La Opinión Popular
                  18:42  |  Viernes 12 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Por La Opinión Popular - 29-08-2023 / 16:08
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Derechos que perderán los entrerrianos si ganan el porteño Frigerio y la derecha

Derechos que perderán los entrerrianos si ganan el porteño Frigerio y la derecha
Aunque se esperaba que en las PASO ganara un candidato de la derecha, que el más votado fuera Milei fue una sorpresa que para muchos analistas implica un futuro muy negativo para el pueblo, si fuera el próximo presidente. Con los resultados de las PASO sobre la mesa, es evidente que Frigerio responderá a Bullrich y las propuestas de esta son muy parecidas a las de Milei. Y si Bullrich se va debilitando, el porteño devenido entrerriano, se recostará en Milei, o al menos lo intentará.
 

 
El 13 de agosto se desarrollaron las PASO en Entre Ríos. Con el 83,46% de las mesas escrutadas, el resultado de ese domingo fue: para el candidato Adán Bahl el 37.92% (225.290 votos); y el opositor Rogelio Frigerio el 37.65% (223.647). El porteño Frigerio dijo que su alianza fue la más apoyada, Bahl afirmó que fue el candidato más votado. En tercer lugar quedó Sebastián Etchevehere, con el 14.62% (86.883 votos). Frigerio pretende poner en su cuenta los 8 puntos que obtuvo el radical Pedro Galimberti. Se verá si es así en octubre, en los comicios generales.
 
En la interna nacional de Juntos por el Cambio, se impuso la bolsonarista Patricia Bullrich, pero detrás de Javier "el Loco" Milei y esta no encuentra su lugar bajo el sol. Si se radicaliza hacia la derecha, buscando la franja de votantes que comparte con Milei, pierde los votos de centro. Si trata de moderarse, para atraer a los votantes de Horacio Rodríguez Larreta, se desacredita con sus seguidores y la fuga hacia el libertario será inevitable. Su jefe, Mauricio Macri, la ningunea como opción vencedora, y la ha convertido en una pieza de cambio en su propia negociación con Milei. Tampoco le va bien para lograr el apoyo de Larreta, a quien no cesó de agredir y descalificar en la campaña, con lo que quedó sin los cuantiosos aportes de CABA y con Macri jugando a dos puntas. Es claro que Patricia ganó la interna pero pierde la general.
 
Sostiene Federico Malvasio, columnista de Pagina Política, que anticipando el escenario, Frigerio, en el cierre de campaña en Concordia, se despidió clamando "por la libertad", lo que generó estupor de si el ex ministro de Macri se había vuelto libertario. Y el domingo, al votar, Frigerio llamó a "canalizar la bronca a través del voto". Milei es, básicamente, eso: un canal para descargar la bronca. Y a nivel nacional se dio un voto de bronca, pero bien de derecha.
 
Aunque se esperaba que en las PASO ganara un candidato de la derecha, que el más votado fuera Milei fue una sorpresa que para muchos analistas implica un futuro muy negativo para el pueblo, si fuera el próximo presidente. Con los resultados de las PASO sobre la mesa, es evidente que Frigerio responderá a Bullrich y las propuestas de esta son muy parecidas a las de Milei. Y si Bullrich se va debilitando, el porteño devenido entrerriano, se recostará en Milei, o al menos lo intentará.
 
El resultado nacional de las PASO complicó a Frigerio porque, alejada la posibilidad presidencial de Juntos por el Cambio, solo queda el camino de la disgregación de ese espacio, senda que ya empezaron a transitar con la encarnizada interna que los llevó a perder su caudal electoral. La incógnita está planteada, el objetivo del PRO de ser gobierno en la Nación parece cada vez más difícil de alcanzar, a partir del resultado de las primarias. Por eso, Frigerio vendría tendiendo puentes casi invisibles hacia Milei. Dirigentes del macrismo entrerriano se habrían reunido con el círculo más cercano del líder libertario, en especial con la hermana, Karina Milei. Creen que es posible un diálogo político, con Macri como facilitador.
 
Milei dijo que si es presidente romperá relaciones con China y Brasil, por comunistas. Y fue más allá, habló de romper el Mercosur. Si se afectaran las relaciones con esas economías, el agro y la industria provincial perderían sus principales mercados externos. El oportunista Frigerio nada dijo, porque sus ideas son derechistas, neoliberales y conservadoras, muy similares a las de Milei. Sostienen operadores del frigerismo que su plan para la provincia toma a la gestión del menemista Mario Moine cuando fue gobernador de Entre Ríos como "modelo", además de ajuste fiscal con despidos de empleados estatales, cesación de obras públicas, baja de salarios a estatales y docentes, recortes a planes sociales; de Sergio Montiel rescata la persecución y sanción a todos los que se movilicen; y garrotazos a los que protesten...
 
También la reforma de la ley previsional Nº 8732 para bajar jubilaciones y aumentar la edad para jubilarse; la intervención de la Obra Social IOSPER, desfinanciándola previamente; eliminación de la gratuidad en educación y salud. Son algunos de los derechos que vienen a quitar, según distintas informaciones que hablan de cómo trabaja el bunker de ideas que el candidato del PRO tiene en CABA. Y si de privatizar se trata, no se puede escapar de los análisis que Frigerio tiene sus amigos porteños vinculados con los negocios más rentables de la provincia, Nicolás "Nicky" Caputo, el "hermano del alma" de Macri, ligado a la distribución de la electricidad, puede querer el sistema energético provincial; y Daniel "Tano" Angelici, el "zar macrista del juego", el IAFAS y los juegos de azar.
 
Es así que Bullrich, Milei y Frigerio viene por los derechos de la gente. Debemos discutir si vamos a un país con apertura indiscriminada de las importaciones que destruirá la industria nacional o en defensa de la misma, si las universidades serán aranceladas o seguiremos con universidad pública y gratuita, si vuelven los saqueadores de los sistema privados de jubilación o si el Estado va a seguir protegiendo con jubilaciones y medicamentos a los adultos mayores, si se eliminan las vacaciones, el doble aguinaldo, la ultraactividad de los convenios colectivos de trabajo para que pierdan su vigencia, o se defiende a la clase obrera. Es lo que está en juego.
 
Con propuestas neoliberales, exclusión social y quita de derechos laborales y sociales, buscan una sociedad dominada por el mercado, de la mano del capital especulador financiero, los medios de comunicación hegemónicos porteños y la corporación judicial, y han derrotado, en esta oportunidad, el proyecto del Estado de Bienestar que defienden el peronismo y también a los identificados con el "centro moderado": la UCR y el larretismo.
 
En muchas oportunidades criticamos las propuestas de Milei por su contenido antipopular y fascistoide y advertimos lo que se puede venir. La más terrible: permitir el libre tráfico de órganos. Otras como la dolarización de la economía, la eliminación de la educación pública y de los derechos laborales, esto también está en el programa de Bullrich, y van en la misma dirección: un ataque brutal a las mayorías populares. Con semejante pérdida de derechos no puede haber democracia plena.
 
Concluida las PASO, en el bunker de La Libertad Avanza, Milei ratificó que para él no existen los derechos laborales y sociales, pues los únicos que reconoce son el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad privada. El resto son "construcciones derivadas de una aberración como la Justicia Social", bramó y reiteró su rechazo a la frase de Eva Perón: "Donde hay una necesidad nace un derecho". Entre los votantes de Milei hay trabajadores y gente humilde, que parecen ignorar que su candidato plantea la eliminación de todos los derechos sociales de los que nos enorgullecemos. Con el discurso "anticasta" que refleja el hartazgo ante una dirigencia y sucesivos gobiernos que no han atendido los reclamos de quienes sufren la carestía de la vida, los salarios que no alcanzan y la inseguridad.
 
El triunfo de Milei será nefasto para el futuro de Argentina, pero no significa necesariamente un crecimiento del fascismo. Sus propuestas son antipopulares, pero lo que más captó el apoyo de la gente fue su rugido "contra la casta parasitaria y corrupta". Lo paradójico es que Milei también pertenece a esa casta que tanto critica. Fue asesor del genocida Domingo Bussi en la Convención Constituyente de 1994; habla de "políticos ladrones" pero elogia al gobierno neoliberal de Carlos Menem y Domingo Cavallo, considerado de lo más corrupto de la historia argentina, y como diputado nacional, no se le conoce proyecto legislativo alguno que beneficie al pueblo o justifique la dieta que le paga el Estado.
 
A contramano de las PASO, todavía existe en el pueblo un masivo apoyo a la participación del Estado, en la educación y salud públicas, en los subsidios a las tarifas de energía y transporte, en la asignación universal por hijo, en la prevención de la violencia de género, etc. Todas esas conquistas requieren de presupuesto estatal, pero Milei grita que eliminará esos "gastos". ¿Qué nos espera con una gestión que deje todas esas políticas en manos del mercado?
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar