La Opinión Popular
                  11:15  |  Jueves 07 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Paraná - 17-05-2022 / 19:05
UNA CAUSA POR SUPUESTAS DÁDIVAS DE UN EMPRESARIO PARAGUAYO

El 3 de junio será la audiencia de apelación por el sobreseimiento a Urribarri

El 3 de junio será la audiencia de apelación por el sobreseimiento a Urribarri
La audiencia de apelación al sobreseimiento dictado en la causa por pago de sobornos que implica al exgobernador Sergio Urribarri será el próximo 3 de junio, a las 9, ante el vocal del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, Elvio Osir Garzón.
 
La audiencia de apelación al sobreseimiento dictado por el juez de Garantías Mauricio Marcelo Mayer en la causa por pago de sobornos que implica al exgobernador Sergio Daniel Urribarri será el próximo 3 de junio, a las 9, ante el vocal del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, Elvio Osir Garzón.
 
Se trata del mismo juez que integró, junto a José María Chemez y María Carolina Castagno, el tribunal que el 7 de abril último condenó al exgobernador Urribarri a la pena de 8 años de cárcel en el marco del megajuicio.
 
El jueves 5 de mayo el Ministerio Público Fiscal presentó la apelación al sobreseimiento dispuesto el martes 3 por el juez de Garantías Mauricio Marcelo Mayer al exgobernador Sergio Daniel Urribarri, y dos de sus exfuncionarios implicados en una megacausa por cohecho (coimas), fraude a la Administración Pública, peculado y negocionaciones incompatibles con la función pública, Miguel Ulrich y Carlos Haidar, pero en la que también está investigado el empresario paraguayo Diego Armando Cardona Herreros, que supo ser contratista del Estado provincial en la provisión de software.
 
El juez Elvio Garzón, que ya firmó una condena a Urribarri, tratará la apelación al sobreseimiento en causa por coimas.
 
 
 
En esa causa está imputado el hijo de un vocal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), el integrante de la Sala 2 Civil y Comercial, Juan Ramón Smaldone. Se trata del exministro de Trabajo de Urribarri, Guillermo Smaldone. La causa está cartulada "Urribarri, Sergio D.; Cardona Herreros, Diego A.; Smaldonde, Guillermo; Erbes, Luis Alfonso; Haidar, Carlos Marcelo; Ulrich, Miguel Ángel; Flores, José Humberto; Campitelli, Alfonso José; Zanabone, Jorge Adrián s/Cohecho, fraude en perjuicio de la Administración Pública, peculado y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública".
 
El viernes 29 de abril -después de la audiencia en la que Urribarri, Ulrich y Haidar, a través de sus defensores, pidieron el sobreseimiento- los fiscales Patricia Yedro y Gonzalo Badano presentaron al juez Mayer el escrito de remisión de la causa a juicio oral.
 
"De acuerdo con lo normado (...), y habiéndose recibido a los imputados la declaración (...), estando cumplimentadas las principales y necesarias diligencias en cuanto a la Investigación Penal Preparatoria se refiere, la cual se encuentra agotada y completa, y contando con elementos de convicción suficientes para sostener como probable la participación punible de los imputados en los hechos que oportunamente les fueran intimados, venimos por el presente a formular requerimiento de remisión de la presente causa a juicio, conforme a los fundamentos de hecho y derecho que a continuación se exponen", dice la presentación fiscal.
 
En uno de los hechos imputados, el Ministerio Público Fiscal reprocha a Urribarri que «en su calidad de Ministro de Gobierno primero, y luego como Gobernador de la Provincia de Entre Ríos, desde el mes de enero de 2007 aproximadamente, con el fin de generar un lucro ilícito para sí mismo y para Diego Armando Cardona Herreros, accionista y presidente de la firma Relevamientos Catastrales S.A., con quien lo unía una estrecha relación de amistad, se interesó en favorecer a esta última propiciando su contratación a fin de desarrollar e implementar software para la Administración Pública Provincial de Entre Ríos.
 
En tal cometido, vinculó a Cardona Herreros con funcionarios del gobierno de Entre Ríos (Carlos M. Haidar, Director de Informática de la Provincia, Miguel Angel Ulrich, Director General de Ajustes y Liquidaciones, José Gervasio Laporte, Secretario Legal y Técnico de la Provincia, Luis Alfonso Erbes, Subsecretario de Presupuesto y Finanzas de la Provincia, Humberto Flores, Secretario de Hacienda de la Provincia) e instruyó a estos para que aportaran información anticipada y gestionaran dichas contrataciones a favor de Cardona y su empresa, que se vio económicamente favorecida, pagando la Provincia sobreprecios en cada contratación, que fueron utilizados para realizar pagos a los funcionarios intervinientes, en contraprestación por la realización por gestiones pertinentes y actos relativos a sus funciones.
 
Son cinco hechos que investigó la Fiscalía, un voluminoso expediente judicial que, en opinión del fiscal Gonzalo Badano, contiene prueba incriminatoria 14 veces más importante que en el megajuicio en el que Urribarri terminó condenado a 8 años de cárcel. Pero el juez Mayer puso un primer freno a la investigación penal: dictó el sobreseimiento de tres de los investigados.
 
"Si a una persona la sometemos a un proceso penal, y el tiempo (de la investigación penal) se elonga en el tiempo en demasía, lo que sucede es que se frustra el valor justicia, porque, como dicen los autores, una justicia lenta no es justicia", dijo el juez Mayer en las declaraciones radiales. "A un proceso penal la persona imputada lo transita protegido por el principio de inocencia. No tiene que demostrar el estado de inocencia. Es el Estado el que debe demostrar la culpabilidad", agregó.
 
Uno de los argumentos que utilizó el magistrado es un fallo de diciembre de 2021 que dictó la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) y que pone límites a la investigación del Ministerio Público Fiscal.
 
 
El caso
  
La causa coimas investiga de qué modo a partir de 2007, cuando Urribarri era ministro de Gobierno del exgobernador Jorge Busti, y luego durante sus dos gestiones como titular del Poder Ejecutivo, "como el fin de generar un núcleo ilícito, favoreció a Relevamientos Catastrales". Lo hizo mediante maniobras para permitir que esa firma lograse quedarse con las distintas licitaciones para la adquisición de software en la provincia.
 
La imputación dice que Urribarri realizó "acuerdos con Cardona Herreros, y ordenó a funcionarios que aportaran información anticipada, y que gestionaran la contratación a favor de Cardona Herreros". En esas maniobras, señala la imputación fiscal, hubo cobro de sobreprecios que sirvieron, después, para el pago de sobornos a funcionarios.
 
Con el aval de Urribarri, Cardona logró contratos importantes en el Estado entrerriano: primero, con el Ministerio de Trabajo, en tiempos de Smaldone, por $19 millones, para la instrumentación de un software. A través del decreto N° 20, de enero de 2014, se contrató la provisión de un servicio de "relevamiento, análisis, diagnóstico, diseño, desarrollo e implementación de un software de gestión y administración integral" para la cartera a su cargo. El acuerdo finalizará en el 2016 y tiene un costo mensual de 550.000 pesos.
 
Después formalizó un convenio con el Ministerio de Economía liderado por Diego Valiero. Fue por $7.833.600, según el decreto 788/15, por la prestación de un servicio de "soporte técnico operativo y de mantenimiento de software" en Dirección General de Ajustes y Liquidaciones del Ministerio de Economía.
 
En el Boletín Oficial de Entre Ríos, de fecha 6 de junio de 2012, se encuentra el decreto Nº 482 del 29 de diciembre de 2011, con el cual el entonces gobernador Sergio Urribarri y su entonces ministro de Economía, Diego Valiero, aprobaron el contrato de Relevamientos Catastrales SA para que brinde "un servicio de soporte técnico, operativo y de mantenimiento de software, por un período de dieciocho (18) meses, con opción a prórroga a favor del Estado por dieciocho (18) meses más, con destino a las Direcciones Generales de Ajustes y Liquidaciones y de Informática".
 
Por ese servicio se le pagó un importe mensual de ochenta mil novecientos (u$s 80.900) dólares, y "un importe total por dieciocho (18) meses de dólares estadounidenses un millón cuatrocientos cincuenta y seis mil doscientos (u$s 1.456.200), por cumplir con los pliegos y resultar el precio cotizado conveniente a los intereses del Estado".
 
En enero de 2014, el entonces ministro de Trabajo, Guillermo Smaldone, contrató a la misma empresa para la provisión de un servicio de "relevamiento, análisis, diagnóstico, diseño, desarrollo e implementación de un software de gestión y administración integral" por un plazo de 3 años, a un precio mensual de $ 550.000. El monto total que se le pagó fue de $19.800.000.
 
 
El escándalo de los teléfonos
  
El 8 de octubre de 2019, en una audiencia en Tribunales que estaba destinada a transitar los senderos burocráticos de los trámites de rigor, ocurrió lo impensado: la revelación de escandalosos contactos entre la familia del exgobernador Urribarri y el empresario paraguayo Diego Cardona Herreros, que había sido proveedor del Estado durante el urribarrismo.
 
En aquella audiencia el fiscal Gonzalo Badano leyó mails que habían intercambiado Urribarri y el empresario. En correspondencia epistolar electrónica, se demostraría que entre ambos había una relación sobradamente estrecha que excedía lo protocolar.
 
"Estimado Pato: Aprovecho para saludarte y preguntarte qué hacemos con los temas en cartera. No sé cómo seguir", dice un correo electrónico que el empresario envió al exgobernador. "Me gustaría saber si estás enojado conmigo. Necesito hablar con vos", rogaba en otro. "Tengo que cerrar números con vos", urgía un tercero.
 
El abogado defensor de Cardona Herreros, Ignacio Díaz, pidió en esa audiencia que la Justicia le restituyese a Cardona Herreros 5 computadoras secuestradas en los allanamientos que se llevaron a cabo entre el 28 y el 29 de junio de 2018, en la sede de la empresa Relevamientos Catastrales SA, de Cardona Herreros, ubicada en Avenida Córdoba al 1100 de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en el propio domicilio particular del empresario, ubicado en la provincia de Buenos Aires.
 
En el debate por la devolución de esas computadoras fue que ocurrió aquella revelación y que dieron cuenta del estado de sospecha en el que la Procuración ha puesto el crecimiento patrimonial del exgobernador Urribarri, el modo cómo una empresa contratada por el Estado entrerriano entre 2007 y 2014 financió actividades privadas del extitular del Ejecutivo y su familia, y en qué medida Relevamientos Catastrales se hizo de jugosos contratos mediante el pago de coimas a funcionarios provinciales.
 
El fiscal Badano se ocupó de explicar esa vez en Tribunales por qué la Procuración considera una prueba relevante esas computadoras para la investigación de dos causas por corrupción que involucran a Urribari: una por enriquecimiento ilícito y otra por negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho, en las dos involucrado Cardona Herreros.
 
El fiscal relató que la causa por enriquecimiento que se abrió a Urribarri en 2015 incorporó a un empresario que resultaría clave en su "desproporcionado" crecimiento patrimonial: Cardona Herreros. Y para eso se basó en un informe pericial del contador Héctor Enrique, que se desempeña que demuestra de qué modo la incorporación de un patrimonio de 11 millones de dólares a los bienes del exgobernador sólo pudo ser posible con la participación del empresario de origen paraguayo.
 
"Urribarri utilizó la infraestructura de Cardona Hereros para su crecimiento patrimonial. Este dinero que incorporó a su patrimonio, además, no encuentra registro en ningún organismo oficial. No está en la ATER ni en la AFIP, ni en ninguna declaración jurada. Hemos podido determinar que Cardona Herreros compraba vehículos para la familia Urribarri, le compraba viajes al Caribe, para que viajen el exgobernador y su familia. También está la compra de muebles. Y de todas estas operaciones no existe registro en otro lado que no sea en las computadoras de Cardona Herreros que secuestramos", afirmó.
 
"La única manera de registrar esos movimientos era en las computadoras de Relevamientos Catastrales y de Cardona Herreros. Se valían de planillas de Excel, el envío de mail entre ellos, vinculados a inmuebles, viajes y muebles. Urribarri utilizó la estructura de Cardona Herreros por medio de Relevamientos Castastrales. En la empresa, cuando allanamos descubrimos que tenía cajas fuertes y equipos informáticos para poder administrar este dinero", señaló el fiscal. "También hay datos de eso en la computadora secuestrada en el domicilio de Cardona Herreros", apuntó.
 
Según Badano, las computadoras resultan una "pieza fundamental" porque registraron "las operaciones que no están asentadas en ningún lado".
 
En una de las computadoras secuestradas, la de la empleada Laura Suárez, de Relevamientos Catastrales, la Fiscalía halló datos sobre "la compra de pasajes en Aerolíneas y en Austral a nombre de Urribarri, y sus hijos Mauro y Franco. Está hasta el detalle de los precios. Encontramos detalles de pagos a nombre de SDU, esto es Sergio Daniel Urribarri. También operaciones de cambio de pasajes a nombre de Bruno Urribarri; el pago de departamentos, con cuotas en dólares y hasta pagos a la empresa Kriptak Inc, de la familia Urribarri".
 
En forma aleatoria, el fiscal Badano fue leyendo en la audiencia de Tribunales copia de la documentación encontrada en las computadoras secuestradas en la casa de Cardona Herreros y en las oficinas de su empresa. "Se encontró el dato del pago del teléfono celular de Urribarri, que lo hacía Cardona Herreros. También los gastos de un viaje a Venecia", afirmó.
 
Luego, leyó los datos de información encontrada en la computadora personal de Cardona Herreros: allí se dio con registros de la compra de un "voucher" de un tour por La Habana a nombre del exministro de Gobierno, Mauro Urribarri. También, los gastos pagados por un viaje a Madrid del exgobernador y su esposa, Ana Lía Aguilera.
 
También, el registro de un viaje de la familia Urribarri a Miami.
 
Fuente: Entre Ríos Ahora
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar