En esta tercera ola, con cifras de testeos y positivos apabullantes, las agresiones se están volviendo moneda corriente. La situación no tiene control y es de suma urgencia exigir a los gobiernos y ministerios correspondientes medidas urgente para tener condiciones dignas y seguras de trabajo.
 
La Opinión Popular
 
'/> Nogoyá: una médica renunció luego de haber sido agredida por una energúmena / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  04:34  |  Lunes 24 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 07-01-2022 / 11:01
DE LOS APLAUSOS A LAS AGRESIONES: PREOCUPACIÓN POR LA SEGUIDILLA DE HECHOS DE VIOLENCIA SOBRE PROFESIONALES DE LA SALUD

Nogoyá: una médica renunció luego de haber sido agredida por una energúmena

Nogoyá: una médica renunció luego de haber sido agredida por una energúmena
Los casos se repitieron en centros de testeo y hospitales de distintos puntos del país. Los más graves incluyeron golpes. También hubo agresiones con gritos e insultos. Desde los gremios coinciden en que el personal está agotado y se necesitan medidas e inversión para garantizar su seguridad.
En las últimas semanas se estuvieron viralizando situaciones de violencia y maltrato a diferentes profesionales de la salud. La médica Micaela Balbi renunció al hospital San Blas de Nogoyá por la agresión verbal y psicológica que recibió. Un médico fue golpeado en el Hospital Santojanni, en la Ciudad de Buenos Aires. Trabajadores fueron maltratados en centros de testeo de Mar del Plata. Una profesional fue increpada en una institución de Mendoza. Y otra golpeada en un hospital de Pacheco, en la provincia de Buenos Aires.
 
En el marco del recrudecimiento de casos covid y la demanda de testeo volcó un requerimiento impresionante en todos los centros de salud. La demanda aumentó entre un 300 y 400 % en solo dos semanas. La tensión aumenta y el colapso y agotamiento sin precedente dejan expuesta una situación difícil para la población. La descarga de enojo y violencia se desatan sobre los trabajadores de la salud.
 
Desde distintos puntos del país, en los últimos días se repitieron escenas de violencia hacia quienes le ponen el cuerpo a la pandemia desde hace dos años. Ante una tercera ola que arrasa y bate récords de contagios, desde los gremios reclaman que se tomen medidas para que profesionales de la salud no se conviertan en blancos de ataques en un sistema sanitario en ebullición.
 
"Si no estás capacitada para estar las 24 horas parada haciendo testeos, no vengas", le gritó un energúmeno a una médica en un centro de salud de Tunuyán, Mendoza. La mujer, al borde del llanto, le explicaba que no tenía ni tiempo para ir al baño. Algo similar se dio en un centro de testeo marplatense, donde un grupo de personas gritó e insultó a tres trabajadores que hisopaban en Playa Bristol. "¿No entendés que no me dan las manos?", les dijo uno de ellos.
 
Ningún trabajador de la salud merece ser expuesto por esta situación, cuando se está haciendo trabajar a personal de la salud aunque sean grupos de riesgo, han hecho volver a embarazadas, quienes son Covid tienen cinco días de aislamiento contra siete del resto de la población.
 
Lejos quedaron los aplausos que todas las noches reconocían el trabajo de trabajadores y trabajadoras de la salud en la primera etapa de la pandemia. Al poco tiempo comenzaron los 'escraches' a médicos y médicas en sus edificios, donde les dejaban carteles para que se mantuvieran lejos por miedo al contagio.
 
En esta tercera ola, con cifras de testeos y positivos apabullantes, las agresiones se están volviendo moneda corriente. La situación no tiene control y es de suma urgencia exigir a los gobiernos y ministerios correspondientes medidas urgente para tener condiciones dignas y seguras de trabajo.
 
La Opinión Popular
 

 
Nogoyá: una médica renunció luego de haber sido agredida
 
Desde el hospital San Blas de Nogoyá repudiaron la agresión que sufrió una médica de parte de una mujer que pretendía ser hisopada.
 
Desde el equipo de Salud del hospital San Blas de Nogoyá repudiaron "enérgicamente" la agresión verbal y psicológica que recibió la médica Micaela Balbi en la tarde del martes. Esta profesional presentó la renuncia al servicio de Guardia de la institución por el maltrato que recibió por parte de una vecina de Nogoyá.
 
El nosocomio también denunció públicamente que el maltrato fue "replicado por algunos medios que alimentan y disfrutan estas malas situaciones".
 
Según se conoció, una mujer se puso agresiva con la profesional porque no había más turnos para realizar hisopados para Covid-19. La insultó y amenazó a los gritos.
 
"Fue una situación sumamente penosa y desagradable", dijo el director del hospital, Javier Ascúa, en declaraciones a FM La 21. "Ella quedó con mucho temor y por eso fue la presentación de la renuncia. Estaba con una crisis de angustia por lo que le había acontecido", agregó sobre lo sufrido por la profesional de la salud.
 
 
El repudio
  
"La tensión extrema, el mal humor y los gritos recibidos, fueron la única causante de este gran perjuicio a nuestra institución, ya que el hospital se queda sin una gran profesional que atendía urgencias las 24 horas que estaba en la ciudad", manifestó el equipo del nosocomio.
 
"Simplemente pedimos empatía a estos vecinos agresivos, que son los menos, pero se hacen sentir; y colaboración a los replicadores de información subjetiva a la hora de tratar la información. Tengan en cuenta que los referentes del personal sanitario, no paran de trabajar hace dos años, muchos no tienen vacaciones y, además, cuentan con la poca colaboración de profesionales nacidos en la ciudad y vecinos que no entienden la compleja situación desatada por ellos mismo es las reuniones sociales", advirtieron a través de la cuenta de Facebook del hospital San Blas de Nogoyá.
 
Luego advirtieron que si una persona vacunada con esquema completo no puede hisoparse y tiene síntomas, debe aislarse y esperar en su casa; y si necesita atención médica de urgencia, deberá acercarse al servicio de guardia del hospital, único efector que los recibe en la ciudad. "Hacer el test no cambia en nada, porque una persona con síntomas ya se considera positivo. Pero también existen los laboratorios privados, que abonando se los pueden hacer", aclararon.
 
"Recordemos que hace dos años se aplaudía a los profesionales de la salud, hoy se los agravia, se los maltrata y hasta se los ningunea en medios radiales con una bajeza propia de una mirada subjetiva, de total ignorancia sobre manejo de salud pública. ¿Qué nos pasó en este tiempo?", finalizaron.
 
Fuente: UNO
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-01-2022 / 22:01
El gobierno de Gustavo Bordet anunció una medida sanitaria preventiva, el Pase Sanitario, que permitirá el ingreso a ciertas actividades recreativas, como eventos masivos, fiestas en locales bailables y viajes, únicamente a personas con esquema de vacunación completa. El Pase Sanitario no obliga a vacunarse, solo impide entrar en determinados lugares si alguien no está vacunado. Esta decisión generó polémica, con voces a favor y en contra. Macristas gurkas, que responden a Mauricio Macri y Patricia Bullrich; y libertarios que siguen a Javier Milei, afirman que el Pase es una medida discriminatoria, autoritaria y violenta.
 
El Gobierno viene en debatiendo con antivacunas a los que sectores de Juntos por el Cambio acompañaron o lideraron un largo trecho. Pero, además de la oposición política, hay quienes quieren evitar ser inmunizados contra la covid-19 -sin presentar problemas de salud ni ser avalados por un médico- solo por no confiar en las vacunas por creencias personales o religiosas. Estas creencias están apoyadas en desinformación como la que difunde las organizaciones antivacunas.
 
No existe el "derecho" a enfermar a los otros. No existe el derecho a obligar a los demás ciudadanos a ser sujetos pasivos involuntarios de la ingesta de bebidas, humo de cigarrillo o alimentos nocivos, y no puede tampoco aceptarse una supuesta obligación de ser sujetos pasivos involuntarios de la introducción compulsiva de agentes nocivos en las vías respiratorias, ni puede reconocerse a nadie el "derecho" unilateral de contagiar y enfermar a los demás.
 
El Pase Sanitario es una medida preventiva y un incentivo para que los ciudadanos se vacunen, principalmente los más jóvenes. Hay que entender que cuando uno no se vacuna puede afectar a otros. Y no existen derechos absolutos en la Constitución: el derecho a la autonomía de la voluntad tiene limitaciones y una de ellas es cuando se pone en riesgo a un tercero. La libertad, como genérica e imprecisamente invocan los antivacunas, no es un derecho absoluto ni se encuentra por encima del derecho a la vida que implica el derecho a la salud.
 
No prosperan los amparos legales de los antivacunas contra la implementación del Pase Sanitario porque la medida no es inconstitucional. El Covid genera infecciones y contagios y está probado que las vacunas disminuyen su gravedad. Cuando las personas no se vacunan -y tienen libertad de no vacunarse- pueden transmitir el virus y eso puede colapsar el sistema de salud. Ese es el problema. Si la gente decide no vacunarse colapsará el sistema de salud y las terapias intensivas. Lo cual (vacunarse o no) deja de ser una cuestión personal (de libertad individual). No vale ese principio porque afecta a la salud pública. El bien jurídico en juego, no es la libertad individual sino la salud pública. Desde ese punto de vista no es inconstitucional.
 
La restricción de derechos no es irrazonable. No se obliga a vacunar ni se impone el encierro de personas. El Pase Sanitario no impide el desplazamiento, sino que impide la entrada a determinados lugares y actividades de mayor riesgo epidemiológico y sanitario. Así como hay libertad de no vacunarse, hay que respetar la libertad de que no lo acepten en un lugar cerrado y muchas personas, sino está vacunado.
 
El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, ante el pedido de una ciudadana sobre la inconstitucionalidad del pase sanitario, rechazó el planteo por no violar la normativa vigente. Los antivacunas son torpes cuando recurren al artículo 19 de la Constitución, que sostiene que toda aquella conducta que no afecte a terceros queda exenta de la voluntad de los magistrados. Siempre que "no afecte a terceros". Y este tema sí perjudica a terceros, porque afecta a la salud de los demás. Es improbable que algún juez les dé la razón y las chances que la Corte Suprema lo declare inconstitucional parecen hoy nulas.
 
La Opinión Popular
 

22-01-2022 / 11:01
22-01-2022 / 11:01
21-01-2022 / 18:01
21-01-2022 / 09:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar