La Opinión Popular
                  10:43  |  Sabado 15 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 09-06-2024 / 20:06
PANORAMA POLÍTICO ENTRERRIANO

Milei ningunea a Frigerio, que se traga el destrato para no perder más recursos federales

Milei ningunea a Frigerio, que se traga el destrato para no perder más recursos federales
Para Javier Milei, el interior provincial no parece territorio argentino: apenas figura en la planilla de liquidación de la coparticipación, que por otra parte es lo único que la Nación mantiene en su relación con las provincias. Ya no hay subsidios al transporte del interior –y el resto de las obligaciones están en retirada– ni Fondo de Incentivo Docente, ni envíos para las cajas de jubilaciones, ni partidas para obras públicas, y tienden a cero los recursos no automáticos. Nada de eso reclama el gobernador Rogelio Frigerio, que se traga el destrato de Milei inquieto por no perder más recursos nacionales.
Para Javier Milei, el interior provincial no parece territorio argentino: apenas figura en la planilla de liquidación de la coparticipación, que por otra parte es lo único que la Nación mantiene en su relación con las provincias. Ya no hay subsidios al transporte del interior -y el resto de las obligaciones están en retirada- ni Fondo de Incentivo Docente, ni envíos para las cajas de jubilaciones, ni partidas para obras públicas, y tienden a cero los recursos no automáticos. Nada de eso reclama el gobernador Rogelio Frigerio, que se traga el destrato de Milei inquieto por no perder más recursos nacionales.
 
Se trata de un esquema de poder nacional, centralista y porteño, que ningunea al interior. Milei parece cada vez más distante de la realidad argentina, y su Gobierno ignora las provincias. La enormidad de los distritos argentinos y la población que vive en ellas son asunto exclusivo de gobernadores e intendentes, los gestores en el barro. Esto quedó en evidencia durante la extensa crisis en la provincia de Misiones -la única asistencia fueron los gendarmes que envió Patricia Bullrich-, pero esa mirada se ratifica una y otra vez en las decisiones libertarias: desde la semana pasada ya no existe Ministerio del Interior, como tampoco existen las carteras de Obras Públicas ni de Educación. Se confirma en los papeles lo que ya se percibía en los hechos: para Milei el interior federal no existe.
 
El mes pasado, el Gobierno de Milei transfirió a las provincias, en conjunto, apenas $ 71.331 millones bajo el rubro "envíos no automáticos". Eso representa, respecto de mayo de 2023, si se considera que en los últimos 12 meses la inflación fue superior al 280%, que la caída real de estas transferencias superó el 80%. Las transferencias no automáticas van por fuera de la coparticipación, pero no representan envíos discrecionales, como sería el caso de los aportes del Tesoro nacional (ATN).

La denominación "no automáticos" engloba partidas que se fijaron en leyes o en acuerdos fiscales y que estaban, hasta el año pasado, previstas en el Presupuesto nacional. Por ejemplo, el Fondo de Incentivo Docente (Fonid), suspendido por Milei desde que asumió; fondos para salud y variadas actividades socioeducativas, y los giros a las cajas de jubilaciones no transferidas, entre las que se cuenta la de la provincia de Entre Ríos. El silencio de Frigerio relativiza la culpa unidireccional del gobierno nacional y la desvanece.

El recorte de los recursos no automáticos girados por la Nación a las provincias se inició en enero. Milei se justificó en que "no hay plata" y en la imperiosa necesidad de priorizar su objetivo de equilibrar las cuentas, al mismo tiempo que criticó a las provincias por no ajustar sus gastos y querer seguir derrochando a costa de la Nación. El argumento es falso. Por un lado, hay análisis que demuestran que las provincias, en general, concluyeron 2023 con un superávit primario. Aun si suponemos que ese resultado puede haber dependido, en muchas jurisdicciones de los ATN, la situación económica real de las provincias era más positiva que la que presenta Milei.

Por otro lado, los ingresos se generan en las provincias, ya que el Puerto de Buenos Aires no tiene campos ni industrias y las partidas no automáticas se originan en leyes o en acuerdos fiscales que no pueden ser desconocidas por Milei de manera unilateral. Las provincias afectadas deberían iniciar una demanda judicial que significaría, a futuro, una sentencia en contra de la Nación. Se trata de montos que tarde o temprano el Gobierno de Milei deberá transferir a cada jurisdicción. Por eso mismo, no son pocos los economistas que aseguran que es insostenible el superávit actual logrado en estos meses: si las provincias recibieran los dineros que se les adeudan, el excedente se esfumaría. El superávit actual se produce por el saqueo a las provincias, que Frigerio no reclama.

De todos modos, mes a mes se torna más evidente que, a la hora de los recortes, Milei establece diferencias entre las distintas jurisdicciones. En mayo, por ejemplo, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires apenas perdió alrededor del 35% de los recursos de ese origen en comparación con igual período de 2023, pero otras 13 provincias perdieron entre el 92 y el 99% de lo que venían recibiendo. Negar los derechos de las provincias es un error. Pero, si además se discrimina entre ellas para negárselos a algunas, favoreciendo al Puerto de Buenos Aires, el cuadro empeora considerablemente.
 
Quien no quiso evadir su responsabilidad, tratando de evitarse un problema, fue la intendenta de la Capital provincial, la peronista Rosario Romero, una de los referentes del grupo de 23 intendentes que llevaron reclamos conjuntos al Congreso. Aunque apuntaron principalmente al retaceo de fondos al sistema de transporte urbano de sus jurisdicciones, escarbaron en el problema endémico que se ha profundizado bajo el gobierno libertario: un inequitativo reparto de fondos que privilegia a la Capital Federal en desmedro del interior provincial. Rosario Romero empuñó la bandera federal y marcó diferencias con las posiciones sumamente tibias de Frigerio con Milei.
 
Los intendentes cambiaron por ácidas críticas las dulzuras ofrecidas por algunos gobernadores, como Frigerio al presidente Milei desde que asumió. Oponiendo diferenciaciones con el tono esperanzado, hundieron su bisturí en el aspecto más cuestionado al gobierno nacional: las consecuencias del recorte por la obsesión con el superávit fiscal.
 
La poda dispuesta por el Ejecutivo nacional a los fondos que se enviaban para el transporte urbano de sus ciudades, es un doble estándar de la administración libertaria, y contrasta tal decisión con el incremento de partidas presupuestarias, refrendado hace dos semanas, para los servicios que recorren el AMBA. Cotejando el valor de los boletos en sus distritos con las de los servicios bonaerenses se ve entre $700 y $1200 unos, menos de $300 los otros. La casta no viaja en colectivo; en colectivo viajan estudiantes, trabajadores, la gente que va a producir.
 
También preocupa que, si bien omnipresente en las redes sociales, desde el 10 de diciembre Milei tuviera largos períodos de ausencia en la gestión, por sus paseos internacionales, por motivos personales e ideológicos fascistas, y porque desprecia ese Estado al que debe conducir, excepto en lo vinculado a la economía. Fue mínima la acción operativa de su Gobierno, que se concentró de manera casi absoluta entre la Casa Rosada (los martes y jueves) y Olivos.
 
La pusilánime relación de subordinación de Frigerio hacia Milei se complicó en las últimas semanas por todas malas noticias, lo que le puede provocar un desgaste prematuro en la provincia. Desbordante de síntomas de insolvencia en la gestión libertaria y una situación compleja con el intempestivo despido del Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, seguido por el escándalo de los alimentos no entregados y de los sobresueldos en negro que puso en jaque a otra integrante del gobierno, Sandra Pettovello. Y como broche, el último número que calculó la Universidad Católica Argentina, según el cual el 55,5% de los argentinos se ubican por debajo de la línea de la pobreza. Son 10 puntos más que en 2023, lo que pone en duda si es viable el brutal ajuste que Milei aplica y Frigerio apoya pase lo que pase.
 
En semejante contexto, Milei acaba de anunciar que vetará la reforma votada en el Congreso que mejora en algo la difícil situación de los jubilados, instalando un conflicto institucional que echa más leña al fuego sobre la cascoteada democracia. Para colmo, la masiva marcha de los universitarios que llenó la Plaza de Mayo y las principales ciudades del país, para oponerse al desfinanciamiento de la educación pública, fue otro golpe difícil de digerir para la derecha en el poder. En paralelo, la demora en aprobar la Ley Bases es otro elemento de inquietud entre los potenciales inversores. En seis meses de Gobierno desastroso, la única ley que Milei consiguió aprobar es la ley de Murphy. La que dice: "si algo puede salir mal, saldrá mal".
 
La Opinión Popular
 

 Milei ningunea a Frigerio, que se traga el destrato para no perder más recursos federales 

Comienzan a saltar los primeros chanchullos de la era Milei
 

Hambrear a les indigentes a pesar de poseer toneladas de comida estatal dejó la fractura expuesta que desnuda los severos límites de la gestión libertaria. "La política miserable" tituló el presidente Milei uno de sus dardos digitales. Y, aunque lo dice en contra de quienes denuncian sus entuertos, le salió el tiro por la culata, ya que enunció una definición certera de su propia política. Todavía retumba su cruel e ignorante discurso acerca de que la gente no es tonta y algo va a hacer para no morirse de hambre. Lavándose las manos cual Pilatos respecto de su responsabilidad frente a las emergencias alimentarias del país que gobierna.
 
La ministra de Capital Humano, la inepta Sandra Pettovello, asumió con la misión de destapar ollas ajenas, pero le destaparon algunas propias y no huelen bien. Alimentos retenidos, irregularidades en compras y pago de sobresueldos están bajo investigación. El Gobierno de Milei, que había llegado para liberar al país de los curros de la política enfrenta sus primeras denuncias serias de corrupción a menos de un semestre de haber asumido.
 
Sostiene Rafael Cortes, de Misiones Online, que lo que empezó como un caso que podría atribuirse a insensibilidad social o mera impericia en la gestión, derivó rápidamente en una trama mucho más compleja de corrupción que compromete uno de los ejes centrales del discurso libertario, el de la lucha para erradicar "los kioscos" de la política.
 
Desde que un informe periodístico reveló que la cartera a cargo de Pettovello retenía más de cinco mil toneladas de alimentos en medio de la crisis social más severa en los últimos 22 años, el escándalo no paró de crecer. La primera respuesta de la ministra fue una excusa inverosímil que terminó complicando su situación. Dijo que los alimentos estaban reservados para situaciones de catástrofe.
 
La explicación de Pettovello apenas alcanzó para que los trolls libertarios tuvieran algún argumento que repetir en sus redes sociales, pero ante la justicia tuvo un efecto inesperado.
 
Lo que había empezado como una denuncia por incumplimiento de los deberes de funcionario público sumó, gracias a los dichos de la funcionaria denunciada, una nueva figura, la de malversación de caudales públicos. Ocurre que la ley establece que los alimentos deben ser destinados a personas en situación de vulnerabilidad y reservarlos para otro fin, como atender catástrofes por ejemplo, implicaría malversación.
 
En otro andarivel avanza la causa por la denuncia formulada por Leila Gianni, secretaria Legal de Capital Humano, contra el exfuncionario de la misma cartera, Pablo De la Torre, por supuestas irregularidades en las contrataciones de personal con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en una trama que encubriría el pago de sobresueldos mediante triangulación. La estrategia es entregar la cabeza de De la Torre para preservar la de Pettovello.
 
Pero la ministra aparece implicada de manera directa en otra causa en la que se la acusa de haber firmado una transferencia por más de 6.700 millones de pesos a la mencionada Organización de Estados Iberoamericanos para la compra de alimentos, cuando solo estaba autorizada a firmar pagos por un máximo de 2.700 millones de pesos.
 
El procedimiento es oscuro, ya que mediante la tercerización con la OEI el ministerio evitó los mecanismos de control que rigen para las compras del Estado. El expediente en cuestión no solo autorizaba el pago, sino que también habilitaba a la OEI a quedarse con una generosa comisión del 5% sin hacer nada.
 
Una publicación del diario Página 12 impulsó otra denuncia contra Capital Humano, esta vez por una transferencia de 14.000 millones de pesos destinada al "Proyecto del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): Abordaje Comunitario del Plan Nacional Argentina Contra el Hambre" para la compra de mercadería, también excediendo los límites que impone la ley en cuanto al monto de la transferencia y sorteando los mecanismos de control que rigen para cualquier compra del Estado que implique una inversión tan cuantiosa.

 
De los principales 10 encuestadores 7 consideran que, a los 6 meses de su llegada a la presidencia, los números de Milei están en fuerte caída y su imagen, en rojo, con más opiniones negativas que positivas. A esta altura de su gobierno, Macri, CFK y Fernández mostraban muchos más apoyos.  
 
Milei ningunea a Frigerio, que se traga el destrato para no perder más recursos federales 
 
No se observa el fin de la caída
 

Las novedades de los últimos días encendieron varias alarmas simultáneas. La semana comenzó con una fuerte baja de los bonos y las acciones nacionales que cotizan en Wall Street, que los analistas adjudican a las señales de inestabilidad que disparan los últimos saltos del dólar paralelo, la certeza de que el swap con China para diferir el pago de 5.000 millones de dólares está caído y el hecho palpable de que el campo no está liquidando las divisas de su cosecha. Todas malas noticias.
 
En los mercados financieros la semana no fue buena, los bonos nominados en dólares se hundieron hasta 11% en los últimos 5 días y el riesgo país saltó más de 20% hasta rozar las 1.600 unidades. Varios de los economistas que más escuchan los "mercados" pusieron el ojo en un dato en particular: la caída de 25% en la recaudación del impuesto al cheque que se registró en mayo. Según el exministro de Economía de Mauricio Macri, Alfonso Prat Gay, la recaudación de ese impuesto es "el que mejor anticipa los números de la actividad económica que se publican dos meses más tarde".
 
Algo parecido dijo Daniel Artana, el economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), en una entrevista con el portal Infobae: "la caída del impuesto al cheque y del IVA interno permiten anticipar que la actividad todavía no rebota. Todavía no hay señales de recuperación, porque el consumo retrocede mucho y con la inversión ocurre lo mismo".
 
Los analistas justifican el pesimismo de los "mercados" en algunos factores económicos, pero también en el "ruido" que mete la política.
 
Por el lado de lo estrictamente económico, hay incertidumbre respecto a cómo enfrentará el Gobierno los próximos vencimientos de deuda nominada en moneda extranjera cuando todas las ventanillas de crédito están cerradas y cuando la torpeza diplomática que caracteriza a la gestión de Milei empantanó las relaciones con China que en poco tiempo deberá definir qué hace con el swap de monedas.
 
También ven inconsistencias en el camino de baja de tasas de interés y la política cambiaria y además observan que es muy probable que la inflación se estanque en la franja que va del 4% al 6%. La reticencia del campo a liquidar exportaciones a la espera de un tipo de cambio más favorable, suma incertidumbre.
 
En cuanto a los factores políticos, esta semana hizo mucho ruido en el "mercado" la media sanción que tuvo en Diputados el proyecto de movilidad jubilatoria impulsado por la oposición. El temor no pasa tanto por el impacto fiscal que pudiera tener la medida sino porque representa una muestra de debilidad política del oficialismo.
 
El acuerdo entre Unión por la Patria, la UCR y Hacemos Coalición Federal juntó 162 votos contra apenas 72 del oficialismo. La iniciativa establece una recuperación inicial de las jubilaciones del 8 por ciento. Además, sostiene que a futuro la actualización no quede atada solo a la inflación, sino que también contemple los salarios, lo que permitiría su recuperación.
 
La violencia y el odio vertebran los discursos de la ultraderecha. Para el Presidente Milei, los diputados que aprobaron una nueva fórmula para la movilidad jubilatoria son la "casta inmunda" y "un nido de ratas" que atenta contra el equilibrio fiscal a rajatablas. Directamente denuncia, con su habitual tono altanero y despectivo, a sus adversarios de buscar la destrucción de la Argentina. 

El temor del "mercado" es que la oposición le cope la agenda al Gobierno y que el país termine sumido en la inmovilidad absoluta entre un Congreso que no aprueba nada de los que manda el Ejecutivo y un presidente que veta todo lo que sanciona el Legislativo.
 
Un dato que no pasó desapercibido tras la media sanción en Diputados, es que a los radicales y a los bloques dialoguistas ya no les hacen mella las acusaciones libertarias por votar en el mismo sentido que los kirchneristas, lo que allana el camino para eventuales alianzas opositoras de amplio espectro.
 
La renuncia o despido de más de 40 funcionarios, incluido el Jefe de Gabinete, desde que inició el mandato de Milei y el escándalo de corrupción en el ministerio de Capital Humano aportan un poco más a la confusión general.
 

Milei ningunea a Frigerio, que se traga el destrato para no perder más recursos federales 
 
Azcué, sumido en un caos institucional busca un acuerdo con la gestión anterior
 
Sostiene Agencia NOVA que tras varios meses de denunciar duramente a la administración municipal anterior, encabezada por el peronista Enrique Tomás Cresto, hoy Francisco Azcué, actual intendente de Concordia, decidió "olvidar" sus denuncias y busca denodadamente un obligado pacto.
 
Desde el inicio de su llegada como intendente de Concordia, Azcué, transitó buena parte de su gestión denunciando todo tipo de ilícitos contra la administración de Cresto, sin embargo y con el correr de los meses, sumido en un enorme caos institucional, que incluyó denuncias en su contra, viajes de funcionarios al exterior en plena inundación, decretos donde se disponía arbitrariamente que únicamente él puede dialogar con la prensa, pedido de ayuda a los comedores de la ciudad, en lugar de brindarles asistencia, declaraciones de "emergencia administrativa", silencio ante la deuda para con el municipio por los excedentes de Salto Grande, falta de respaldo ante la quita de subsidios al transporte urbano de pasajeros, y a contramano de gran parte del cuadro político entrerriano, recibir a Edgardo Kueider, senador nacional por Entre Ríos, quien permitió con su firma el tratamiento de la dudosa "Ley Bases", hoy necesita de un acuerdo con Cresto para intentar sacar a flote la ciudad.
 
Días atrás el titular del PJ Concordia, señaló que desde el espacio político opositor en Concordia efectivizaron un pedido de acceso a la información pública a los representantes argentinos en CTM para que les expliquen cuál fue el criterio que adoptaron para la inundación que sufrió la ciudad "Del Citrus".
 
El cuestionamiento que subsiste es por qué se inundó tan rápido aguas abajo vaciando la represa. "Creo que ahí se debe ejercer la defensa de los intereses de los concordienses, y no con un piloto de lluvia jugando a ayudar en la desgracia de nuestra gente", haciendo referencia al intendente Azcué. Asimismo, sostuvo que le plantearon alternativas en lo que creen que no es correcto. "Después él decide qué decisiones debe tomar", expresó oportunamente.
 
En Concordia hay situaciones que no mejoran. Que el cambio que se votó en 2023 la gestión ya tiene que arrancar, indicó. Ruiz Díaz dijo que no se puede culpar al intendente Azcué de la crecida del río de la misma forma que no se puede culpar a la lluvia de las calles que no se arreglan, dijo.
 
Ruíz Díaz sostuvo además que enviaron una nota requiriendo información al municipio y planteando líneas de acción ante una repuesta previsible. En otras palabras, ante la comprobación de que "no hay plata" por la caída de la coparticipación, el responsable del PJ preguntó si la municipalidad está recibiendo las regalías de Salto Grande.
 
En caso negativo, la pregunta es si se las está reclamando. "Hay leyes nacionales que respaldan el reclamo, pero tiene que haber una decisión política de llevar adelante ese reclamo", dijo, situación que a la fecha no se produjo, Azcué como presidente municipal debería ponerse a la cabeza del reclamo ante el poder central encabezado por Milei, sin embargo los concordienses aún esperan.
 
Otro de los temas recientes que enfrentó el intendente tiene que ver con una protesta de comedores, que manifestaban que no solo "no hay plata" sino que Azcué les pidió ayuda para obtener recursos, tarea que definitivamente le corresponde al ejecutivo municipal.
 
Oportunamente y ante la ausencia del responsable de la subsecretaría de Desarrollo Social, Roberto Niez, quien se encontraba de viaje por Europa, en pleno desarrollo de una de las peores inundaciones sufridas en la ciudad, Ramón Cabrera, representante del Frente "Surgen", sostuvo en su momento que se reunieron dentro del palacio municipal con el intendente Azcué y expresó que "la verdad es que es bastante lamentable todo lo que nos dijo".
 
"No recibimos ningún tipo de respuesta. Nos pide propuestas sobre cómo conseguir más dinero para llevar adelante porque dicen que están a cero, que están con muchas deudas", señaló, y agregó que Azcué les precisó que él va a decidir quién va a recibir mercadería. "Lo peor de todo es que nos pidió que lo ayudemos a echar más gente que la que ya desafectó del municipio, para que le alcance la plata. ¿Cómo les vas a pedir a un movimiento popular, que estamos en la lucha con los compañeros por los despidos, que acompañemos a la gestión de él para que pueda echar más gente del municipio?", señalaron.
 
Durante la gestión de Azcué renunciaron varios funcionarios, la gran mayoría denunciando al ejecutivo. Una de las dimisiones fue la del secretario de Desarrollo Urbano de la comuna, Osvaldo Pérez Hatoum, aseguraron oportunamente que la misma fue consensuada con el intendente Azcué. "No hubo portazo", fue la expresión utilizada, sin embargo fuentes extra oficiales, indicaron lo contrario.
 
Otra de las renuncias con "ruido", y con duras críticas a la gestión, fue de la Directora del Centro de Políticas de Fortalecimiento Social, María Laura Beltramino. También la Subsecretaria de Salud, Florencia Prieto, se fue a principios de marzo en un contexto de cruce de acusaciones con el Secretario de Desarrollo Humano, Sebastián Aristide. Más adelante, la directora de la Dirección de Gestión Preventiva, Yanina Techera y su par en Defensa al Consumidor, Diego Mediccis, también dieron un paso al costado.
 
Hubo otras bajas desde que asumió Azcué la intendencia aunque de segundas y terceras líneas, por ejemplo, Hernán Casanovas y María Rosa Germano, quienes ocupaban cargos en la Secretaría Privada de la Subsecretaría de Desarrollo Social. Una de las renuncias generó denuncias de alto voltaje para con la administración encabezada por Azcué.
 
"Me retiro con el sabor amargo de no haber podido concretar tantas acciones que jerarquizarían el trabajo y permitirían estar mucho más cerca de las necesidades de la gente mediante un proceso de descentralización de servicios pero con la convicción de, en este corto tiempo, haber hecho el mayor esfuerzo para seguir construyendo el dispositivo ambulatorio de atención de la salud mental que nuestra querida comunidad necesita y merece. Ese fue mi horizonte desde el día que llegué", manifestó oportunamente, la Directora del Centro de Políticas de Fortalecimiento Social, María Laura Beltramino, una carta dirigida a Azcue.
 
En un movimiento político inesperado, Azcue recibió en la Municipalidad al cuestionado senador nacional, Edgardo Kueider, en una movida tal vez inesperada o no tanto, el intendente de Concordia respaldó al senador nacional lo que se cristalizó después que ambos se mostraron juntos en Concordia, en el contexto de la emergencia que desató la brutal inundación. Tras ese episodio, Azcué mostró un contundente apoyo a Kueider en su panquequeada por la ley Bases en el Senado.
 
"Ha tomado una posición razonable, racional e inteligente. Esos son los políticos y los referentes que el peronismo necesita y esa es la posición que necesitamos, madura, responsable", trató de justificarlo en la oportunidad el mandatario municipal, y escaló el apoyo señalando: "¿Hay que rechazar todo porque si?", se preguntó sobre los pedidos institucionales del Partido Justicialista y de la dirigencia, alineada y no alineada. "¿No podemos ver que hay cosas buenas y algunas que pueden corregir?"
 
Azcué calificó en su momento las críticas a Kueider como "infantiles". "No puedo creer lo que escriben o dicen. Él ha tenido altura y espero que se mantenga", dijo.
 
Finalmente, y tal vez anticipando lo que sucedería hace apenas un par de días atrás, Azcué manifestó que uno de sus objetivos como intendente es "levantar el nivel de las discusiones políticas, quiero unir a los concordienses, poder buscar consensos y subir el nivel. Cuando me llama Enrique Cresto por las inundaciones y se pone a disposición, veo que se puede y quiero destacarlo porque la gente está agotada de la vieja política", indicó en su momento.
 
Tal vez, ciertamente desorientado y posiblemente con escasas salidas ante la adversidad que enfrenta a diario el actual intendente de Concordia, es que se dio la reunión entre Azcué y Cresto, quien a pesar de las innumerables denuncias y chicanas salidas desde la actual administración aceptó el pedido y finalmente mantuvo una cordial reunión.
 
Azcué sorprendió fuertemente a oficialistas y opositores con un planteo en campaña, que consistía en destronar 40 años ininterrumpidos de peronismo en la ciudad. Definitivamente quedó en claro que esa parte del plan no le funcionó y decidió en parte reivindicar el gobierno de Cresto, mostrar que fue mejor que el del mismísimo Gustavo Bordet, metiéndose en la interna peronista, y como si fuera poco propone incorporar cuadros políticos crestistas a su gobierno.
 
Lo que ahora se intenta saber es como quedará su relación con el PRO, y por supuesto con el gobernador, Rogelio Frigerio, también podría verse empañada la relación con Nación, que opinarán los referentes nacionales como Patricia Bullrich y el mismo Javier Milei con el híper criticado peronismo, nadie lo sabe, lo cierto es que estando al corriente que posiblemente enfrentará duras críticas, salió con los "tapones de punta", y manifestó, para que no queden dudas que la decisión está tomada, y que los funcionarios que no lo entiendan "tienen que renunciar y se terminó".
 
¿Se expresará en esos duros términos, con Frigerio, o los referentes nacionales libertarios? Muchos creen que no, hoy Azcué decidió caminar por la cornisa. ¿Podrá mantenerse en esta situación a la que el mismo se impuso?
 
La Opinión Popular
 
 

 

 

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar