La Opinión Popular
                  11:40  |  Viernes 12 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-07-2022 / 11:07
LO QUE DEJÓ EXPUESTO LA VISITA DE ALBERTO FERNÁNDEZ

¿Por qué Gerardo Morales se ensaña con Milagro Sala?

¿Por qué Gerardo Morales se ensaña con Milagro Sala?
El discurso "moderado" del gobernador Morales a nivel nacional contrasta con la imposición de una Corte, jueces y fiscales adictos para encarcelar a Milagro Sala y, con acusaciones falsas, demonizarla para que la sociedad consienta la transgresión de los principios más elementales de la democracia.
Aunque Milagro Sala fuera el diablo en persona, como la pinta el gobernador jujeño, tampoco hubiera sido excusa legítima para imponer una Corte, jueces y fiscales adictos y corromper testigos supuestamente con el único objetivo de perseguirla, encarcelarla en forma irregular y con acusaciones falsas, demonizarla y martirizarla.
 
En esa escena que involucra al Partido Radical, un partido que se asume como guardián de la República y las instituciones democráticas, está incubado el argumento de las dictaduras para justificarse, así como el respaldo que siempre tuvieron desde un sector de la sociedad.
 
La reacción airada de Gerardo Morales por la visita de Alberto Fernández a la prisionera, la carta donde ironizó sobre el reclamo de cárcel común para los que violaron los derechos humanos, la presencia patética frente a la clínica de un grupito de cinco o seis personas que se autodesignaba como "víctimas de Milagro Sala" y la irrupción destemplada de una agente penitenciaria en el cuarto donde la prisionera se repone de su trombosis, para decirle que deberá estar presa hasta 2024 por la causa del "robo de las bombachas", describen el escenario que protagonizan el gobernador republicano y la dirigente social "terrorista".
 
Por encima de los colores políticos, en esa escena, el terrorista es el gobernador que la orquestó para contrarrestar el efecto que pudiera tener la visita solidaria del Presidente. Hay ciertos ecos, resplandores y reflejos de la forma cómo reaccionaba la dictadura cuando la acusaban los organismos de derechos humanos internacionales.
 
Pasa lo mismo con la estructura de la justificación con la que busca la complicidad de los ciudadanos: "Era la única forma de recuperar la paz y poder gobernar". Una clase media enojada por los cortes de ruta de los movimientos sociales que se referenciaban en Milagro Sala quiere creer esos argumentos y respalda al gobernador, aún cuando sabe que transgredió los principios más elementales de un país democrático.
 
La decisión "oportuna" del juez, la violencia de la agente penitenciaria y el grupito mandado para protestar resultan tan bizarros, tan propios de un tiranuelo, que demuestran que, en vez de ocultarlo, el gobernador incluso se jacta de lo que hizo, porque un sector de la sociedad jujeña lo aplaude, fue su carta más fuerte en las elecciones.
 
La justificación también trae reminiscencias de los argumentos de la dictadura: "para defender a las instituciones, las rompemos", o "el golpe es para defender la democracia" o "tuvimos que invadir la Corte y designar jueces propios porque era la única forma de detenerla". Hay un retintín, un regusto familiar a dictadura no tan lejano.
 

 
Tiene sentido que esta situación de persecución a una dirigente social y a la organización que dirige (la Túpac Amaru), y con esos argumentos, despida esas emanaciones. Y también la tiene el respaldo, casi complicidad, que consigue en una parte de la sociedad jujeña, porque en sus primeros años la dictadura tuvo un respaldo similar en cuanto a la complicidad de usurpar las instituciones para disciplinar y poner en caja a la protesta social.
 
Ese voto de respaldo sabe que Morales intrusó con dos de sus diputados a la Corte provincial, sabe que digitó jueces y fiscales y que compró y presionó a testigos. Paradójicamente, es un voto que a nivel nacional es convocado por el discurso de lo opuesto. Lo que revela esa supuesta ambigüedad es que si se trata de alguien propio, puede hacer lo que le dé la gana: cortar rutas con La Rural, manipular a la Justicia y mentir.
 
Porque la otra pata de esa estrategia es la mentira al estilo de las falsas noticias o fake news. No puede justificar ante la sociedad el atropello a la Justicia sólo para meter presa a una dirigente popular. Para explicarlo y que lo acepten, necesita demonizar a su víctima, convertirla en el enemigo público, un criminal peligroso.
 
Cuando reaccionó para criticar la visita de Alberto Fernández a Milagro Sala, Morales mintió, dijo que era responsable de "muertes", de "acciones terroristas", "de cientos de víctimas que sufrieron la violación de sus derechos humanos".
 
Pero ella no está presa por asesinato, ni por acciones terroristas. Y le abrieron trece causas. Ni los represores de la dictadura tienen tantas. Si fuera responsable por alguno de esos delitos graves, estaría presa por esa causa. Pero la causa que un juez sacó de la manga para hostilizar aún más a Milagro Sala cuando se estaba reponiendo de una trombosis venosa profunda fue por el robo de unas bombachas supuestamente tras una pelea entre dos feriantes. Y Milagro ni siquiera estaba en el lugar. Le dijeron que habían sacado mal las cuentas y por eso tenía que cumplir dos años más de condena.
 
Cumple condena porque fue acusada de desviar dinero destinado a la construcción. Con el dinero que le asignaron, la organización de Milagro Sala construyó más casas de las que hubiera construido una empresa privada. No existe forma de que después de construir barrios como los de Alto Comedero, con cuatro mil viviendas, quedara nada para desviar. Solamente podía ser condenada por un tribunal adscripto al gobernador.
 
Ningún gobierno en la historia de Jujuy construyó más casas que la Túpac Amaru y Milagro Sala. Pudo hacerlo porque al mismo tiempo organizó cooperativas de trabajo para la construcción y fábricas de bloques, además de escuelas, salas de salud y gimnasios y piletas de natación en los barrios que construyó. Pero el tribunal local,  la Casación provincial y la Suprema Corte de Jujuy la condenaron a trece años por ser "jefa de una asociación ilícita" que se dedicaba a estafar al Estado. El procurador interino, Eduardo Casal, obviamente se sumó a la campaña y ahora deberá resolver la Corte Suprema nacional.
 
Resulta claro que esas obras le confirieron una poderosa convocatoria popular y la convirtieron en un referente de poder importante en Jujuy. Por esa razón el gobernador radical necesitaba destruirla. Si hubiera hecho la mitad de lo que hizo y se hubiera apropiado del dinero, no hubiera sido tan peligrosa para el gobernador radical.
 
Gerardo Morales estuvo el jueves con intendentes radicales de la provincia de Buenos Aires. Junto con Facundo Manes, son los radicales que disputan dentro de Juntos para el Cambio por la candidatura presidencial para el 2023. El gobernador ensaya un discurso moderado, que trata de posicionar al radicalismo frente a Mauricio Macri.
 
En simultáneo, el hombre que habla contra la grieta y los extremos, trae detrás de sí la imagen de Milagro Sala presa y humillada sólo por haber sido una dirigente social con gran poder de convocatoria. Es el moderado que pudo arrasar con el Poder Judicial de su provincia para encarcelar, mortificar y atormentar en forma cruel y persistente a la figura que representa la voz de los excluidos; es el ciudadano civilizado que no tiene piedad con los que ponen en peligro la estabilidad de un sistema injusto que se molesta por las protestas y no escucha los reclamos.
 
El combo del hombre moderado que habla sumado a los hechos autoritarios que lo preceden es más peligroso que el gritón desaforado de los libertarios. Aunque después se arrepintió, la sociedad de a pie que respaldó a las dictaduras y el orden de los cementerios, la que se regodeó con el prejuicio que genera odio y crueldad hacia quienes piensan diferente, constituye la piedra más pesada para arrastrar en el camino a una convivencia democrática en paz. Esa piedra está muy reflejada en la abyecta persecución contra Milagro Sala.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-08-2022 / 11:08
Lo que obliga al Frente de Todos a replantear su marco de alianzas global es la fragilidad de la economía. El plan que empieza a desplegar Sergio Massa incluye ingredientes de un plan de ajuste (tope al gasto, suba de tasas de interés, aumento de tarifas para reducir subsidios y concesiones al capital para que invierta) pero procura excluir una devaluación brusca, que es por lo que más presiona el mercado. Por eso empezó a intentar reducir el déficit también por el lado de la recaudación.
 
Carlos Castagneto firmó la resolución de la AFIP que crea un pago a cuenta extraordinario del Impuesto a las Ganancias para captar parte de los beneficios extraordinarios percibidos por algunas de las principales empresas del país a partir de la crisis global. Son las 2.000 compañías que más facturan, que adelantarán en total unos 200 mil millones de pesos que recién iban a pagar en 2023.
 
El fisco, sin embargo, se perdió de recaudar un monto semejante por no haber prorrogado un artículo del impuesto a las Ganancias introducido en 2017 que permitía ajustar los balances por inflación pero aplicar ese ajuste (que reduce el pago del impuesto) en tres cuotas anuales en vez de una. Massa discutió con Guzmán sobre este tema cuando naufragó en el Congreso el proyecto de Presupuesto, donde intentó colar esa prórroga que Economía había olvidado.
 
El resultado, según datos que circulan entre tributaristas top de la City, es que entre quienes más redujeron su liquidación de Ganancias de 2021 frente al ejercicio anterior hay varios bancos. Entre ellos el Galicia, el ICBC y el Patagonia. El mismo sector de la economía que esta semana se benefició con el reperfilamiento de la deuda en pesos con bonos duales, que los cubren de la inflación y de la devaluación.
 
Massa también evalúa una nueva concesión para que los agroexportadores liquiden los granos que guardan en sus silos. Como el "dólar soja" no los tienta, les va a ofrecer un upgrade: que accedan al dólar ahorro por un 40% de lo que vendan, en vez del 30%. Será cuando finalmente pueda sentarse a negociar con la Mesa de Enlace. Además, les reclamó a los grandes acopiadores que se apuren: en su equipo estiman que tienen almacenados granos por cerca U$S 3.000 millones con "precio a fijar".
 

12-08-2022 / 10:08
Crecen las dudas sobre la imparcialidad del tribunal que lleva adelante el juicio por la Obra Pública en Santa Cruz. Además de la fotos publicadas, que muestran que el fiscal y el presidente del tribunal comparten equipo de fútbol y partidos en la quinta de Mauricio Macri, el propio Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini se reunieron con la entonces ministra de Seguridad, la polémica Patricia Bullrich.
 
Los jueces del Tribunal Oral número 2, Gorini y Giménez Uriburu, encargados de juzgar en la causa por la obra pública de Santa Cruz, recibieron en 2018 a Bullrich, en una grave irregularidad si se tiene en cuenta que además de ser una entonces funcionaria de la Nación era también denunciante en el caso. El encuentro entre Bullrich y Giménez Uriburu quedó marcada en el Registro Único de Audiencias en la fecha del 23 de agosto de 2018. En ese momento,  los jueces ya tenían a su cargo el juicio oral contra Cristina.
 
El motivo que alegaron para justificar la reunión fue "tratar proyectos de ley para la lucha contra el narcotráfico os (SIC) que incumplen su función dentro de las fuerzas". El encuentro es una prueba más para aportar en el pedido de recusación contra los magistrados realizado por la vicepresidenta. En tanto que la reunión entre la entonces ministra de Seguridad y Gorini fue también el 23 de agosto, aunque mantuvieron encuentros previos -en 2017- para supuestamente debatir temas acerca de la "corrupción en las fuerzas de seguridad".
 
El abogado de Cristina, Carlos Beraldi, pidió la recusación de Gorini. El lunes, había hecho lo propio con Giménez Uriburu por las fotos donde se lo veía en la Quinta Los Abrojos de Macri. La recusación fue formalmente presentada este lunes. Los abogados de Cristina, Carlos Beraldi y Ary Llernovoy, reclamaron que esos dos funcionarios se aparten del juicio y que se declare nulo todo lo hecho por ambos en el caso, ante la pérdida de objetividad e imparcialidad a raíz de una relación de amistad y la difusión de fotografías de un equipo de fútbol que ambos integran. Luciani y Giménez Uriburu llevaban a cabo sus actividades sociales y futbolísticas no en cualquier lugar, sino nada más ni nada menos que en la Quinta Los Abrojos, la cual como es de dominio público es de propiedad de Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular
 

11-08-2022 / 11:08
11-08-2022 / 10:08
Se terminó la tregua. Con denuncias de corrupción y negociados contra miembros de Juntos por el Cambio, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se sumó al discurso que venía ensayando Mauricio Macri y cuestionó a los dirigentes que, desde su perspectiva, podrían alcanzar acuerdos con Sergio Massa o el peronismo. En duros términos le respondieron desde Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich hasta Gerardo Morales y otros radicales. Sólo su partido salió a defenderla. Con un sospechoso silencia, Macri quedó expuesto y aislado por las denuncias explosivas que hizo Lilita.
 
En un raid mediático por TN, LN+ y el programa de Lanata en Mitre, Lilita embistió contra Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, Gerardo Morales y Cristian Ritondo. Con acusaciones de tono personal y privado, a grandes rasgos los vinculó a los cuatro con Sergio Massa y lo acusó de buscar un acuerdo con el "panperonismo". La propia Carrió dejó pegado a Macri al decir que había hablado con él de estos temas y al elogiarlo en soledad entre tanta balacera: "El único sincero es Mauricio Macri", le dijo a Lanata.
 
El ex presidente quedó atrapado luego de que los principales dirigentes de Juntos por el Cambio salieran a repudiar de manera inédita, con nombre y apellido, a Carrió. Incluso algunos sugirieron por lo bajo que era el momento ideal para terminar de una vez con la alianza con la fundadora de la Coalición Cívica. Macri quedó atado a las palabras de Lilita. El ex presidente dijo el martes que no era momento para tibios, un adjetivo que en el PRO suele asociarse a los dirigentes del "ala moderada".
 
Macri no hizo ninguna declaración pública hasta la noche de este miércoles y trató de desligarse con un off con Clarín con el que sólo confirmó que está condicionado para hablar de Carrió. Como eso no fue suficiente, a la tarde mandó a Fernando de Andreis a publicar un hilo de Twitter en el que insinuó una crítica light a los dichos de Carrió, aunque en realidad validó sus acusaciones: "También creemos que hay que ser incansables en la defensa de la república y las instituciones. Cuidar que JxC no se contamine con relaciones poco claras con el autodenominado panperonismo", dijo De Andreis. Casi un calco de lo que acusa Carrió.
 
La Opinión Popular
 

10-08-2022 / 10:08
Elisa "Lilita" Carrió volvió a provocar con sus declaraciones el enojo de varios dirigentes relevantes en Juntos por el Cambio, y la respuesta de la titular de Pro, Patricia Bullrich, marcándole la cancha: "Basta, Carrió. Se tiene que terminar la impunidad de la palabra". La presidenta de la Coalición Cívica había exigido fijar "reglas de decencia" hacia el 2023. "Hacia delante, Juntos por el Cambio tiene que tener reglas decentes, tiene que estar conformada por decentes. No puede haber más negocios", había apuntado Carrió, posicionándose como el "rescate moral" de la coalición.
 
"Macri y yo somos los líderes de Juntos por el Cambio, del Pro y la Coalición Cívica, que fuimos los que armamos. Y está el líder del radicalismo (Gerardo Morales), que es el presidente del partido. Cada uno es líder de su espacio", había dicho en su arranque "Lilita", en dialogó en LN+. Frase que Patricia Bullrich entendió como uno más de los "ninguneos de Carrió", explican entre los halcones del Pro. De hecho ya en abril, la ex diputada había expresado lo mismo: "Hay un conflicto que es muy claro: Patricia se presentaba como la sustituta de Macri y hoy Macri es candidato. El líder indiscutido del PRO es Macri como la de la Coalición Cívica soy yo", sostuvo.
 
En esta vuelta, Carrió avisó antes de disparar: "Estaba como atragantada de no poder decir algunas cosas en el nombre de la unidad". Y la ex diputada cargó acto seguido contra los "peronistas" de Juntos por el Cambio: el presidente del bloque de diputados de Pro, Cristián Ritondo, el actual legislador y exministro del Interior Rogelio Frigerio, y el ex presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Mauricio Macri, Emilio Monzó.
 
"Hay sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio. El exministro de Seguridad bonaerense, Cristián Ritondo, y el que era ministro de Justicia, de negocios con el massismo, Gustavo Ferrari. Hay personas clave de Juntos por el Cambio que hacen negocio", arrancó. "(Frigerio) me puso un amante en una lista, y dije 'Me bajo de la lista de Capital si no me sacan a la amante de Frigerio', que estaba incluso como su testaferro", denunció.
 
A través de un hilo de Twitter, Bullrich respondió a las declaraciones de Carrió: "Como presidenta del PRO no puedo ver con buenos ojos el espectáculo degradante de Elisa Carrió, al golpear a dirigentes de Juntos por el Cambio objetando sus conductas éticas", escribió. "No aceptaré el insulto a nuestros dirigentes, ni a otros que conforman nuestra coalición. No vale todo. No vale eso de que 'porque es Carrió nadie la enfrenta'", sumó la exministra de Seguridad en una contra que viene de larga data. ¿Se rompe Juntos por el Cambio?
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar