La Opinión Popular
                  18:36  |  Domingo 02 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-08-2022 / 11:08
PANORAMA EMPRESARIO SEMANAL

Captar parte de los beneficios extraordinarios de las grandes empresas por la crisis global

Captar parte de los beneficios extraordinarios de las grandes empresas por la crisis global
Carlos Castagneto firmó la resolución de la AFIP que crea un pago a cuenta extraordinario del Impuesto a las Ganancias para captar parte de los beneficios extraordinarios percibidos por algunas de las principales empresas del país a partir de la crisis global. Son las 2.000 compañías que más facturan, que adelantarán en total unos 200 mil millones de pesos que recién iban a pagar en 2023.
Lo que obliga al Frente de Todos a replantear su marco de alianzas global es la fragilidad de la economía. El plan que empieza a desplegar Sergio Massa incluye ingredientes de un plan de ajuste (tope al gasto, suba de tasas de interés, aumento de tarifas para reducir subsidios y concesiones al capital para que invierta) pero procura excluir una devaluación brusca, que es por lo que más presiona el mercado. Por eso empezó a intentar reducir el déficit también por el lado de la recaudación.
 
Carlos Castagneto firmó la resolución de la AFIP que crea un pago a cuenta extraordinario del Impuesto a las Ganancias para captar parte de los beneficios extraordinarios percibidos por algunas de las principales empresas del país a partir de la crisis global. Son las 2.000 compañías que más facturan, que adelantarán en total unos 200 mil millones de pesos que recién iban a pagar en 2023.
 
El fisco, sin embargo, se perdió de recaudar un monto semejante por no haber prorrogado un artículo del impuesto a las Ganancias introducido en 2017 que permitía ajustar los balances por inflación pero aplicar ese ajuste (que reduce el pago del impuesto) en tres cuotas anuales en vez de una. Massa discutió con Guzmán sobre este tema cuando naufragó en el Congreso el proyecto de Presupuesto, donde intentó colar esa prórroga que Economía había olvidado.
 
El resultado, según datos que circulan entre tributaristas top de la City, es que entre quienes más redujeron su liquidación de Ganancias de 2021 frente al ejercicio anterior hay varios bancos. Entre ellos el Galicia, el ICBC y el Patagonia. El mismo sector de la economía que esta semana se benefició con el reperfilamiento de la deuda en pesos con bonos duales, que los cubren de la inflación y de la devaluación.
 
Massa también evalúa una nueva concesión para que los agroexportadores liquiden los granos que guardan en sus silos. Como el "dólar soja" no los tienta, les va a ofrecer un upgrade: que accedan al dólar ahorro por un 40% de lo que vendan, en vez del 30%. Será cuando finalmente pueda sentarse a negociar con la Mesa de Enlace. Además, les reclamó a los grandes acopiadores que se apuren: en su equipo estiman que tienen almacenados granos por cerca U$S 3.000 millones con "precio a fijar".
 

 
Ya era martes en Beijing cuando sonó el celular de Sabino Vaca Narvaja. Era Santiago Cafiero desde la noche porteña del lunes. El canciller ya había salido a aclarar por radio que el embajador en China no estaba autorizado a "señalar visitas o misiones de terceros países" y que la Argentina solo se proponía "seguir llamando a desescalar conflictos".
 
Fue apenas horas después de que Vaca Narvaja calificara el sorpresivo desembarco en Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, como "una provocación para China y un problema para toda la comunidad internacional". Desde esa visita, día y noche, los portaaviones y submarinos chinos maniobraban más cerca que nunca de Taipei, en una escalada de consecuencias aún imprevisibles entre las dos mayores potencias del mundo, ambas con poderío nuclear.
 
- ¡Pero no hacía falta ser tan peluches, Santiago! El principio de "una sola China" lo venimos sosteniendo hace 50 años y hasta Estados Unidos lo apoya en la ONU. Para ellos es como Malvinas para nosotros. Acá está muy sensible el tema y un gesto como el que tuvimos nos ayuda a destrabar mucho de lo que queremos destrabar. ¿Para qué recular?
 
Las versiones sobre la respuesta de Cafiero difieren. Según fuentes del kirchnerismo, la alusión a los ositos Winnie The Pooh con los que Guido Di Tella procuró acercarse a los kelpers en los 90 disparó un intercambio destemplado donde hasta se revoleó algún improperio. En el Palacio San Martín, en cambio, confirman la comunicación pero niegan altisonancias. Y juran que tampoco Washington había protestado formal ni informalmente por los dichos de Vaca Narvaja, de los que Cafiero tomó distancia "por una cuestión de formas y protocolos".
 
Como sea, después de consultarlo por Telegram con Cristina Kirchner y mientras el embajador chino Zou Xioli sumaba su propia presión con una inusual conferencia de prensa por Zoom para destacar los beneficios mutuos de una cooperación que incluye al estratégico swap de monedas entre los bancos centrales, Vaca Narvaja habló el mismo martes con Alberto Fernández.
 
La vice no quiere que nada perturbe el precario equilibrio que logró el oficialismo gracias a su pacto con Sergio Massa y el consecuente desplazamiento del Presidente del centro de las decisiones. El canciller, Claudio Moroni y Vilma Ibarra son los últimos albertistas con botonera propia del gabinete y se saben asediados. Aun solapada y con un bando muy disminuido, la interna sigue.
 
El choque de gigantes en el estrecho de Taiwán llegó justo en medio del trasvasamiento interno del poder en el FdT y de la entronización como virtual primer ministro de Sergio Massa, un dirigente a quien todo el sistema político identifica más con los intereses de Washington que con los de Beijing.
 
Pero contra lo que podría suponerse, la letra chica de su pacto con CFK incluyó retomar la histórica política argentina de no alineamiento y remover el tapón que (ahora) todos coinciden que colocó la Casa Blanca en la Casa Rosada para frenar cualquier atisbo de colaboración con el gigante asiático: Gustavo Beliz.
 
Liberado de Beliz y de Martín Guzmán -a quien está a punto de conchabar como asesor especial en temas de deuda la Open Society Foundation, financiada por el magnate George Soros-, Massa consiguió centralizar la interlocución cotidiana con el Tío Sam y sus más fieles servidores, como el trumpista Mauricio Claver-Carone.
 
Cristina, por su parte, consiguió destrabar dos obras con financiamiento chino que, de haberse terminado a tiempo, habrían ahorrado este invierno miles de millones de dólares en las importaciones de gas natural licuado que vaciaron las reservas del Banco Central: el complejo hidroeléctrico santacruceño Kirchner-Cepernic y la central nuclear Atucha III.
 
El nuevo equilibrio, sin embargo, incluye guiños cruzados a ambos hemisferios en los que manda el pragmatismo y se desdibujan las ideologías. El embajador estadounidense Marc Stanley, por caso, se paseó el lunes por Vaca Muerta con el mameluco de YPF de la mano de los cristinistas Pablo González (presidente del directorio) y Pablo Iuliano (CEO). Antes se había fotografiado con Massa. La reactivación formal de las represas santacruceñas la firmó Silvina Batakis al final de su breve interregno, pero como parte de las instrucciones que antes de asumir empezó a impartir el tigrense.
 
En el caso de Atucha III y su reactor Hualong, cuyos U$S 8.300 millones China ya aceptó financiar en un 85%, la pregunta es si la remoción de Beliz implicará el fin del boicot interno que documentaron con pelos y señales los cristinistas del área energética, que incluye deliberados faltazos a reuniones y sugestivos olvidos a la hora de girar expedientes.
 
Si bien en el Senado destacan el compromiso que mostró Massa hasta ahora, el jefe del Palacio de Hacienda absorbió la Subsecretaría de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo, antes bajo Beliz, y mantuvo hasta ahora al frente suyo a Leandro Gorgal, con quien trabaja buena parte del plantel que durante el gobierno de Macri había reclutado Fulvio Pompeo. Es el hermano de Diego Gorgal, antiguo colaborador de Juanjo Álvarez, a quien Massa -vaya premonición- ubicó en 2019 como jefe de Seguridad de la YPF cristinista.
 
 
Francos
  
La presión sobre los sectores donde Massa identifique capacidad contributiva para aplacar el dolor que promete generar su ajuste va a seguir. El titular de la Aduana, Guillermo Michel, cuya área de incumbencia excede en mucho al edificio de Azopardo y Belgrano, ya envió inspectores a las compañías que obtuvieron cautelares para importar al dólar oficial durante este año. Seguirá con las zonas francas. En la de La Plata, por ejemplo, hubo un furor difícil de explicar: desde Ezeiza durante el primer cuatrimestre ingresó mercadería en tránsito por U$S 485 millones. En el mismo lapso de 2021 no habían superado los U$S 180 millones.
 
Lo que no va a poder Massa es echarle la culpa a terceros, como ocurrió hasta ahora. Los permisos del Sistema integral de monitoreo de importaciones (SIMI), que habilitan a importar al dólar oficial y que hasta un mes atrás otorgaba Ariel Schale, quedaron bajo la lapicera de Matías Tombolini. El flamante secretario de Comercio concentrará así la lucha contra la inflación y la chequera más preciada del Estado. Suena lógico para poder condicionar el uso de esas preciadas reservas del Central a que no haya abusos con los precios. Pero en la oposición ya empezaron a monitorear la modificación del organigrama con la sospecha de que allí puede activarse un polo recaudador de campaña. Porque si hay algo que no oculta el ministro son sus ambiciones presidenciales. Y si hay algo que necesita un candidato es efectivo, como sospechaban quienes intrusaron su casa en 2013.
 
Tombolini se reunirá la semana próxima con representantes de dos de las empresas que más demandaron dólares en la primera mitad del año: Newsan y Mirgor. Les pedirá que se conformen con menos divisas que hasta ahora, lo cual los obligará a ensamblar menos electrónicos y electrodomésticos y, quizás, a mandar los primeros telegramas de despido del ajuste massista. Antes de ese duro trance, el economista tuvo su bautismo de fuego en el cargo: pulseó con José Ignacio de Mendiguren por el amplio despacho que ocupaba Matías Kulfas en el edificio de Producción, en Diagonal Sur y Alsina. Perdió.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
02-10-2022 / 09:10
El último 27 de septiembre el diario La Nación publicó una suerte de "editorial", atribuida su redacción a "destacados periodistas" del medio. La primera palabra del título ya adelanta su contenido y su objetivo político: ¿Atentado? es esa palabra inicial. Ya sabemos que estamos frente a una mirada negacionista, que reduce -sin ningún disimulo- el fallido intento de asesinato de Cristina a una maniobra de la propia víctima con vistas a una auto victimización para obtener ventajas en su situación procesal. Es decir, no se trataría de un intento de matarla sino de un "relato" K; más o menos -sugieren- como el que demostró el suicidio de Nisman.
 
Frente a tamaña interpretación conspiración, podrían esperarse argumentos y pruebas que la fundamenten. Nada de eso: la "prueba" es que en "las encuestas" posteriores hay una mayoría de "encuestados" que opinan de esa manera. De modo que las más mínimas reglas del oficio periodístico (investigación, testimonios, hechos objetivos...) son suplantadas por la "opinión de la gente", representada en este caso por algunas empresas que investigan la "opinión" pública.
 
Toda una novedad para la ciencia jurídica: una encuesta en el lugar principal del juicio sobre un magnicidio. Es la consagración de algo que viene sucediendo en los últimos años en el país: una denuncia de corrupción contra un funcionario (kirchnerista, claro) se convierte en una certeza mediática que demanda el castigo aún en la carencia de cualquier procedimiento jurídico. Es la dictadura de la opinión pública.
 
Pero resulta, además, que esa opinión no tiene nada de espontánea, tampoco de objetiva. Está alimentada por una maquinaria mediática que bombardea incansablemente las conciencias. Que tiene el semáforo rojo para diferenciar a los "justos" de los "réprobos". Este poder no democrático de los grandes complejos mediáticos no sería, sin embargo, tan grave si sus libres creaciones de culpabilidades enemigas tuvieran el obstáculo de un poder judicial independiente que juzgara los hechos con la ley y la constitución en las manos.
 
El sistema judicial acaba de desprocesar a D'Alesio y su banda después de que las constancias probatorias de sus delitos fueran ampliamente conocidas por todos los que tuvieron algún interés en el asunto.  ¡En cualquier momento La Nación puede titular algún otro de sus libelos "la sociedad cree en la inocencia de D'Alesio"!
 
El actual peso de los poderes fácticos, no reglados por ninguna ley, es tendencialmente mortal para la subsistencia del régimen democrático en nuestro país. Son poderes sustentados en las creencias sociales, como si estas creencias nacieran y se desarrollaran en un vacío de poder y de política. 
 

02-10-2022 / 08:10
Los conflictos de cualquier tipo (laborales, educativos, sociales, económicos siguen las firmas) pueden subestimarse o negarse; jamás evitarse. Una sociedad democrática se mueve a su ritmo. Por lo general son complejos, suceden dentro de un contexto histórico, arraigan en tradiciones, tienen precedentes.
 
En ningún país del mundo hay unanimidad; tampoco en la Argentina federal, diversa y pluralista. La infatuada derecha autóctona piensa distinto y viene acuñando "la teoría de un solo demonio". El populismo, la izquierda, los pibes que ocupan escuelas, los planeros son culpables de todo disenso, carecen de legitimidad para reivindicar sus derechos. Extorsionadores, delincuentes, quedan excluidos del diálogo democrático aún de las tratativas usuales en toda pulseada por intereses.
 
El diputado Javier Milei se esmera para quedar a la derecha de Juntos por el Cambio pero la principal oposición le deja poco margen. El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se halconiza a diario en desesperada carrera para empardar a otros presidenciables.
 
Tal vez no lo consiga, tal vez esté destiñendo el perfil que quiso armar hace tres años... pero criminaliza a los estudiantes que formulan demandas del sector, tomando colegios. Un clásico de las luchas populares que se concreta cerca del aniversario de la Noche de los lápices.
 
La ministra Soledad Acuña ni se imagina armar una instancia de negociación, habla de denuncias penales. Miente porque no hay delito. El larretismo pijotea consigo mismo: denuncia contravenciones, manda policías de noche a los hogares de los chicos ocupantes.
 
Manifestarse es un derecho cívico, las normas argentinas estipulan priorizar el interés superior del menor. Acuña y Larreta se ne fregan. Comisionan policías que ingresan al Colegio Nacional Buenos Aires, la autonomía universitaria te la debo aunque ningún aliado radical cambiemita diga "esta boca es mía" o conmemore la Reforma universitaria.
 
Enviados de Larreta consultan a los jueces de su feudo, aquellos que son tropa propia. Le responden que no hay delito ni perspectiva de trasladar la responsabilidad penal o contravencional de los hijos a los padres. A "Horacio" no le importa ya que su afán es amedrentar.
 

01-10-2022 / 13:10
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 
Entre las empresas que aumentan en forma indiscriminada los precios y la conflictividad gremial de trabajadores que se defienden de esa escalada, el gobierno quedó encajonado en medio de una cada vez más fuerte disputa por el ingreso.
 
La escalada inflacionaria ya no apunta a mantener rentabilidad ni a frenar políticas distributivas, sino a incrementar ganancias que ya superan marcas históricas. El conflicto en el gremio del neumático fue un indicador claro: las empresas han tenido ganancias altísimas y ni siquiera quisieron cerrar las paritarias anteriores, con lo cual ahora estaban discutiendo a las malas dos paritarias al mismo tiempo.
 
Es un esfuerzo estéril tratar de tapar las consecuencias que conlleva una inflación tan alta que se come los aumentos salariales al día siguiente del que fueron acordados.
 
Los acuerdos de precios no han funcionado. En otras épocas tampoco han funcionado a largo plazo los controles rígidos de precios. Las cláusulas gatillo que plantean aumentos automáticos iguales a la inflación han sido correr el problema siempre desde atrás. Y el congelamiento salarial baja la demanda, frena la economía, genera más desempleo y provoca una alta conflictividad, inestabilidad y represión.
 
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 

30-09-2022 / 12:09
El jefe de Gobierno porteño, el macrista Horacio Rodríguez Larreta, ratificó su papel de duro contra los adolescentes que reclaman por la mala calidad de las viandas, por problemas edilicios y contra las pasantías no remuneradas. "Vamos a ser inflexibles", lanzó y mezcló la protesta estudiantil con "grupos pseudomapuches", con "la extorsión del sindicato del neumático" y con "el kirchnerismo que intenta anular las PASO". Una ensalada.
 
Ya en campaña, Larreta busca mostrar firmeza en medio de la interna del macrismo. Reveló un perfil más duro y para ello ensayó un raro paralelismo entre las tomas de escuelas, el conflicto de la industria del neumático y los reclamos mapuches en el sur. A poco más de un año de las elecciones presidenciales, Larreta ya se lanzó de lleno a disputar la interna y para ello se muestra cada vez más decidido a mostrar la firmeza que, según le reclaman los "halcones" del macrismo, le falta.
 
Por eso este jueves publicó en su cuenta en Twitter un curioso documento en el que en intenta trazar un hilo conductor en conflictos que nada tiene que ver uno con otro. En definitiva lo que único que los une es su rechazo persona. Rechazo detrás del cual subyace que ´todo reclamo y toda protesta está mal y es signo de un país en descomposición.
 
"Hay un modelo de país que se está acabando", sintetiza su idea Rodríguez Larreta y asegura que las protestas "son muestras de un modelo de país que ya fracasó y que resiste con mucha violencia porque se sabe cada vez más minoritario".
 
Según Rodríguez Larreta la toma de las escuelas es responsabilidad de un reducido grupo de alumnos y de sus padres. Nada dice sobre los reclamos: la mala calidad de las viandas, los problemas edilicios y las pasantías no remuneradas. Ni una palabra sobre el tan mentado diálogo, bandera que levanta para imponer al adversario político pero al que poco parece apelar cuando los reclamos son en su propia casa. Nada sobre el sistemático desfinanciamiento de la educación en los últimos 15 años en la ciudad de Buenos Aires.
 
Así busca Rodríguez Larreta sumar votos al interior del macrismo en tiempos en que los discursos se endurecen y en las que las destempladas declaraciones de "halcones" como Mauricio Macri y Patricia Bullrich, al interior del PRO, y de Javier Milei, por fuera, parecen ganar cada vez más terreno. Sobre el conflicto en sí no dio explicaciones, ni sobre las denuncias de los alumnos ni presentó una solución a sus demandas.
 
La Opinión Popular

30-09-2022 / 11:09
Por la madrugada se informó una propuesta de preacuerdo que los trabajadores evaluarán en asamblea hoy a las 14 hs. Llevaron adelante una enorme pelea en 150 días, con paros, bloqueos de portones y movilizaciones que quebraron la intransigencia patronal a negociar. Pelearon contra las empresas y además, enfrentaron una fuerte campaña mediática en su contra. En el caso de la derecha, ese ataque fue abierto. El diputado derechista José Luis Espert llegó a pedir "cárcel o bala" para los trabajadores del neumático. Otro liberal derechista, Ramiro Marra, se ofreció para carnerear la huelga yendo a trabajar los fines de semana. La Sociedad Rural, llena de oligarcas del campo, los acusó de hacer "extorsión gremial".
 
La asamblea obrera tiene ahora la palabra para evaluar la propuesta. El gremio Sutna, que finalmente logró una recomposición salarial por encima de la inflación a cambio de ceder en su reclamo por las horas trabajadas los fines de semana. El acuerdo se logró tras una maratónica última mediación en el Ministerio de Trabajo. El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino firmó el acuerdo pasadas las 4 de la madrugada, tras 14 horas de negociación.
 
La última negociación se dio en el marco de una fuerte presión del resto de la industria automotriz que ya veía afectada su producción y que apuraba a las fabricantes de neumáticos Fate, Pirelli y Bridgestone para que destraben el conflicto. Además, el Ministerio de Economía había amenazado con abrir las importaciones para garantizar la producción automotriz.
 
El acta firmada entre las partes establece que los trabajadores de Fate, Pirelli y Bridgestone tendrán aumentos por encima de la inflación, tanto en la paritaria 2021-2022 como en la 2022-2023. Los empresarios tuvieron que ceder en ese punto pero lograron no pagar al 200% las horas de los fines de semana, lo que consideraban imposible.
 
En relación a la revisión paritaria 2021-2022, se acordó un ajuste del 16% que lleva la cifra final al 66%. Además, en el pago de la próxima quincena le sumarán un bono no remunerativo de 100 mil pesos. El cambio más significativo en la oferta empresarial se dio hacia adelante. Hasta la última semana las firmas ofrecían un 38% hasta fin de año y revisión el año que viene. Pero anoche, tras una semana de paro total en las plantas, ofrecieron un 63% de base y ajuste por inflación.
 
Es decir que el Sutna logró igualar la inflación del período julio 2022 - junio 2023, e inmediatamente cobrarán en julio 2023 un aumento del 10% que integrará la base de cálculo de la paritaria 2023/2024. El gremio se comprometió por escrito a abstenerse de llevar adelante cualquier tipo de medida de fuerza que pudiera afectar de cualquier forma la producción.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar