La Opinión Popular
                  11:31  |  Miercoles 12 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-06-2023 / 10:06
PANORAMA EMPRESARIO SEMANAL

Nada está cerrado hasta que todo lo esté

Nada está cerrado hasta que todo lo esté
Como suele decirse en las negociaciones diplomáticas, nada está cerrado hasta que todo lo esté. Las definiciones en el frente financiero influyen sobre el cierre de listas y viceversa. Los plazos son casi idénticos, porque el próximo vencimiento con el FMI opera el 22 de junio, apenas 48 horas antes del plazo máximo para la presentación de candidaturas ante la justicia electoral.
El precario equilibrio macroeconómico que busca sostener Sergio Massa hasta las PASO es la plataforma indispensable para que el peronismo conserve chances de entrar en un balotaje de desenlace imprevisible, en el que Cristina Kirchner evalúa que podría retener el poder.
 
Por eso las gestiones del ministro de Economía para volver de China con los dólares que retacea el Fondo Monetario están tan íntimamente entrelazadas con la definición de las candidaturas de un Frente de Todos que terminó de purgar a su tercera pata y concentró las decisiones en la vicepresidenta y el jefe renovador.
 
Como suele decirse en las negociaciones diplomáticas, nada está cerrado hasta que todo lo esté. Las definiciones en el frente financiero influyen sobre el cierre de listas y viceversa. Los plazos son casi idénticos, porque el próximo vencimiento con el FMI opera el 22 de junio, apenas 48 horas antes del plazo máximo para la presentación de candidaturas ante la justicia electoral.
 
Y aunque haya maniobras distractivas para todos los gustos, ningún nombre está descartado. Ni siquiera el de la propia Cristina, que reclamó "comprensión de textos" a quienes le insisten con que sea ella quien encabece la fórmula pero que a la vez reparte señales ambivalentes puertas adentro.
 
La agenda de Massa es frenética, a tono con el abismo estanflacionario que se otea en el horizonte si se acaban las reservas. A poco de volver de Beijing partirá -por sexta vez como ministro- hacia Washington, donde espera cerrar con el Fondo una reprogramación al filo de ese vencimiento de fin de mes por casi U$S 2.700 millones.
 
Después irá a Brasil, donde Lula Da Silva también orejea sus cartas. Fuentes cercanas al ministro aseguraron que el vecino todavía puede extender un crédito que compense el déficit bilateral, que la sequía multiplicó. Ayer se supo que, solo hasta mayo, el desbalance negativo (U$S 2.500 millones) ya supera el de todo 2022 (que fue de 2.250 millones).
 
El kirchnerismo también recibió señales en ese sentido. La presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) de los BRICS, Dilma Rousseff, se las transmitió a Máximo Kirchner antes de que la delegación partiera de la futurista Shanghai para terminar de cerrar en Beijing la ampliación del swap de monedas con el Banco Popular chino.
 
Si bien recién en agosto el NDB debatirá el ingreso de Argentina y un posible rescate por la sequía, el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, todavía tiene en su escritorio la documentación para que el banco central brasileño haga efectivo un swap similar al vigente con China. Fuentes brasileñas estiman que podría ser por entre U$S 3.000 y 5.000 millones.
 
Son partidas de ajedrez simultáneas en un marco geopolítico que, si alguien lo pretendía ignorar, se hizo más que evidente durante la semana en que toda la dirigencia dirigió su mirada hacia Oriente. Un mundo donde el gasto en armamento creció en 2022 por octavo año consecutivo y batió su récord histórico por la guerra en Ucrania, según el Instituto para la Paz de Estocolmo.
 
Y donde la hegemonía del dólar empieza a ser desafiada seriamente, tal como mostraron Juan Gabriel Tokatlian y Mónica Hirst en un informe para la Fundación Friedrich Ebert: del 73% de las reservas internacionales de todo el planeta en 2001, el billete verde pasó a representar un 58%.
 

 
Corsos a contramano
  
La diferencia con la guerra fría del siglo XX es que ya no hay "campos de influencia" sino cadenas integradas globalmente. Así como se apuntan mutuamente con cañones y armas nucleares, China y Estados Unidos mantienen entre sí el mayor flujo comercial y financiero del mundo. Por eso resulta más llamativo que el Frente de Todos se haya inclinado tanto por uno de los contendientes y haya desaprovechado la cooperación con el otro. De las granjas de cerdos a Atucha III, de la producción de fertilizantes a la instalación de puertos, todo naufragó en medio de lobbies estadounidenses que en algunos casos fueron a puertas cerradas y en otros a plena luz del día.
 
El kirchnerismo, tal como se consignó en este panorama la semana pasada, acusa a tres funcionarios de ese fracaso a la hora de reeditar la tercera posición de Juan Perón. El primero es el eyectado Gustavo Beliz, quien boicoteó documentos y convenios con los que podrían haber avanzado algunas de esas inversiones chinas en el país. El segundo es Santiago Cafiero, el canciller cuya ausencia en la gira por China resultó casi tan inexplicable como que el ministro de Economía estrenase el nuevo avión presidencial. Y el tercero es el propio Presidente, que se volvió de Brasilia por segunda vez consecutiva con las manos vacías y no consiguió anotarse el poroto del swap, según el massismo por haber sostenido a Daniel Scioli en la embajada donde se abrazó con Jair Bolsonaro.
 
En Twitter, Cafiero se defendió de esa acusación con el curioso argumento de que participó en infinidad de reuniones que terminaron invariablemente en callejones sin salida. Pero el cuestionamiento de quienes lo defenestraron de la jefatura de gabinete también apunta a lo operativo. Se quejan de que en China hay apostados la mitad de diplomáticos argentinos que en Brasil y que en EE.UU, que las relaciones con el gigante asiático están subsumidas en la postergada Dirección de Asia y Oceanía y que Shanghai es considerado un destino "categoría C", donde cónsules y agregados solo se quedan dos años sin continuidad posible. "La Cancillería está hecha para un mundo que no existe más", protestan.
 
Nadie está exento de contradicciones. El embajador argentino en China, hermano del yerno de Cristina y hombre clave de la gira, Sabino Vaca Narvaja, sostuvo en enero de 2022 que para él lo mejor era cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario y no apostar a un salvavidas en yuanes. "A nadie le sirve que eso se dilate y está todo el Gobierno trabajando para resolverlo de la manera mejor posible para la sociedad argentina", le dijo aquella vez a ElDiarioAr.
 
Martín Guzmán, por ese entonces, se aprestaba a cerrar el pacto con el FMI que detonó la ruptura explícita y la renuncia del diputado Kirchner a la jefatura de la bancada. Pero antes, en agosto de 2020, había renegociado la cláusula del contrato del swap con China que decía que si se caía el acuerdo con el FMI, también se caía el swap. Un servicio que Cristina ni Massa piensan reconocerle, del mismo modo que todos se hacen los distraídos frente a las concesiones del tigrense a Washington, como la reciente concesión a título gratuito de la banda de 6 Ghz del espectro radioeléctrico al WiFi 6, en beneficio de los gigantes de Silicon Valley y en detrimento del protocolo 5G que tiene a la china Huawei como líder.
 
El Presidente se defiende con mejores armas que su canciller del reproche de quien lo encaramó al sillón de Rivadavia. Reivindica haber viajado a China, haber excluido de ese viaje deliberadamente a Beliz, de quien empezaba a sospechar que funcionaba de un doble agente, haber firmado la adhesión a la Franja y la Ruta y haberse levantado convaleciente de la cama en Bali, este verano, para no faltar a la reunión que tenía agendada con Xi Jinping.
 
 
Entre caníbales
  
Tal nivel de descomposición interna y una economía con el doble de inflación que en 2021, el mismo desempleo, ingresos informales 15% abajo e ingresos formales igual de deprimidos que entonces dejaría sin chances de reelegir a cualquier oficialismo que haya sido derrotado en las elecciones de medio término. Para peor, el segmento social más castigado por la inflación es la base electoral tradicional del peronismo. Por eso la apuesta es a la "elección de tercios" y a la canibalización opositora. La lógica es que pierde el que se equivoca.
 
Al menos ante el círculo rojo, Horacio Rodríguez Larreta parece haberse equivocado esta semana. Allí, su laudo a favor de Jorge Macri como candidato porteño por el Pro lo desautorizó severamente. "Se mostró como un subordinado de Mauricio. Se albertizó antes de asumir", bromeó uno de los empresarios que lo abrazó esta semana en un evento en la Bolsa de Comercio.
 
Patricia Bullrich, en cambio, viene afinando la puntería ante ese público. "A mí no me da todo lo mismo. No soy Larreta", les dijo en dos mesas distintas a petroleros y a financistas, que se fueron mejor impresionados que cuando habla de economía. Es la adversaria con la que Cristina se siente más cómoda confrontando. Sea el candidato Wado De Pedro, Axel Kicillof, Sergio Massa...  o ella misma.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-06-2024 / 09:06
A la senadora neuquina Lucila Crexell su mandato le concluye el 09/12/2025 y ella está buscando hace tiempo un cargo público para cuando tenga que dejar la Cámara Alta. Olfateó la oportunidad de canjear sus críticas a la Ley Ómnibus por voto positivo. París era una fiesta, escribió alguna vez Ernest Hemingway. Crexell quiere saber si es cierto. La mesa estaba servida hace tiempo pero no había quien pagara la fiesta. Entonces, Javier Milei decidió hacerse cargo de la cuenta. Algunos dicen que pagó con una Banelco. En el Senado la palabra Banelco suena feo, siempre.
 
El problema es que todo fue muy grosero, por Santiago Caputo, por Guillermo Francos... tan chabacano resultó que el gobernador neuquino Rolo Figueroa tuvo que afirmar que él no había dado ninguna autorización al respecto. Crexell entró en crisis, y comenzó (tardíamente) a articular una explicación que, básicamente, no es verificable, y no le creen sus colegas del Senado de la Nación, donde ella sumó ahora críticas y hasta le han quitado el crédito.
 
A la senadora nacional por Neuquén / Juntos por el Cambio le cabría una denuncia por el delito de dádivas, fundamentada en su apoyo a Ley Bases a cambio de la embajada argentina ante la Unesco (en París, Francia), con un sueldo mensual de 15.000 dólares, una recompensa por su voto.
 
En la víspera del tratamiento en el Senado de la Ley Bases y el Paquete Fiscal, las negociaciones se empantanaron para la Casa Rosada. El Gobierno confiaba contar con 37 o 38 senadores garantizados para el quórum, y luego para la votación en general, pero los santacruceños José Carambia y Natalia Gadano denunciaron a través de un video que el oficialismo desconoció a último momento los acuerdos a los que habían llegado para firmar el dictamen, y sorpresivamente llamaron a no bajar al recinto.
 
El mensaje descolocó al jefe de Gabinete, Francos, que se enteró por la prensa que estaba a punto de perder dos votos clave. Sin embargo, La Libertad Avanza podrá sesionar igual este miércoles, porque el radical Martín Lousteau, que estaba en duda, confirmó luego de reunirse con Victoria Villarruel que se sentará en su banca. "Mañana voy a estar sesionando porque debemos discutir leyes que son muy importantes para el futuro de los argentinos", se justificó. Más allá del quórum, el resultado final sigue abierto. La moneda está en el aire: Milei podría finalmente festejar este miércoles un día de gloria en el Congreso o sumar una nueva frustración política.
 
El poroteo marca que para la votación en general habría 33 votos en contra --de Unión por la Patria-- y los 36 a favor que habría logrado juntar el oficialismo. En duda estaban los dos senadores de Santa Cruz, que con el video de este martes están más cerca de ser negativos, y el de Lousteau, que firmó un dictamen propio.
 
Si ellos tres votan por la negativa desempatarían (según la hora que se vote) Victoria Villarruel o el presidente provisional del Senado, Bartolomé Abdala (cuyo voto valdría doble). Sucede que, después de las 22.30, Milei estará viajando para una nueva gira fuera del país y Villarruel tendrá que hacerse cargo del Poder Ejecutivo.
 
La Opinión Popular
 

11-06-2024 / 08:06
En medio de las fuertes internas y escándalos que sacuden al gabinete de Javier "el Loco" Milei, ahora se abrió un nuevo foco de conflicto y la que está en la mira es la Canciller Diana Mondino. Este lunes se conoció que ella no viajará a la cumbre del G7 y que el Presidente se subirá el miércoles al avión presidencial, con destino a Italia, solo con su hermana la secretaria general de la presidencia, Karina Milei.
 
Fue "el Jefe", como le dicen a Karina en la Casa Rosada, la que tomó la decisión de dejar a Mondino abajo de la importante cumbre y fue también ella la que absorbió en su secretaría un área clave del ministerio de Relaciones Exteriores, que estaba bajo el órbita de la canciller. Se trata de la Agencia fundacional de promoción comercial y de inversiones --la exFundación Exportar-- que es la encargada de tender puentes entre el gobierno y los empresarios del mundo, además de manejar la Marca País, y de promover el comercio y el perfil exportador de la Argentina.
 
Más allá de que en Balcarce 50 están molestos con la Canciller y quieren correrla --o al menos freezarla y generarle un gran desgaste-- cerca del mandatario dicen que, por ahora, no la van a sacar del cargo porque "no es prioridad". "Hay mil quilombos antes", se sinceran en el oficialismo. Se refieren a las renuncias y conflictos que siguen apareciendo en el ministerio de Capital Humano por el acopio de alimentos a punto de vencer y las causas judiciales por corrupción que derivaron de esa decisión.
 
Ese no fue, sin embargo, el único conflicto en el gabinete, días antes de que se desate el escándalo con Pettovello ya había renunciado a su cargo el exjefe de gabinete, Nicolás Posse --que también habría sido corrido por la decisión de Karina-- y, junto con él, renunciaron un gran número de funcionarios que le respondían. Fue el caso del titular de la AFI, Silvestre Sívori, y de su segundo, el titular de Asuntos Estratégicos y brigadier Jorge Antelo, que este lunes se conoció que será reemplazado por José Luis Vila, exfuncionario del ministerio de Defensa durante el gobierno de Mauricio Macri.
 
Así, Mondino no formará parte de la comitiva que viajará a Italia para participar de la cumbre del G7. Se trata de una decisión que expone el alto nivel de tensión con Karina por los costos de los viajes del presidente. La relación de la canciller con la secretaria general de la Presidencia pasa por su peor momento. "En política exterior, Karina da las órdenes, Mondino paga las cuentas", reveló una fuente.
 
La canciller está en una posición muy incómoda dentro del gobierno desde la salida de Nicolás Posse y acumula situaciones que la dejan al borde de la salida. El plantón de Milei a 19 embajadores de países islámicos la dejó expuesta y en el núcleo más cerrado del libertario la culpan por haber permitido la presencia del embajador de Palestina. Un papelón diplomático religioso. En este marco de tensión, Milei decide no llevar a Mondino a Italia. Una alta fuente diplomática lo definió como "un gesto muy fuerte". "¿Cómo no va ir la Canciller a la reunión del foro más importante de política exterior? La están invitando a irse", concluye.
 
Lo concreto es que el "monarca" y su "hermana", son los que mandan, que el Congreso está pintado y que ellos dos hacen del país lo que les da la gana.
 
La Opinión Popular
 

10-06-2024 / 10:06
En la entrada al basural del CEAMSE de José León Suárez se forma todas las mañanas, desde muy temprano, una larga fila para entrar. Para ordenar la  cantidad de personas que llegan a diario a revisar los basurales, comenzaron a dar turnos de 24 horas. Cuando consiguen ingresar pasan un día entero entre montañas de residuos porque una vez que salen no saben cuándo van a tener la posibilidad de volver a hacerlo.
 
Samanta, una mujer que trabaja como voluntaria en un comedor popular en el barrio Empalme Graneros, Rosario, que atiende a 230 personas por día, contó en la radio, entrevistada por el periodista Ramón Indart, una historia de terror: "El nuestro es un comedor vianda, se llevan la comida. Ya tenemos problemas de gente que le roba el tupper a otra gente. Gente que se pelea en la plaza de enfrente porque el otro le agarró el tupper y le comió la parte de carne que tenía el menú".
 
Las personas en situación de calle que pasan a buscar una ración aumentaron en los últimos meses de uno a quince o veinte por día, cuenta Samanta. Su comedor tiene un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo, que financia la compra de alimentos, pero desde diciembre el gobierno retiene indebidamente ese dinero. "Si no llegan los fondos, cierren", fue el mensaje que le dieron los funcionarios de Capital Humano. La mayoría de los comedores del barrio ya siguieron ese camino.
 
La Dirección de Asistencia Directa para Situaciones Especiales (DADSE) del ministerio de Salud, del que dependen 1900 pacientes que requieren la cobertura estatal para terapias complejas, bajó drásticamente la entrega de medicamentos desde que asumió Milei. El gobierno interrumpió el reparto voluntario y apela en Tribunales los recursos de amparo que buscan garantizar la provisión de medicina. Argumentan sospechas de corrupción; las denuncias ya fueron descartadas.
 
No hay cifras oficiales pero familiares estiman que ya hay alrededor de cincuenta víctimas fatales y más de un centenar con riesgo inminente de muerte a causa de la decisión política de cortar sus tratamientos. En el programa "Buenos días América", en A24, el periodista Pablo Ponzone contó: "Cuando llegué con las cámaras a la DADSE una mujer que no recibía los medicamentos decidió cortarse los brazos prácticamente adelante nuestro".
 
Los móviles de todos los canales que buscan testimonios en la calle dan cuenta de la misma clase de relatos. Jubilados que comienzan a saltar comidas, padres que se van a dormir con el estómago vacío para poner algo en el plato de sus hijos, familias que no tienen para encender la estufa en las noches de frío, otras que salen a vender cosas que ya no usan para poder pagar la factura de la luz, farmacéuticos que cuentan cómo muchos no pueden pagar los remedios ni con descuentos.
 
Eso y no otra cosa suceden cuando se destruye el Estado desde adentro. Agujeros. Carencias que impactan de lleno en la población. El efecto de un Estado abandónico es hambre, muerte, privaciones e intemperie. Las declaraciones más recientes de Javier "el Loco" Milei dejan en claro que no se trata de un error o de un desvío sino que ese es el efecto deseado. Pero lamentablemente, bajo ese régimen un país no llega a ser Irlanda en 35 años, más bien comienza a parecerse a Haití mucho antes. El gobierno, además, se está descomponiendo a una velocidad alarmante. Las internas escalan todos los días e incorporan a la agenda denuncias cruzadas de corrupción, espionaje y aprietes. 
 

10-06-2024 / 08:06
Javier "el Loco" Milei cumplirá el lunes seis meses en el gobierno. Sus diferencias con la vicepresidenta Victoria Villarruel quedaron expuestas en innumerables ocasiones. Sin embargo, si hay algo en lo que coinciden es en la impugnación del proceso de memoria, verdad y justicia. Un relevamiento hecho por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y Memoria Abierta muestra cómo estas políticas -que hicieron de la Argentina un ejemplo en el mundo- tambalean desde que asumió la administración libertaria.
 
El 2 de abril pasado, Milei usó la conmemoración por los 42 años del desembarco en Malvinas para lanzar una consigna de futuro: llamó a la reconciliación con las Fuerzas Armadas. Un mes y medio después, en la Casa Rosada, inauguró un busto de Carlos Menem y habló de los indultos que el riojano firmó como una "herramienta constitucional" para pacificar la Argentina. No le importó que la Corte Suprema hubiera dicho que eran inconstitucionales.
 
Milei no encarna la batalla por la "memoria completa", pero los combates contra el movimiento de derechos humanos son parte de su "batalla cultural". Villarruel -que milita hace más de 20 años en organizaciones ligadas a la defensa o reivindicación de las fuerzas que actuaron en la represión ilegal- hizo en estos meses algunas intervenciones quirúrgicas que tuvieron que ver con el ataque a las referentes de los organismos -como Estela de Carlotto, Taty Almeida o Hebe de Bonafini-, la reedición del discurso del "curro de los derechos humanos" o la reivindicación de su padre por haber actuado en el Operativo Independencia -considerado por los tribunales como la "antesala" del genocidio que se implementó a lo largo y ancho del país.
 
Para el CELS y Memoria Abierta, las posiciones negacionistas y revisionistas que expresan los principales actores de La Libertad Avanza (LLA) "representan un daño mayúsculo a la construcción social, política e institucional que simbolizan el Nunca Más para la democracia, un piso común de acuerdo y convivencia al que se comprometieron todos los gobiernos previos, los tres poderes del Estado y el Ministerio Público Fiscal de la Nación".
 
Si bien desde el Ministerio de Justicia se mantuvieron las querellas en 266 causas por crímenes contra la humanidad, hubo desde otras carteras acciones tendientes a evitar que se investiguen estos delitos. La posición más clara en este sentido la adoptó el radical Luis Petri con el desmantelamiento de los equipos de relevamiento y análisis (ERyA) documental, que funcionaban desde 2010 y que aportaron información esencial a la justicia para lograr la identificación y la condena de los perpetradores.
 
Tanto Petri como Patricia Bullrich decidieron, además, no enviar la información que les requería la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para la búsqueda de los niños y las niñas apropiados durante el terrorismo de Estado. Creada en 1992, la Conadi es el órgano del Poder Ejecutivo que canaliza las búsquedas de quienes dudan sobre su identidad. Según informó Abuelas de Plaza de Mayo, el 90 por ciento de los casos que entran al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) para su testeo provienen de la Conadi.
 
Existe un acuerdo extendido al interior del gabinete de Milei en favor de "dejar atrás el pasado". Mientras algunos reconocen la actuación ilegal de las fuerzas armadas, otros la ignoran y otros, incluso, llegan al extremo de reivindicarla.
 

09-06-2024 / 09:06
En un tiempo, la sociedad argentina sentirá consternación al observar que muchos de sus ciudadanos apoyaron, disimularon y votaron a un Gobierno como el de Javier "Papada de Sapo" Milei. Es una hipótesis. El lapso que llevará asimilar este dato de la historia podrá llevar meses, años o décadas. Otra hipótesis, un tanto inespecífica.
 
El bochorno de este presente al que llegó la política argentina no se limita a un Presidente que hace bandera de la crueldad en cada una de sus acciones, como ninguno de sus antecesores democráticos de la amplia familia de la centroderecha y la derecha.
 
No casualmente, además de lo que significa el apoyo recibido en las urnas, hay formas de Milei que hacen al fondo de las relaciones sociales y encuentran eco en quienes se presentan como adversarios o enemigos. La estridencia, lo soez y la violencia que el ultra derechista llevó a la jefatura de Estado aparecen como ráfagas cotidianas en emergentes opositores y en pantallas televisivas y de streaming -al menos en los papeles- antimilieístas.
 
Carlos Menem, Fernando de la Rúa y Mauricio Macri -muy distintos en sus condiciones de liderazgo personal, representatividad, construcción política y éxito en sus propios términos- tocaron partituras liberal-conservadoras y apelaron, en un tópico de los promotores del libre mercado, a un "último sacrificio" que sería redentor, antes de poner a Argentina en la senda de los "países exitosos". Ninguno actuó con el grado de desprecio y odio que enarbola el economista de La Libertad Avanza hacia sus adversarios y hacia los millones que padecen sus medidas.
 
Martín Vicente, investigador sobre las derechas en el Conicet y docente de la Universidad de Mar del Plata, traza un puente entre la narrativa de Milei y el "cambio de mentalidad" que se proponía un emblema de la no democracia, José Alfredo Martínez de Hoz, algo perceptible en la coincidencia terminológica de ambos economistas.
 
El Gobierno ultraderechista expone otra característica esencial, que pesa tanto en su identidad como su ideología: la torpeza como ejercicio de Gobierno. El reconocimiento por parte de Milei de que se propone destruir al Estado "desde adentro", "como un topo", lleva a pensar que el conjunto de arribistas y hombres y mujeres de negocios de los que se rodeó no son producto de alguna limitación social o psicológica de los hermanos gobernantes, sino que fueron seleccionados para un objetivo premeditado.
 
Las partidas sociales que no se ejecutan, las obras públicas próximas a concluirse que se abandonan, los recursos humanos valiosos a los que se expulsa, los alimentos que se vencen en depósitos, los obscenos negocios que se habilitan, las muertes por medicamentos que no se entregan y los programas científicos que se atascan en mails que quedan sin responder no obedecen sólo a que hay una tarotista que se toma su tiempo para entender de qué se trata o un abogado de un estudio privado con intenciones aviesas.
 
Mucho más que eso, hay una decisión política de desmantelar "el colectivismo" que representa la mera existencia del Estado, más allá de la función básica de seguridad y tribunales para arbitrar conflictos. No cabe elucubrar teorías conspirativas. Hay que escuchar a Milei. Este capítulo de individualismo enseñoreado, en el que el goce con el sufrimiento ajeno parece un componente indisociable, excede con creces a las figuras de los hermanos Milei.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar