La Opinión Popular
                  23:33  |  Miércoles 26 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-12-2021 / 10:12
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Hay algunos motivos para brindar

Hay algunos motivos para brindar
En el último domingo del año, aunque hay más contagios y necesidad de cuidados, la gente común podrá amucharse, festejar, poner algo en la mesa, brindar. Con tremenda disparidad, lo subrayamos en cada columna, también en esta. Pero, por lo menos, han mejorado las perspectivas y podemos vernos las caras, reencontrarnos, tener un rato de alegría o hasta de felicidad.
La nueva anormalidad causó estragos una semana atrás. El rechazo del Presupuesto 2022 en la Cámara de Diputados complicará la gestión pública nacional y en efecto cascada las provinciales y municipales. Perjudica al Estado y a los ciudadanos. La prórroga mediante decreto presidencial del Presupuesto 2021 obra como paliativo pero sin impedir plenamente trabas, demoras e incertezas.
 
La irresponsabilidad opositora lo hizo. Las divisiones de Juntos por el Cambio (JxC) favorecen a sus facciones intransigentes u obstruccionistas, destituyentes en el borde. Las palomas (suponiendo que existieran) son devoradas por los halcones.
 
Una sesión memorable, acaso irrepetible, reformando el impuesto a los Bienes Personales (BBPP) concedió una revancha parcial al Frente de Todos (FdT). Derramó recursos para los gobernadores de cualquier signo político: el impuesto es coparticipable; reducir la recaudación secaría las arcas provinciales. La firma del Compromiso Fiscal va en el mismo sentido. Las diferencias de roles entre los dirigentes cambiemitas sin Tierra y los que gobiernan gravitan más que las partidarias o la de las facciones internas.
 
El crecimiento anual del PBI supera las previsiones, el impacto del turismo, la gastronomía, y el entretenimiento lo explica en buena medida. La heterogeneidad entre trabajadores de diferente inserción o distintas ramas de producción sigue constante aunque se notan promisorias mejoras de consumo popular.
 
La temporada de verano será record, viajarán millones de argentinos: un conjunto que no se reduce a la clase alta aunque (ay) sin abarcar a la totalidad. Mejoró la tasa de empleo y bajó la de desocupación según mediciones del INDEC. No por efecto desencanto (falta de búsqueda) sino por creación de puestos de trabajo.
 
Los informales y las mujeres, usuales últimos orejones del tarro, ranquean entre los más beneficiados. Un sociólogo describe, en un recomendable hilo de tuits: "se recuperó el empleo en todas las categorías ocupacionales, aunque principalmente más en las más afectadas por la pandemia (informales y cuentapropistas), a su vez las más precarias. Hoy hay un poco menos de asalariados informales y un poco más de cuentapropistas que en 2019".
 
Al cuadro, certero y agridulce, debe agregarse una de las carencias de la etapa: la baja capacidad adquisitiva de los sueldos. De cualquier modo, la reactivación mejora la vida, dinamiza la economía, funciona como émbolo keynesiano.
 
El Gobierno decide desinstalar en etapas la prohibición de despedir. La hipótesis oficial, sensata y antagónica al relato empresarial, es que los patrones no contratan porque es barato ni dejan de hacerlo porque son caros los virtuales costos por indemnizaciones. Lo hacen cuando tienen perspectivas de producir, crecer, vender o exportar. Las corporaciones empresarias no celebran la novedad, entretenidas en victimizarse por el proyecto referido a Bienes Personales.
 

 
AVANCES LOCALES Y REGIONALES. SE FIRMA EL CONSENSO FISCAL
 
Una sesión asombrosa en el Congreso tras el rechazo del Presupuesto
 
El gobierno dio vuelta la sesión en Diputados, combinando muñeca, capacidad para negociar y la cuota de fortuna que Maquiavelo juzgaba imprescindible. Por un voto se aprobó la reforma impulsada por el oficialismo, superior al proyecto que venía del Senado aprobado por unanimidad.
 
La antidemocrática praxis opositora dejando sin Presupuesto al Estado aprovechó errores tácticos del oficialismo. Se subsanaron en esta semana. Más diálogo, destreza para sumar al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT-Unidad). Digamos todo: el triunfo contó la colaboración de dos diputados radicales que estaban de paseo, en el extranjero. El viajar es un placer con espinas. Por una vez, Disneylandia propicio una reforma progresista.
 
Los aliados de PRO fustigaron a los viajeros pero las diatribas más feroces provinieron de la prensa dominante. Periodistas de Clarín y La Nación maltrataron a los legisladores, les gritaron a distancia, les exigieron renuncias. Quedó en claro quién manda y quien es perejil en la coalición opositora. Los periodistas, capangas; mensúes los representantes del pueblo.
 
La definición por penales alumbró un proyecto saludable. Razonable elevar los mínimos no imponibles para evitar que la inflación perjudicara a contribuyentes con patrimonios relativamente modestos. Equitativo, a su vez, acrecentar las alícuotas para contribuyentes ricos. O prorrogar las que gravan más a los bienes ubicados en el extranjero, innovación promovida por la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) el año pasado. BBPP es un tributo progresivo, al patrimonio, detalle que se le escapa a los indignados opositores. 
 
El Senado tendrá que decidir el 29, día de los ñoquis, para desmentir otra leyenda. La aprobación del proyecto de Diputados asoma como el desenlace más posible pero nadie puede cantar victoria antes de que se cuenten los votos en el actual esquema parlamentario.
 
El sesgo absoluto anti impuestos carece de seriedad. Se desfonda al Estado invocando defender a "la clase media". Los cambiemitas, antes que adalides de la clase media, son Hood Robin convictos y confesos. Obstruyeron en su momento el Aporte Solidario y Extraordinario ("de las grandes fortunas") que concernía a menos de 20.000 magnates. En tiempos de pandemia y de deuda exorbitante con el Fondo Monetario Internacional (FMI)... Solidaridad de clase, al extremo. La opción preferencial por los ricos.
 
La derecha clamó que el aporte era inconstitucional, que lloverían y prosperarían amparos judiciales en su contra y que la recaudación sería escasa. La realidad refutó los vaticinios.
 
En días recientes juzgados distintos rechazaron cautelares promovidas ad hoc por Carlos Tévez y Cristiano Ratazzi. La jurisprudencia viene impiadosa con los aspirantes a elusores. La repercusión mediática, incluso la afín al Gobierno, resaltó mucho a Tévez, poco al empresario. Este cronista cree que el Aporte es legal y equitativo.
 
Pero cuela una mini reflexión: Tévez ganó su plata laburando mucho y bien, es de humilde extracción social, prodigó alegría masiva en las canchas, anche en la Selección. Ratazzi, arquetípico burgués local, heredó riqueza, nació multimillonario, jamás trabajó de veras, estuvo a un tris de fundir a la FIAT, toda una proeza. Comportamientos fiscales semejantes pero trayectorias que pueden distinguirse...
 
**
  
Federalismo en acción: 
 
Mañana se firmará el Consenso Fiscal entre el presidente Alberto Fernández y la mayoría de los gobernadores, incluyendo a los radicales Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes): Morales y Valdés se autodefinen presidenciables. El jujeño es más conocido a nivel nacional y preside la Unión Cívica Radical, dos ventajas comparativas. Valdés cuenta con una: elegido este año, tiene mandato hasta 2025, no arriesga la provincia en el electoral año 2023. De momento los precandidatos de PRO parecen tener mejor perspectivas que los correligionarios.
 
Uno de ellos, el primus inter pares Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, no firmará ni estará en el encuentro. Enfrentado con AF por reparto de fondos nacionales desde 2020, aduce que está en contra de aumentar impuestos. Macanea, para variar. Los impuestos, tasas y contribuciones porteñas ya treparon, mucho.
 
Los gobernadores de todos los distritos necesitan regularizar e intensificar tratativas con la Nación. El acuerdo demarcará pautas para eventuales subas de impuestos provinciales. No los establece ni los impone. Los gobernadores resolverán, el federalismo argentino tiene asperezas pero existe.  Los mandatarios boinas blancas aseguran que no habrá nuevos gravámenes ni cambiarán los actuales. Pero no estamparán dicho compromiso por escrito... habrá que ver.
 
La secretaria de Provincias del Ministerio del Interior Silvana Batakis faculta a las provincias a subir la alícuota de Ingresos Brutos que suele ser la mayor fuente de recursos en los territorios.
 
abre la puerta para que se creen impuestos provinciales a la transmisión gratuita de Bienes: herencias o anticipos, donaciones etc. La provincia de Buenos Aires cuenta con uno.
 
El impuesto a la herencia fue tributo nacional durante añares, lo derogó la dictadura cívico militar cuando era ministro de Economía un potentado heredero: José Alfredo Martínez de Hoz. No se reestableció desde entonces, casualidad permanente. Es un gravamen fácil de determinar y de cobrar. Suele criticárselo aludiendo a la madre o abuela que hereda media vivienda modesta de su cónyuge. Injusticia y privación sencillas de reparar: basta con excluir ese caso o fijar un mínimo no imponible protector de la familia o las dos cosas.
 
Ordenar el sistema fiscal con asiduidad, dejando transcurrir apenas lapsos muy breves, se torna imperativo. La Vulgata derechosa contabiliza que en Argentina hay "x" impuestos. La cifra es sospechosa, como las toneladas de piedras arrojadas una vez en la Plaza Congreso. Nadie hizo la cuenta en serio.
  
Ninguna persona humana ni jurídica paga todos esos impuestos, que serían la sumatoria de nacionales, provinciales y municipales. La mitología urbana hace estragos, la ignorancia narrativa también. Pasa por alto las complicaciones del sistema federal, un vicio perenne que se acentuó durante la peste, como tantas desdichas.
 
Post data: La coparticipación federal constituye una de las herencias indigestas de la Reforma Constitucional de 1994. Construcción bizantina de los convencionales es imposible dictar la ley que contemple todos sus requisitos: engendro del Pacto de Olivos.
 
**
  
Motivos para brindar: 
  
Gratificaron, aliviaron, esperanzaron, la elección de Gabriel Boric como presidente de Chile, su edad, su militancia, el gran discurso del domingo pasado. Se respiró alivio porque hubiera sido fatal la alternativa neo pinochetista. El progresismo regional recupera terreno, la derecha se despinta. La posibilidad de reelección de Lula da Silva embellece el panorama.
 
Se reafirma que la mayoría de los oficialismos son batidos en elecciones presidenciales bajo la pandemia. Sin ánimo de dar una explicación omnipotente: la vida cotidiana empeora, las restricciones sanitarias aunque sean sensatas limitan libertades, derechos, placeres. Los Gobiernos arrancan en desventaja...
 
El recambio generacional en Chile, la simultaneidad con la reforma de la eterna Constitución dictatorial, no son el fin de la historia ni garantizan el éxito pero ameritan mirar el horizonte con entusiasmo y levantar una copa mirando a la cordillera.
 
En el último domingo del año, aunque hay más contagios y necesidad de cuidados, la gente común podrá amucharse, festejar, poner algo en la mesa, brindar. Con tremenda disparidad, lo subrayamos en cada columna, también en esta. Pero, por lo menos, han mejorado las perspectivas y podemos vernos las caras, reencontrarnos, tener un rato de alegría o hasta de felicidad.
 
Los desafíos político-económicos, las carencias, las injusticias, la deuda externa, siguen ahí. Quienes integran este diario, su comunidad de lectores incluida, saben de qué se trata y cómo posicionarse. Por eso y por agradecimiento a la compañía permanente, este cronista eleva su copa virtual y desea un mejor 2022, para todos y todas.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
26-01-2022 / 10:01
¡María Eugenia Vidal está hasta las manos! En busca de reconstruir la trama de la mesa judicial, sus protagonistas y el armado de causas contra sindicalistas, el juez Ernesto Kreplak le pidió a la gobernación de la provincia de Buenos Aires y a los ministerios de Justicia, Trabajo e Infraestructura locales que entreguen correos electrónicos y agendas de 2017 (en papel o digitales) de la exgobernadora de Vidal, el exsubsecretario de Justicia, Adrián Grassi, y los exministros Marcelo Villegas y Roberto Gigante.
 
La medida se suma a los entrecruzamientos de llamadas ya ordenados sobre las mismas personas y el resto de los presentes en la reunión del Banco Provincia el 15 de junio de 2017 --donde Villegas dijo que deseaba tener una "Gestapo" para "terminar con los gremios"-- además de sus visitas a la Casa Rosada, la Quinta de Olivos y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).  La fiscalía, además, rechazó este martes un intento de llevar la causa a Comodoro Py.
 
La Justicia investiga el espionaje ilegal de la mafia macrista y la "denominada mesa judicial". Y apunta contra los que fueran los máximos responsables del gobierno provincial de Vidal. Han espiado ilegalmente con la estructura mencionada, a centenares de opositores al entonces gobierno de la Provincia de Buenos Aires, mediante la recolección de información ilegal que luego era entregada a medios periodísticos afines.
 
Dichas maniobras tenían el objeto de realizar campañas mediáticas y nutrir de información a fiscales y jueces para alentar persecuciones judiciales, también manifiestamente ilegales. Estas afirmaciones se respaldaron con material probatorio, el cuál la fiscalía entendió que era suficiente para iniciar la investigación correspondiente. Esperemos que ahora jueces y fiscales se muestren decididos a llegar al fondo de estas "cloacas" de modo que toda esta mafia quede expuesta a la luz y puedan ser eliminadas.
 
La Opinión Popular
 

26-01-2022 / 09:01
Mientras la negociación con el Fondo Monetario Internacional está pasando por su momento más álgido, se espera que el final de la feria judicial traiga novedades en la causa que investiga a Mauricio Macri y a figuras de primera línea de su gobierno por irregularidades al suscribir el crédito por más de 50 mil millones de dólares con ese organismo y por negligencia en el uso que se le dio a esas divisas.
 
El expresidente norteamericano entre 1797 y 1801, John Adams, lo dijo con sinceridad brutal: "hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación; una es con la espada, la otra es con la deuda". Ya no se conquista a los países subdesarrollados con bombardeos o invasiones militares, salvo que tengan gobiernos demasiado irritantes para el eje Washington-Londres-Bruselas, que es lo mismo que decir Occidente, OTAN, sistema financiero global (FMI-Banco Mundial), etcétera.
 
Argentina vuelve a probar esa amarga medicina, como cada vez que un gobierno de derecha la cargó de deudas, muchas fraudulentas, obedeciendo al manual del sometimiento. Y otra vez es un gobierno popular el que debe pagar. Es un mecanismo tan perverso como brutal.
 
Hay poderosos sectores internos que apoyan y se benefician con el desastre, aquí y en todo el mundo: las elites económicas y su prensa insidiosa. Son los socios locales del capital extranjero, los que apoyan o ejecutan las políticas antinacionales. Son los que provocan corridas al dólar, atacan en las bolsas, juegan al "riesgo país"... Estrategias para disciplinar a la clase política y a buena parte del electorado.
 
La hoja de ruta neoliberal del FMI es la de siempre, la misma que detonó a los gobiernos de Raúl Alfonsín y Fernando De la Rúa: bajar el déficit fiscal, es decir la inversión pública, en forma dramática aunque todavía estemos en plena pandemia; devaluar la moneda para acercarla al dólar ilegal (que mueve volúmenes insignificantes en el "mercado paralelo"), archivar la obra pública con todo lo que ello implica. El FMI tampoco cede en ampliar los plazos de pago ni en bajar la sobretasa abusiva de interés.
 
Si la UCR apoya estas medidas estará olvidando lo que le sucedió a Alfonsín y a De la Rúa. ¿Tanta amnesia -y acatamiento- le exige la sociedad con la derecha macrista endeudadora? La pulseada entre el FMI y el gobierno, que insiste en su voluntad de llegar a un acuerdo pero sin resignar crecimiento, consume tiempo y se acercan horas decisivas porque este viernes vence un pago de 731 millones de dólares. El manual para someter al país sin necesidad de una intervención militar, como explicaba Adams, está en plena ejecución. No hace falta la espada porque está la deuda.
 
En estas horas se define si Argentina vuelve al redil colonial del sistema financiero diseñado por EEUU y secundado por Europa, las potencias neocoloniales, o se atreve a transitar un camino de soberanía, que no será fácil pero que no someterá al país a la humillación de tener que rendir cuentas al FMI y a recibir órdenes de cómo debe invertir el Estado. Eso significará menos educación, salud, obra pública y bienestar, y más pobreza, desigualdad, atraso y dependencia. No es teoría, es pura práctica. Ya lo sufrimos antes; y no solo los argentinos sino una multitud de países.
 
En esta catástrofe nos metió el macrismo, y ahora sus dirigentes pretenden lavarse las manos como Pilatos. En realidad, si tuviéramos la suficiente voluntad política y determinación, deberíamos obligar a pagar a quienes generaron la deuda: Macri y sus amigos. Sería de estricta justicia.
 
La Opinión Popular
 

25-01-2022 / 08:01
Claro y contundente mensaje de Alberto Fernández al Fondo Monetario. El presidente afirmó ayer que el FMI debe contemplar el "derecho a crecer como nosotros queremos crecer" en las negociaciones que la Argentina lleva adelante con el organismo multilateral para acordar un nuevo programa de financiamiento de la brutal deuda de alrededor de US$ 45.000 millones contraída durante el gobierno de Mauricio Macri.
 
Las cosas por su nombre: las palabras del jefe del Estado cobran fuerza debido a que el viernes se produce el primer vencimiento del corriente año con el FMI, por 731 millones de dólares. El Presidente, al participar ayer de un acto de lanzamiento del plan de vacunación para la vuelta a clases, en el partido bonaerense de Morón, dijo que "cuando los ajustes llegaron, nuestro pueblo padeció".
 
En ese marco, el jefe de Estado pidió recordar "lo que fue el 2001, y el ajuste más cercano, que hizo desaparecer el Ministerio de Trabajo, Salud y Ciencia y Tecnología", en alusión a lo ocurrido en 2018 durante la desastrosa gestión de Macri.
 
Argentina enfrenta el primer vencimiento de intereses del año, por 731 millones de dólares, mientras que en 2021 realizó dos pagos de capital por 1.900 millones de dólares cada uno, de una deuda total de 45.000 millones que contrajo la anterior administración macrista con el FMI.
 
El gobierno argentino intenta alcanzar un acuerdo con el FMI antes del próximo vencimiento de capital, previsto para marzo por un monto superior a los US$ 2.000 millones, y busca destrabar por estas horas las negociaciones con los principales socios de organismo.
 
La semana pasada, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que las diferencias con el FMI tienen que ver con velocidad en la que la Argentina llegaría en el tiempo a eliminar el déficit fiscal, ya que el país prioriza el crecimiento y la demanda.
 
"La diferencia que tenemos con el FMI es la velocidad de consolidación fiscal y las combinaciones entre gastos e ingresos. No queremos penalizar la demanda cuando la economía se está recuperando", dijo Guzmán en una entrevista con el diario francés Le Figaro.
 
Guzmán precisó que Argentina "redujo fuertemente el déficit primario del 6,4% del PIB en 2020 al 3% en 2021; una reducción de 3,5 puntos en un año con un crecimiento del 10%. Si continuáramos en la trayectoria pronosticada por el FMI, se socavaría el crecimiento y el éxito del programa de apoyo".
 
Entonces, lo que "Argentina ahora quiere más tiempo para pagar y quiere llegar a un acuerdo, que es necesario para ambas partes. La economía va mejor, pero necesitamos más tiempo para pagar", concluyó Guzmán.
 
La Opinión Popular
 

25-01-2022 / 07:01
Las olas de contagios y la falta de dólares le pusieron zancadillas esporádicas a la industria. Y, sin embargo, con todo, el 2021 fue un muy buen año para el sector, que terminó en un nivel de crecimiento destacado a nivel mundial: fue, debajo de China, el país que mayores mejoras logró respecto al 2019 prepandémico en el ámbito fabril.
 
En diciembre hubo un nuevo mes de crecimiento de 0,3% respecto a los niveles de noviembre. Y el año terminó con niveles por encima de los diciembres de 2018, el 2019 y el 2020. El crecimiento del año no fue solo por arrastre estadístico, sino que además, respecto a noviembre del año pasado también hubo una mejora abultada, de 7,6%.
 
El último trimestre del 2021 terminó con una nueva mejora promedio de 1,2% respecto al trimestre previo. Eso pese a que ese último período había empezado con el pie izquierdo, con una contracción de 5%, según los datos oficiales del Indec. Entre noviembre y diciembre logró recuperar casi todo lo perdido en ese mes, en el que complicó la falta de dólares en la economía.
 
El BCRA buscó frenar la salida de divisas con restricciones a los pagos de importaciones, lo que tuvo consecuencias positivas en lo cambiario, con una fuerte recuperación del superávit comercial, pero negativas en la economía real, con una interrupción abrupta de la reactivación. Ese fue uno de los traspiés del 2021. El otro, el más grande, fue por la segunda ola de contagios, que generó una contracción mensual de 8,3% en mayo, de la que se salió rápido, con un crecimiento de 12,1% en junio.
 
Para lo que viene, ambos factores pueden ponerle un freno a la recuperación. Tanto la pandemia por los aislamientos obligados que genera entre los operarios, más lo cambiario por su efecto en los costos productivos cada vez que hay un alza del precio del dólar, más el impacto que genera la devaluación algo más acelerada que el atraso del 2021 sobre el consumo de los hogares que tironea a la producción.
 
El Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) publicó sus datos de producción industrial de diciembre. Se trata del IPI-Cammesa, que se realiza partir de una reponderación de los datos de consumo eléctrico de las fábricas. El indicador permite adelantar con cierta precisión los números que publicará más adelante el Indec, que hasta ahora solo mostró datos de noviembre. Si el 0,3% que arrojó el IPI-Cammesa se corrobora en los datos oficiales, habrá terminado el año pasado con una mejora de 16% respecto a la totalidad del 2020 y de 7% contra el 2019.
 
Además destacaron que el sector automotriz tuvo un desempeño destacable en el 2021, que traccionó al total de la industria: "El notable desempeño en el sector automotriz es una variable relevante para explicar por qué la recuperación del conjunto de la industria manufacturera argentina fue de los más aceleradas del mundo en 2021 (creció 6,4% contra 2019 si tomamos enero-noviembre y 7% si tomamos el dato adelantado de diciembre), por detrás de China, pero por encima de los países de la región, los de Europa Occidental, India, Japón y Estados Unidos"
 
La Opinión Popular
 

24-01-2022 / 12:01
La diputada María Eugenia Vidal acaba de proveer un material de análisis muy rico, difundió un hilo de tweets sobre el endeudamiento argentino. Un análisis detallado de ese material permite espiar un poco en su pensamiento pero es, además, un indicio fuerte sobre el esquema neoliberal dominante en la dirigencia del PRO.
 
Vidal difundió un hilo de cinco tweets. En el primero de ellos, la ex gobernadora sostuvo: "El 80 por ciento del préstamo contraído por el fondo se usó para pagar deudas en dólares, tomada por gobiernos anteriores, otro 13 por ciento para pagar deuda en pesos. La tasa fue la mitad de la del mercado en ese momento". Vidal ofreció como demostración de esa información un cuadro donde se detalla la cantidad de dólares del préstamo del Fondo que fueron destinados a cancelar letras o distintos bonos emitidos por el Estado argentino.
 
La primera curiosidad es que la información que brinda el cuadro es insuficiente. Para demostrar que el crédito fue utilizado para pagar deudas contraídas antes del 2015, debería incluir la fecha de emisión de los bonos y las letras cancelados. Sin embargo, ese dato no está. Parece que está pero no está.
 
Ella, ¿se dará cuenta de la trampa o simplemente colgó algo que le pasaron? Mientras se devela el misterio, conviene hacer un breve recordatorio. ¿No se produjo en abril de 2018 una estampida, en la que tenedores de miles de millones de letras en pesos empezaron a reclamar dólares? ¿No generó eso un desequilibrio que fue, al fin y al cabo, el que provocó una inestabilidad tremenda del tipo de cambio? ¿No fue ese fenómeno el que provocó que el Gobierno recurriera al Fondo, más allá de qué parte del crédito usara para satisfacer la demanda de dólares y cual para cancelar viejas deudas?
 
Entonces, aquí hay dos rasgos de la mirada económica de Vidal, que se asesora con algunos de los principales economistas de su partido. Uno: el material documental no es preciso. No alcanza para saber si su conclusión es correcta o no. Dos: el relato histórico omite elementos centrales para explicar lo que pasó. En ese sesgo hay, claro, un interés: si el problema fue la vieja deuda y no la crisis de confianza, la culpa es de quienes contrajeron la primera y no de quienes generaron la segunda. O sea: la culpa es del otro.
 
Pero ese primer tweet tiene otro detalle, porque da por sentado que utilizar el crédito del fondo para cancelar una deuda en dólares era una política criteriosa o, al menos, inevitable. "Se usó para pagar deudas", dice. ¿Estuvo bien eso? ¿Por qué estuvo bien? En su revisión difundida en diciembre, el propio Fondo Monetario sostuvo que ese crédito fue concedido para que la Argentina defendiera sus reservas.
 
Esto es, el Gobierno podría haber hecho lo que hizo unos meses después: limitar el retiro de dólares, reperfilar vencimientos, defender así las reservas y la moneda, y tal vez volver después más robusto al mercado de capitales. Al no hacerlo, habiendo alternativas obvias, dilapidó el dinero. La afirmación de Vidal es toda una posición en ese debate: ella parece estar de acuerdo con la manera en que se utilizó el dinero del Fondo, algo que el mismo Fondo cuestionó. ¿Lo está? ¿Lo habrá pensado al menos?
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar