cámpora está directamente detrás del objetivo de conseguir el desplazamiento de Boudou.
 
La organización que responde a Máximo, el hijo de la presidenta, de cada vez mayor influencia en la gestión de gobierno pero también en cada detalle de las candidaturas para las elecciones del año que viene, supone que un derrape del ahora odiado ex militante de la UCeDé puede aportar algunos puntos en las encuestas.
 
Parece que al hombre le soltaron la mano.
 
La Opinión Popular

26-11-2014 / 09:11
 
La legisladora porteña del Frente Para la Victoria, María Rachid, convencidísima  de que el Estado tiene que hacerse cargo de cualquier cosa, propone "la creación de un subsidio mensual para personas trans (travestis) mayores de cuarenta (40) años" cuyo monto rondaría los $8.000. La idea generó amplias expectativas y comenzó a causar revuelo en las redes sociales con voces a favor y en contra.
 
El proyecto explica que en el beneficio "están comprendidas las personas trans con domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", que cumplan con el rango de edad antes mencionado y "hayan realizado su cambio registral conforme la Ley Nacional Nº 26.743 y su decreto reglamentario".
 
En la iniciativa se establece además que "el monto del subsidio es de mil doscientas (1200) unidades fijas mensuales y el goce del mismo es compatible con otros ingresos que no superen las tres mil quinientas (3500) unidades fijas mensuales". Como el valor de la unidad fija (se usa para calcular el monto de las sanciones) es actualmente de $6,40, el subsidio que recibirían las personas trans sería exactamente de $7.680.
 
Argumentando la propuesta, Rachid sostiene que "la población trans padece en nuestra sociedad historias de constante menoscabo de derechos de raigambre constitucional, que lleva a las personas a una verdadera «muerte civil» sin el más básico respeto por sus derechos".
 
En lugar del subsidio, una medida mucho más inclusiva sería la apertura de un cupo de empleo para los travestis. Esta medida, además de darles fuentes de trabajos legales, con el tiempo podría lograr a que la gente acepte a los travestis en lugares de trabajos comunes y corrientes.
 
La Opinión Popular

26-11-2014 / 07:11
  Ayer, en su reaparición en la fiesta del "club de la obra pública", en la Cámara Argentina de la Construcción, una actividad cuyo ingreso depende del presupuesto estatal, la presidenta Cristina Fernández dio señales concretas no sólo de que no se otorgará ningún plus a estatales y jubilados, sino también de que no está previsto subir el mínimo no imponible del abusivo Impuesto a las Ganancias.
 
Irónica, ácida, crítica, y sin dejar de sonreír, Cristina sepultó los reclamos de los trabajadores con una pregunta retórica, sin esperar respuesta, con la finalidad de reforzar su propio punto de vista: "¿Cómo hacemos para financiar la obra pública si no cobramos impuestos?". Fue la excusa de CFK para rechazar los pedidos gremiales, incluido el de dirigentes sindicales que están fuertemente alineados con los K, que ya no pueden calmar a sus bases.
 
En rigor, financiar la obra pública significa no actualizar el mínimo no imponible. Pero, la obra pública es Lázaro Báez, Electroingeniería, Esuco y otras empresas K, todas bajo sospecha de sobreprecios, "retornos" e irregularidades varias. A esos empresarios millonarios tienen que financiar los trabajadores. Sin duda, vergonzosos los dichos de Cristina.
 
Eso no fue todo. Moviendo la cabeza y agitando el pelo, Cristina deslizó una solapada amenaza: "En Francia y Alemania discuten hoy si congelan los salarios por tres años y la flexibilización laboral". Sin ruborizarse, agregó que "los trabajadores argentinos siguen siendo los mejores remunerados de América latina, no sólo en términos nominales sino también en cuanto al poder adquisitivo". No se lo creyó ni Ella.
 
Solo basta con cruzar la frontera y ver cómo el peso argentino ha perdido todo poder de compra. Hasta los billetes bolivianos y los guaraníes paraguayos tiene más valor, al punto que desde ambos países se organizan tour de compras para aprovechar las ventajas que le otorgan el devaluado peso argentino.
 
La imposibilidad de otorgar un plus salarial y de reducir el Impuesto a las Ganancias significa que estamos en el fin de la fiesta K y ahora, todos tenemos que afrontar los costos. Lo más grave es que el puñado de socios y amigos del poder que se beneficiaron con la fiesta lo hicieron a costa del saqueo del Estado y de una corrupción sin límites.
 
Las cajas del Estado ya no dan abasto, y por eso el gobierno está aplicando un severo ajuste neoliberal. Pero, la utilización de las reservas del Banco Central, de los recursos de la Anses y del PAMI, terminaron siendo meros parches, gotas en el océano del despilfarro.
 
Y si a esto se le suma la alocada emisión monetaria para sostener el gasto público improductivo y clientelar, todo indica que la ola inflacionaria no dará tregua. Se está generando un círculo vicioso donde el incremento del costo de vida le está ganando con holgura a los aumentos otorgados en paritarias.
 
Por otra parte, si el gobierno de CFK hubiese otorgado un plus a jubilados, estatales y docentes, significaría blanquear que la inflación es mucho mayor a los dibujos del INDEC, destruyendo las mentiras del relato K. En definitiva, ante la necesidad que tiene el Gobierno de sostener la falacia, los trabajadores y los jubilados, una vez más, terminan siendo los más perjudicados.
 
La Opinión Popular

25-11-2014 / 16:11
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar