La Opinión Popular
                  11:31  |  Martes 23 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Groucho Marx dijo: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". En ese punto, Javier Milei es marxista.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-03-2023 / 10:03
PANORAMA EMPRESARIO SEMANAL

El Fondo Monetario Internacional en todas partes y al mismo tiempo

El Fondo Monetario Internacional en todas partes y al mismo tiempo
La relación con el Fondo Monetario volvió a meterse de lleno en las discusiones internas del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio. Al calor de la peor sequía del siglo XXI, que aún puede empeorar, y del colapso bancario que arrancó por Silicon Valley y terminó por golpear ni más ni menos que al Crédit Suisse, las dos fuerzas políticas mayoritarias reevalúan por estas horas sus posiciones respecto del sendero de ajuste al que se aferra Sergio Massa. Un salvavidas que todavía cree que lo puede depositar en el sillón de Rivadavia.
La relación con el Fondo Monetario volvió a meterse de lleno en las discusiones internas del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio.
 
Al calor de la peor sequía del siglo XXI, que aún puede empeorar, y del colapso bancario que arrancó por Silicon Valley y terminó por golpear ni más ni menos que al Crédit Suisse, las dos fuerzas políticas mayoritarias reevalúan por estas horas sus posiciones respecto del sendero de ajuste al que se aferra Sergio Massa. Un salvavidas que todavía cree que lo puede depositar en el sillón de Rivadavia.
 
El ministro de Economía dio rápido la contraorden cuando supo que la inflación de febrero había llegado al 6,6%, la más alta desde que asumió. Sus partidarios más entusiastas habían empezado a pintar paredes con la consigna "Massa es estabilidad", que quedó tímidamente fijada en un par de confines porteños.
 
Es el mismo atributo con el que parecía haberse metido en el bolsillo al establishment apenas tres meses atrás, cuando el zar siderúrgico Paolo Rocca le pidió a un auditorio repleto de empresarios Pymes que lo aplaudiera. "Vamos de a poco, del orden a la estabilidad", los invitaba a soñar por esos días.
 
Ahora, con pronóstico reservado para el dólar por la sequía y la barrera del 100% de inflación anual ya derribada, el peronismo todo y el ministro especialmente cayeron en la cuenta de que habrá que buscar otro eje de campaña.
 
Lo explicitó el viernes pasado Cristina Kirchner con su convocatoria a un acuerdo multipartidario "para nuestro principal desafío que va a ser revisar ese acuerdo" negociado el año pasado por Martín Guzmán. Y lo reforzó el lunes el propio FMI con un comunicado donde no ocultó su malestar ante lo que ya considera la crónica de un incumplimiento anunciado. La carta de intención, que se conocerá por estas horas, también reparte tirones de orejas.
 
El director de la consultora PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, sumó nafta al fuego con un informe que distribuyó el martes por la mañana titulado "Ante la Peor Sequía del Siglo, el FMI nos Presta un Fósforo".
 
El exviceministro de Axel Kicillof, que un año atrás apoyaba la firma del Acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF), escribió que "en lugar de operar para intentar morigerar los impactos negativos en actividad e inflación derivados de la sequía y el consecuente faltante de dólares, el comunicado de ayer sugiere agravar la recesión por la vía del ajuste fiscal y, en la misma operación, acelerar la inflación por la vía del aumento de tarifas".
 
El aspecto más pernicioso de la revisión trimestral del acuerdo que hizo el Fondo, a su juicio, fue no haber modificado la meta fiscal. "Eso implica que a pesar del impacto negativo de la sequía sobre la recaudación de derechos de exportación, el objetivo para 2023 sigue siendo un déficit primario de 1,9% del PIB", agregó.
 

 
Para alcanzar ese mojón, en realidad, Massa no solo tendrá que hacer recortes que compensen lo que no se recaude por retenciones sino también el gasto adicional que implique la moratoria previsional "imprevista" cuya aprobación irritó tanto al staff. En total, más de medio punto del PBI.
 
En el directorio del Banco Central, donde peor cayó la advertencia de un jugador con predicamento en el círculo rojo como Álvarez Agis, ayer lo corrían por derecha: "Si quiere más déficit, que el mago Emmanuel nos diga cómo lo financiamos".
 
 
¿La propia medicina?
  
Fue un economista de la oposición, aseguran tanto en el Palacio de Hacienda como en el Central, quien advirtió a los auditores del FMI sobre el gasto adicional que acarrearía la moratoria para que accedan a jubilarse quienes cumplan la edad para hacerlo pero no tengan los aportes. No sería la primera vez que ocurre. Lo desmienten en los gabinetes en las sombras que animan por separado Hernán Lacunza y Luciano Laspina, pero los contactos -informales- existen.
 
Y las deliberaciones sobre cuándo y cómo renegociar también, porque todos empiezan a advertir la envergadura de la crisis. No casualmente Gerardo Morales dijo que "reperfilaría todo" y Federico Pinedo admitió que la idea de Mauricio Macri era originalmente esa. El defaulteador siempre es el otro.
 
Claro que el Fondo no es igual de severo con todos y todas. Y a la hora de autoevaluarse tampoco es tan estricto como con sus deudores. Alcanza con pegarle una leída al balance de su ejercicio terminado en abril del año pasado. Sus acreencias con Argentina superan largamente su patrimonio (capital neto), que al cierre de ese ejercicio alcanzó los 28.426 millones de DEGs (U$S 37.806 millones). Si fuera un banco comercial ya habría sido intervenido, como el Silicon Valley Bank o el Signature Bank.
 
El organismo también evita beber de su propia medicina. En el mismo balance público declaró que las remuneraciones de su burocracia aumentaron casi 10% en el último ejercicio, de U$S 780 a 845 millones. Sus viáticos, además, prácticamente se duplicaron por la vuelta de las misiones presenciales tras la pandemia. Si bien sus seguros de retiro -históricamente privilegiados- son más modestos para los nuevos ingresantes al staff, la austeridad no empieza por la calle 19.
 
Lo que empieza a crecer en Washington es la inquietud ante un eventual incumplimiento o renegociación hostil. Quince días atrás, allá, un alto funcionario dedicado a la estrategia y revisión de acuerdos se ofuscó cuando un enviado de la CTA se animó a cuestionar la legalidad del préstamo que tomó Macri en 2018 en un seminario dedicado a debatir con actores de la sociedad civil. "No se violó ninguna regla del Fondo ni de Argentina", respondió parcamente.
 
 
Multiversos
  
Como en la ganadora del Oscar a la Mejor Película, quienes ahora procuran exhumar la discusión de un año atrás sobre pactar o no con el FMI deberán responder por sus decisiones pasadas. Máximo Kirchner, por ejemplo, admite que dio la orden a diputados de su espacio de retirarse de las comisiones donde el texto se debatió antes de bajar al recinto.
 
No lo apoyó abiertamente pero tampoco intentó obstaculizarlo. La propia Cristina, a su vez, descartó en julio de 2021 la alternativa de usar los DEGs que repartió el organismo entre sus socios para paliar los efectos de la pandemia y avaló que se aplicaran al pago de las cuotas que dejó como herencia Macri.
 
¿Podrán ahora madre e hijo hacer campaña por Massa mientras cuestionan el plan que aplica? ¿Acaso sus objeciones al pacto son el principio de una "guzmanización" del superministro?
 
Cerca suyo dicen que la relación está intacta y exhiben como trofeo las piruetas discursivas que ensayan para evitar criticarlo. También advierten que la organización juvenil que sacará músculo en las calles el 24 de Marzo empieza a ver menguado su poder. Un síntoma: Leandro Santoro, Matías Lammens y Graciana Peñafort lanzaron un "espacio autónomo" dentro del peronismo porteño sin preguntarle nada a Máximo ni a la flamante jefa de su agrupación, la también porteña Lucía Cámpora.
 
La otra gran pregunta pendiente es sobre las alternativas hoy y también las que había al momento de pactar. En un multiverso paralelo, por ejemplo, el Fondo podría haber aceptado lo que proponía en diciembre de 2021 el economista Daniel Kostzer, antiguo representante de Kicillof en el Banco Mundial. Era un pago en cuotas, ajustado a las normas habituales del FMI y a 10 años, pero no por el total sino por la porción de la deuda que le correspondía a la Argentina en función de su cupo. O sea, por unos U$S 22 mil millones.
 
"La negociación por el resto puede correr por canales separados, y durar mucho más tiempo, con la posible asistencia de aquellos países que apoyaron una medida fuera de reglamento para apoyar una determinada gestión, y de dudosa legalidad administrativa en su trámite", dijo el especialista en aquel momento a la revista Crisis. Incorporar a esos terceros actores es lo que hizo, por ejemplo, Sri Lanka con el Club de París. La garantía que ofrecieron sus socios para la deuda de esa isla es la del 65% de los accionistas del FMI.
 
Quienes calientan despachos en la Rosada y el Palacio de Hacienda ya no cuentan con tal variedad de conejos en la galera. Resta ver si alguien en el peronismo sí.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-04-2024 / 10:04
Finalmente, habrá que tomárselo en serio. El presidente Javier Milei es un loco. Por lo general, estas personas tienen una relación de literalidad con las palabras. No es broma cuando dice que quiere destruir el Estado. Ese es su objetivo y, a menos que alguien se lo impida, lo concretará con el ahogo económico más una campaña de desprestigio. El inaudito ataque a la educación y la universidad públicas intentan tapar el desastre económico. Hoy 23 de abril, Milei conocerá el juicio que las medidas de su gobierno están concitando en amplias franjas sociales, políticas, intelectuales y culturales. La mejor encuesta.
 
Milei, como es sabido, tuvo una carrera académica mediocre, incompleta y de irregular desempeño en entidades privadas, cuyos "logros" son hasta el momento desconocidos. Con su religión privatista y ultra individualista, odia a la universidad pública. Su saña contra las universidades públicas comenzó apenas asumió la presidencia, cuando repitió el presupuesto de 2023 para las casas de estudios. La Universidad pública está siendo amenazada por un grupo fanático, dotado de un liberalismo ultramontano, que ocupa circunstancialmente la Casa Rosada, ese reino actual de la improvisación, la insensatez y los intereses espurios vinculados a las clases más ricas de la sociedad.
 
Con una inflación anual cercana al 300%, esto significa una reducción del 72%, como lo afirma el último informe del Centro de investigación de la Economía Nacional (CIEN), instituto que monitorea los presupuestos universitarios. En lo que va del año, los docentes ya perdieron un 50% de sus ingresos, a lo que se agrega el desmantelamiento del Conicet y la eliminación del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
 
A esa política de ahogo económico, se le suma la campaña de desprestigio. Con la letanía del "adoctrinamiento", Milei pretende deslegitimar una de las instituciones de mayor prestigio de la Argentina, con tres universidades (las de Buenos Aires, Córdoba y La Plata) en el podio de las 100 mejores universidades del mundo. Con esa insolencia típica de la ignorancia, impugna el supuesto "adoctrinamiento" socialista que aquejaría a estas últimas. Desde la dictadura no se escuchaban semejantes idioteces y necedades.
 
Siendo un faro científico-cultural en toda la región, las universidades nacionales tienen su propio sistema de gobierno basado en la autonomía, la autarquía y el cogobierno, base del trípode de enseñanza, investigación y extensión que les legara la Reforma Universitaria de 1918. Por supuesto, un sistema que está muy lejos de trasmitir las verdades reveladas que inspiran al Presidente, una megalomanía que rinde culto a los próceres de la "neorreacción global" como Murray Rothbard y Von Mises, cuyo único objetivo es abolir el Estado.
 
Desde hace años, quienes defendemos las universidades públicas las defendemos en las aulas, en los laboratorios, en los claustros... Hoy nos toca defenderlas en la calle. Marchemos este martes 23 de abril todos por las universidades públicas. Habrá movilizaciones en todo el país protagonizadas por amplios sectores de la sociedad que defienden la educación pública. Y también contra la nueva Ley Ómnibus, la reforma laboral y el plan hambreador de saqueo y ajuste de ultra derechista La Libertad Avanza.
 
La Opinión Popular
 

22-04-2024 / 10:04
Hace diez días se conoció el ranking universitario mundial QS 2024: entre las mejores 150 carreras del planeta, hay 28 de universidades argentinas. El jueves apareció otra lista, de la consultora británica Quacquarelli: la UBA quedó entre las 100 mejores universidades del mundo. Esa misma institución reconocida a nivel internacional, con más de 320 mil alumnos, hoy batalla junto a las 69 universidades e institutos universitarios del país por sobrevivir.
 
En esa lucha in crescendo contra la asfixia presupuestaria del gobierno de Javier "el Loco" Milei, el martes será un punto de inflexión. La Marcha Federal del 23 se convertirá en la primera movilización transversal contra el ajuste de la administración neoliberal libertaria que alcanza a todo: jubilados, pacientes oncológicos, comedores, científicos. Y universitarios. La movilización, de tintes históricos, será en todo el país, pero el epicentro estará en CABA. Bajo el lema "En defensa de la educación pública".
 
La asistencia está lejos de ser puramente universitaria: además de estudiantes, docentes y graduados, prometieron estar las centrales obreras (desde la CGT a las CTA), organismos de Derechos Humanos, organizaciones sociales y partidos políticos. Dirigentes como Sergio Massa y Axel Kicillof confirmaron que marcharán. No solo el presente está en juego: si algo representa la educación, es el futuro y el desarrollo de un país.
 
La Marcha Federal convocada por el Frente Sindical de Universidades Nacionales, la Federación Universitaria Argentina y el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que reúne a los rectores del país, "será inédita por esta unidad impensada 15 años atrás", declaró el titular del CIN, Victor Moriñigo. Y acotó: "Mientras eligen a universidades argentinas en el mundo, acá no financian la educación. Es muy raro. Todo el mundo nos pregunta por esto".

La posición del Ejecutivo fue de intransigencia. Un delirante Milei hablando de dar la "batalla cultural" contra el "adoctrinamiento" de las universidades públicas, y el ejército troll atacando al sector. El designado subsecretario de Políticas Universitarias, Alejandro Álvarez, lejos de buscar conciliación apoya la teoría ideológica del "adoctrinamiento". Álvarez dedicó las últimas horas a llamar personalmente a cada uno de los rectores de las universidades nacionales para que se bajen de la marcha. "Promete cualquier cosa con tal que nos bajemos
, está desesperado", relató uno de ellos.


Mientras Álvarez busca conciliar posiciones con representantes de las universidades, el presidente fue muy agresivo en redes sociales. Milei replicó decenas de posteos que insultan a la universidad pública. Milei pretende un país mucho más dependiente del capital extranjero, de EEUU y sus aliados: Gran Bretaña e Israel, donde aumente la precarización laboral, la pobreza y la ignorancia. Para eso necesita un modelo de educación pública donde cada vez sean menos los que puedan acceder y donde la educación universitaria se piense al servicio de los negocios de los grandes empresarios.

El ajuste universitario puede ser un punto de inflexión para el gobierno: una encuesta de esta semana de la consultora Zuban Córdoba señala que un 89,4% aseguró está "de acuerdo" o "muy de acuerdo" en que la educación pública "es un derecho que debe ser defendido". Y un 58,5% se mostró en contra de congelar el presupuesto de las universidades. Una Argentina que gira entre la crueldad libertaria y una crisis social al borde de estallar.

La Opinión Popular

21-04-2024 / 09:04
Claramente Javier "el Loco" Milei todavía no termina de comprender que es Presidente de la Nación y que cada palabra que dice tiene repercusiones. En el mediodía de este viernes expuso en el exclusivo encuentro de empresarios que se desarrolló en el Hotel Llao Llao, ubicado cerca de la ciudad de Bariloche. Con un discurso en contra de la política de la institución a la que pertenece por ser el jefe de Estado y a favor de sus amigos, los grandes empresarios, donde los instó a delinquir. Por eso es que despotricó contra la política y las medidas que se aplican para cuidar el bolsillo de los ciudadanos.

Pero lo más grave es que el mandatario aseguró que "el que fuga es un héroe" que logró escaparse de las garras del Estado. Claramente la fuga es un delito que el Presidente no debería instar a los grandes empresarios a hacerlo. Y ya que estaba también recomendó comprar dólares en el mercado negro. Ni siquiera tiene en cuenta que esto de fugar y no invertir desfinancia y empobrece al país. ¿Está chapita?

Su discurso fue el de un gerente que se dirige a sus patrones para proponerles nuevas ofertas para conseguir ganancias. Durante una hora, Milei despotricó contra el Estado y defendió el rol de la inversión privada como único motor de la economía. Fue un discurso para el gran capital, que aplaudió ante las oportunidades que se le ofrecían desde el escenario.

Milei llegó a justificar la compra de dólares ilegales para no pagar impuestos al tiempo que rechazaba toda regulación de los mercados, sean financieros o de bienes y servicios. En ese contexto, el presidente alentó al delito de fuga de divisas: "El que fuga es un héroe, que logró escaparse de las garras del Estado", deliró. Pero después manda al Congreso la restitución de Ganancias sobre el salario de los trabajadores para conseguir recursos.
 
A diferencia de su exposición en la apertura de sesiones del Congreso, el 1° de marzo pasado, esta vez Milei no leyó, con lo que su alocución quedó librada a la libre asociación de ideas que suele llevar a cabo, camino en el que se mezclan sus diatribas contra el Estado y contra los que enfrentan sus ideas e incluye metáforas escabrosas y cifras imposibles de chequear.

Fue una pijamada de adoctrinamiento anarco capitalista y una marcada de cancha del rumbo neoliberal del país. Aunque parezca divergente para gente que maneja empresas y tiene responsabilidad sobre una parte de la economía, la puesta en escena parecía propia de una estudiantina, con un orador insultando como un adolescente y un grupo de hombres entrados en edad aplaudiendo.

La polémica afirmación de Milei es un alerta sobre lavado, por las características del blanqueo de capitales que el Gobierno incluyó en el paquete fiscal que empezó a debatirse en el Congreso esta semana, porque es permeable al ingreso de capitales ilícitos de alto perfil.

El Registro de Incentivos para Grandes Inversiones (Rigi) es una puerta de acceso camuflada, con graves visos de legalidad, para que capitales provenientes del tráfico de estupefacientes, armas y personas entre otros, ingresen al circuito económico y financiero de la República Argentina sin exigencias reales de licitud de origen y trazabilidad
, convirtiéndonos en un Narcoestado.


La Opinión Popular

20-04-2024 / 10:04
"El ajuste más grande de la historia", del que se jacta el Presidente, tiene sus notorias excepciones. Javier "el Loco" Milei ascendió al rango de ministros a su hermana Karina "la Pitonisa" Milei, al secretario Legal y Técnico, Javier Herrera Bravo, y al secretario de Prensa, Eduardo Serenellini. Más jerarquía y más sueldos en el gabinete mientras sigue el escándalo por el aumento de las dietas en el Senado y despuntan los reclamos en Diputados. Milei se rasga las vestiduras por el aumento de dietas en el Senado, pero asciende y otorga incrementos de sueldos millonarios a sus funcionarios.
 
Además, el directorio de la petrolera estatal YPF solicitó que la asamblea de accionistas apruebe una suba de honorarios millonaria, se aumentaran a $70 millones mensuales sus sueldos. Algunos directores representan al Estado nacional y provincias como el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el ministro del Interior, Guillermo Francos, quienes propusieron quintuplicar sus salarios.
 
Se multiplican los recortes y el gobierno agita su cínico discurso bajo la consigna "No hay plata", mientras un decreto con la firma de Milei otorga rango de ministra, mayor jerarquía y un mejor sueldo a "el Jefe", como llama el propio presidente a su hermana Karina. Ocurre en la misma semana que la vocería a cargo de Manuel "Cara de Piedra" Adorni escaló de nivel y se convirtió en Secretaría dentro del organigrama del Estado. Festival de ascensos y salariazo en la Casa Rosada.
 
"Las personas a cargo de las Secretarías General, Legal y Técnica y de Prensa, dependientes de la Presidencia de la Nación, tendrán rango y jerarquía de Ministro", dispone el artículo 1º del decreto 337/2024 y, además de Karina, alcanza a Eduardo Serenellini y Javier Herrera Bravo. Dicho decreto modifica la Ley de Ministerios 22.520. De este modo, los funcionarios afectados por este decreto pasarán a percibir un sueldo de 3.584.000 pesos mensuales.
 
Esta misma semana, Milei había decidido empoderar a Adorni, quien también fue oficializado a través del boletín oficial para ascender de subsecretario a rango de Secretario de Estado. "Hay una diferencia creo. Es menor, pero creo que hay una diferencia", dijo el vocero presidencial en su habitual conferencia cuando lo consultaron sobre el aumento salarial que recibirá a partir del decreto.
 
"Se aumenta el salario Karina Milei. Se aumenta el salario Adorni. Se aumenta el salario Eduardo Serenellini, secretario de medios. Se aumentan el salario los senadores. Todos se aumentan, menos los jubilados y los trabajadores", marcó Gabriel Solano, legislador del FIT-U, a través de X (ex Twitter).
 
La resolución del gobierno también cosechó muchos cuestionamientos en las redes sociales, donde recordaron que Milei durante la campaña prometió aplicar la motosierra contra la casta política.
 
La Opinión Popular
 

20-04-2024 / 09:04
Con el helicóptero que lo llevó desde el aeropuerto de Bariloche hasta el hotel Llao Llao, Javier "el Loco" Milei sorteó las protestas de trabajadores y de los movimientos sociales, para exponer ante la crema y nata de las grandes corporaciones los "éxitos" de su política de licuadora y motosierra.
 
Ante ese auditorio complaciente no mencionó los enfermos de cáncer que han comenzado a fallecer porque el Estado los privó de sus remedios, ni los miles que padecen hambre porque dejó de enviar alimentos a los comedores populares, ni los más de tres millones de argentinos que envió bajo la línea de pobreza.
 
Los Ceos corporativos conocen esas cifras que no se dicen porque no les importan. No hay plata para las universidades públicas, pero hay 600 millones de dólares para comprar 24 aviones obsoletos sólo por complacer a Washington. Aplaudirán ese logro. Pisaron los aumentos salariales en las paritarias pero los cargos políticos del gobierno duplicaron los suyos, con aumentos disfrazados de ascensos de categoría. Más aplausos de las corporaciones.
 
Milei estuvo cómodo ante sus jefes y empleadores. Siente que se merece el agradecimiento de esos personajes tan distinguidos a los que ha calificado como héroes del capitalismo. Les pudo demostrar que tuvo el valor de enviar a la muerte, de hambrear y empobrecer a millones y de sustraerle a millones la posibilidad de superación al dinamitar la educación pública. Hay que ser muy valiente para animarse a destruir la vida de millones de argentinos. Aplausos de las corporaciones.
 
Milei estudió en universidad privada, no conoce las universidades públicas. Desde esa ignorancia las acusó de centros de adoctrinamiento marxista y calificó a los docentes universitarios de "salamines firmadores de cartas de indignación".
 
El Presidente expresó ese juicio. En consecuencia anuló fondos de financiamiento de la educación pública, -como el Fondo Nacional de Incentivo Docente- y congeló el presupuesto de las universidades durante más de un año, durante el cual hubo más de 280 por ciento de inflación, es decir, lo redujo a la tercera parte. Si se relaciona pensamiento y acción, la conclusión lógica es que el objetivo es la destrucción de la educación pública.
 
No hay razón para deducir otra intención. En las declaraciones cínicas del vocero Manuel "Cara de Piedra" Adorni -que fue uno de los favorecidos por la duplicación de sueldos en el gobierno- se lee el mismo desprecio. "No me van a decir que las clases en la universidad están en peligro por una factura de la luz", respondió a un periodista.
 
Anunciaron dos veces un aumento que nunca se pagó. Y la ministra de "Capital Humano", Sandra Pettovello, anunció un acuerdo con un aumento que se presentó como el 70 por ciento de todo el presupuesto. Pero no hubo acuerdo, y el supuesto aumento solamente abarcaba el 10 por ciento del presupuesto total.
 
Fueron anuncios engañosos que generaron títulos mediáticos mentirosos en un intento de desanimar a estudiantes y docentes interesados en participar en la gran convocatoria de autoridades, docentes, gremios y estudiantes a la marcha del 23 de abril en Plaza de Mayo, en defensa de la Universidad pública.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar