, expresó. Pero no se quedó ahí: "Algunas fotos de la actualidad parecen de los añejos '90. El menemismo, el kirchnerismo y muchas variantes mutantes del peronismo entrerriano son el problema y el pasado. Pero no todos somos lo mismo. Hay que construir una provincia diferente", agregó recordando el pasado menemista de Frigerio.
 
En el ambiente universitario, los sectores históricamente ligados a la UCR rechazaron la incorporación de las actuales autoridades de la UADER a Cambiemos, entienden que implícitamente ya existía un acuerdo dentro de la oposición que, en caso de acceder al poder en 2023, la UADER era un territorio cuyo vínculo con el gobierno será llevado adelante por el radicalismo, descartando cualquier rol del PRO en el área.

'/> Tranfugueada en la UADER y ausencia total de plan y de equipos del porteño Frigerio / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  17:12  |  Miércoles 08 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 28-11-2022 / 06:11
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Tranfugueada en la UADER y ausencia total de plan y de equipos del porteño Frigerio

Tranfugueada en la UADER y ausencia total de plan y de equipos del porteño Frigerio
El rector de la UADER, Luciano Filipuzzi, se fuga no sólo hacia la derecha, sino con el porteño Frigerio, quien fue responsable directo de la eliminación de la paritaria nacional docente y diseñó presupuestos con brutales recortes en educación. Y su Gobierno reprimió las protestas docentes, hizo espionaje a los sindicatos que lo resistieron y formó parte del equipo neoliberal que confesaba que ellos jamás crearían ninguna universidad pública y gratuita.
El Diccionario de la Real Academia Española (RAE)​ recoge dos acepciones del término tránsfuga: una común, referida a la "persona que huye de una parte a otra", y una figurada, de aplicación a la "persona que pasa de un partido a otro". Este segundo significado es el que se usa para aquellos políticos que, dejando a sus compañeros, pactan con otros dirigentes para cambiar de bando. Luciano Filipuzzi, rector de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), militante y afiliado al PJ, pegó un salto y se sumó a los equipos técnicos del precandidato a gobernador macrista, el porteño Rogelio Frigerio, junto a dos decanos de la casa de estudios: Daniela Dans, titular de la Facultad de Ciencia y Tecnología; y Carlos Cuenca, a cargo de la Facultad de Ciencias de la Gestión.
 
Pero lo más grave es que la noticia del primer encuentro de equipos técnicos de Frigerio dejó sólo la novedad del garrochazo del rector de la UADER. Un acto de transfuguismo es todo lo que tiene para mostrar Frigerio como proyecto para la provincia. Si la idea del ex ministro de Mauricio Macri es esperar que peronistas desleales se sumen a su aspiración es porque tiene poco para aportar. Más de lo mismo, o peor aún. Sobre la difusión de propuestas de gobierno en la reunión de técnicos del macrismo, de nuevos proyectos, de ideas de políticas provinciales, nada de nada.
 
La noticia hizo mucho ruido en el PJ y en la interna de Juntos en Entre Ríos. Rápido de reflejos para demostrar la incomodidad interna, el diputado nacional y precandidato a gobernador radical, Pedro Galimberti, dejó un mensaje en las redes sociales apuntándole a Frigerio por la incorporación del rector de la UADER: "Somos el Cambio o no somos nada. Si somos el cambio no podemos andar 'pegoteandonos' con quienes fueron y son parte del problema y no de la solución. Aplica al país, a Entre Ríos y a tu ciudad", expresó. Pero no se quedó ahí: "Algunas fotos de la actualidad parecen de los añejos '90. El menemismo, el kirchnerismo y muchas variantes mutantes del peronismo entrerriano son el problema y el pasado. Pero no todos somos lo mismo. Hay que construir una provincia diferente", agregó recordando el pasado menemista de Frigerio.
 
En el ambiente universitario, los sectores históricamente ligados a la UCR rechazaron la incorporación de las actuales autoridades de la UADER a Cambiemos, entienden que implícitamente ya existía un acuerdo dentro de la oposición que, en caso de acceder al poder en 2023, la UADER era un territorio cuyo vínculo con el gobierno será llevado adelante por el radicalismo, descartando cualquier rol del PRO en el área.

La batalla también se lleva adelante en el plano de la nacionalización. El pase de bando del rector de la UADER complicaría la marcha de la nacionalización, que, en los términos que fue presentada tiene sus resistencias locales, pero sobre todo oposiciones nacionales. En tren de especulaciones, los radicales confían que, en caso de avanzar una nacionalización y si Juntos gana las elecciones presidenciales de 2023, el rector normalizador de la UADER nacionalizada será un correligionario que llegará de la mano del apoyo del Consejo Interuniversitario Nacional en la cual el radicalismo tiene mucho poder.
 
Las jugadas "atrapa todo" de Frigerio son de pique corto, y al poco de andar encuentran resistencias dentro de la propia alianza. Además, no se advierte una idea de política de Estado. No se conoce que piensa Frigerio sobre la UADER ni que ha hecho por la UADER, al contrario, se lo acusa de ser un integrante importante del gobierno de Macri que nada bueno hizo por la UADER, solo perjudicarla porque son enemigos de la universidad pública y gratuita.
 
No es razonable que sectores de la educación pública se sumen al macrismo. Quienes están en la universidad pública y no son peronistas se identifican con el radicalismo, con el socialismo o la izquierda no peronista. Nadie se identifica con el macrismo. Tal vez por esto, rápidamente, el rector de la UADER salió a aclarar que su presencia en la reunión de equipos técnicos de Frigerio se trató de una decisión personal que "nada tiene que ver con la Universidad".
 
En campaña electoral, Frigerio muestra la carencia de ideas políticas para una provincia a la que es ajeno y desconoce. Su única consigna es "debemos terminar con el kirchnerismo", o frases así que encierran un mensaje vano que no tiene nada que ver con la realidad provincial. Y en la educación pública es aún peor, ya que suma a los que critica. Pero si bien esas consignas anti k puede encontrar eco en actores como la Sociedad Rural, no tiene mucha perspectiva que sectores de la universidad pública se incorpore a estas propuestas.
 
El rector de la UADER, Luciano Filipuzzi, se fuga no sólo hacia la derecha, sino con el porteño Frigerio, quien fue responsable directo de la eliminación de la paritaria nacional docente y diseñó presupuestos con brutales recortes en educación. Y su Gobierno reprimió las protestas docentes, hizo espionaje a los sindicatos que lo resistieron y formó parte del equipo neoliberal que confesaba que ellos jamás crearían ninguna universidad pública y gratuita. Basta recordar la frase de María Eugenia Vidal, en un discurso en el Rotary Club: "¿Es de equidad que, durante años, hayan poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en Argentina hoy llega a la universidad?". Lo que muestra el desprecio elitista del macrismo a los pobres y la enseñanza pública.
 
Filipuzzi abandona el peronismo y se pasa al bando de los que ya sinceraron su concepción contraria a la educación estatal y gratuita al señalar a "aquel que tiene que caer en la escuela pública", como declaró Macri, para desprestigiar la educación estatal. O la brutal definición de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, sobre la docencia: "Los que empiezan a estudiar la carrera docente, son personas cada vez más grandes de edad, que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras" y "son de los sectores cada vez más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente". Esta batería de prejuicios y estigmas la repiten dirigentes macristas.
 
Los motivos que llevaron a Filipuzzi a pegar semejante viraje no se conocen en detalle. Esbozó faltas de respuestas por parte del gobierno provincial a reclamos sobre la regularización del personal de la universidad, cuestiones edilicias y presupuestarias de obras. Otros añaden que fue ninguneado por la diputada Blanca Osuna y el proyecto de nacionalización parcial el cual fue elevado y operado sin el visto bueno del rector de la UADER. Tal vez lo suyo solo sea una especulación por los posibles resultados electorales de 2023, el oportunismo o la búsqueda de mejores posiciones políticas a futuro. Ya se verá.
 
La Opinión Popular
  

Tranfugueada en la UADER y ausencia total de plan y de equipos del porteño Frigerio

Fallecimiento de Hebe de Bonafini
  
El fallecimiento de Hebe de Bonafini reflotó el viejo odio pro dictadura en algunos opositores y puso al rojo vivo lo peor de las redes sociales. Duró poco, pero sirvió para mostrar el estado de crispación de la oposición de derecha. Bonafini fue importante para que se supieran cosas que pasaban en el país y que la dictadura genocida no quería que se supiesen. Tuvo el valor de caminar y desafiar al poder cuando nadie lo hacía y esa actitud corajuda fue fundamental para que hoy vivamos en libertad.
 
Esa valiente mujer tuvo sus méritos y la incapacidad para entenderla y aceptarla muestra el fanatismo político de quienes no aceptan ninguna verdad que no sea la suya. La necesidad de negar al otro dificulta la reconstrucción del país. Y, la sociedad ha empezado a darse cuenta de eso. No obstante, los discursos en contra y no a favor son los que siguen reinando.
  
Los principales dirigentes de la oposición se preocupan por afianzar sus discursos de odios en contra de alguien al que le echan la culpa de todo. Paralelamente, avanzan hacia un proceso electoral con mucha convicción de que ellos pueden ser la salvación aunque ya fracasaron antes y no explican ahora ni cómo ni por qué van a solucionar los problemas del país.
  

Tranfugueada en la UADER y ausencia total de plan y de equipos del porteño Frigerio 
  
Cercada, la jueza Capuchetti delegó la causa en el fiscal Rívolo
 
Cercada por la recusación y los durísimos cuestionamientos realizados por Cristina debido al freno que le impuso a la causa por el atentado, la jueza macrista María Eugenia Capuchetti dio un paso al costado y delegó la investigación en el fiscal también macrista Carlos Rívolo. Para "confirmar" lo dicho en la recusación, en el mismo escrito rechazó los pedidos realizados por los abogados de CFK para impulsar la búsqueda de la verdad.
 
Desde hace semanas, la querella de Cristina viene pidiendo la recusación de la magistrada por no seguir líneas de investigación propuestas y "tener frenada la causa". Lo hizo mientras la Cámara Federal porteña analiza si aparta o mantiene a la jueza en la investigación.
 
Aquella recusación fue rechazada por Capuchetti la semana pasada y presentó un informe con el que buscó contrarrestar las críticas recibidas. Con la actual decisión de delegar la causa, la jueza apuntaría a descomprimir la tensión generada por los pedidos de apartamiento en su contra.
 
La delegación en manos de la fiscalía se da a 83 días del comienzo de la causa y un día después de que la querella le cuestionara no haber ordenado ninguna medida de prueba tras la recepción de un informe, el 26 de octubre pasado, con información extraída del celular de Nicolás Carrizo, en el que se encontraron una serie de mensajes enviados durante la noche del atentado: "Recién intentamos matar a Cristina", "Mi empleado. Le quiso disparar. Va a ir preso", Recordá esta fecha", "Esta hdp (sic) ya está muerta", "No sabés que hicimos con esto", "Generar miedo", "Para que el gobierno sepa con quienes se están metiendo", entre otros mensajes comprometedores.
 
Los abogados de Cristina consideran que estos mensajes ameritan a que Carrizo sea considerado coautor del atentado, en lugar de cómplice, que es como viene siendo procesado hasta el momento. Junto con ello, los abogados de la vicepresidenta, reclamaron que los acusados sean juzgados por la figura de asociación ilícita.
 
La crítica central a Capuchetti es que no se están investigando ninguna de las hipótesis que vinculan el atentado a figuras prominentes del macrismo como el diputado Gerardo Millman, la familia Caputo, o a "La Nueva Centro Derecha", agrupación del neonazi Hernán Carrol.
 
Con la decisión de la jueza, será Rívolo quien lleve adelante las líneas de investigación y medidas de prueba; así como quien tome declaración a los testigos, convoque a peritos o solicite informes. Mientras que Capuchetti intervendrá cuando la Fiscalía le pida allanamientos, detenciones e indagatorias. No hay que esperar mucho de estos cambios.
 

Coronavirus: la importancia del tercer refuerzo de la vacuna 
 
El porqué del dólar soja
 
El ministro Sergio Massa apunta a marzo como punto de partida para una recuperación económica que se sienta en los bolsillos de forma contundente y sostenida, justo a tiempo para llegar a la temporada electoral en el momento de aceleración del despegue.
 
A partir del segundo trimestre del año que viene, la inercia acompañará al oficialismo, según la hipótesis sobre la que trabajan sus equipos, proyectando tres años consecutivos de crecimiento de la economía, elemento clave para que el Frente de Todos llegue a las urnas con una propuesta competitiva.
 
Antes, hay que pasar el verano. Una temporada difícil para las cuentas argentinas, en particular cuando hay pocos dólares en caja, como ahora. La ecuación es fácil de entender y difícil de resolver. Para ganar la elección debe recuperarse, fuerte, el poder adquisitivo. Para que los salarios pasen a valer más, es imprescindible reducir la inflación.
 
Para que la inflación se calme, además de hacer la tarea con las cuentas públicas, como está haciendo el ministro de Economía, es necesario que las cotizaciones del dólar no sufran sobresaltos. Para eso, hacen falta reservas, sobre todo en estos meses de alta demanda y poca oferta de divisas. Un puente que permita llegar sin sustos a la próxima cosecha.
 
El colchón de reservas que el Gobierno nacional supo conseguir con la primera versión del dólar soja se desinflaba más rápido de lo previsto y antes de que desapareciera, Massa optó por repetir la fórmula: después de varios días de rumores, anunció un nuevo tipo de cambio diferencial para las exportaciones del complejo sojero. Quienes liquiden exportaciones durante lo que queda del año recibirán 230 pesos por cada dólar ingresado.
 
La medida busca que las cerealeras adelanten exportaciones por un monto aproximado de 3.000 millones de dólares, lo que le permitiría construir un puente para pasar un verano que se anticipa difícil, con pronóstico de caída en las exportaciones de trigo y con saldo negativo en la balanza del turismo, lo que vendrá a profundizar el déficit que está provocando la salida de dólares por el mundial de Qatar.
 

Coronavirus: la importancia del tercer refuerzo de la vacuna 
 
Expectativa versus realidad provincial
 
El mundial de fútbol demora la aceleración del proceso electoral que ya está en marcha en todo el país. La política entrerriana asiste en estas semanas a un escenario en el que las certezas son escasas y las dudas, muchas. Y así seguirá hasta que se conozca el cronograma electoral provincial de 2023.
 
No hay certeza en el oficialismo. Aún no sabe quién encabezará y quien acompañará la fórmula peronista, aunque la interna del oficialismo mantiene en expectativa a tres candidatos: Adán Bahl, actual intendente de Paraná, su par de Concordia, Enrique Cresto y la vice gobernadora, Laura Stratta. Tampoco el PJ tiene definido su candidato a intendente en la Capital ni en Concordia. Y resta por precisar otro aspecto clave: el día de la votación provincial, determinante como acelerador de definiciones. ¿Acortamiento resuelto? No. Pero existen rastros de que el oficialismo cree o creyó en esa opción.
 
Gustavo Bordet no tomó aún una decisión. La revisión tendría que ver con una exploración más profunda de las consecuencias del adelantamiento y los apremios que generaría sobre las estructuras electorales. En medio de complejos problemas ligados a aspectos sensibles de la gestión, y en una seguidilla de actos de administración que no encuentra pausa desde hace meses, el gobernador aún no evaluó seriamente cuándo sería más oportuno ir a las urnas. En juego está nada más y nada menos que la extensión de la vida útil del proyecto político del que sigue siendo líder, aunque resten sólo meses para que sea elegido su sucesor en la Casa Gris.
 
La máxima que atraviesa al poder provincial sobre la fecha de votación se reduce hoy al pragmatismo absoluto: "cuando más nos convenga". Traducida, la frase significa sólo una cosa: cuando el oficialismo esté mejor. Más finito: cuando consiga -si es que logra hacerlo- una diferencia superior a siete puntos sobre su rival de Juntos por el Cambio. En ese momento, cuentan en el seno del PJ, se activarán todos los mecanismos que sean necesarios para retener el poder. Esa movida incluye, obviamente, variar el calendario electoral provincial para adelantar los comicios, en caso de que sea necesario.
 
La expectativa en el PJ y en la Casa Gris era que, para diciembre, ese margen estuviera garantizado. La realidad marca otra cosa. Quienes dicen contar con números "confiables" de un mix de encuestas a través de las cuales se toman decisiones aseguran que el panorama es de "paridad" a nivel provincial. El PJ saca ventaja en la Capital y las grandes ciudades, donde gobiernan, pero Rogelio Frigerio -arriba de Pedro Galimberti por entre cinco y siete puntos, según el PJ- recupera terreno en las localidades más chicas del interior.
 
La campaña se despierta y en el núcleo del poder provincial se trazan listas y, además, Bordet es el epicentro de estrategias y apetencias ajenas. Los principales operadores políticos del peronismo no ocultan su inquietud por el panorama negativo fronteras afuera de Paraná, aunque confían en revertirlo. La tónica es un peronismo fuerte en el principal distrito electoral provincial y débil en el interior. Se trata de una realidad que se desprende de sondeos previos. Habrá que ver si el pulso actual coincide con el que se viva al momento de votar.
 
En las grande ciudades de la provincia, los intendentes que son la gran fortaleza del peronismo ya caminan sus secciones como candidatos a la reelección o a legisladores. Fortalecen los frentes electorales a como dé lugar. "Hasta ahora ganamos cómodos", repiten ellos advirtiendo que la oposición está muy lejos de mostrarse fuerte en esos territorios. La preocupación de los dirigentes sigue siendo conservar lo que tienen: una intendencia o una banca de legislador.
 
Otra incertidumbre, aunque no menor respecto de todo lo que hay por definir, pasa por decidir quién acompañará al candidato en la fórmula. Sectores del PJ plantean la estrategia de ampliar el Frente de Todos, pero el lanzamiento provincial de Galimberti les quitó argumentos a los radicales descontentos que juraban no subordinarse jamás al liderazgo de Frigerio.
 
En la Casa Gris hay quienes reconocen esa dificultad, pero creen que, llegado el momento, habrá radicales dispuestos a ocupar lugares en el nuevo gobierno. "¿Por qué no pensar en ministros que no provengan del peronismo o en un vice que no sea propio?", se analiza en búsqueda de tentar a extrapartidarios. ¿Hay gestiones con dirigentes del PRO marginados de los puestos expectables -en esa situación se encuentra la inmensa mayoría de los amarillos- y también con radicales díscolos?
 
Empiezan a cambiar algunas cosas puertas adentro del peronismo o esa ampliación de la que se habla es hija de una necesidad: hoy, lo propio no es suficiente para garantizar un triunfo. Ese factor es precisamente el que debilita las chances de sumar a foráneos. ¿Por qué un radical se sumaría a un gobierno peronista si tiene chances de ganar con los suyos? Porque si gana Frigerio accederá al gobierno provincial con un equipo traído del Puerto de Buenos Aires y con colaboradores reclutados entre el menemismo residual entrerriano: los veteranos Mario Moine, Emilio Martínez Garbino, Augusto Alasino y Luis Leisa, entre otros.
 

Diputados de Entre Ríos defendieron los privilegios de la casta judicial  
 
La oposición también padece de incertidumbre
 
En la oposición, el porteño Rogelio Frigerio es candidato desde que se impuso en las legislativas de 2021, Pedro Galimberti anunció que competirá a comienzos de año y hace unas semanas se confirmó que Fabián Rogel también disputará la carrera por llegar al sillón de Urquiza, aunque muchos sospechan que su pre candidatura solo tiene la intención de dividir el radicalismo para favorecer al dirigente porteño. Además, prometen que la pelea será sin golpes bajos, pero en campaña las promesas solo sirven para romperse.
 
No hay mucho por esperar de quienes se identifican claramente con la gestión presidencial de Mauricio Macri, aunque alguna chance queda de un sector como el radicalismo, que en otros tiempos supo enarbolar ideas progresistas, pero de un tiempo a esta parte, tal vez enceguecido en llegar al poder a como dé lugar, termina como furgón de cola de una alianza que ya le demostró que solo lo usa para sumar votos de odio.
 
Los dirigentes de Juntos por Entre Ríos esperaban una decisión a nivel nacional para bien o para mal, es decir que los bajen o que los ratifiquen como candidatos y se hagan las internas abiertas. El obstáculo: en las figuras nacionales que conducen los partidos que integran Juntos no hay unanimidad en cuanto a qué hacer. Pronto llegará el momento de las definiciones de los "padrinos" nacionales.
 
Y la interna nacional en Juntos por el Cambio es una pelea permanente entre sus figuras presidenciables. Horacio Rodríguez Larreta, se diferenció de su principal contendiente, Patricia Bullrich, con una frase cortante: "Yo no soy violento", remarcó en una entrevista, refiriéndose a los posicionamientos políticos de la ex ministra de Seguridad. Imposible que la frase no remitiera, además, a la reciente amenaza que hizo Bullrich al jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, de romperle la cara si volvía a criticarla en la tele.
 
Mientras tanto, Bullrich está en la difícil tarea de mostrarse como una candidata que no depende de los favores de Macri. Aseguró que enfrentará al ex presidente en las PASO si él se postula, e incluso reconoció que en lo económico el gobierno de Macri dejó un mal saldo: "hubo errores fuertes que nos hicieron pensar que nos podíamos endeudar sin tener costo, a sabiendas de que en la historia argentina eso siempre termina mal", afirmó. Con este escenario nacional en el PRO y con un marco provincial donde hay mucho en juego y pocos espacios para llenar, la pelea interna está asegurada.
 
Es así que la oposición entrerriana también padece el síndrome de la no certeza. Apenas sabe que tiene dos candidatos fuertes lanzados, pero nadie se atreve a predecir cómo terminará esa guerra de roces que ya libran el porteño Frigerio y el entrerriano Galimberti por la postulación provincial. Frigerio nunca creyó que Galimberti iría tan lejos. El chajariense es una cuña en la oposición, una piedra en el zapato del porteño con su insistencia.
 
Acostumbrado a las decisiones verticales por conducir un partido, el PRO, del que siempre fue su único líder en Entre Ríos, el porteño Frigerio no sólo debe lidiar con la cultura internista de una UCR a la que necesita sí o sí para su objetivo político, sino que también tiene que batallar con el radical más disruptivo y menos predecible de todos los que conoce.
 
Sostiene Pablo Bizai, columnista de Página Política, que la pelea estará en el centro del debate de la interna para la renovación de la conducción de la UCR, el resultado de esa elección -que debería desarrollarse entre marzo y abril de 2023- tendrá consecuencias en la candidatura a gobernador de JxC.
 
Un triunfo en la elección partidaria -donde sólo pueden votar los afiliados a la UCR- del sector de Galimberti probaría lo que vienen diciendo: que los dirigentes boinas blancas que apoyan a Frigerio han perdido predicamento en la UCR. Que ya no son lo que fueron dentro de la UCR; que ya no tienen tras de sí la estructura de otros tiempos; que han perdido el respaldo de importantes referentes departamentales; que sólo son "caciques que se han quedado sin indios".
 
Además, Galimberti intentará ganarse el rol del único opositor que enfrenta al Gobierno provincial y busca esa identificación para polarizar finalmente con el justicialismo. Sus gestos dicen que está resuelto a dar esa pelea, una disputa que de alguna manera también muestra que ha decidido seguir solo ese derrotero, sin la compañía de los socios macristas de Juntos por el Cambio.
 
En público, ambos diputados nacionales juran que no cometerán el garrafal error político de la división de la oposición en 2023. Por lo tanto, el que saca los pies del plato quedará afuera. Pero en privado los arañazos comienzan a dejar marcas. La calma, es provisoria. Aunque desde el PJ se le reconoce que facilitaron el trabajo de dividir la oposición. 
 
La negociación está empantanada en el tablero capitalino opositor que también está impactado por la decisión de Galimberti de priorizar lo provincial. Sin embargo, ese capítulo no está del todo cerrado. Mientras, en la postulación a intendente de Paraná, afloran los proyectos individuales y se plagó de inmediato de endebles precandidaturas. Ruido hace también el silencio y la ausencia de definición de Frigerio, que quiere jugar a varias puntas. Llegará el momento de los repartos, es decir, cuando se negocia o se cede lo que no se tiene. Mientras, la incertidumbre es compartida.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-02-2023 / 11:02
08-02-2023 / 11:02
07-02-2023 / 10:02
06-02-2023 / 08:02
La paralización del Congreso Nacional por iniciativa de la alianza anti peronista Juntos por el Cambio tendrá consecuencias directas para los entrerrianos, y no positivas precisamente. Más de 17.000 comprovincianos sufrirán por culpa de los diputados nacionales macristas por Entre Ríos: Rogelio Frigerio, Marcela Ántola, Pedro Galimberti, Gabriela Lena y Gustavo Hein. Estos legisladores se sumaron al bloqueo del Congreso y paralizaron la moratoria previsional, priorizando su campaña electoral por sobre las auténticas necesidades de la gente.
 
Uno de los proyectos de ley, que fue presentado por el gobierno de Alberto Fernández  en sesiones extraordinarias, es el denominado Programa de Pago de Deuda Previsional, para garantizar la continuidad de los derechos que ya tenían, y que es ansiosamente esperado por quienes están en edad de jubilarse y no pueden hacerlo porque adeudan aportes. Este año entran en esa situación 800 mil personas de todo el país, y entre ellos hay 17 mil entrerrianos y entrerrianas, mayoritariamente mujeres, según datos de Anses.
 
Juntos por el Cambio no está de acuerdo con la moratoria, aunque tiene posiciones disímiles. El PRO intenta reemplazarla por la pensión universal, la PUAN, con un haber más bajo que consiste en una mensualidad del 80% de la jubilación mínima a los mayores de 65 años sin ingresos. A esa edad se jubilan los hombres, pero las mujeres pueden retirarse a los 60 y deberían trabajar 5 años más si no completaron sus aportes, que según datos de Anses pasa en el 90% de los casos. Los radicales acompañaron la moratoria en su implementación hace 18 años, pero ahora quieren revisarla.
 
En diciembre del 2022 estaba prevista una sesión para tratar este proyecto de ley que ya cuenta con media sanción del Senado pero los diputados de la oposición, entre ellos: Frigerio, Ántola, Galimberti, Lena y Hein, varios de ellos de vacaciones, no fueron a trabajar y no hicieron lo que corresponde que haga un legislador que es presentarse a debatir las leyes, porque para eso le pagan y porque hay muchos argentinos que necesitan de esta legislación. La actitud de la oposición es antidemocrática, bloquear el Congreso es lo contrario a las practicas republicanas que pregonan, peor aun cuando niegan o impiden el ejercicio de derechos sociales de muchas entrerrianas y entrerrianos que anhelan acceder a una jubilación.
 
La decisión irresponsable de la derecha de boicotear la labor del Parlamento, usando como excusa el juicio político iniciado contra los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, paraliza la actividad legislativa. Como en la Cámara de Diputados el bloque del Frente de Todos y sus aliados no reúnen el número suficientes para el quórum, el cuerpo no puede sesionar. Y además de la moratoria previsional no se puede tratar el proyecto de ley agroindustrial, acordado con 60 entidades del sector para fomentar las exportaciones del campo, ni la creación de nuevas universidades, una de ellas en Entre Ríos.

04-02-2023 / 11:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar