La Opinión Popular
                  12:04  |  Sábado 13 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No existe más el control remoto que nos dice qué tenemos que hacer. Seremos oposición en las cosas que tenemos que oponernos y trataremos de acompañar aquellas cosas que le sirven a la gente”. Diego Bossio
Nacionales - 27-12-2009 / 12:12
EFEMÉRIDES POPULARES: EN UN DÍA COMO HOY PERO DEL AÑO 1945 LA UCR, EL PARTIDO SOCIALISTA Y EL PARTIDO COMUNISTA, ATACAN EL AGUINALDO Y LOS AUMENTO DE SUELDOS

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”

La Unión Democrática en asamblea resuelve “resistir el decreto sobre aguinaldo y aumento de sueldos”
Juan Perón circa 1945.
-Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Juan Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez, el sueldo anual complementario o aguinaldo.
-El 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Escribe: Blas García

 
Cambios políticos y sociales
 
En la etapa iniciada con la revolución del 4 de junio de 1943 y el fin de la "Década Infame" se produjeron importantes cambios en la situación política y social de la Argentina.
 
Durante la presidencia del general Farell se fue consolidando dentro del gobierno un sector nacionalista y popular del Ejército, liderado por el coronel Juan Perón. Este sector planteaba la necesidad de un desarrollo industrial independiente y la plena incorporación de los trabajadores en el sistema político. Perón representaba a la línea de mayor apertura ante los problemas sociales. nueva Secretaría de Trabajo y Previsión -creada por iniciativa del coronel Perón- produjo cambios fundamentales tendientes a establecer una relación más fuerte con el movimiento obrero.
 
Para lograr tal objetivo se sancionaron una serie de reformas en la legislación laboral. Las principales medidas fueron:
 
-El Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorar las condiciones de alimentación, vivienda y trabajo de los trabajadores rurales.
-El establecimiento del seguro social y la jubilación que benefició a 2 millones de personas.
-La creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las demandas obreras.
-La fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores.
-El reconocimiento de la asociaciones profesionales, con lo cual el sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico.
 
La obra de promoción efectiva de los derechos de los obreros que llevó adelante le fue ganando el apoyo de dirigentes sindicales pero sobre todo de los trabajadores. Paralelamente, estos últimos se fueron alejando de sus tradicionales defensores -al menos desde el discurso-, es decir de los socialistas y los comunistas.
 
Los sectores oligárquicos y antipopulares, nucleados en la Unión Democrática ignoraron el progreso social que les produjo a los obreros la legislación social peronista, difamando a su impulsor y al organismo a su cargo que las hizo efectivas y, lo que es más grave, negándole a los trabajadores que apoyaban a Perón su carácter de tales.
 
Así, la Secretaría de Trabajo y Previsión realizaba una "obra disolvente" pues tenía una "misión disgregadora y política". Por ello "no tiene la clase obrera nada en común con (aquella), donde todo se negocia, y menos aún los trabajadores amantes de la libertad y fieles al auténtico movimiento sindical".
 
Se trataba de contrarrestar la política concreta de Perón con apelaciones que partían del concepto de que solo en "democracia y libertad" era posible la "justicia social".
 
 
El aguinaldo: "Medida demagógica"
 
Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye el sueldo anual complementario o aguinaldo.
 
La Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Dicen: "Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos. En dicho decreto queda probado el plan de castramiento paulatino de los sindicatos obreros. Antes fueron las intervenciones. Ahora es la dádiva, previa la entrega". Era, además, "el coronamiento de una larga e intensa campaña demagógica desarrollada bajo el amparo y con el estímulo de la Secretaría de Trabajo y Previsión".
 
Sin embargo, frente a la realidad de la legislación social de Perón poco podía hacer el discurso encendido pero hueco de la Unión Democrática.
 
Escribe: Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 09:02
Ayer, la divisa yanqui saltó 18 centavos respecto del jueves y se acercó a los $15: se vendió a $ 14,96, mientras que el blue avanzó 17 centavos y cotizó a $ 14,83, en un contexto en el que el Banco Central (BCRA), presidido por Federico Sturzenegger, sigue firme en su política de no intervención en el mercado.
 
No obstante, un dólar a $15 es más lógico que a $9, como antes de la devaluación, cuando el blue rozaba los $16 y todos los precios se regían según esa cotización. Era evidente que el atraso cambiario, que el cristinismo utilizó como ancla antiinflacionaria, era insostenible.
 
Que la disparada del dólar no replique directamente en un mayor incremento de precios, será una de las metas a tener en cuenta por el gobierno de Mauricio Macri. ¿Cómo evitar esto? El BCRA debería aplicar la "flotación sucia", es decir, intervenir en el mercado, comprando y vendiendo dólares. Esto es difícil por las escasas reservas que dejó el cristinismo. Por eso, Macri busca financiamiento internacional, para paliar estas situaciones, controlar el dólar y evitar que se escapen las variables económicas. Pero también depende del compromiso de empresarios y sindicalistas.
 
La suba de la divisa ocurre porque el gobierno no ha intervenido y estamos en una época en la que la oferta de dólares es menor, ya que no empezó la liquidación fuerte de la cosecha. Sin embargo, algunos no creen que el tipo de cambio actual pueda presionar a la inflación: "Los precios ya estaban establecidos con un dólar de entre $14 y $15. Como todavía no ha habido intervención del Central, es muy difícil que la cotización se traslade a precios", dicen. En tanto, otros entienden que, mientras no se ataque la inflación, será difícil que la divisa se estabilice y no suba. La madre de todas las batallas, dicen, es la inflación y recuperar la confianza en el peso que el cristinismo destruyó.
 
En este contexto, mientras los precios suben, las tasas en pesos no son atractivas (pero si suben, se corre el riesgo de que la actividad económica se estanque aún más) y el todo el mundo se dolariza. Así, el dólar es demandado y, en consecuencia, sube. La razón número uno es el tema inflacionario. Mientras no se ataque esto, mientras no se reduzcan el déficit fiscal ni la emisión monetaria, vamos a seguir asistiendo a las modificaciones en el tipo de cambio.
 
El ministro Alfonso Prat-Gay, afirmó que "no están dadas las condiciones" para bajar rápidamente la inflación porque afectaría el empleo y la actividad económica. Dijo que tienen por objetivo "eliminar el impuesto inflacionario", que pesa sobre "12 millones de pobres", "de a poco, porque la alternativa de bajarlo rápido implicaría despidos, ajuste fiscal y ajuste social". Es el gradualismo macrista.
 
La alta inflación es uno de los grandes problemas heredados del gobierno de Cristina Fernández, que mintió y ocultó durante mucho tiempo lo que ocurría. Ahora hay que subsanar esto, pero con cuidado, atendiendo los salarios de la gente; trabajar sobre los aumentos de precios y controlar al empresariado para que, a la hora de aumentar los precios, no se perjudique a los sectores de menores ingresos.
 
La Opinión Popular

12-02-2016 / 12:02
Hugo Moyano y los demás jefes sindicales se reunieron ayer en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri y calificaron de "positivo" al encuentro aunque en él no se hayan discutido paritarias, como estaba previsto.
 
Macri se sentó por primera vez con la cúpula cegetista, y si bien los temas a tratar eran las negociaciones paritarias, impuesto a las Ganancias, inflación y deudas de obras sociales, no hubo definiciones, pero si se planteó una agenda común.
 
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que el Gobierno busca "una salida rápida" para que "la mayor cantidad de trabajadores" dejen de pagar el impuesto a las Ganancias, aunque advirtió que "la situación fiscal es delicada" y, por lo tanto, no puede hacer "movimientos bruscos".
 
Peña consideró: "La inflación existió por una decisión política del gobierno anterior que creía que era una herramienta de política económica. Nosotros creemos que no, porque afecta a los que menos tienen y genera una inercia que nos va a llevar un par de años eliminar".
 
El jefe de Gabinete aseguró: "Hace muchos años que no había en la Casa Rosada un ámbito en que se pudiera conversar de esta manera, abierta y franca" y aclaró que el encuentro "no fue para cerrar temas sino para iniciar un diálogo".
 
El titular del sindicato de la Construcción, Gerardo Martínez, aseguró que la oferta oficial de subir a $30 mil el mínimo no imponible del Impuesto es señal de "ir por el buen camino". El secretario general de la CGT Alsina, el metalúrgico Antonio Caló afirmó: "No nos vamos con soluciones, pero sí conformes".
 
Por su parte, el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, hizo un balance de la reunión con Macri, y consideró que el encuentro fue "muy bueno porque cada uno expuso su situación y se abrió un diálogo con los ministros".
 
No se habló de números concretos para las paritarias, ya que el porcentaje se discutirá por actividad, aunque desde los gremios dejaron un mensaje para los trabajadores: "Prudencia". Gobierno y sindicalistas coincidieron en señalar la reunión como el inicio de un proceso de diálogo, que incluye una "agenda común" y "desafíos compartidos".
 
Las conclusiones que se sacaron son: Coincidencias preliminares en algunos temas, expectativa sobre cómo se resolverán otros, pero ante todo una conformidad inicial de las partes por un diálogo a agenda abierta entre el Gobierno nacional y los principales dirigentes de las tres CGT.
 
La Opinión Popular

12-02-2016 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar