La Opinión Popular
                  04:02  |  Sabado 13 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 07-07-2024 / 18:07
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos?

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos?
Se acerca el día en que se concretará el Pacto de Mayo, pensado para el mes que le da el nombre, pero que será realizado el 9 de julio, tras conseguirse la aprobación de la Ley Bases. Algunos mandatarios van a acompañar convencidos, otros por compromiso y otros para que no los castiguen. El gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, se anotó rápido para su firma en Tucumán. Para él, suscribir el pacto al que convoca el presidente es: "Poner nuestra firma para ese norte que tenemos en común", sin aclarar que es una adhesión sin discusión ni qué ventajas tiene para la provincia que gobierna.
Se acerca el día en que se concretará el Pacto de Mayo, pensado para el mes que le da el nombre, pero que será realizado el 9 de julio, tras conseguirse la aprobación de la Ley Bases. Algunos mandatarios van a acompañar convencidos, otros por compromiso y otros para que no los castiguen. El gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, se anotó rápido para su firma en Tucumán. Para él, suscribir el pacto al que convoca el presidente es: "Poner nuestra firma para ese norte que tenemos en común", sin aclarar que es una adhesión sin discusión ni qué ventajas tiene para la provincia que gobierna.
 
Lo que busca Milei es una foto política, en un pacto que no fue pactado, una farsa con gobernadores, todos vestidos de traje oscuro, haciendo como si pactaran. Pretender, como plantea el porteño Frigerio, que el Pacto de Mayo va a ser una panacea para la provincia y el país proyecta el conflicto que tiene el oficialismo, libertario y macrista, a causa de las expectativas que propagandiza y de la realidad con la que se estrella: el muy difícil presente del pueblo. Suena imposible que el Pacto vaya a mejorar la cotidianidad de los entrerrianos. Por el contrario, van a ser muchos los que no se sientan más libres, pero sí más pobres.
 
El pacto tiene diez puntos que no tienen relación alguna con la feroz recesión actual, el brutal aumento de la pobreza, el cierre de cientos de empresas y comercios, la retirada de grandes compañías trasnacionales, pero Milei y Frigerio, no lo tienen en cuenta. Y Tucumán será el escenario de un nuevo choque entre las expectativas que surgen del delirante discurso libertario y la realidad concreta que debilita los sueños de grandeza del oficialismo. El Pacto de Mayo ha sido presentado por Milei como el cimiento para refundar la Argentina, pero de su lectura se ve que es solo un pacto fiscal sin demasiadas precisiones, colmado en expresiones de anhelo y hasta redundancias.
 
Ninguno de los diez puntos tiene una sola medida que consagre derechos o beneficio para la gente, ni habla de la pobreza, el trabajo, la producción o el medio ambiente. No hay un solo punto que se relacione con los problemas cotidianos de los entrerrianos ni que beneficie a la provincia. Antes de firmar, Frigerio debería analizar diez los puntos del acta. Comenzando por el primero, que propone la inviolabilidad de la propiedad privada. Como si el ordenamiento jurídico argentino no orbitara ya alrededor de esa garantía.
 
El punto 2 declara innegociable el equilibrio fiscal, aunque a veces fuese imprescindible flexibilizar esa cuestión. Y es un postulado vinculado a lo financiero, no al diseño institucional de un país a refundar. El punto 3 manda achicar el Estado, para que sostenerlo no insuma más del 25% del PBI. Si va a ser más chico y más barato, la contraprestación obvia consiste en pagar menos impuestos. Que ello se aclare en el punto 5 es redundante.
 
El punto 4 propone que la educación de niños y adolescentes sea útil, moderna, con alfabetización plena y sin abandono escolar. Pero si hay distritos que no cumplen con estos postulados ya están incursos en las causales de intervención federal del artículo 5 de la Constitución Nacional. Ese punto fue pedido por la oposición "dialoguista" y se puso en reemplazo de otro que pretendía una reforma política. Aunque no figura el garantizar la gratuidad de la educación.

El punto 6 es un asunto a leer con detenimiento. "La rediscusión de la coparticipación federal de impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual que padecen las provincias". ¿Frigerio sabe qué es exactamente lo qué significan los términos de este apartado? La Coparticipación tiene dos niveles. La primaria discrimina cuánto de la torta de los impuestos retiene la Nación y cuánto quedará para las provincias. Como el Estado nacional se achicará, ¿cederá más porcentaje a las provincias? Parece inverosímil. Resulta irónico este punto porque la mayoría de los gobernadores asistirá al convite por la extorsión de un gobierno nacional centralista que saquea al interior federal. 

Los puntos restantes son de neto contenido económico. El 7 compromete a las provincias a avanzar en la explotación de recursos naturales, como el litio, para entregárselo a extranjeros. El 8 impulsa una reforma laboral, sin más precisiones que el adjetivo "moderna", para barrer con los derechos de los trabajadores. El 9 propone una reforma previsional, sin más detalle que darle "sostenibilidad al sistema", aunque la intención es licuar las jubilaciones. 


El punto diez habla de la "apertura de Argentina al comercio internacional", pero Milei se peleó con los socios comerciales más importantes del país, Brasil y China. Habla de apertura y se fue del BRICS y puso al borde la ruptura con grandes inversores en obras como Rusia y China. Lo real es que Milei promueve la apertura del comercio internacional solo con EE.UU. e Israel, para abrir indiscriminadamente las importaciones que destruyan la industria nacional. Pero esta es una atribución de la Nación, por lo que no queda del todo clara la razón por la que Frigerio debe suscribirlo. Salvo que se lo quiera sumar como cómplice del industricidio.
 
Aún para Milei y Frigerio que los une la ideología neoliberal, las intenciones que pueda contener este decálogo de indefiniciones son desbordadas por el berretin libertario de que un nuevo país surgirá de este Pacto. Milei hace de las expectativas su plataforma política. Es el todo. Si las expectativas caen, no tendrá una estructura suficiente para amortiguar esa caída, que puede ser muy dura.
 
Es que el experimento anarco capitalista de Milei, que Frigerio apoya, sufre una contradicción entre las expectativas que promueve mediante su grandilocuente discurso oficial y la realidad concreta. Los últimos días dejaron a la vista esta situación de manera descarnada. En Praga, el Presidente se postuló a sí mismo para recibir el premio Nobel de Economía. Días después, el gabinete económico dio una conferencia de prensa que dejó más dudas que certezas sobre la segunda etapa del programa del mandatario que se dedica a reescribir la teoría económica.
 
El lunes y el martes pasado se dispararon el dólar blue y el riesgo país, a la vez que se desplomaron las acciones de las empresas argentinas en Wall Street. El terremoto financiero que signó el comienzo de esta segunda mitad del año se debe a una de las expectativas que generó Milei, inclusive desde la campaña: el levantamiento del "cepo" cambiario. Finalmente, no ocurrirá tal cosa en el corto plazo, lo cual decepcionó al "mercado", que reaccionó de mala manera.
 
En la historia de la Patria, los pactos que fundaron el Estado nacional fueron cosa seria. Tanto es así que el Preámbulo de la Constitución Nacional los menciona desde un principio: los representantes del pueblo se reúnen para dar cumplimiento a los pactos preexistentes, que postulan la organización de un gobierno central, anhelan una Ley Suprema que materialice un Estado Nacional, que ahora Milei quiere destruir, y hasta hacen patente la necesidad de que un congreso general constituyente se encargue de ello. Un último elemento común: en todos los casos, la provincia de Buenos Aires firmó esos pactos, ahora no. Porque como el mismo Preámbulo plantea, el primer objetivo es "constituir la unión nacional". El Pacto de Milei es todo lo contrario.
 
Es evidente que Milei busca, en un momento de debilidad, sumar a los gobernadores a las líneas generales de algunas políticas fiscales, tributarias, económicas y financieras neoliberales. El problema son las expectativas: pretender que el país será refundado por un anarco capitalismo, que no se implementó en ningún país del mundo, manejando vaguedades y reiteraciones, presenta un desfase descomunal con la realidad. Ya que se llame Pacto de Mayo y vaya a ser suscripto en julio debería ser suficiente indicio. Como no fue consensuado, no es un pacto sino una declaración que no puede obligar a nadie. Y es muy probable que todo se olvide en agosto, porque la única certeza del segundo semestre es que a Milei y Frigerio, conflictos sociales no van a faltar.
 
La Opinión Popular
 


CONTEXTO NACIONAL
 

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 

Milei insulta y agravia a todo aquel que no lo adule

 
El anarco capitalismo es una utopía, pero una utopía en la que la libertad principal es la libertad de mercado, al cual deben someterse las otras libertades. En ese marco, Javier "el Loco" Milei parece un autito chocador. No pasa semana en que no genere un nuevo conflicto con la oposición, el Congreso, los gobernadores, los otros países del mundo, el periodismo y hasta figuras del espectáculo como Lali Espósito. En las últimas horas, el Presidente terminó de romper relaciones con un importante socio regional como Brasil al tratar de "corrupto" y "comunista" a su par Lula Da Silva, anunció que no irá a la cumbre del Mercosur en Paraguay para evitar cruzarse con él, definió como "una vergüenza" al foro que agrupa a las principales entidades periodísticas de la Argentina FOPEA, por haber criticado su abortada medida de empadronar a los trabajadores de prensa.

 
No hay antecedentes de un presidente que se dedique a atacar a los periodistas con nombre y apellido. Los usos y costumbres republicanas enseñan es que un primer mandatario no se enreda en esos fangos. Pero Milei cargó con dureza contra comunicadores como Marcelo Longobardi ("perfecto dinosaurio idiota" y "esclavo del sobre", lo definió por ejercer su derecho a opinar), llamó "zurdos" a María ODonnell, Andy Kusnetzoff y otros colegas por viajar a cubrir la Copa América, y hasta comunicó que había "infiltrados comunistas" ien el FMI! porque este organismo no tiene pensado prestarle la plata que él le pide. Todo en cuestión de horas, en simultáneo. El violento carácter de Milei y sus cualidades de incendiario panelista televisivo y tuitero brutal son, en definitiva, las herramientas que le allanaron el camino al poder, por lo que le parece lógico insistir con el viejo método de chocar para mantener su liderazgo.

 
Las encuestas de opinión lo siguen apoyando a pesar de las brutales medidas económicas neoliberales tomadas en estos meses y hasta aplauden sus peleas incesantes. Pero lo cierto es que la repetición del recurso puede terminar desgastándolo prematuramente. La lógica de confrontar y dividir para sumar poder, a la larga a la sociedad termina hastiada con ese estilo y dándole la espalda en las urnas. Milei no parece entender que gobernar es más necesario y urgente que pelear.
 
¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 
 
Pacto de Mayo: firmar un papel y sacarse una foto es algo meramente simbólico
  
Una gran diferencia entre los acuerdos del siglo XIX en una Nación emergente y este "Pacto de Mayo" que propone el gobiermo de los Hermanos Milei es que los históricos fueron pactos y acuerdos revolucionarios, cuyos participantes estaban convencidos y coincidían en la idea de que ese era el camino en la construcción de un nuevo Estado, libre y soberano. Que ahora "el Topo" Milei quiere destruir.
 
Por el contrario, en este pacto de Milei es difícil identificar esos ideales comunes, o incluso algunos puntos de acuerdos que se hayan definido en conjunto. Más de uno de los gobernadores que acompaña lo hace por temor, extorsionados bajo la presión de la supervivencia económica o en pos de algún beneficio coyuntural para su provincia; por lo que difícilmente estemos frente a un compromiso real o a un cambio profundo que se vaya a sostener a lo largo del tiempo.
 

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 
 
Problemas libertarios del segundo semestre
 
Sostiene Rafael Cortes, columnista de Misiones Online, que el inicio del segundo semestre encuentra al gobierno de Milei en la búsqueda de acuerdos que le aporten mayor base política y dividan a la oposición, ya que sus soldados libertarios son un rejunte de outsiders. En el plano económico, enfrenta dilemas complejos. Salir del cepo y reactivar la economía sin despertar a la inflación ni comprometer el orden fiscal, es el difícil desafío. Pasó la mitad del año que inició con el mayor ajuste del que se tenga registro en Argentina y no hubo estallido social, hasta ahora. Al contrario, las encuestas marcan que el apoyo a Milei es firme en su núcleo duro.
 
El golpe al bolsillo fue grande para la mayoría, pero eso no se tradujo -al menos hasta ahora- en una sustancial pérdida de respaldo al presidente. El votante de Milei demostró que votó a sabiendas del ajuste que se venía y exhibió un grado de tolerancia al costo social que es inédito en Argentina. Lo que no debe confundirse con una promesa de lealtad eterna, porque las mismas encuestas que muestran los índices de respaldo a Milei también revelan un creciente reclamo por el inicio de la prometida recuperación, que nadie avizora por ninguna parte.
 
El contrato que propuso el libertario a sus votantes fue claro (y por eso efectivo): un doloroso esfuerzo inicial a cambio de una solución definitiva que eleve la calidad de vida de los "argentinos de bien". La gente está cumpliendo con creces la parte que le tocaba y ahora espera los resultados prometidos.
 
Mientras tanto, Milei se dedica a pasear por el mundo con nuestro impuestos: en aviones privados, hoteles 5 estrellas y una millonada en viáticos. Acumuló en sus primeros seis meses más de 120 mil millas en avión, casi cinco vueltas al mundo. Se usaron 650 millones de pesos solo para que reciba una distinción de un grupo ortodoxo judío en Miami o que viaje, con una extensa comitiva, a una cumbre ultraderechista en Madrid. Parece que no le gusta y le escapa al día a día de la gestión, mostrando desapego por la administración del Estado en materias de mucha relevancia para la gente en términos cotidianos.
 

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 
 
Desafíos económicos de la segunda mitad
 
En una reciente exposición, el economista Fausto Spotorno, miembro del consejo de asesores de Milei, equiparó a la gestión de Luis "Toto" Caputo frente al Palacio de Hacienda como la de un administrador de una empresa quebrada, que se limita a gastar solo la plata que entra. El feroz recorte del gasto posibilitó una reducción de la inflación, que en diciembre coqueteó con una híper y ahora corre por debajo del 5% mensual, de acuerdo con consultoras privadas. Pero el superávit y la caída de la inflación se lograron a costa de una atroz recesión que de no revertirse dinamitará todo y la estadística todavía no muestra que eso esté ocurriendo.
 
La mega devaluación de Milei, con un alza del tipo de cambio del 118% en un día, fue devastadora para trabajadores, jubilados, clases medias y actividades vinculadas al mercado interno. Como resultado, datos oficiales de la AFIP revelan que la recaudación tributaria cayó 14% en términos reales en junio y que la de IVA bajó 19,5%. Se trata de las caídas más pronunciadas desde enero.
 
Esta semana, un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario reveló un dato revelador: el consumo per cápita de carne vacuna en Argentina se encuentra en los niveles más bajos de los últimos 100 años. De acuerdo con este trabajo, cada argentino consumirá en todo 2024 algo menos de 45 kilos, mucho menos que el promedio histórico de casi 73 kilos.
 
Datos oficiales del INDEC indican que en el quinto mes del año la industria manufacturera cayó 14,8% interanual y 0,2% intermensual. Mientras que la construcción presentó un desplome interanual del 32,6%. Para las Pymes la situación no mejora. Eso fue lo que confirmó el presidente de la Confederación de la Mediana Empresa (CAME), Alfredo González, quien señaló que en marzo y abril las empresas pequeñas y medianas tuvieron una caída en sus ventas de entre 7% y 8% medida en términos reales y para junio se estima una retracción superior al 14%.
 
Una mirada más global la aportan los últimos datos oficiales del INDEC que indican que en el primer trimestre el PBI cayó 5,1% y el desempleo aumentó dos puntos porcentuales (de 5,7% a 7,7%) entre el último trimestre de 2023 y el primero de 2024.
 
Spotorno atribuyó la suba del dólar blue y la caída de bonos y acciones argentinas que se registró en los últimos días a la falta de anuncios del Gobierno nacional respecto a una salida de los controles cambiarios. Consideró que Milei y algunos de sus voceros más calificados pecaron de un exceso de optimismo cuando la Ley de Bases se encaminaba a su aprobación, eso hizo que los mercados especularan con un posible anuncio de salida del cepo y cuando no lo escucharon hubo decepción.
 
Los nubarrones cambiarios desalentaron al agro sojero que en junio liquidó la mitad de lo que había liquidado en 2022 (el año pasado no es parámetro por la sequía) y eso interrumpió el proceso de acumulación de reservas, lo que a su vez puso más presión sobre el dólar.
 
Lo último que anunció el Gobierno nacional en materia de política cambiaria es la reducción de 10 puntos porcentuales del impuesto PAIS, que de ese modo volvería a la alícuota que tenía antes de la asunción de Milei. La medida tendría un impacto fiscal neutro porque se compensaría con la reposición del abusivo impuesto a las Ganancias a los trabajadores y jubilados de ingresos medios y altos. La reducción del impuesto PAIS, podría ayudar a bajar la inflación porque los importados bajarían su costo, pero por ese mismo motivo también articulará aun más la caída en la actividad industrial.
 
En el oficialismo consideran que la solución al dilema cambiario que enfrenta el gobierno requiere de un incremento en la inversión externa, en ese sentido apuntan el RIGI y la batería de privatizaciones que impulsa Milei como una suerte de revival menemista. Pero entre los analistas hay un consenso bastante extendido que sugiere que mientras se mantenga el cepo, las inversiones no van a llegar porque no hay garantía de que las utilidades que generen esas inversiones puedan volver a los bolsillos de los inversores.
 
El problema es que si se levantara el cepo en las condiciones actuales, con reservas en niveles muy bajos y con una base monetaria que en el primer semestre aumentó 110%, el riesgo de una corrida es muy alto. Ya ocurrió en 2018, con Macri, cuando las condiciones eran mucho más favorables a las presentes. Repetir la receta inicial del gobierno de Milei y corregir todo con otra mega devaluación tampoco parece viable, porque la inflación volvería a dispararse y el impacto social de dos saltos cambiarios en menos de un año sería catastrófico.
 

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 
  
Desembarco oficial de Sturzenegger
 
Frente a la creciente incertidumbre en los "mercados" que empiezan a ver agotamiento en el modelo de Caputo, Milei sumó más de problemas al incorporar oficialmente a su gabinete a Federico Sturzenegger, economista que a pesar de acumular fracasos en la gestión pública: fue el propulsor del desastroso megacanje del 2001 con Fernando de la Rúa y el responsable de la brutal fuga de dólares del 2018 con Mauricio Macri. Aun así se lo sigue considerando como un profesional de elite. Y hoy es Ministro de Desregulación y Transformación de Milei.
 
El caso es que Caputo y Sturzenegger no se llevan bien después de que compartieran gestión, el primero como ministro de Finanzas y el segundo como presidente del Banco Central, durante el gobierno de Macri. Los mercados en rojo y el dólar disparado impactan en un gobierno paralizado por las diferencias internas y los giros desesperados que le imprime Milei a la gestión. Caputo sugirió acelerar la devaluación mensual del 2 al 5% y Sturzenegger lo critica por "no haber ido más rápido" de entrada. Fue el propio Milei quien le ordenó "anunciá algo" al ministro, desatando el caos.
 

¿El Pacto de Mayo, que Frigerio le firma a Milei, le sirve a Entre Ríos? 
 
Estrategia política libertaria
 
En el plano político, tal vez el desafío más grande que enfrentó Milei fue el de gobernar en condiciones de ultra minoría en ambas cámaras y sin un armado político de alcance nacional, algo con lo que sí contaban Unión por la Patria y el desaparecido Juntos por el Cambio para ejercer la oposición. En un acto de llamativa torpeza política, en su primer mes de mandato, Milei intentó neutralizar a la oposición a fuerzas de imposiciones, gritos y amenazas. Esa primera etapa terminó con el naufragio de la que por entonces se conocía como la Ley Ómnibus en su primera incursión legislativa.
 
Llegó después una etapa de rosca con la casta política a la vieja usanza en la que se destacó la figura del ahora jefe de Gabinete, Guillermo Francos, que le permitió llegar a los acuerdos necesarios para construir una mayoría legislativa precaria. Así se aprobó la Ley de Bases, el tratamiento legislativo del DNU quedó guardado en el freezer y esta semana se cayó el proyecto para imponer al Gobierno un cálculo de movilidad jubilatoria que hubiera beneficiado a los jubilados en detrimento del tan mentado superávit fiscal.
 
Con esa estrategia de búsqueda de acuerdos, el Gobierno logró además debilitar a una oposición que nunca supo muy bien cómo reaccionar ante el fenómeno Milei. Unión por la Patria perdió gobernadores provinciales no peronistas que actuaban como aliados e incluso a gobernadores propios, como el tucumano Osvaldo Jaldo que se convirtió en un libertario de la primera hora y recibirá a Milei con un show de Los Palmeras, en la previa a la firma del Pacto de Mayo, que se rubricará el 9 de Julio.
 
Pero los que peor la llevaron fueron los de Juntos por el Cambio, alianza que a todos los efectos prácticos dejó de existir y los partidos que la componían enfrentan una lucha de supervivencia. Los radicales no saben muy bien para dónde disparar y como son muchos, se desparramaron en distintas direcciones. Los hay filo K, como Ricardo Alfonsín; opositores con agenda propia, como el presidente solitario Martín Lousteau; oficialistas culposos, como Rodrigo De Loredo y soldados de Milei, como Luis Petri.
 
Pero sin dudas el partido que más acusó el golpe fue el PRO. Más allá de dimes y diretes y de enconos personales entre sus dirigentes, el problema que enfrenta el partido de Macri es que compite con La Libertad Avanza por la misma base electoral (el votante antiperonista y de derecha) y que está perdiendo esa competencia, por goleada.
 
Patricia Bullrich no pudo contra Milei, se le terminó uniendo ni bien quedó eliminada en el reality electoral de 2023 y desde entonces pretende arrastrar al partido por ese mismo camino. Macri, en cambio, no está dispuesto a que el PRO sea a Milei lo que fue la UCeDé a Menem. Sabe que si el PRO cierra filas con los libertarios terminará desapareciendo como partido y él mismo quedará atado indefectiblemente a la suerte del presidente.
 
El último episodio del enfrentamiento Macri-Bullrich tuvo lugar en la asamblea del PRO, el jueves, que coronó al macrista Martín Yeza como presidente de la Asamblea del partido en contra del acuerdo que había para que la ministra de Seguridad fuera aclamada en ese mismo cargo. Consumada la traición, Bullrich dejó trascender un video en el que se la ve arengando a su tropa: "nos cagamos en que nos vengan a querer correr con el aparato", afirma para luego despegarse de Macri y pegarse a Milei diciendo "no somos tibios. Nosotros somos parte del gobierno, somos el gobierno".
 
Desde Entre Ríos, el porteño Frigerio trata de evitar la interna nacional y mira de reojo la pelea entre Macri y Bullrich que partió el PRO en el orden nacional. A Frigerio no le interesa meterse en una interna partidaria, para comprarse un nuevo problema, estando gobernando. Considera que tiene mucho para perder y poco para ganar. ¿Estas inclinaciones anticipan su inclusión en las "fuerzas del cielo"?
 
La Opinión Popular

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar