La Opinión Popular
                  23:30  |  Miércoles 04 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Somos mensajeros de la lucha y la verdad, somos peregrinos de la amada libertad”. Raly Barrionuevo
Internacionales - 22-02-2011 / 00:02
GADAFI BOMBARDEÓ A OPOSITORES, QUE LO ACORRALAN. REPUDIO MUNDIAL A LA REPRESIÓN DEL GOBIERNO LIBIO

En Libia ayer hubo 250 muertos más por bombardeos y represión a mansalva

En Libia ayer hubo 250 muertos más por bombardeos y represión a mansalva
"De lo que estamos siendo testigos hoy es inimaginable. Aviones de combate y helicópteros están bombardeando indiscriminadamente una zona después de otra, hay muchos, muchos muertos", ha explicado uno de los residentes de Trípoli que se ha puesto en contacto con Al Yazira, Adel Mohamed Salé. Preguntado sobre si el bombardeo continuaba, el testigo ha confirmado que sí. "Continúa, cualquiera que se mueve, incluso si lo van en su coche, le atacan", ha precisado.
La ONU, la Liga Árabe, Francia y Alemania condenaron ayer la represión en Libia a las protestas contra el gobierno del líder Muammar Kaddafi, que provocó la muerte de al menos 200 personas. La cifra de muertos apuntada por Al-Islam queda muy lejos de las barajadas por organismos como la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH), que ha cifrado en al menos 400 los fallecidos en las protestas de los últimos días, según informa la cadena Al Arabiya.
También el ministro de Justicia de Libia, Mustafa Abde-Jalil, presentó ayer su renuncia por el "uso excesivo de la violencia contra manifestantes desarmados", según el diario diario libio Quryna, propiedad del hijo y hasta ahora sucesor de Kaddafi, Saif al Islam, informó la agencia de noticias DPA.

El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, expresó ayer su "gran preocupación" por lo que sucede actualmente en el país norafricano y pidió que se ponga fin al derramamiento de sangre y a todos los actos de violencia.

El líder de la organización panárabe señaló en un comunicado que "las demandas del pueblo árabe sobre reformas, desarrollo y cambio son totalmente legítimas, y un asunto global en el que participan los sentimientos de toda la nación, especialmente, en esta etapa crucial en la historia de los árabes".

"Es imposible suponer una traición y no hace falta provocar el sectarismo entre los países hermanos", señaló Musa.

Organizaciones como Amnistía Internacional y Human Right Watch estimaron en más de 200 los muertos por la represión a las protestas, que comenzaron en las ciudades portuarias de Bengazi y Al Dayba y se extendieron hasta la capital, Trípoli, bastión de Kadafi, en el poder hace 42 años.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), con sede en París, aseguró hoy que los manifestantes controlan varias ciudades de Libia, como Bengasi y Sirte.

El levantamiento en Libia tuvo lugar tras las revueltas populares en Túnez y Egipto que acabaron respectivamente con los regímenes de Zine el Abidine ben Ali y Hosni Mubarak, y que se extendieron por otros países de la región como Argelia, Yemen, Bahréin y Jordania.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy su "viva inquietud" ante las informaciones que dan parte de una "escalada de violencia y un derramamiento de sangre" en los países del Norte de África y Medio Oriente afectados por protestas.

Ban Ki-moon reiteró su oposición al "uso de la fuerza" y llamó a todas las partes "a la máxima moderación" y al "respeto de las libertades fundamentales", indicó su portavoz, Martin Nesirky.

Ban "tiene la intención de abordar con los dirigentes libios las inquietantes informaciones procedentes de Libia", dijo el portavoz.

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó "con dureza" la violenta represión de manifestantes en Libia y mostró la "consternación" de su gabinete, señaló hoy en Berlín el portavoz del gobierno, Steffen Seibert.

"Nuestro mensaje a los responsables políticos en el país es que garanticen la libertad de reunión de todos aquellos que quieran manifestarse de forma pacífica y busquen el diálogo con la población", citó el portavoz a la canciller.

En tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores francés difundió un comunicado con un llamamiento al gobierno libio para que ponga fin de inmediato a la violencia y exigió a las autoridades que respeten los derechos de los ciudadanos a manifestarse pacíficamente y expresar libremente sus opiniones.

 
Aviones del ejército del aire libio bombardean a manifestantes en Trípoli


"De lo que estamos siendo testigos hoy es inimaginable. Aviones de combate y helicópteros están bombardeando indiscriminadamente una zona después de otra, hay muchos, muchos muertos", ha explicado uno de los residentes de Trípoli que se ha puesto en contacto con Al Yazira, Adel Mohamed Salé. Preguntado sobre si el bombardeo continuaba, el testigo ha confirmado que sí. "Continúa, cualquiera que se mueve, incluso si lo van en su coche, le atacan", ha precisado.

Salé, que se ha presentado a sí mismo como un activista político, ha señalado que los bombardeos habían tenido como objetivo inicialmente un cortejo fúnebre. "Nuestra gente está muriendo, esta es la política de tierra quemada", ha denunciado, asegurando que "cada 20 minutos bombardean".

Mientras tanto, dos pilotos de la fuerza aérea libia han aterrizado en Malta tras negarse a seguir las órdenes de bombardear a la población. Según la versión facilitada a las autoridades maltesas, habían despegado desde una base militar próxima a Trípoli y pidieron realizar un aterrizaje de emergencia en la isla para cargar combustible, pero una vez en tierra han pedido asilo político. Ambos están siendo interrogados actualmente por la Policía.

Según el corresponsal de la cadena Al Yazira en Malta, los dos pilotos son "coroneles veteranos" que se han negado a bombardear a los manifestantes y han desertado.

La llegada de los dos cazas se ha producido poco después del aterrizaje de dos helicópteros civiles procedentes de Libia con siete personas. Según las fuentes consultadas por el 'Times of Malta', los aparatos "escaparon de Libia sin autorización oficial" pero llegaron a Malta de forma regular.

 
Previamente a conocerse estos hechos, el considerado como más probable sucesor de Muamar al-Ghadafi, su hijo Seif al Islam, comparecía ante la televisión estatal para asegurar que el Ejército "desempeñará un papel esencial para restaurar la seguridad, sea cual sea el precio a pagar, ya que se trata de la unidad de Libia" y añadir que los militares libios "no son los de Túnez ni los de Egipto".
 
En este sentido, ha recalcado que el Ejército "permanecerá fiel a Libia y a Gadafi hasta el último minuto" y que "destruirá a los que hagan un complot contra el país".
 
"Estamos en un giro peligroso de la historia de nuestro país, antes de que todo el mundo tome las armas y haya una guerra civil y una escisión en Libia, hace falta un debate nacional, con el que Ghadafi está de acuerdo, para pasar a una segunda república", ha asegurado.
 
Ha planteado dos opciones: "o estamos de acuerdo todos los libios que queremos la democracia, la libertad y las reformas y actuamos con la razón, o será el caos y nos encontraremos en un ciclo de violencia peor que en Irak o en Yugoslavia".
 
"En lugar de llorar a los 80 muertos de estos últimos días, si el caos llega, lloraremos a centenares de miles de nuestros hermanos y estaremos obligados a huir de nuestro país", ha aseverado.
 
400 muertos
 
La cifra de muertos apuntada por Al-Islam queda muy lejos de las barajadas por organismos como la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH), que ha cifrado en al menos 400 los fallecidos en las protestas de los últimos días, según informa la cadena Al Arabiya.
 
Apenas hay información sobre los acontecimientos que se están produciendo en Libia, donde las protestas contra Ghadafi, que han tenido su epicentro en Benghazi, segunda ciudad del país, y en el este se han extendido ahora a Trípoli.
 
Previamente, Human Rights Watch había elevado a 233 el número de muertos por la brutal represión ejercida por el régimen libio.
 
Fuente: Télam y Rebelión

Agreganos como amigo a Facebook
02-03-2015 / 12:03
24-02-2015 / 06:02
22-02-2015 / 18:02
21-02-2015 / 12:02
20-02-2015 / 17:02
 
Cerca de un centenar de efectivos de la policía política venezolana allanó violentamente ayer las oficinas del alcalde mayor metropolitano, el opositor Antonio Ledezma, y se lo llevó detenido después de pegarle y disparar al aire. Por la noche, el presidente Nicolás Maduro afirmó que el alcalde mayor fue arrestado por golpismo.
 
Ledezma había sido acusado por el gobierno de tomar parte de una supuesta conspiración organizada en Estados Unidos para derrocar el régimen chavista. Días atrás también fueron arrestados una decena de militares en actividad y retirados a los que se involucró en esa intentona que, según el relato de Maduro, incluía el bombardeo de la sede presidencial, del ministerio de Defensa y las oficinas de la cadena estatal TeleSur. La oposición rechazó en conjunto la información y la calificó de ridícula.
 
Las fuerzas armadas en Venezuela ocupan, cada vez más, un rol central en todos los aspectos de la sociedad. Reprime protestas, realiza obras de ingeniera, se encarga del comercio exterior e interior, cumple funciones de seguridad, coordina la logística de bienes en el país, conduce acciones de inteligencia interna y es un elemento de militancia política y proselitismo esencial para el gobierno venezolano.
 
Nuestro "aliado" en el Caribe se ha convertido en lo que Argentina ha luchado por no ser desde el fin de la dictadura. Y como ejemplo más reciente tenemos el Decreto N° 1.605 del 10 de febrero del 2015, aprobado por el Presidente Nicolás Maduro, mediante el cual se dicta el Reglamento Orgánico de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.
 
El nuevo reglamento establece una estructura orgánico-funcional del aparato de inteligencia militar que se asemeja al de la dictadura que vivió Argentina. Este aparato de inteligencia se caracteriza por depender directamente del Presidente de la República para realizar operaciones de inteligencia y contrainteligencia con competencias virtualmente ilimitadas y sin control.
 
Los años recientes repletos de represión estatal, violaciones a los derechos humanos, presos políticos en cárceles militares, cierre y censura de medios opositores, destrucción de la independencia de poderes y aumento exponencial de los poderes del ejecutivo venezolano, es un escenario más que preocupante.
 
Lo que está viviendo Venezuela hoy, Argentina ya lo vivió hace décadas con la dictadura militar. Y, lamentablemente, el presidente Maduro es el ejemplo de gobernante que Cristina Fernández toma para nuestra Patria.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar