La Opinión Popular
                  00:17  |  Sabado 20 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores… y hacer que nuestros simpatizantes lo repitan en todo momento”. De Joseph Goebbels a Javier Milei
Por La Opinión Popular - 01-03-2024 / 11:03
PANORAMA POLÍTICO ENTRERRIANO

¿Qué urdirá el porteño Frigerio ante la represalia de Milei que amenaza el comienzo del ciclo lectivo?

¿Qué urdirá el porteño Frigerio ante la represalia de Milei que amenaza el comienzo del ciclo lectivo?
La quita del FONID hará que las provincias no paguen esta suma significando una rebaja nominal del salario docente de entre un 8 y un 20% por cargo. Esto se suma a la provocación de Javier "el Loco"  Milei cancelando la paritaria nacional docente, cuando en medio de una fuerte escalada inflacionaria es necesario una respuesta inmediata en defensa del salario docente. Al mandatario provincial no le alcanzará con una jornada marketinera para las fotos realizando tareas de pintura en una escuela, de cara al comienzo del ciclo lectivo.
 

 
PANORAMA POLÍTICO ENTRERRIANO
 
¿Qué urdirá el porteño Frigerio ante la represalia de Milei que amenaza el comienzo del ciclo lectivo?
 
Javier "el Loco" Milei quiso arrancar su presidencia con el acelerador al mango, pero se estrelló contra el Congreso. El gobierno del libertario, apoyado por Rogelio Frigerio, sufrió una derrota temprana y feroz con el fracaso irrebatible de su Ley Ómnibus. "Delincuentes", "traidores", "extorsionadores" y "casta" fueron algunos de los insultos que arrojó sobre los diputados que votaron en contra de artículos clave de su proyecto legislativo estrella. Días después, en venganza, anunció la reducción del subsidio a las empresas de transporte, solamente al interior del país, impactando en la población más necesitada, esa masiva "casta" que viaja apretujada en colectivos. Creer en casualidades desafía toda inocencia.
 
El irracional Milei ha decidido que su gobierno de ultra minoría parlamentaria (La Libertad Avanza tiene 38 diputados de 257 y siete senadores de 72) no será una administración de recompensas para intentar alianzas, sino una gestión de represalias contra los que no acaten totalmente sus propuestas. El apoyo terrenal de los gobernadores semioficialistas no importa, cuando lo bancan "las fuerzas del cielo". Lo cual llevó a una situación de incertidumbre a aquellos que, como Frigerio, siendo de otro palo, se habían convertido en sus socios incondicionales por un denominador común: el neoliberalismo centralista porteño.
 
Frigerio había defendido el polémico DNU de Milei afirmando que es el "norte de hacia dónde tiene que ir" el país porque contiene medidas que "en su mayoría son similares a las del programa económico de Juntos por el Cambio en la última campaña electoral". En Entre Ríos, cuna del federalismo argentino, causa indignación y desconcierto la obsecuencia de Frigerio con la política centralista porteña de Milei, que desfinancia de manera feroz al interior, saqueando los recursos que la Nación recauda dentro de las propias provincias. Un ajuste que antes que afectar a Frigerio ya recortó los ingresos de la mayoría de los entrerrianos, y muy especialmente de los jubilados.
 
Frigerio disimula su apoyo al ajuste de Milei hablando de la herencia y del kirchnerismo. Repite el latiguillo de que recibió una provincia desordenada y endeudada, mientras que en campaña nada decía de esto, porque la realidad era otra y no podía mentir sobre lo evidente. "Dejé una provincia con orden fiscal y financiero, sueldos al día que le ganaban a la inflación, obra pública en marcha, y resulta que en dos meses este gobierno se pone la provincia de sombrero", expresó el ex gobernador Gustavo Bordet. Ocurre que la realidad cambió drásticamente en los 60 días de gobierno de Milei, que ataca a los habitantes del interior con la intención de profundizar el ajuste, y que encuentra en Entre Ríos el silencio servicial del porteño gobernador, el que quiere alejarse de los conflictos.
 
Lo que parece no entender Frigerio es que el anarco capitalista Milei está decidido a asfixiar a las provincias aferrándose al latiguillo "no hay plata". No negociará ni dará respuesta a los reclamos de gobernadores e intendentes por fondos y subsidios, ya ha cortado el grifo de las transferencias a las provincias y hace oídos sordos a las quejas. Se piensa quedar con todo los impuestos que se recaudan en el interior y no repartir nada. La Nación quiere ordenar sus cuentas y pagarle al FMI a costa de las provincias. Pero la Nación no puede ignorar arbitrariamente sus obligaciones con las provincias. Pareciera que las provincias no son más parte de la Patria, a pesar de todo lo que tributan al país. ¿Se puede tener gobernabilidad sobre un conflicto irresuelto con las provincias?
 
Como parte de esa ofensiva, de una crueldad política inusitada, Milei enfrenta al interior federal, utiliza el polémico DNU para profundizar la herencia neoliberal, quitando al Estado nacional de cualquier responsabilidad sobre la educación y delegando todo en las provincias, pero reduciéndole los recursos. Con un ataque a la educación pública y gratuita en un ajuste a la escuela estatal, a comedores escolares y salarios docentes, con un recorte del FONID y la cancelación de la paritaria nacional. Sin aumento ni incentivo docente, los maestros cobrarán menos que el año pasado, con lo que las paritarias que eran complicadas, ahora son un polvorín.
 
¿Qué hará Frigerio ante la venganza libertaria que amenaza el inicio de ciclo lectivo? Sus límites son estrechos. El 26 de febrero comienzan las clases, un año lectivo que preanuncia alta conflictividad con los docentes, porque el gobierno de Milei empuja a los gremios a la huelga. Comenzando con la cancelación de los fondos para salarios y bloqueando el envío de dinero hacía comedores, cooperadoras e infraestructura escolar en medio de una fuerte inflación provocada por la devaluación del 118%.
 
La quita del FONID hará que las provincias no paguen esta suma significando una rebaja nominal del salario docente de entre un 8 y un 20% por cargo. Esto se suma a la provocación de Milei cancelando la paritaria nacional docente, cuando en medio de una fuerte escalada inflacionaria es necesario una respuesta inmediata en defensa del salario docente. Al mandatario provincial no le alcanzará con una jornada marketinera para las fotos realizando tareas de pintura en una escuela, de cara al comienzo del ciclo lectivo.
 
Milei se juega a golpear duro a la docencia y a las familias que mandan a sus hijos a los colegios mientras su política neoliberal hace crecer fuerte la inflación y la pobreza. En tanto el FMI festeja el plan de pagar la brutal deuda que contrajo Macri con el sacrificio del pueblo. Con delirio unitario, Milei hace un ajuste tan cruel, que recorta los míseros presupuestos destinados a darle muchas veces el único plato de comida de las niños que concurren a las escuelas, más del 60% pobres y con hogares golpeados por inflación, tarifazos, despidos, suba en los alquileres, alimentos y transporte. Son muchas las familias que preguntan si ya están abiertos los comedores. Paralelamente, favorecen el negocio de las escuelas privadas proponiendo que sigan sin pagar aportes patronales y vaucherizando "la oferta" con un bono a las familias, mientras que su venganza perjudica a los ciudadanos más alejados de la casta.
 
Milei y el macrista Luis "Toto" Caputo no tienen límites en sus recortes irracionales a las provincias con las medidas de retener el envío de fondos que corresponden por ley, colisionando directamente con el sistema federal que debería respetar la Nación. El federalismo no es un adorno: es una de las formas que adopta la Argentina para su gobierno, según el artículo 1° de la Constitución. Milei y Frigerio deberían saberlo. Los bloques peronistas que integran la Legislatura salieron al cruce en un documento: "Estamos frente a un gobierno provincial que elige atribuir los problemas actuales a la herencia recibida en vez de reconocer que los inconvenientes más graves que hoy tiene Entre Ríos derivan de decisiones del gobierno de Javier Milei, decisiones que el gobernador no cuestiona aunque afectan los derechos de todos los habitantes de la provincia. Es más fácil para el gobernador Frigerio echarle la culpa al gobierno anterior que reclamarle con seriedad y responsabilidad al actual gobierno nacional".
 
Gobernar la Nación sobre la base del federalismo no es una opción: es un mandato constitucional. Y lo es porque la forma federal es, sustancialmente, una forma legítima de control político, en los términos que se concibieron originariamente en la Constitución de Estados Unidos y que nuestra Carta Magna replicó por la naturaleza política de Argentina. Es una descentralización del poder, tanto por las provincias como municipios, sobre la base de la territorialidad y en esa división del poder complementa el espíritu de la república que supo postular Montesquieu y que deberían defender los "republicanos" de pacotilla. El brutal tajo en las partidas que representan una parte sustancial de los recursos de las provincias explica no sólo el sentido del ajuste neoliberal, sino además el porqué de las reacciones de la mayoría de los gobiernos del interior en contra de este intento de desmembramiento salvaje del cuerpo de la Nación. Frigerio no se encuentra en este grupo de gobernadores que resisten.
 
Milei impulsa el cuarto experimento neoliberal en la Argentina, luego de José Alfredo Martínez de Hoz durante la última dictadura, la dupla Carlos Menem-Fernando de la Rúa durante los 90 y, más cerca, Macri con el gobierno de Cambiemos. El anarco capitalista en esta instancia no perderá apoyo social por sus irracionales y extravagantes modos políticos, sus amenazas de matón de barrio, por seguir consejos de su perro muerto o designar a su hermana como Primera Dama, sino por aplicar políticas que siempre fracasaron en nuestro país, pese al apoyo inamovible del FMI. Las mayorías no van a apartarse de él sólo por la forma en que pisotea los consensos democráticos, insulta a diputados o ignora la Constitución Nacional, sino porque este nuevo intento autoritario sólo las empobrecerá más. Los argentinos pretenden vivir mejor, incluso aquellos que no tuvieron la suerte de nacer ricos. Y a eso parece que el gobierno nacional no lo ve, o no le importa.
 
Frigerio debería ser consciente de que la situación social es de tal gravedad que cualquier recorte excesivo en los recursos nacionales, que implique dificultades de pagos de salarios y jubilaciones, puede ser la chispa que dispare el estallido social en la provincia. Los conflictos de sueldos con los docentes afectará primero a quien esté a cargo de la gobernación. Pero cuando esos problemas superan la escala sectorial, el gobierno nacional no podrá sustraerse. ¿Quiénes votaron a Milei pero también a Frigerio, van a pensar que no hay plata porque alguna casta vive de privilegios o porque el libertario cumplió con su plan de ajuste contra el pueblo?
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar