La Opinión Popular
                  11:26  |  Viernes 12 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-07-2022 / 11:07
LA PREVIA Y LAS REPERCUSIONES EN EL GOBIERNO

Renuncia de Guzmán: una salida en un momento asombroso y sin aviso

Renuncia de Guzmán: una salida en un momento asombroso y sin aviso
Guzmán difundió su texto en Twitter y recién entonces le avisó de modo remoto al presidente. Adujo, refieren allegados a Fernández, estar cansado de los ataques de Cristina. Gentes de su entorno le dan la razón subrayando que la ex presidenta parangonó su pensamiento con el de Carlos Melconian lo que leen como una afrenta, Subrayan que el presidente piensa parecido: que esas críticas son injustas y dañan mucho.
La decisión del exministro de Economía Martín Guzmán tomó por sorpresa a muchos compañeros de gestión, incluyendo al propio presidente Alberto Fernández. Según información confiable proveniente desde la Casa Rosada y Economía el mandatario había tenido una charla fuerte o una discusión con su ministro record el jueves pasado. Guzmán se quejaba de las trabas interpuestas contra su gestión desde la Secretaría de Energía. Afirmaba que le ataban las manos, lo mismo que en el texto de la dimisión aunque con otras palabras, nombres propios y más precisiones.
 
Fernández, refieren desde el ala política del Gabinete, le prometió que lo pondría a cargo de la Secretaría en cuestión, una demanda recurrente del ministro. Pero supeditó la movida a que Guzmán propusiera a una figura con peso político. Según esta versión, el palique terminó bien o por lo menos con final abierto.
 
Ayer Guzmán difundió su texto en Twitter y recién entonces le avisó de modo remoto al presidente. Adujo, refieren allegados a Fernández, estar cansado de los ataques de Cristina. Gentes de su entorno le dan la razón subrayando que la ex presidenta parangonó su pensamiento con el de Carlos Melconian lo que leen como una afrenta, Subrayan que el presidente piensa parecido: que esas críticas son injustas y dañan mucho.
 
Otros allegados a Alberto cuestionan como desestabilizadora también la alusión que hizo CFK al Salario Básico Universal. La iniciativa tiene entrada como proyecto en Diputados. Siempre fue rechazada por el equipo económico, que no la tenía en su radar. El presidente Fernández también la considera inviable por motivos presupuestarios.
 
El clima reinante en Olivos prodigaba bronca e insatisfacción. La mayor, como es usual, contra las intervenciones de Cristina. La decisión presidencial es mantener el programa económico sin modificaciones, AF la hizo saber a varios ministros. El objetivo de Fernández es llegar a las Primarias Abiertas (PASO) del año que viene y confrontar. Pronostica que la economía seguirá creciendo, que habrá más empleo, que aminorará la desigualdad. Confía en una merma de la inflación, el problema más candente, el que aflige a los argentinos día tras día.
 

 
LA PREVIA Y LAS REPERCUSIONES EN EL GOBIERNO
 
Renuncia de Guzmán: una salida en un momento asombroso y sin aviso
 
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se extendía hablando sobre el tres veces presidente Juan Domingo Perón. La narrativa la llevó a evocar la muerte del General y dónde estaba ella cuándo se enteró. Comentó entonces que mucha gente recuerda el lugar en que encontraba cuando se produjo un hecho histórico. Numerosas personas rememorarán en qué andaban cuando renunció el exministro de Economía Martín Guzmán: presenciando el discurso de Cristina.
 
El intercambio de discursos entre AF y CFK tuvo como pretexto- motivo el aniversario del fallecimiento de Perón. Fernández la emprendió contra la tópica exigencia de Cristina: hay que usar "la lapicera". Explicó que Perón conducía en base a persuasión, que no debió apelar a la lapicera. La interpretación contradice la conflictiva historia del peronismo, la resistencia que suscitaron las reformas o conquistas consagró las persecuciones y proscripciones.
 
El backstage y la coreo del acto en la Confederación General del Trabajo (CGT) fueron desfavorables para el orador. Cabildeos y mala onda de la conducción sindical que hasta amagó desairarlo. Ausencias significativas, parva movilización de los movimientos sociales, un solo bombo para animar el ambiente. El contorno es, en buena dosis, el mensaje.
 
**
 
Cristina Kirchner se explayó este sábado durante cerca de una hora. Los oradores que la precedieron, los intendentes Mario Secco y Juan José Mussi la enaltecieron y pusieron muy en alto el recuerdo de Perón. Mussi fustigó a "esos tarados que votan a sus verdugos". Y sentenció en una alusión evidente a los compañeros peronistas críticos de CFK: "hoy el peronismo gobierna gracias a una decisión de Cristina": "Respeto" exigió. De cualquier modo, matizó divergencias; "los más equivocados del peronismo siempre serán mejores que los gorilas". Desde las tribunas se coreó "presidenta/Cristina presidenta" por primera vez. La aludida desalentó la consigna con un ademán.
 
Los intendentes concordaron en destacar la necesidad de ganar las elecciones de 2023, de impedir el regreso del neoliberalismo. Cristina asentía acaso emitiendo una señal para quienes interpretan que ha dado por perdidos esos comicios y que su real objetivo político es apuntar la reelección de Axel Kicillof como gobernador bonaerense y a presentarse como candidata a senadora. 
 
 Minutos después de cerrar la alocución retomó el micrófono, tal vez para ponerse a tono con la renuncia de Guzmán no mentada en el discurso. Quizá no le avisaron, por la tele quedó esa impresión.
 
La oradora repasó cuánto y cómo usó Perón la socorrida lapicera. Siempre y mucho, sinteticemos. También bromeó acerca de algún furcio presidencial (la Garganta Profunda en vez de Poderosa).
 
Reperfiló el discurso de Avellaneda sobre los movimientos sociales, repasó cifras sobre la inversión social y el valor de la Asignación Universal por Hijo (AUH).
 
En varias ocasiones retrucó con críticas de Emilio Pérsico, el líder del Movimiento Evita. Desde esa organización, recusada por Cristina en Avellaneda surgieron réplicas de disímil valor y calidad. Diputadxs de los movimientos sociales emitieron un documento sensato, orgulloso y constructivo. Defensa de la economía popular, del aporte solidario de su base social durante las crisis acumulativas. Propuestas de leyes, varias ya entradas en la Cámara. Se publicaron artículos de buen nivel, en distintos medios.
 
Los líderes del Movimiento Evita prefirieron derrapar, rolar incansablemente por radios y canales de cable. Algunas catilinarias carecieron del respeto que merece la expresidenta, por su trayectoria e investidura. Emilio Pérsico calificó a "ese país" (que gobernaba Cristina) como una "mierda"... un exceso que no contribuye al nivel de la controversia ni a la alabada unidad.
 
**
 
Cristina reiteró sus consideraciones sobre el bimonetarismo y aunque no ahondó tanto como otras veces el análisis económico dejó picando la idea de acordar entre distintas fuerzas políticas un plan de estabilización.
 
Se mostró suelta, de buen humor, irónica cada vez que se refirió al presidente sin pronunciar su nombre. Una sola vez mencionó al actual como "nuestro gobierno".
 
La platea la ovacionó, en primera fila descollaba la presencia de Hebe de Bonafini. También de dos ministros nacionales, Eduardo "Wado" de Pedro y Julián Domínguez. Conforme su característica Cristina lo nombró a  "Julián", provocando que las cámaras lo enfocaran, comentó sobre su condición de creyente y razonó: hasta Jesucristo necesitaba convencer haciendo milagros aparte de persuadir con la palabra. El ministro de Agricultura no tenía pinta de saber la crisis gubernamental hasta que los celulares empezaron a dar cuenta del tuit de Guzmán.
 
**
  
En el atardecer sabatino corrieron rumores sobre un potencial reencuentro entre el presidente y la vicepresidenta, con la presencia del presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa. Sin embargo, todo indica que Fernández ya desistió de "hablar con ella". Ambos integrantes de la fórmula sostienen el particular formato de debate interno. Sin instancias orgánicas, sin reuniones... mediante discursos o respuestas a reportajes. El diálogo, en sentido estricto, quedó de lado.
 
El mecanismo, opina sin originalidad este cronista, es disfuncional. Las repercusiones en efecto cascada acentúan las discrepancias. Los derrapes hacia la diatriba personal proferidos por allegados se repiten en redes sociales o en medios.
 
Es común que la controversia se radicalice y se torne más sectaria a medida que se pluraliza.
 
En ese río revuelto Massa se ha reposicionado. Se mostró indignado por el nombramiento de Daniel Scioli como ministro de la Producción. Le protestó a Alberto F. consiguió compensaciones simbólicas, suculentas: participar en dos giras al exterior con un rol protagónico. Logró también colocar a un nuevo titular en la Aduana. Reitera que el Frente Renovador (FR) está en llamas y que se avecina un plenario en el que se pondrá en cuestión hasta la continuidad en el Frente de Todos. Suena más a presión que a perspectiva concreta pero refleja las vicisitudes del momento interno.
 
***
 
Dos salidas del equipo económico en cuestión de semanas, en medio de una agitación financiera colosal colocan al Gobierno en un trance crítico. Retomar la iniciativa es peliagudo. Para colmo se suceden fallas en la comunicación oficial, en el sonado tema del avión iraní por ejemplo.
 
La renuncia de Guzmán como la del ex ministro de Producción Matías Kulfas, más allá de otras corresponsabilidades, se concreta de modo amateur, poco acorde con el nivel de responsabilidades que tenían. Este cronista no conoce, al cierre de esta nota, por qué Guzmán eligió el día y el momento. Pero sí sabe que los lunes con aperturas febriles de mercados son un problema arquetípico y que el ministro debía haber ahorrado ese escenario al presidente y a la sociedad.
 
La ratificación del rumbo por parte de Fernández preavisa que el debate interno del peronismo conservará su elevado voltaje.
 
Al cierre de esta columna, ceca de la medianoche del sábado, se informaba desde Olivos que la designación de los nuevos funcionarios se conocerá este domingo.
 
Con tanta conmoción apenas queda margen para mencionar la muerte de Miguel Etchecolatz en la cárcel, condenado por crímenes de lesa humanidad. El represor llevó a la tumba secretos atroces, cumplió la perenne omertá entre represores y cómplices civiles.  De cualquier modo, el hecho es infrecuente en la mayoría de los países del mundo, mérito de la lucha inclaudicable de las Madres y las Abuelas. Merece aunque sea una mención para honrarlas, aún en la crónica de otra semana de zozobras
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-08-2022 / 10:08
Crecen las dudas sobre la imparcialidad del tribunal que lleva adelante el juicio por la Obra Pública en Santa Cruz. Además de la fotos publicadas, que muestran que el fiscal y el presidente del tribunal comparten equipo de fútbol y partidos en la quinta de Mauricio Macri, el propio Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini se reunieron con la entonces ministra de Seguridad, la polémica Patricia Bullrich.
 
Los jueces del Tribunal Oral número 2, Gorini y Giménez Uriburu, encargados de juzgar en la causa por la obra pública de Santa Cruz, recibieron en 2018 a Bullrich, en una grave irregularidad si se tiene en cuenta que además de ser una entonces funcionaria de la Nación era también denunciante en el caso. El encuentro entre Bullrich y Giménez Uriburu quedó marcada en el Registro Único de Audiencias en la fecha del 23 de agosto de 2018. En ese momento,  los jueces ya tenían a su cargo el juicio oral contra Cristina.
 
El motivo que alegaron para justificar la reunión fue "tratar proyectos de ley para la lucha contra el narcotráfico os (SIC) que incumplen su función dentro de las fuerzas". El encuentro es una prueba más para aportar en el pedido de recusación contra los magistrados realizado por la vicepresidenta. En tanto que la reunión entre la entonces ministra de Seguridad y Gorini fue también el 23 de agosto, aunque mantuvieron encuentros previos -en 2017- para supuestamente debatir temas acerca de la "corrupción en las fuerzas de seguridad".
 
El abogado de Cristina, Carlos Beraldi, pidió la recusación de Gorini. El lunes, había hecho lo propio con Giménez Uriburu por las fotos donde se lo veía en la Quinta Los Abrojos de Macri. La recusación fue formalmente presentada este lunes. Los abogados de Cristina, Carlos Beraldi y Ary Llernovoy, reclamaron que esos dos funcionarios se aparten del juicio y que se declare nulo todo lo hecho por ambos en el caso, ante la pérdida de objetividad e imparcialidad a raíz de una relación de amistad y la difusión de fotografías de un equipo de fútbol que ambos integran. Luciani y Giménez Uriburu llevaban a cabo sus actividades sociales y futbolísticas no en cualquier lugar, sino nada más ni nada menos que en la Quinta Los Abrojos, la cual como es de dominio público es de propiedad de Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular
 

11-08-2022 / 11:08
11-08-2022 / 10:08
Se terminó la tregua. Con denuncias de corrupción y negociados contra miembros de Juntos por el Cambio, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se sumó al discurso que venía ensayando Mauricio Macri y cuestionó a los dirigentes que, desde su perspectiva, podrían alcanzar acuerdos con Sergio Massa o el peronismo. En duros términos le respondieron desde Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich hasta Gerardo Morales y otros radicales. Sólo su partido salió a defenderla. Con un sospechoso silencia, Macri quedó expuesto y aislado por las denuncias explosivas que hizo Lilita.
 
En un raid mediático por TN, LN+ y el programa de Lanata en Mitre, Lilita embistió contra Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, Gerardo Morales y Cristian Ritondo. Con acusaciones de tono personal y privado, a grandes rasgos los vinculó a los cuatro con Sergio Massa y lo acusó de buscar un acuerdo con el "panperonismo". La propia Carrió dejó pegado a Macri al decir que había hablado con él de estos temas y al elogiarlo en soledad entre tanta balacera: "El único sincero es Mauricio Macri", le dijo a Lanata.
 
El ex presidente quedó atrapado luego de que los principales dirigentes de Juntos por el Cambio salieran a repudiar de manera inédita, con nombre y apellido, a Carrió. Incluso algunos sugirieron por lo bajo que era el momento ideal para terminar de una vez con la alianza con la fundadora de la Coalición Cívica. Macri quedó atado a las palabras de Lilita. El ex presidente dijo el martes que no era momento para tibios, un adjetivo que en el PRO suele asociarse a los dirigentes del "ala moderada".
 
Macri no hizo ninguna declaración pública hasta la noche de este miércoles y trató de desligarse con un off con Clarín con el que sólo confirmó que está condicionado para hablar de Carrió. Como eso no fue suficiente, a la tarde mandó a Fernando de Andreis a publicar un hilo de Twitter en el que insinuó una crítica light a los dichos de Carrió, aunque en realidad validó sus acusaciones: "También creemos que hay que ser incansables en la defensa de la república y las instituciones. Cuidar que JxC no se contamine con relaciones poco claras con el autodenominado panperonismo", dijo De Andreis. Casi un calco de lo que acusa Carrió.
 
La Opinión Popular
 

10-08-2022 / 10:08
Elisa "Lilita" Carrió volvió a provocar con sus declaraciones el enojo de varios dirigentes relevantes en Juntos por el Cambio, y la respuesta de la titular de Pro, Patricia Bullrich, marcándole la cancha: "Basta, Carrió. Se tiene que terminar la impunidad de la palabra". La presidenta de la Coalición Cívica había exigido fijar "reglas de decencia" hacia el 2023. "Hacia delante, Juntos por el Cambio tiene que tener reglas decentes, tiene que estar conformada por decentes. No puede haber más negocios", había apuntado Carrió, posicionándose como el "rescate moral" de la coalición.
 
"Macri y yo somos los líderes de Juntos por el Cambio, del Pro y la Coalición Cívica, que fuimos los que armamos. Y está el líder del radicalismo (Gerardo Morales), que es el presidente del partido. Cada uno es líder de su espacio", había dicho en su arranque "Lilita", en dialogó en LN+. Frase que Patricia Bullrich entendió como uno más de los "ninguneos de Carrió", explican entre los halcones del Pro. De hecho ya en abril, la ex diputada había expresado lo mismo: "Hay un conflicto que es muy claro: Patricia se presentaba como la sustituta de Macri y hoy Macri es candidato. El líder indiscutido del PRO es Macri como la de la Coalición Cívica soy yo", sostuvo.
 
En esta vuelta, Carrió avisó antes de disparar: "Estaba como atragantada de no poder decir algunas cosas en el nombre de la unidad". Y la ex diputada cargó acto seguido contra los "peronistas" de Juntos por el Cambio: el presidente del bloque de diputados de Pro, Cristián Ritondo, el actual legislador y exministro del Interior Rogelio Frigerio, y el ex presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Mauricio Macri, Emilio Monzó.
 
"Hay sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio. El exministro de Seguridad bonaerense, Cristián Ritondo, y el que era ministro de Justicia, de negocios con el massismo, Gustavo Ferrari. Hay personas clave de Juntos por el Cambio que hacen negocio", arrancó. "(Frigerio) me puso un amante en una lista, y dije 'Me bajo de la lista de Capital si no me sacan a la amante de Frigerio', que estaba incluso como su testaferro", denunció.
 
A través de un hilo de Twitter, Bullrich respondió a las declaraciones de Carrió: "Como presidenta del PRO no puedo ver con buenos ojos el espectáculo degradante de Elisa Carrió, al golpear a dirigentes de Juntos por el Cambio objetando sus conductas éticas", escribió. "No aceptaré el insulto a nuestros dirigentes, ni a otros que conforman nuestra coalición. No vale todo. No vale eso de que 'porque es Carrió nadie la enfrenta'", sumó la exministra de Seguridad en una contra que viene de larga data. ¿Se rompe Juntos por el Cambio?
 
La Opinión Popular
 

10-08-2022 / 09:08
UNO: "No, la cancha es lejos de la casa", lanzan figuras del macrismo. Falso. La cancha 1 es al lado de la casa de Mauricio Macri en Los Abrojos.
 
DOS: "No, las fotos son viejas", quisieron filtrar otros. Falso. Cristina Kirchner posteó ayer un tiro libre que Macri le exhibió a Xi Jinping en 2017, jugando contra Liverpool, el equipo del fiscal y los jueces que juzgan a la vicepresidenta en la causa Vialidad. CFK se preguntó si el arquero del equipo de la persecución judicial era Mariano Llorens, el camarista. No, el vulnerado por el tiro libre era otro. Ese domingo Llorens no estuvo aunque es parte del equipo, como se ve en otras imágenes.
 
Pero la foto publicada el domingo pasado es aún más reciente, de 2018, con el titular del tribunal, Rodrigo Giménez Uriburu, y el fiscal, Diego Luciani, en Los Abrojos. "Del Liverpool de Los Abrojos salió la banda de Macri", resumió CFK. Más aún, ambos -juez y fiscal- siguen jugando y lo hicieron en este 2022 en el torneo de San Isidro conocido como Atalaya. De manera que la realidad del juicio es que hay un fiscal que acusa de forma histriónica y en verdad lo hace ante un juez que es su amigo. Nada que se parezca a la imparcialidad.
 
TRES: "No, Macri no está metido en el torneo, no conoce a los jugadores", arriesgan otros. Falso. Siempre fue el torneo de Macri, supervisado por Macri y nadie juega si no es aprobado por Macri. En alguna época, hace años, la organización estaba a cargo de Anita, su secretaria personal. Hoy lo pasó a manos de Oscar, el canchero. "Los Abrojos es el corazón de la intimidad presidencial", escribió la biógrafa oficial del exmandatario.
 
CUATRO: el principal argumento de los seguidores de Juntos por el Cambio es que las pruebas en el juicio son contundentes. Falso: hay ahora un show de los fiscales para tapar la derrota que sufrieron en los tres años de audiencias. Al punto que ahora se tienen que basar en un informe escrito por un asesor macrista, el que leen de manera grosera en las audiencias, pese a que los jueces lo descartaron en su momento.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar