La Opinión Popular
                  03:40  |  Jueves 02 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 23-11-2021 / 07:11
23 DE NOVIEMBRE DE 1967

Atletas afro-estadounidenses boicotean los Juegos Olímpicos de 1968 protestando contra el racismo yanqui

Atletas afro-estadounidenses boicotean los Juegos Olímpicos de 1968 protestando contra el racismo yanqui
El 23 de noviembre 1967 cuando atletas negros estadounidenses reunidos en el Olympic Project for Human Rights (OPHR) decidieron boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el apartheid yanqui.
 
El racismo es un mal ancestral. Desde el siglo 17, en Occidente el racismo se asoció a la raza negra como consecuencia del tráfico de personas para trabajo esclavo, que hizo foco en África. Sin embargo, el racismo es mucho más profundo y generalizado. Es más: en el relato bíblico de Esther hay una detallada narración de un intento de descendientes de cananeos de hacer una limpieza étnica de judíos en el Imperio Medo Persa.
 
Hoy se cumple una fecha clave en el reclamo de igualdad de derechos y obligaciones de los afroamericanos en USA, una nación que alardeó con la libertad pero hasta la fecha mantiene nichos importantes de estigmatización de extranjeros y sus descendientes, de minorías socioculturales e inclusive de los afroamericanos.
 
En verdad, todo comenzó el 23 de noviembre 1967 cuando atletas negros estadounidenses reunidos en el Olympic Project for Human Rights (OPHR) decidieron boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el apartheid yanqui.
 
El OPHR apuntaba a mostrar al mundo cómo USA vendía una mentira al mundo a través de sus atletas. En verdad, la participación de atletas negros no era más que un intento de legitimar un discurso racista: un supuesto "enorme" avance por la igualdad, que no se compadecía de la realidad.

 
Los años '60 fueron muy difíciles en USA porque los "white, anglosaxons and protestants" (WASP) trababan la convivencia en igualdad de condiciones con los afroamericanos, un asunto sin resolver pese a la Guerra de Secesión, probablemente por la prematura muerte del presidente Abraham Licoln, asesinado apenas concluyó el conflicto y comenzando su 2do. mandato consecutivo.
 
Entre 1955 y 1968, el pastor Martin Luther King lideró, junto a otros exponentes de la época, un movimiento que luchó en forma pacífica por los derechos civiles, por la igualdad y el fin de la segregación. También ocurrieron reivindicaciones diferentes: en 1966 se conoció la expresión "Black Power" (Poder Negro), y nació el Partido Pantera Negra de Autodefensa, una organización negra socialista y antisistema.
 
La resistencia a los afroamericanos en ciertos grupos de blancos estadounidenses no era diferente al enfoque de 'apartheid' que desde 1948 ejecutaba en Sudáfrica el gobernante Partido Nacional, que sostenía que los ciudadanos de raza blanca eran los únicos que tenían derecho de voto, podían viajar libremente por el país, cobrar mejores salarioss, vivir en en los barrios de mejor calidad de vida y gozaban de mejor servicio médico, entre otros beneficios.
 
En los Juegos Olímpicos de Roma (Italia, 1960), Sudáfrica participó por última vez de estas competencias hasta 1992, cuando finalizado el apartheid se le permitió regresar.
 
En 1968 se esperaban los Juegos Olímpicos de México, complicadísimos porque había ocurrido el terrible terremoto en el Distrito Federal del país organizador, mientras crecía una atmósfera de violencia y presión propia de la Guerra Fría.
 
Hubo algo peor aún: durante 1968 ocurrió en México un movimiento de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), El Colegio de México, la Escuela de Agricultura de Chapingo, la Universidad Iberoamericana, la Universidad La Salle y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, sus docentes, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionales de Ciudad de México y Puebla, comandado por el Consejo Nacional de Huelga (CNH).
 
El movimiento buscaba un cambio democrático, mayores libertades políticas y civiles, menor desigualdad y el cese del autoritarismo neodemocrático del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
 
 
Aquel 1968
 
El 02/10/1968 se perpetró la "Matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco", en el marco de la Operación Galeana ejecutada en forma conjunta por el grupo paramilitar Batallón Olimpia, la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la Policía Secreta y el Ejército Mexicano, en contra de una manifestación convocada por el CNH. El responsable de la matanza fue el entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz.
 
En tan conflicto escenario fue la primera vez que atletas afroamericanos estadounidenses amenazaron con boicotear los Juegos.
 
En verdad, todo comenzó el 23/11/1967 cuando atletas negros estadounidenses reunidos en el Olympic Project for Human Rights (OPHR) decidieron boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el apartheid estadounidense.
 
El OPHR apuntaba a mostrar al mundo cómo USA vendía una mentira al mundo a través de sus atletas. En verdad, la participación de atletas negros no era más que un intento de legitimar un discurso racista: un supuesto "enorme" avance por la igualdad, que no se compadecía de la realidad.
 
Esta foto hizo historia.
Esta foto hizo historia.
El OPHR tenía 6 demandas claras:
 
> que se le devolviera el título de campeón del mundo de pesos pesados de boxeo a Mohammed Alí,
> quitar a Avery Brundage como presidente del Comité Olímpico Internacional,
> prohibir a los regímenes de apartheid de Sudáfrica y Rhodesia (hoy Zimbabwe) la participación en los JJOO y otras competiciones,
> que se contrataran más entrenadores negros,
> boicotear al New York Athletic Club, y
> la completa y total desagregación del New York Athletic Club.
 
El problema con Brundage llevaba años, cuando durante los JJOO de Berlín 1936, él era miembro del Comité Olímpico de USA, y fue uno de los principales defensores de aquellos Juegos que otros querían boicotear en rechazo de Adolfo Hitler. En cambio Brundage mantenía una relación cordial con Hitler.
 
Boicotear o no los Juegos Olímpicos de México provocó un debate muy intenso en el atletismo negro porque había atletas seguidores de la causa pero que habían destinado su vida a entrenar y prepararse para el evento. Resultaba harto complicado pedirles que permanecieran en sus casas mirando por TV la ceremonia de apertura en vez de estar compitiendo por las medallas. Por ese motivo resultó hasta lógico que la mayoría decidiera concurrir.
 
Tommie Smith, un atleta afroamericano y portavoz del boicot había dicho: "No podemos permitir durante más tiempo que este país utilice a unos cuantos de los denominados negros para mostrar al mundo cuánto progreso ha hecho en la resolución de sus problemas raciales, cuando resulta que la opresión de los afroamericanos es mayor que nunca".
 
Smith tenía otros planes en mente.
 
La apertura de los Juegos fue el 12/101968, año de
 
> la famosa ofensiva del Vietcong en el Tet,
> la Primavera de Praga y la invasión y represión de la URSS,
> el Mayo Francés, que forzó la renuncia del presidente Charles De Gaulle,
> el asesinato de Martin Luther King.
 
En medio de una feroz represión a los periodistas para que no informaran sobre la matanza, el sábado 12/10/1968, el presidente Díaz Ordaz inauguró los XIX Juegos Olímpicos, bautizados como 'la olimpiada de la paz'. Un grupo de manifestantes lanzó sobre el palco un papalote de color negro en forma de paloma, en repudio por la matanza del 02/10/1968.
 
El 16/10/1968 se entregaron las medallas de la carrera de 200 metros lisos, que había ganado el afroamericano Smith, quien finalizó por delante del australiano Peter Norman, y el también afroamericano John Carlos.
 
Al momento de subir al podio, ni Smith ni Carlos llevaron zapatos, para protestar por la pobreza que sufría la población negra en USA. Además, Carlos lució collares, forma simbólica de reclamar contra los linchamientos de negros. Ambos lucieron las insignias de la OPHR. Y el australiano Norman decidió unirse a la protesta luciendo también la insignia de la OPHR.
 
Luego se desplegó la bandera de USA y se entonó el himno estadounidense. En ese momento Smith sacó 2 guantes negros de su bolsillo, uno para él y otro para Carlos, y ambos atletas bajaron sus cabezas y alzaron sus puños cerrados al cielo: Black Power.
 
Fue un escándalo. Hubo abucheos en las gradas de los estadounidenses presentes y ambos fueron expulsados de la Villa Olímpica. ¿A quién podía importarle? Smith y Carlos habían hecho historia.
 
El 1er. uso del término Black Power como eslogan social y político fue realizado por Stokely Carmichael (posteriormente conocido como Kwame Ture) y Willie Ricks (Mukasa Dada), ambos organizadores y portavoces del Comité Coordinador de Estudiantes contra la Violencia (CCEV).
 
La 1ra. utilización conocida del término Black Power aparece en 1954 en el libro "Black Power", de Richard Wright. El 1er. uso del término en un sentido político pudo haber sido realizado por Robert F. Williams, escritor y editor del período 1950-1970.
 
El 1er. uso del término Black Power como eslogan social y político fue realizado por Stokely Carmichael (posteriormente conocido como Kwame Ture) y Willie Ricks (Mukasa Dada), ambos organizadores y portavoces del Comité Coordinador de Estudiantes contra la Violencia (CCEV).
 
El político neoyorquino Adam Clayton Powell Jr. utilizó el término el 29/05/1966 durante una conferencia en la Howard University: "Demandar estos derechos concedidos por Dios es buscar el poder negro."
 
El 16/06/1966, después del intento de asesinato de James Meredith durante la Marcha contra el Miedo, Stokely Carmichael dijo: "¡Es la 27ma. vez que me han arrestado y no pienso volver a la cárcel! La única forma de que los blancos paren de abusar de nosotros es tomando el poder. ¡Lo que vamos a decir ahora es poder negro!" (Black power).
 
Pero nadie logró el impacto de Smith y Carlos en México 1968.
 
Fuente: Urgente 24

Agreganos como amigo a Facebook
30-11-2021 / 18:11
30-11-2021 / 08:11
La aplastante victoria de Xiomara Castro en las elecciones presidenciales de Honduras pone un broche de oro a un mes políticamente excepcional de Nuestra América. Queda aún pendiente el balotaje chileno, pero el triunfo de la candidata de LIBRE tiene un relieve y una trascendencia que excede con creces el ámbito centroamericano y se proyecta a escala continental.
 
Su hazaña fue el premio a doce duros años de militancia en los cuales ella y su marido, el derrocado ex presidente Manuel "Mel" Zelaya, militaron incansablemente para construir una alternativa a las marionetas que Washington se las ingenió para imponer en Honduras luego de la destitución de Zelaya, el 28 de Junio de 2009.
 
Este fue el primer "golpe blando o institucional" que el gobierno de Estados Unidos puso en práctica en la región y, tal vez, la partida de nacimiento del Lawfare como práctica destituyente y de persecución política. Desde entonces se utiliza para proscribir -o por lo menos obstaculizar- la presencia de líderes populares en Latinoamérica.
 
En 2012 la víctima fue Fernando Lugo en Paraguay y en 2016 Dilma Rousseff. Muchos otros son víctimas de esa nefasta invención norteamericana: Lula, Evo, Correa, Cristina, Glas, Rivadeneira, Patiño, etc., y la lista no es exhaustiva. No fue casual que en ambos países -Paraguay y Brasil- y en esos precisos momentos la embajadora de Estados Unidos fuese la misma: Liliana Ayalde.
 
¿El pecado de Zelaya? Pretender consultar a la ciudadanía si quería o no que se convocara a una asamblea constitucional. Lo que siguió fue una tenaz resistencia de Zelaya y Xiomara, luego el exilio y después una implacable persecución, mientras el país se convertía en un páramo sumido en la pobreza y la violencia.
 
Washington impuso, mediante elecciones fraudulentas a dos peones: Porfirio Lobo Sosa y Juan Orlando Hernández, el hipercorrupto -según la Justicia de Estados Unidos y la opinión de las segundas líneas del Departamento de Estado- pese a lo cual Barack Obama, Donald Trump y Joe Biden siguieron admitiéndolo como uno de los líderes democráticos de la región.
 
Más de una treintena de muertos en protestas populares jalonaron la re-elección de Hernández a la presidencia en 2017. Parece que Almagro no se enteró; tampoco lo hicieron sus amos en Washington. Pero Xiomara no aflojó en su lucha. Así las cosas hoy adquiere el mérito histórico de haber barrido con un aluvión de votos a la mafia política enquistada en Honduras con la bendición de la Casa Blanca.
 
Y lo hizo en las elecciones con la mayor tasa de participación de la historia hondureña (unos tres millones y medio de votantes) que la convirtieron en la presidenta más votada de su país y, además, en la que atrajo a las urnas al voto juvenil. Su arrollador avance liquidó también el arcaico bipartidismo liberal-conservador y puso fin a uno de los narcogobiernos más descarados de Latinoamérica y el Caribe, sostenido contra viento y marea por sucesivos presidentes yanquis.
 
La Opinión Popular
 

28-11-2021 / 09:11
28-11-2021 / 08:11
27-11-2021 / 08:11
 
Uno de los eventos más trágicos de la Guerra de los Diez Años, la primera guerra de independencia cubana contra las fuerzas realistas españolas, fue el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina, lo que ocurrió durante el gobierno del General Blas Villate y de la Hera, Conde de Valmaseda.
 
Los ocho estudiantes fueron arrestados en su aula universitaria el 25 de Noviembre de 1871, por el propio Gobernador español de La Habana, acusados falsamente de haber arañado la tumba de un periodista español. Al día siguiente, bajo las órdenes del Segundo Cabo, General Crespo, por encontrarse ausente Valmaseda, los estudiantes fueron procesados en juicio sumarísimo.
 
El fallo de este juicio no fue aceptado por los voluntarios españoles amotinados frente al edificio de la cárcel donde se celebrara el juicio. Los estudiantes fueron procesados seguidamente una segunda vez, donde fueron condenados a muerte.
 
Valmaseda, que había regresado a La Habana, no revocó el fallo ni lo conmutó por pena inferior. Los 8 estudiantes fusilados fueron sorteados, mientras que el resto recibió distintas condenas: 11 fueron condenados a seis años de prisión, 20 a cuatro, y 4 de ellos a seis meses de reclusión. Los 8 estudiantes fueron ejecutados el 27 de Noviembre de 1871, dos días después de su arresto.
 
Aunque España trató de apartar este suceso de la Guerra de los Diez Años que en ese momento estaba desarrollándose con toda fuerza en Cuba, estaba claro que este fusilamiento pretendía aterrorizar a la población cubana dando un escarmiento ejemplar, para frenar el sentimiento independentista de los cubanos, aunque el resultado fue lo contrario.
 
Tanto el abominable crimen, como el inconcebible proceso judicial que lo precedió, contribuyeron a reforzar estos sentimientos independentistas. La fecha de Noviembre 27 se celebra en Cuba como día de Duelo Nacional.
 
La Opinión Popular 

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar