La Opinión Popular
                  02:50  |  Lunes 20 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 14-04-2024 / 18:04
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei?

¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei?
Lo más alarmante de los recortes a la Provincia es el aporte nacional para el déficit previsional. El compromiso del Estado nacional a financiar el rojo de las Cajas provinciales data de diciembre de 1999. Para este año estaría presupuestado el envío de 60.000 millones de pesos para la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos. Con los recortes en los envíos, Milei ataca no a la casta, sino a la previsión social lo que es un factor de desestabilización para las cuentas de la Casa Gris. El fantasma de la emisión de Bonos Federales aparece en el horizonte provincial. Y los entrerrianos no perciben ninguna diferencia de Frigerio con Milei en estos temas. Un problema de posicionamiento para el porteño gobernador, en un panorama que suena desolador.
Con Javier Milei presidente, se vive un tiempo de locos. La actividad económica cayó 4,3% en enero, el índice de producción industrial tuvo un derrumbe de 9,9% en febrero, y en la construcción el retroceso fue de 24,6%. La producción manufacturera PyME se desplomó 9,9% en febrero y las ventas minoristas bajan 12,6% en marzo. Se profundiza así el desmoronamiento del país que hunde la economía provincial, mientras el único rubro que viene creciendo, en con el gobierno libertario, es el "relato" irreal de una persona que cree que su perro Conan "no está muerto" sino que "desapareció físicamente" para irse "al lado del Uno" (Dios) y ser el portavoz "de las fuerzas del cielo" con él, el representante de la "gente de bien".
 
Parte del "relato" imaginario de Milei se asienta en un argumento muy elemental. Es el famoso mantra de "no hay plata", con el que se atacó primero a los pobres, luego a los jubilados y después a las provincias, todo con cirugía sin anestesia. A cara de perro, con la motosierra en la mano y sin esgrimir razones, Milei pretende que las provincias compartan el costo político de su ajuste fiscal insostenible, para "honrar" una deuda externa odiosa e ilegal. Ningún distrito estaba dispuesto a ajustar por las buenas y los libertarios vinieron por las malas. Mientras los recursos para la Nación se achicaron 12,5%, el recorte antifederal a las provincias fue de 23,6%, eso sin contar la desaparición de las transferencias no automáticas. Milei se lleva mucho y deja muy poco al interior, que deben costear la salud, seguridad y educación. ¿De qué se ocupa el Estado nacional?
 
La letanía "no hay plata", repetida una y otra vez, ha justificado la ilegal eliminación del Fonid (pese a que la Nación sigue cobrando el impuesto a los vehículos de alta gama con el cual se costea el Fonid), la eliminación de subsidios (desde la luz hasta el transporte de pasajeros del interior) y la paralización de la obra pública. Se intenta explicar en que lo uno y lo otro habrían sido las fuentes de financiamiento de la corrupción. En síntesis, "no hay plata" por culpa de "la casta", lo que permite construir un "relato" del poder, con héroes y villanos. Y auto justificarse por el ajuste draconiano.
 
Las tres palabras de Milei: "No hay plata", se tradujeron casi de inmediato en fuertes recortes chapuceros en todos los ámbitos, donde las provincias fueron muy afectadas, y Entre Ríos no estuvo ajena a ese impacto. Milei pretende saquear las provincias. Sólo por tres recortes directos clave que decidió el Gobierno anarco capitalista, no llegaron a Entre Ríos en 2024 unos $ 80 mil millones, de impuestos que se recaudan en el interior del país. Este atraco en todos los casos, no sólo impacta en las cuentas públicas, es decir, en el debe y el haber del gobernador Rogelio Frigerio al administrar el Estado provincial, sino también en los bolsillos de los entrerrianos.
 
Es que una parte de ese faltante está siendo solventada por fondos provinciales y, la otra, por descuentos y recortes que afectan a los presupuestos de distintos grupos de entrerrianos. Los millones que no llegarán este año a la economía de Entre Ríos equivalen a un 10% más que todo lo que la Provincia recaudó en marzo por Ingresos Brutos, Sellos, Inmobiliario, Automotor y todas las tasas y recursos tributarios y no tributarios juntos. El cuadro oscuro se complementa con la caída de la recaudación de impuestos provinciales, por una híper-recesión con salida incierta. Acá se juega el futuro de Entre Ríos como provincia federal frente al centralismo porteño de Milei.
 
Lo más alarmante de los recortes a la Provincia es el aporte nacional para el déficit previsional. El compromiso del Estado nacional a financiar el rojo de las Cajas provinciales data de diciembre de 1999. Para este año estaría presupuestado el envío de 60.000 millones de pesos para la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos. Con los recortes en los envíos, Milei ataca no a la casta, sino a la previsión social lo que es un factor de desestabilización para las cuentas de la Casa Gris. El fantasma de la emisión de Bonos Federales aparece en el horizonte provincial. Y los entrerrianos no perciben ninguna diferencia de Frigerio con Milei en estos temas. Un problema de posicionamiento para el porteño gobernador, en un panorama que suena desolador.
 

El tema de los fondos para el transporte fue el primero que afectó en Entre Ríos y obligó a habilitar fuertes aumentos del boleto. En el Fonid, que "desapareció" del salario que cobran los docentes, en la Provincia representaba cerca de un 10% del sueldo. Sin esos ingresos, la paritaria de AGMER se empantanó más de lo habitual y terminará obligando a Frigerio a cubrir el fondo nacional con una suma fija no remunerativa. Y hay más recortes en educación. De los millones anuales correspondientes a distintos programas que deben ser financiados por la Nación (como Conectar Igualdad, Mejora de la Educación Técnica, Programa de Formación Docente, etc.), no ingresó nada. De estos programas, financiados con fondos nacionales, lo más preocupante es infraestructura de escuelas.
 
En un marco político adverso, con la fábula de "no hay plata", ha estado atravesada la escena política durante el mes de abril, signado por las negociaciones en torno de la nueva versión de la "Ley Ómnibus" con la que insiste Milei. La falta de calle o de "muñeca" política de los libertarios los hace tropezar con la realidad a cada instante, por lo que los mandatarios provinciales han resistido, algunos más y otros menos como Frigerio, y que ahora amagan con apoyar, aunque con condiciones. Milei no hizo otra cosa que ningunear a los mandatarios hasta que, con el caballo cansado, los citó en la Casa Rosada.
 
Frigerio y los gobernadores de Juntos por el Cambio se reunieron con el ministro del interior, Guillermo Francos. Lo que sucedió en el encuentro, que todos describieron como "cordial", no fue cordial. La cumbre estuvo precedida por advertencias de ambos lados. El gobernador de Santa Cruz, Claudio Vidal, había dicho que si la restricción de fondos derivada del ajuste continuaban, los diputados de su distrito no iban a apoyar la "Ley Bases". La respuesta del Ejecutivo, consistió en que si no cuentan con las herramientas contenidas en la norma, no habrá recursos para las provincias.
 
Tras el encuentro, los gobernadores salieron con las narices fruncidas y dejaron trascender su cautela, contrastante con el optimismo sobreactuado del Gabinete presidencial. Declararon su predisposición a acompañar a la Nación, pero explicaron que esperan detalles sobre la reversión de los cambios en el Impuesto a las Ganancias, un tributo coparticipable clave para las finanzas provinciales. Para dar una idea de su magnitud, Entre Ríos podría recibir unos 8.000 millones de pesos mensuales (todo dependerá del mínimo acordado).
 
En esta danza de presiones, invocando una realidad imaginaria sustentada en datos por demás falaces, al autoritario Milei sigue ciñendo el torniquete del ajuste financiero sobre el interior federal. Cree que puede no negociar nada con nadie, pero no es así. En tanto, los meses pasan, las planillas salariales se suceden, y las previsiones para mediados de año, entre paritarias y aguinaldos, se vuelven más angustiantes. Las políticas de Milei para las provincias son un palo en la rueda, dos palos, tres palos, siempre palos. Pero es difícil que esto pueda continuar. ¿Milei podrá transitar tranquilamente su gestión, aun cuando a los ciudadanos sean tan  perjudicados? Parece dificultoso en una sociedad rebelde, plebeya, contestataria e igualitaria, como la argentina.
 
Pero hay gobernadores que ya reaccionan con planteos judiciales de toda índole. No es el caso de Frigerio. El tema testigo ha sido el de Chubut, que consiguió un amparo para que la Nación no la deje sin subsidio a los ómnibus. Le siguieron otras no sólo con ese planteo, sino también con respecto al Fonid. Y los distritos que no transfirieron sus cajas previsionales, también accionaron por los fondos, salvo Frigerio que no reclamó nada. El porteño gobernador debe recurrir a la Corte en defensa de los jubilados entrerrianos. Y a no olvidar el DNU 70/2023, que modifica más de 300 leyes, que ha sido objetado judicialmente, y que debe voltearse en el Congreso.
 
Tarde o temprano, esos expedientes llegarán a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Si el máximo tribunal le diera la razón a las provincias, el proyecto anarco capitalista quedaría herido de muerte. El "ajuste" (sin precedentes en la historia, según se jacta el propio Milei) se esfumaría y desataría un devastador efecto cascada en el Gobierno. Desaparecerían desde el "déficit cero" trucho hasta el fin del cepo cambiario, pasando por las promesas de un nuevo crédito del FMI y la liberalización total de la economía.
 
La Opinión Popular


 

 ¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei? 

CONTEXTO NACIONAL
 
La inflación de marzo sigue siendo superior a los niveles del gobierno anterior
 
Después de consagrarse en Miami como "embajador de la luz", Javier "el Loco" Milei regresó a la Argentina para reencontrarse con los problemas de siempre. En tanto, las vocerías libertarias festejaron el dato de inflación de marzo como si se tratara del penal de Montiel en Qatar. El 11% que indicó el IPC del INDEC marcó la cuarta baja consecutiva, algo que no pasaba desde hacía mucho tiempo, y establece condiciones razonables para esperar un índice de una sola cifra en abril.
 
Analistas más realistas y menos entusiastas interpretan el dato de marzo como un retorno a los niveles de inflación anteriores a la suba de casi 120% de dólar oficial que dispuso el presidente Milei ni bien asumió. Además, señalan que de diciembre a marzo el IPC acumula un incremento de más de 90%, muy por encima de la variación de los salarios durante el mismo período, y que la baja de la inflación responde principalmente a una drástica caída en el consumo.

 
Cuando existe un ajuste económico de la magnitud y velocidad como el que está ejecutando el gobierno de Milei, al cual todavía le falta el impacto de los tarifazos y el alza vertiginosa del desempleo por los despidos en el sector público y los derivados de la híper recesión en el sector privado, aparece el interrogante sobre cuál es el umbral de tolerancia social a semejante agresión al bienestar.
 
Algún grado de recuperación del salario será necesario para reactivar la economía porque el consumo en Argentina es el 70% del PIB. Proyectan una mejoría de la economía a partir de las liquidaciones de exportaciones de la cosecha gruesa en la Pampa Húmeda, lo que implicaría el ingreso de dólares frescos y de recursos fiscales a través de la recaudación de impuesto PAIS y retenciones. Pero ojo que son impuestos no coparticipables, entonces es la Nación la que va a tener más ingresos, las provincias no.

 
El Gobierno neoliberal libertario está lanzado a conseguir el objetivo político de aprobar la Ley Bases y la firma del Pacto de Mayo. El Presidente repite el comportamiento de Donald Trump de insultar a periodistas y medios de comunicación y se abraza a evaluaciones sesgadas de encuestadores acerca de su nivel de popularidad y de aceptación de las políticas de ajuste regresivo. Todo esto y otros frentes de la estrategia oficial se desmoronarán más temprano que tarde si no aparecen los dólares del FMI para sostenerla.
 
El economista Miguel Ángel Broda sorprendió por el tenor de los cuestionamientos que hizo al plan de Caputo. "El ajuste fiscal fue excesivo, burdo, y no tiene sostenibilidad a largo tiempo, en parte porque la recaudación cayó producto de la fuerte recesión que hay", señaló el propietario de la consultora Broda & Asociados.
 
Marcó que la inflación que el Gobierno nacional salió a festejar como un logro, duplica a los niveles que teníamos en los primeros meses del año pasado y consideró que el Gobierno deberá incorporar algún elemento heterodoxo, como control de precios, para llevarla al nivel que necesita para que el plan se sostenga.
 
El propio ministro de Economía, Luis "Toto" Caputo, abandonó por un momento la prédica libremercadista que caracteriza al gobierno nacional para cuestionar a las empresas de medicina prepaga por los aumentos que aplicaron desde que la actividad fue desregulada por el DNU de Milei. "Se les fue la mano con los aumentos" o "le están declarando la guerra a la clase media" fueron algunas de las frases del representante del mismo gobierno que habilitó las subas que ahora critica.
 
En la última edición del "ciclo mensual" que realiza desde hace más de tres décadas, Broda fue más allá con los señalamientos al manejo de la economía por parte del actual gobierno. "Las dudas sobre la sostenibilidad de este extraordinario ajuste son enormes; la licuadora y la motosierra aplicadas por Milei, si bien efectivas para bajar el déficit fiscal en el corto plazo, no son sostenibles a mediano plazo", dijo Broda.
 
El economista respaldó sus dichos con algunos datos como la caída del 16,1% de la recaudación fiscal en términos reales y del 24,1% si se excluyen el impuesto PAIS y las retenciones a la exportación.
 
Broda indicó que la actividad económica cayó 7% desde octubre del año pasado. El Índice Sintético de la Construcción del Indec se retrajo 23,1% y el índice Construya 28%, la producción de acero cayó 8,7% y la de hierro primario 15,2%, las ventas minoristas que releva CAME retrocedieron 22,1% y en supermercados (Indec) 13,8%, el Índice de Producción Industrial declinó 11,1%, la fabricación y la venta de autos retrocedieron 35,3 y 23,2% respectivamente y las importaciones 12,3 por ciento.
 
Otro aspecto que cuestionan los analistas fue la política cambiaria. El gobierno nacional debutó con una devaluación del peso que elevó 120% la cotización del dólar en diciembre, pero desde entonces el tipo de cambio aumenta solo 2% mensual con una inflación que desde el último mes del año pasado hasta marzo supera el 90%.
 
El colchón de competitividad cambiaria que ganaron los exportadores en diciembre, se fue diluyendo hasta prácticamente desaparecer y los precios en el mercado interno se encarecieron en dólares al punto de convertir a Argentina en el país más caro de la región medido en dólares, pero con los sueldos más bajos.
 
Broda agregó un efecto más del atraso cambiario cuando señaló que con el tipo de cambio actual resultaría imposible abrir la economía argentina, tal como lo sugiere el manual ultra liberal, sin provocar una catástrofe en la industria nacional. 


El ministro Caputo le había prometido a Milei un paquete financiero que por ahora brilla por su ausencia, incluso el supuesto nuevo acuerdo con el FMI acompañado de unos 5000 millones de dólares tiene unos tiempos burocráticos (el staff del Fondo) y políticos (la evaluación del gobierno de Estados Unidos) que no acompañan las urgencias domésticas.
 
¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei? 
 
Ajuste draconiano anti federal

 
En el interior federal el interrogante es: ¿Hasta cuándo el presidente logrará conservar un respaldo basado exclusivamente en la fe? Y es el dilema que atraviesa a la mitad de la sociedad argentina que apoya al gobierno. Creen todavía en las explicaciones que dio Milei sobre las causas de la alta inflación: un exceso de gasto público, que los impuestos son demasiado altos, que la política es la culpable de todos los males y los sindicatos sólo defienden privilegios. Entonces para resolver la inflación hay que: pulverizar el Estado, bajar impuestos, desregular el mercado, castigar a políticos y sindicalistas.
 
El economista Broda señaló el cariz centralista que tiene el ajuste que aplica el gobierno nacional. Destacó que mientras los recursos para la Nación se achicaron 12,5%, el recorte para las provincias fue de 23,6%, eso sin contar la desaparición de las transferencias no automáticas. Otro analista, en este caso de la política, que puso el ojo en la falta de federalismo fue el consultor Raúl Timerman, que en una extensa entrevista concluyó que "la Nación se lleva mucho y deja muy poco a las provincias", que deben costear los servicios de salud, seguridad y educación.
 
"Pensemos que antiguamente el 60% de lo recaudado era para las provincias y el 40 para el Estado nacional. Ahora el Estado nacional se lleva el 60 y distribuye el 40 entre las provincias, pero las provincias ahora son responsables de la educación, la salud y la seguridad. ¿De qué se ocupa el Estado Nacional? Habría que revisarlo eso", indicó.
 
Un grupo de legisladores de la UCR fue a un evento peronista contra el DNU de Milei, son referentes cercanos a Facundo Manes y a Gerardo Morales, y Martin Lousteau sumaría votos contra el decreto presidencial. También participaron el socialismo y la izquierda, lo que dejaría al DNU muy cerca de su derogación. Por su parte, el Gobierno enviará Congreso una Ley ómnibus XS, donde modificó el artículo de desregulación económica, pero no convence a la oposición "dialoguista".
 
¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei? 
 
Aparecen los "peros" de la gente
  
Timerman dejó los números de su más reciente sondeo de opinión, además de un puñado de conceptos que permiten entender mejor el particular escenario político que atraviesa el país.
 
Destacó que el gobierno de Milei mantiene un nivel de apoyo tanto a la gestión como a la figura del presidente, que alcanzan el 50%, números que comparte con la vice, Victoria Villarruel, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que ostentan las mejores imágenes del país en este momento.
 
Detalló que los números de Milei experimentaron una baja en enero, cuando alrededor del 10% del electorado que lo había votado (5 puntos del total de votantes) se arrepintió, pero desde entonces los niveles de popularidad del libertario se mantuvieron estables a pesar del duro impacto social que generó el programa de ajuste.
 
Pero del mismo modo que varios analistas de la economía que respaldan en líneas generales a Milei pero plantean reparos a su programa económico, también su electorado empieza a mostrar diferencias con el gobierno que se hacen visibles en los focus group en los que se analiza el aspecto cualitativo.
 
"Se ha producido un cambio en el estado de ánimo de los votantes, tanto de aquellos que votaron a Sergio Massa como a los que votaron a Javier Milei en el balotaje", indicó. "Un mes atrás, los votantes de Massa en los grupos focales decían bueno, este es un ajuste brutal, esto así no puede seguir, esto explota en cualquier momento, esto revienta. Hoy los votantes de Massa están resignados. Dicen bueno, la situación es difícil, pero parece que esto va a haber que bancarlo. Me parece que esto va a seguir así. El desánimo se nota incluso en su actitud física, no hablan mucho entre ellos, bajan la vista. Es una cosa de resignación y te diría hasta de abandono", observó Timerman.
 
Prima entre los votantes de Massa la resignación, el abatimiento y hasta el abandono. "Nadie le habla a los que votaron a Massa, ni siquiera Massa les habla", señaló.
 
Entre los votantes de Milei también se produjo un cambio: "hace un mes decían bueno, este ajuste es fuerte, pero yo estoy al 100%, tengo confianza en Milei, vamos a salir adelante. Las cosas no podían seguir como estaban, en el futuro las cosas van a estar mejor. Ahora los votantes de Milei dicen yo estoy de acuerdo en que esto era necesario, pero aparecieron los peros, por ejemplo, pero en el caso del dengue el gobierno debería hacer algo, pero en el caso de las prepagas se le fue la mano con los precios, aparecieron unos primeros peros que hasta ahora no habían aparecido", dijo.
 
Timerman observó que esos reparos también comenzaron a aparecer en "la prensa adicta al gobierno", como Clarín o La Nación, incluso en La Nación Más, con el tema de las prepagas.
 

¿Qué perderá Entre Ríos por los recortes de la motosierra de Milei? 
 
Un proyecto ultra derechista sin ancla política
 
"Desquicio", "conventillo" y "quilombo", son los términos con los que diputados de La Libertad Avanza describen la realidad de su bloque tienen una contracara en la relación personal de varios de ellos con Milei. El mundo legislativo libertario que llegó para refundar la República se debate entre quienes acusan a sus rivales internos de oportunistas que se subieron tarde al barco y quienes señalan a novatos y freaks arrimados a la política con la expectativa de algún negocio, y obligan a sus críticos a taparse la cara cuando hablan.
 
Oscar Zago era presidente del bloque de diputados de La Libertad Avanza hasta que tomó una decisión con el visto bueno de Javier pero sin consultar con Karina y esa fue la última decisión que tomó como presidente de bloque. En el medio hubo un escandalete que volvió a evidenciar la falta de experiencia política de los diputados libertarios y todo terminó con Zago pegando el portazo y armando rancho aparte bajo el techo del bloque del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).
 
El estallido del bloque oficialista en la cámara de diputados llegó en un momento inoportuno, a pocas horas de que el Poder Ejecutivo hiciera circular el nuevo proyecto de ley de Bases entre algunos legisladores con los que busca complicidad. Existe una máxima parlamentaria: "no podés salir a buscar votos afuera antes de tener ordenada la tropa propia". La genuflexión de los de siempre pone a prueba la sabiduría popular, veremos si alcanza.
 
La ruptura del bloque libertario sembró dudas respecto a la manoseada Ley de Bases y el Pacto de Mayo, que depende de que ese proyecto se convierta en ley. Es que la interna no se termina con salida de Zago sino que habría otros legisladores y funcionarios que penden de un hilo porque no son del agrado de Karina Milei.
 
Desde el oficialismo repiten que las negociaciones para sacar la Ley de Bases están avanzadas, pero desde los bloques dialoguistas advierten que todavía hay cuestiones por resolver, como las delegaciones de poderes, la modificación de los fondos fiduciarios y las privatizaciones de empresas públicas. Los representantes de las provincias y de los bloques legislativos de la oposición dialoguista, están desorientados por las intermitencias en las negociaciones y por los cambios que hace el oficialismo al proyecto.
 
Este esquema es un problema, en la medida en que los resortes del Ejecutivo parecen anclados en dos ejes. Por un lado, el rayo fulminante de Karina Milei, que no repara en los emojis regalados por su hermano, y por el otro, en la lapicera de estudios jurídicos de la City y las grandes empresas que coparon el Ejecutivo y se encargan de redactar proyectos de ley para  el Gobierno. Un estilo despótico y delegación del Gobierno en intereses privados podrían funcionar bien en un sistema autoritario. Tarde o temprano, los "nadies" de ambas cámaras del Congreso tendrán que levantar la mano.
 
La Opinión Popular
 
 

 
 
 

 
Agreganos como amigo a Facebook
19-05-2024 / 19:05
El experimento anarco capitalista que pretende imponer Javier Milei, apunta a un país con pocos muy ricos y una inmensa masa de pobres. Para que crezca la riqueza de unos pocos, a costa de la pobreza de la mayoría, el plan se asienta en un brutal ajuste neoliberal de largo alcance sobre las jubilaciones y las provincias. Los estragos sociales ya son evidentes: los salarios y jubilaciones registraron su caída más grande en décadas, en niveles cercanos a la dramática crisis de 2001; aquella que condujo al estallido y rebelión popular que echó a Fernando De la Rúa. El consumo sigue la misma línea declinante. El malestar, lentamente, empieza a expresarse en las encuestas. Comienza, también, a hallar canales en las calles, como en Misiones, con la rebelión de docentes, personal de salud, judiciales y el amotinamiento policial.
 
Desde el interior federal surgen las contradicciones reales: un Estado nacional que hace décadas entregó obligaciones a las provincias (educación, salud, etc.) retaceando, al mismo tiempo, recursos. Por lo que los Estados provinciales devinieron altamente dependientes de los fondos que el Ejecutivo nacional giraba de manera más o menos discrecional. Y un Interior, con campos e industrias donde se generan los impuestos que recauda la Nación, y Provincias "dueñas" de una riqueza (petróleo, soja, litio) que alimenta las arcas nacionales y calienta los hogares del Puerto de Buenos Aires.
 
En ese marco, Milei intenta imponer, en forma autoritaria, su ajuste centralista, unitario y porteño céntrico a las provincias, lo que genera tensiones en todo el interior. La aprobación de la Ley Bases, escrita por los abogados de las grandes empresas, fue la condición extorsiva que impuso Milei a los gobernadores afines y a los oportunistas para que participen del Pacto de Mayo. A cambio les ofrece un supuesto "alivio fiscal" para los Estados provinciales. ¿Podrá Milei prescindir de las provincias? O, planteado de otra manera, ¿cuánto tiempo más podrá gobernar sin las provincias?
 
Por lo pronto, el Presidente tiene una sola certeza: la Ley Bases no se aprobará antes del 25 de Mayo, como él pretendía. En buena medida, por la impericia del oficialismo, el desorden y las intrigas bajo las que se mueve el espectro libertario. ¿Cómo se planta Rogelio Frigerio frente a esa incertidumbre? El gobernador sigue con nerviosismo las dilaciones. Principalmente, porque considera que necesita con apuro que se restituya el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y que comiencen a levantarse los ingresos fiscales.
  
El porteño mandatario del PRO en Entre Ríos, en lugar de buscar una alianza federal entre las provincias frente a la arbitrariedad del gobierno central, escribió inmediatamente en Twitter "cuenten conmigo. Estoy de acuerdo con todos y cada uno de los puntos que planteó" Milei. Ahora bien, la cuestión es quién asume el costo político de cumplir con el mandato de déficit cero que exige el FMI. En esa grieta entre Interior y Puerto de Buenos Aires emerge la política. Los gobernadores que no se cortan las vanas por el ajuste, apuestan a mostrar a Milei como responsable único. No es el caso de Frigerio.
 
Frigerio si siquiera intenta evidenciar el profundo conflicto que hay en la relación Milei vs provincias, las tensiones del federalismo que emergen en un país lacerado por un malestar social creciente, ni el descontento de los entrerrianos. Al mismo tiempo, brotan una diversidad de reclamos provinciales que evidencian la creciente desazón.
 
Los programas de orden social y fiscal que debe girar el gobierno de Milei a la provincia de Entre Ríos (así como a todas las jurisdicciones del país) han quedado atrapados en el plan de ajustes que impuso el Presidente anarco capitalista al día siguiente de asumir. Los recortes (y por consiguiente los incumplimientos) se acentuaron hasta el extremo durante estos cinco meses de gestión libertaria.
 

19-05-2024 / 11:05
19-05-2024 / 10:05
17-05-2024 / 12:05
17-05-2024 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar