La Opinión Popular
                  22:46  |  Sábado 28 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-05-2022 / 11:05
PYMES DE LA UIA, DE CAME Y TEXTILES DE PROTEGER NO QUIEREN QUE LA INTERNA DEL FRENTE DE TODOS FACILITE UN RETROCESO

Empresarios que padecieron la desindustrialización macrista no quieren que vuelva

Empresarios que padecieron la desindustrialización macrista no quieren que vuelva
Un conjunto de firmas de capital nacional, atraviesa hoy una preocupación central: que las internas descarnadas y públicas del Frente de Todos se lleven puesta la recuperación y que, sobre todo, deriven en el 2023 en un viraje de modelo económico que vuelva a poner al PBI en el pozo.
En la constelación del Círculo Rojo no todos son empresarios que alimentan el juego de la política partidaria y gustan de segundas intenciones. El lado B de eventos grandes y rutilantes como el reciente Foro Llao Llao o las comidas de las gremiales empresarias es bastante más representativo en niveles de actividad, empleo y problemas para la gestión diaria.
 
Este segmento del sector privado, en su conjunto firmas de capital nacional, atraviesa hoy una preocupación central: que las internas descarnadas y públicas del Frente de Todos se lleven puesta la recuperación y que, sobre todo, deriven en el 2023 en un viraje de modelo económico que vuelva a poner al PBI en el pozo. Sobre todo, inquieta que se dé en un marco inflacionario peligroso donde la distribución queda corta o no se da, donde hacen falta dólares para una demanda creciente y cuando se busca sin encontrar personal calificado a nivel técnico para las fábricas.
 

 
QUÉ MIRAN Y ANALIZAN HOY LOS EMPRESARIOS QUE NO JUEGAN A LA POLÍTICA
 
Los ceos que no quieren la vuelta de Macri
 
"El ruido político es el miedo nuestro, el Drácula", describió ante PáginaI12 un ceo alimenticio del interior del país, asociado a la Unión Industrial Argentina (UIA), al que le gustan las metáforas bien gráficas.
 
En la casa fabril de Avenida de Mayo manda el discurso público de los grandes como Techint, pero el 80 por ciento de la integración es de pymes. Esa síntesis incluye además a los que se muestran "despolitizados" y que apoyaron un proceso que, aún con problemas inflacionarios y de repuestos importados, camina de manera más que aceptable en un mundo en el que la Guerra en Ucrania parece ir condicionando poco a poco las economías de todo el globo.
 
En los últimos días, muchos de estos ceos recorrieron despachos oficiales, estuvieron con funcionarios nacionales en eventos de inversiones y hasta hablaron con dirigentes del kirchnerismo para plantear esos temores
 
 
La mirada hacia el 2023
 
Según supo este diario, en todas esas charlas hablaron de los números positivos que tienen casi todas las actividades, con una advertencia: si el modelo de Alberto Fernández fracasa, "la alternativa en el poder es lo que nos metió en la crisis en 2015".
 
La referencia es para Juntos por el Cambio, al que ven creciendo en las encuestas al ritmo del recalentamiento de la interna del Gobierno. En esos diagnósticos hay pymes de la UIA, de CAME y textiles de Protejer, entre muchos otros, que padecieron la desindustrialización de una manera dramática y recién tienen números positivos contra los años del macrismo.  
 
Por el lado de las empresas nucleadas en la CGERA, en tanto, observan la dinámica internista como natural en la historia de los presidentes y vices, pero aclaran que lo relevante es que el Frente de Todos llegue al 2023 con una propuesta unificada. En la otra esquina un alto dirigente textil consideró ante este diario que "preocupan las diferencias, pero tienen que aplacarse porque lo que se viene va a seguir siendo bueno en materia de actividad". Ese mismo ceo aportó otro dato: "Yo no me creo que el macrismo tenga tantas chances en 2023, tienen muchas diferencias internas y cuando llegue la elección se verá". 
 
Los casos antes citados son los que, números en mano, afirman que la economía en la Argentina tiene hoy dos caras. Crisis distributiva y alta inflación pero, vista en el conjunto, es una economía que muestra un crecimiento inusitado, sobre todo luego de una salida de pandemia y con la dura herencia del macrismo. En tres de los cuatro años de Cambiemos en el poder, el PBI se contrajo en condiciones sociales normales. Este año, en tanto, se hilvanará el segundo período de crecimiento consecutivo de la economía, algo que no ocurre desde el 2010. 
 
·         Qué hacer con la inflación en alimentos
 
 
Datos en mano
 
La casuística es mejor para ver el fenómeno. Aquí algunos de los datos que fueron compartidos entre empresarios y funcionarios: en Santa Fe ya no hay metraje para instalación de empresas en parques industriales, pero hay un problema.
 
Algunas de las naves podrían estar terminadas recién en 2023, con el riesgo de que en ese período el desboque de la interna oficial redunde en una derrota electoral contra la oposición mayoritaria, Juntos por el Cambio. En pocas horas, el gobernador de esa provincia, Omar Perotti, se reunirá con la UIA para analizar medidas productivas a futuro. Lo esperan con datos como el anterior y algunos de más impacto. 
 
Otro ejemplo: la fábrica de cosechadores Cruccianelli, con 65 años en el país, está en niveles de venta récord. Hace unos días, avisó a las concesionarias que no comprometan más ventas de un modelo específico porque no está seguro de poder entregar. Le faltan componentes importados como chips, que no están por la crisis internacional de logística. 
 
Con los autos pasa algo similar. ACARA, la cámara de concesionarias, reportó una caída en las ventas por falta de unidades, producto de problemas para conseguir partes por faltantes de dólares. "Pero hay mucha demanda", contaron esta semana varios dirigentes en el evento de inversiones de Volskwagen en su planta de Pacheco. 
 
La producción lo muestra: según la asociación de fábricas ADEFA, hubo un 10 por ciento de crecimiento en la fabricación de autos en abril. Si se mira el primer cuatrimestre, ese número asciende a un 25 por ciento más de unidades. Pero la cifra más fuerte es la de la actividad metalúrgica, la madre de industrias y empleos. En el sector preocupan la incertidumbre política, pero sobre todo la falta de dólares en un escenario de mayor demanda.
 
Este diario accedió a otros números que muestran la recuperación fuerte de la actividad: según la cámara ADIMRA, en marzo hubo un crecimiento 10,3 por ciento en la producción de metales y el acumulado del primer trimestre registra una suba del 4,6. Así, esperan que el año termine entre un 5 y un 7 por ciento arriba, número importante porque el sector representa el 20 por ciento de todo el PBI industrial.
 
Y algo más: el crecimiento porcentual de la metalurgia suele calcar la suba del PBI general. El dato extra es que, a diferencia del año pasado, el rubro Petróleo y Gas está en un ascenso muy importante. Cambia la política macro de sustitución de importaciones.
 
El otro dato fuerte que hay que observar es el del cemento. En abril, la producción de ese insumo de obra llegará al segundo pico histórico y el segundo mejor abril en siete años, lo que prevé un crecimiento sostenido de la construcción, que tuvo un traspié intermensual en marzo. En este escenario, los ceos que emplean ven a Argentina ante una posibilidad de consolidar el crecimiento y no quieren volver atrás en las políticas productivas. 
 
Ahora bien, el mayor enigma de la política interna es cómo el Gobierno resolverá algo que es central: que ese crecimiento "no se lo queden cuatro vivos", como mencionó la vicepresidenta Cristina Fernández en relación al sector privado más concentrado.
 
Por Leandro Renou
 
Fuente: Página12
 
Seguí leyendo 
 
·         Pablo Biró: "La Embajada de Estados Unidos dio la directiva de reventar Aerolíneas Argentinas"
·         La Historia no siempre debe repetirse | Por Mempo Giardinelli
·         El Presidente, de gira, y la vice con agenda caliente
 
 
 
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2022 / 08:05
Con 300 delegados se realizó la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical en el teatro municipal Coliseo Podestá, en La Plata. La misma se ocupa de definir el marco de alianzas con otras fuerzas políticas y, más adelante, las candidaturas que levantará el radicalismo. Luego de meses de rosca acordaron una presidencia de consenso encabezada por Gastón Manes (hermano de Facundo) y una mesa con representantes de los distintos sectores partidarios.
 
Como ya venían anticipando sus principales referentes, el radicalismo se dispone competir por llevar a un candidato radical a presidente en 2023, luego de 8 años de fuerte subordinación al partido conservador fundado por Mauricio Macri. "Nosotros no tenemos dueño", tuvo que aclarar Gastón Manes, aunque luego especificó que lo harán dentro de Juntos por el Cambio. Allí insistieron con su negativa a incorporar a los liberales en la misma: "Esta vez les toca perder a los populistas de izquierda y de derecha".
 
De esta manera, los radicales se meten de lleno en la interna cambiemita, que promete ser foco de nuevos episodios de inestabilidad en el camino hasta 2023. Es que en la propia UCR, hace pocos meses atrás, a la hora de elegir a sus autoridades partidarias, se habían enfrentado el sector mayoritario encabezado por el gobernador jujeño Gerardo Morales y el sector de Evolución Radical, que responde a Martín Losteau.
 
Por el momento, los anotados para intentar disputar la candidatura radical a la presidencia y pelear en la interna con los candidatos del PRO, serían Facundo Manes, Gerardo Morales y, según algunas versiones, Alfredo Cornejo. Martín Losteau apuntaría a pelear en la Ciudad de Buenos Aires, con algunos guiños de Larreta que despertaron el enojo de los sectores de Bullrich dentro del PRO.
 
En su documento, los radicales plantearon: "subordinar las pasiones y las ambiciones al logro del objetivo común: sacar al país de la espiral de la decadencia". Extraña afirmación de parte del mismo partido que reprimió en el 2001 al pueblo que sufría las consecuencias nefastas del ajuste neoliberal que aplicaba el radical Fernando De la Rua y que en los últimos años se alió sin problemas a Macri para aplicar otros 4 años de ajuste y pactar un acuerdo con el FMI que hoy intenta condenar al país al atraso y la dependencia.
 
La Opinión Popular
 

28-05-2022 / 07:05
27-05-2022 / 11:05
27-05-2022 / 10:05
26-05-2022 / 10:05
El viernes a las 15, en La Plata, la UCR buscará la foto de unidad con la elección del nuevo presidente de la Convención partidaria. Frente a las internas del PRO, el radicalismo apostará por un candidato de consenso, Gastón Manes, hermano del diputado presidenciable Facundo. A diferencia del 2015, cuando se firmó la alianza con el macrismo, el espacio centenario intentará sellar un camino de protagonismo dentro de Juntos por el Cambio con competencia en todos los puntos del país y la voluntad de tener nombres propios en las distintas boletas en 2023.
 
Manes, impulsado por el presidente del comité radical nacional, Gerardo Morales, y el de Buenos Aires, Maximiliano Abad, se impondría de este modo a la otra opción que se estuvo manejando los últimos meses, la de Hernán Rossi, por el bando de Martin Lousteau. Si bien desde Evolución no confirmaron ni desmintieron el acuerdo con la cúpula de la UCR, desde la dirigencia ya hablan de un pacto sellado.
 
La jornada no dejará solo una imagen de unidad frente a las internas del PRO que, con ciertos puntos en común en el análisis de las causas de la inflación o las reformas profundas, inició una PASO antes de tiempo entre halcones y palomas. También la Convención dejará un fuerte mensaje de futuro y de poder. La UCR, desde la elección del año pasado, tiene la voluntad de hacer valer su peso político dentro de la alianza opositora. Estructura, historia, símbolos, gobernaciones, intendencias y candidatos atractivos son algunos de los valores que esgrimen.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar