La Opinión Popular
                  02:33  |  Sabado 13 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 25-06-2024 / 08:06
EL 25 DE JUNIO DE 1950 COMIENZA LA CONFLAGRACIÓN

Guerra de Corea: enfrentamiento entre socialismo y capitalismo

Guerra de Corea: enfrentamiento entre socialismo y capitalismo
La Guerra de Corea fue un conflicto bélico, derivado de la Guerra fría, un enfrentamiento entre los dos regímenes opuestos: el socialismo y el capitalismo.
La Guerra de Corea fue un conflicto bélico, derivado de la Guerra fría, librado desde el 25 de junio de 1950 hasta julio de 1953. Se inició como una guerra entre Corea del Sur (República de Corea) y Corea del Norte (República Democrática Popular de Corea). El conflicto rápidamente se convirtió en una guerra internacional limitada que involucró a Estados Unidos y a otras 19 naciones.
 
Fue un enfrentamiento entre los dos regímenes opuestos: el socialismo y el capitalismo. El comunista Kim Il-Sung condujo a los norcoreanos, con ayuda de la República Popular de China y la Unión Soviética. Por otra parte, el proyanqui Syngman Rhee lideró a los surcoreanos, con la asistencia de los países de las Naciones Unidas y, en particular, de Estados Unidos.
 
La Guerra tuvo su origen en el avance del socialismo y del comunismo en los países dependientes y colonizados, favorecido con el triunfo de la Revolución China. El gobierno de Estados Unidos tuvo una reacción inmediata, por la amenaza que ésta representaba para sus intereses económicos, y el presidente Truman ordenó al general MacArthur que proporcionara a Corea del Sur la ayuda necesaria y la debida intervención militar.

La Opinión Popular

Guerra de Corea: enfrentamiento entre socialismo y capitalismo 
En septiembre de 1950, soldado del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos pasando sobre el cadáver de un enemigo.


La ONU se metió de inmediato a través del Consejo de Seguridad, y, aprovechando que el delegado soviético no asistió a la convocatoria, dio su respaldo a los yanquis, quienes, actuando bajo la bandera de la ONU dirigieron y costearon económicamente las operaciones en Corea del Sur, en tanto que el gobierno de China Popular intervenía a favor del ejército norcoreano, apoyado a su vez por la Unión Soviética.
 
La Guerra de Corea habría de durar tres años, durante los cuales el conflicto parecía no tener solución. El fin de la Guerra de Corea no trajo mejoría en las relaciones entre los dos bloques.
 
En Estados Unidos, la opinión pública desaprobaba que su país se hubiera enfrentado a una guerra inútil como la de Corea, que no había resultado en una victoria militar y, en cambio, había ocasionado una gran pérdida de vidas humanas y provocado una nueva recesión económica.
 
Además, la tensa situación propia de la Guerra Fría había instalado entre los yanquis un sentimiento anticomunista que tomó tintes represivos en contra de quienes simpatizaran con la ideología socialista o fueran sospechosos.
 
Guerra de Corea: enfrentamiento entre socialismo y capitalismo
Soldados británicos que participaron en la Guerra de Corea.

Agreganos como amigo a Facebook
12-07-2024 / 08:07
11-07-2024 / 07:07
11-07-2024 / 06:07
10-07-2024 / 08:07
08-07-2024 / 09:07
"Muchos criticaron mi viaje a Davos", dijo Javier "el Loco" Milei en un discurso con Jony Viale en TN. "Bueno, mi viaje a Davos fue muy importante, mirá el impacto que tuvo en Europa y cómo se dieron vuelta las elecciones y hundimos a los pobres progresistas pobristas", fruteó el presidente. La Pavada Avanza. Luego de esas declaraciones hechas menos de un mes atrás, los laboristas arrasaron en las elecciones británicas para volver al poder tras 14 años y la izquierda de Jean-Luc Mélenchon derrotó a Marine Le Pen en Francia. Semana negra para la derecha.

La sociedad civil francesa promovió una fuerte movilización durante toda la semana llamando a votar contra Le Pen y Jordan Bardella. Actores, músicos, periodistas, dirigentes sindicales, asociaciones y deportistas salieron a alertar sobre los riesgos de la extrema derecha en el poder. El caso más notable fue el de jugadores de la selección francesa: Kylian Mbappé, Marcus Thuram o Ibrahima Konaté.

Y contra todos los pronósticos de Milei, Francia le puso un freno al avance de la ultraderecha. El Nuevo Frente Popular de la izquierda quedó primero en las elecciones legislativas, la fuerza de Emmanuel Macron obtuvo el segundo lugar y Le Pen terminó en un sorpresivo tercer puesto, lo que sepultó la idea de un gobierno xenófobo y anti derechos que pusiese en riesgo los valores republicanos.

El domingo 9 de junio luego de perder las elecciones europeas el presidente Emmanuel Macron generó un terremoto político, disolvió la Asamblea Nacional y llamó a elecciones. La extrema derecha de Agrupamiento Nacional (RN), ganadora de la primera vuelta, tenía las mejores expectativas para obtener una mayoría de diputados en el balotaje.

En sólo cuatro días La Francia Insumisa (LFI), el Partido Socialista (PS), el Partido Europa Ecología Los Verdes (EELV) y el Partido Comunista (PCF), armaron una coalición de izquierda, el Nuevo Frente Popular (NFP). Esta coalición, en base a un programa y a candidatos comunes, ha logrado ganar la mayoría relativa en la Asamblea Nacional, donde alcanza unos 190 diputados.

La segunda fuerza política en esta nueva Asamblea será integrada por la coalición oficialista, Juntos, que ha sido la principal derrotada en esta elección que de 250 diputados baja a 160. Agrupamiento Nacional, triunfante en la elección europea, no alcanzó los objetivos en esta segunda vuelta electoral.

Todos los sondeos de opinión daban a la extrema derecha como vencedora. Jordan Bardella, el candidato a ser primer ministro en caso de triunfo de RN, afirmaba que tendrían mayoría absoluta en la Asamblea, es decir, 289 diputados. Pero la expectativa se ha visto frustrada, finalmente han quedado lejos de esa cifra, y hasta este momento alcanzan unos 140 diputados.

Mélenchon anunció que las primeras medidas que debe tomar el nuevo gobierno es la de aumentar el salario mínimo, derogar la reforma macronista que aumentó la edad de la jubilación de 62 a 64 años y congelar los precios de productos de primera necesidad; ideas pilares del programa de NFP.
 
Mientras, España y Alemania siguen siendo democráticas. El sistema de gobierno democrático no facilita las políticas de concentración económica y precarización del trabajo. El ascenso de las derechas se manifiesta en Francia y el mundo como una vía para consolidar el poder de los grandes grupos económicos. No obstante la democracia francesa ha cosechado una victoria.

La Opinión Popular


NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar