La Opinión Popular
                  10:49  |  Sabado 15 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 02-06-2024 / 20:06
PANORAMA POLÍTICO ENTRERRIANO

Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei

Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei
Mientras Posse estuvo en el cargo de coordinación de los ministerios, el resultado de los encuentros de funcionarios entrerrianos con él fue nulo. "Nos volvimos siempre con las manos vacías", confiesa un estrecho colaborador del gobernador Rogelio Frigerio. Bajo el gobierno de Javier Milei, Entre Ríos ya perdió $ 70.000 millones por la vía de la caída de recaudación, además de $15 mil millones que fueron recortados a la Caja de Jubilaciones, el incentivo docente y los subsidios al transporte. Cada vez más, Frigerio está con las manos vacías y encima no se anima a reclamarle nada a Milei.
El ascenso de Guillermo Francos a la jefatura de Gabinete no garantiza resultados favorables para la administración provincial. "Hasta ahora, no nos resolvió nada. Se puede hablar, escucha, es una persona razonable, pero el resultado es siempre el mismo: No hay plata. Es mejor tener línea directa con alguien que esté en la mesa de las decisiones; el tema es que acá quienes deciden son otros". En la Casa Gris hablan así de quien reemplaza al desplazado y pisoteado Nicolás Posse, caído en desgracia y acusado por los propios libertarios de ser un "funcionario que no funciona" y responsable de "trabar" el experimento-catástrofe anarco capitalista.
 
Mientras Posse estuvo en el cargo de coordinación de los ministerios, el resultado de los encuentros de funcionarios entrerrianos con él fue nulo. "Nos volvimos siempre con las manos vacías", confiesa un estrecho colaborador del gobernador Rogelio Frigerio. Bajo el gobierno de Javier Milei, Entre Ríos ya perdió $ 70.000 millones por la vía de la caída de recaudación, además de $15 mil millones que fueron recortados a la Caja de Jubilaciones, el incentivo docente y los subsidios al transporte. Cada vez más, Frigerio está con las manos vacías y encima no se anima a reclamarle nada a Milei.
 
Por eso, no se entiende que haya considerado como "muy positivo" para las provincias la llegada de Francos a la Jefatura de Gabinete. "Es un buen interlocutor", apostó fuerte a respaldarlo, cuando surgen dudas sobre el poder real de incidencia que tendrá en su nuevo cargo. Es un interrogante que se plantea en la provincia entre quienes no están dispuestos a profesar la fe ciega en Milei. ¿Se sumará Francos al trípode que lo decide todo: el Presidente, su hermana "el Jefe" Karina y el asesor Santiago "Monje Negro" Caputo? ¿Alcanzará sólo con "descentralizar" la gestión o lo que requiere el Gobierno nacional es una mejora sustancial del nivel de reacción que mostró en la última crisis energética que dejó sin gas a estaciones de servicio e industrias en buena parte del país?
 
El gobernador Frigerio podrá plantear algunos temas de gestión que le interesa avanzar con la Nación y transmitir sus inquietudes, pero la sensación que se tiene es que se habla con funcionarios nacionales que, o no tienen poder de decisión o tienen otras prioridades, alejadas del interior federal. Frigerio debería darse cuenta que no verá un solo peso de la millonaria deuda que la Nación tiene con la Caja de Jubilaciones provincial. Ese incumplimiento es flagrante y costosísimo en términos financieros para Entre Ríos. Frigerio se calla la boca y, mientras intenta reordenar el sistema jubilatorio en detrimento de acticos y pasivos, se ve obligado a afectar fondos que le quita a la obra pública o a planes de contención social, dos pilares de la gestión de los gobiernos provinciales.
 
La activación del reclamo judicial ante la Corte Suprema por la Caja espera sine die. Frigerio tal vez considera que no le conviene tensar la relación con Milei, el auto percibido líder más importante del mundo. Jugar esa carta podría reubicarlo otra vez del lado de los "orcos", como sucedió en febrero, cuando se cayó la primera "Ley Bases". En el Gobierno provincial también hay escasas expectativas sobre la posibilidad de que Nación transfiera obras que quedaron inconclusas de la gestión de Alberto Fernández, para que las ejecute y las finalice la Provincia, con fondos propios, por supuesto. No hay nada más simbólico a la vista y a mano, de cara a los comicios provinciales de 2027.
 
A Frigerio le debe resultar difícil seguir la estrategia del ultra derechista Milei. Sencillamente, porque no la tiene. La que regía hasta el año pasado se pulverizó. De hecho, Milei se encarga de saltar de un tema a otro sin avergonzarse. Dejó de apuntar contra la casta política y de maldecirla para admitir que la necesita. Vale pensar sólo en cómo hubiese reaccionado este mismo Presidente en marzo o abril si se manoseaba tanto la Ley Bases como finalmente ocurrió en este final de mayo. Por el contrario, hoy prefirió delegar y hasta desentenderse del asunto. En la Casa Gris esa estrategia es desconcertante ya que todo está supeditado al capricho presidencial. 

Por eso Frigerio habría juntado a sus colaboradores más cercanos y les dijo lo que menos les gusta escuchar: si no sale el paquete fiscal en el Congreso habrá que realizar un fuerte ajuste. El mandatario expuso además los motivos que lo llevaron a apoyar al libertario, reiteró que para la realización de obras públicas necesita que se engrosen las arcas del Estado y que, si las leyes que pide Milei se aprueban en el Congreso, se verán beneficiados tanto él como ellos.
 
Les recordó que todos los presentes -incluido él- pueden ser reelectos en 2027, pero que para aspirar a eso necesitan realizar una buena gestión. Esto es: cuentas ordenadas, paz social y obras públicas. Y eso sólo se lograría, interpretó, a partir de la sanción del paquete fiscal con restitución del Impuesto a las Ganancias, moratoria y blanqueo. Estos tres ítems son coparticipables a la provincia y a los municipios.
 
La fecha elegida por Frigerio para la tertulia no fue casual, sino que los citó en la previa de las reuniones de comisión en las que finalmente la Ley Bases y el asunto fiscal obtuvieron dictamen favorable en el Senado. El porteño buscó enviar un mensaje hacia la Casa Rosada y hacia el interior de Juntos por Entre Ríos, en momentos en que comenzará a jugarse con mayor intensidad la incidencia de su liderazgo.
 
Ocurre que los votos entrerrianos en la Cámara Alta, tanto a la Nación como al propio Frigerio, le son favorables. El gobernador sabe que puede contar con los senadores propios, pero operó también sobre Edgardo Kueider. El concordiense insiste en que se conocerá su voto a esas dos leyes en el recinto, pero ya dio algunas pistas, aprobando en disidencia el despacho en comisión. Por ahora habla de manera elíptica. Pero si uno elige priorizar lo hecho, la percepción cambia. Por lo pronto, un indicio concreto fue que el miércoles por la noche participó del plenario de comisiones y estampó su firma en el dictamen favorable para la Ley Bases.
 
Si uno se guía por su mutismo, puede concluir que acompañará la propuesta libertaria. En el PJ entrerriano, a lo largo y a lo ancho de la provincia, muchos dirigentes hablan de traición y acusan a una supuesta Banelco que andaría dando vuelta. Precisamente por eso, en la Casa Gris confían en que Kueider apoyará el proyecto de Ley Bases, y acompañará el paquete fiscal, con el argumento de que si se restituye el Impuesto a las Ganancias, la provincia se favorecerá. Aunque, como repiten, para saber cómo lo hará habrá que esperar al día de la votación.
 
De todas maneras, Frigerio se guardó un tema para el cierre de la reunión. Aprovechó el encuentro para dedicarle un párrafo a quienes sospechan que su cercanía con Milei implica su alejamiento de Juntos por Entre Ríos. En esa línea, aseguró que no se irá y que no participa del gobierno de Milei, por ahora. En contrapartida, adelantó que el año que viene presentará lista de candidatos a diputado por dentro JxER y que si alguien está disconforme con su decisión, deberá presentar otra nómina e ir a internas.
 
Es tan fuerte la cantinela libertaria, a través de los grandes medios porteños y las redes sociales, que los radicales entrerrianos no saben cómo salir de ella. La Unión Cívica Radical provincial transita un período de confusión sin siquiera encontrar un camino. Las posiciones son demasiado variadas: hay correligionarios que critican a Milei, como Fabián Rogel y Pedro Galimberti; otros que sintonizan totalmente con él, como Atilio Benedetti; y otros que ni siquiera se animan a definirse. Habrá que ver si consiguen instalar un candidato a diputado fuerte para 2025. Habitualmente, las elecciones de mitad de mandato se utilizan para potenciar e instalar nombres que vayan a competir fuerte en las provinciales siguientes. De respetar esa tradición, tendrían que resolver un par de aprietos. El primero, que su aliado y compinche porteño, tal vez quiera ir por la reelección.
 
La Opinión Popular
 
 
CONTEXTO NACIONAL

 
Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
Por mucho pasear, Milei hace agua con la gestión
 
Parece que hay plata para que el ultraderechista Javier "el Loco" Milei viaje por todo el mundo por cuestiones particulares o partidarias, con el dinero de los impuestos, cada vez más altos, que pagamos. Lo que no hay, y eso se nota demasiado, es ganas de resolver problemas. Total, si la gente protesta, está Patricia Bullrich para que envíe fuerzas para la represión.
 
Mientras la libertad avanza, el país retrocede en índices de pobreza, se suman despidos tanto en el sector público como en el privado, los salarios y jubilaciones están en el piso y el presidente suma millas en cuestiones de orden "ideológico-personal" sin traer al país una sola inversión. ¡Ah, nos olvidábamos! Parece que reapareció la Banelco en la Cámara de Senadores.
 
Como un adolescente, Milei ha decidido actuar de una manera que no se entiende. Es político pero ataca la política. Critica la corrupción de dirigentes de otros países y del propio, pero impone como prócer nacional a Carlos Menem y mira para otro lado cuando condenan a un amigo suyo como Donald Trump. Habla de casta, pero pone un hombre que estuvo en todos los gobiernos como jefe de gabinete.
 
La crisis de Gabinete, el escándalo por los alimentos retenidos, las cifras devastadoras de casi todos los índices económicos y un Presidente que sigue de paseo en su séptimo viaje internacional, sin haber llegado a seis meses de gobierno, ratifican un panorama demasiado complicado. Cada vez más distante de la realidad argentina, su Gobierno ignora el territorio federal, al punto de eliminar el Ministerio del Interior. 
Esto implica una afrenta al federalismo, ya que se degradó a Secretaría del Interior al Ministerio, cuya función principal es la relación directa de la Nación con las provincias.

 
Algunos gobernadores tienen la esperanza de que, a partir de ahora, sea Guillermo Francos el responsable de la gestión, pero hasta el momento se trata solamente de eso, una esperanza. En sus primeras horas como jefe de Gabinete se encuentra dedicado exclusivamente a conseguir que se apruebe una versión aceptable de la ley de bases. A pesar de haber inaugurado su tarea con un dictamen firmado, las disidencias pronostican un tratamiento tumultuoso en el recinto.
 
Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
Complicaciones del gobierno anarco capitalista

Sostiene Rafael Cortes, columnista de Misiones Online que el desabastecimiento de gas, el escándalo de los alimentos pudriéndose en los galpones y las 32 renuncias de altos funcionarios en menos de 6 meses dejan en evidencia las complicaciones que encuentra el Gobierno anarco capitalista para llevar adelante la gestión. 
El peor equipo de los últimos 50 años.


El extravagante Milei llegó al poder con algunas ideas teóricas muy claras respecto al manejo de la economía, pero gobernar un país extenso y complejo como Argentina implica mucho más que aplicar un programa económico. El Estado es una máquina gigante y se necesita mucha gente con habilidades muy diferentes para mantenerla andando. Teorizar en los canales de televisión es muy fácil, gobernar es otra cosa. 

Los problemas de gestión que estallaron en la última semana exponen la mala calidad del equipo de un Presidente cada vez más ausente. Al movimiento libertario le sobran trolls rentados dispuestos a librar la "batalla cultural" en las redes sociales, pero sufre una notoria carencia de personas que sepan cómo funciona la burocracia estatal, requisito fundamental para evitar el colapso de la gestión.
 
Por contradictorio que suene, el presidente no es un estadista y no le interesa serlo. Cree en la utopía libertaria de desaparecer al Estado y dejar todo librado a las acciones de los individuos en la ley del "salvensé quien pueda". Una ley de la selva deliberada, donde los más poderosos aprovechen sus posiciones dominantes para concentrar aún más riqueza y poder, y las mayorías populares queden arrojadas a hacer lo que puedan.
 
Lo volvió a dejar en claro hace unos días cuando respondió a una consulta por los 5 millones de kilos de alimentos que su Gobierno no entregó a los comedores. "Va a llegar un momento donde la gente se va a morir de hambre. De alguna manera va a decidir algo para no morirse. No necesito intervenir. Alguien lo va a resolver", dijo, dando una acabada muestra de la insensibilidad social que lo caracteriza.
 
No le interesa el Estado y no tiene gente para hacerlo andar. En el organigrama nacional se multiplican los casilleros vacíos. De acuerdo con el "mapa del Estado" difundido por el propio Gobierno a principios de mayo, 16% de los cargos del gabinete no tenían un titular y 63% de todos los ravioles de la administración nacional seguían vacantes.
 
Para poder cubrir más espacio con las escasas personas que consiguen la aceptación del círculo íntimo de Milei, se crearon mega estructuras ministeriales que concentran áreas enormes de la administración pública, como el ministerio de Capital Humano de a inútil Sandra Pettovello, que engloba Desarrollo Social, Educación, Cultura y Empleo. Semejante grado de centralización de funciones hace que todo se mueva más lentamente.
 
Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
Desconfianza que paraliza
 
La desconfianza es otro factor que paraliza la gestión. Los integrantes del gobierno desconfían unos de otros y todos ellos desconfían de las estructuras heredadas. El internismo y la inexperiencia total en los asuntos del Estado llevaron a los libertarios al mayor número de renuncias y despidos de funcionarios para cualquier administración nacional, desde la recuperación de la democracia.
 
Desde que asumió Milei hasta hoy, 32 altos funcionarios dejaron sus cargos, lo que marca un promedio de una renuncia cada cinco días. A su vez, se estima que aún faltan designar más de 1200 cargos en la administración pública nacional, más del 60% de la planta del Estado. Algunos se fueron por falta de resultados en sus gestiones, otros por haber caído en desgracia con alguno de los integrantes de la selecta mesa chica de Milei, ámbito en el que reina su hermana Karina. El último en pegar el portazo fue Nicolás Posse, que así se convirtió en el más efímero jefe de gabinete de la historia.
 
Otra forma de desconfianza tiene como objeto a todas las estructuras, sistemas y agentes del Estado. La nueva administración nacional está convencida de que detrás de todo lo que tenga alguna relación con la esfera estatal hay un curro. "El curro de la justicia social", el "curro de la salud pública", "el curro de los comedores". "el curro de las universidades y la educación", "el curro del feminismo". "el curro de los derechos humanos". Todo está viciado de nulidad hasta que se demuestre lo contrario. "Donde tocamos sale pus", dispara Milei.
 
El problema radica en que la desconfianza termina paralizando. Nadie quiere estampar su firma en expedientes que se presuponen oscuros instrumentos de malversación y se paraliza todo a la espera de resultados de auditorías o denuncias judiciales. Pero mientras tanto no se ejecuta, la gestión no se mueve y los que dependen de los mecanismos del Estado sufren las consecuencias.
 
Como los enfermos oncológicos y de otras patologías graves que dejaron de recibir remedios porque el ministerio de Capital Humano denunció supuestas irregularidades en el sistema de compras a laboratorios instrumentado por administraciones anteriores. El 22 de marzo el juez Julián Ercolini desestimó el caso después de que dos fiscales determinaran que no había delito ni irregularidad a la vista, pese a ello, los medicamentos siguen sin entregarse.
 

Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
Ideas que no funcionan y funcionarios que tampoco funcionan
 
En la misma lógica debe entenderse el escándalo que estalló esta semana por las más cinco mil toneladas de alimentos que el ministerio a cargo de Pettovello tiene almacenados en galpones, muchos de los cuales se acercan a su fecha de caducidad, y no fueron entregados a los comedores a pesar de la alta demanda producto de la crisis económica, cuando el índice de pobreza supera el 57% y más de 60% de niños, niñas y adolescentes padece inseguridad alimentaria.


Milei eligió a Pettovello por la relación de cercanía que tenía con él. Elegir funcionarios basándose en la amistad y no en la idoneidad es un comportamiento "muy de casta". Y se trata de una figura sin ningún expertise en las tareas asignadas. Pettovello, a quien el Presidente reconoce como su "mejor amiga", quedó a cargo de un megaministerio que absorbió las carteras de Salud, Educación, Trabajo y Desarrollo Social, además de la ANSeS, y donde ya renunciaron 12 funcionarios. La ministra abarca mucho y aprieta poco. 


El tema salió a la luz a partir de una denuncia periodística. El Gobierno montó un show de excusas y mentiras para intentar explicar por qué no repartieron las cinco mil toneladas de comida. La reacción del gobierno fue una justificación que rápidamente se reveló como una falsedad. El portavoz Manuel "Cara de Piedra" Adorni culpó a "comedores truchos" y luego la ministra salió a decir que se trataba de alimentos no perecederos que estaban reservados para catástrofes, pero tras la intervención de la justicia se comprobó luego que en los galpones había productos básicos como leche y harina que estaba muy cerca de su vencimiento.
 
Mientras el propio Milei tuvo que salir a defender a la inservible  Pettovello con un violento mensaje, el juez federal Sebastián Casanello le informó a la Cámara Federal que la ministra, que lleva seis meses sin entregar alimentos a los comedores populares, también incumplió la orden judicial de presentar aunque sea "un plan de distribución" de los seis millones de kilos que se le están por vencer en sus galpones. La cartera a cargo de Pettovello lo desoyó y ordenó que el Ejército se hiciera cargo de la distribución.
 
Entonces la Justicia ordenó inspeccionar los galpones de Capital Humano donde se guardan toneladas y toneladas de alimentos al borde de la extinción como ejemplo de la desidia libertaria, los productos que la ministra se negó a entregar a los comedores populares. Lo hizo por la "poca fiabilidad" de lo informado hasta ahora por el ministerio. La investigación de la Oficina Anticorrupción podría alcanzar a la ministra, que firmó la orden de transferencia de casi siete mil millones a la OEI.
 
En medio de un escándalo grotesco de internismo, incompetencia y eventualmente corrupción, rodó la cabeza de Pablo De la Torre, que hasta el jueves era secretario de Niñez, Adolescencia y Familia, virtual número dos de Pettovello y que ahora está denunciado ante la Oficina Anticorrupción por "falta de transparencia" en el cuidado y distribución de los alimentos que permanecían en galpones.

 
Lo que no es razonable es que, con un Presidente cada vez más ausente, una señora sin experiencia de ningún tipo tenga bajo su responsabilidad la educación, el trabajo, la salud pública y la alimentación de los argentinos pobres. Porque se vieron fuertes desavenencias de carácter personal, ineficiencia ejecutiva y encontronazos por motivos de negocios. Lo más probable es lo tercero, de acuerdo con varias fuentes que requirieron estricta reserva.
 
Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
El costo de la improvisación
 
El otro episodio que dejó en evidencia la inconsistencia de la gestión del Gobierno nacional fue el apagón de gas por desabastecimiento. En este caso se combinaron los efectos de una decisión política, la de cortar de cuajo con la obra pública por entenderla como intrínsecamente corrupta, con la falta de previsión que obligó al gobierno a salir de apuro a comprar gas pagando el fuerte sobrecosto que ello implica.
 
Cuando Milei anunció la paralización de la obra pública, como si se tratara de un magnífico logro de gobierno, se interrumpieron los trabajos en la red de gasoductos que el gobierno anterior había iniciado para no tener que importar gas este año.
 
Gracias a la interrupción de las obras en las plantas de compresoras del gasoducto Néstor Kirchner, el Estado se ahorró 50 millones de dólares. Una décima parte de lo que ahora tendrá que pagar para importar la misma cantidad de combustible que podría estar recibiendo desde el mencionado ducto a un tercio del valor que cuesta el gas importado.
 
El presidente confía en reemplazar el modelo de obra pública financiada por el Estado por uno en el que sean los privados los que inviertan, pero hasta ahora ninguno demostró interés en participar ni en de las obras iniciadas ni en las que están en proyecto. Un Gobierno en manos de quienes jamás pensaron que lo serían y que, en consecuencia, tiene una gestión absolutamente improvisada.
 

Frigerio con las manos vacías y sin animarse a reclamarle a Milei 
 
El roto Milei y la era de la crueldad
 

De niño, el Presidente sufrió diferentes tipos de castigos físicos y psicológicos, como la paliza que le propinó su padre cuando, al comenzar la Guerra de Malvinas (tenía 11 años) opinó en su casa en contra de la posición argentina. Él terminó sangrando en el suelo y su hermana en el hospital, en estado de conmoción tras haber presenciado la feroz golpiza, mientras la madre le avisaba a Javier que si algo le pasaba a Karina iba a ser por su culpa. A la violencia física se le sumaron la degradación psicológica a la que lo sometían ambos progenitores y el fuerte bullying que sufrió de parte de sus compañeros del Cardenal Copello que lo apodaban "El loco". Milei es un roto.
 
Las personas que sufrieron crueldad tienden a reproducirla sin ser conscientes de ello. No necesariamente recurren a impartir a otros la violencia física recibida, pero sí a ejercer violencia verbal, gestual y psicológica, a veces bajo la justificación de que sólo están diciendo la verdad y lo que piensan. Estas personas golpean con las palabras. En sus interacciones, suelen no medir lo que hay que callar o decir más suavemente para no lastimar. No registran que dañan. Carecen de registro de la dimensión de su propia crueldad.
 
Por eso no es de extrañar que Milei sea la representación de una era en la cual la humillación y el desprecio son festejados. Es el tiempo del odio y el rencor. Las promesas religiosas de un futuro lejano mejor, luego de sufrir y mucho el presente, han retornado y siguen funcionando muy bien. Habrá que pensar por qué. No son meras formas del artificio utilizadas para el embuste.
 
Sostiene Conrado Yasenza, en El Cohete a la Luna, que Milei es un loco que se cree un genio porque siente que es exitoso. Es un ser absorbido por el personaje. Se lo comió el personaje. Su furia es radical, su odio también. Su desprecio es radical, y radical es la crueldad por la cual cinco millones de kilos de alimentos sin entregar a los que hoy tienen hambre se pudren en los galpones de Pettovello. Ella, Milei, Adorni, Luis Caputo son crueles porque el hambre mata y hay muchas necesidades en los barrios populares.
 
Mientras, el Luna Park se llena de rotos y aturdidos, de individuos aislados en su galaxia individualista de soledad, sumergidos en la ilusión libertaria de un mundo hecho a medida de sus deseos. Un mundo infeliz. Dice el sujeto roto de este tiempo: "No me han mirado, no me han escuchado y he sufrido; ahora sufrirán todos".
 
Existe una certeza: abocados a la planificación de la miseria, esa derecha radicalizada de individuos rotos desprecia la democracia, en una fatal ausencia de comunidad que languidece ante el retorno de antiguos sistemas de gobierno basados en las Fuerzas del Cielo, en las lenguas sagradas y la ley divina. Un reino dinástico trucho. Absurdo, sí, pero tiránico también.

 
¿Cómo calificar el antojadizo acopio de alimentos en una situación de hambre; o la decisión de suspender la entrega de medicamentos oncológicos a pacientes sin cobertura médica; o el júbilo indisimulado al anunciar el despido de 70 mil trabajadores estatales, entre otras canalladas? En el reino del Presidente no existe lugar para otra emoción que el odio. No hay en esta aldea colonial espacio para la felicidad ni posibilidad alguna de realización; sólo un horizonte de hambre, dolor y muerte asistida por el RIGI. Milei está roto e intenta transformar nuestra realidad en el reino de la impiedad.
 
La Opinión Popular
 

 

 

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar