La Opinión Popular
                  20:04  |  Domingo 02 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-08-2022 / 10:08
ANTE LA FALTA DE OBJETIVIDAD E IMPARCIALIDAD, RECUSAN AL JUEZ DE LA CAUSA VIALIDAD

Patricia Bullrich mantuvo encuentros con los jueces que juzgan a Cristina

Patricia Bullrich mantuvo encuentros con los jueces que juzgan a Cristina
Crecen las dudas sobre la imparcialidad del tribunal que lleva adelante el juicio por la Obra Pública en Santa Cruz. Además de la fotos publicadas, que muestran que el fiscal y el presidente del tribunal comparten equipo de fútbol y partidos en la quinta de Mauricio Macri, el propio Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini se reunieron con la entonces ministra de Seguridad, la polémica Patricia Bullrich.
Crecen las dudas sobre la imparcialidad del tribunal que lleva adelante el juicio por la Obra Pública en Santa Cruz. Además de la fotos publicadas, que muestran que el fiscal y el presidente del tribunal comparten equipo de fútbol y partidos en la quinta de Mauricio Macri, el propio Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini se reunieron con la entonces ministra de Seguridad, la polémica Patricia Bullrich.
 
Los jueces del Tribunal Oral número 2, Gorini y Giménez Uriburu, encargados de juzgar en la causa por la obra pública de Santa Cruz, recibieron en 2018 a Bullrich, en una grave irregularidad si se tiene en cuenta que además de ser una entonces funcionaria de la Nación era también denunciante en el caso. El encuentro entre Bullrich y Giménez Uriburu quedó marcada en el Registro Único de Audiencias en la fecha del 23 de agosto de 2018. En ese momento,  los jueces ya tenían a su cargo el juicio oral contra Cristina.
 
El motivo que alegaron para justificar la reunión fue "tratar proyectos de ley para la lucha contra el narcotráfico os (SIC) que incumplen su función dentro de las fuerzas". El encuentro es una prueba más para aportar en el pedido de recusación contra los magistrados realizado por la vicepresidenta. En tanto que la reunión entre la entonces ministra de Seguridad y Gorini fue también el 23 de agosto, aunque mantuvieron encuentros previos -en 2017- para supuestamente debatir temas acerca de la "corrupción en las fuerzas de seguridad".
 
El abogado de Cristina, Carlos Beraldi, pidió la recusación de Gorini. El lunes, había hecho lo propio con Giménez Uriburu por las fotos donde se lo veía en la Quinta Los Abrojos de Macri. La recusación fue formalmente presentada este lunes. Los abogados de Cristina, Carlos Beraldi y Ary Llernovoy, reclamaron que esos dos funcionarios se aparten del juicio y que se declare nulo todo lo hecho por ambos en el caso, ante la pérdida de objetividad e imparcialidad a raíz de una relación de amistad y la difusión de fotografías de un equipo de fútbol que ambos integran. Luciani y Giménez Uriburu llevaban a cabo sus actividades sociales y futbolísticas no en cualquier lugar, sino nada más ni nada menos que en la Quinta Los Abrojos, la cual como es de dominio público es de propiedad de Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular
 

 
Dos de los jueces que juzgan a Cristina Kirchner se reunieron con Patricia Bullrich cuando ya tenían la causa
 
Las defensas que actúan en la causa de la obra pública de Santa Cruz analizaban en la noche de este jueves la información sobre otras reuniones asombrosas de dos de los jueces del Tribunal Oral número 2, esta vez con Patricia BullrichFiguran en el Registro Único de Audiencias, que reúne todas las entrevistas de los funcionarios de la administración pública. 
 
La más sorprendente es la del 23 de agosto de 2018, cuando los jueces Jorge Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu ya tenían a su cargo el juicio oral contra Cristina Kirchner y otros integrantes de su gobierno y Patricia Bullrich era una de las denunciantes originales del expediente.
 
·         Vialidad: el "machete" prohibido de Diego Luciani en su alegato
·         Las "pruebas" que el fiscal Luciani nunca probó en el juicio contra Cristina Kirchner
 
El motivo aducido es extraño: supuestamente iban a hablar sobre "proyectos de ley para la lucha contra el narcotráfico". En ese momento, se le había solicitado a las partes que propongan testigos y, justamente, la fiscalía estaba por proponer a Patricia Bullrich. Más notable aún es que ya antes, en 2017, hubo otro encuentro de la entonces ministra con Gorini, pero aduciendo un motivo distinto y aún más raro: se supone que iban a tratar la corrupción en las fuerzas de seguridad.
 
Todos estos hallazgos se producen cuando este viernes se va a tratar en la audiencia del juicio la recusación contra los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola. Como ya develó Página/12, el primero resultó compañero de equipo de Giménez Uriburu, jugando juntos a veces en la quinta de Mauricio Macri.
 
Los encuentros llaman la atención, en especial el de 2018 y, como sucede con las fotos en la quinta Los Abrojos, plantea la cuestión del peligro de parcialidad y falta de independencia. Justo se trata de los magistrados que, por entonces, ya sabían iban que iban a juzgar a CFK.
 
 
En el dictamen de la Comisión Iberoamericana de Etica Judicial (CIEJ) se señala, en su punto 28, "las reuniones de jueces y responsables políticos pueden afectar a la separación de poderes, por lo cual algunos ordenamientos prohíben este tipo de actos". 
 
 
La CIEJ desaconseja los encuentros públicos y privados, pero seguramente desaconsejaría todavía más una reunión entre una de las denunciantes y los jueces que van a protagonizar uno de los juicios más importantes de la política nacional. O sea, que lo que correspondía es que Gorini y Giménez Uriburu, sabiendo que iban a ser jueces en la causa contra CFK, se abstuvieran de concurrir a ese encuentro con Bullrich, que era denunciante en el expediente.
  
Nuevamente se plantea el interrogante: ¿cómo se sentiría cualquier ciudadano que toma conocimiento de que dos jueces se reunieron con una de sus denunciantes, aunque invoquen cualquier razón?
 
 
Este viernes se debatirá oralmente en la audiencia del juicio conocido como Vialidad la cuestión de las recusaciones de Luciani y su compañero, Sergio Mola. Primero hablarán las defensas, explicando sus argumentos y luego contestarán los integrantes del ministerio público. En el caso de Mola, hay constancias de una vista a la Casa Rosada a ver al secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, compañero de Fabián Pepín Rodríguez Simón en el armado de la mesa judicial. Luciani se alinea en Liverpool y en las audiencias impulsa acusaciones sabiendo que uno de los jueces es su amigo. 
 
 
Como se ve, se van sumando elementos que exhiben la mezcla de fiscales y magistrados con el aparato político de Juntos por el Cambio. A ambas partes les parecían naturales los encuentros, sociales y no sociales: son un equipo dentro y fuera de la cancha. Como en el caso del paddle, del fútbol y del bridge son partenaires, lo que incluye a los jueces de Casación, los de la Cámara Federal y ahora a dos de los tres magistrados que tienen la palabra final en un proceso contra CFK, la figura a la cual apuntan los poderes nacionales e internacionales. 
 
Fuente: Página12
 
Seguí leyendo
 
·         Causa Vialidad: por qué durante un alegato, el fiscal no puede usar apuntes, papeles o cuadernos
·         La delirante defensa de Carrió y Bullrich sobre los partidos de fútbol con jueces y fiscales en la quinta de Macri
·         La reforma de la Corte Suprema, trabada en el Senado
 

Agreganos como amigo a Facebook
02-10-2022 / 09:10
El último 27 de septiembre el diario La Nación publicó una suerte de "editorial", atribuida su redacción a "destacados periodistas" del medio. La primera palabra del título ya adelanta su contenido y su objetivo político: ¿Atentado? es esa palabra inicial. Ya sabemos que estamos frente a una mirada negacionista, que reduce -sin ningún disimulo- el fallido intento de asesinato de Cristina a una maniobra de la propia víctima con vistas a una auto victimización para obtener ventajas en su situación procesal. Es decir, no se trataría de un intento de matarla sino de un "relato" K; más o menos -sugieren- como el que demostró el suicidio de Nisman.
 
Frente a tamaña interpretación conspiración, podrían esperarse argumentos y pruebas que la fundamenten. Nada de eso: la "prueba" es que en "las encuestas" posteriores hay una mayoría de "encuestados" que opinan de esa manera. De modo que las más mínimas reglas del oficio periodístico (investigación, testimonios, hechos objetivos...) son suplantadas por la "opinión de la gente", representada en este caso por algunas empresas que investigan la "opinión" pública.
 
Toda una novedad para la ciencia jurídica: una encuesta en el lugar principal del juicio sobre un magnicidio. Es la consagración de algo que viene sucediendo en los últimos años en el país: una denuncia de corrupción contra un funcionario (kirchnerista, claro) se convierte en una certeza mediática que demanda el castigo aún en la carencia de cualquier procedimiento jurídico. Es la dictadura de la opinión pública.
 
Pero resulta, además, que esa opinión no tiene nada de espontánea, tampoco de objetiva. Está alimentada por una maquinaria mediática que bombardea incansablemente las conciencias. Que tiene el semáforo rojo para diferenciar a los "justos" de los "réprobos". Este poder no democrático de los grandes complejos mediáticos no sería, sin embargo, tan grave si sus libres creaciones de culpabilidades enemigas tuvieran el obstáculo de un poder judicial independiente que juzgara los hechos con la ley y la constitución en las manos.
 
El sistema judicial acaba de desprocesar a D'Alesio y su banda después de que las constancias probatorias de sus delitos fueran ampliamente conocidas por todos los que tuvieron algún interés en el asunto.  ¡En cualquier momento La Nación puede titular algún otro de sus libelos "la sociedad cree en la inocencia de D'Alesio"!
 
El actual peso de los poderes fácticos, no reglados por ninguna ley, es tendencialmente mortal para la subsistencia del régimen democrático en nuestro país. Son poderes sustentados en las creencias sociales, como si estas creencias nacieran y se desarrollaran en un vacío de poder y de política. 
 

02-10-2022 / 08:10
Los conflictos de cualquier tipo (laborales, educativos, sociales, económicos siguen las firmas) pueden subestimarse o negarse; jamás evitarse. Una sociedad democrática se mueve a su ritmo. Por lo general son complejos, suceden dentro de un contexto histórico, arraigan en tradiciones, tienen precedentes.
 
En ningún país del mundo hay unanimidad; tampoco en la Argentina federal, diversa y pluralista. La infatuada derecha autóctona piensa distinto y viene acuñando "la teoría de un solo demonio". El populismo, la izquierda, los pibes que ocupan escuelas, los planeros son culpables de todo disenso, carecen de legitimidad para reivindicar sus derechos. Extorsionadores, delincuentes, quedan excluidos del diálogo democrático aún de las tratativas usuales en toda pulseada por intereses.
 
El diputado Javier Milei se esmera para quedar a la derecha de Juntos por el Cambio pero la principal oposición le deja poco margen. El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se halconiza a diario en desesperada carrera para empardar a otros presidenciables.
 
Tal vez no lo consiga, tal vez esté destiñendo el perfil que quiso armar hace tres años... pero criminaliza a los estudiantes que formulan demandas del sector, tomando colegios. Un clásico de las luchas populares que se concreta cerca del aniversario de la Noche de los lápices.
 
La ministra Soledad Acuña ni se imagina armar una instancia de negociación, habla de denuncias penales. Miente porque no hay delito. El larretismo pijotea consigo mismo: denuncia contravenciones, manda policías de noche a los hogares de los chicos ocupantes.
 
Manifestarse es un derecho cívico, las normas argentinas estipulan priorizar el interés superior del menor. Acuña y Larreta se ne fregan. Comisionan policías que ingresan al Colegio Nacional Buenos Aires, la autonomía universitaria te la debo aunque ningún aliado radical cambiemita diga "esta boca es mía" o conmemore la Reforma universitaria.
 
Enviados de Larreta consultan a los jueces de su feudo, aquellos que son tropa propia. Le responden que no hay delito ni perspectiva de trasladar la responsabilidad penal o contravencional de los hijos a los padres. A "Horacio" no le importa ya que su afán es amedrentar.
 

01-10-2022 / 13:10
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 
Entre las empresas que aumentan en forma indiscriminada los precios y la conflictividad gremial de trabajadores que se defienden de esa escalada, el gobierno quedó encajonado en medio de una cada vez más fuerte disputa por el ingreso.
 
La escalada inflacionaria ya no apunta a mantener rentabilidad ni a frenar políticas distributivas, sino a incrementar ganancias que ya superan marcas históricas. El conflicto en el gremio del neumático fue un indicador claro: las empresas han tenido ganancias altísimas y ni siquiera quisieron cerrar las paritarias anteriores, con lo cual ahora estaban discutiendo a las malas dos paritarias al mismo tiempo.
 
Es un esfuerzo estéril tratar de tapar las consecuencias que conlleva una inflación tan alta que se come los aumentos salariales al día siguiente del que fueron acordados.
 
Los acuerdos de precios no han funcionado. En otras épocas tampoco han funcionado a largo plazo los controles rígidos de precios. Las cláusulas gatillo que plantean aumentos automáticos iguales a la inflación han sido correr el problema siempre desde atrás. Y el congelamiento salarial baja la demanda, frena la economía, genera más desempleo y provoca una alta conflictividad, inestabilidad y represión.
 
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 

30-09-2022 / 12:09
El jefe de Gobierno porteño, el macrista Horacio Rodríguez Larreta, ratificó su papel de duro contra los adolescentes que reclaman por la mala calidad de las viandas, por problemas edilicios y contra las pasantías no remuneradas. "Vamos a ser inflexibles", lanzó y mezcló la protesta estudiantil con "grupos pseudomapuches", con "la extorsión del sindicato del neumático" y con "el kirchnerismo que intenta anular las PASO". Una ensalada.
 
Ya en campaña, Larreta busca mostrar firmeza en medio de la interna del macrismo. Reveló un perfil más duro y para ello ensayó un raro paralelismo entre las tomas de escuelas, el conflicto de la industria del neumático y los reclamos mapuches en el sur. A poco más de un año de las elecciones presidenciales, Larreta ya se lanzó de lleno a disputar la interna y para ello se muestra cada vez más decidido a mostrar la firmeza que, según le reclaman los "halcones" del macrismo, le falta.
 
Por eso este jueves publicó en su cuenta en Twitter un curioso documento en el que en intenta trazar un hilo conductor en conflictos que nada tiene que ver uno con otro. En definitiva lo que único que los une es su rechazo persona. Rechazo detrás del cual subyace que ´todo reclamo y toda protesta está mal y es signo de un país en descomposición.
 
"Hay un modelo de país que se está acabando", sintetiza su idea Rodríguez Larreta y asegura que las protestas "son muestras de un modelo de país que ya fracasó y que resiste con mucha violencia porque se sabe cada vez más minoritario".
 
Según Rodríguez Larreta la toma de las escuelas es responsabilidad de un reducido grupo de alumnos y de sus padres. Nada dice sobre los reclamos: la mala calidad de las viandas, los problemas edilicios y las pasantías no remuneradas. Ni una palabra sobre el tan mentado diálogo, bandera que levanta para imponer al adversario político pero al que poco parece apelar cuando los reclamos son en su propia casa. Nada sobre el sistemático desfinanciamiento de la educación en los últimos 15 años en la ciudad de Buenos Aires.
 
Así busca Rodríguez Larreta sumar votos al interior del macrismo en tiempos en que los discursos se endurecen y en las que las destempladas declaraciones de "halcones" como Mauricio Macri y Patricia Bullrich, al interior del PRO, y de Javier Milei, por fuera, parecen ganar cada vez más terreno. Sobre el conflicto en sí no dio explicaciones, ni sobre las denuncias de los alumnos ni presentó una solución a sus demandas.
 
La Opinión Popular

30-09-2022 / 11:09
Por la madrugada se informó una propuesta de preacuerdo que los trabajadores evaluarán en asamblea hoy a las 14 hs. Llevaron adelante una enorme pelea en 150 días, con paros, bloqueos de portones y movilizaciones que quebraron la intransigencia patronal a negociar. Pelearon contra las empresas y además, enfrentaron una fuerte campaña mediática en su contra. En el caso de la derecha, ese ataque fue abierto. El diputado derechista José Luis Espert llegó a pedir "cárcel o bala" para los trabajadores del neumático. Otro liberal derechista, Ramiro Marra, se ofreció para carnerear la huelga yendo a trabajar los fines de semana. La Sociedad Rural, llena de oligarcas del campo, los acusó de hacer "extorsión gremial".
 
La asamblea obrera tiene ahora la palabra para evaluar la propuesta. El gremio Sutna, que finalmente logró una recomposición salarial por encima de la inflación a cambio de ceder en su reclamo por las horas trabajadas los fines de semana. El acuerdo se logró tras una maratónica última mediación en el Ministerio de Trabajo. El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino firmó el acuerdo pasadas las 4 de la madrugada, tras 14 horas de negociación.
 
La última negociación se dio en el marco de una fuerte presión del resto de la industria automotriz que ya veía afectada su producción y que apuraba a las fabricantes de neumáticos Fate, Pirelli y Bridgestone para que destraben el conflicto. Además, el Ministerio de Economía había amenazado con abrir las importaciones para garantizar la producción automotriz.
 
El acta firmada entre las partes establece que los trabajadores de Fate, Pirelli y Bridgestone tendrán aumentos por encima de la inflación, tanto en la paritaria 2021-2022 como en la 2022-2023. Los empresarios tuvieron que ceder en ese punto pero lograron no pagar al 200% las horas de los fines de semana, lo que consideraban imposible.
 
En relación a la revisión paritaria 2021-2022, se acordó un ajuste del 16% que lleva la cifra final al 66%. Además, en el pago de la próxima quincena le sumarán un bono no remunerativo de 100 mil pesos. El cambio más significativo en la oferta empresarial se dio hacia adelante. Hasta la última semana las firmas ofrecían un 38% hasta fin de año y revisión el año que viene. Pero anoche, tras una semana de paro total en las plantas, ofrecieron un 63% de base y ajuste por inflación.
 
Es decir que el Sutna logró igualar la inflación del período julio 2022 - junio 2023, e inmediatamente cobrarán en julio 2023 un aumento del 10% que integrará la base de cálculo de la paritaria 2023/2024. El gremio se comprometió por escrito a abstenerse de llevar adelante cualquier tipo de medida de fuerza que pudiera afectar de cualquier forma la producción.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar