La Opinión Popular
                  02:42  |  Lunes 20 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 05-05-2024 / 21:05
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos
Rogelio Frigerio acompañó intensamente, como ningún otro gobernador, el proyecto de Ley Bases XS del anarco capitalista Javier “el Loco” Milei que apunta a un modelo de país arrasado, con profunda desigualdad social y sin clase media. Sus diputados: Francisco Morchio, Atilio Benedetti, Marcela Antola y Pedro Galimberti, votaron jubilosamente la media sanción de la nueva versión de la Ley Bases, de la que el porteño destacó supuestos "avances importantes" en materia de modernización laboral, y que fue redactado por los estudios de abogados de las grandes corporaciones, que son los que realmente mandan.
Rogelio Frigerio acompañó intensamente, como ningún otro gobernador, el proyecto de Ley Bases XS del anarco capitalista Javier "el Loco" Milei que apunta a un modelo de país arrasado, con profunda desigualdad social y sin clase media. Sus diputados: Francisco Morchio, Atilio Benedetti, Marcela Antola y Pedro Galimberti, votaron jubilosamente la media sanción de la nueva versión de la Ley Bases, de la que el porteño destacó supuestos "avances importantes" en materia de modernización laboral, y que fue redactado por los estudios de abogados de las grandes corporaciones, que son los que realmente mandan.
 
Con el apoyo de la "casta" macrista, de las "ratas", los "tibios" y "detestables" radicales, según Milei; y la anuencia de algunos gobernadores a los que el libertario prometió "mearlos"; el pretexto de los que votaron fue darle más herramientas a la derecha empresarial. No a Milei, a la derecha para que haga lo que se le dé la gana con el país. Para utilizarla en contra del pueblo. No obstante, Frigerio afirmó: "Es importante que el Senado ratifique la media sanción de Diputados y le otorgue las herramientas al Presidente para poder gobernar y gestionar". Y agregó que "necesitamos generar más certidumbre y la sanción de la Ley Bases y el paquete fiscal van a ese camino". ¿Certidumbre para quién, para los ricos, sus verdaderos mandantes?

La contra reforma laboral que Milei impulsa con la Ley Bases, y que Frigerio apoya, pretende cambiar el régimen de indemnizaciones para que las patronales despidan más fácil y barato, perdona a los empresarios que tienen trabajadores en negro no registrados, facilita la tercerización y los despidos discriminatorios. Además en el empleo público ataca el derecho de huelga y permite despedir aunque estén con licencias o enfermedades. Encima le roba la posibilidad de jubilarse a las mujeres que trabajaron precarizadas y le saca el monotributo social a los más necesitados, 1.200.000 de personas de bajos recursos. No habrá ningún tipo de certidumbre para los trabajadores y desocupados entrerrianos.

La Ley Bases no tiene un solo beneficio para ningún comprovinciano trabajador en particular o para ninguna actividad local, ni para el conjunto de la sociedad entrerriana. Solo robustece las ganancias de los más ricos, de los privilegiados, reduciendo el Impuesto a los Bienes Personales, empobreciendo la clase trabajadora actualizando salarios y jubilaciones por debajo de la inflación; y a la clase media con la reinstalación del abusivo Impuesto a las Ganancias. Con amenazas y extorsiones a los gobernadores, Milei intentará que el Senado apruebe su iniciativa. 
¿Frigerio seguirá a Milei sin nada a cambio?


¿Que pretende conseguir Frigerio con su mileinomía exaltada? Los meses que lleva la administración macrista de la Provincia están marcada a fuego por el tsunami que representó el arribo al poder de la gestión libertaria y por aquella furia inicial de Milei contra: los gobernadores, el interior federal y el Estado presente que las provincias deberían sostener. El resultado es la gestión temerosa y paralizada de Frigerio que trata de hacer pie en un escenario adverso "y sin plata", donde tampoco abundarán las obras, la marca del peronismo entrerriano del ex gobernador Gustavo Bordet.

Fue tan inesperado aquel sermón presidencial inaugural contra los gobernadores, que el blandengue Frigerio recapacitó su posicionamiento respecto de la gestión libertaria. La regla fue que cada vez que se refirió a la Nación o al Presidente, Frigerio habló en términos muy amigables, en consonancia con el diálogo que intenta mantener con el ministro del Interior, Guillermo Francos. El mensaje fue bajar los decibeles internos por los severos problemas de gestión provincial y los cuestionamientos del PJ entrerriano. Y porque Milei y Frigerio tienen en común el neoliberalismo del "libre mercado", para que los empresarios remarquen los precios a piacere.

Por ello, desde la Casa Gris no paran con la producción de gestos y señales de identificación con el experimento anarco capitalista, dejando de lado el Estado presente; la defensa de la cultura; la ayuda social y los boletos gratuitos; los aportes a los municipios; el apoyo a las universidades nacionales y la expansión territorial de la Uader; las facilidades para el pago del tarifazo nacional; las banderas de los derechos humanos, y un mensaje productivista que contraste con la visión fiscalista y de especulación financiera de la Casa Rosada. Es lo que el peronismo haría y nada de eso está imaginando Frigerio.
 
Durante estos meses, Frigerio ni siquiera se limitó a ejercer el estrecho margen de maniobra que deja en Entre Ríos el predominio nacional libertario. La semana que pasó, ese margen pareció ampliarse: la impresionante marcha contra el desfinanciamiento universitario mostró una primera grieta en el respaldo de sectores medios a Milei y, en simultáneo, su Gobierno cedió mucho más de lo que la oposición colaboracionista esperaba a los fines de que se apruebe en Diputados una "Ley Ómnibus" mucho más reducida y lavada que la que fue retirada en febrero pasado. A varios gobernadores se les concedió todo lo que pidieron sus diputados en el tratamiento en comisión. Son los casos de Córdoba, que pudo reactivar la obra del gasoducto Néstor Kirchner; y de Mendoza, que recibió un aporte de U$S 1.000 millones para una obra hídrica. Se ignora si consiguió algo Frigerio.
 
Si consiguió algo, ahí se agotan los pequeños éxitos frigeristas en tiempos de Milei. Para el porteño gobernador, la gestión se complejizará y los problemas se agravaran, algunos al extremo. La caída de ingresos propios, la reducción sustancial de la coparticipación -que se compensará en parte si se aprueba la restitución del impuesto a las Ganancias sobre los trabajadores- y la eliminación de la obra pública nacional restan tanto a las arcas provinciales como la caída de la actividad en todos los rubros de la producción local. La Casa Gris no expone aún la gravedad de esos cuadros fiscales, pero el "no hay plata" empieza a regir en muchas áreas, lo que impedirá un acuerdo paritario serio con los estatales y docentes provinciales, con los conflictos consiguientes.
 
El aumento brusco de los precios no sólo ha golpeado el bolsillo de los trabajadores y jubilados; también fue un cimbronazo para los planes oficiales. Frigerio se presentó como candidato cuando todavía tenía la esperanza de que un hombre de su mismo signo político, Horacio Rodríguez Larreta, pudiera llegar a gobernar el país. No fue así. El libertario Milei le ganó a Sergio Massa y cambió totalmente el mapa político argentino. Ahora el hombre está solo y espera poder ser el profeta de las "fuerzas del cielo" en Entre Ríos.
 
El apoyo exagerado de Frigerio a Milei no tiene ningún sentido. Con el libertario, las provincias viven bajo una hostilidad sistemática. Cualquier negociación es pan para hoy y hambre para mañana. El ajuste a aplicarse en tiempos de vacas flacas no hará ninguna distinción entre gobernadores. Para Milei todos están obligados a aportar su "granito de arena" hasta tanto mejore el clima, estimado para dentro de dos años. Mientras Frigerio se inmola políticamente por la gestión Milei, las finanzas provinciales sentirán el impacto de la recesión. El porteño asumió en la provincia con el convencimiento de pagar los costos políticos de un ajuste fiscal inevitable, pero no tanto. Ahora supone que si no lo hace no tendrá margen de maniobra financiera en el tiempo que le queda de mandato.
 
En el primer cuatrimestre, los envíos nacionales por coparticipación cayeron 20%. En el mismo periodo, el impuesto PAIS fue el único ingreso nacional que tuvo un crecimiento sustancial y no se coparticipó a las provincias. La gestión Milei solo comparte las pérdidas. En ese marco, Frigerio sostiene que no tiene margen para no profundizar el ajuste, porque el contexto nacional se mantiene crítico y sabe que ese contexto es el gran ordenador. Y que su destino está atado a lo que pase en el país, sintiéndose cada vez más cómodo en su rol de comendador de las ideas libertarias.
 
En ese sentido, el porteño gobernador avanzará con fuertes  restricciones del gasto público que, en una primera instancia, se dieron a través del despido arbitrario de personal estatal y el ajuste salarial. También prescindió del personal de gabinete y de asesores. Y avanzará con más medidas políticamente antipáticas, mientras reciben a los gremios de estatales y docentes con las manos vacías de soluciones, con las complicaciones diarias de una gestión que no termina de hacer pie.
 
La Opinión Popular
 

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos 
 
Milei cambió imposición por negociación
 
Con un consumo que no para de caer, a la par que el poder adquisitivo, sumado a una industria que se desploma a niveles calamitosos, y a la motosierra en la obra pública, la buena noticia que consiguió el Gobierno fue la media sanción a la Ley de Bases en la Cámara baja, que le suma nafta al fuego.
 
Tercerización y mayor precariedad laboral, nuevas formas de contratación que implican total inestabilidad, fondos de cese laboral que facilitarán los despidos en alza, el aumento del trabajo no regulado y la habilitación para echar gente de forma indiscriminada, logró el apoyo del PRO y la UCR en Diputados, que hacen seguidismo de la fascista La Libertad Avanza.
 
Sostiene Rafael Cortes, columnista de Misiones Online, que el gobierno de Javier Milei cambió imposición por negociación y así consiguió que Diputados diera media sanción a la Ley de Bases. En Senadores los números están más equilibrados, pero la tendencia puede ser la misma.
 
El segundo intento por aprobar la Ley de Bases marcó un punto de inflexión para un Gobierno libertario que parece haber entendido que no está en condiciones de exigirle al Congreso aprobaciones a libro cerrado. El ala política, liderada por el todoterreno Guillermo Francos, esta vez sí se ocupó de hacer los deberes para llegar al recinto de Diputados con los apoyos necesarios para una media sanción que tuvo más de 20 horas de debate.
 
Con el resultado parcial en el bolsillo, Milei cambió insultos y amenazas por agradecimientos a la oposición "colaboracionista" que le prestó los votos. Esta vez no hubo apelaciones al "principio de revelación" que en su momento había aportado argumentos para sostener el relato anti-casta, a cambio se quedó con la media sanción de la Ley de Bases y del paquete fiscal, dos proyectos que el anarco capitalista considera fundamentales para concretar sus políticas neoliberales anarco-colonialistas.
 
Menos relato y más resultados es el saldo de este giro hacia el pragmatismo en la administración nacional. De hecho, en el punto más discutido, el principio de relevación les jugó en contra a los libertarios que quedaron expuestos como defensores de la casta junto a sus socios del PRO.
 
Hay algo que va quedando poco a poco más claro y es que la resistencia al modelo que representa Milei la están protagonizando los trabajadores. Son los despedidos, los precarizados y los organizados en sus sindicatos. La representación de este movimiento quedó expresada en la masiva marcha que protagonizó la CGT este 1º de mayo, pero también las dos CTA y los trabajadores de la economía popular organizados en la UTEP. Todos, como hacía años no sucedía, marcharon por el día del trabajador y le avisaron al Presidente que están dispuestos a hacer fracasar su plan para destruir el Estado y los derechos laborales. 
 

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos 
 
Triunfo del pragmatismo
 
La construcción libertaria se sustenta en el relato místico y épico, pero sólo sobrevive gracias al pragmatismo de la política. La media sanción en Diputados de la Ley de Bases representó un logro para el Gobierno nacional que demostró que puede sacar adelante una votación a pesar de estar en amplia minoría en ambas cámaras. Cuando el gobierno nacional se mostró dispuesto a negocian en vez de imponer, encontró a radicales y macristas dispuestos a facilitar la gobernabilidad a un presidente y a un proyecto político con la única excusa de que se impusieron en las urnas.
 
Consideran a la votación del martes como "un triunfo de la política" que fue posible solo gracias a gestos por parte de la oposición y de una mayor apertura al diálogo y a ceder concesiones por parte del oficialismo. Así aprobaron todo el capítulo sobre legislación laboral que fue redactado por los estudios de abogados de las grandes corporaciones, que son los que realmente mandan.
 

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos 
  
Poroteo en Senadores
 
Con la media sanción en el bolsillo, el oficialismo ahora debe repetir el resultado en Senadores. El objetivo es tratar ambos proyectos (bases y paquete fiscal) en las comisiones correspondientes durante la semana próxima y llegar al recinto el jueves 16. Pero el riesgo que corren es el de celebrar antes de tiempo: el trámite en el Senado para que la Libertad Avanza obtenga su primera victoria política no estará exento de trastornos.
 
Para aprobar o rechazar los proyectos se necesitan 37 votos y, al menos en principio, habría 34 en contra, sumados los de bloques del peronismo que hace oposición dura y el del radical Martín Lousteau que, si bien no anticipó su postura, desde el oficialismo lo cuentan como un voto negativo. El objetivo de Milei es tener la ley de Bases y el Paquete Fiscal aprobados antes del 25 de mayo, fecha para la que convocó a la firma del trucho Pacto de Mayo. Como lo demuestran los mil millones de dólares que Milei le soltó a Mendoza, la presión libertaria sobre los legisladores es muy fuerte. Y sobrevuela el fantasma de la BANELCO.
 
Sin embargo, hay dos puntos que podrían hacer que ambos proyectos sean modificados, lo que obligaría a devolverlos a la cámara de origen y eso extendería el trámite legislativo más allá de la fecha prevista. Uno de esos dos puntos es el Capítulo del Tabaco, que se aprobó por un pelo en Diputados y podría no tener la misma suerte en Senadores. Y el otro tema en discusión es la modificación del impuesto a las ganancias incluida en el paquete fiscal.
 
Los gobernadores que conforman la liga de los patagónicos y que cuentan con 18 votos en el Senado, anticiparon que votarán en contra del capítulo de ganancias. Exigen que se incluya un ítem por "zona desfavorable" que establezca un mínimo no imponible más alto para los trabajadores de las provincias de la Patagonia con el argumento de que la vida allí es más cara.
 
Todavía queda el debate en el Senado, donde la oposición de Unión por la Patria espera repetir lo que ocurrió en marzo pasado cuando, por amplia mayoría, lograron rechazar el decreto 70/2023 de la presidencia. Tienen la oportunidad de corregir esta infame traición a la patria.
 
Hasta ayer, en Unión por la Patria sacaban cuentas y sonreían porque se esperanzaban con 38 votos para rechazar el proyecto que llegó con media sanción de Diputados (los 33 propios y cinco foráneos). Es decir, uno más que el número necesario para frustrar la victoria libertaria. Si la paridad y la incertidumbre se mantienen, difícilmente los senadores fluctuantes salten al vacío para sufrir en vano el escarnio peronista y de sus compañeras de bloque.

 
Los senadores que no dependen de los gobernadores están molestos porque no los incluyen en las negociaciones y piden más tiempo para debatir y ya condicionan la ley ómnibus que Milei quiere tener sancionada antes del pacto de mayo. Este bloque lo integran la cordobesa Alejandra Vigo, el salteño Juan Carlos Romero, el correntino Carlos "Camau" Espínola y el entrerriano Edgardo Kueider.

 
En el Gobierno de Milei creen que además de los votos, están muy justos de tiempo: es que existe la posibilidad de que los senadores le hagan cambios a la ley, lo que la haría volver a Diputados para demorar la sanción definitiva. "Si llegamos al 21 sin la ley, vamos al pacto de mayo a matarnos a palos", admiten en el Senado.

 

La reforma laboral, que el porteño Frigerio defiende, perjudicará a miles y miles de entrerrianos 
 
La actitud blandengue de Frigerio frente a Milei genera desconcierto en la Entrerrianía 

Javier Milei amenazó a los gobernadores por la ley Bases y el Pacto de Mayo sobre los próximos pasos que deberá cumplir el proyecto para alcanzar su aprobación. "Los que no acompañen en el Senado quedan afuera del Pacto de Mayo". "Si bloquean la parte fiscal, nosotros no tenemos un problema de resultado fiscal, ese problema lo tienen las provincias. Si no puedo meter las reformas ahora las meto el 11 de diciembre de 2025″, agregó en relación a un eventual rechazo en el Congreso. 
Mientras, el ministro del Interior, Guillermo Francos, quien encabeza las negociaciones con los mandatarios de cara al tratamiento de la Ley Bases, le promete a los gobernadores cosas que no les va a cumplir.

 
Es evidente que Milei no va a permitir que mientras él aplica un brutal ajuste nacional, basado en la fábula libertaria, que le traerá fuerte resistencia social, los gobernadores puedan gestionar sin problemas, con la idea obsesiva de que las cosas salgan así: mal. Dolorosamente mal para el interior federal. Y el porteño Rogelio Frigerio es, desde que asumió la gobernación, uno de los principales colaboracionistas con Milei, y acompaña la mayoría de sus planteos y proyectos neoliberal libertarios, desde una vereda ideológica u oportunista enfrentada históricamente con el sentido común de los provincianos.
 
Sostiene la Agencia Nova que, tras la decisión de Milei, de ordenar sus cuentas, desfinanciando a las provincias, los entrerrianos aun esperan por ver a su gobernador, el porteño Rogelio Frigerio, defendiendo los intereses de la provincia que tanto dice amar. Se trata de la batalla política, ideológica y cultural de siempre: Interior vs Puerto de Buenos Aires. La lucha histórica. Desde Rivadavia o Mitre y no es bueno ceder un tranco de pollo en esta contingencia.
 
Un claro ejemplo de esta actitud centralista es el llamado Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), que alcanza hasta 30% sobre el valor de operaciones en moneda extranjera. En abril sumó para el fisco nacional $ 510.246 millones, 12 veces más que lo que se había logrado en abril de 2023. Ajustado por inflación el incremento es de 209,9%. Esa suba es consecuencia del aumento de alícuota y a la generalización de su aplicación que decidió el Gobierno en diciembre, cuando algunos habían comenzado a reclamar la coparticipación de ese tributo. Este impuesto Milei no lo coparticipa.
 
Días atrás un estudio realizado por la Consultora Zuban Córdoba indica que el 53,9 por ciento de las personas consultadas entiende que los gobernadores deben defender los intereses de sus provincias, aunque tenga que enfrentarse con el presidente Milei. La encuesta se llevó a cabo entre el 13 y el 14 de febrero. La muestra fue de 1500 casos de todo el país, segmentado por edad, género, zona y último voto a presidente.
 
La situación más preocupante de los recortes a la Provincia de Entre Ríos es el aporte nacional para el déficit previsional. El compromiso del Estado nacional a financiar el rojo de las Cajas provinciales data de diciembre de 1999, pero Milei no lo cumple. ¿Qué acuerdo es posible con un gobierno tramposo y mentiroso? Estancamiento con inflación y salarios a la baja; nada en el horizonte invita a imaginar una salida a ninguno de los problemas de la provincia. Al contrario.
 
Sin embargo, Frigerio sostiene que: "Hay avances importantes en materia de modernización laboral e inversiones. Es importante que el Senado ratifique la media sanción de Diputados y le otorgue las herramientas al Presidente para poder gobernar y gestionar. Necesitamos generar más certidumbre y la sanción de Bases y el paquete fiscal van a ese camino. Por supuesto que falta mucho, pero son avances. La Argentina necesita una reforma fiscal y cambiar su matriz impositiva. Ese es el próximo desafío. Eliminar impuestos distorsivos que alienten la inversión y la producción privada."
 
Es tal el compromiso asumido por Frigerio con Milei que los diputados que le responden volvieron a quedar en el centro de la polémica. Otra prueba de fe mileísta. Desde luego, si el gobernador no consigue mostrar respuestas concretas de Milei en el corto plazo, no sólo habrá dudas y rezongos de dirigentes radicales opositores encumbrados. Porque lo de Frigerio ya no es una oposición dialoguista, sino una oposición cómplice.
 
Vale recordar que para este año estaba presupuestado el envío de 60 mil millones de pesos para la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos. Con los recortes en los envíos a los gobiernos provinciales, Milei impacta de lleno a la previsión social lo que es un factor de desestabilización para las cuentas del gobierno de Entre Ríos. Y hasta ahora los ciudadanos de la provincia, no logran percibir ninguna diferencia entre Frigerio y Milei en estos temas.
 
Tras el ingreso de la nueva gestión a la Casa Rosada, la actividad económica cayó 4,3 por ciento en enero, el índice de producción industrial tuvo un derrumbe de 9,9 en febrero, y en la construcción el retroceso fue de 24,6.
 
La producción manufacturera PyME se desplomó 9,9 por ciento en febrero y las ventas minoristas bajan 12,6 en marzo. De este modo, se profundiza el desmoronamiento del país que hunde simultáneamente las economías provinciales, y Entre Ríos obviamente no es ajena a esta situación.
 
Hay que tener en cuenta que solo por tres recortes directos claves que decidió el gobierno nacional, no llegaron a Entre Ríos en 2024 alrededor de 80 mil millones, de impuestos que se recaudan en el interior del país. Este despojo en todos los casos, no sólo impacta en las cuentas públicas, es decir, en el debe y el haber del gobernador Rogelio Frigerio al administrar el Estado provincial, sino además en los bolsillos de los entrerrianos.
 
Ocurre que una parte de ese faltante está siendo solventada por fondos provinciales y, la otra, por descuentos y recortes que afectan de manera directa a los presupuestos de distintos grupos de entrerrianos.
 
Los millones que no llegarán este año a la economía de Entre Ríos equivalen a un 10 por ciento más que todo lo que la Provincia recaudó en marzo por Ingresos Brutos, Sellos, Inmobiliario, Automotor y todas las tasas y recursos tributarios y no tributarios juntos.
 
El panorama para la provincia es desolador, el tema de los fondos para el transporte fue el primero que afectó en Entre Ríos y terminó generando fuertes aumentos del boleto. El Fonid, que "desapareció" del salario que cobran los docentes en la Provincia representaba cerca de un 10 por ciento del sueldo.
 
La desaparición de estos ingresos, empantanó la paritaria con AGMER más de lo habitual y terminará obligando a Frigerio a cubrir el fondo nacional con una suma fija no remunerativa. Y aun hay más recortes en educación.
 
De los millones anuales correspondientes a distintos programas que deben ser financiados por la Nación (como Conectar Igualdad, Mejora de la Educación Técnica, Programa de Formación Docente, etcétera), no ingresó ni un solo peso. De estos programas, financiados con fondos nacionales, lo más preocupante es infraestructura de escuelas. Es un hecho palpable que Milei, complicó la gestión de Frigerio al máximo porque el libertario ha logrado echar por tierra el concepto de que "peor no se puede estar".
 
La actitud temerosa y blanda de Frigerio para enfrentar la compleja situación en que lo puso el gobierno nacional, a estas alturas genera desconfianza en la gente que lo votó oportunamente, hoy se preguntan si esta a la altura de la situación, inicialmente le costó armar el gabinete, luego emprendió una suerte de "no hay plata" a la entrerriana, levantando autos que se utilizaban para uso personal de funcionarios de la gestión anterior y cambiando de lugar un par de decenas de empleados en la legislatura de la provincia, hasta ahí llegó, porque "no hay plata".
 
¿Se animará Frigerio a tomar coraje y exigir la restitución del incentivo docente, los subsidios al transporte y los envíos a la Caja de Jubilaciones, y plantarse ante el centralismo de Milei antes que sea demasiado tarde? Hoy nadie lo sabe.
 
¿Los senadores votarán en consonancia con la postura del mandatario provincial? Es prematuro, pero quizás haya un punto intermedio: por ejemplo, rechazar la Ley Bases y apoyar el paquete fiscal, que incluye la restitución del Impuesto a las Ganancias. Obviamente, no es lo que pretende Milei de los gobernadores y, en consecuencia, de nada le serviría esa posición a Frigerio.
 
La Opinión Popular
 

 
 
 

 
Agreganos como amigo a Facebook
19-05-2024 / 19:05
El experimento anarco capitalista que pretende imponer Javier Milei, apunta a un país con pocos muy ricos y una inmensa masa de pobres. Para que crezca la riqueza de unos pocos, a costa de la pobreza de la mayoría, el plan se asienta en un brutal ajuste neoliberal de largo alcance sobre las jubilaciones y las provincias. Los estragos sociales ya son evidentes: los salarios y jubilaciones registraron su caída más grande en décadas, en niveles cercanos a la dramática crisis de 2001; aquella que condujo al estallido y rebelión popular que echó a Fernando De la Rúa. El consumo sigue la misma línea declinante. El malestar, lentamente, empieza a expresarse en las encuestas. Comienza, también, a hallar canales en las calles, como en Misiones, con la rebelión de docentes, personal de salud, judiciales y el amotinamiento policial.
 
Desde el interior federal surgen las contradicciones reales: un Estado nacional que hace décadas entregó obligaciones a las provincias (educación, salud, etc.) retaceando, al mismo tiempo, recursos. Por lo que los Estados provinciales devinieron altamente dependientes de los fondos que el Ejecutivo nacional giraba de manera más o menos discrecional. Y un Interior, con campos e industrias donde se generan los impuestos que recauda la Nación, y Provincias "dueñas" de una riqueza (petróleo, soja, litio) que alimenta las arcas nacionales y calienta los hogares del Puerto de Buenos Aires.
 
En ese marco, Milei intenta imponer, en forma autoritaria, su ajuste centralista, unitario y porteño céntrico a las provincias, lo que genera tensiones en todo el interior. La aprobación de la Ley Bases, escrita por los abogados de las grandes empresas, fue la condición extorsiva que impuso Milei a los gobernadores afines y a los oportunistas para que participen del Pacto de Mayo. A cambio les ofrece un supuesto "alivio fiscal" para los Estados provinciales. ¿Podrá Milei prescindir de las provincias? O, planteado de otra manera, ¿cuánto tiempo más podrá gobernar sin las provincias?
 
Por lo pronto, el Presidente tiene una sola certeza: la Ley Bases no se aprobará antes del 25 de Mayo, como él pretendía. En buena medida, por la impericia del oficialismo, el desorden y las intrigas bajo las que se mueve el espectro libertario. ¿Cómo se planta Rogelio Frigerio frente a esa incertidumbre? El gobernador sigue con nerviosismo las dilaciones. Principalmente, porque considera que necesita con apuro que se restituya el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y que comiencen a levantarse los ingresos fiscales.
  
El porteño mandatario del PRO en Entre Ríos, en lugar de buscar una alianza federal entre las provincias frente a la arbitrariedad del gobierno central, escribió inmediatamente en Twitter "cuenten conmigo. Estoy de acuerdo con todos y cada uno de los puntos que planteó" Milei. Ahora bien, la cuestión es quién asume el costo político de cumplir con el mandato de déficit cero que exige el FMI. En esa grieta entre Interior y Puerto de Buenos Aires emerge la política. Los gobernadores que no se cortan las vanas por el ajuste, apuestan a mostrar a Milei como responsable único. No es el caso de Frigerio.
 
Frigerio si siquiera intenta evidenciar el profundo conflicto que hay en la relación Milei vs provincias, las tensiones del federalismo que emergen en un país lacerado por un malestar social creciente, ni el descontento de los entrerrianos. Al mismo tiempo, brotan una diversidad de reclamos provinciales que evidencian la creciente desazón.
 
Los programas de orden social y fiscal que debe girar el gobierno de Milei a la provincia de Entre Ríos (así como a todas las jurisdicciones del país) han quedado atrapados en el plan de ajustes que impuso el Presidente anarco capitalista al día siguiente de asumir. Los recortes (y por consiguiente los incumplimientos) se acentuaron hasta el extremo durante estos cinco meses de gestión libertaria.
 

19-05-2024 / 11:05
19-05-2024 / 10:05
17-05-2024 / 12:05
17-05-2024 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar