La Opinión Popular
                  03:49  |  Jueves 03 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Como en la peor época del gobierno militar una manifestación pacífica de la ciudadanía reclamando sufragios limpios, son reprimidos con violencia policial y oficial”. Gerónimo “Momo” Venegas
Nacionales - 27-12-2009 / 12:12
EFEMÉRIDES POPULARES: EN UN DÍA COMO HOY PERO DEL AÑO 1945 LA UCR, EL PARTIDO SOCIALISTA Y EL PARTIDO COMUNISTA, ATACAN EL AGUINALDO Y LOS AUMENTO DE SUELDOS

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”
Juan Perón circa 1945.
-Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Juan Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez, el sueldo anual complementario o aguinaldo.
-El 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Escribe: Blas García

 
Cambios políticos y sociales
 
En la etapa iniciada con la revolución del 4 de junio de 1943 y el fin de la "Década Infame" se produjeron importantes cambios en la situación política y social de la Argentina.
 
Durante la presidencia del general Farell se fue consolidando dentro del gobierno un sector nacionalista y popular del Ejército, liderado por el coronel Juan Perón. Este sector planteaba la necesidad de un desarrollo industrial independiente y la plena incorporación de los trabajadores en el sistema político. Perón representaba a la línea de mayor apertura ante los problemas sociales. nueva Secretaría de Trabajo y Previsión -creada por iniciativa del coronel Perón- produjo cambios fundamentales tendientes a establecer una relación más fuerte con el movimiento obrero.
 
Para lograr tal objetivo se sancionaron una serie de reformas en la legislación laboral. Las principales medidas fueron:
 
-El Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorar las condiciones de alimentación, vivienda y trabajo de los trabajadores rurales.
-El establecimiento del seguro social y la jubilación que benefició a 2 millones de personas.
-La creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las demandas obreras.
-La fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores.
-El reconocimiento de la asociaciones profesionales, con lo cual el sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico.
 
La obra de promoción efectiva de los derechos de los obreros que llevó adelante le fue ganando el apoyo de dirigentes sindicales pero sobre todo de los trabajadores. Paralelamente, estos últimos se fueron alejando de sus tradicionales defensores -al menos desde el discurso-, es decir de los socialistas y los comunistas.
 
Los sectores oligárquicos y antipopulares, nucleados en la Unión Democrática ignoraron el progreso social que les produjo a los obreros la legislación social peronista, difamando a su impulsor y al organismo a su cargo que las hizo efectivas y, lo que es más grave, negándole a los trabajadores que apoyaban a Perón su carácter de tales.
 
Así, la Secretaría de Trabajo y Previsión realizaba una "obra disolvente" pues tenía una "misión disgregadora y política". Por ello "no tiene la clase obrera nada en común con (aquella), donde todo se negocia, y menos aún los trabajadores amantes de la libertad y fieles al auténtico movimiento sindical".
 
Se trataba de contrarrestar la política concreta de Perón con apelaciones que partían del concepto de que solo en "democracia y libertad" era posible la "justicia social".
 
 
El aguinaldo: "Medida demagógica"
 
Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye el sueldo anual complementario o aguinaldo.
 
La Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Dicen: "Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos. En dicho decreto queda probado el plan de castramiento paulatino de los sindicatos obreros. Antes fueron las intervenciones. Ahora es la dádiva, previa la entrega". Era, además, "el coronamiento de una larga e intensa campaña demagógica desarrollada bajo el amparo y con el estímulo de la Secretaría de Trabajo y Previsión".
 
Sin embargo, frente a la realidad de la legislación social de Perón poco podía hacer el discurso encendido pero hueco de la Unión Democrática.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
02-09-2015 / 18:09
02-09-2015 / 18:09
02-09-2015 / 08:09
 En los últimos meses, se ha vuelto una costumbre entre los funcionarios de Cristina Fernández apuntar contra la crisis brasileña a la hora de explicar las caídas en los índices de producción. Incluso, días atrás, la propia Presidenta rechazó la posibilidad de devaluar el peso, al considerar que una medida de ese tipo no sólo no iba a permitir incrementar el nivel de exportaciones sino que, además, iba a "destruir el único dique de defensa que nos queda, que es el mercado interno".
 
"Tenemos que seguir manteniendo la concepción de que necesitamos un mercado doméstico fuerte, y la administración del comercio", sostuvo, para luego afirmar que "lo contrario sería un error". El problema es que una rama de actividad clave para el aparato productivo nacional, como es la automotriz, está quedando atrapada en el peor de los dos mundos.
 
En efecto, debido al atraso cambiario local y a la crisis en Brasil, se le están desplomando las exportaciones. Y, como contrapartida, la demanda interna no sólo no levanta cabeza sino que continúa en caída. Esto quedó de manifiesto en agosto, que volvió a ratificar el mal momento que atraviesa el sector.
 
Según datos de la Asociación de Concesionarios (ACARA), se comercializaron cerca de 54.670 0Km, lo que implicó un fuerte descenso del 6% respecto al mismo mes del año pasado. Así las cosas, durante los ocho primeros meses los patentamientos totalizaron 432.400 unidades. Considerando que en igual lapso de 2014 se habían vendido más de 502.000 vehículos, esto significa una caida del 14%.
 
Por otra parte, no hay previsiones de que la actividad pueda experimentar un vuelco dado que el Gobierno dejó en claro que no cuenta con los dólares suficientes para "bancar" a esta actividad. De hecho, tras las PASO, a las terminales les está entregando un 40% menos de dólares.
 
En este contexto, el piso de patentamientos que maneja ACARA, entidad que nuclea a los concesionarios, es inquietante: la previsión marca unas 560.000 unidades comercializadas para todo el año. De confirmarse la cifra, esto implicaría que se estarán vendiendo cerca de 400.000 autos menos que hace apenas dos años y unos 100.000 por debajo del registro de 2014.
 
La economía argentina sufre no sola las consecuencias de la debacle de sus principales socios comerciales, sino los desajustes de las políticas K en los últimos tiempos. La cita de los superávits gemelos ya forma parte de la historia de una gestión que encara el trayecto final gastando las últimas monedas que quedan en el bolsillo.
 
Los ingresos comerciales caen abruptamente por la crisis de la economía brasileña, pero también se agita China y se derrumba el valor de la soja, principal fuente de ingresos de los años de abundancia K. Hoy, el saldo comercial con Brasil es negativo y las proyecciones del gobierno de Dilma Rousseff para el año próximo exhiben una contracción del PIB que hacen prever una demanda aún menor de los productos argentinos.
 
Las divisas escasean y se vuelve a ajustar el cepo cambiario para ahorristas e importadores, aunque ello aleje potenciales inversiones. El gasto se multiplica con rapidez para llevar al déficit fiscal a superar las seis cifras. Y recuperar la economía será un problema que deberá resolver el próximo gobierno.
 
La Opinión Popular

01-09-2015 / 20:09
 
El peso de la producción agrícola y las manufacturas derivadas en las exportaciones de la Argentina se acentuó desde la salida de la convertibilidad. En la actualidad, más del 40% de las ventas externas nacionales corresponden a este rubro. Por eso, el declive pronunciado de las cotizaciones de las materias primas es una referencia de extrema relevancia para trazar un diagnóstico de la actual coyuntura económica.
 
La tonelada de soja llegó a negociarse a un máximo histórico a u$s659,40 durante la sesión del 4 de septiembre de 2012, mientras que registró un precio máximo de cierre de u$s653,21 por tonelada el 20 de julio de aquel año. Tres años después, estos precios se recortaron a la mitad: la soja para noviembre (67% del volumen operado) cedió este martes a u$s321,14 y la posición para septiembre terminó a 325,03 dólares.
 
"En las últimas semanas se acentuó el shock negativo para los países productores de commodities como la Argentina. Los problemas en China han reducido los precios internacionales de esos productos y alentado una salida de capitales de muchos países emergentes", señala en un informe el economista jefe de FIEL Daniel Artana.
 
La pérdida de valor para los principales productos de exportación se extiende a otros cultivos. El maíz se desplomó 54% desde los u$s316,91 por tonelada de septiembre de 2012 a los u$s145,27 de hoy para los contratos con entrega en diciembre. El trigo se hundió 45% en tres años, desde u$s326,56 por tonelada a 178,67 dólares. Argentina es el tercer productor y exportador de soja, el tercer exportador mundial de maíz y el sexto proveedor global de trigo.

01-09-2015 / 13:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar