La Opinión Popular
                  03:24  |  Lunes 20 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 08-05-2024 / 10:05
“ES EL GEN PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UN PAÍS ARRASADO, FUERTEMENTE POLARIZADO, CON DESIGUALDAD PROFUNDA Y SIN CLASE MEDIA”, AFIRMAN

Radicales entrerrianos pidieron a la senadora Olalla que se oponga a determinados puntos de la Ley Bases

Radicales entrerrianos pidieron a la senadora Olalla que se oponga a determinados puntos de la Ley Bases
Otro sector de la UCR de Entre Ríos salió a cuestionar su rechazo a lo votado por los diputados radicales. “La ley ómnibus privatizadora y con reforma laboral es el gen para la construcción de un país arrasado, fuertemente polarizado, con desigualdad profunda y sin la clase media que ha caracterizado a nuestro país”, afirman. Y piden a la senadora Stella Olalla que revierta la “equívoca decisión de la mayoría de los diputados”.
En una carta abierta a los senadores de la UCR (la única por Entre Ríos es la paranaense Stella Olalla) un grupo de radicales entrerrianos, encabezados por Raymundo Kisser, Leandro Arribalzaga y Guillermo Vázquez, enumeran los puntos que se deberían rechazar en cada capítulo de acuerdo con los principios del partido.
 
La publicación viene a sumarse al rechazo que otros radicales de Paraná ya plantearon frente al proyecto que impulsa el presidente Javier Milei.
 
A continuación, el texto completo de la carta abierta a la senadora Olalla:
 
Quienes suscribimos esta carta abierta, afiliados y simpatizantes de la Unión Cívica Radical, nos dirigimos a usted para solicitarle, al momento de la revisión de la media sanción de la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, su voto negativo a las cuestiones que detallaremos a continuación.
 
En principio, consideramos que esta norma, pomposamente denominada «Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos», es innecesaria, dado que nuestra Constitución nacional y nuestro amplio repertorio legal ya han establecido las bases y puntos de partida para nuestra libertad. Este proyecto de ley constituye una falacia que, con argumentos engañosos, intenta implantar un régimen jurídico despiadado e injusto, en contradicción con lo establecido en nuestra Constitución Nacional.
 
La democracia que respaldamos todos los argentinos se ve comprometida cuando no existe separación de poderes, lo que afecta al federalismo y genera situaciones de inseguridad social. Esto es algo que el radicalismo no puede dejar de señalar.
 
La primera es la Declaración de la Emergencia y Delegación de facultades, donde radica nuestra principal preocupación. Los radicales hemos adoptado históricamente una postura de rechazo hacia las delegaciones que operan en el marco pleno del Estado de Derecho. Esta postura justifica nuestra decisión de votar en contra de dicha delegación.
 
En lo referente a la Reforma del Estado, que incluye la Privatización de Empresas Públicas y la cuestión del Empleo Público, si se votara afirmativamente estaríamos respaldando a aquellos que consideran al Estado como «una organización criminal». Esto implica otorgar herramientas a aquellos que no comparten nuestra visión del Estado y no están interesados en mejorar su funcionamiento para lograr una gestión pública transparente, ágil, eficiente, eficaz y de calidad en la atención, ni en promover el bien común. Su enfoque se centra en reducir la estructura estatal argumentando la necesidad de disminuir el déficit, lo que deja a la sociedad, especialmente a los sectores más vulnerables, sin el auxilio necesario en una realidad tan hostil como la que enfrenta la Argentina en la actualidad.
 
Instamos con firmeza al rechazo de la propuesta relacionada con los trabajadores públicos, quienes enfrentarían la posibilidad de ser colocados en «situación de disponibilidad» y, eventualmente, «automáticamente desvinculados» en un plazo de un año. Para los radicales, que abogamos por la inclusión del artículo 14 bis en nuestra Constitución Nacional como un importante avance y modernización, la estabilidad laboral plena es un principio irrenunciable. No anticipábamos enfrentarnos nuevamente a disposiciones legislativas que pongan en riesgo la paz social de miles (o millones) de argentinos.
 
El Instituto Mosconi ha realizado un exhaustivo análisis sobre el bloque temático relacionado con la Energía. Apoyamos firmemente la solicitud de tener en cuenta sus consideraciones para poder modificar el texto de la media sanción respecto al Marco Regulatorio del Gas Natural y al Marco Regulatorio Eléctrico, especialmente en nuestra provincia, donde el costo energético representa una de las principales barreras para nuestro desarrollo.
 
En calidad de defensores de la sustentabilidad y la Constitución de Entre Ríos, solicitamos que no se respalde el capítulo referente a una legislación ambiental uniforme, ya que esto claramente busca evitar el debate que se está llevando a cabo en muchas comunidades para promover una mayor democracia ambiental.
 
Si bien somos proclives a la modernización laboral, consideramos que esta no debe limitarse a la modificación de la ley 24.013. Muchos países han implementado otros incentivos para reducir la precarización laboral, que lamentablemente está aumentando significativamente. Por lo tanto, pedimos que no se apoye dicho capítulo ni la modificación de la ley de Contrato de Trabajo, especialmente en lo que respecta a la creación de la figura de colaboradores de los trabajadores independientes, ya que claramente constituye un fraude laboral. La OTR y la Convención Nacional tienen una posición al respecto, pero si hay alguien a quien debemos seguir en este tema, son las enseñanzas del recordado senador Agustín Brasesco, quien nos brindó valiosas lecciones al respecto.
 
Hay dos temas en los que el proyecto pone en riesgo la Ética de la Solidaridad: el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) y el Previsional.
 
Desde el punto de vista ético, el RIGI representa una clara oportunidad para el lavado de dinero en un contexto globalizado. La aprobación de esta ley proporcionaría las condiciones ideales para que esta práctica se instaure y se blanquee dinero ilícito. Por ende, su contribución para evitar este escenario sería rechazar este capítulo fiscal.
 
En términos de solidaridad, la abolición de la moratoria previsional dejaría desamparados a miles de hombres y mujeres, particularmente a estas últimas, quienes han trabajado durante décadas en condiciones precarias. Resulta injusto perdonar a quienes no cumplieron con sus aportes y castigar a aquellos que no son responsables de esta situación. Por lo tanto, su aporte para evitar esta injusticia, sería rechazar este capítulo.
 
La ley ómnibus privatizadora y con reforma laboral es el gen para la construcción de un país arrasado, fuertemente polarizado, con desigualdad profunda y sin la clase media que ha caracterizado a nuestro país. La media sanción rompe el esquema de ascenso social que permite a los argentinos aspirar a una democracia de iguales, al poner en discusión la estabilidad laboral, las indemnizaciones por despidos, el derecho a huelga y el restablecimiento del impuesto a las ganancias para cientos de miles de trabajadores.
 
Además, lanza una ola de privatizaciones, favorece el blanqueo de narcos y lavadores, y allana el camino para la llegada de fondos especulativos y la entrega de nuestras riquezas naturales poniendo el riesgo la posibilidad de desarrollo y crecimiento no sólo a quienes habitamos hoy este suelo sino, también, a las generaciones futuras.
 
Tenemos plena confianza en que el Senado de la Nación pueda revertir esta equívoca decisión de la mayoría de los diputados, y así brindar a la república la oportunidad de construir sobre amplios consensos un ordenamiento jurídico que garantice y facilite la gobernanza y la gobernabilidad. Es momento de poner un alto a esta ley que atenta contra los cimientos mismos de nuestra democracia y el bienestar de nuestros ciudadanos.
 
Raymundo Arturo Kisser, Leandro Arribalzaga, Guillermo Enrique Vázquez, Antonio Sala, Fabián Bordet, Maximiliano Jesús Bocedi, Pedro Aguer, Edgardo Sanguineti , Pablo Soria, Ricardo G. Rodríguez, Luis Ángel Beber Ariel Alfredo Garay, Maximiliano Luna Agustín Buschiazzo Alejandro Cohen Sol Zufiaurre, José Luis Quiroz, Esmeralda María Zufiaurre, Claudia Patricia Sánchez, Alvaro Alejandro Guiffrey, Felipe Ariel Martínez, Jorge Idacio Fernández, Elsa Anelia Sanabria, Franco Luciano Parlatto, Edith Noemí García, Carlos Guillermo Manuel Barbieri, Liliana Beatriz Varela, Eduardo Della Giustina, Fabiana Heinrich, Carmen Esther Antelo, Néstor Osvaldo García, Raúl Lesca, Julio Tomas Aguirre, Silvia Alicia Zufiaurre, Juan Manuel Preisler, Oscar Treppo, Cesar Velzin, Yanina Pagani, Ofelia Sauthier, Mariano Andrés Peter, Nancy María Joannas, Corina Romero, Gladys Montenegro, José Luis Zufiaurre, Federico Cettour, Liliana González, Víctor Néstor Orcellet.
 
Fuente: Página Política
 
Agreganos como amigo a Facebook
19-05-2024 / 19:05
El experimento anarco capitalista que pretende imponer Javier Milei, apunta a un país con pocos muy ricos y una inmensa masa de pobres. Para que crezca la riqueza de unos pocos, a costa de la pobreza de la mayoría, el plan se asienta en un brutal ajuste neoliberal de largo alcance sobre las jubilaciones y las provincias. Los estragos sociales ya son evidentes: los salarios y jubilaciones registraron su caída más grande en décadas, en niveles cercanos a la dramática crisis de 2001; aquella que condujo al estallido y rebelión popular que echó a Fernando De la Rúa. El consumo sigue la misma línea declinante. El malestar, lentamente, empieza a expresarse en las encuestas. Comienza, también, a hallar canales en las calles, como en Misiones, con la rebelión de docentes, personal de salud, judiciales y el amotinamiento policial.
 
Desde el interior federal surgen las contradicciones reales: un Estado nacional que hace décadas entregó obligaciones a las provincias (educación, salud, etc.) retaceando, al mismo tiempo, recursos. Por lo que los Estados provinciales devinieron altamente dependientes de los fondos que el Ejecutivo nacional giraba de manera más o menos discrecional. Y un Interior, con campos e industrias donde se generan los impuestos que recauda la Nación, y Provincias "dueñas" de una riqueza (petróleo, soja, litio) que alimenta las arcas nacionales y calienta los hogares del Puerto de Buenos Aires.
 
En ese marco, Milei intenta imponer, en forma autoritaria, su ajuste centralista, unitario y porteño céntrico a las provincias, lo que genera tensiones en todo el interior. La aprobación de la Ley Bases, escrita por los abogados de las grandes empresas, fue la condición extorsiva que impuso Milei a los gobernadores afines y a los oportunistas para que participen del Pacto de Mayo. A cambio les ofrece un supuesto "alivio fiscal" para los Estados provinciales. ¿Podrá Milei prescindir de las provincias? O, planteado de otra manera, ¿cuánto tiempo más podrá gobernar sin las provincias?
 
Por lo pronto, el Presidente tiene una sola certeza: la Ley Bases no se aprobará antes del 25 de Mayo, como él pretendía. En buena medida, por la impericia del oficialismo, el desorden y las intrigas bajo las que se mueve el espectro libertario. ¿Cómo se planta Rogelio Frigerio frente a esa incertidumbre? El gobernador sigue con nerviosismo las dilaciones. Principalmente, porque considera que necesita con apuro que se restituya el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y que comiencen a levantarse los ingresos fiscales.
  
El porteño mandatario del PRO en Entre Ríos, en lugar de buscar una alianza federal entre las provincias frente a la arbitrariedad del gobierno central, escribió inmediatamente en Twitter "cuenten conmigo. Estoy de acuerdo con todos y cada uno de los puntos que planteó" Milei. Ahora bien, la cuestión es quién asume el costo político de cumplir con el mandato de déficit cero que exige el FMI. En esa grieta entre Interior y Puerto de Buenos Aires emerge la política. Los gobernadores que no se cortan las vanas por el ajuste, apuestan a mostrar a Milei como responsable único. No es el caso de Frigerio.
 
Frigerio si siquiera intenta evidenciar el profundo conflicto que hay en la relación Milei vs provincias, las tensiones del federalismo que emergen en un país lacerado por un malestar social creciente, ni el descontento de los entrerrianos. Al mismo tiempo, brotan una diversidad de reclamos provinciales que evidencian la creciente desazón.
 
Los programas de orden social y fiscal que debe girar el gobierno de Milei a la provincia de Entre Ríos (así como a todas las jurisdicciones del país) han quedado atrapados en el plan de ajustes que impuso el Presidente anarco capitalista al día siguiente de asumir. Los recortes (y por consiguiente los incumplimientos) se acentuaron hasta el extremo durante estos cinco meses de gestión libertaria.
 

19-05-2024 / 11:05
19-05-2024 / 10:05
17-05-2024 / 12:05
17-05-2024 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar