La Opinión Popular
                  12:32  |  Miercoles 12 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Por La Opinión Popular - 09-10-2023 / 10:10
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Bullrich y Frigerio le anularán a los entrerrianos sus derechos laborales

Bullrich y Frigerio le anularán a los entrerrianos sus derechos laborales
La candidata a presidente de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, vino a Paraná a amenazar a los docentes entrerrianos. Dijo que si llega a la Presidencia propondrá un acuerdo para que los docentes no puedan hacer paros. Si no consigue apoyo, irá a la Corte Suprema, que es adicta al macrismo, "para que nos dé la razón, que no hay derecho más importante en la Argentina que el derecho a la educación", afirmó. A su lado, el porteño Rogelio Frigerio aplaudía ruidosamente.
 
 
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL
 
Bullrich y Frigerio le anularán a los entrerrianos sus derechos laborales
 
La candidata a presidente de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, vino a Paraná a amenazar a los docentes entrerrianos. Dijo que si llega a la Presidencia propondrá un acuerdo para que los docentes no puedan hacer paros. Si no consigue apoyo, irá a la Corte Suprema, que es adicta al macrismo, "para que nos dé la razón, que no hay derecho más importante en la Argentina que el derecho a la educación", afirmó. A su lado, el porteño Rogelio Frigerio aplaudía ruidosamente.
 
El que salió a cruzarla fue el gobernador Gustavo Bordet, quien sostuvo: "A mí me preocupa cuando viene una candidata a presidenta con un candidato a gobernador en Entre Ríos y dice que va a limitar el derecho a huelga de los docentes, me parece un espanto". En ese marco comparó la propuesta macrista con las acciones concretas de su gobierno. "Estamos trabajando con las organizaciones gremiales docentes acordando salarios que le ganen a la inflación y estamos cumpliendo", dijo.
 
La huelga es un derecho que tienen los trabajadores de suspender, en forma conjunta, las tareas laborales, por un tiempo determinado, con el fin de obtener mejores salarios y condiciones de trabajo. Está garantizado en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. Pero las intenciones de Bullrich y Frigerio en contra de los trabajadores entrerrianos son muy claras. Tienen una agenda altamente nociva para las clases populares y medias de este país. En Entre Ríos el esquema de Juntos por el Cambio atacará cuestiones puntuales:
 
Reforma de la ley previsional Nº 8732; amenaza con extender jornadas de clase los sábados, atacar el régimen de licencias e inasistencias, instalación de la cultura del pago por presentismo, desacreditar mediáticamente el trabajo docente, derogación del Estatuto del Docente Entrerriano, regreso de las políticas de gerenciamiento de la institución escolar para luego avanzar en procesos privatizadores en educación, ofensiva contra la estabilidad docente (precarización laboral) e intervención o disciplinamiento de la Obra Social (desfinanciándola previamente).
 
Además, persecución, sanción y castigo (con las pertinentes campañas de desprestigio en las que son expertos) hacia todos y todas quienes se movilicen. Llana y directamente un escenario de alarmante pérdida de derechos. Y todo esto basado en la declaración de la educación como un servicio para llevarse puesto el legítimo derecho de huelga, para que los docentes entrerrianos no puedan reclamar ni protestar. Es un nefasto modelo neoliberal que apunta a una sociedad dominada por el "mercado" como regulador de las relaciones sociales, de la mano del capital financiero, los medios de comunicación hegemónicos y la corporación judicial adicta.
 
El manual de procedimientos de Bullrich y Frigerio es muy claro y básico (hasta lo dicen públicamente): mayor endeudamiento externo, feroz ajuste a los trabajadores y jubilados; recortes presupuestarios en educación, salud y seguridad social; privatización de los servicios eléctricos provinciales; reducción del Estado a la mínima expresión posible; avance del proceso privatizador sobre empresas nacionales, sobre las universidades y la educación pública; flexibilización laboral para despedir sin indemnización, eliminar aguinaldo y vacaciones pagas; reforma jubilatoria; intervención de las organizaciones sociales y de los sindicatos que no se resignen; represión, persecución y criminalización de la protesta social. En resumen: impondrán una profunda reforma laboral que elimine derechos de los trabajadores para aumentar las ganancias de los empresarios que son los que le pagan la campaña electoral a Bullrich y Frigerio.
 
Ahora bien, la derecha tradicional, que propone ese modelo neoliberal y se preparaba, segura de sí misma, para recibir el poder, está enfrentando ahora su propio derrumbe. En la primaria de Juntos por el Cambio resultó vencedora Bullrich, la candidata con el programa de ajuste más agresivo y que abiertamente respalda el uso de la represión contra la protesta social. El macrismo, que confiaba en regresar al poder, se encuentra ahora más cerca de una crisis terminal que de alcanzar el gobierno, y Bullrich está en riesgo de quedar excluida del balotaje y de enfrentar divisiones internas.
 
A la derecha la remplazó la ultra derecha, con Javier "el Loco" Milei, un extravagante anarco capitalista cuya principal ventaja parece ser no haber gobernado nunca nada y que sueña con la eliminación completa del Estado. Tiene un discurso anti estatista que encuentra eco en diversos estratos sociales, incluso entre aquellos que dependen significativamente de la protección social del Estado para subsistir. Es un apoyo que tiene una base popular y pro-Estado, afectada por la indignación y el desconcierto. Es que la crisis del peronismo se extendió a la crisis de los valores e ideas que se le asocian, como la redistribución progresiva del ingreso, el papel activo del Estado, los derechos humanos y la movilización social.
 
Una política neoliberal tan antipopular, como la de Milei o Bullrich, llevaría inevitablemente a un endurecimiento autoritario del Estado: la persecución judicial a líderes políticos y sociales; respaldo a la violencia represiva; revitalización de las FFAA con el indulto a los militares condenados por genocidio; intento de debilitar la influencia de los sindicatos en los lugares de trabajo y combate frontal a la presencia de los movimientos sociales en los barrios populares.
 
¿Cómo se construiría una base de apoyo social para medidas tan agresivas? La principal fuente de un eventual apoyo, pasivo o activo, es que al futuro gobierno se inicie con una crisis económica catastrófica que permita aplicar medidas drásticas. Existe un mecanismo para inducir a un pueblo a aceptar las más feroces políticas neoliberales: hiperinflación que genere un fuerte malestar social. La dolarización provocaría una catástrofe económica que permitiría instalar el autoritarismo político, para aplicar una atroz política económica ultra liberal.
 
Tanto Milei como Bullrich parecen no temer, al menos de la misma manera que el gobierno de Macri, a la protesta y a la movilización social. Así el gran empresariado podría, de manera autoritaria, delegar, en un político "nuevo", el trabajo sucio que el macrismo no parecen estar en condiciones de realizar. La dependencia del consentimiento social hace naufragar los proyectos neoliberales. Tal vez puede ser más útil un "Loco", con poco pasado y sin temor al futuro, sin una fuerza propia que le reclame sustentabilidad, para intentar barrer con todos los derechos laborales y sociales.
 
La tendencia a subestimar los riesgos democráticos que representan la derecha y la extrema derecha, la suposición de que solo podría liderar gobiernos débiles, la ilusión de posibles explosiones sociales como subproducto de su llegada al poder, el desprecio por la unidad del pueblo, todo ello pueden llevar a un escenario de catástrofe. La respuesta democrática para cerrarle el paso a la derecha o a la ultra derecha, es recurriendo a la única boleta que puede tener un impacto práctico en ese sentido, es decir la del Unión por la Patria. Y priorizar la movilización para evitar una calamidad derechista por sobre cualquier otra cosa.
 
La Opinión Popular
 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar