La Opinión Popular
                  11:07  |  Sabado 15 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 26-05-2024 / 17:05
PANORAMA POLÍTICO ENTRERRIANO

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin explicar bien porqué, no pudo ser en mayo

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin explicar bien porqué, no pudo ser en mayo
¿Por qué Frigerio evita en todo momento reclamarle a Milei lo que le corresponde a Entre Ríos? ¿Es pura claudicación política o no seguir perdiendo más recursos? O entiende que, caído en desgracia Mauricio Macri, Frigerio ahora parece “descubrir” que Milei puede ser su nuevo conductor político y se esperanza con la inesperada posibilidad de que este ultra derechista fanático del mercado, materialice las tradicionales aspiraciones neoliberales del PRO.
El 1° de marzo, al abrir las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, Javier Milei convocó a los gobernadores a suscribir el "Pacto de Mayo", que debía realizarse el 25 en Córdoba. Al presente, en medio de un ajuste insustentable, del derrumbe económico y la caída sin fondo de los ingresos populares, lo suspendió. La justificación apunta a la demora del tratamiento de la "Ley Bases" por parte del Senado: si ese proyecto no está aprobado, no puede haber pacto, asegura.

Tras la confirmación, el gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, expresó su condolencia ante la postergación del Pacto: "Lamento profundamente que no se haga este domingo. Me hubiera gustado estar ahí, acompañar con mi firma. De alguna manera, el sentimiento de la mayoría de los entrerrianos sobre ese pacto, que son 10 enunciados que tienen que ver con el sentido común no con lo ideológico". "Comparto los 10 puntos absolutamente", afirmó.


¿Por qué jamás explica Frigerio cuáles son los 10 puntos que tanto aplaude? El Pacto de Mayo contempla la inviolabilidad total de la sacrosanta propiedad privada; equilibrio fiscal a rajatabla; reducción del gasto público saqueando a jubilados y a las provincias; reforma tributaria que reduzca la carga impositiva a los más ricos; configuración de una nueva coparticipación federal en perjuicio de las provincias; plan de explotación de los recursos naturales del interior en beneficio de monopolios extranjeros; reforma laboral quitando derechos; reforma previsional desvalijando a los jubilados; reforma política inescrutable, y apertura al comercio internacional que liquidará la industria nacional. El Pacto se parece mucho a un campo minado para la democracia y el interior federal. ¿Lo hará explotar? La crisis de Misiones evidencia las consecuencias sociales del ajuste de Milei en las provincias.

¿En qué puntos acuerda Frigerio? El gobernador dice coincidir con esos temas generales pero nunca especificó nada sobre en que concuerda con el contenido concreto de los mismos. En los hechos, en los dos meses y medio que transcurrieron desde el 1° de marzo, nunca hubo una formulación precisa para cada uno de esos asuntos. Tampoco hubo reuniones en las que se pudiera discutir un programa acorde con ese temario, que fijara objetivos de corto, mediano y largo plazo.
 
Lo que para Milei significa recurso presupuestario en su plan de motosierra sobre el gasto público, para los gobernadores resulta ser fuego ardiente. Al calor del ajustazo, les explotan los conflictos en sus manos, y son lo que ponen la cara. ¿Cuál es el beneficio de esta sumisión de Frigerio a Milei? Si le va bien a Milei, cobra solo y lo mirará por encima del hombro, como a los demás gobernadores, a quienes considera descartables. Y si le va mal, quedar tan asociado no será buen negocio.
 
Frigerio debería entender que un pacto es un tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir una serie de pautas que han discutido y acordado. Queda implícito en la definición que esas pautas fueron convenidas entre los firmantes. Y la única manera posible de llegar a un acuerdo semejante es a través del diálogo, la negociación y el entendimiento entre los participantes. Nada de eso sucedió. No por causa de la posición "dialoguista" de Frigerio, sino por entera responsabilidad del Gobierno libertario, que pretendió disfrazar como "Pacto" lo que en la práctica no es más que un contrato de adhesión a un experimento anarco capitalista delirante.
 
Es una adhesión tal que restringe a los firmantes la posibilidad de criticar a futuro cualquier línea de acción del oficialismo vinculada con esos temas. El tratamiento legislativo se trabó en el Seanado por la disfuncionalidad del bloque libertario, que no cuentan con los votos ni el aval necesario para negociar con los bloques opositores "amigables" de la UCR y el PRO las reformas del articulado original. Un aval que Milei les niega porque considera que nadie puede mejorar su proyecto, sino que, al contrario, buscan desmantelarlo.

De nada sirve arrodillarse ante Milei, porque este desprecia las opiniones de los opositores colaboracionistas y afirma que la negociación política equivale a "miseria, bloqueo, palos en la rueda, trampa". En estos primeros seis meses de gestión, esa estrategia le ha dado nulos resultados. El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin explicar bien porqué, no pudo ser en mayo, aunque el porteño parezca muy ansioso por sacarse la foto con Milei.
 
No vaya a ser cosa que les salga el tiro por la culata cuando se avive del contenido real del Pacto. Porque a cinco meses y medio de gestión de Milei, los gobernadores ya no deberían necesitar interlocutores en la Casa Rosada para que les expliquen qué está pasando; ¿no entendieron que la premisa principal del libertario es el déficit cero a costa de los recursos provinciales? El problema a resolver es cómo administrar los distritos sin plata y sin la ayuda de Nación.
 
Con el objetivo de lograr el superávit fiscal, el Gobierno central pasó la motosierra sobre las provincias y municipios. "Los voy a dejar sin plata, los voy a fundir a todos", fue la maldición de Milei al interior. El resultado es desesperante para gobernadores e intendentes: en el primer cuatrimestre del año, el ajuste en las transferencias no automáticas de Nación cayó un 89,5% con respecto al mismo período del 2023. Y eso sin contar la altísima inflación interanual, que según el Indec fue del 289,4%. Es decir, en términos reales, Milei y Luis "Toto" Caputo le enviaron migajas al interior.
 
Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, muchos de los ítems del presupuesto se redujeron en su totalidad, como los Fondos para la construcción de obras viales o las Políticas para la gestión del riesgo agropecuario. Otros, como el Fondo Nacional del Incentivo Docente (que sigue provocando paros de maestros, como el del jueves 23), se redujeron drásticamente: en este caso, un 80,7% en el primer cuatrimestre. En la Casa Rosada nadie sabe decir si el recorte es para siempre o si van a volver algunos programas. Con Milei, la gestión de los gobernadores es a ciegas.
 
Pero no es el único drama del interior, el ajuste es porteño céntrico: eliminaron el Fondo Compensador al Transporte, partida esencial para que los boletos de colectivos no se disparasen en las provincias, y aumentan los subsidios para el AMBA. Mientras dejaban de girar dinero a los demás distritos, el 17 anunciaron que se incrementaron en un 39 % los aportes para el AMBA. Una mirada unitaria y centralista, otra vez. Con los recursos que generan todos los argentinos, solo los porteños pagan el boleto más barato.  
 
La idea de Milei es destruir el federalismo, porque hasta el miércoles 22, sólo habían acordado nuevo presupuesto con la Universidad de Buenos Aires, dejando de lado a las demás universidades del país. El primer semestre de Milei fue apenas una muestra de lo que se viene: Frigerio y los jefes provinciales deberían asimilar que tendrán que luchar durante toda la gestión contra la motosierra de Milei.
 
En ese marco complicado, ¿Por qué Frigerio evita en todo momento reclamarle a Milei lo que le corresponde a Entre Ríos? ¿Es pura claudicación política o no seguir perdiendo más recursos? O entiende que, caído en desgracia Mauricio Macri, Frigerio ahora parece "descubrir" que Milei puede ser su nuevo conductor político y se esperanza con la inesperada posibilidad de que este ultra derechista fanático del mercado, materialice las tradicionales aspiraciones neoliberales del PRO.
 
¿Cuáles son?: liquidación de derechos laborales, recorte drástico de las jubilaciones, eliminación de la moratoria que incorpora a cientos de miles de mujeres al sistema previsional, baja del "costo" salarial y remate de nuestros recursos naturales, tal cual reclaman los grandes capitales extranjeros y nativos. Los macristas se imaginan socios menores de los que explotarán nuestras riquezas a discreción, sin que el Estado ni la sociedad controlen una nueva era de saqueo neocolonial, al que gustan denominar engañosamente "inversiones productivas". Porque lo que señala en definitiva Frigerio con sus actitudes, silencios y declaraciones es que tiene demasiadas coincidencias con Milei.
 
La Opinión Popular
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
El gran fracaso del "Pacto de Mayo"
 
Esta fue la semana del gran fracaso del gobierno de los hermanos Milei y del "Pacto de Mayo", una idea que apuntó a recuperar iniciativa política tras el primer traspié legislativo de la "Ley Bases" y que no sobrevivió al segundo intento fallido por lograr la aprobación. Ese proyecto fundacional del mileísmo anarco capitalista quedó reducido a un tercio para lograr la media sanción en Diputados y el oficialismo fracasó por segunda vez a la hora de obtener un dictamen para su tratamiento en el Senado.
 
En simultáneo, hay claras señales de agotamiento del esquema de corte abrupto del gasto público, la medida que mejor representa los cinco meses y medio de gestión libertaria. El jueves pararon todos los gremios docentes del país y los gobernadores observan con temor lo que se vive en la provincia de Misiones, paralizada por una crisis con los trabajadores del sector público que incluye a policías, médicos y docentes.
 
Habría que comenzar a preguntarse cuánto falta para que, quienes hoy adhieren con fanatismo, pasen a exigir resultados concretos que impacten de modo favorable en sus bolsillos. Porque no hay que olvidar que ese momento, más tarde o más temprano, llegará fatalmente. Y quizá sea ese el tiempo en que recobrarán validez todos los analistas clásicos que hoy se ven desairados por los elevados niveles de apoyo que logra un gobierno que en seis meses no logró ningún resultado, ni siquiera sacar una ley del Congreso.
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
Desconexión de Milei en un país a punto de estallar
 
Sostiene el columnista Rafael Cortes, de Misiones Online, que la depresión se extiende más allá de los pronósticos iniciales. La actividad no encuentra piso, se multiplican los despidos y el consumo se desploma. La mesa está servida para la conflictividad social y las imágenes de esta semana en Misiones son premonitorias para el resto del país. Milei luce cada vez más desconectado con la realidad argentina, con su función de presidente y se siente mucho más pleno en su rol de gurú mundial de la nueva ultra derecha.
 
El contrato electoral que Milei le presentó al ciudadano proponía un esfuerzo inicial a cambio de un beneficio a futuro. La parte del sacrificio se está cumpliendo con creces, aunque a diferencia de lo que prometía el discurso de campaña, el ajuste no lo está pagando la casta, mucho menos la política, lo está pagando casi enteramente lo que el propio presidente denomina "la gente de bien".
 
Pero las certezas se terminan ahí, en el mismo punto en el que empiezan las preguntas. ¿Qué tan profunda será la recesión? ¿Cuánto durará? ¿Quiénes la pagarán? ¿Qué nos espera al otro lado del ajuste? ¿Habrá recuperación y crecimiento o rebote y estancamiento?
 
A casi seis meses de la asunción del nuevo gobierno, seguimos estancados en la etapa depresiva y la caída no encuentra piso. La inflación desacelera, pero está lejos de colapsar como anticiparon el presidente y su ministro de Economía, el endeudador serial Luis "Toto" Caputo, y se sostiene en niveles demasiado altos a pesar del ancla cambiaria y de la licuación de salarios y jubilaciones.
 
Para empiojar un poco más el panorama, el campo está demorando en liquidar exportaciones. Por más que el Gobierno jure que el dólar no se va a mover, los productores lo ven atrasado y prefieren esperar.
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
Datos (muy) duros
 
De acuerdo con datos del Indec, las ventas en los supermercados y mayoristas cayeron 10,7% en marzo y 11,5% interanual en el primer trimestre. Mientras que la economía se retrajo 8,4% en marzo y 5,4% en el primer trimestre. Desde la devaluación con la que Milei inauguró su mandato en diciembre, hasta marzo, el salario promedio perdió por más de 30 puntos porcentuales frente a la inflación y crece el desempleo.
 
De acuerdo con datos del ministerio de Trabajo actualizado a febrero inclusive, desde la asunción de Milei se perdieron más 84.300 puestos de trabajo, de los cuales casi 63 mil corresponden al sector privado, lo que desmiente el discurso oficialista que aseguraba que los despedidos del ámbito público encontrarían trabajo en el sector privado.
 
Desde el sector bancario surge otro dato alarmante: en el primer trimestre del año dejaron de tener actividad casi 275 mil cuentas sueldo, información que se desprende de estadística oficial del Banco Central. Son 275 mil empleos menos.
 
Fiat y Peugeot suspendieron sus actividades y se agregaron a General Motors. La fábrica Akapol, que produce Voligoma, Plasticola, La Gotita, Poxipol, El Pulpito y otras suspendió personal por 60 días. Se suman al cierre de plantas en La Rioja y Catamarca de Textilcom, con despido de 300 trabajadores, la suspensión de FV de 800 trabajadores, de 2.000 de Acindar, 150 de Changomás, 60 de Whirlpool y 100 de Fate, todos por la caída de consumo.
 
Los mercados financieros también empiezan a dudar del programa de Caputo y eso se tradujo esta semana en aumentos de los dólares paralelos y caídas en bonos y acciones. Los pronósticos de los analistas, incluso aquellos más cercanos al pensamiento de Milei, no son halagüeños.
 
"Demasiadas payasadas juntas crearon un momentum: no hay pacto de Mayo, cayó el Merval y los Bonos, subió el Riesgo País y todos los dólares. Encima el mercado ya se dio cuenta que el que llora mama...", publicó en su cuenta de X el economista Carlos Rodríguez, quien fuera jefe de asesores del equipo económico del presidente.
 
Más lapidario fue el libertario Diego Giacomini, ex socio y coautor junto a Milei de varios libros. "Estos meses son lo mejor que el programa económico de Milei puede dar. Va a suceder algo contrario a lo que dice. Se va a complicar la macroeconomía en el segundo semestre. Milei está en una realidad paralela", señaló el viernes en una entrevista con una radio porteña.
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
El rey de su mundo
 
Ajeno a los fatigantes pormenores de la gestión, el presidente se muestra mucho más interesado en su faceta de líder mundial de la nueva derecha que en atender las responsabilidades que le depara su rol al frente del Ejecutivo nacional. Milei es más un propalador de ideas libertarias que un jefe de Estado.
 
Recién llegado de España, donde viajó con fondos públicos para participar de mitin partidario de Vox y para generar una crisis diplomática innecesaria, Milei se auto otorgó el título de "máximo exponente de la libertad a nivel mundial" y como "el político más popular del planeta".
 
A las críticas de opositores que cuestionaron que usara recursos del Estado para un viaje en el que no desarrolló ninguna actividad oficial, respondió con descalificaciones y sin argumentos: "la agenda de los políticos argentinos es la agenda de los liliputienses. Yo estoy en otra liga y eso les molesta porque muestra la insignificancia de los políticos argentos, de lo berreta que son, de lo poco que son, del poco alcance que tienen. Donde yo voy, genero un terremoto", dijo.
 
No queda claro cuál es el beneficio que obtenemos los argentinos con el altísimo nivel de exposición mediática que tiene el presidente, pero a él le parece algo muy importante y siempre lo celebra, como si la satisfacción de su ego personal fuera la solución a alguno de los problemas del país.
 
Su actividad en redes sociales lo muestra como un ególatra obsesivo desconectado de todo lo que ponga en cuestionamiento a su relato y a su concepción de la realidad, rasgo que fue destacado en la nota de tapa que le dedicó la revista Times. "El día que hablamos, Milei le dio me gusta o retuiteó 336 publicaciones, muchas con delirantes elogios hacia sí mismo en mayúsculas", indica el mencionado artículo en el que también consta que "Milei ve el mundo a través del lente de los memes de derecha".
 
Milei está convencido que no tiene por qué responder a los liliputienses que lo critican, le basta con insultarlos o ridiculizarlos, trato al que sometió a economistas como Miguel Ángel Broda o Carlos Melconian, a quienes caracterizó en tono burlón en uno de sus últimos stand up.
 
Pero en los últimos días mostró un grado de desconexión con la realidad que resultó preocupante ante la consulta de un periodista que lo abordó con un reproche por el impacto del ajuste que está haciendo que mucha gente no llegue a fin de mes. "Si la gente no llegara a fin de mes ya se hubiera muerto", replicó con cruel ironía. Es evidente la falta de empatía de Milei. Solo quiere a su hermana Karina y a su jauría de perros.
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
Señales discordantes
 
Imposibilitado de hacer anuncios concretos, el presidente los anticipa y busca con eso mejorar las decrecientes expectativas en el programa de Caputo. En su discurso del acto del 25 de Mayo en Córdoba (donde habló frente a una plaza semivacía) repitió las promesas que había hecho días antes en La Rural: reducir el impuesto PAIS, bajar retenciones y abrir el cepo.
 
Promesas que van en sentido exactamente opuesto a lo actuado hasta ahora (desde que asumió Milei endureció el cepo aumentando el impuesto PAIS y también incrementó las retenciones a las exportaciones) y ponen en riesgo el principio central de su programa económico, el superávit fiscal.
 
La contradicción fue señalada por numerosos analistas, que advirtieron que el superávit fiscal se logró gracias al incremento en la recaudación de retenciones e impuesto PAIS y otros, como la directora de la consultora Eco Go, Marina Dal Poggetto, agregaron que el programa es "cepo dependiente".
 
Con lo cual, las promesas de Milei podrán haber arrancado aplausos entre los productores y empresarios que esperan pacientemente que el presidente cumpla con su promesa de bajar impuestos o que al menos deje de subirlos, pero introdujeron una cuota de incertidumbre entre los analistas de la economía que ahora temen que al presidente se le ocurra eliminar de un plumazo los altos impuestos que sostienen las cuentas fiscales.
 

El Pacto de Mayo, al que Frigerio adhirió sin saber bien a qué, no pudo ser en mayo 
 
Frigerio, Milei y el federalismo
 
En sus Escritos póstumos, Juan Bautista Alberdi , a quien tanto reivindica Milei, dejó constancia: "La Revolución de Mayo fue hecha por Buenos Aires y para Buenos Aires, sin las provincias y contra las provincias. La Revolución de Mayo ha creado el Estado metrópoli, Buenos Aires, y el país vasallo. El uno goza del tesoro, el otro lo produce". La descripción de Alberdi tenía vigencia a finales del siglo 19, cuando su hijo comenzó a publicar los 12 volúmenes que había dejado el pensador tucumano, tuvo la misma vigencia durante todo el siglo 20 y la tiene cada vez con más nitidez.
 
Javier Milei, a diferencia de sus antecesores que lo declamaban, no tiene incorporado el tema del federalismo a sus ideas ni a sus discursos. Tampoco lo ejecuta, más allá de los pocos meses de gestión. Frigerio tampoco tiene asociado el concepto de federalismo. Es más porteño que el tango. Nacido y criado en la Capital Federal, estudió en el Colegio Goethe Schule, en la localidad de Boulogne, y se recibió como licenciado en la Universidad de Buenos Aires.
 
Proveniente del menemismo, fue elegido legislador de la CABA por el PRO, el partido vecinal porteño. Jamás, en sus 53 años, vivió en Entre Ríos. Tal vez no durmió nunca dos noches seguidas en nuestra provincia antes de ser gobernador. Está de lunes a jueves en la provincia y luego se vuelve a su hogar en el Puerto de Buenos Aires.
 
La lucha por el federalismo es fundamental porque en esto meses, desde que asumió Milei, todas las provincias argentinas sufrieron un fenomenal saqueo de recursos nacionales. Y algunas de ellas -Misiones es el desvelo de todos los gobernadores- el corte de fondos la llevó directo a la insolvencia y al conflicto social, pero todas afrontan problemas económicos que no tenían hace seis meses.
 
Para Entre Ríos es importate tener en cuenta el tono conciliador del discurso que leyó el Presidente en Córdoba y la total ausencia de agravios o reproches, sumados a la insistencia con la que reiteró su convocatoria a firmar el "pacto de mayo" dan cuenta de esa circunstancia: el presidente que se auto adjudica méritos históricos y récords de popularidad universal; el que se jacta de haber aplicado el mayor ajuste de la historia y se mira en la tapa de Time, no logró hasta ahora que le aprueben, sin el apoyo del interior, una sola ley.

 
¿La ambición de un gobernador es solo conseguir que el dinero de Nación le llegue a su tesorería provincial? ¿Eso es todo? ¿Qué consiguieron los gobernadores que tienen acuerdos con Milei? No podría afirmarse que la Provincia de Tucumán sea un vergel. Tampoco la Provincia de Corrientes. En definitiva, el problema de Frigerio no es si Milei le envía algo más que una sonrisa -tal como él creyó que le prometía- sino que el gobernador duda acerca de cuál es su proyecto político, más allá de Milei. Porque se va quedado sin padrinos políticos, primero Larreta, después Bullrich y ahora Macri.
 
El gobernador Frigerio busca instalarse en el lugar menos incómodo para él: cercanía institucional a Milei y colaboración total, para no quedar del lado de "los orcos", pero sin reservarse márgenes de independencia para marcar contrastes de gestión y preparar el camino para una diferenciación más expuesta cuando las circunstancias -léase una merma en el apoyo hacia Milei- lo permitan. Parece privilegiar sus intereses personales nacionales antes que su rol de líder político local. 

No tiene en cuenta que la semana que pasó la economía comenzó a mostrar riesgos por los cuatro costados y el Gobierno de Milei está a las puertas de una crisis política que nadie niega: son inminentes los cambios de gabinete y las internas son furibundas. Por lo demás, Milei tiene otros problemas graves, en 6 meses y no ha conseguido ninguna ley trascendente. Ni siquiera hay fecha al respecto, y el DNU 70/23 tambalea en Diputados. Por lo demás, ya se sabe que no habrá despegue en V, y el proyecto económico reducido a recibir dólares frescos del exterior parece que tendrá que revisarse en breve.
 
Tampoco Frigerio considera que La Libertad Avanza presentará candidatos propios en 2025 para comicios de medio término. Esa incursión será un riesgo enorme para el macrismo y para los radicales entrerrianos. Aunque todavía resta más de un año para esa compulsa, en todos los espacios ya se hacen cuentas descontando que una tajada grande de los votos anti peronistas será para los libertarios, si es que el Presidente mantiene vivas las expectativas de domar la profunda crisis económica.
 
La encrucijada asoma ineludible para Frigerio: enfrentarse a Milei o sumarse al libertario de alguna forma. La segunda opción parece inviable: debería dejar el partido que preside en Entre Ríos a través de Eduardo Caminal, su principal encargado en la provincia y con quien pretende construir su candidatura a gobernador para 2027. Frigerio intenta ser hoy el político provincial de mayor llegada a Milei. Sin embargo, esa cercanía, si la logra, no es garantía de nada en términos electorales. Karina "el Jefe" Milei decidirá quién representará los intereses libertarios en Entre Ríos.
 
La Opinión Popular
 
 

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar