La Opinión Popular
                  17:47  |  Domingo 21 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Internacionales - 22-02-2011 / 00:02
GADAFI BOMBARDEÓ A OPOSITORES, QUE LO ACORRALAN. REPUDIO MUNDIAL A LA REPRESIÓN DEL GOBIERNO LIBIO

En Libia ayer hubo 250 muertos más por bombardeos y represión a mansalva

En Libia ayer hubo 250 muertos más por bombardeos y represión a mansalva
"De lo que estamos siendo testigos hoy es inimaginable. Aviones de combate y helicópteros están bombardeando indiscriminadamente una zona después de otra, hay muchos, muchos muertos", ha explicado uno de los residentes de Trípoli que se ha puesto en contacto con Al Yazira, Adel Mohamed Salé. Preguntado sobre si el bombardeo continuaba, el testigo ha confirmado que sí. "Continúa, cualquiera que se mueve, incluso si lo van en su coche, le atacan", ha precisado.
La ONU, la Liga Árabe, Francia y Alemania condenaron ayer la represión en Libia a las protestas contra el gobierno del líder Muammar Kaddafi, que provocó la muerte de al menos 200 personas. La cifra de muertos apuntada por Al-Islam queda muy lejos de las barajadas por organismos como la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH), que ha cifrado en al menos 400 los fallecidos en las protestas de los últimos días, según informa la cadena Al Arabiya.
También el ministro de Justicia de Libia, Mustafa Abde-Jalil, presentó ayer su renuncia por el "uso excesivo de la violencia contra manifestantes desarmados", según el diario diario libio Quryna, propiedad del hijo y hasta ahora sucesor de Kaddafi, Saif al Islam, informó la agencia de noticias DPA.

El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, expresó ayer su "gran preocupación" por lo que sucede actualmente en el país norafricano y pidió que se ponga fin al derramamiento de sangre y a todos los actos de violencia.

El líder de la organización panárabe señaló en un comunicado que "las demandas del pueblo árabe sobre reformas, desarrollo y cambio son totalmente legítimas, y un asunto global en el que participan los sentimientos de toda la nación, especialmente, en esta etapa crucial en la historia de los árabes".

"Es imposible suponer una traición y no hace falta provocar el sectarismo entre los países hermanos", señaló Musa.

Organizaciones como Amnistía Internacional y Human Right Watch estimaron en más de 200 los muertos por la represión a las protestas, que comenzaron en las ciudades portuarias de Bengazi y Al Dayba y se extendieron hasta la capital, Trípoli, bastión de Kadafi, en el poder hace 42 años.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), con sede en París, aseguró hoy que los manifestantes controlan varias ciudades de Libia, como Bengasi y Sirte.

El levantamiento en Libia tuvo lugar tras las revueltas populares en Túnez y Egipto que acabaron respectivamente con los regímenes de Zine el Abidine ben Ali y Hosni Mubarak, y que se extendieron por otros países de la región como Argelia, Yemen, Bahréin y Jordania.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy su "viva inquietud" ante las informaciones que dan parte de una "escalada de violencia y un derramamiento de sangre" en los países del Norte de África y Medio Oriente afectados por protestas.

Ban Ki-moon reiteró su oposición al "uso de la fuerza" y llamó a todas las partes "a la máxima moderación" y al "respeto de las libertades fundamentales", indicó su portavoz, Martin Nesirky.

Ban "tiene la intención de abordar con los dirigentes libios las inquietantes informaciones procedentes de Libia", dijo el portavoz.

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó "con dureza" la violenta represión de manifestantes en Libia y mostró la "consternación" de su gabinete, señaló hoy en Berlín el portavoz del gobierno, Steffen Seibert.

"Nuestro mensaje a los responsables políticos en el país es que garanticen la libertad de reunión de todos aquellos que quieran manifestarse de forma pacífica y busquen el diálogo con la población", citó el portavoz a la canciller.

En tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores francés difundió un comunicado con un llamamiento al gobierno libio para que ponga fin de inmediato a la violencia y exigió a las autoridades que respeten los derechos de los ciudadanos a manifestarse pacíficamente y expresar libremente sus opiniones.

 
Aviones del ejército del aire libio bombardean a manifestantes en Trípoli


"De lo que estamos siendo testigos hoy es inimaginable. Aviones de combate y helicópteros están bombardeando indiscriminadamente una zona después de otra, hay muchos, muchos muertos", ha explicado uno de los residentes de Trípoli que se ha puesto en contacto con Al Yazira, Adel Mohamed Salé. Preguntado sobre si el bombardeo continuaba, el testigo ha confirmado que sí. "Continúa, cualquiera que se mueve, incluso si lo van en su coche, le atacan", ha precisado.

Salé, que se ha presentado a sí mismo como un activista político, ha señalado que los bombardeos habían tenido como objetivo inicialmente un cortejo fúnebre. "Nuestra gente está muriendo, esta es la política de tierra quemada", ha denunciado, asegurando que "cada 20 minutos bombardean".

Mientras tanto, dos pilotos de la fuerza aérea libia han aterrizado en Malta tras negarse a seguir las órdenes de bombardear a la población. Según la versión facilitada a las autoridades maltesas, habían despegado desde una base militar próxima a Trípoli y pidieron realizar un aterrizaje de emergencia en la isla para cargar combustible, pero una vez en tierra han pedido asilo político. Ambos están siendo interrogados actualmente por la Policía.

Según el corresponsal de la cadena Al Yazira en Malta, los dos pilotos son "coroneles veteranos" que se han negado a bombardear a los manifestantes y han desertado.

La llegada de los dos cazas se ha producido poco después del aterrizaje de dos helicópteros civiles procedentes de Libia con siete personas. Según las fuentes consultadas por el 'Times of Malta', los aparatos "escaparon de Libia sin autorización oficial" pero llegaron a Malta de forma regular.

 
Previamente a conocerse estos hechos, el considerado como más probable sucesor de Muamar al-Ghadafi, su hijo Seif al Islam, comparecía ante la televisión estatal para asegurar que el Ejército "desempeñará un papel esencial para restaurar la seguridad, sea cual sea el precio a pagar, ya que se trata de la unidad de Libia" y añadir que los militares libios "no son los de Túnez ni los de Egipto".
 
En este sentido, ha recalcado que el Ejército "permanecerá fiel a Libia y a Gadafi hasta el último minuto" y que "destruirá a los que hagan un complot contra el país".
 
"Estamos en un giro peligroso de la historia de nuestro país, antes de que todo el mundo tome las armas y haya una guerra civil y una escisión en Libia, hace falta un debate nacional, con el que Ghadafi está de acuerdo, para pasar a una segunda república", ha asegurado.
 
Ha planteado dos opciones: "o estamos de acuerdo todos los libios que queremos la democracia, la libertad y las reformas y actuamos con la razón, o será el caos y nos encontraremos en un ciclo de violencia peor que en Irak o en Yugoslavia".
 
"En lugar de llorar a los 80 muertos de estos últimos días, si el caos llega, lloraremos a centenares de miles de nuestros hermanos y estaremos obligados a huir de nuestro país", ha aseverado.
 
400 muertos
 
La cifra de muertos apuntada por Al-Islam queda muy lejos de las barajadas por organismos como la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH), que ha cifrado en al menos 400 los fallecidos en las protestas de los últimos días, según informa la cadena Al Arabiya.
 
Apenas hay información sobre los acontecimientos que se están produciendo en Libia, donde las protestas contra Ghadafi, que han tenido su epicentro en Benghazi, segunda ciudad del país, y en el este se han extendido ahora a Trípoli.
 
Previamente, Human Rights Watch había elevado a 233 el número de muertos por la brutal represión ejercida por el régimen libio.
 
Fuente: Télam y Rebelión

Agreganos como amigo a Facebook
21-12-2014 / 10:12
 
Estados Unidos no restablece relaciones con un régimen comunista, sino con una dictadura. La diferencia va más allá de las palabras y los matices. Cuba hace rato que dejó de ser un país comunista, si es que alguna vez lo fue.
 
Lo que queda del régimen montado por los Castro no es el hombre nuevo, la sociedad feliz o el sueño igualitario sino una dictadura, con todas las lacras, humillaciones y desventuras de un régimen gobernado por una familia, una caricatura grotesca de lo que pretendió ser en sus momentos de esplendor.
 
La Guerra Fría terminó en 1990 y con ella concluyeron las fantasías de dominio mundial o de exportación de la revolución por parte de esos engendros totalitarios construidos en nombre de teorías que prometieron la liberación pero legitimaron el crimen.
 
Cuba hoy no asusta, da pena. Ningún propietario de América Latina teme la presencia de una guerrilla decidida a expropiarle los bienes; ningún gobierno conservador supone que puede ser desestabilizado por una maniobra castrista; a nadie se le ocurriría dejarse crecer la barba, empuñar un fusil y subir a la montaña a luchar contra el imperialismo o las oligarquías locales.
 
Cuba, como la URSS, como las llamadas democracias populares del Este, se derrotó a sí misma. No hizo falta invasión o sabotaje; bastó y sobró con dejarlos gobernar con su ineficiencia productiva, su autoritarismo perverso, sus campos de concentración y su deseo salvaje de someter a la población a un régimen que además de miserable ni siquiera les dejaba la opción de marcharse.
 
Nuestra Señora Cristina, que sobre el tema nunca entendió ni jota, asegura muy suelta de cuerpo que después de más de medio siglo Cuba se impuso a los yanquis. La afirmación como chiste es mala, como evaluación política es disparatada y como opinión personal no hace más que poner en evidencia el analfabetismo político de nuestra primera dama.

21-12-2014 / 10:12
20-12-2014 / 10:12
18-12-2014 / 08:12
  Desde la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista a manos de los revolucionarios de Fidel Castro, la relación entre Cuba y Estados Unidos siempre estuvo marcada por la división ideológica. Protagonista de un incidente que casi derivó en guerra nuclear, la Crisis de los Misiles, la situación ahora cambia con el sorpresivo acuerdo anunciado por Barack Obama y Raúl Castro.
 
Y en su cumpleaños número 78, Francisco, nuestro Papa Gaucho, está haciendo historia desde el Vaticano. Gracias a su gran mediación, Estados Unidos y Cuba comenzaron una nueva era: ambos países anunciaron que empezaron a restablecer sus relaciones comerciales y diplomáticas. Esto abre la puerta a la posibilidad de que, luego de más de 50 años de conflictos, se levante el nefasto bloqueo que existe sobre la isla. Fueron necesarios casi 53 años para que, por fin, los restos todavía en pie de lo que fue la "Guerra Fría" comiencen el esperado peregrinaje hacia la extinción.
 
Hasta se dio a conocer una batería de medidas que exponen un ablandamiento en el cerco impuesto por Norteamérica. Entre otros tópicos, Estados Unidos reabrirá su embajada en La Habana, facilitará el envío de remesas hacia la isla, liberará buena parte de las exportaciones hacia el país caribeño, destrabará los movimientos financieros y alentará la modernización tecnología y comunicacional de Cuba.
 
Es un punto de partida de un reacercamiento de Washington a América latina, en un momento en que otras potencias, como China, elevan su perfil en la región. Es el paso más largo que haya dado el gobierno de los Castro hacia la liberalización de su economía, que coincide con la crisis de su gran aliado, el chavismo, víctima de la caída del petróleo.
 
Para Obama y EE.UU., lo que queda a la vista es el criterio de oportunidad. El presidente yanqui toma esta decisión cuando, tras la derrota en las elecciones legislativas del mes pasado, ya no tiene nada para perder y, libre de toda presión electoral, sólo le queda intentar ganar la historia con algo más que ser el primer presidente negro en llegar a la Casa Blanca.
 
Además, muchas empresas yanquis perdieron grandes oportunidades de negocios y ganancias cuando Fidel Castro decidió recibir inversiones extranjeras, a las que trató de modo privilegiado, para poder sobrevivir al súbito colapso de la Unión Soviética. Llegó el desarrollo turístico con empresas españolas, alemanas, canadienses, y llegaban turistas de las mismas nacionalidades. Pero no pudieron hacerlo los yanquis, pese a estar mucho más cerca.
 
Ahora bien, el Estado cubano por sí mismo no puede generar suficientes empleos para mantener a todos sus ciudadanos. Esto sólo se logrará permitiendo que emprendedores, intrépidos individuos que arriesguen su capital, abran pequeñas empresas. Un cambio es inevitable para el desarrollo de Cuba: la iniciativa empresarial.
 
Pero no sólo Cuba cambió su mirada con una actitud más conciliadora hacia el Imperio del Norte: otros aliados de Venezuela, como Bolivia y Ecuador, han mostrado, pese a su discurso izquierdista, interés por trabajar codo a codo con Estados Unidos.
 
La Opinión Popular

17-12-2014 / 15:12
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar