La Opinión Popular
                  19:21  |  Sabado 18 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 07-04-2024 / 19:04
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei?

¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei?
“Si a Milei le va bien, nos irá bien a todos”, repite el gobernador, que además insiste que la “Ley Bases” –de ómnibus le queda poco– debe aprobarse y el “Pacto de Mayo” debe firmarse a como dé lugar. El gobierno de Milei, en cambio, no alteró nunca su objetivo de “dejar sin un peso a las provincias”. Y lo está haciendo. Basado en datos publicados por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), en términos de valores constantes en el acumulado del primer trimestre (enero, febrero y marzo) Entre Ríos recibió 80 mil millones de pesos menos que igual período del año anterior. La Provincia está perdiendo por goleada, pero aun así el gobernador insiste con apoyar totalmente al presidente.
No debe haber un solo funcionario frigerista entrerriano cómodo ante el desprecio que el presidente ultra derechista Javier "el Loco" Milei manifiesta de modo permanente contra el Estado, contra sus instituciones, contra el interior federal y contra los políticos que moldearon ese Estado al que Milei, en lugar de intentar hacerlo mejor, pretende aniquilar. Y lo está haciendo, mientras el desconcierto, más que el rechazo, es la única reacción que muestra la dirigencia oficialista local. Es notorio que la incomodidad se va tornando extrema en la administración provincial, con señales de desánimo por no poder empezar a gestionar Entre Ríos por el inflexible plan de ajuste nacional.

El porteño Rogelio Frigerio, luego de ser, junto al resto de los gobernadores, el blanco de la furia presidencial -y de sus crispadas huestes en redes sociales que envenenan la relación con mentiras, provocaciones y violencias de distinto tipo- por la supuesta rebelión de mandatarios provinciales que terminó frustrando la "Ley Ómnibus" original, acusó recibo y desde la Casa Gris impuso un tono muy conciliador que por momentos es ingenuidad, improvisación y seguidismo político.
 
"Si a Milei le va bien, nos irá bien a todos", repite el gobernador, que además insiste que la "Ley Bases" -de ómnibus le queda poco- debe aprobarse y el "Pacto de Mayo" debe firmarse a como dé lugar. Milei, en cambio, no alteró nunca su objetivo de "orinar a los gobernadores y dejar sin un peso a las provincias". Y lo está haciendo. Basado en datos publicados por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), en términos de valores constantes en el acumulado del primer trimestre (enero, febrero y marzo) Entre Ríos recibió, de lo que le corresponde, 80 mil millones de pesos menos que igual período del año anterior.

La Provincia está perdiendo por goleada, pero aun así el gobernador insiste con defender incondicionalmente al presidente. A cada gesto conciliador de Frigerio, Milei responde con un golpe a la provincia. Todas en contra. Las sugerencias de los mandatarios del interior federal son rechazadas para poder aplicar un programa sistemático de miseria planificada, donde el aumento del hambre y la pobreza forman parte de su plataforma. Los únicos beneficiados son el 10% de los argentinos más ricos que serán mucho más ricos aun gracias a Milei.

En cuanto a la coparticipación, en marzo ingresó por este concepto casi lo mismo que en febrero que fue de 102,5 millones de pesos, mientras que en marzo fue de 102,9 con una caída real, según el IARAF, del 27,7 % en términos reales comparado con marzo 2023. El 75 % de los ingresos del sector público entrerriano corresponden a la coparticipación, más leyes complementarias y compensaciones del gobierno nacional. Esto define la importancia en la composición del recurso en el tesoro provincial. La sumisión, a Frigerio no le está dando ningún resultado. Tomó la decisión de no enfrentarse, aun a costa de perder. Perdió en todas, pero no confrontó. ¿Es eso una virtud? ¿O hay que dejar de perder? ¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, por el aguante que Frigerio le hace a Milei?


Necesitado de los gobernadores para conseguir victorias legislativas que le permitan avanzar en sus planes, Milei atemperó sus insultos y ataques neuróticos personales, y el ministro Guillermo Francos reinició charlas con los mandatarios provinciales para restablecer "el diálogo", pero esto no es conveniente para los intereses de las provincias porque se sabe que es puro verso, que solo buscan ganar tiempo, mientras siguen con su plan anarco capitalista, por el cual ningún  gobernador piensa suicidarse. 
Aun así, Milei los orina y hay gobernadores que aseguran que es agua bendita. ¿No habrá llegado la hora de que todas las provincias se junten y "le paren la chata" en el Congreso al saqueo del interior federal que consuma el centralista Milei?


 

El efecto de las decisiones de Milei impacta de lleno en los problemas que debe atender Frigerio, por todas las vías posibles: el empobrecimiento generalizado que genera la "licuadora" suma problemas sociales y mayores costos al Estado provincial y a los municipios, que además cuentan con menos ingresos por los recortes aplicados por Milei y por la baja de la recaudación que impone la brutal recesión que generan las medidas del libertario. El descalabro en la actividad económica tiene su correlato en la recaudación real.
 
En ese cuadro general, el Gobierno anarco capitalista celebra sus éxitos en la macroeconomía -aunque hay advertencias hasta del FMI sobre la insustentabilidad de un ajuste tan drástico-, pero el resultado de la gestión Milei es puro quebranto para Entre Ríos. En los tres primeros meses del año, la coparticipación creció menos que la inflación, y también cae la recaudación propia de la Provincia y los envíos no automáticos que recibía son nulos en la gestión libertaria. Lo mismo ocurre con la obra pública nacional, que Milei celebra haber "erradicado de cuajo".
 
Conjuntamente se eliminaron los subsidios nacionales al transporte del interior mientras los costos de las prestaciones se multiplicaron, por lo que la Provincia deberá gastar más en boletos sociales. La reducción de los subsidios a la energía anticipa gastos que en breve tendrán que asumir las arcas provinciales para que no queden a oscuras los sectores más vulnerables de la población. Y habrá que implementar medidas para evitar el cierre masivo de comercios por no poder pagar la luz. La eliminación del Fondo de Incentivo Docente dejaría esa erogación en manos de la Provincia, si se quiere evitar un conflicto docente permanente, y lo mismo ocurriría respecto de los alimentos para comedores populares.
 
A pesar que la administración libertaria heredó uno de los niveles de desocupación más bajos de los últimos lustros, los resultados del brutal ajuste recesivo de Milei aumentan el desempleo. Hay afectación en los rubros principales de la industria y en plena Semana Santa se dieron notificaciones de caída de contratos de trabajadores estatales nacionales en la provincia. Milei es el primer presidente que hace política disfrutando con las cesantías que provoca: ante empresarios, dijo que ya había echado a 50 mil estatales y que cortaría 70 mil contratos. ¿Son los delirios de un maniático?

Luego que la desigualdad social, el hambre y la pobreza se aceleraran de manera cruel con la devaluación de Milei, la última animalada de la motosierra es contra las cajas de jubilaciones de las 13 provincias que no transfirieron sus sistemas previsionales. El ministro Luis "Toto" Caputo ya habría ordenado desde enero la violación de la ley que desde 2016 establece envíos de Anses a las cajas provinciales. Ahora, además, por DNU se pretende derogar dos artículos de la Ley de Presupuesto 2023, que establecían la obligatoriedad de actualizar esos envíos: en los hechos no cambia nada, porque Milei nunca mandó un solo peso a las cajas provinciales. Pero la medida blanquea la cruel decisión de no reponer los envíos que se cortaron "de prepo".

 
Sobre esa sucesión de hechos consumados, el ministro Francos intentó calmar las aguas con 13 gobernadores que ya articulan la estrategia judicial para recurrir a la Corte Suprema. Francos fruteó que el Gobierno no piensa hacer lo que ya está haciendo. Misiones, Corrientes, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, entre otras, ya presentaron demandas en la Corte en reclamo por los fondos que les cortó Milei para educación, transporte y caja de jubilaciones. Pese a que Entre Ríos también fue afectada Frigerio no demandó. Resultado: cada mes el Tesoro de la Provincia debe aportar millones que deberían ir a otros fines para suplir los recursos que Anses no envía a la Caja de Jubilaciones.
 
Esa es la maraña política en el que se encuentra el medroso Frigerio, que ni siquiera ser anima a criticar las medidas nacionales que están desfinanciando a la Provincia porque teme sufrir la reprobación del electorado que comparte con Milei en Entre Ríos. Y porque además participa del experimento libertario de Milei, que es en realidad el del neoliberalismo tradicional que concibió Thatcher, el de Videla, Martínez de Hoz, Menem, De la rua y Macri.
 
Los neoliberales como Milei, Macri y Frigerio siguen convencidos que para bajar la inflación lo que se necesita es provocar una violenta recesión, destruyendo la demanda con la licuación de los ingresos de trabajadores y jubilados. ¿Cómo es posible que alguien pueda creer en viejas fórmulas que terminaron desastrosamente en el pasado? Este plan irracional que Milei intenta imponer grotescamente a rajatabla implica meter un elefante en el bazar. Y más tarde que temprano, la inflación tal vez bajará, pero provocar una recesión dura para que los precios se frenen es el equivalente económico de matar al paciente para terminar con un cáncer.
 
La Opinión Popular


CONTEXTO NACIONAL
 

¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei? 

Resucitó el ministro de Salud de la Nación
 
Con más de 180 mil casos activos y después 30 muertes por dengue, el ministro de Salud de la Nación, Mario Russo, finalmente salió a hablar. Anticipó que no vacunará a nadie, dijo que "el Estado no es un supermercado" para andar suministrando insumos y como única estrategia de prevención, recomendó vestirse con mangas largas para evitar la picadura del mosquito.
 
"Cuanto antes entiendan los gobernadores y los ministros de Salud provinciales que es su responsabilidad llevar adelante la fase operativa de las políticas de salud públicas, vamos a tener resultados mucho mejores", dijo Russo, dando un ejemplo acabado de su pericia para la sanitización de manos.
 
La política oficial de dejar que todo lo resuelva el mercado llevó a un festival de especulación con los precios de los repelentes, especialmente en la superpoblada Buenos Aires. El concepto más básico de cualquier política sanitaria, la prevención para evitar males mayores, no está contemplada. Sí se habilitó la importación "puerta a puerta" del cotizado mejunje espanta-mosquitos. En la ley del sálvese quien pueda, el que puede compra y el que no, reza.
 
El Gobierno nacional ya había mostrado ese costado cruel días después de asumir, cuando el presidente viajó a una Bahía Blanca que todavía contaba los muertos que había dejado el tornado del 16 de diciembre. "Estoy perfectamente confiado de que ustedes van a lograr resolver esta situación de la mejor manera posible con los recursos existentes", dijo en aquella oportunidad, frase que bien podría resumir la respuesta de su gobierno frente al omnipresente dengue.
 

¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei? 
 
¿La Ley de Bases está?
 
El Gobierno Nacional pretende acelerar las negociaciones con las provincias y con los bloques dialoguistas para llegar al 25 de Mayo con la nueva Ley de Bases sancionada, pero todavía ni siquiera hay un proyecto definido.
 
En la lógica del toma y daca, los gobernadores esperan respuestas más concretas a sus pedidos más urgentes, pero las gestiones se demoran porque los negociadores que designa la Nación carecen de autoridad para tomar decisiones. Se limitan a escuchar y a trasladar las observaciones que hacen los mandatarios provinciales.
 
Uno de los puntos centrales pasa por la restauración del impuesto a las ganancias. En sucesivas reuniones, fueron varios los gobernadores que advirtieron al gobierno nacional que un proyecto que establezca un mínimo no imponible de 1,2 millones de pesos no pasaría el filtro del Congreso, tampoco uno que no cuente con un escalonamiento progresivo de las alícuotas ni un mecanismo automático de actualización del mínimo y de las categorías.
 
En la última reunión que tuvieron el ministro del Interior Guillermo Francos y el jefe de Gabinete Nicolás Posse con el bloque de gobernadores dialoguistas de JxC, se planteó nuevamente la cuestión. Aunque no se trabajó sobre una propuesta concreta, los mandatarios dejaron entrever que sería aceptable un proyecto que estableciera piso de 1,8 millones que se actualice de acuerdo con la inflación y un desarrollo de escalas que evite que la mayoría de los contribuyentes termine pagando la alícuota máxima.
 
A las provincias que no transfirieron sus cajas previsionales no les resultaron satisfactorias las explicaciones que dio Nación ante el no envío de los fondos comprometidos por ley. Desde el Ejecutivo aseguran que las partidas están, pero que recién se enviarán cuando finalice una auditoría, lo que ocurriría en una fecha que nadie sabe precisar. Un engañapichanga.
 
Las provincias preferirían que el desarrollo de la auditoría en cuestión no implicara la paralización de las partidas y desde varios sectores advierten que la interrupción en el envío de fondos so pretexto de ajustar controles, se ha convertido en un modus operandi del Gobierno de Milei para reducir la ejecución del gasto. 

Pasa lo mismo con los remedios para los hospitales y con la comida para los comedores. Como el Gobierno nacional sospecha o tiene indicios de que se cometen irregularidades, directamente corta el flujo de fondos. 
Es solo una burda excusa.
 
La reactivación de la obra pública es otro de los reclamos de las provincias. Francos recogió ese planteo de parte de los gobernadores del Norte Grande, prometió llevarlo al círculo íntimo de Milei pero el propio presidente se encargó de celebrar la paralización de la obra pública como un logro de su gobierno.
 
¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei? 
 
¿La Libertad Avanza en Argentina?
 
Si algo aprendió Milei en sus primeros meses como inquilino de la Casa Rosada es que gobernar sin un armado nacional propio que le aporte legisladores y gobernadores no es una tarea sencilla.
 
Su hermana Karina (El Jefe) tomó nota de esa cuestión hace algún tiempo y acelera para llegar a las elecciones legislativas de 2025 con una estructura que le aporte listas competitivas en todas las provincias.
 
En Córdoba dieron un primer paso importante. Karina Milei y Martín Menem viajaron para el armado un partido provincial que por ahora está bajo la conducción del diputado nacional Gabriel Bornorini.
 
La estrategia de los libertarios conspira contra las ambiciones de Mauricio Macri que pretende "prestarle" a Milei la estructura del PRO, lo que lo dejaría en un lugar expectante ante el más mínimo tropiezo del León.
 
El siguiente hito en el camino hacia la nacionalización de LLA representará una cachetada Macri. En el bar Gabbana ubicado en pleno Palermo, Karina Milei, Martín Menem, y el paladín libertario Alberto «Bertie» Benegas Lynch lanzarán partido propio en Ciudad de Buenos Aires con el que saldrán a competirle al PRO en su pago chico.
 
Con los libertarios disputando la base electoral que sostiene al PRO en los dos bastiones principales de esa fuerza, el frente fundado por Macri y López Murphy enfrenta una real amenaza de extinción.
 

¿Cuándo Entre Ríos va a ganar una, gracias al aguante que Frigerio le hace a Milei? 
 
Contraposiciones de la economía
 
Como si se tratara del extraño caso del doctor Jekyll y Mr Hyde, en la economía argentina conviven el éxito y la desgracia. Las acciones y los bonos vuelan, el Riesgo País se desmorona, el déficit se desvaneció, la brecha cambiaria prácticamente dejó de existir, pero la actividad se derrumba, los salarios no recuperan y el consumo, la recaudación y la inversión no paran de caer.
 
La bolsa está de fiesta y la fábrica es un velorio. Con la plaza seca de pesos y con las Pymes y la clase media sacando dólares encanutados para sobrevivir, el dólar blue se mantiene por debajo de la línea de los mil pesos a pesar de que la inflación sigue corriendo por encima de los dos dígitos mensuales.
 
Las tasas de interés son negativas frente a la inflación, pero muy positivas frente al dólar planchado. Se desincentiva el ahorro y se alimenta la bicicleta del carry trade. Vender dólares, poner los pesos en alguna inversión financiera y después recomprar divisa, reporta una renta de 60% anual en dólares.
 
El dólar bajo y el ajuste del gasto favorecen la recomposición de reservas que solo en esta semana aumentaron en 368 millones de dólares y desde diciembre acumulan una suba del orden de los 10.000 millones de dólares.
 
Con una trampa, durante el mismo período la deuda con los importadores aumentó en 9.500 millones de dólares. Es decir que si se hubieran pagado las importaciones que efectivamente se hicieron, prácticamente no se hubieran recuperado reservas.
 
Pero todavía queda por delante la liquidación de dólares de la cosecha gruesa, que se extiende desde abril hasta agosto, y que debería ser suficiente para pagar las importaciones y hacer frente a los pagos de la deuda sin resignar reservas.
 
Pero la economía real es un valle de lágrimas. La actividad cayó 12,4% en enero según el INDEC, consultoras privadas estiman una merma de 8% en febrero y otra de similar magnitud en marzo. Ya ni siquiera desde el Gobierno hablan de la tan mentada "recuperación en V" y los industriales asumen que la recesión se extenderá todo el año y recién en 2025 se podrá esperar tal vez una mejora.
 
Por segundo mes consecutivo, en marzo los ingresos tributarios cayeron en términos reales. Sumaron $7,73 billones, lo que representó una suba nominal de 230,6% interanual, muy por debajo de la inflación que fue de 276,2%.
 
La variación del agregado de ingresos por DGI, Anses y Aduana fue más de 45 puntos porcentuales por debajo de la tasa de variación del Índice General de Precios del Indec, y representó una contracción en valores reales de 12,1%.
 
Las señales que emite el Palacio de Hacienda no sugieren un cambio, al contrario, anticipan una profundización en el camino actual. El ajuste seguirá apretando a todos, el Central buscará seguir aspirando pesos para obligar a todo mundo a "sacar los dólares del colchón". Quien no tenga dólares ni ahorros de otro tipo estará entonces en serios problemas.
 
El Gobierno espera que la sequía de pesos aplaque a la inflación, mecanismo que solo funciona si se evita que los salarios recuperen poder de compra.
 
Uno de los más severos críticos que tiene este modelo es un economista que supo ser muy cercano a Javier Milei, incluso fue socio y coautor de varios libros, se trata de Diego Giacomini quien advirtió que el rebote en V de la economía está lejos "porque el Gobierno hace escupir sus dólares a Pymes y a familias, en estos 3 meses la inversión cayó como nunca y en la industria se está trabajando solo al 54% de la capacidad instalada. Hay mucha capacidad ociosa como para invertir", señaló. El economista dijo que, en los primeros tres meses de este Gobierno, la inversión cayó como nunca: 16,7% en diciembre, menos 14,5% en enero y 12,2% en febrero.
 
La Opinión Popular
Fuente: misionesonline.com
 

 

 

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar