La Opinión Popular
                  08:25  |  Martes 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-01-2022 / 08:01
EL SHOW DE LA ULTRA DERECHA

Javier Milei: la vieja y gastada novedad de la anti política

Javier Milei: la vieja y gastada novedad de la anti política
La anti política se ha sacado la careta. No disimula su esencia antidemocrática. Agrupa a los halcones de la derecha ya instalada y tiene como figura fulgurante a un aventurero que hace pie en un estado de conciencia de los sectores medios de nuestra sociedad refractario a cualquier reflexión política seria.
El discurso de Javier Milei debe ser tomado en serio, más allá de los pintoresquismos con que el comediante se presenta a sí mismo. En tiempos en que se hace urgente la necesidad de una profunda reforma tributaria dirigida a la progresividad de los impuestos, que desahogue a sectores pobres y medios y convoque a una mayor solidaridad social por parte de quienes más poseen reaparece una doctrina que la historia supo superar, la de la meritocracia: el poder en manos de quienes "gracias a sus méritos" concentran en sus manos porciones inmensas y crecientes de la riqueza que la sociedad produce.
 
El individualismo más cerril, la ausencia de solidaridad y de compasión, el desprecio por las clases populares y la añoranza de regímenes políticos autoritarios se presentan como novedad política por medio del histrionismo de un personaje.
 
La anti política se ha sacado la careta. No disimula su esencia antidemocrática. Agrupa a los halcones de la derecha ya instalada y tiene como figura fulgurante a un aventurero que hace pie en un estado de conciencia de los sectores medios de nuestra sociedad refractario a cualquier reflexión política seria.
 
No se puede ser indiferente al desarrollo del fenómeno: es propio de una situación de dolor y de temor que no es exclusivamente argentino. Fenómenos análogos recorren el mundo. En nuestro país y en nuestra región existe una tradición política y social, diversa en sus orígenes y que ha alcanzado grados de organización e iniciativa muy importantes.
 
Somos la sociedad que parió a las madres y a todas las organizaciones de derechos humanos, la que emergió de la crisis del neoliberalismo de hace veinte años y reconstruyó con nuevos nombres y motivos ideales las más nobles tradiciones populares.
 
La que enfrentó el intento de disminuir las condenas a los represores y la que está dispuesta a movilizarse contra los intentos anti democráticos que se hacen cada vez más intensos. El sainete con el sorteo del sueldo de un diputado puede ser llevado entre nosotros al rincón del cambalache discepoliano, donde está la biblia junto al calefón.
 

 
En el trabajo "El político y el científico", el célebre pensador Max Weber desentrañó la cuestión de la política como una profesión. Una cuestión que solamente podía plantearse cuando el Estado y la propiedad personal de sus jefes y funcionarios había sido separado de los bienes del estado. Es el tiempo de las revoluciones burguesas que vino a terminar -por lo menos de palabra- con la confusión entre patrimonio público y patrimonio personal de los que mandan.
 
Dice Weber que en las circunstancias propias de la modernidad se puede vivir para la política o vivir de la política. Y agregaba que quien decide vivir para la política "ha de ser económicamente independiente de los ingresos que la política pueda proporcionarle...tiene que ser económicamente libre".
 
Esa es la base histórica de la existencia de lo que algunos llaman, con escaso rigor, la "clase política", un ejército de funcionarios públicos, legisladores, asesores técnicos -entre otros muchos oficios- que reciben de la política (del Estado) su fuente de sustento.
 
De no existir este sistema, solamente podrían dedicarse a la política las personas "económicamente libres", básicamente quienes viven de sus rentas. Es decir, quedaría establecido un principio clasista en la composición del aparato político de nuestras sociedades.
 
La tan denostada "clase política" es el resultado de un proceso de democratización y de inclusión de sectores no dominantes económicamente en el proceso de toma de decisiones políticas en una sociedad.
 
Un proceso, hay que decir, muy incompleto, como puede comprobarse averiguando cuántas personas del mundo popular integran nuestras listas de candidatos (las de todos los partidos).
 
Esta introducción viene a cuenta por el "caso Milei", el dirigente "ultraliberal" o "libertario" recientemente electo diputado. El hombre ha resuelto sortear sus sueldos, es decir que él no va a vivir de la política.
 
No se decidió a darle otro destino a sus dineros asignados por el estado, como podría haber sido la ayuda a determinadas instituciones dedicadas al bien público. Prefirió una de las más viejas instituciones sociales: la "lotería".
 
La previa al sorteo no careció de escribanos y garantes orgánicos de la limpieza del procedimiento. Alrededor de un millón de personas se inscribieron y -según los organizadores- más de siete millones miraron la página web de la organización.
 
Hasta aquí puede hablarse de un exitoso operativo propagandístico, que, según Milei se repetirá cada vez que el diputado reciba la autorización para el cobro de sus haberes. El operativo publicitario es impecable. Su fundamento ideológico es oprobioso.
 
"Para mí, cobrar impuestos es un acto violento. El Estado le saca a la gente por la fuerza. Yo no quiero ser financiado por el robo", declaró Milei, poco después del sorteo, según la edición web de El Cronista. 
 
Es decir, el pintoresco espectáculo del "sorteo" de una dieta de diputado se convierte en la ocasión de una provocación antidemocrática.
 
"Yo no quiero ser financiado por el robo" significa que todos los otros lo son y aceptan el hecho de serlo. Para no formar parte de lo que el ultraderechista llama "la casta", todos los diputados y todos los funcionarios públicos deberían renunciar a sus emolumentos.
 
Cuando llega la circunstancia de explicar cuáles son los ingresos que le permiten el acto de renuncia al cobro de la dieta, Milei dice que "dicta conferencias", y que éstas son muy exitosas y bien remuneradas.
 
Acá hay un problema. Porque es de imaginar que el éxito de su trabajo tiene que ver con su calidad. Y es difícil separar la calidad de un trabajo del esfuerzo y el tiempo que demandan alcanzarlo. Y el diputado de la nación no tiene "tiempo libre".
 
Es un trabajo a tiempo completo y de dedicación totalmente exclusiva. Qué pasa si la fecha de la charla coincide con una sesión de la cámara. En cualquier caso ¿no quita tiempo la preparación de una charla o una conferencia a la labor de un diputado?
 
Estamos ante la puesta en escena de un discurso clasista, absolutamente ajeno a cualquier interpretación democrática de la política. Su triunfo llevaría al regreso de la política previa a la revolución democrática y a la incorporación de los trabajadores a la política.
 
La política de los partidos "de notables", es decir de las clases poseedoras. Y al voto calificado, que estaría reservado a quienes consideran que los impuestos son una injusticia que se aplica con violencia.
 
Por Edgardo Mocca
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-05-2022 / 11:05
El Censo era una oportunidad de bajar un cambio y aceptar que está bueno. Que solamente a un trastornado se le ocurriría cuestionarlo de base. Saber qué cantidad somos, de qué manera estamos repartidos según distritos representados de cuál modo; precisar bajo qué condiciones se vive; indagar sobre acceso a servicios básicos, etc.
 
Hay comprobaciones censales desde antes de Cristo (primera dinastía egipcia), se efectúan en todo el mundo y, con diferentes modalidades, países como Francia redujeron de diez a cinco años el período entre un relevamiento y otro. Naturalmente, habría lugar para señalamientos negativos en torno de cantidad y calidad de preguntas que pudieron faltar. Pero, sólo a desencajados y alborotadores de baja fusta se les prendería la lamparita de impugnar la herramienta en sí.
 
Hasta el Censo cayó bajo la grieta promovida por los odiadores seriales. Las cosas que se vieron y escucharon en la agenda publicada son de un nivel a prueba de todo estómago e (in)sensatez. Una minoría insignificante de gente que no fue censada se transformó, mediáticamente, en la demostración de que se acabó en desastre.
 
Referentes comunicacionales se preguntaron "cuánta plata nos salió esto". Y otros, que al cabo son los mismos, llamaron a comprender que el Censo fue para sumar otro día sin laburar. ¿Qué clase de ignorantes pueden formular asertos de este tipo? ¿Cómo es posible que haya lugar para decir barbaridades como ésas con total arbitrariedad, sin temor a la sanción social?
 
¿Hasta dónde puede llegar el extravío de quienes necesitan retroalimentar el odio como motor de sus intereses políticos? ¿O acaso el odio es un elemento constitutivo de la política frente al que, ya, cuando se desata con impunidad no parece haber barreras efectivas?
 

23-05-2022 / 10:05
22-05-2022 / 10:05
El 28 de octubre de 2009 la entonces presidenta Cristina Fernández presentó su proyecto de "Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral". Su característica más destacada era la implementación de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para que cada partido o frente político dirimiera sus candidaturas. El objetivo era "ordenar" (eufemismo para acotar, disminuir) la oferta electoral. El Senado sancionó la iniciativa, que había pasado con cambios por la cámara de Diputados, el 2 de diciembre, 35 días más tarde.
 
La oposición protestó: el trámite había sido demasiado rápido para una reforma electoral (un tratamiento express) y, por la gravedad del asunto, no era deseable que se hiciera sin acuerdo opositor. Tenían razón las dos veces. Seis elecciones más tarde los efectos y defectos colaterales del sistema son evidentes. El sector político que impulsó las PASO intentó evitarlas a toda costa y cuando tuvo que usarla, provincia de Buenos Aires en 2015, salió mal. Por otra parte, quienes se resistieron en un primer momento, supieron aprovecharlas mucho mejor y construir sobre ellas buenos resultados.
 
Pero los problemas van mucho más allá de eso. En principio: el objetivo con el que fueron diseñadas las primarias no se cumplió. Al contrario, desde que se implementaron por primera vez, en 2011, hasta 2019, la cantidad de partidos que participó de las elecciones en todo el país aumentó de 443 a 642, según advirtió el politólogo especializado en la materia Facundo Cruz en la última entrega de su excelente newsletter La gente vota. La distancia entre que la PASO anticipa el resultado y este se concreta, más de dos meses después, ha sido sustrato para escenarios de alta volatilidad política y económica.
 
Por desgracia, en lugar de adoptar ahora una actitud constructiva que permita discutir la mejor solución a los problemas de origen y de implementación de la normativa vigente para perfeccionar el sistema electoral, la oposición de derecha comete ahora el mismo error y, apoyada en una mayoría contingente, avanza con una reforma a los empujones. En este caso es todavía más grave, porque ni siquiera existe aún un proyecto. Hay cerca de una docena dando vueltas, que difieren en aspectos clave.
 

22-05-2022 / 09:05
La Argentina es un país muy extenso con baja densidad media de población distribuida de modo dispar, con gran concentración en centros urbanos. Cuenta con un desarrollo industrial considerable, mano de obra y profesionales calificados pero todo eso no alcanza para el crecimiento sustentable y prolongado.
 
Es exportador de productos agropecuarios que le reditúan ingresos en divisas pero "el campo" no emplea tanta mano de obra como la industria. Está alejada de los grandes centros de poder, hace décadas que no tiene conflictos bélicos con países limítrofes. Padece las crisis del capitalismo mundial que usualmente se tradujeron en dificultades económicas y zozobras institucionales. Así pasó en 1890, 1930 y 2008, por aludir a algunos casos.
 
Durante el mandato del presidente Alberto Fernández viene sufriendo dos crisis globales, que castigan a todo el planeta: pandemia y guerra en Ucrania. Las catástrofes duelen más por acá porque se asientan en el legado macrista: industricidio, economía tembleque, deuda externa record. Las desigualdades entre clases y regiones se acentuaron. Creció la concentración de la riqueza. Los padecimientos en pandemia se repartieron potenciando asimetrías preexistentes.
 
La derecha argentina es extrema como sus parientes en otras latitudes. Sus líderes reniegan de la identidad propia, la esconden: se definen como "republicanos o liberales". Los refutan sus desempeños cuando gobernaron. Partidarios de un capitalismo sin frenos, promueven bajas de impuestos y reducción de derechos laborales. Elisa Carrió, esta semana, propuso disminuir algunas indemnizaciones por despido causado y reducir la cantidad de empresas en las que debe haber delegados de personal. No es la economía, giles, es la puja de poder entre clases.
 
La clase trabajadora argentina es demandante, se moviliza con agilidad, reivindica derechos. La praxis marida mal con el capitalismo soñado por la derecha que cuestiona a los "populistas". "Populistas" definió toscamente el economista Javier González Fraga son los que "se creen con derecho" a consumir, a disponer de bienes típicos (no lujosos) de la etapa.
 
Según las visiones ultraliberales la democracia es el factor que agrega irracionalidad a la gestión del sistema (capitalista). La tentación populista resulta de un electorado que no es capaz de darse por satisfecho con lo que le proporcionan los mecanismos del mercado. La consideran una patología inherente al sistema democrático en el cual la mayoría utiliza su poder numérico en favor de medidas que parecen beneficiarla en el corto plazo pero que terminarían comprometiendo el mecanismo de la economía capitalista, presentado a su vez como la supuesta base de todo el progreso social.
 
Para los defensores de esta corriente, el nudo a desatar radica en cómo limitar la democracia para proteger el mercado sin poner en riesgo la legitimidad del orden social. Las catástrofes acontecidas desde 2020 repartieron mal poder, riquezas, esperanzas, perspectivas futuras. La puja política en la Argentina refleja esa disparidad en un trance difícil y desafiante para las fuerzas nacional-populares. 
 

21-05-2022 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar