La Opinión Popular
                  20:05  |  Sabado 18 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 06-04-2024 / 08:04
EL 6 DE ABRIL DE 1994 ES HALLADO EL CUERPO SIN VIDA DEL CONSCRIPTO

El crimen del soldado Carrasco y el fin de la colimba

El crimen del soldado Carrasco y el fin de la colimba
Aparece el cuerpo sin vida del soldado Omar Carrasco. El 3 de marzo se había incorporado como conscripto al Grupo de Artillería 161 en Zapala, provincia de Neuquén. Desapareció el 6 de marzo y se lo declaró desertor. El cadáver es hallado en el campo y se comprobó que había estado al menos veinte días en el cuartel.
El Servicio Militar Obligatorio en Argentina, conocida popularmente como colimba, fue la instrucción militar obligatoria que debieron cumplir los hombres entre 18 y 21 años. Estuvo activo desde 1904 hasta 1994 por 90 años.
 
El 06 de abril de 1994 aparece el cadáver del conscripto Omar Carrasco, asesinado en el cuartel de Zapala, Neuquén, por un oficial y dos ayudantes. El crimen fue repudiado por toda la sociedad.

El juicio posterior reveló la crueldad de los castigos y la red de encubrimientos. Se condenó a los culpables y Carlos Saúl Menem decretó el fin del servicio militar obligatorio, derogando la ley Nº 3948 e implementando un sistema voluntario rentado.

A partir de este hecho, el maltrato a soldados en distintas guarniciones del país tomó estado público, y el soldado Carrasco fue el último "colimba", palabra que estaba formada por un acrónimo en alusión de tres actividades frecuentes en los conscriptos (corre, limpia y barre).

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba 
Por Blas García 

 
 

Desaparición de Carrasco

Tras salir sorteado para realizar el servicio militar obligatorio, Carrasco se incorpora el 3 de marzo de 1994 al Grupo de Artillería 161 del Ejército Argentino, en la localidad de Zapala. Tres días después de su incorporación es reportado como desaparecido, y considerado desertor. Poco después sus padres lo van a visitar en su primer franco interno y se les comunica del hecho.


Aparición del cuerpo sin vida 

Sus padres desconfiaron de la versión oficial pues conocían el carácter de Omar, quien sería relativamente sumiso: jamás haría eso. Ninguna instancia militar les dio respuestas. El diario regional Río Negro publicó que los padres lo buscaban con desesperación. La justicia Federal de Zapala demoraba imprudentemente la investigación. La opinión pública comenzó a movilizarse y ejercer presión. El 6 de abril, un mes después, fue encontrado el cuerpo sin vida de Omar, en el fondo del cuartel.


Proceso judicial

La Justicia Federal no investigó y con ello permitió que el Ejército se adueñara de su investigación. En esa investigación clandestina, fueron señalados sin pruebas los responsables de la compañía de Omar a la fecha de su desaparición y la justicia federal la asumió como propia.

Un año y medio después de que terminara ese controvertido y sospechado proceso los condenaron en un juicio oral que profundizó el ya creciente escepticismo entre la opinión pública, pues en él se ventilaron numerosas irregularidades en la obtención de los indicios que se usaron para llegar a las condenas, pues allí tampoco se encontraron pruebas.

Las condenas a un subteniente a 15 años de prisión y dos soldados a 10 años calmaron el clamor popular que exigía juicio y castigo a los culpables, pero dejaron un sabor amargo porque no se pudieron corroborar efectivamente las acusaciones.

En las investigaciones que se siguieron por los encubrimientos del crimen, se descubrieron innumerables pruebas que chocaban con las sentencias que condenaron a los tres acusados. Pero en vez de profundizar las pesquisas se dejó caer el caso en el olvido, hasta su prescripción. Con ello se perdió la oportunidad de ratificar o rectificar las condenas y se profundizó la sensación de injusticia.

En febrero de 2009, el último de los acusados terminó de cumplir su condena, y hasta el día de hoy los tres siguen insistiendo en su inocencia.

El objeto de la suspicacia general fue que, aunque era evidente que Carrasco había sido golpeado, el hecho de que su agonía y muerte haya sucedido en un hospital militar, más el de haber estado oculto un mes en las instalaciones castrenses, señalaba claramente una intervención de personal de mayor jerarquía que la de los acusados, mientras que los tres condenados eran de la menor jerarquía existente, los conscriptos Cristian Suárez y Víctor Salazar y el subteniente Ignacio Canevaro.

En 2001 el tribunal oral de la provincia de Neuquén consideró inicialmente que no había prescripto la causa que se siguió por los encubrimientos del caso, denominada "Carrasco II", señalando a los cuadros superiores del cuartel, mas luego se retractó. En 2007 La Cámara Nacional de Casación Penal dejó sin efecto su sentencia.


Consecuencias políticas 

Una semana después de la aparición del cadáver, en los círculos políticos ya se hablaba de la derogación del Servicio Militar Obligatorio y tiempo después fue suspendido, mediante un decreto firmado por el entonces Presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem el 31 de agosto de 1994 y la implementación de un sistema de voluntariado rentado.

Fuente: Wikipedia

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar