La Opinión Popular
                  15:36  |  Miércoles 05 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-09-2022 / 08:09
QUÉ CAMBIÓ Y QUÉ NO CON EL ATENTADO

Discursos de odio y acciones violentas contra Cristina Kirchner y el peronismo

Discursos de odio y acciones violentas contra Cristina Kirchner y el peronismo
Transcurrieron ya diez días desde el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo peor no pasó… es virtual pero pudo suceder. Da miedo repensarlo, rever las imágenes. Es innegable lo real, la tentativa de magnicidio que falló. Las primeras reacciones también son historia. Las manifestaciones masivas en todo el país abrazando a Cristina.
Transcurrieron ya diez días desde el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo peor no pasó... es virtual pero pudo suceder. Da miedo repensarlo, rever las imágenes. Es innegable lo real, la tentativa de magnicidio que falló. Las primeras reacciones también son historia. Las manifestaciones masivas en todo el país abrazando a Cristina.
 
Los regateos sórdidos de la principal oposición para formular repudios, más atentos a los tironeos internos o al "qué dirán" de las bases intransigentes que a dar un ejemplo. O a solidarizarse con quien se dedica a la misma actividad que ellos. Impresiona el distanciamiento emocional.
 
En Pasos Perdidos del Congreso, en tantos programas de radio o tevé y (ay) en demasiadas tertulias de café entre gente común se repara poco en la dimensión humana de la víctima y de sus hijos. Las figuras políticas (aún los líderes) son personas de carne y hueso. CFK viene de atravesar una circunstancia atroz de la que zafó por milagro o algo así. Se salvó del homicidio, su vida cambió igual. El gesto de llamarla, de enviarle un abrazo parecería un piso de cortesía y de humanidad. Acá no funciona así, en mala hora.
 
Este delito corona una escalada de violencia, que echa raíces años atrás y que escaló en los meses recientes. No se produjo de casualidad en ese lugar y horario. "Hace juego", ecualiza, es secuencia de lo anterior. Puede acontecer que dos hechos sucesivos no tengan correlación, hay quien lo afirma esta vez. Uno sigue creyendo que la escalada incitó ese desenlace y que no tiene por qué ser el último límite. Tal vez se tocó fondo, tal vez no.
 
El oficialismo denuncia a Juntos por el Cambio (JpC) por haber creado el clima previo y hace centro en los discursos de odio. Hay sobrados motivos, existen legislaciones nacionales e internacionales que lo tipifican y condenan. La sola alusión a los discursos de odio tal vez se queda corta por no describir formas de violencia real que se han padecido estos años, cometidas durante la presidencia de Mauricio Macri.
 
Reseñemos un puñado, no exhaustivo. La persecución judicial a los opositores, su encarcelamiento sin condena firme y a veces sin proceso. Los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel que no fueron los primeros desde la restauración democrática pero que incorporaron la macabra novedad de haber sido instigados directamente desde el Gobierno nacional y reivindicados o negados después.
 

QUÉ CAMBIÓ Y QUÉ NO CON EL ATENTADO 
 
Discursos de odio y acciones violentas contra Cristina Kirchner y el peronismo, mientras el futuro se juega en la economía
 
La sola alusión a los discursos de odio tal vez se queda corta por no describir formas de violencia real que se han padecido estos años, cometidas durante la presidencia de Macri. Episodios iniciáticos olvidados como notificar despidos a trabajadores estatales salteándose los requisitos legales (notificaciones escritas, telegramas en especial) trabándoles los molinetes de entrada, humillándolos, sometiéndolos a una privación de derechos y a una suerte de vejamen corporal.
 
Discursos de odio, pues azuzan, elogian, agravan hechos concretos de violencia o violaciones de derechos básicos.
 
Por otro lado, la alusión y eventual sanción a los discursos del odio no termina de explicar las variadas reacciones sociales ante el intento de magnicidio. Los apoyos, sin duda numerosos, a la postura de los dirigentes cambiemitas. Las gambetas sobre los repudios reditúan porque hay gente común que las banca o pide más.
 
Además, es visible que muchos argentinos no se enrolan ni en las manifestaciones de apoyo a la vicepresidenta ni en las diatribas opositoras. Que siguen su vida, que quizá descrean de "los políticos" en general. Que en todo caso no están encuadrados ni concernidos por las minorías intensas peronista y cambiemita.
 
La Patria es el otro (gran consigna o bandera). Es necio desconocer la realidad, resulta más constructivo comprenderla para intentar modificarla. La política se inventó para eso. Una fuerza nacional popular tiene como deber la escucha para ampliar sus bases, para sumar, para acumular fuerzas, para reformar o revolucionar.
 
***
  
Hechos, pruebas, tribunales: 
  
Fernando Sabag Montiel gatilló un revólver apto para disparar. Fue visto in fraganti, apresado de inmediato. La presunción de inocencia queda desbaratada, es autor material de tentativa de homicidio. La Fiscalía tratará de acreditar circunstancias agravantes. Entre otras premeditación, alevosía, delito cometido con concurso de dos o más personas.
 
La defensa tratará de plantear atenuantes o eximentes. Es la estructura del procedimiento penal.
 
Las primeras, prematuras hipótesis quedaron desvirtuadas: tanto el negacionismo de algunos periodistas "consagrados" como la del "lobo solitario". El agresor contó con la ayuda de Brenda Uliarte quien también está detenida. Las pesquisas indican otros casi clavados partícipes o cómplices. En la nota de tapa de este sábado los colegas Raúl Kollmann e Irina Hauser revelaron que hay críticas del propio equipo de investigadores por la lentitud para aprehenderlos.
 
El expediente arrancó horrible, plagado de mala praxis. Se borró el contenido del celular de Sabag Montiel. Fueron "necesarios" dos allanamientos en un monoambiente de escasa superficie.
 
Las barbaridades no sorprenden, son habituales en grandes y pequeñas causas. La repetición no sirve de excusa ni vale como consuelo. Pero los tribunales son lo que son. Comodoro Py por antonomasia. Sobran en la memoria de especialistas y público casos resonantes con pruebas perdidas, escenas del crimen contaminadas, testigos falsos, peritos inverosímiles... Desde los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel hasta los asesinatos de María Marta García Belsunce o Nora Dalmasso
 
De nuevo: Sabag  Montiel no preparó el atentado solo. La nómina de cómplices potenciales sigue sumando nombres. La pregunta de cajón sigue en pie: ¿fueron una banda de neonazis más o menos suelta o sicarios pagos por alguien más poderoso, de "más arriba"?
 
De momento, comentan los especialistas (el firmante no lo es) no existen elementos para aseverarlo. Pero la pesquisa arranca, el escenario está abierto. La torpeza del agresor, la precariedad del arma inducen a pensar en un grupo aislado, no profesional. Pero nada es definitivo. El asesinato de José Luis Cabezas fue cometido por "Los Horneros" una banda de lúmpenes comandados por policías y expolicías a su vez conchabados por la custodia del empresario Alfredo Yabrán.
 
Es menester seguimiento periodístico y parlamentario para que jueces y fiscales superen sus propias marcas, laburen bien alguna vez. No están acostumbrados, en general. En una de esas ni saben actuar conforme a derecho y con eficiencia aunque se encarguen de un crimen de Estado. Habrá que ver.
 
***
  
Las otras agendas, la gente común: 
  
Un intento de magnicidio deja secuelas tremendas pero no abre lugar al duelo. El miedo y la congoja tramitan de otro modo. El presidente Alberto Fernández acertó al decretar feriado para permitir que las movilizaciones se realizaran en un contorno sereno, posibilitando que los ánimos se templaran. Las muchedumbres respondieron con tranquilidad, civismo, y alegría. El sistema productivo no se resintió por el feriado desmintiendo agorerías berretas.
 
Las tentativas oficialistas para armar instancias de diálogo chocan la cultura política existente. La misa en Luján es aleccionadora, vale como gesto y signo de pertenencia. A la vez asistió un solo y peculiar dirigente opositor: el ex presidente Eduardo Duhalde.
 
Acordar con JpC frisa con lo imposible. Bastante ardua es la tarea para que sesione el Congreso Nacional.
 
Con todas esas mochilas a cuestas y en medio de la conmoción, el oficialismo tiene que gobernar, hacerse cargo de "otras" agendas.
 
El ministro de Economía Sergio Massa está de gira por los Estados Unidos. Consiguió que los exportadores agropecuarios vendieran soja asegurándoles una cotización favorable del dólar. Cedió, acorralado por la necesidad. La macroeconomía se acomoda, explican en su torno y en la Casa Rosada. El fantasma de la corrida financiera merma sin desaparecer del todo.
 
El desembarco de Massa reordenó al Gabinete, fortaleció al ministro, diluyó la presencia del presidente.
 
La vindicta judicial y el atentado contra Cristina comprobaron que ella es la figura política más importante de la Argentina. La odian como a nadie, la quieren como a nadie. El mapa político se reformula aunque subsiste un dato esencial: CFK puede resolver ser candidata a presidenta o señalar a quien podría serlo, sin horizonte de competencia en ninguna de las dos situaciones.
 
Para ser competitivo en el cuarto oscuro el gobierno debe mejorar su desempeño, debe reconciliarse con votantes de 2019 que no lo acompañaron en 2021, tiene que ser referencia positiva para millones de personas que se desloman a cambio de retribución escasa. Viven al día, la mayoría no llega a fin de mes.
 
**
  
Necesidades y urgencias: 
  
La inflación de julio fue record, la de agosto dolerá. Las recientes elecciones en Chile corroboran una tendencia mundial hosca para los oficialismos cuando se vota. El presidente Gabriel Boric se benefició con ella y la padeció en un lapso cruelmente breve.
 
Un Gobierno que llegue a las elecciones con una inflación sideral cuenta con pocas chances para revalidarse. La lógica política existe aún en tiempos tan convulsionados como el actual.
 
El oficialismo demora algunas decisiones que se venían macerando semanas atrás. El aumento general para trabajadores registrados, sea bono o suma fija, entre otros.
 
Alberto Fernández anunció un acuerdo general de precios y salarios consensuado con la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA). La medida tenía pinta de ser difícil pero ni siquiera se intentó. Amagar sin concretar, una falla clásica del Gobierno.
 
***
  
Demostrar las diferencias: 
  
La polarización política crece, la derecha se radicaliza más que sus adversarios tal como se escribió acá hace apenas dos semanas.
 
Las polémicas políticas generan un riesgo advertido en otras latitudes. La percepción ciudadana: "son todos iguales". No es verdad porque hay proyectos diferenciados en pugna lo que se verificó en este siglo en la Argentina. Pero las polémicas continuas, las sesiones que se frustran o derivan en griteríos ahondan los prejuicios de muchos escépticos o desencantados.
 
El diputado Javier Milei es un energúmeno, un chanta con ínfulas. Puede que las encuestas lo sobrevaloren. De todos modos consigue audiencia y aceptación cuando enloda a todos por igual con el sambenito de "la casta".
 
La apatía, la pérdida de interés en lo público, la desafección hacia el Estado no dañan por igual a la derecha y al peronismo. La derecha a menudo consigue pescar en ese río revuelto. En la puja electoral doméstica, por dar un ejemplo nimio, puede terminar asociada con Milei o captar sus votantes.
 
Un gobierno popular precisa dinamizar la participación, reconquistar confianza, mejorar la autoestima de gente común. Uno de los mejores modos es atendiendo a sus necesidades e intereses.
 
Fácil de enunciar, difícil de concretar. Imprescindible a la vez.
 
Una bisagra en la historia, un antes y un después... Esta columna insinúa una hipótesis sencilla. El Frente de Todos tiene el deber de mejorar la vida y el humor colectivos antes de las próximas elecciones. Tiene más chances de hacerlo gobernando mediante políticas económico-sociales populares que tipificando delitos, judicializándolos luego. Los dos planos no son excluyentes, desde ya. Se señala cuál es el prioritario hace quince días, ahora y en el año por venir.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar 
 

Agreganos como amigo a Facebook
05-10-2022 / 09:10
La exministra de Seguridad de Mauricio Macri y actual presidenta del PRO fue denunciada por direccionar la compra de sistemas de seguridad para pasos fronterizos a una firma a la que le pagó 35 millones de dólares, 5 millones más de lo que ofrecían sus competidoras en la licitación, y a la que el Estado le pagó también el impuesto a las ganancias por 600 mil dólares a través de un ente cooperador.
 
La voluntad en los tribunales de Comodoro Py para investigar los negociados del macrismo con empresas amigas estará a prueba a partir de una denuncia que presentó la Oficina Anticorrupción, que le adjudica a la exministra y jefa del PRO, la bolsonarista Patricia Bullrich, el direccionamiento de la compra de sistemas de seguridad para pasos fronterizos en 2016 a una firma a la que se le pagó 35 millones de dólares, que eran 5 millones de dólares más que lo que ofrecían sus competidoras en la licitación, y a la que el Estado le terminó abonando también el impuesto a las ganancias (entre otros) por 600 mil dólares a través de un ente cooperador.
 
La denuncia por estafa, violación de los deberes de funcionario público y malversación de fondos no sólo está dirigida contra la polémica Bullrich, sino que también abarca al exsecretario de Seguridad Interior y actual diputado de Juntos por el Cambio, Gerardo Milman y al exsecretario de coordinación de la cartera Alberto Föhrig y al exjefe de gabinete, Marcos Peña.
 
"El monto finalmente pactado" con el consorcio Israel Aerospace Industries-Rafael SA "ascendió a USD 35.000.000, el que resultaba muy superior a los USD 28.901.000 ofertados originariamente, y superaba en USD 5.049.445 la propuesta de su competidora Aeronautics Ltd", dice la denuncia de la OA, que dirige Félix Crous.
 
La adquisición consistía básicamente en unas torres con cámaras y otras con sistemas de comunicación para captar llamadas. En un caso incluso las torres no funcionaban en Argentina porque estaban pensadas para territorio israelí y tuvieron que elevarlas. Fueron presentadas como sistemas integrales de seguridad para los pasos fronterizos de Foz de Iguazú, La Quiaca - Villazón, Aguas Blancas - Bermejo y Salvador Mazza.
 

04-10-2022 / 11:10
El diputado nacional de la UCR, Facundo Manes, volvió a cruzar al expresidente Mauricio Macri. El domingo lo había hecho en el segundo hogar del líder del PRO: en el programa de Luis Majul en LN+. Ahora lo hizo en el canal macrista del Grupo Clarín. Lo afirmó después de haber cuestionado la gestión del expresidente, que generó furibundas reacciones en Juntos por el Cambio.
 
"Prometió sanear la Justicia y quedó en deuda", dijo Manes sobre el gobierno de Cambiemos en TN. "El gobierno del expresidente Macri llegó con la obligación de sanear las cloacas de las servicios de inteligencia, ciertos aspectos de la influencia del poder político en la Justicia. Lamentablemente es una deuda que tenemos que reconocer", manifestó.
 
Sobre las críticas que recibió del PRO, Facundo Manes expresó: "No me imaginé que iba a hacer tanto lío. Me sorprendió todo lo que pasó porque no me pareció nada tan espectacular. No estoy tensionando Juntos por el Cambio".
 
"Hay que reflexionar sobre qué significa el populismo. En el gobierno anterior hubo un populismo institucional, es un problema crónico de la Argentina. Para mí, no hay crecimiento económico ni desarrollo si no hay una modernización institucional. Es una falla desde hace mucho tiempo", indicó el líder de un sector de la UCR.
 
En ese sentido, el diputado que ya ha mostrado varias críticas planteó: "Hablo como mente de científico. Cuando hacemos una investigación, vemos lo que se hizo antes. Si lo que hicieron los nuestros fue malo, no lo tomamos aunque sea de nuestro sector. Y si alguien de nuestros oponentes hizo algo bueno, lo tomamos. Mi mente es diferente a la de la política, donde todos son como tribus que si de este lado tenés que pensar igual".
 
"Yo creo que el gobierno de Macri tuvo una deuda con el saneamiento de la justicia y creo que sin eso la Argentina no se va a desarrollar", enfatizó Manes y remarcó: "El problema de esto es que está oculto lo que fue la deuda durante el macrismo porque el kirchnerismo es terrible. Es tan grave lo del kirchnerismo, es tan patético, triste e infinitamente peor, que frente a eso queda como algo mínimo".
 
Manes fue tajante y frontal, derecho contra Macri. El PRO lo entendió. Y le saltó a la yugular. María Eugenia Vidal escribió un tuit: "No cuenten conmigo para limarlo, ensuciarlo o agredir a Mauricio Macri". Hernán Lombardi escribió vía tuit: "El que se suma al espacio debe venir a construir y no venir a destruir. Debe venir a sumar y no a restar". Y siguió: "Manes muestra una enorme confusión de tiempo y de lugar".
 

03-10-2022 / 17:10
Una declaración del diputado nacional por la UCR, Facundo Manes, volvió a encender la interna dentro de Juntos por el Cambio. El legislador, y uno de los nombres que suenan más fuerte para encabezar una fórmula presidencial, apuntó contra el ex presidente Mauricio Macri: "Tuvo operadores que manejaban la Justicia. Hubo evidencia de que espió a gente de su gobierno".
 
Manes hizo estas declaraciones nada más y nada menos que en La Nación Más, donde fue entrevistado por Luis Majul. El periodista le planteó que "algunos creen que el radicalismo es 'neopopulista'". "Macri es uno de ellos", agregó Majul luego de que Manes le preguntara "quién cree eso".
 
De este modo, el conductor hizo referencia a cuando, en junio pasado, Macri afirmó durante una conferencia en Brasil que "el populismo se originó en Latinoamérica y tal vez en Argentina es donde arrancó, primero con Yrigoyen y después con Perón y Evita". Ante esto, Manes disparó: "Macri debería reflexionar, porque en su gobierno tuvo populismo constitucional (sic). Tuvo operadores que manejaban la Justicia. Eso es populismo institucional. Hubo evidencia de que espió a gente de su gobierno".
 
"Así, trajo a cuentas el escándalo por el espionaje ilegal contra dirigentes tanto peronistas como de Juntos por el Cambio durante el propio gobierno de Macri, por el cual fue acusado su secretario personal, Darío Nieto, y su exsecretaria de Documentación presidencial, Susana Martinengo. El propio Macri, además, fue procesado por el espionaje ilegal a familiares de víctimas del hundimiento del ARA San Juan, aunque finalmente fue sobreseído", recordó.
 
Luego, el neurólogo y primer candidato radical bonaerense en las elecciones del año pasado profundizó en su definición de Macri. "El populismo institucional lleva al fracaso de las naciones. Hay populismo económico, que representa el kirchnerismo, y hay populismo institucional", diferenció, ubicando al expresidente en esta última categoría.
 
"Yo creo que Macri, con Cristina Kirchner, no nos permiten pensar un país", agregó ante la pregunta de Majul de si quiere "jubilar" al líder del PRO. "Hoy hay dos liderazgos. Uno es Cristina Kirchner, donde está Alberto Fernández, donde está Sergio Massa. Y hay otro liderazgo que es Macri donde está Larreta, donde está Bullrich. Creo que esa antinomia nos impide pensar un país", desarrolló.
 
Macri todavía tiene que resolver la interna del partido que fundó, el PRO, donde compite con el Jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, que ya está metido en la disputa con el radicalismo para comandar Juntos por el Cambio. La UCR tuvo un subidón de autoestima con la llegada de Facundo Manes y pretende dejar de ser el furgón de cola de la alianza de derecha para pasar a ser la locomotora. Inmediatamente, los intolerantes "halcones" del macrismo contraatacaron: El Pro, la Coalición Cívica y hasta Javier Milei lo tildaron de "demagogo" y dijeron que si no le gusta JxC 2023, lo mejor es que "siga su rumbo".
 
La Opinión Popular

02-10-2022 / 09:10
El último 27 de septiembre el diario La Nación publicó una suerte de "editorial", atribuida su redacción a "destacados periodistas" del medio. La primera palabra del título ya adelanta su contenido y su objetivo político: ¿Atentado? es esa palabra inicial. Ya sabemos que estamos frente a una mirada negacionista, que reduce -sin ningún disimulo- el fallido intento de asesinato de Cristina a una maniobra de la propia víctima con vistas a una auto victimización para obtener ventajas en su situación procesal. Es decir, no se trataría de un intento de matarla sino de un "relato" K; más o menos -sugieren- como el que demostró el suicidio de Nisman.
 
Frente a tamaña interpretación conspiración, podrían esperarse argumentos y pruebas que la fundamenten. Nada de eso: la "prueba" es que en "las encuestas" posteriores hay una mayoría de "encuestados" que opinan de esa manera. De modo que las más mínimas reglas del oficio periodístico (investigación, testimonios, hechos objetivos...) son suplantadas por la "opinión de la gente", representada en este caso por algunas empresas que investigan la "opinión" pública.
 
Toda una novedad para la ciencia jurídica: una encuesta en el lugar principal del juicio sobre un magnicidio. Es la consagración de algo que viene sucediendo en los últimos años en el país: una denuncia de corrupción contra un funcionario (kirchnerista, claro) se convierte en una certeza mediática que demanda el castigo aún en la carencia de cualquier procedimiento jurídico. Es la dictadura de la opinión pública.
 
Pero resulta, además, que esa opinión no tiene nada de espontánea, tampoco de objetiva. Está alimentada por una maquinaria mediática que bombardea incansablemente las conciencias. Que tiene el semáforo rojo para diferenciar a los "justos" de los "réprobos". Este poder no democrático de los grandes complejos mediáticos no sería, sin embargo, tan grave si sus libres creaciones de culpabilidades enemigas tuvieran el obstáculo de un poder judicial independiente que juzgara los hechos con la ley y la constitución en las manos.
 
El sistema judicial acaba de desprocesar a D'Alesio y su banda después de que las constancias probatorias de sus delitos fueran ampliamente conocidas por todos los que tuvieron algún interés en el asunto.  ¡En cualquier momento La Nación puede titular algún otro de sus libelos "la sociedad cree en la inocencia de D'Alesio"!
 
El actual peso de los poderes fácticos, no reglados por ninguna ley, es tendencialmente mortal para la subsistencia del régimen democrático en nuestro país. Son poderes sustentados en las creencias sociales, como si estas creencias nacieran y se desarrollaran en un vacío de poder y de política. 
 

02-10-2022 / 08:10
Los conflictos de cualquier tipo (laborales, educativos, sociales, económicos siguen las firmas) pueden subestimarse o negarse; jamás evitarse. Una sociedad democrática se mueve a su ritmo. Por lo general son complejos, suceden dentro de un contexto histórico, arraigan en tradiciones, tienen precedentes.
 
En ningún país del mundo hay unanimidad; tampoco en la Argentina federal, diversa y pluralista. La infatuada derecha autóctona piensa distinto y viene acuñando "la teoría de un solo demonio". El populismo, la izquierda, los pibes que ocupan escuelas, los planeros son culpables de todo disenso, carecen de legitimidad para reivindicar sus derechos. Extorsionadores, delincuentes, quedan excluidos del diálogo democrático aún de las tratativas usuales en toda pulseada por intereses.
 
El diputado Javier Milei se esmera para quedar a la derecha de Juntos por el Cambio pero la principal oposición le deja poco margen. El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se halconiza a diario en desesperada carrera para empardar a otros presidenciables.
 
Tal vez no lo consiga, tal vez esté destiñendo el perfil que quiso armar hace tres años... pero criminaliza a los estudiantes que formulan demandas del sector, tomando colegios. Un clásico de las luchas populares que se concreta cerca del aniversario de la Noche de los lápices.
 
La ministra Soledad Acuña ni se imagina armar una instancia de negociación, habla de denuncias penales. Miente porque no hay delito. El larretismo pijotea consigo mismo: denuncia contravenciones, manda policías de noche a los hogares de los chicos ocupantes.
 
Manifestarse es un derecho cívico, las normas argentinas estipulan priorizar el interés superior del menor. Acuña y Larreta se ne fregan. Comisionan policías que ingresan al Colegio Nacional Buenos Aires, la autonomía universitaria te la debo aunque ningún aliado radical cambiemita diga "esta boca es mía" o conmemore la Reforma universitaria.
 
Enviados de Larreta consultan a los jueces de su feudo, aquellos que son tropa propia. Le responden que no hay delito ni perspectiva de trasladar la responsabilidad penal o contravencional de los hijos a los padres. A "Horacio" no le importa ya que su afán es amedrentar.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar