La Opinión Popular
                  12:25  |  Miercoles 12 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Por La Opinión Popular - 23-01-2024 / 11:01
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Qué hace Frigerio ante el parate de la obra pública que golpea a los entrerrianos?

¿Qué hace Frigerio ante el parate de la obra pública que golpea a los entrerrianos?
Rápido para quedar bien con el gobierno de Javier "el Loco" Milei, el porteño Rogelio Frigerio anunció la paralización de la obra pública provincial en una reunión que mantuvo con directivos de la Cámara Argentina de la Construcción y la UOCRA. Se dejarán de construir escuelas, hospitales, rutas, luminarias públicas, cloacas, etc., pero es una decisión que golpea especialmente la construcción de viviendas populares. Sin poder inaugurar una sola obra pública, se mostrará la evidente falta de gestión de Frigerio, reducido a pagar solo sueldos y jubilaciones. Imagen meramente ilustrativa.
 
Los brutales recortes propuestos por Javier "el Loco" Milei, al prometer un ajuste fiscal de jardín de infantes sin precedentes en la historia democrática de la Argentina, se basan en el rebuscado argumento: "no hay plata". Lo repiten todo el tiempo, pero es totalmente falso. ¿Quiénes tienen la plata y siguen ganando cada vez más mientras el pueblo se empobrece? Las grandes empresas alimenticias que remarcan precios todos los días, las privatizadas que suben tarifas, las petroleras con el combustible, los bancos con los intereses de las tarjetas, las cerealeras con la devaluación, las grandes patronales del campo. A las que Milei exime de impuestos y le da todo tipo de beneficios, en línea con el conservadurismo. Para todos ellos sí hay plata, para el pueblo no. Y no olvidarse del FMI, porque el plan de ajuste y saqueo a las provincias es para pagar la brutal deuda externa que contrajo Mauricio Macri.
 
La incertidumbre respecto de los fondos que puede llegar a recibir la provincia de Entre Ríos durante el transcurso del año 2024, forzó al Gobierno provincial a ajustarse el cinturón. Así, siguiendo las órdenes del mandamás nacional, el gobernador Rogelio Frigerio empezó "a pasar la motosierra" en su distrito. Optó por la eliminación de un 50% de los cargos políticos. Mientras tanto, no se habla de aumentos para estatales y docentes pese al shock inflacionario de la devaluación de Milei.
 
Los lineamientos del porteño Frigerio estás en sintonía con el paquete de medidas que comunicó el ministro de Economía de la Nación, el endeudador serial macrista Luis "Toto" Caputo, en relación a la reducción al mínimo de las transferencias discrecionales a las provincias y al freno de la obra pública, un típico plan centralista porteño. Sumado a la pérdida de recaudación por la suba del mínimo no imponible de Ganancias y la devolución del IVA.
 
Milei lo dejó en claro: "La obra pública no va más, no tenemos plata". La decisión puso en alerta a las empresas e inmediatamente comenzaron los telegramas de despido pero, además, impactó en las administraciones provinciales que necesitan de fondos nacionales para ejecutar trabajos. En ese momento había 2308 obras en ejecución que involucran $310.000 millones. De ese total, 899 están en la provincia de Buenos Aires; 197, en Córdoba; 148, en Entre Ríos; y 144 en Santa Fe. La mitad se concentra en estos 4 distritos. Los niveles de inversión y puestos de trabajo del sector eran los más altos de la historia.
 
Rápido para quedar bien con el gobierno de Milei, Frigerio anunció la paralización de la obra pública provincial en una reunión que mantuvo con directivos de la Cámara Argentina de la Construcción y la UOCRA. Se dejarán de construir escuelas, hospitales, rutas, luminarias públicas, cloacas, etc., pero es una decisión que golpea especialmente la construcción de viviendas populares. Sin poder inaugurar una sola obra pública, se mostrará la evidente falta de gestión de Frigerio, reducido a pagar solo sueldos y jubilaciones.
 
La obra pública fue la marca en el orillo del peronista Gustavo Bordet y Frigerio será señalado como quien la paralice. Lo que le jugará en contra porque cuando abandonó el gobierno, Bordet dejó en marcha más de 230 obras distribuidas en todo Entre Ríos. Las fuentes de financiamiento tenían distintos orígenes. Las obras cuyo financiamiento proviene de recursos propios presentan un atraso en la liquidación de certificados, agravada por tres factores: menos recaudación por la caída de la actividad económica, baja de coparticipación y una redeterminación de precios difícil de establecer en el actual contexto inflacionario.
 
Las obras en ejecución actualmente en Entre Ríos, con aportes nacionales, son alrededor de 140. Esto significa que todas ellas -o la gran mayoría- quedarían interrumpidas. Así llevarán a las empresas al quebranto, lo que va a generar la consecuente disminución de unos 10.000 puestos de trabajo en la Provincia, directos e indirectos. Una tragedia para los entrerrianos. ¿Y qué hace Frigerio?
 
La decisión de Milei de quitar el manejo de los Adelantos del Tesoro Nacional (ATN) al ministerio del Interior que conduce Guillermo Francos, agravó la situación. "Era una de las fuentes de recursos que manejaban los gobernadores para hacer frente a las diferencias estacionales de caja", explicó un funcionario entrerriano. Además, "muchas obras se financiaban con los ATN".
 
Respecto de la obra pública, Milei anunció que se realizará con la modalidad conocida como PPP (Participación Público Privada). El gobierno de Macri, entre 2015 y 2019, impulsó sin éxito las PPP. Ramiro Marra, dirigente de LLA, dijo que el fracaso de los PPP macristas obedeció a que "ese gobierno no tenía voluntad de cambio", pero que la modalidad funciona en otros países y puso a Chile como ejemplo. Es un modelo de obra pública sólo para algunos sectores y para proyectos que posean mucha rentabilidad para el sector privado.
 
En Paraná durante los dos últimos años se pusieron en marcha obras publicas estratégicas para dar respuesta a demandas históricas, tales como el déficit en la prestación del servicio de agua potable y un acceso vial que pudiera mejorar la integración de la capital provincial con el resto de la región. La decisión de Milei de bajar a cero la obra pública complica hasta a los gobernadores aliados, como Frigerio, bajo el falaz latiguillo de "no hay plata".
 
Una de las obras importantes es el Acueducto Metropolitano, que abastecerá de agua potabilizada a las ciudades de Oro Verde, San Benito, Colonia Avellaneda y Sauce Montrull y duplicará la capacidad de bombeo de la actual toma de agua cruda de la planta Echeverría de Paraná, beneficiando a casi 300.000 habitantes. También surgen interrogantes sobre la finalización de un tramo de avenida Circunvalación, sobre la ruta nacional 12 en el acceso a San Benito.
 
Ambas cuentan con financiamiento nacional, al igual que la obra de acceso al Parque Industrial, aunque la continuidad de las mismas dependerá de la decisión política del gobierno de Milei de seguir financiando o no proyectos, que en algunos casos tenían contratos firmados y hasta un importante grado de avance. Son obras necesarias que no pueden quedar abandonadas.
 
El de las obras no es un tema menor. El escenario social de pobreza e indigencia que se profundizará no soporta un plan de ajuste tan drástico como el que plantea Milei y parece aceptar Frigerio. Las obras públicas tienen un efecto multiplicador en muchas actividades relacionadas. No solamente los obreros no van a tener trabajo, sino tampoco el que vende ladrillos, materiales y demás. El conflicto es aún más grave y, además de la paralización de obras que son necesarias generará un cúmulo de juicios afectados por el incumplimiento de los contratos.
 
La actividad provincial se aferrará a lo que pueda desarrollar el gobierno de Frigerio de llevar adelante un plan provincial de obras, por lo menos el compromiso de respetar los contratos iniciados. Nada se espera desde el puerto de Buenos Aires. Ahora bien, el porteño Frigerio debe entender que las obras públicas son uno de los motores más importantes de la economía provincial debido a que estas infraestructuras mejoran la calidad de vida de los ciudadanos de la región. Las obras públicas generan trabajo, motorizando así la economía de desarrollo de cada pueblo de la provincia. Además, gracias a las construcciones llevadas a cabo en el interior, se generaron puestos de trabajo bajo el rubro de construcción de viviendas, de las cuales ya se cuentan con miles de casas, ya fabricadas y entregadas.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar