La Opinión Popular
                  20:23  |  Miércoles 17 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-11-2021 / 10:11
PANORAMA EMPRESARIO SEMANAL

El verdadero triunfo no es vencer sino convencer

El verdadero triunfo no es vencer sino convencer
"Que no implique arrodillarse". "Que no ahogue la recuperación de la economía en curso". "Que no impida el desarrollo de la Argentina". "Que no signifique un ajuste". "Que no afecte a los que menos tienen". Las condiciones bajo las cuales la cúpula del Frente de Todos asegura que firmará el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario permanecen, por el momento, dentro del campo de lo difuso.
"Que no implique arrodillarse". "Que no ahogue la recuperación de la economía en curso". "Que no impida el desarrollo de la Argentina". "Que no signifique un ajuste". "Que no afecte a los que menos tienen". Las condiciones bajo las cuales la cúpula del Frente de Todos asegura que firmará el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario permanecen, por el momento, dentro del campo de lo difuso. Sin un solo papel sobre la mesa, diputados y senadores del oficialismo empezaron a calcular el costo político que pagarán por aceptar las condiciones que, de modo mucho más concreto, el Fondo incluye en todas sus refinanciaciones.
 
Es una apuesta a todo o nada: el Frente de Todos se juega su continuidad en el poder a ese pacto que delinearon en absoluto secreto el Presidente y el ministro de Economía con Kristalina Georgieva, con intervenciones clave de Sergio Massa ante el Tesoro y un silencio público de la vicepresidenta Cristina Fernández que sus hermeneutas subtitulan (y ella deja interpretar) como aprobatorio.
 
Tras demorarlo durante dos años y después de una derrota electoral que la remontada respecto de las PASO solo ayudó a digerir, el Gobierno coincide ahora con sus vencedores en que, de no firmar ese pacto, habría calamidades mayores a las que promete acarrear el ajuste fiscal que exigirá. Los ministros incluso se animan a entusiasmar a interlocutores empresarios con un rebote acelerado gracias a la confianza que le insuflará la refinanciación al mundo de los negocios y las inversiones que traerá aparejadas.
 
De momento evitan hablar de lluvia. Ante el Consejo Interamericano del Comercio de la Producción (CICyP), ayer en el Alvear, el devaluado Juan Manzur fue categórico: prometió perseguir ese acuerdo "por todos los medios".
 

 
Las febriles negociaciones de estas horas vía videoconferencia con Washington no sugieren que la Argentina cogobernada por el FMI y el FdT tenga ese horizonte de abundancia por delante. Los mismos empresarios que busca seducir Fernández al someterse a las condiciones de la calle 19 empiezan a dudar si la hoja de ruta fue la correcta, incluso aunque coincidan con la decisión final de acordar.
 
Dicen por lo bajo que no hacerlo incrementaría la brecha cambiaria, presionaría sobre el tipo de cambio y por ende sobre la inflación, que amenaza con superar el pico de 2019, récord en 30 años. Agitan también el fantasma de un retiro masivo de los depósitos en dólares de los bancos, una masa de U$S 15 mil millones que hasta ahora bajó apenas marginalmente. Pero ni los más entusiastas de la rúbrica se animan a contradecir a Martín Guzmán cuando dice que le toca elegir el menor entre dos males.
 
Muchos de esos hombres de negocios ya anotaron como quebrantos en sus balances las consecuencias de la incertidumbre que siembra la deuda con el FMI sobre la economía. Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, no pudo concretar la venta de la mitad de sus yacimientos en Vaca Muerta a Gazprom, que llegó a hacerle una oferta firme pero la retiró cuando se amplió la brecha cambiaria.
 
Las terminales automotrices, que le arrancaron a Fernández el compromiso de eliminarles las retenciones sobre las exportaciones incrementales, sufren la falta de dólares y tienen las fábricas trabajando al 55%. "Debieron haberlo hecho durante la pandemia, porque en pandemia valía todo", se quejan ahora, con el diario del lunes en la mano.
 
 
Ser o no ser
  
Para quienes deberán levantar la mano dos veces durante el mismo verano en el Congreso y a la vista de todo el país, el problema es identitario. Lo advirtió el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, a quien responden los diputados Itai Hagman y Federico Fagioli, el martes en una entrevista con C5N: "Frente a un plan plurianual de garantías para el FMI, tiene que haber un plan plurianual de garantías para el pueblo pobre", dijo. Y puntualizó que solo votarán a favor si incluye "un salario básico universal para los 9 millones de argentinos que no tienen ingresos regulares". Algo que el staff jamás convalidará.
 
No es el único que duda. A Leandro Santoro, que acaba de encabezar la lista porteña, el propio Presidente lo llamó para convencerlo: "Conseguí un buen acuerdo", le dijo. Juan Carlos Alderete, que integra el bloque oficialista como referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), anticipó su rechazo si el plan plurianual establece como meta un déficit fiscal inferior al de este año para 2022, año en que además los ingresos caerán sin el Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas.
 
El camporista Mariano Recalde pidió referencias en la "orga" sobre el sendero de reducción del déficit que circula por Whatsapp entre los dirigentes del espacio: 3,3% del PBI para 2022, 2,5% para 2023, 1,5% para 2024, 0,8% para 2025 y déficit cero para 2026. Nadie confirma su origen, pero esa propuesta ya fue rechazada in limine desde Washington. Reclaman equilibrio fiscal antes del final del mandato.
 
Con ánimo contenedor, Axel Kicillof asegura puertas adentro que el acuerdo está "en disputa". Lo que le preguntan los más reacios al acercamiento es si al menos habrá un "veranito" después de la firma. Es lo más difícil de prever, porque si bien puede abrir mejores condiciones financieras en lo inmediato, el propio FMI pretende que la economía se enfríe para que baje la inflación y se estabilice el tipo de cambio. Mientras Guzmán y Miguel Pesce dicen que los dólares alcanzan para crecer un 4% en 2022, el staff pone ese límite en un magro 2,5%.
 
A eso se agrega la dimensión de la crisis social que dejaron el colapso del plan económico de Mauricio Macri, la pandemia y la cuarentena. El año pasado, punta a punta, se destruyeron 194.300 empleos registrados. Si entre enero y agosto de este año, con un rebote del PBI inédito del 10% y el superávit comercial más cuantioso de los últimos 13 años, la economía solo creó 232.900 puestos de trabajo formales ¿cuántos años tiene que crecer para incorporar a los 9 millones de desamparados para los que Grabois pide ingreso universal?
 
 
De fotos y pasajes
  
Más que los dólares, lo que parece escasear son las ideas alternativas al pacto en los términos que propone el FMI. Pero no porque no las haya sino porque la discusión puertas adentro está obturada. El plan plurianual se cocina en el hermetismo de una habitación, entre cuatro funcionarios (Guzmán, Sergio Chodos, el viceministro Fernando Morra y Roberto Arias) en consulta con Olivos.
 
Lo que planteó el contratista Gerardo Ferreyra (acudir a China para que adelante el pago y luego cobre en cuotas) tampoco es la única tangente. Otra, que propuso el economista Daniel Koszter, veterano de varios organismos multilaterales, sería acordar el pago en cuotas de lo que podía tomar Argentina según su cuota en el FMI (U$S 22 mil millones) y declarar al resto "contencioso".
 
Para evitar la desagradable fotografía de un guiño al Fondo votado por el macrismo en el Congreso pero no por parte de la tropa propia, Guzmán prepara retoques al proyecto de Presupuesto que presentó en septiembre. Uno es en la partida educativa, que según publicó el Observatorio "Argentinos por la Educación" sufre un recorte del 6,2% respecto de este año. La publicación de ese informe motivó una queja pública de su colega Jaime Perzcyk. Ayer el Consejo Superior de la UBA también se manifestó contra el ajuste. A esa misma hora, el jefe del Palacio de Hacienda hablaba con Carla Vizzotti sobre sus fondos para 2022.
 
Son días decisivos. Del mismo modo que transfiguró la derrota electoral en victoria con un curioso aforismo ("el verdadero no es vencer sino nunca darse por vencido"), Alberto Fernández se enfrenta ahora a la advertencia del poeta: nada hay tan estúpido como vencer, el verdadero triunfo está en convencer.
 
Lo saben muy bien en Estados Unidos, cuna del lobbying regulado y verdadero mandamás del FMI. Grabois denunció que la cámara de comercio bilateral (AmCham) invitó a diputados opositores a un viaje a Washington DC -all inclusive- para que se ausenten del debate de la Ley de Envases, que las multinacionales estadounidenses impugnan.
 
El viaje, que se iba a hacer entre mañana y el 4 de diciembre, terminó por suspenderse. Los ejecutivos convidaron a unos 50 legisladores y funcionarios. Uno de los 12 que había confirmado y para quien ya se había emitido pasaje es Fernando Morra, el viceministro de Economía.
 
El verdadero triunfo está en convencer.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-08-2022 / 10:08
La semana pasada Elisa Carrió sorprendió a todos al abrir fuego contra sus compinches de la alianza con fuertes críticas contra Rogelio Frigerio, Cristian Ritondo, Emilio Monzó, Facundo Manes y Gerardo Morales, dichos que le valieron un enfrentamiento público con Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal.
 
Ahora se sumaron nuevas críticas hacia el accionar del ex ministro de Seguridad de Vidal, Cristian Ritondo pero esta vez no vinieron desde el interior de la fuerza política sino que desde la Justicia. Cabe destacar que Ritondo es uno de los nombres que suena fuerte para pelear por una posible candidatura en la provincia de Buenos Aires contra Diego Santilli.
 
En ese sentido la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fiscal Alberto Nisman, prendió el ventilador y vinculó a dirigentes del PRO con el narcotráfico, denunciando un posible vínculo entre asesores y gente de confianza del ex ministro Cristian Ritondo y sectores del narcotráfico bonaerense.
 
En diálogo con el canal ultra macrista LN+, la magistrada manifestó que en el marco de una causa "investigó, avanzó, llegó a la detención y al procesamiento con prisión preventiva de funcionarios provinciales que debían investigar al narcotráfico pero que eran socios del narcotráfico", comenzó su relato.
 
Fue en ese momento en el que fue recusada por "dos letrados con aceitados contactos políticos, uno de ellos había sido funcionario del ministerio de Seguridad durante la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal", aseguró Arroyo Salgado y añadió: "Los abogados que tiene este fiscal provincial uno de ellos fue jefe de Gabinete del señor (Cristian) Ritondo durante su gestión en el ministerio de Seguridad, el otro de los letrados fue asesor de (Emilio) Monzo". Y el periodista macrista que la entrevistaba empezó a incomodarse.
 
A pesar de esto "el presidente de la Cámara de San Martín me mantiene, pero van a Casación y Mariano Borinsky, en un pronunciamiento inédito declara la nulidad de la resolución de la Cámara de Casación", expuso la jueza. En ese plano cabe recordar que Borinsky es uno de los jueces señalados por visitar asiduamente la Quinta de Olivos mientras Mauricio Macri era presidente.
 
"Fui apartada de esa investigación, a los seis meses soy apartada de otra investigación en la que venía a cargo hacía tres años", aseveró y agregó que también fue apuntada por otro "asesor de Seguridad de Ritondo, el doctor Marcelo Rochetti quien me recusa en una causa de lavado de activos contra un representante de fútbol". Hasta allí llegó el relato de la jueza que fue interrumpida intempestivamente por el periodista de La Nación+, José del Río, quien un tanto nervioso cortó la entrevista y finalizó el segmento. La que seguro festeja estas cosas es Lilita Carrió.
 
La Opinión Popular

17-08-2022 / 09:08
La CGT, la CTA de los Trabajadores (CTAT) y los movimientos sociales más cercanos al Gobierno marcharán desde el Obelisco al Congreso contra la especulación financiera y los formadores de precios. En vísperas de la movilización, después de muchas idas y vueltas, y de diferencias internas, el triunvirato de conducción cegetista -que integran Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (Estacioneros) y Pablo Moyano (Camioneros)-- alineó las consignas en torno a la convocatoria en un extenso documento conjunto que será leído durante la movilización.
 
En el mismo se apunta a "la irresponsabilidad económica de los grandes formadores de precios que remarcan el valor de los productos esenciales para mejorar sus márgenes de ganancia" y la "especulación financiera que busca una devaluación que sólo favorece a los grupos económicos concentrados y empobrece a la gran mayoría de los argentinos".
 
Una consigna que ya habían lanzado con fuerza las agrupamiento internos de la CGT como la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) que encabeza el bancario Sergio Palazzo y el moyanista Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), y la propia CTAT que conduce Hugo Yasky. En tanto, las organizaciones territoriales y sindicatos de izquierda marcharán a Plaza de Mayo con su propio pliego de reclamos al gobierno nacional.
 
Los triunviros de la CGT definieron las paritarias como herramienta para la recuperación salarial, aunque por separado tampoco le cerraron la puerta a un aumento de emergencia a través de una suma fija. La izquierda se movilizará a Plaza de Mayo con reclamos propios al Gobierno.



16-08-2022 / 11:08
La exdiputada nacional y principal referente de la Coalición Cívica posteó este domingo por la tarde sugestivos tuits, en ellos se hacen referencia a su enfrentamiento durante la semana con dirigentes de la alianza opositora Juntos por el Cambio. Elisa "Lilita" Carrió, volvió a recalentar este domingo la interna al advertir sobre la "imbecilidad" de quienes no entienden que "lo que causa escándalo es la verdad" y, parafraseando a Jesús, dijo que vino a "traer fuego y división a este mundo".
 
La fractura de Juntos por el Cambio es inminente. Cada palabra, el mínimo gesto de una referente enciende la interna. Las declaraciones de Carrió tensaron la cuerda desatando numerosas críticas por parte de sus compañeros de espacio. Entre ellos, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien este fin de semana cruzó a la líder de la Coalición Cívica a través de una serie de mensajes privados, que terminaron filtrándose a la prensa.
 
"Hola, Lilita. Vos no sos más decente que yo. Vivo en la casa de mi mujer, te invito a que los dos demostremos lo que tenemos y cómo lo hicimos", desafía Morales en los primeros mensajes enviados a Carrió. Enseguida, el mandatario jujeño enumera a todas las empresas mineras que operan en su provincia y destaca que, desde que asumió en su cargo, "transparentó el padrón minero, que está colgado en la página web".
 
"¿Por qué no hablás del Paseo del Bajo y de los negocios de la Ciudad? ¿Por qué no hablás del tema del Correo de Macri? ¿O de cómo manejaron durante nuestra gestión el crédito tomado con el FMI y cómo se fugaron las divisas y quiénes se hicieron ricos?", continuó el líder radical, apuntando sus flechas contra la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en Buenos Aires y las causas de Macri. Los mensajes de Morales concluyen con una afirmación lapidaria: "Es bastante unilateral tu mirada sobre la honestidad y sabés que esa actitud tuya no es honesta".
 
Si existe un fuerte destrato entre los principales líderes de la alianza política, obviamente la unidad y el futuro JXC no están para nada granizados. La sociedad, pérdida entre tantas discusiones vanas y griterío político para la tribuna, se pregunta: ¿Cómo confiar en la unidad y futuro de un espacio, que supuestamente presume tener programas de gobierno, si los máximos referentes se entretienen criticándose en duros términos el uno al otro?
 
La Opinión Popular
 

16-08-2022 / 10:08
Doble vara. La mentira sobre las visitas del juez Sebastián Casanello a la quinta de Olivos en tiempos de la presidencia de Cristina Fernández ocupó meses de batifondo en los medios de confusión más grandes del país y de declaraciones de republicanismo ofendido en la entonces oposición de derecha. En cambio, la verdad del fiscal Diego Luciani y los jueces Rodrigo Giménez Uriburu y Mariano Llorens jugando al fútbol en la quinta Los Abrojos, propiedad de Mauricio Macri, es tomada por esos mismos grandes medios porteños y el macrismo como de absoluta normalidad, a pesar de que todos ellos forman parte de los tribunales que participan de la parodia de juzgamiento a la actual vicepresidenta. Por su parte el otro fiscal, Sergio Mola, registra ingresos comprobados a la Casa Rosada y a la AFI, cuando ya tenía esta causa en sus manos.
 
Aún con las constancias fotográficas que prueban estas escandalosas anomalías que, ipso facto, debería determinar excusaciones y apartamientos, los mismos fiscales y jueces recusados por la defensa de Cristina, se justificaron a sí mismos y anunciaron que continuarán al frente de una causa armada trucha, como tantas otras, para hostigar, desprestigiar, proscribir y sacar del juego político a CFK.

Hasta con peritos truchos que cometieron falso testimonio intentaron inculparla. Pero el desarrollo de las audiencias de la causa sobre la obra pública en Santa Cruz no logró aportar elementos probatorios que justifiquen la persecución penal. Al contrario, mostraron que, tal como lo destacó una auditoría de la propia Vialidad Nacional bajo el macrismo, no hubo irregularidades pasibles de pena, y menos para la entonces Presidenta de la Nación. 

Qué diferente son las cosas cuando la misma Justicia federal debe investigar a Macri por hechos que lo vinculan mucho más estrechamente y con pruebas, sin embargo, siempre encuentran la vía exculpatoria. El ejemplo del espionaje a los familiares de los muertos en el submarino ARA San Juan, habla por sí solo.
 
El grotesco acting de los fiscales que se vio por estos días procura reemplazar con gestos y ademanes ampulosos aquella ausencia de pruebas. Asombrosamente, y cuando todo el Poder Judicial regresó a la presencialidad luego de la pandemia, este juicio, en particular, sigue realizándose en la virtualidad. Es evidente que, en forma presencial y ante los acusados y el público, hubiera sido mucho más arduo para los fiscales armar la puesta en escena que han realizado.
 
Esta persecución contra Cristina no es diferente a la que sufrió Lula da Silva en Brasil o Rafael Correa en Ecuador. El mensaje es el mismo en todos los casos, y los destinatarios no son únicamente estos líderes sino toda la clase política. El "lawfare", es decir la guerra con los tribunales y los grandes medios, se propone aleccionar a quienes pretendan desafiar al gran poder económico. La idea es muy clara: hay límites que no deben transgredirse porque la represalia no tendrá piedad; el aparato judicial y el mediático, brazos armados del poder económico, perseguirá, con fiscales y jueces corrompidos, a quienes lo desafíen desde la política.
 
La Opinión Popular
 

15-08-2022 / 16:08
Los diferentes sectores del Frente de Todos (FdT) coinciden en que la llegada de Sergio Massa al Palacio de Hacienda implicó un "cambio de aire" para la coalición, cuya dirigencia se muestra enfocada en la gestión de las prioridades económicas mientras deja en un segundo plano el debate interno, al tiempo que observa cómo escalan las peleas en Juntos por el Cambio.
 
El espíritu que reina en el FdT es diferente al de los últimos días de julio, y esa recuperación de la expectativa llevó a más de uno en los pasillos de la Casa Rosada a recordar cuándo, casi en soledad, el gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá comenzó en 2018 a decir "hay 2019".
 
Se trató de un eslogan que luego se fue extendiendo hasta convertirse en un lema electoral, pero que en un primer momento debió enfrentar el escepticismo de la mayoría de los dirigentes del PJ que planteaba que la reelección de Mauricio Macri, entonces presidente, era casi un hecho.
 
"La tregua en las internas y que no se haya roto el Frente nos permite seguir trabajando en las políticas públicas que necesita la gente en lo inmediato", señalan desde el entorno del flamante ministro de Economía
 
Al igual que en ese tiempo, en las últimas semanas el FdT comenzó a recuperar la confianza en que a pesar de la suba de precios y de los problemas económicos podrá ser competitivo en las presidenciales de 2023 y que, incluso, es posible ganar las elecciones: los nubarrones pesimistas, de ese modo, comenzaron a alejarse de la Casa Rosada.
 
Con vistas al 2023, los distintos espacios de la coalición diseñaron estrategias complementarias que no confluyen en un candidato presidenciable determinado, pero sí en un punto en común: la prioridad pasa por la gestión, para que las potenciales mejoras en los números de la macroeconomía se transformen lo antes posible en datos verificables por la gente. De este modo, controlar la inflación y acumular reservas son dos objetivos impostergables.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar