La Opinión Popular
                  01:43  |  Jueves 26 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 22-01-2022 / 06:01
UN AMOR QUE CAMBIÓ LA HISTORIA

Cuando Eva conoció a Juan

Cuando Eva conoció a Juan
Eva Duarte conoció a Juan Perón el 22 de enero de 1944, en un acto realizado en el estadio Luna Park con el fin de condecorar a las actrices habían recaudado en la colecta de solidaridad con las víctimas del terremoto de San Juan.
 
Eva Duarte, con 24 años, conoció a Juan Perón, de casi 50 años, el 22 de enero de 1944, en un acto realizado en el estadio Luna Park por la Secretaría de Trabajo y Previsión con el fin de condecorar a las actrices que más fondos habían recaudado en la colecta de solidaridad con las víctimas del terremoto que asoló la ciudad de San Juan.
 
Tal vez se cruzaron antes de ese día, sí, en la Secretaría de Trabajo y Previsión, porque Eva, lejos de ser una pobre muchachita que llegó a la cumbre gracias a Perón, ya era presidenta de la Asociación de Artistas de Radio, tenía programas de radio y era actriz de cine.
 
Pero lo cierto es que la verdadera historia empezó ese día. Después del festival fueron a comer juntos... y ya no volvieron a separarse. ¿Quién "levantó" a quién? ¿Perón a Eva, o viceversa? Fue mutuo. Se gustaron, y punto.
 
¿Cómo cayó esa relación en el mundo militar? Mal. Muchos camaradas de Perón le dijeron que Eva no era la mujer adecuada. ¿Cuál fue su respuesta? ¡Los sacó corriendo! Por ese motivo, Perón sostendría luego que "la decisión del casamiento con Eva fue el primer acto revolucionario que produjo el justicialismo".
 
Fue un amor que cambió la historia argentina.
 
La Opinión Popular

 

Cuando Eva conoció a Juan
Un amor que marcó a fuego la política argentina del siglo XX: el encuentro entre Juan Domingo Perón y María Eva Duarte.
 
Perón cuenta: "Eva entró en mi vida como el destino. Fue un trágico terremoto que sacudió la provincia de San Juan, en la cordillera, y destruyó casi enteramente la ciudad, el que me hizo encontrar mi mujer. En aquella época yo era ministro de Trabajo y Asistencia Social. La tragedia de San Juan era una calamidad nacional. Para socorrer a la población movilicé al país entero; llamé a hombres y mujeres a fin de que todos tendiesen la mano a aquella pobre gente de aquella provincia remota. Entre los tantos que en aquellos días pasaron por mi despacho, había una joven dama de aspecto frágil, pero de voz resuelta, con los cabellos rubios y largos cayéndoles a la espalda, los ojos encendidos como por la fiebre. Dijo llamarse Eva Duarte, ser una actriz de teatro y de la radio y querer concurrir, a toda costa, a la obra de socorro para la infeliz población de San Juan".
 
"Hablaba de manera vivaz, tenía ideas claras y precisas e insistía en que se le confiara un cargo. Yo la miraba y sentía que sus palabras me conquistaban; estaba casi subyugado por el calor de su voz y de su mirada. Eva estaba pálida pero mientras hablaba su rostro se encendía. Tenía las manos escuálidas y los dedos ahuesados; era un manojo de nervios. Discutimos largo rato. Era la época en que en mí se abría camino la idea de dar vida a un movimiento político que transformase radicalmente la vida de la Argentina", prosigue.
 
"Vi en Eva una mujer excepcional, una auténtica «pasionaria» animada de una voluntad y de una fe que se podía parangonar con la de los primeros creyentes. Eva debía hacer algo más que ayudar a la gente de San Juan; debía trabajar por los desheredados argentinos. Decidí, por lo tanto, que Eva Duarte se quedase en el ministerio mío y abandonase sus actividades teatrales", recuerda Perón. Había nacido una relación que tan sólo la muerte pudo interrumpir y que marcó un antes y un después en la historia argentina.

 
Juan Reynaldo Navarro salió a desmentir al titular de FARER
 
En la imagen: Perón convocó una reunión el lunes 17 de enero de 1944 por la tarde, a la que concurrieron artistas, gremios y empresarios, para sumar voluntades en vistas a una colecta nacional de fondos. Fue en la calle Perú 160, donde funcionaba la Secretaría de Trabajo y Previsión, en el Hemiciclo, Sala de Representantes de la Legislatura porteña. El encuentro lo presidió Perón, escoltado entre otros, por Domingo Mercante y Raúl Alejandro Apold.
 
De esa jornada, se conserva la fotografía que vemos arriba que retrata ese episodio. Perón está de pie hablando, y en la primera fila aparecen sentados: Olinda Bozán, Pierina Dealessi, Eva Duarte, Francisco Álvarez, Oscar Valicelli, Nini Marshall, Leonardo Barujel y Enrique Muiño. En la misma imagen, de espaldas, está sentada Mirtha Legrand.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
Cuando Eva conoció a Juan
Eva también dio su versión, algunos años después, del encuentro: "No sé cómo me animé a hacerlo. El impulso lo hizo todo. Vi el sillón vacío y corrí hacia él. Sin pensar si correspondía o no. Me vi de pronto al lado de Perón que me miraba con aire un tanto asombrado. Y empecé a hablarle. De cualquier cosa. De la fiesta, de la necesidad de colaborar, qué sé yo. Cuando terminó el acto Perón me invitó a comer algo por ahí. Acepté y fuimos. Quedé marcada a muerte. Fue, como dije tantas veces, mi día maravilloso".
Cuando Eva conoció a Juan
Eva Duarte y Juan Domingo Perón.
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar