La Opinión Popular
                  18:57  |  Domingo 02 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-08-2022 / 10:08
LA ATACARON TODOS LOS DIRIGENTES DE JUNTOS POR EL CAMBIO, CON UN SOSPECHOSO SILENCIO DE MACRI

Embestida de Carrió, con acusaciones de corrupción y negociados en JxC, deja a Macri expuesto y aislado

Embestida de Carrió, con acusaciones de corrupción y negociados en JxC, deja a Macri expuesto y aislado
Se terminó la tregua en Juntos por el Cambio. Si habían acordado, ante la crisis del gobierno nacional, no seguir exponiendo en público sus diferencias, todo eso se terminó cuando Elisa Carrió prendió el ventilador y les apuntó a aquellos dirigentes de la alianza opositora que, desde su perspectiva, podrían tener un entendimiento con Sergio Massa, con ataques que fueron hasta la vida privada de Rogelio Frigerio.
Se terminó la tregua. Con denuncias de corrupción y negociados contra miembros de Juntos por el Cambio, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se sumó al discurso que venía ensayando Mauricio Macri y cuestionó a los dirigentes que, desde su perspectiva, podrían alcanzar acuerdos con Sergio Massa o el peronismo. En duros términos le respondieron desde Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich hasta Gerardo Morales y otros radicales. Sólo su partido salió a defenderla. Con un sospechoso silencia, Macri quedó expuesto y aislado por las denuncias explosivas que hizo Lilita.
 
En un raid mediático por TN, LN+ y el programa de Lanata en Mitre, Lilita embistió contra Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, Gerardo Morales y Cristian Ritondo. Con acusaciones de tono personal y privado, a grandes rasgos los vinculó a los cuatro con Sergio Massa y lo acusó de buscar un acuerdo con el "panperonismo". La propia Carrió dejó pegado a Macri al decir que había hablado con él de estos temas y al elogiarlo en soledad entre tanta balacera: "El único sincero es Mauricio Macri", le dijo a Lanata.
 
El ex presidente quedó atrapado luego de que los principales dirigentes de Juntos por el Cambio salieran a repudiar de manera inédita, con nombre y apellido, a Carrió. Incluso algunos sugirieron por lo bajo que era el momento ideal para terminar de una vez con la alianza con la fundadora de la Coalición Cívica. Macri quedó atado a las palabras de Lilita. El ex presidente dijo el martes que no era momento para tibios, un adjetivo que en el PRO suele asociarse a los dirigentes del "ala moderada".
 
Macri no hizo ninguna declaración pública hasta la noche de este miércoles y trató de desligarse con un off con Clarín con el que sólo confirmó que está condicionado para hablar de Carrió. Como eso no fue suficiente, a la tarde mandó a Fernando de Andreis a publicar un hilo de Twitter en el que insinuó una crítica light a los dichos de Carrió, aunque en realidad validó sus acusaciones: "También creemos que hay que ser incansables en la defensa de la república y las instituciones. Cuidar que JxC no se contamine con relaciones poco claras con el autodenominado panperonismo", dijo De Andreis. Casi un calco de lo que acusa Carrió.
 
La Opinión Popular
 

 
Elisa Carrió terminó la tregua en Juntos por el Cambio con acusaciones de corrupción y negociados
 
Por Werner Pertot
 
Se terminó la tregua en Juntos por el Cambio. Si habían acordado, ante la crisis del gobierno nacional, no seguir exponiendo en público sus diferencias, todo eso se terminó cuando Elisa Carrió prendió el ventilador y les apuntó a aquellos dirigentes de la alianza opositora que, desde su perspectiva, podrían tener un entendimiento con Sergio Massa, con ataques que fueron hasta la vida privada.
 
Su discurso se pareció como dos gotas de agua al de Mauricio Macri, único que no salió a criticarla. El resto, como nunca antes, la cuestionó: desde los distintos sectores del PRO y de la UCR criticaron el fuego amigo de Carrió. La Coalición Cívica cerró filas y dio señales de que la disputa recién está comenzando.
 
La antesala de esta discusión fue la disputa que empezó a instalar Macri sobre la "pureza" del PRO y sobre la inconveniencia de sumar peronistas a las listas de JxC. El expresidente hasta dejó trascender la idea de que impondría una suerte de comisarios políticos para controlar qué aliados se suman y cuáles no.
 
Carrió planteó algo similar: dijo que el año que viene, Juntos por el Cambio "tiene que estar conformada por decentes. No puede haber más negocios". Sostuvo que, con Massa en el Gobierno, hay una puja entre un sector de la coalición que imagina un "neo PJ con Massa y compañía" y el "panrepublicanismo" en el que se incluyó a ella, a Mario Negri, a Macri e "incluso a Patricia Bullrich".
 
"Hay sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio. Básicamente, negocios con el massismo de Cristian Ritondo, y del que era ministro de Justicia, Gustavo Ferrari", sostuvo Carrió, en alusión al gobierno de María Eugenia Vidal. "Hay personas en Juntos por el Cambio que hacen negocios. AYSA es una caja. Y es de Massa. Antes era de Rogelio Frigerio". Dijo además: "Yo sé que en la Cámara de Diputados Emilio Monzó tenía negocios con Massa porque lo veía".
 
 
Guerra total
 
Durante el gobierno de Macri --e incluso después-- las declaraciones de Carrió eran recibidas con paños fríos. Eso se terminó. La primera en salir a contestarle fue Patricia Bullrich, a quien Carrió le recordó que había dejado de ser aliada de ella y tiempo después estaba con Macri.
 
"Como presidenta del PRO no puedo ver con buenos ojos el espectáculo degradante de Elisa Carrió, al golpear a dirigentes de Juntos por el Cambio objetando sus conductas éticas. Y esto sin mirar la propia y la de sus aliados. Basta, Carrió", comenzó un extenso hilo cuestionando a la líder de la Coalición Cívica.
 
Bullrich repasó los insultos de Carrió a su segundo, Gerardo Milman, pero también a Facundo Manes. "No vale todo. No vale eso de que porque es Carrió nadie la enfrenta", dijo. "Como presidenta del PRO digo basta y no me callo. La unidad es la herramienta más potente contra el kirchnerismo. Quien atente contra ella pone en riesgo la construcción del cambio", la acusó.
 
Lo que parecía que iba a ser una pelea entre Carrió y Bullrich fue el tiro de largada de un sinfín de declaraciones de dirigentes de todos los espacios de la alianza. Con otro tono, Horacio Rodríguez Larreta también la cuestionó: "Tengo mucho respeto por Lilita, pero no estoy de acuerdo con sus declaraciones. Es muy saludable que haya discusiones internas, pero el límite son los agravios".
 
En el PRO lo ven como una clásica jugada de Carrió para luego negociar lugares en las listas. "Pero como nunca antes hubo un frente único para responderle. Esto seguramente va a traer cambios en la alianza", indicaron cerca de uno de los dirigentes agraviados. En el larretismo, destacaban que Macri no dijo nada al respecto y sospechaban de un acuerdo entre ambos.
 
El dirigente santafesino Federico Angelini, cercano a Macri, sí le respondió: "No hay nada más funcional al kirchnerismo que romper Juntos por el Cambio". Sobre el expresidente, dijo: "Mauricio tiene que estar por encima de estas cosas, ojalá que no le responda, él sufrió muchas veces estas declaraciones públicas", advirtió en declaraciones a FM Futurock.
 
También dijo que "lo de Carrió es un mecanismo que ella utiliza hace años cuando se acercan los tiempos electorales: dice quién es bueno, quién es malo, lo usó cuando éramos gobierno, en el 17, en el 21 y lo está volviendo a aplicar para el 23".
 
 
El turno de los radicales
  
Desde la UCR también confluyeron todas las líneas internas en cuestionar a Carrió. Primero salió Gerardo Morales. "No vale todo, Carrió. Es de una gran irresponsabilidad tu actitud insultante hacia mí como gobernador. Si hay alguien al que le tocó enfrentar a la mafia y que no negocia impunidad, soy yo", le devolvió.
 
Se sumó el titular del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Alfredo Cornejo: "Ni egos ni vedettismos pueden corroer la unidad de Juntos por el Cambio. La gran mayoría de la sociedad nos necesita unidos para defender la República y combatir el populismo", dijo.
 
El sector de Evolución, de Martín Lousteau, sacó también un comunicado en la misma línea: "Las declaraciones de Carrió van en el sentido contrario (a la responsabilidad). Generan conflictos innecesarios. Los argentinos nos miran espantados, como si los dirigentes viviéramos en otro planeta".
 
La UCR sacó también un comunicado institucional: "Repudiamos las descalificaciones de Elisa Carrió que afectan el honor de dirigentes de Juntos por el Cambio. Es una irresponsabilidad hacer denuncias falaces. Desde la Mesa del Comité Nacional respaldamos la conducta y la gestión del presidente de nuestro partido y gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales".
 
 
Contragolpe cívico
  
Cerca de Carrió, indicaron que esto recién está empezando. Y que ella no va a dar el brazo a torcer. Dos de sus espadas en el Congreso salieron a contestar directamente las críticas. "No te preocupes, ni exageres, Patricia, nosotros vamos a dar el debate que tengamos que dar para construir un Juntos por el Cambio mejor y alejado de oportunismos o cualquier connivencia panpejota que licúe el espíritu de nuestra coalición", le contestó a Bullrich el presidente de la CC-ARI, Maximiliano Ferraro.
 
"Carrió sólo quiere evitar cualquier promiscuidad panperonista y consolidar Juntos por el Cambio, lo que quiere la mayoría y supongo querés vos --apuntó contra Bullrich el diputado Juan López--. Si no vas a dar esa discusión, bien. La daremos igual como otras veces desde 2015, sin 'bastas' ni indicaciones".
 
Esas fueron las primeras reacciones ante la salida de Bullrich. Cuando el repudio se volvió masivo, optaron por un comunicado de toda la Coalición Cívica: "Juntos por el Cambio puede pedirle a Carrió que se retire definitivamente de la política, y tal vez es lo que quiere. Si eso sucede, lo hará, pero no puede pedirle que le mienta a la sociedad", comenzaron. "Consideramos que esto no afecta a la unidad, sino que contribuye a un Juntos por el Cambio mejor, más sincero y plural, como siempre fue y debe seguir siendo. La unidad no debe confundirse con unanimidad o uniformidad. En pos de la unidad Carrió calló muchas cosas, con dolor se agotó de decir en privado lo que dice en público", remarcaron. "O hay contrato moral y decencia o no hay destino próspero para la Argentina", concluyeron.
 
Cerca de Carrió, indicaron que su salida fue una "acción preventiva" ante diversos sectores que estaban comenzando una incipiente negociación con Massa. "No vamos a aceptar el abrazo del oso ni los cantos de sirenas", advirtieron a este diario. La alianza cruje como nunca.
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
02-10-2022 / 09:10
El último 27 de septiembre el diario La Nación publicó una suerte de "editorial", atribuida su redacción a "destacados periodistas" del medio. La primera palabra del título ya adelanta su contenido y su objetivo político: ¿Atentado? es esa palabra inicial. Ya sabemos que estamos frente a una mirada negacionista, que reduce -sin ningún disimulo- el fallido intento de asesinato de Cristina a una maniobra de la propia víctima con vistas a una auto victimización para obtener ventajas en su situación procesal. Es decir, no se trataría de un intento de matarla sino de un "relato" K; más o menos -sugieren- como el que demostró el suicidio de Nisman.
 
Frente a tamaña interpretación conspiración, podrían esperarse argumentos y pruebas que la fundamenten. Nada de eso: la "prueba" es que en "las encuestas" posteriores hay una mayoría de "encuestados" que opinan de esa manera. De modo que las más mínimas reglas del oficio periodístico (investigación, testimonios, hechos objetivos...) son suplantadas por la "opinión de la gente", representada en este caso por algunas empresas que investigan la "opinión" pública.
 
Toda una novedad para la ciencia jurídica: una encuesta en el lugar principal del juicio sobre un magnicidio. Es la consagración de algo que viene sucediendo en los últimos años en el país: una denuncia de corrupción contra un funcionario (kirchnerista, claro) se convierte en una certeza mediática que demanda el castigo aún en la carencia de cualquier procedimiento jurídico. Es la dictadura de la opinión pública.
 
Pero resulta, además, que esa opinión no tiene nada de espontánea, tampoco de objetiva. Está alimentada por una maquinaria mediática que bombardea incansablemente las conciencias. Que tiene el semáforo rojo para diferenciar a los "justos" de los "réprobos". Este poder no democrático de los grandes complejos mediáticos no sería, sin embargo, tan grave si sus libres creaciones de culpabilidades enemigas tuvieran el obstáculo de un poder judicial independiente que juzgara los hechos con la ley y la constitución en las manos.
 
El sistema judicial acaba de desprocesar a D'Alesio y su banda después de que las constancias probatorias de sus delitos fueran ampliamente conocidas por todos los que tuvieron algún interés en el asunto.  ¡En cualquier momento La Nación puede titular algún otro de sus libelos "la sociedad cree en la inocencia de D'Alesio"!
 
El actual peso de los poderes fácticos, no reglados por ninguna ley, es tendencialmente mortal para la subsistencia del régimen democrático en nuestro país. Son poderes sustentados en las creencias sociales, como si estas creencias nacieran y se desarrollaran en un vacío de poder y de política. 
 

02-10-2022 / 08:10
Los conflictos de cualquier tipo (laborales, educativos, sociales, económicos siguen las firmas) pueden subestimarse o negarse; jamás evitarse. Una sociedad democrática se mueve a su ritmo. Por lo general son complejos, suceden dentro de un contexto histórico, arraigan en tradiciones, tienen precedentes.
 
En ningún país del mundo hay unanimidad; tampoco en la Argentina federal, diversa y pluralista. La infatuada derecha autóctona piensa distinto y viene acuñando "la teoría de un solo demonio". El populismo, la izquierda, los pibes que ocupan escuelas, los planeros son culpables de todo disenso, carecen de legitimidad para reivindicar sus derechos. Extorsionadores, delincuentes, quedan excluidos del diálogo democrático aún de las tratativas usuales en toda pulseada por intereses.
 
El diputado Javier Milei se esmera para quedar a la derecha de Juntos por el Cambio pero la principal oposición le deja poco margen. El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se halconiza a diario en desesperada carrera para empardar a otros presidenciables.
 
Tal vez no lo consiga, tal vez esté destiñendo el perfil que quiso armar hace tres años... pero criminaliza a los estudiantes que formulan demandas del sector, tomando colegios. Un clásico de las luchas populares que se concreta cerca del aniversario de la Noche de los lápices.
 
La ministra Soledad Acuña ni se imagina armar una instancia de negociación, habla de denuncias penales. Miente porque no hay delito. El larretismo pijotea consigo mismo: denuncia contravenciones, manda policías de noche a los hogares de los chicos ocupantes.
 
Manifestarse es un derecho cívico, las normas argentinas estipulan priorizar el interés superior del menor. Acuña y Larreta se ne fregan. Comisionan policías que ingresan al Colegio Nacional Buenos Aires, la autonomía universitaria te la debo aunque ningún aliado radical cambiemita diga "esta boca es mía" o conmemore la Reforma universitaria.
 
Enviados de Larreta consultan a los jueces de su feudo, aquellos que son tropa propia. Le responden que no hay delito ni perspectiva de trasladar la responsabilidad penal o contravencional de los hijos a los padres. A "Horacio" no le importa ya que su afán es amedrentar.
 

01-10-2022 / 13:10
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 
Entre las empresas que aumentan en forma indiscriminada los precios y la conflictividad gremial de trabajadores que se defienden de esa escalada, el gobierno quedó encajonado en medio de una cada vez más fuerte disputa por el ingreso.
 
La escalada inflacionaria ya no apunta a mantener rentabilidad ni a frenar políticas distributivas, sino a incrementar ganancias que ya superan marcas históricas. El conflicto en el gremio del neumático fue un indicador claro: las empresas han tenido ganancias altísimas y ni siquiera quisieron cerrar las paritarias anteriores, con lo cual ahora estaban discutiendo a las malas dos paritarias al mismo tiempo.
 
Es un esfuerzo estéril tratar de tapar las consecuencias que conlleva una inflación tan alta que se come los aumentos salariales al día siguiente del que fueron acordados.
 
Los acuerdos de precios no han funcionado. En otras épocas tampoco han funcionado a largo plazo los controles rígidos de precios. Las cláusulas gatillo que plantean aumentos automáticos iguales a la inflación han sido correr el problema siempre desde atrás. Y el congelamiento salarial baja la demanda, frena la economía, genera más desempleo y provoca una alta conflictividad, inestabilidad y represión.
 
El aumento indetenible de los precios ya no se justifica por factores externos o de demanda interna, sino por las empresas que intentan aumentar su rentabilidad a pesar de que ganaron fortunas en los últimos años. Inflación y conflictividad van de la mano.
 

30-09-2022 / 12:09
El jefe de Gobierno porteño, el macrista Horacio Rodríguez Larreta, ratificó su papel de duro contra los adolescentes que reclaman por la mala calidad de las viandas, por problemas edilicios y contra las pasantías no remuneradas. "Vamos a ser inflexibles", lanzó y mezcló la protesta estudiantil con "grupos pseudomapuches", con "la extorsión del sindicato del neumático" y con "el kirchnerismo que intenta anular las PASO". Una ensalada.
 
Ya en campaña, Larreta busca mostrar firmeza en medio de la interna del macrismo. Reveló un perfil más duro y para ello ensayó un raro paralelismo entre las tomas de escuelas, el conflicto de la industria del neumático y los reclamos mapuches en el sur. A poco más de un año de las elecciones presidenciales, Larreta ya se lanzó de lleno a disputar la interna y para ello se muestra cada vez más decidido a mostrar la firmeza que, según le reclaman los "halcones" del macrismo, le falta.
 
Por eso este jueves publicó en su cuenta en Twitter un curioso documento en el que en intenta trazar un hilo conductor en conflictos que nada tiene que ver uno con otro. En definitiva lo que único que los une es su rechazo persona. Rechazo detrás del cual subyace que ´todo reclamo y toda protesta está mal y es signo de un país en descomposición.
 
"Hay un modelo de país que se está acabando", sintetiza su idea Rodríguez Larreta y asegura que las protestas "son muestras de un modelo de país que ya fracasó y que resiste con mucha violencia porque se sabe cada vez más minoritario".
 
Según Rodríguez Larreta la toma de las escuelas es responsabilidad de un reducido grupo de alumnos y de sus padres. Nada dice sobre los reclamos: la mala calidad de las viandas, los problemas edilicios y las pasantías no remuneradas. Ni una palabra sobre el tan mentado diálogo, bandera que levanta para imponer al adversario político pero al que poco parece apelar cuando los reclamos son en su propia casa. Nada sobre el sistemático desfinanciamiento de la educación en los últimos 15 años en la ciudad de Buenos Aires.
 
Así busca Rodríguez Larreta sumar votos al interior del macrismo en tiempos en que los discursos se endurecen y en las que las destempladas declaraciones de "halcones" como Mauricio Macri y Patricia Bullrich, al interior del PRO, y de Javier Milei, por fuera, parecen ganar cada vez más terreno. Sobre el conflicto en sí no dio explicaciones, ni sobre las denuncias de los alumnos ni presentó una solución a sus demandas.
 
La Opinión Popular

30-09-2022 / 11:09
Por la madrugada se informó una propuesta de preacuerdo que los trabajadores evaluarán en asamblea hoy a las 14 hs. Llevaron adelante una enorme pelea en 150 días, con paros, bloqueos de portones y movilizaciones que quebraron la intransigencia patronal a negociar. Pelearon contra las empresas y además, enfrentaron una fuerte campaña mediática en su contra. En el caso de la derecha, ese ataque fue abierto. El diputado derechista José Luis Espert llegó a pedir "cárcel o bala" para los trabajadores del neumático. Otro liberal derechista, Ramiro Marra, se ofreció para carnerear la huelga yendo a trabajar los fines de semana. La Sociedad Rural, llena de oligarcas del campo, los acusó de hacer "extorsión gremial".
 
La asamblea obrera tiene ahora la palabra para evaluar la propuesta. El gremio Sutna, que finalmente logró una recomposición salarial por encima de la inflación a cambio de ceder en su reclamo por las horas trabajadas los fines de semana. El acuerdo se logró tras una maratónica última mediación en el Ministerio de Trabajo. El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino firmó el acuerdo pasadas las 4 de la madrugada, tras 14 horas de negociación.
 
La última negociación se dio en el marco de una fuerte presión del resto de la industria automotriz que ya veía afectada su producción y que apuraba a las fabricantes de neumáticos Fate, Pirelli y Bridgestone para que destraben el conflicto. Además, el Ministerio de Economía había amenazado con abrir las importaciones para garantizar la producción automotriz.
 
El acta firmada entre las partes establece que los trabajadores de Fate, Pirelli y Bridgestone tendrán aumentos por encima de la inflación, tanto en la paritaria 2021-2022 como en la 2022-2023. Los empresarios tuvieron que ceder en ese punto pero lograron no pagar al 200% las horas de los fines de semana, lo que consideraban imposible.
 
En relación a la revisión paritaria 2021-2022, se acordó un ajuste del 16% que lleva la cifra final al 66%. Además, en el pago de la próxima quincena le sumarán un bono no remunerativo de 100 mil pesos. El cambio más significativo en la oferta empresarial se dio hacia adelante. Hasta la última semana las firmas ofrecían un 38% hasta fin de año y revisión el año que viene. Pero anoche, tras una semana de paro total en las plantas, ofrecieron un 63% de base y ajuste por inflación.
 
Es decir que el Sutna logró igualar la inflación del período julio 2022 - junio 2023, e inmediatamente cobrarán en julio 2023 un aumento del 10% que integrará la base de cálculo de la paritaria 2023/2024. El gremio se comprometió por escrito a abstenerse de llevar adelante cualquier tipo de medida de fuerza que pudiera afectar de cualquier forma la producción.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar