La Opinión Popular
                  22:11  |  Lunes 20 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 29-05-2023 / 11:05
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Cristina, la campaña del peronismo y la reconstrucción de una alianza nacional

Cristina, la campaña del peronismo y la reconstrucción de una alianza nacional
Mientras el presidente naufragaba entre sus errores no forzados y las circunstancias dramáticas que le tocó atravesar, Massa estrechó su vínculo con la vice al punto tal que se convirtió, junto a Axel Kicillof, Wado De Pedro y el propio Máximo Kirchner, en uno de los vértices del dispositivo político que está diseñando CFK para la próxima etapa, como quedó claro en la disposición de lugares en el acto del jueves.
El jueves en Plaza de Mayo Cristina Fernández de Kirchner repitió la frase que servirá como cimiento para la campaña que el peronismo tiene por delante, con el desafío de volver a pedir el voto de la sociedad argentina después de cuatro años con más frustraciones que motivos para celebrar. "A pesar de los errores, equivocaciones o diferencias, este gobierno es infinitamente mejor que el que hubiera sido otro de Mauricio Macri, no tengo dudas", dijo.
 
Lo que puede traducirse, sin mucho riesgo, en otra formulación, sobre la que va a montarse el esfuerzo proselitista que ella proyecta para los próximos meses: que un nuevo gobierno de la fuerza que todavía llamamos Frente de Todos, en cualquiera de sus múltiples configuraciones posibles, es una opción "infinitamente mejor" para el país que la más leve de las alternativas que presenten las fuerzas opositoras.
 
Esto no tiene que ver con la apreciación que tenga la vicepresidenta sobre las decisiones tomadas por Alberto Fernández ni sobre la expectativa que pueda poner sobre cada uno de los aspirantes a la candidatura presidencial. CFK, apasionada por la historia argentina, sabe que aunque hoy la oferta electoral se estructure en tres partes, no hay más que dos modelos económicos en pugna: la especulación financiera o el desarrollo productivo.
 
Y que sí existe una disputa, desde la segunda mitad del siglo veinte, entre tres identidades políticas que se reparten y compiten por la representación de millones de argentinos: una de matriz nacional-popular, otra nacional-conservadora y una tercera, liberal en materia económica, ultramontana en términos de derechos individuales, y que nunca se sintió a disgusto compartiendo el asiento con expresiones antidemocráticas y violentas.
 
Así, cada vez que el rumbo de la economía lo marcó el sector nacional-popular, con los gobiernos de Juan Perón, Néstor Kirchner y CFK, los indicadores subieron por una escalera y hubo momentos virtuosos de grandes avances en el desarrollo nacional. Y en cada ciclo liberal, con la dictadura, en las presidencias de Carlos Menem y por último con los cuatro años de Mauricio Macri, el retroceso fue brutal.
 
Por eso resulta inútil plantear un acuerdo sobre el modelo económico del país con el sector liberal; porque cada vez que llegan al gobierno toman decisiones que van en dirección contraria al desarrollo. No es maldad (no en todos los casos) sino que tiene que ver con sus convicciones e intereses, particulares, sectoriales o extranjeros, que resultan contrarios al progreso de la Nación y al bien común de la sociedad argentina.
 
Con el sector nacional-conservador, por el contrario, no solamente se puede sino que es necesario buscar coincidencias, justamente para dejar en minoría a los que reman en dirección contraria. Cada vez que hubo una conducción nacional-popular fue en concurso con aquellos. Entre 1945 y 1955, o entre 2003 y 2015, el sector nacional-popular condujo procesos hegemónicos con los conservadores adentro.
 
La otra opción es forjar consensos económicos, que son independientes de los pactos políticos. Por el contrario, pueden ser compatibles, incluso, con situaciones de persecución a las fuerzas nacional-populares, con dictaduras, bombardeos a blancos civiles y fusilamientos. Como sucedió entre 1955 y 1975, cuando el sector nacional-conservador estableció una alianza con los liberales-fascistas para voltear y prohibir a Perón.
 

 
Durante esas dos décadas, sin embargo, el consenso económico era tan potente que la economía nunca dejó de tener una matriz nacional, y aunque con el paso de los años la pulseada era cada vez más desigual, la Argentina llegó al golpe de 1976 con menos de cinco por ciento de pobres, una distribución paritaria de la riqueza y con los obreros metalmecánicos de Córdoba ganando mejores salarios que sus pares de Detroit.
 
El sector liberal-fascista sólo pudo imponer su modelo económico a través de la combinación de dictadura con un plan de exterminio, a partir de 1976. La segunda victoria, en 1989, fue mediante el engaño, de la mano de un candidato que hizo campaña apelando al restablecimiento de una matriz nacional-popular (revolución productiva y salariazo) y que terminó por entregar la economía argentina al Consenso de Washington.
 
Recién en 2015, con Mauricio Macri, por primera vez desde que existe en el país el voto universal, es decir, desde que el sector nacional-popular tuvo representación política, los liberales pudieron convencer, en elecciones libres y democráticas, que la mitad más uno de los conservadores eligieran a su candidato. Así, la segunda rueda se definió por una ventaja exigua pero legítima, que puso a ese modelo a conducir nuevamente la economía.
 
Sergio Massa tuvo un rol clave en esa elección, en la que era el postulante que representaba a los nacional-conservadores. De cara a la segunda vuelta, su apoyo ("No quiero que gane Scioli", dijo) resultó indispensable para torcer la balanza a favor del sector liberal, así como su acompañamiento en los primeros meses del gobierno de Cambiemos permitió avanzar con políticas que resultaron dañinas para el país.
 
Pero los enojos en política duran seis meses, como decretó recientemente CFK. Y Massa hace ya cuatro años, cuando --a instancias de Máximo Kirchner-- reanudó lazos con la vicepresidenta, de quien había sido jefe de gabinete una década antes, recompuso ese error y volvió a encauzar la historia. El Frente de Todos, al fin y al cabo, no fue otra cosa que un intento por restablecer el pacto entre el nacionalismo popular y el conservador.
 
Durante esos cuatro años, mientras el presidente naufragaba entre sus errores no forzados y las circunstancias dramáticas que le tocó atravesar, Massa estrechó su vínculo con la vice al punto tal que se convirtió, junto a Axel Kicillof, Wado De Pedro y el propio Máximo Kirchner, en uno de los vértices del dispositivo político que está diseñando CFK para la próxima etapa, como quedó claro en la disposición de lugares en el acto del jueves.
 
Este domingo Massa va a viajar a China. Volará veintidos horas de ida y veinticuatro a la vuelta para buscar financiamiento en el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS mientras, en simultáneo, negocia con el Fondo Monetario Internacional para conseguir un adelanto de los desembolsos en términos que sean compatibles con las condiciones que dejó muy en claro Fernández de Kirchner en Plaza de Mayo.
 
Esa voluntad (y la capacidad asociada) para negociar en simultáneo con ambas potencias, a pesar de la vulnerabilidad extrema del país en casi todos los frentes, contrasta con las definiciones de los principales candidatos opositores, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Javier Milei, todos en el cuadrante liberal (una vez más sintonizado con elementos neofascistas), en rechazo a profundizar la relación con China y los BRICS.
 
El gran acuerdo del que habla desde hace años Fernández de Kirchner no es otra cosa que la reconstrucción definitiva de una alianza nacional, de los sectores nacionales, no entre dirigentes sino en el pueblo, en defensa de los intereses nacionales que corren el riesgo de volver a quedar en manos de sus tres veces verdugos. El riesgo de que la pieza vuelva a caer en el casillero con la cabeza de la serpiente y haya que regresar, otra vez, al principio.
 
La contradicción política y económica primaria, en esta época de turbulencias globales y abundancia de recursos estratégicos para la Argentina, no es otra que la disyuntiva entre cuidar los intereses nacionales o entregarse a voluntades que no son propias ni comunes. Una vez más en la historia de nuestro país el ala liberal-neofa, por complicidad o por beneficios personales o sectoriales, son sus vectores, encargados de ejecutar la tarea.
 
El jueves, mientras medio millón de personas desbordaba el microcentro en una muestra de fortaleza política que debería preocuparlos, si tuvieran la humildad intelectual de considerar la posibilidad de perder la elección, dirigentes, voceros e influencers de la oposición pataleaban en las redes sociales por la supuesta apropiación por parte del peronismo de una fecha patria y por la utilización político-partidaria de la efeméride.
 
Y sin embargo, la revolución de Mayo de 1810  fue, también, un acto político partidario, llevado adelante por una alianza diversa, de carácter nacional, que tenía como objetivo una patria más libre y soberana, en contra de quienes se proponían prolongar la subordinación a un poder extranjero. En ese sentido, el acto del jueves, además de la señal de largada de la campaña presidencial, fue un homenaje fiel a esos patriotas.
 
Por Nicolás Lantos
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-05-2024 / 10:05
Javier "el Loco" Milei lo hizo una vez más. Con la nuestra, se fue de paseo a España. O, lo que para el caso es prácticamente lo mismo, viajó a cumplir compromisos políticos personales. Allí el Presidente volvió a generar un escándalo diplomático, esta vez con la Madre Patria. En un discurso que dio durante su gira, en un acto de extrema derecha que organizó el partido VOX -y que se llevó a cabo en Madrid- el Presidente argentino agredió a su par español, Pedro Sánchez, y a su esposa, Begoña Gómez. "Qué calaña de gente atornillada al poder. Aún cuando tenga a la mujer corrupta, se ensucia y se toma cinco días para pensarlo", dijo el impresentable.
 
Inmediatamente España llamó a "consultas sine die" a su embajadora en Buenos Aires después de que Milei calificara de "corrupta" a la esposa del presidente Sánchez. El gobierno español consideró que los insultos del argentino "no tienen precedentes en la historia de las relaciones internacionales", reclamó "disculpas públicas" y anunció "medidas para defender la soberanía y dignidad" de su país. El vocero presidencial Manuel "Nabo" Adorni adelantó que: "El Presidente Milei no va a pedir disculpas".

El presidente español Pedro Sánchez afirmó que las declaraciones del mandatario argentino "no estuvieron a la altura" de un jefe de Estado. "Quien ayer habló no lo hizo en nombre del gran pueblo argentino", dijo y planteó que la reacción de su gobierno será acorde "a la dignidad de la democracia española". Desde el PSOE no descartaron la ruptura de relaciones mientras esperan que Milei pida disculpas. La Unión Europea condenó los dichos de Milei contra el gobierno español y la primera dama de ese país. 

¿Quiénes son la casta de aliados internacionales de Milei? Unos reivindican a Adolf Hitler, otros a Francisco Franco o a Benito Mussolini. Reaccionarios, xenófobos, racistas, pro dictaduras, anti feministas, homofóbicos y anti obreros. La fauna de la derecha mundial recauchutada se congregó en el Estado español convocada por el minoritario Vox, heredero ideológico del dictador Franco, el partido "amigo" de La Libertad Avanza. Milei participó, despeinado y gritón en Madrid, de la que seguramente sea la mayor reunión de dirigentes fascistas de Europa desde que Hitler visitó Roma en 1938.
 
El evento Europa Viva 24 convocó a la flor y nata de la ultraderecha fascista internacional, tales como Giorgia Meloni, la primera ministra de Italia, Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, Marine Le Pen, diputada y ex candidata a presidenta de Francia, José Kast, ex candidato a presidente de Chile, Mateusz Morawiecki, ex primer ministro de Polonia, y un ministro de Netanyahu, entre las figuras más notorias.
 
En el acto, Milei leyó su discurso, un copy-paste de otros ya leídos en distintos foros, con malos chistes también repetidos y recargó sus frases con mayores dosis de odio hacia todo lo que para él huela a Estado, justicia social o socialismo. No faltaron sus habituales insultos al ambientalismo, al feminismo, al sindicalismo y a quienes defienden la salud y la educación públicas. En esos pasajes logró más aplausos que cuando habló de sus ideas económicas. En más de cinco meses de gobierno, Milei aún no se animó a hacer un acto público ante miles de personas en su país. Recién lo hará este miércoles en el Luna Park, para presentar su nuevo libro. Pero será en un lugar cerrado, con entrada restringida y controlada, solo para los más fanáticos.
 
La Opinión Popular
 

19-05-2024 / 10:05
Mientras la provincia de Misiones colapsa por protestas simultáneas pero no coordinadas de policías, docentes, personal de salud y judiciales, Javier "el Loco" Milei viaja cinco días a Europa sin agenda oficial para participar del nazipallooza organizado por la formación de ultraderecha española Vox. El presidente argentino participa, en Madrid, de la que probablemente sea la mayor reunión de dirigentes fascistas de Europa desde que Adolf Hitler visitó Roma en 1938. Que el viaje -pagado por los contribuyentes- no incluya ninguna gestión oficial aparente, no ha motivado mayores reflexiones a la "gran" prensa porteña. Tampoco, la ya evidente desatención de los deberes de la presidencia en favor de consolidar un supuesto "prestigio" internacional, con miras a una futura carrera como conferencista. 
 
Según informó el gobierno, en las próximas semanas el presidente tiene planeado volar nuevamente a Estados Unidos, para reunirse con empresarios, y otra vez a España, para recibir un premio. El sistema normaliza con la misma facilidad la cofradía con neonazis; los viajes, tan frecuentes como onerosos para las cuentas públicas, despojados sin excepción de responsabilidades de Estado; y el total desapego de Milei por el devenir cotidiano de 47 millones de personas que dependen de su gobierno.
 
Gobernadores de todo el país toman nota de lo que sucede en Posadas, donde los trabajadores estatales, en la primera línea de fuego ante "el ajuste más grande de la historia", fueron el primer fusible en quemarse. Los mandatarios provinciales carecen de recursos para desactivar los conflictos que se presentan a diario, y temen que la bronca, en su trayecto desde la periferia hacia el centro, los desborde a ellos antes de acercarse a las puertas de la Casa Rosada.
 
Suspicacia: las consignas de los grupos que encabezan las protestas apuntan contra las autoridades locales y dispensan de críticas a Milei. Por ejemplo, un grupo de docentes "autoconvocados" que corta rutas desde varias semanas militó el rechazo al paro nacional del 9 de mayo con la consigna "responsabilidad absoluta del gobierno de Misiones".
 
Obligados a negociar por el ahogo financiero, algunos gobernadores desconfían sin embargo de sus interlocutores en la Casa Rosada. Mientras son sometidos a una operación de desgaste observan cómo en cada distrito un delegado de Karina Milei comienza a construir una alternativa opositora. La suspensión del acto del 25 de mayo, en ese sentido, resultó un alivio para los que no querían pagar el precio de hacerle un desplante al presidente pero tampoco les hacía gracia salir en esa foto.
 
Prefieren negociar, en privado, promesas de beneficios futuros y unos pocos fondos frescos a cambio de apoyar la ley de bases a sabiendas de sus múltiples problemas. La falta de proyección nacional en el horizonte político de la clase dirigente de cada provincia es un drama generalizado con escasas excepciones en todo el país.
 
El programa de ajuste neoliberal libertario del gasto público que instrumenta el Gobierno nacional está generando un previsible incremento en la conflictividad en cada una de las negociaciones de salarios, especialmente en el sector público y particularmente en las provincias, blancos principales de la motosierra de Milei.
 
La Opinión Popular
 

18-05-2024 / 10:05
Javier Milei lo hizo, su brutal ajuste neoliberal libertario desencadenó las protestas. Posadas, la capital misionera, ha concentrado en las últimas horas la atención nacional. Cortes de ruta, gomas encendidas, acampes, marchas callejeras, cacerolazos y la ocupación de la Legislatura marcan el malestar de miles de trabajadores por sus salarios. Se trata de los gremios docentes y de salud. Se ha sumado, en las últimas horas, un motín policial que incluye la toma del Comando Radioeléctrico. Reclaman suba de haberes. Hay personal retirado y en funciones. La justicia ha ordenado el desalojo pero no está claro cómo van a operativizarlo.
 
Lo que comenzó como una protesta en el centro político se fue extendiendo a otras ciudades de la provincia, con asambleas en plazas y cortes de las rutas cercanas. Leandro Sánchez, secretario general de UTEM y adjunto de la CTA Autónoma de Misiones, cuenta que "el gobierno nos viene adelantando que la recomposición salarial podría ser entre un 12 y un 20 por ciento. Eso es lo que van ofreciendo a distintos sectores y la verdad que la gente necesita mucho más. Una docente en Misiones cobra 230 mil pesos, la que recién se inicia, y con eso la vida se ha hecho inviable".
 
El reclamo docente lleva varios días. La docencia reclamo aumento de sus salarios de miseria y la "mesa de negociaciones" del gobierno no tiene avances. La noche de este jueves mostró la bronca. Un grupo de docentes autoconvocados se movilizó hacia la Legislatura y tras superar las vallas ingresó al edificio. Tuvieron que suspender la sesión en curso.
 
Cuenta Gómez que "antes de ayer un gendarme amenazó con tirar con la escopeta. Dijo "yo lo que no quiero es sacar mi escopeta y disparar a un docente". "Por suerte la templanza de nuestros compañeros y la prestancia militante de tanto tiempo hizo que las amenazas no pasen a mayores. Quedé todo en una amenaza ridícula, una bravuconada. Justo el día del profesor universitario, que se recuerda la lucha de los universitarios de los profesores y la muerte de Juan José Cabral en el correntinazo del 69, justo ese día nos amenazan".
 
En las últimas horas el gremio se movilizó a la Ruta Nacional 14, que recorre toda la Mesopotamia hasta Buenos Aires. Días antes hubo cortes en Jardín América y hoy se sumaron acciones en Guaraní, Aristóbulo del Valle y San Vicente, donde tras una asamblea los docentes cortaron la ruta nacional 14 en el kilómetro 1251. El tránsito puede pasar cada dos horas. El dirigente docente insiste que "nosotros queremos el 100% y cualquier solidaridad, la verdad que nos vendría bien en foto, audios, comunicados, lo que sea. También está acuartelada la policía, pero con ellos no tenemos unidad política. Y también Salud, que sí, estamos en la misma".
 
En el caso del personal de salud, también el reclamo es principalmente salarial. "Estamos reclamando una recomposición salarial acorde a la situación que estamos viviendo, nosotros tenemos una mesa de diálogo en la que queremos recuperar nuestro poder adquisitivo", dijeron a los medios locales. Reclaman un incremento del 100% contra la oferta oficial del 20%. Las medidas incluyen paros garantizando la guardia mínima en hospitales y centros de salud.
 
El acuartalamiento policial es un condimento extra. Quienes se ocupan de reprimir las protestas y ejercer el control social se han amotinado y en algunos casos hasta solidarizado con las otras protestas. El hecho implica un problema para un Gobierno que, como pregona Patricia Bullrich, quiere imponer el brutal ajuste con feroz represión.
 
La Opinión Popular
 

18-05-2024 / 09:05
Se entiende cuando alguien dice que "no hay plata" y deja a miles de niños pobres sin alimentos, o deja morir a los enfermos de cáncer porque no hay plata para los remedios. Si llegó a ese extremo, se supone de buena fe que efectivamente no hay plata. Pero si el mismo que dejó a los comedores sin comida y a los enfermos sin remedios, sale de viaje seguido con el dinero que debería haber ido a los comedores y a los remedios, entonces esa frase se traduce de otra forma.
 
Javier "el Loco" Milei ya es parte de una casta de privilegiados que se ponen por encima de los niños con hambre y de los enfermos de cáncer. Es una muestra del país que quiere con su Pacto de Mayo.
 
El costo de mover el avión presidencial los tres días que durará su viaje a España sobrepasa el medio millón de dólares, sin contar el alojamiento y otros gastos que insumirá en esos tres días Milei y gran parte del gabinete de ministros y colaboradores que viajó con él. Con un millón de dólares se hubieran pagado remedios o abastecido a los comedores por varios días. No hay plata, pero los altos funcionarios se duplicaron los sueldos.
 
Y no se trató de un viaje oficial. La gira obedeció al narcisismo de Milei que no pudo dejar de asistir a un mitin de la ultra derechista Vox, la tercera fuerza de España, referenciada en la dictadura franquista.
 
El argentino será el único mandatario porque los otros que estaban invitados, la premier italiana Georgia Meloni y el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, desistieron por la intrascendencia que tiene para ellos la reunión. Y por las consecuencias negativas que sí podría traerles, ya que será un foro anti Unión Europea.
 
La otra actividad será por un negocio privado. El presidente presentó en Madrid el libro que la editorial Planeta retiró del mercado y reeditó por las mentiras que había incluido en su curriculum.
 
En el momento de la partida, su proyecto de ley ómnibus se había estancado en las comisiones del Senado. Pese a la presión y la extorsión a legisladores y gobernadores, el texto es tan decisivo que implica la transformación del país, la inversión de los valores sobre los que se fundó; en vez de igualdad, desigualdad; en vez de soberanía, sumisión; en vez de libertad, protocolos de represión.
 
Era difícil que la velocidad con que los diputados aprobaron una norma tan compleja les hubiera permitido estudiarla en profundidad. Los diputados del opoficialismo, radicales y pichettistas, fueron corridos con los amagues presidenciales y levantaron la mano sin saber lo que estaban aprobando.
 
En el Senado tomaron nota. La historia no será condescendiente con los que firmen al boleo como hicieron los diputados. Igual que el DNU, muchos de los puntos transgreden principios básicos de la Constitución. No son temas que pueda decidir el Congreso en soledad. La norma en sí debería ser rechazada y en todo caso convocar a un referéndum y a una Asamblea Constituyente. No es una norma para sacar entre gallos y medianoche como hicieron en Diputados porque es tan abarcadora que el Congreso no alcanza.
 

17-05-2024 / 11:05
En sólo cinco meses del desastroso Gobierno de Javier "el Loco" Milei, los números muestran que la gestión económica superó ampliamente los derrumbes de actividad de las tres crisis más relevantes de los últimos años: el 2001, la pandemia de la COVID y los años de Mauricio Macri. La consultora Scentia en abril, refleja un desplome del 15,4 por ciento en las ventas de hipermercados, una caída similar a la del estallido del gobierno De La Rua; por su lado, la Unión Industrial (UIA) confirmó que en marzo la actividad fabril cayó 17,2 por ciento, emparejando los niveles de diciembre del 2001 y cayendo más que en la parte más dura de la pandemia.
 
A este dato se suma el derrumbe de la construcción, superior al 42 por ciento, lo que deriva en un escenario inédito: en tiempo récord, la gestión de Milei y el endeudador serial Luis "Toto" Caputo pusieron a las tres actividades que explican la mayor parte del PBI en una situación de difícil retorno. Por esta perspectiva, que ya se veía venir, los economistas empezaron a alertar hace unas semanas que el nivel de la recesión, autogenerada por Milei para intentar morigerar una inflación que sigue muy alta, era el dato central a observar.
 
Con los datos oficiales conocidos hasta ahora, casi todos los analistas económicos no dudan en afirmar que el consumo ha caído fuertemente, que el gasto público ha sufrido un recorte de características inéditas, que la inversión es casi nula y que las exportaciones están pendientes de una mejora en el tipo de cambio o bien de una suba del precio internacional.
 
El afán de Milei por llegar al déficit cero hace que desde el 10 de diciembre no haya emitido un solo peso, el resultado no es otro que una recesión, cuya profundidad y alcance es mayor a lo que esperaba el propio gobierno libertario, que los empresarios temen que se convierta en fuerte depresión.
 
La caída de los salarios reales, de las jubilaciones y pensiones, de los planes asistencialistas y de la obra pública tienen su correlato en la recesión y en la pérdida de puestos de trabajo. Todo es producto del ajuste en curso, el más grande de la humanidad según el propio Milei, pero el proyecto de la LLA va mucho más allá. Implica una reformulación completa del país en términos económicos, sociales y políticos, lo que lleva implícito un fuerte cambio en las relaciones sociales a favor del gran capital.
 
Es también la explicación de porqué el contundente paro nacional de trabajadores es un nuevo eslabón en la cadena de movilizaciones, pero no el último. Es que cada vez mayores sectores de la sociedad, comenzando por las centrales sindicales, se dan cuenta que el proyecto Milei implica una subordinación total al capital internacional, financiero y extractivista, reduciendo el peso de la industria manufacturera nacional y convirtiendo al país en un mero enclave exportador. Con la consuguiente desaparición de la clase media.
 
Puede que los paros de la CGT y las otras centrales operen como una plataforma para forjar las alianzas necesarias para cambiar la relación de fuerzas a favor del pueblo trabajador vs la oligarquía parasitaria que apoya y controla a Milei. Y en esto el peronismo está obligado a jugar un papel decisivo. Es el futuro de la Nación y de las clases populares lo que está en juego.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar