La Opinión Popular
                  23:39  |  Sábado 28 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 24-01-2022 / 12:01
EL ESQUEMA NEOLIBERAL DOMINANTE EN LA DIRIGENCIA DEL PRO

Ideas confusas de María Eugenia Vidal sobre el endeudamiento argentino

Ideas confusas de María Eugenia Vidal sobre el endeudamiento argentino
La diputada María Eugenia Vidal acaba de proveer un material de análisis muy rico, difundió un hilo de tweets sobre el endeudamiento argentino. Un análisis detallado de ese material permite espiar un poco en su pensamiento pero es, además, un indicio fuerte sobre el esquema neoliberal dominante en la dirigencia del PRO.
La diputada María Eugenia Vidal acaba de proveer un material de análisis muy rico, difundió un hilo de tweets sobre el endeudamiento argentino. Un análisis detallado de ese material permite espiar un poco en su pensamiento pero es, además, un indicio fuerte sobre el esquema neoliberal dominante en la dirigencia del PRO.
 
Vidal difundió un hilo de cinco tweets. En el primero de ellos, la ex gobernadora sostuvo: "El 80 por ciento del préstamo contraído por el fondo se usó para pagar deudas en dólares, tomada por gobiernos anteriores, otro 13 por ciento para pagar deuda en pesos. La tasa fue la mitad de la del mercado en ese momento". Vidal ofreció como demostración de esa información un cuadro donde se detalla la cantidad de dólares del préstamo del Fondo que fueron destinados a cancelar letras o distintos bonos emitidos por el Estado argentino.
 
La primera curiosidad es que la información que brinda el cuadro es insuficiente. Para demostrar que el crédito fue utilizado para pagar deudas contraídas antes del 2015, debería incluir la fecha de emisión de los bonos y las letras cancelados. Sin embargo, ese dato no está. Parece que está pero no está.
 
Ella, ¿se dará cuenta de la trampa o simplemente colgó algo que le pasaron? Mientras se devela el misterio, conviene hacer un breve recordatorio. ¿No se produjo en abril de 2018 una estampida, en la que tenedores de miles de millones de letras en pesos empezaron a reclamar dólares? ¿No generó eso un desequilibrio que fue, al fin y al cabo, el que provocó una inestabilidad tremenda del tipo de cambio? ¿No fue ese fenómeno el que provocó que el Gobierno recurriera al Fondo, más allá de qué parte del crédito usara para satisfacer la demanda de dólares y cual para cancelar viejas deudas?
 
Entonces, aquí hay dos rasgos de la mirada económica de Vidal, que se asesora con algunos de los principales economistas de su partido. Uno: el material documental no es preciso. No alcanza para saber si su conclusión es correcta o no. Dos: el relato histórico omite elementos centrales para explicar lo que pasó. En ese sesgo hay, claro, un interés: si el problema fue la vieja deuda y no la crisis de confianza, la culpa es de quienes contrajeron la primera y no de quienes generaron la segunda. O sea: la culpa es del otro.
 
Pero ese primer tweet tiene otro detalle, porque da por sentado que utilizar el crédito del fondo para cancelar una deuda en dólares era una política criteriosa o, al menos, inevitable. "Se usó para pagar deudas", dice. ¿Estuvo bien eso? ¿Por qué estuvo bien? En su revisión difundida en diciembre, el propio Fondo Monetario sostuvo que ese crédito fue concedido para que la Argentina defendiera sus reservas.
 
Esto es, el Gobierno podría haber hecho lo que hizo unos meses después: limitar el retiro de dólares, reperfilar vencimientos, defender así las reservas y la moneda, y tal vez volver después más robusto al mercado de capitales. Al no hacerlo, habiendo alternativas obvias, dilapidó el dinero. La afirmación de Vidal es toda una posición en ese debate: ella parece estar de acuerdo con la manera en que se utilizó el dinero del Fondo, algo que el mismo Fondo cuestionó. ¿Lo está? ¿Lo habrá pensado al menos?
 

 
El tercer tweet de Vidal es igual de revelador. Vidal sostiene: "El gobierno actual se está endeudando más año a año". Para eso publica otro cuadro del cual se deduce que Mauricio Macri se endeudó a un ritmo de 18.159 millones de dólares por año mientras que Alberto Fernández lo hace a 23.106 millones.
 
Al igual que en el cuadro anterior, Vidal vuelve a apelar a la brocha gruesa: tan gruesa que no se entiende nada, aunque, una vez más, parezca lo contrario. La deuda de un país tiene diferentes componentes. Cualquier principiante lo sabe. Hay deuda en dólares, en pesos, a acreedores locales o extranjeros, a entidades estatales o a acreedores privados, con vencimientos a corto o a largo plazo, con tasas de interés altas medianas o bajas.
 
Un Estado que emite deuda en su moneda con vencimientos a mediano plazo y cuyos acreedores son de su país y, muchas veces, entidades del mismo Estado está en una situación más aliviada que otro Estado que emite deuda en moneda extranjera, a altas tasas de interés, vencimientos próximos y cuyos acreedores son privados. Aunque el monto sea igual, las diferencias entre una situación y la otra son gigantescas.
 
Por eso, en contraste con los números de Vidal, tal vez convenga mirar la evolución de la deuda en dólares del Estado argentino según los datos oficiales. El cuadro es muy diferente al que difunde Vidal y permite llegar a conclusiones muy diferentes.
 
En los ocho años de Cristina Kirchner, la deuda externa trepó de 75 mil millones a 148 mil millones, menos de 10 mil millones por año. Desde el 2015 al 2019, esos 148 mil millones se transformaron en 250 mil millones, lo que refleja una aceleración gigantesca del ritmo de endeudamiento -30 mil millones por año-- sobre todo si se tiene en cuenta que casi la totalidad se contrajo en los primeros tres años. Desde entonces, la deuda en dólares casi no varió, entre otras razones porque la Argentina no tiene acceso a los mercados.
 
Ese endeudamiento heredado por la actual administración limitó mucho las políticas públicas durante la pandemia. Por eso, el gobierno actual se vio obligado a emitir sin respaldo, y luego a secar el mercado con nuevas emisiones de deuda, esta vez en pesos, que crecieron mucho.
 
El endeudamiento en pesos de este Gobierno, en eso tiene razón Vidal, es de una magnitud que empieza a amenazar el futuro y se reproduce como una bola de nieve. Vidal, en este sentido, se parece a muchos otros dirigentes: cuando habla de los otros, puede tener razón.
 
El hilo de Vidal incluye otra afirmación que permite entender el centro de su pensamiento. "El camino para reducir la deuda es mediante el equilibrio de las cuentas públicas". Es otra simplificación que requiere aclaraciones. Muchas veces, quienes han repetido lo mismo realizaron un fuerte recorte de gastos.
 
Eso generó recesión y, por lo tanto, se recortaron los ingresos fiscales. Como el déficit es una relación entre ingresos y gastos, el déficit no se redujo. Llegar al equilibrio fiscal es una operación sofisticada que necesita explicarse. Si se lo trata como una consigna, seguramente salga mal. Mal hecho, genera desconfianza en los inversores y en los ciudadanos y un gobierno se autodestruye, como ya ocurrió.
 
Pero además, ¿de verdad es tan lineal que con equilibrio fiscal en pesos se reduce la deuda en dólares? Ninguna persona sensata debería negar los efectos desestabilizadores del déficit fiscal, especialmente en países frágiles como la Argentina. Pero, ¿bastará con reducirlo o eliminarlo?
 
Se llega al equilibrio fiscal, no es necesario emitir, entonces no hay demanda sobre el dólar, todo se tranquiliza: esa línea de pensamiento obedece a una escuela económica. No es neutral. Las veces que se quiso poner en marcha, generó problemas muy serios. Pero, en todo caso, es muy revelador que Vidal adhiera sin matices a ese enfoque extremo en el debate económico argentino.
 
El problema tal vez no sea de Vidal. Los tweets de la ex gobernadora están en línea con un profuso material de propaganda que elaboran casi los mismos economistas que participaron del proceso fallido de Mauricio Macri.
 
Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli, entre otros, repiten en cada reportaje las conclusiones de esos trabajos. "Nosotros no contrajimos la deuda", "la deuda se explica por el déficit heredado", "la crisis de confianza se produjo cuando ganó el kirchnerismo", son algunos de los latiguillos de esa campaña.
 
En todos los casos, se repite el slogan que unifica a toda la dirigencia nacional. "La culpa es del otro".
 
Por Ernesto Tenembaum
 
Publicado en Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2022 / 08:05
Con 300 delegados se realizó la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical en el teatro municipal Coliseo Podestá, en La Plata. La misma se ocupa de definir el marco de alianzas con otras fuerzas políticas y, más adelante, las candidaturas que levantará el radicalismo. Luego de meses de rosca acordaron una presidencia de consenso encabezada por Gastón Manes (hermano de Facundo) y una mesa con representantes de los distintos sectores partidarios.
 
Como ya venían anticipando sus principales referentes, el radicalismo se dispone competir por llevar a un candidato radical a presidente en 2023, luego de 8 años de fuerte subordinación al partido conservador fundado por Mauricio Macri. "Nosotros no tenemos dueño", tuvo que aclarar Gastón Manes, aunque luego especificó que lo harán dentro de Juntos por el Cambio. Allí insistieron con su negativa a incorporar a los liberales en la misma: "Esta vez les toca perder a los populistas de izquierda y de derecha".
 
De esta manera, los radicales se meten de lleno en la interna cambiemita, que promete ser foco de nuevos episodios de inestabilidad en el camino hasta 2023. Es que en la propia UCR, hace pocos meses atrás, a la hora de elegir a sus autoridades partidarias, se habían enfrentado el sector mayoritario encabezado por el gobernador jujeño Gerardo Morales y el sector de Evolución Radical, que responde a Martín Losteau.
 
Por el momento, los anotados para intentar disputar la candidatura radical a la presidencia y pelear en la interna con los candidatos del PRO, serían Facundo Manes, Gerardo Morales y, según algunas versiones, Alfredo Cornejo. Martín Losteau apuntaría a pelear en la Ciudad de Buenos Aires, con algunos guiños de Larreta que despertaron el enojo de los sectores de Bullrich dentro del PRO.
 
En su documento, los radicales plantearon: "subordinar las pasiones y las ambiciones al logro del objetivo común: sacar al país de la espiral de la decadencia". Extraña afirmación de parte del mismo partido que reprimió en el 2001 al pueblo que sufría las consecuencias nefastas del ajuste neoliberal que aplicaba el radical Fernando De la Rua y que en los últimos años se alió sin problemas a Macri para aplicar otros 4 años de ajuste y pactar un acuerdo con el FMI que hoy intenta condenar al país al atraso y la dependencia.
 
La Opinión Popular
 

28-05-2022 / 07:05
27-05-2022 / 11:05
27-05-2022 / 10:05
26-05-2022 / 10:05
El viernes a las 15, en La Plata, la UCR buscará la foto de unidad con la elección del nuevo presidente de la Convención partidaria. Frente a las internas del PRO, el radicalismo apostará por un candidato de consenso, Gastón Manes, hermano del diputado presidenciable Facundo. A diferencia del 2015, cuando se firmó la alianza con el macrismo, el espacio centenario intentará sellar un camino de protagonismo dentro de Juntos por el Cambio con competencia en todos los puntos del país y la voluntad de tener nombres propios en las distintas boletas en 2023.
 
Manes, impulsado por el presidente del comité radical nacional, Gerardo Morales, y el de Buenos Aires, Maximiliano Abad, se impondría de este modo a la otra opción que se estuvo manejando los últimos meses, la de Hernán Rossi, por el bando de Martin Lousteau. Si bien desde Evolución no confirmaron ni desmintieron el acuerdo con la cúpula de la UCR, desde la dirigencia ya hablan de un pacto sellado.
 
La jornada no dejará solo una imagen de unidad frente a las internas del PRO que, con ciertos puntos en común en el análisis de las causas de la inflación o las reformas profundas, inició una PASO antes de tiempo entre halcones y palomas. También la Convención dejará un fuerte mensaje de futuro y de poder. La UCR, desde la elección del año pasado, tiene la voluntad de hacer valer su peso político dentro de la alianza opositora. Estructura, historia, símbolos, gobernaciones, intendencias y candidatos atractivos son algunos de los valores que esgrimen.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar