La Opinión Popular
                  10:52  |  Sabado 15 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 19-05-2024 / 19:05
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio deja hacer?

¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio deja hacer?
El inexplicable silencio de Frigerio es atronador ante una crisis que amenaza llevarse puestas a la provincia. Si el gobernador no eleva hoy su voz en contra del saqueo es solo por una razón: le teme al escrache de las redes sociales libertarias, a ser sometido por un Milei que no sólo golpea con la billetera a través del corte de flujo de fondos, sino que le produce daño asentado en un apoyo social que para muchos es incomprensible en medio del contexto económico. Por eso, Frigerio es muy locuaz para defender la Ley Bases, pero enmudece en los reclamos a favor de Entre Ríos. Es el "No te metás", que pinta toda una filosofía porteña.
El experimento anarco capitalista que pretende imponer Javier Milei, apunta a un país con pocos muy ricos y una inmensa masa de pobres. Para que crezca la riqueza de unos pocos, a costa de la pobreza de la mayoría, el plan se asienta en un brutal ajuste neoliberal de largo alcance sobre las jubilaciones y las provincias. Los estragos sociales ya son evidentes: los salarios y jubilaciones registraron su caída más grande en décadas, en niveles cercanos a la dramática crisis de 2001; aquella que condujo al estallido y rebelión popular que echó a Fernando De la Rúa. El consumo sigue la misma línea declinante. El malestar, lentamente, empieza a expresarse en las encuestas. Comienza, también, a hallar canales en las calles, como en Misiones, con la rebelión de docentes, personal de salud, judiciales y el amotinamiento policial.

Desde el interior federal surgen las contradicciones reales: un Estado nacional que desde el menemismo entregó obligaciones a las provincias (educación, salud, etc.) retaceando, al mismo tiempo, recursos. Por lo que los Estados provinciales devinieron altamente dependientes de los fondos que el Ejecutivo nacional giraba de manera más o menos discrecional. Y un Interior, con campos e industrias donde se generan los impuestos que recauda la Nación, y Provincias "dueñas" de una riqueza (petróleo, soja, litio) que alimenta las arcas nacionales y calienta los hogares del Puerto de Buenos Aires.

En ese marco, Milei intenta imponer, en forma autoritaria, su ajuste centralista, unitario y porteño céntrico a las provincias
, para aguantar un superávit inhumano, antifederal e insostenible, lo que genera tensiones en todo el interior. La aprobación de la Ley Bases, escrita por los abogados de las grandes empresas, fue la condición extorsiva que impuso Milei a los gobernadores afines y a los oportunistas para que participen del Pacto de Mayo. A cambio les ofrece un supuesto "alivio fiscal" para los Estados provinciales. ¿Podrá Milei prescindir de las provincias? O, planteado de otra manera, ¿cuánto tiempo más podrá gobernar sin las provincias?


Por lo pronto, el Presidente tiene una sola certeza: la Ley Bases no se aprobará antes del 25 de Mayo, como él pretendía. En buena medida, por la impericia del oficialismo, el desorden y las intrigas bajo las que se mueve el espectro libertario. ¿Cómo se planta Rogelio Frigerio frente a esa incertidumbre? El gobernador sigue con nerviosismo las dilaciones. Principalmente, porque considera que necesita con apuro que se restituya el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y que comiencen a levantarse los ingresos fiscales.

El porteño mandatario del PRO en Entre Ríos, en lugar de buscar una alianza federal entre las provincias frente a la arbitrariedad del gobierno central, escribió inmediatamente en Twitter "cuenten conmigo. Estoy de acuerdo con todos y cada uno de los puntos que planteó" Milei. Ahora bien, la cuestión es quién asume el costo político de cumplir con el mandato de déficit cero que exige el FMI. En esa grieta entre Interior y Puerto de Buenos Aires emerge la política. Los gobernadores que no se cortan las vanas por el ajuste, apuestan a mostrar a Milei como responsable único. No es el caso de Frigerio.
 
Frigerio si siquiera intenta evidenciar el profundo conflicto que hay en la relación Milei vs provincias, las tensiones del federalismo que emergen en un país lacerado por un malestar social creciente, ni el descontento de los entrerrianos. Al mismo tiempo, brotan una diversidad de reclamos provinciales que evidencian la creciente desazón.
 
Los programas de orden social y fiscal que debe girar el gobierno de Milei a la provincia de Entre Ríos (así como a todas las jurisdicciones del país) han quedado atrapados en el plan de ajustes que impuso el Presidente anarco capitalista al día siguiente de asumir. Los recortes (y por consiguiente los incumplimientos) se acentuaron hasta el extremo durante estos cinco meses de gestión libertaria.



Es oportuno recordar que no se trata del envío de fondos en virtud de la generosidad del mandatario en particular, sino de programas sustentados en leyes y convenios de distinta naturaleza y relevancia, que no deben ser manejados al libre albedrío de un poder centralista, unitario y porteño. Por ahora, todo está en un equilibrio precario, que podría entrar en fuerte tensión si no se lograra la devolución de aportes nacionales, si hay gastos no previstos o emergencias de las que hay que hacerse cargo.
 
Con datos del Gobierno de Entre Ríos, durante los primeros cuatro meses de este año la provincia recibió apenas el 2,2% del total que se debió transferir para dar cumplimiento a programas y convenios de variada planificación, entre los que se enumeran el sostenimiento de servicios y proyectos en desarrollo social, en educación y en materia ambiental, entre otros.
 
La restricción de fondos que viene perpetrando Milei desde fines del año pasado ha dado lugar complicaciones en la provisión de servicios y de ayudas en la provincia, tal como muestra la situación de comedores, donde faltan todo tipo de insumos para contener la crisis alimentaria que afecta a decena de miles de entrerrianos. Es inadmisible que la poda de Milei afecte la asistencia alimentaria para grupos de riesgo, como también la compra de medicamentos destinados a sectores carenciados, cuyos auxilios no alcanzan con los programas de ayuda que tiene Entre Ríos.
 
Del mismo modo, y en líneas más generales, es inaceptable que una variedad de planes sociales y programas de corte fiscal no recibieran nada durante el cuatrimestre pasado. Sólo por mencionar el área social, el Programa de Fortalecimiento Habitacional sigue en lista de espera para percibir lo que le corresponde. El problema radica en que en este, como en otros compromisos, el poder centralista no aportó un solo peso en cinco meses.

 
Atrás, y sin aparente solución, quedaron los subsidios al transporte público de pasajeros y el pago del Incentivo Docente, dos recortes de inmensa responsabilidad social que se suprimieron sin aviso previo y en otro capítulo de menoscabo a las leyes. En marzo se estimó que el Fonid insumía más del 12% del salario docente y si bien se incorporó a las paritarias, que por ahora no están cerradas, el Gobierno asumió esa responsabilidad de gestionarlo al comienzo de las clases. Sin contar la depreciación por la inflación, los aportes para los docentes, que se sumaban al salario que pagaban las provincias, pasaron de 3018 millones de pesos a 1638 millones, un ajuste del 54,27 por ciento.
 
¿La máxima adoptada por Milei de que "no hay plata" se irá atenuando con el tiempo? Es un slogan que no se puede prolongar sin plazos por la supresión de aportes nacionales creados en la necesidad de fortalecer el federalismo. ¿Sabrá Frigerio cómo recuperar los millones y millones que Milei le viene reteniendo a Entre Ríos? ¿Mientras, traga saliva y espera? ¿O ya se ha resignado a perderlos?
 
Por citar un caso entre tantos, la Caja de Jubilaciones de la Provincia de Entre Ríos es un reflejo de las transgresiones, en el marco de la asistencia a las provincias que no transfirieron sus sistemas previsionales a la Nación. La Caja entrerriana, que en el primer cuatrimestre del 2023 recibió 2462 millones; este 2024 no recibió aporte alguno. Misma suerte tuvieron los recursos para las obras viales por afuera de la red nacional, pasaron de 1251 millones a 0. El déficit operativo de la Caja de Jubilaciones sobresale en relación con el resto de las acreencias del poder central. Y vale la reiteración: son obligaciones que no están sujetas al capricho de Milei, sino al imperio de la Constitución.
 
En ese marco, el inexplicable silencio de Frigerio es atronador ante una crisis que amenaza llevarse puestas a la provincia. Si el gobernador no eleva hoy su voz en contra del saqueo es solo por una razón: le teme al escrache de las redes sociales libertarias, a ser sometido por un Milei que no sólo golpea con la billetera a través del corte de flujo de fondos, sino que le produce daño asentado en un apoyo social que para muchos es incomprensible en medio del contexto económico. Por eso, Frigerio es muy locuaz para defender la Ley Bases, pero enmudece en los reclamos a favor de Entre Ríos. Es el "No te metás", que pinta toda una filosofía porteña.
 
La Opinión Popular
 
¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio dejar correr? 
 
La Ley de Bases se empantana y el Acuerdo de Mayo se aleja de mayo
 
El régimen de miseria planificada, que pretende imponer La Libertad Avanza con el tratamiento de la Ley de Bases en comisiones del Senado está resultando más complicado de lo que preveía Javier "el Loco" Milei y, a una semana de la emblemática fecha elegida para rubricar el pacto con los gobernadores, no hay posibilidad de llegar con la ley votada.
 
Las provincias patagónicas siguen firmes con su rechazo a la reinstauración de la cuarta categoría de ganancias, modificación fundamental para sostener la meta fiscal que se impuso el Gobierno nacional, el RIGI exhibe costados oscuros, con olor a negociados, que los funcionarios libertarios no consiguen aclarar y a esta altura parece imposible que el proyecto se apruebe sin modificaciones, lo que obligaría a volver a tratar el asunto en Diputados.
 
Incluso entre los libertarios no hay consenso respecto a cómo lidiar con el asunto. Hay quienes piden acelerar las negociaciones porque consideran a la Ley de Bases como una herramienta fundamental para avanzar en la delirante transformación que pretenden, pero hay otros que tienen menos apuro y creen que un nuevo revés legislativo le daría al Gobierno argumentos en la línea del ridículo "principio de revelación" que resultarían muy útiles para sostener la épica de la lucha contra la casta. Desde esta tribuna sueñan incluso con Milei firmando su propio pacto de mayo no con los gobernadores sino "con la gente".
 
El poroteo muestra a un Senado dividido con el bloque de UP plantado en la vereda de la oposición y con los dialoguistas presentando objeciones, incluso entre las filas del PRO, el bloque más cercano a los libertarios.
 

¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio dejar correr? 
 
Avances y retrocesos de la economía anarco capitalista
 
La inflación bajó en abril por cuarto mes consecutivo después del fogonazo de diciembre, provocado por la devaluación dispuesta por Milei cuando recién asumía. La crisis que generó el gobierno de Milei ya supera al 2001, el macrismo y hasta la pandemia. En abril, el consumo en hipermercados cayó un 15,4%; la industria se desplomó un 17,2% en marzo y la construcción, con la inédita paralización de la obra pública, más del 42%. Esas tres actividades explican la mayoría del PBI, por lo que los especialistas ven un escenario de difícil retorno.
 
Los debates sobre la marcha del plan económico son bien conocidos. Algunos economistas han sostenido que el superávit fiscal no es sostenible, que se han sumado reservas al costo de acumular endeudamiento, que el costo social es altísimo e innecesario, que la combinación de profunda recesión y alta inflación refleja que el plan de estabilización, si existe, es malo, que el Gobierno festeja como una llegada a la meta pequeños triunfos que pueden revertirse y, sobre todo, que el atraso cambiario acumula tensiones que, como tantas otras veces, producirán un sacudón tarde o temprano.
 
Sostiene Rafael Cortes, columnista de Misiones Online, que la baja en los niveles de consumo en prácticamente todas las actividades es la principal explicación para la caída de la inflación, lo que abre un interrogante respecto a cómo se comportarán los precios si, como anticipan desde el Gobierno, se produjera una reactivación pronunciada de la economía y se recuperan los salarios.
 
Pero lo cierto es que las señales de reactivación todavía no aparecen por ninguna parte. El último informe de la UIA marcó que la actividad del sector cayó más del 20% en el primer cuatrimestre. Los despachos de cemento se derrumbaron 30% y la producción de acero un 40%.
 
El empleo empieza a sentir el rigor de la recesión. En menos de un mes casi una decena de empresas de primera línea informaron despidos. Por ejemplo, ChangoMas anunció 150 cesantías y anticipó que avanza en un plan de readecuación en función de la demanda y la fábrica de neumáticos FATE despidió a más de cien empleados.
 
Los que conservaron su trabajo perdieron poder adquisitivo. Según un informe publicado por el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), los ingresos de los trabajadores se vieron fuertemente golpeados durante diciembre y enero.
 
En enero la caída real del salario llegó a 21,3%, siendo más importante aún en las clases bajas por el fuerte salto de los alimentos y bebidas, uno de los rubros más sensibles que durante el último mes de 2023 y los primeros dos de 2024 acumuló un alza superior al 65%.
 
Otro dato positivo que mostró la macro esta semana fue que el Sector Público Nacional registró en abril superávit financiero por cuarto mes consecutivo, esta vez de $17.409 millones, producto de un superávit primario de $264.952 millones y de intereses de la deuda pública neto de pagos intra-sector público por $247.543 millones.
 
Si bien se sostiene el superávit primario, es cada vez más corto. Los 264 mil millones de abril resultan una cifra 57% menor que el resultado de marzo, un 78% menor que la de febrero y un 86% menor que la de enero.
 
Los números muestran que el efecto fiscal de la licuación inicial se va diluyendo mes a mes, tendencia que se pronunciaría con la vigencia de la nueva movilidad jubilatoria. De allí la necesidad del Gobierno de aumentar la presión fiscal a través de, por ejemplo, la reinstauración del impuesto a las ganancias para los trabajadores.
 
Otro aspecto a tener en cuenta para asegurar la continuidad del superávit fiscal pasa por los subsidios a los servicios. Allí el objetivo fiscal choca con el objetivo inflacionario. De hecho, Milei postergó subas en las tarifas y aumentó los subsidios al transporte público del AMBA para evitar que la inflación vuelva a calentarse.
 
Pero el aspecto que más cuestionan los analistas de raigambre liberal ortodoxa es la política cambiaria, crítica que enfurece al presidente Milei, quien expresó su ira en el almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción.
 
Ante un selecto grupo de empresarios que esperaba algún anuncio, el presidente se despachó con un stand up plagado de ácidas y ocurrentes críticas a los analistas que advierten por un supuesto atraso en el tipo de cambio.
 
Son varios los economistas, muchos de ellos muy cercanos al pensamiento del presidente, los que advierten que Argentina se está volviendo cada vez más cara en dólares y eso penaliza a los exportadores y amenaza a la industria nacional.
 
Como respuesta, Milei volvió a negar de forma terminante que vaya a impulsar una nueva devaluación o a acelerar el crawling peg. Como argumento principal se limitó a desacreditar a quienes lo cuestionan: "han currado durante años con sus análisis berretas y ahora necesitan justificar porque le pifiaron", dijo, antes de calificar a todos los que no están de acuerdo en un 100% con sus políticas como "liberticidas, chantas, caraduras y deshonestos intelectuales". Ante cualquier advertencia, Milei insulta, humilla, imita, ofende, agrede. Es parte de la personalidad presidencial: interpreta cualquier crítica o advertencia como una ofensa.
 

¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio dejar correr? 
 
Viaje partidario con recursos públicos
 
Después abordó el avión presidencial para viajar a Madrid por cinco días sin agenda oficial y con una actividad central: su participación como estrella en un congreso de partidos europeos que añoran la Edad Media, la cumbre de la ultraderecha nacionalista europea convocada por la agrupación VOX, una agrupación muy minoritaria dentro de la escena política española y con posturas extremas para los estándares de la Unión Europea. 

Milei participa, en Madrid, de la que probablemente sea la mayor reunión de dirigentes fascistas de Europa desde que Adolf Hitler visitó Roma en 1938. Que el viaje -pagado por los contribuyentes- no incluya ninguna gestión oficial aparente, no ha motivado mayores reflexiones a la "gran" prensa porteña. Tampoco, la ya evidente desatención de los deberes de la presidencia en favor de consolidar un supuesto "prestigio" internacional, con miras a una futura carrera como conferencista.

Otros líderes de derecha, como el primer ministro húngaro Viktor Orban y la premier italiana Giorgia Meloni prefirieron no viajar a España, aunque estuvieran mucho más cerca que Milei, para evitar tensiones con el gobierno de Pedro Sánchez, al que constantemente petardean desde VOX. 
Hubo una manifestación en Madrid contra Milei y el cónclave fascista de Vox: "La ultraderecha no es bienvenida", fue la consigna.

 
El Presidente participa en España de una cumbre de partidos que tienen en común el odio a los inmigrantes. Entre esas personas, es una especie de héroe. "...Asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino...", dice el prólogo de la constitución de 1853. ¿Qué diría Juan Bautista Alberdi al verlo rodeado de esa gente?
 
¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio dejar correr? 
 
Peronismo nacional ante el desafío de rearmarse
 
Mientras intenta complicarle los planes de Milei en el Senado, el peronismo vive días de internas. El encuentro en el edificio de calle Matheu, encabezado por la mesa de conducción nacional del PJ que integran Axel Kicillof, Juan Manzur y Lucía Corpacci, entre otros, dejó imágenes elocuentes del estado de las cosas. Aunque hubo coincidencias en llamar a un plan de acción contra la gestión libertaria, las voces críticas se hicieron oir.
 
Hubo cuestionamientos abiertos a la figura de Máximo Kirchner por ese llamado inconsulto a elecciones anticipadas y alguno se animó a plantear que "el dedo" de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner "ya no puede ser el que arme las listas". A pesar de algunas bajas, el mayor capital con el que cuenta Unión por la Patria (UxP) son la decena de gobernaciones y las bancas en el Congreso. En este contexto de necesidad de LLA de obtener herramientas legislativas, se han revalorizado aún más.
 
Durante la semana hubo dos hechos clave para el Partido Justicialista en el orden nacional. Por un lado, el presidente del PJ bonaerense -el distrito electoral más gravitante del país- Máximo Kirchner definió convocar a elecciones de autoridades para el 17 de noviembre (Día de la Militancia). El diputado y referente K buscó marcarle la cancha al Consejo Nacional del PJ, que el martes tuvo que fijar para la misma fecha el llamado propio para reemplazar a Alberto Fernández (se le otorgó una licencia).
 
En el documento final que se elaboró tras la cita, además, se pidió a los legisladores nacionales que rechacen la Ley Bases y se llamó a una movilización al Congreso para el día que se vote el proyecto. En la mesa chica del peronismo que efectuó ese pronunciamiento estaba sentado el entrerriano Gustavo Bordet, al lado del gobernador bonaerense Axel Kicillof y de su Jefa de Asesores, Cristina Álvarez Rodríguez (es sobrina nieta de Evita); de la senadora Lucía Corpacci; de Gildo Insfrán y de Eduardo Wado de Pedro, entre otros.
 
El ex gobernador entrerriano es una de las figuras nacionales que aspira y opera para quedar en cargos de la conducción nacional para los meses que vienen. Sucede que, cuando se aprobó el alejamiento del ex Presidente, se acordó que una Mesa de Acción Política comandaría el armado hasta que se concretara el proceso electoral. El organismo de contingencia estaría, a priori, integrado por representantes de distintas vertientes. La CGT, incluso, reclamó participación.
 
Estaba previsto que en el último encuentro se abordara este asunto, pero no sucedió ¿Qué pasó? Diversas fuentes dieron detalles sobre cómo fue la cocina de la decisión de posponerlo para los próximos 15 días. El motivo es uno solo: la disputa entre el kirchnerismo y Kicillof está eclipsando el resto de la agenda peronista. Los K son, para algunos, la piedra en el zapato peronista.
 
El cristinista De Pedro propuso que se fechara la interna nacional en concordancia con la de la provincia de Buenos Aires. Kicillof expresó que no estaba de acuerdo. En el justicialismo dicen ser conscientes de que tienen que ordenarse puertas adentro para mirar hacia las parlamentarias de 2025, no querían quedar como que fueron condicionados por Máximo Kirchner. La discusión fue acalorada y las líneas se habrían enrostrado entre sí el no actuar de manera orgánica. También se planteó la carencia de fondos para llevar adelante una campaña interna y las dificultades de un clima social de crisis y reticente a las disputas políticas. 
 
Hay varios dirigentes con aspiraciones y vínculos para encauzar el PJ nacional hasta noviembre. La catamarqueña Corpacci sería la favorita de Cristina y no disgustaría a Kicillof. La primera opción del economista bonaerense, sin embargo, sería Álvarez Rodríguez.
 
Kicillof es la figura emergente del naufragio peronista y ocupa el espacio de mayor poder. En Florencio Varela, el gobernador encabezó un plenario de la militancia en el que criticó duramente a Javier Milei, se plantó como alternativa del peronismo progresista y aperturista y dejó inaugurado su espacio formalmente.
 
"Se siente, se siente, Axel presidente",  se escuchó en el predio en el que no hubo ni atisbos del camporismo. El kicillofismo viene armándose desde hace meses en las provincias, con envío de recursos incluido, y hay muchos interesados en integrarlo. En ese contexto se anotan los mitines que mantuvo con sus colegas Ignacio Torres, de Chubut, y Maximiliano Pullaro, de Santa Fe.
 

¿Hasta cuándo toleraran los entrerrianos el saqueo de recursos de la Provincia que Milei ejecuta y que Frigerio deja correr? 
 
El peronismo entrerriano comienza a movilizarse
 
El ascenso al poder de Milei en la Nación y de Frigerio en la Provincia, revolvió el ambiente político peronista entrerriano y lo puso patas para arriba. La principal fuerza opositora de Entre Ríos se acomoda en su nuevo rol. Luego de 20 años en el poder, de pronto parece que no hay quien mande. Y se impone el debate horizontal.
 
En Entre Ríos, la situación del peronismo también es de incomodidad, pero por la posición de Frigerio. El gobernador local es el principal aliado de Milei en el interior y eso descoloca por momentos a la dirigencia comarcana, radicales incluidos, donde sobrevive con esfuerzo un ala crítica a Milei. Si bien estos sectores no peronistas le reconocen la viveza, dudan por momentos hasta dónde llegará con su afinidad con la Casa Rosada.
 
El justicialismo más tradicional y el más cercano a Bordet buscan cobijo en las cercanías de la Legislatura y del Municipio capitalino donde gobierna Rosario Romero. Todos están incómodos en ese nuevo escenario. Hay dirigentes de distintos colores que navegan por la indefinición y no se puede determinar con precisión si son oficialistas u opositores en relación al oficialismo. El peronismo, sobre todo, sigue padeciendo la pérdida del poder nacional y comienza a reaccionar lentamente ante las nuevas circunstancias planteándose de qué manera encarar la reconstrucción. 
 
En su nuevo rol opositor, el PJ enfrenta el desafío de recuperar su vida interna para volver a movilizarse, el mejor modo de procesar la derrota para habilitar una necesaria renovación -de dirigentes, pero principalmente de prácticas- que lo vuelva a poner al frente de los reclamos de la sociedad.
 
Y ya hay señales concretas en ese sentido. El PJ llegó a un consenso en la provincia y se arribó a una lista de unidad para la renovación de autoridades partidarias, que está encabezada por el ex gobernador José Cáceres, un dirigente de Paraná con amplia experiencia en la gestión de gobierno pero también fogueado en la lucha desde la oposición, debido a su larga trayectoria política.
 
Lo acompaña en la Departamental Paraná del PJ, Jorge "Kinoto" Vázquez Arrieta, un dirigente surgido de la legendaria y combativa Juventud Peronista, y actual referente de la CTA de la Capital provincial. Esto permitirá ligar las luchas reivindicativas gremiales con la política. "Considero que estamos en un tiempo donde hay que apostar mucho a lo colectivo y a que el peronismo vuelva a recuperar esa esencia de que la construcción es de abajo para arriba, no podemos seguir con cuestiones que tienen que ver más con círculos cerrados, con cuestiones donde hay bendiciones o franquicias. Ahora hay que hacer un trabajo que tiene que ver con recuperar nuevamente la confianza con la gente", señaló Vázquez.
 
La nueva conducción se concretó en la presión que Edgardo Kueider recibe de parte del peronismo. El Consejo Provincial del PJ de Entre Ríos sostuvo que quienes acompañen la aprobación de la Ley Bases "serán cómplices de las nefastas consecuencias que acarreará para nuestra sociedad". Los escaños también serán los protagonistas de la batalla electoral próxima, el año que viene.
 
En esta interna, Gustavo Bordet se mantiene estoico, es un hombre de mucha paciencia. Los días del ex gobernador transcurren entre Buenos Aires y Entre Ríos, de reunión en reunión. Dirigentes provinciales, justicialistas disidentes y hasta referentes sueltos pasan por su agenda. Bordet habla con todos y tiende lazos para la unidad. No sólo eso: dentro del bloque de Unión por la Patria es escuchado y, cuando es necesario, sienta posturas firmes.
 
En los alrededores del despacho la Casa de Gobierno, consignan que Frigerio siente que su postura dialoguista le permitió recibir algunos beneficios financieros para la provincia y mantener hasta ahora la paz social. Pero, por estas horas preocupa en el oficialismo la situación y la relación con sectores de los gremios de estatales y docentes. Si bien venían con cierto diálogo, los sindicatos no están conformes con las ofertas derivadas de las rondas paritarias que consideran demasiado magras frente a la inflación desbordada. El fantasma del estallido reciente en Misiones recorre las provincias.
 
La Opinión Popular
 

 

 

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar