La Opinión Popular
                  09:32  |  Miercoles 17 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores… y hacer que nuestros simpatizantes lo repitan en todo momento”. De Joseph Goebbels a Javier Milei
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 27-03-2024 / 09:03
27 DE MARZO DE 1945

El día que la Argentina le declaró la guerra a la siniestra Alemania nazi

El día que la Argentina le declaró la guerra a la siniestra Alemania nazi
La Argentina entra en la Segunda Guerra, catorce meses después de haber roto relaciones con la Alemania nazi. El ministro de Guerra, Juan Perón, hace el anuncio, que se hace extensivo a Japón, en nombre del gobierno de Edelmiro Farrell.
La Argentina entra en la Segunda Guerra, catorce meses después de haber roto relaciones con la siniestra Alemania nazi. El ministro de Guerra, Juan Perón, hace el anuncio, que se hace extensivo a Japón, en nombre del gobierno de Edelmiro Farrell.
 
La decisión de declararle la guerra a la Alemania nazi de Adolf Hitler llegaba tardíamente y era el resultado de una larga puja interna que se había desarrollado en el seno del gobierno militar en los últimos dos años desde la revolución de junio de 1943. Aquel 27 de marzo de 1945 el presidente Farrell decretó el estado de guerra entre la Argentina y la Alemania nazi y el Imperio del Japón, en adhesión al Acta de Chapultepec.
 
La contienda bélica terminará a las pocas semanas. La declaración de guerra busca que la Argentina, como país beligerante, pueda formar parte de la Organización de las Naciones Unidas, de cuya fundación participará.
 
La Opinión Popular


La decisión implicaba para Farrell una "humillación" que lo debilitó en su consideración popular. "Equivocada o no, inoportuna o no, la posición independiente de la Argentina era una compadrada criolla que se había mantenido durante casi cinco años contra los poderosos del mundo", explicó Félix Luna años después, en el que acaso sea su mejor obra, El 45: crónica de un año decisivo (1971).
 
"La claudicación del 27 de marzo sólo podía tener una secuela lógica: el llamado a elecciones". Fue entonces cuando Arturo Jauretche escribió en La Víspera: "General Farrell, queremos morir acá".
 
Sin embargo, como es sabido, la Argentina había desafiado a la gran potencia del norte cuando, en la conferencia hemisférica de Río de Janeiro de enero de 1942, se había negado a declarar la guerra a las potencias del Eje tras el ataque japonés a Pearl Harbour semanas antes.
 
El pedido del secretario de Estado yanqui Cordell Hull de que las naciones de las Américas acompañaran a Washington fue rechazado por las autoridades argentinas encabezadas por el presidente conservador Ramón Castillo y el canciller Eugenio Ruiz Guiñazú.
 
Factores externos habían contribuido a mantener esa política de neutralidad. Fundamentalmente, la presión británica destinada a garantizar la llegada de exportaciones argentinas al Reino Unido durante el conflicto.
 
La política de neutralidad se mantuvo incolumne tras la revolución del 4 de junio de 1943, cuando el exhausto sistema político se derrumbó, como dijera un diplomático extranjero, como un castillo de naipes, y recién enero del año siguiente el presidente Pedro Ramírez se vio obligado a romper relaciones con el Eje, con el objeto de disipar el aislamiento internacional que a la Argentina le estaba resultando crecientemente insostenible.
 
Lo cierto es que la declaración de guerra de la Argentina al Eje, decretada un día como hoy, hace 75 años, había llegado demasiado tarde y fue vista como el fruto de un acto desesperado. La historia suele ser cruel con quienes no comprenden -o lo hacen tardíamente- el sentido de los acontecimientos.
 
Fuente: Infobae

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar