La Opinión Popular
                  16:41  |  Miércoles 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que elegir un modelo de país y terminar con el clientelismo. Necesitamos realmente llegar con cosas concretas, con propuestas. El país tiene que cambiar”. José Manuel de la Sota
Nacionales - 27-12-2009 / 12:12
EFEMÉRIDES POPULARES: EN UN DÍA COMO HOY PERO DEL AÑO 1945 LA UCR, EL PARTIDO SOCIALISTA Y EL PARTIDO COMUNISTA, ATACAN EL AGUINALDO Y LOS AUMENTO DE SUELDOS

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”
Juan Perón circa 1945.
-Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Juan Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez, el sueldo anual complementario o aguinaldo.
-El 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Escribe: Blas García

 
Cambios políticos y sociales
 
En la etapa iniciada con la revolución del 4 de junio de 1943 y el fin de la "Década Infame" se produjeron importantes cambios en la situación política y social de la Argentina.
 
Durante la presidencia del general Farell se fue consolidando dentro del gobierno un sector nacionalista y popular del Ejército, liderado por el coronel Juan Perón. Este sector planteaba la necesidad de un desarrollo industrial independiente y la plena incorporación de los trabajadores en el sistema político. Perón representaba a la línea de mayor apertura ante los problemas sociales. nueva Secretaría de Trabajo y Previsión -creada por iniciativa del coronel Perón- produjo cambios fundamentales tendientes a establecer una relación más fuerte con el movimiento obrero.
 
Para lograr tal objetivo se sancionaron una serie de reformas en la legislación laboral. Las principales medidas fueron:
 
-El Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorar las condiciones de alimentación, vivienda y trabajo de los trabajadores rurales.
-El establecimiento del seguro social y la jubilación que benefició a 2 millones de personas.
-La creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las demandas obreras.
-La fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores.
-El reconocimiento de la asociaciones profesionales, con lo cual el sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico.
 
La obra de promoción efectiva de los derechos de los obreros que llevó adelante le fue ganando el apoyo de dirigentes sindicales pero sobre todo de los trabajadores. Paralelamente, estos últimos se fueron alejando de sus tradicionales defensores -al menos desde el discurso-, es decir de los socialistas y los comunistas.
 
Los sectores oligárquicos y antipopulares, nucleados en la Unión Democrática ignoraron el progreso social que les produjo a los obreros la legislación social peronista, difamando a su impulsor y al organismo a su cargo que las hizo efectivas y, lo que es más grave, negándole a los trabajadores que apoyaban a Perón su carácter de tales.
 
Así, la Secretaría de Trabajo y Previsión realizaba una "obra disolvente" pues tenía una "misión disgregadora y política". Por ello "no tiene la clase obrera nada en común con (aquella), donde todo se negocia, y menos aún los trabajadores amantes de la libertad y fieles al auténtico movimiento sindical".
 
Se trataba de contrarrestar la política concreta de Perón con apelaciones que partían del concepto de que solo en "democracia y libertad" era posible la "justicia social".
 
 
El aguinaldo: "Medida demagógica"
 
Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye el sueldo anual complementario o aguinaldo.
 
La Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Dicen: "Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos. En dicho decreto queda probado el plan de castramiento paulatino de los sindicatos obreros. Antes fueron las intervenciones. Ahora es la dádiva, previa la entrega". Era, además, "el coronamiento de una larga e intensa campaña demagógica desarrollada bajo el amparo y con el estímulo de la Secretaría de Trabajo y Previsión".
 
Sin embargo, frente a la realidad de la legislación social de Perón poco podía hacer el discurso encendido pero hueco de la Unión Democrática.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
27-05-2015 / 12:05
27-05-2015 / 12:05
 La ofensiva oficial ultra K contra la Corte Suprema de Justicia no se detiene. Tras los ataques recibidos por el juez Carlos Fayt por parte de organismos y dirigentes políticos que responden al cristinismo, en el día de ayer el bloque de diputados del Frente para la Victoria, pidió investigar a los jueces del máximo tribunal por la reelección de Ricardo Lorenzetti al frente del mismo.
 
El delito que el oficialismo pide que se averigüe, es el de presunta falsedad ideológica en la firma de la acordada por la cual se resolvió que Lorenzetti siguiera en la presidencia de la Corte por un nuevo período.
 
La camporista Juliana Di Tullio, titular de la bancada K en Diputados, fundamentó el pedido en las supuestas "irregularidades" en que habrían incurrido los miembros de la Corte Suprema en la firma de esa acordada, sobre todo en lo referido a la ausencia del ministro Carlos Fayt en el edificio del máximo tribunal cuando se produjo la rúbrica que reeligió a Lorenzetti.
 
En su intento de hacer valer la mayoría automática con la que todavía cuenta en el Congreso nacional, el cristinismo elevó este pedido al presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, con la intención de tratar lo más pronto posible este proyecto en la Comisión de Juicio Político que conduce la camporista Anabel Fernández Sagasti.
 
La acción dispuesta por el bloque cristinista, es un paso previo para poder tratar la cuestión en la Comisión sin que exista un pedido real de jury. De no mediar un reclamo en ese sentido, la presidenta del cuerpo no puede convocar a una comisión, excepto con un llamado del presidente de la Cámara, algo que ahora busca el cristinismo.
 
Esta misma situación ya se vivió en el descarado accionar oficial contra el juez Fayt, donde se utilizó para activar la comisión de Juicio Político una presentación que había efectuado en diciembre pasado Aníbal Fernández ante Domínguez, quien luego pidió su tratamiento.
 
Valiéndose de tácticas y acciones totalmente repudiables desde lo ético y lo moral, el cristinismo aspira a que este pedido sea tratado por la Comisión, que se suma al tratamiento del expediente por el cual se solicitó un examen psicofísico a Fayt, de 97 años.
 
La desesperación por garantizarse impunidad por la corrupción K a partir de diciembre de 2015, lleva al gobierno de CFK a sumergirse en una fuerte lucha de poder contra la Corte Suprema, principalmente contra los jueces Lorenzetti y Fayt, quienes han sido los que más límites le han puesto al poder cristinista durante la mal llamada "década ganada".
 
Con la idea fija de no tener que brindar ninguna clase de explicaciones a la Justicia sobre sus actos, es que el cristinismo avanzará con todas sus fuerzas en la función de intentar cooptar al máximo tribunal y zafar de esa manera de tener que dar cuentas en tribunales una vez que abandone el poder en diciembre próximo.
 
La Opinión Popular

27-05-2015 / 10:05
27-05-2015 / 09:05
 La "reactivación del consumo" que no se cansa de anunciar el Gobierno de Cristina Fernández todavía no se siente en las góndolas. Las ventas de alimentos, bebidas y el resto de los productos de la canasta básica volvieron a sufrir una baja en abril, de 1,6% en unidades, y de esta manera acumulan 16 meses ininterrumpidos de números negativos a nivel nacional.
 
Según la medición de la consultora especializada CCR, la baja atravesó prácticamente todos los rubros -con algunas excepciones, como cerveza y agua mineral, que siguieron mostrando cifras positivas- y se sintió con especial fuerza en un sector muy sensible al consumo de las clases populares: los alimentos de almacén. Esta categoría, que agrupa desde fideos hasta arroz y aceite, en abril sufrió una baja de 4,3% en volumen.
 
La medición además echa por tierra las esperanzas que habían manifestado en las últimas semanas distintos funcionarios K que, sobre la base de algunos indicadores y el fuerte impulso a programas como Precios Cuidados y Ahora 12, se atrevieron a pronosticar el fin del estancamiento del consumo, uno de los pilares del modelo.
 
Por otra parte, la actividad industrial en abril bajó 1,5 por ciento respecto al mismo mes del año pasado y acumuló 21 meses de resultados negativos, esta vez arrastrada por el sector automotor y la siderurgia, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
 
De esta forma en cuatro meses la producción manufacturera se contrajo 1,8 por ciento comparando con igual período de 2014. Los datos corresponden al Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que el INDEC difunde en forma mensual a modo de la evolución del PBI que se difunde en forma trimestral. Al igual que en los últimos meses, la debacle se explica por la industria automotriz que sufrió una contracción de 20,7 por ciento con relación a abril del año pasado.
 
El "país de las maravillas" en el que vive Cristina Fernández, se encuentra tan bien económicamente que la gente está haciendo cola en la concesionarias reclamando que le vendan autos O km. Este relato no resiste el menor análisis: si la industria automotriz muestra la peor caída de la producción en la última década, ello se debe al impacto de la recesión provocada por las erróneas políticas económicas de CFK.
 
Pero además, en abril se agregó la mala performance de la siderurgia, que tuvo una caída de 19 por ciento. La producción de acero crudo se redujo 23,1 por ciento y la de aluminio primario 0,8 por ciento. El tercer sector sensible que se mostró en baja fue el textil, que de acuerdo con la medición del INDEC se redujo 6,3 por ciento.
 
Sólo basta con mirar lo que pasa para darse cuenta que las aseveraciones de Cristina nada tienen que ver con la realidad. Vivimos en un país que no crece ni genera empleo genuino desde 2011, y ahora los números vuelven refutar la euforia económica del relato oficial: la producción y el consumo, los grandes pilares del modelo K, continúan  barranca abajo.
 
La Opinión Popular

26-05-2015 / 12:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar