La Opinión Popular
                  04:19  |  Jueves 02 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-11-2021 / 12:11

¿Juntos?: Bullrich arrincona a Larreta y la UCR prepara el contragolpe

¿Juntos?: Bullrich arrincona a Larreta y la UCR prepara el contragolpe
A pesar de las victorias en CABA y provincia de Buenos Aires, los resultados de Vidal y Santilli dejaron un sabor agridulce en el entorno del alcalde porteño. La exministra de Seguridad, Bullrich, en cambio, quedó recostada en la victoria nacional y el acercamiento a Milei. El rol clave del radicalismo en varias provincias alimenta su aspiración por liderar la coalición opositora.
A pesar de las victorias en CABA y provincia de Buenos Aires, los resultados de Vidal y Santilli dejaron un sabor agridulce en el entorno del alcalde porteño. La exministra de Seguridad, Bullrich, en cambio, quedó recostada en la victoria nacional y el acercamiento a Milei. El rol clave del radicalismo en varias provincias alimenta su aspiración por liderar la coalición opositora.
 
Los datos que pronosticaron el resultado en las PASO de septiembre les quitaron el optimismo y el buen humor a los escuderos larretistas. Y contrastó con la euforia que tenían Macri o la titular del PRO, Patricia Bullrich, que capitalizó la victoria en los 12 distritos por fuera de Buenos Aires donde ganó JxC.
 
Junto a la UCR fue la impulsora de la campaña que se concentró en las ocho provincias que elegían senadores. El objetivo que lanzó después del 12 de septiembre fue sumar cinco bancas en la Cámara alta y quitarle el quórum propio al oficialismo.
 
Con esa misión cumplida, Bullrich quedó empoderada en la interna del partido amarillo por partida doble. Viene de haber sido una de las pioneras en cultivar vínculos políticos con el economista de ultraderecha Javier Milei, que lideró la fuga de votos por derecha que JxC intentó contener, rodeando a Vidal con el economista ultraliberal Martín Tetaz y el exministro de la Alianza Ricardo López Murphy.
 
Lo de Milei agudizó las diferencias con Rodríguez Larreta, Vidal, la UCR y la Coalición Cívica, que se niegan a tejer acercamientos con el flamante diputado electo. Porque apuntó a condicionar a Vidal y a Larreta, dos impulsores de la jubilación anticipada de Macri que no tuvieron éxito en la aventura de sacarlo del camino hacia 2023.
 
En ese marco también laten dividendos políticos que serán parte de otro reclamo dentro de la interna de JxC. Detrás de las 13 victorias en todo el país, la UCR cocina el relanzamiento de su ofensiva para disputar el liderazgo de JxC con el 2023 en el horizonte. En el Comité Nacional del partido advierten que detrás de la victoria nacional hubo aportes determinantes del radicalismo en Corrientes, Mendoza, Misiones, Santa Cruz, La Pampa y Córdoba.
 
También suman a Jujuy en la lista de méritos, aunque la estrategia de Morales de quedarse con los dos de los tres diputados nacionales que tiene la provincia quedó trunca ante la cosecha del Frente de Izquierda, que logró meter a Alejandro Vilca.
 
La acumulación del radicalismo tiene una escala inmediata antes de fin de año: la próxima Convención Nacional del partido que definirá a los nuevos integrantes del Comité Nacional que actualmente preside Cornejo. Morales quiere sucederlo como parte de su estrategia para liderar el contragolpe que prepara la UCR para agudizar la pelea por la hegemonía dentro de JxC.
 

 
El TEG interno en JxC luego de la elección: Bullrich arrincona a Larreta y la UCR prepara el contragolpe
 
Apenas votó el domingo por la mañana, Mauricio Macri eligió hablar con la prensa con una dedicación que nunca puso las veces que salió de la escuela Wenceslao Posse después de visitar el cuarto oscuro. A diferencia de los últimos años, no sufragó como candidato pero se pronunció como si lo fuera.
 
"Imagino dos años difíciles, pero Juntos por el Cambio va a actuar con mucha responsabilidad, ayudando a que la transición sea lo mejor posible", dijo el expresidente para cristalizar el objetivo que la coalición esperaba cumplir este domingo: decretar el principio del fin del Frente de Todos en el poder y sacarlo de juego en una lenta agonía hasta 2023.
 
Horas después, el escrutinio provisorio disipó semejante expectativa y le concedió una victoria de alcance nacional que le alcanzó a JxC para condicionar al oficialismo en ambas Cámaras con distinta intensidad, pero no para enterrar a su mayor adversario político.
 
Quizás lo piense ahora que está en Qatar, pero esas fueron las últimas palabras públicas del expresidente en las elecciones de este año, porque ese domingo Macri no volvió a hablar. Estuvo en el escenario central del bunker de Costa Salguero pero no ofreció ningún discurso.
 
En la noche de la victoria, distintas fuentes deslizaron que quería y no lo dejaron, pero los organizadores, que reportan al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, eludieron las versiones y aseguraron que tampoco lo hizo en los cierres de campaña para las primarias y las generales.
 
Lo cierto es que Macri fue el único de los principales dirigentes de la coalición que no habló cuando la tendencia del escrutinio provisorio era irreversible y confirmó las dos realidades internas que surcan al PRO desde el domingo: quienes apostaron al crecimiento nacional de la coalición para aumentar la presencia en el Senado quedaron empoderados.
 
Y los garantes de la candidatura de la exgobernadora María Eugenia Vidal fueron víctimas de sobrevender las expectativas de una victoria que, según habían pronosticado hace dos semanas, iba superar los 48 puntos de las PASO y meter hasta nueve diputados con una cosecha superior al 50 por ciento.
 
El conteo demostró que la estrategia de inflar la performance de la lista de JxC dejó un sabor agridulce en el equipo de campaña larretista. Vidal pudo retener casi todos los votos de las primarias, pero no pudo sumar uno más y protagonizó la elección más baja que tuvo el larretismo en los últimos años.
 
Dentro del resultado porteño también hubo un revés simbólico desalentador para el territorio donde el PRO tiene hegemonía hace 14 años: la lista de Vidal ganó en todas las comunas, salvo en la 8 del sur porteño, justo el lugar que eligió el larretismo para hacer un primer cierre de campaña concentrado en esa postergada zona de la capital.
 
Los datos que pronosticaron la baja en el resultado de septiembre le quitaron el optimismo y el buen humor a los escuderos larretistas. Y contrastó con la euforia que tenían Macri o la titular del PRO, Patricia Bullrich, que capitalizó la victoria en los 12 distritos por fuera de Buenos Aires donde ganó JxC. Junto a la UCR fue la impulsora de la campaña que se concentró en las ocho provincias que elegían senadores. El objetivo que lanzó después del 12 de septiembre fue sumar cinco bancas en la Cámara alta y quitarle el quórum propio al oficialismo.
 
Con esa misión cumplida, Bullrich quedó empoderada en la interna del partido amarillo por partida doble. Viene de haber sido una de las pioneras en cultivar vínculos políticos con el economista de ultraderecha Javier Milei, que lideró la fuga de votos por derecha que JxC intentó contener, rodeando a Vidal con el economista ultraliberal Martín Tetaz y el exministro de la Alianza Ricardo López Murphy. La alquimia alcanzó para evitar que la sangría fuera mayor, pero "La Libertad Avanza" finalmente llegó a los 17 puntos y sumó casi tres puntos y medio respecto a los 13,66 de las PASO.
 
Milei llegó a ese resultado luego de haber traccionado más a la derecha el discurso de JxC, un fenómeno que el economista se adjudica como un logro. Su impacto se disparó luego de que Macri ventiló que mantuvieron una reunión antes de las PASO. Luego dijo que esperaba sumarlo para confluir en 2023 y agudizó las diferencias con Rodríguez Larreta, Vidal, la UCR y la Coalición Cívica, que se niegan a tejer acercamientos con el flamante diputado electo.
 
Milei confirmó el encuentro poco después, elogió al expresidente,  y dijo que el magnate no es parte de la casta. Para algunos larretistas fue casi un justificativo dirigido al votante porteño de JxC que dudaba a quién votar y que luego del gesto de Macri podía sentirse con menos dilemas para votar a Milei.
 
Esos movimientos de Macri siguen frescos en la memoria (y en las sospechas) de quienes lo consideraron una mochila de plomo durante toda la campaña. Los más desconfiados aseguran que fue una movida premeditada que va más allá de mantener la conversación con el electorado más ultra de JxC que puede seguir fugándose hacia Milei.
 
También apuntó a condicionar a Vidal y a Larreta, dos impulsores de su jubilación anticipada que no tuvieron éxito en la aventura de sacar a Macri del camino hacia 2023. Por el contrario, el magnate se mueve cada vez más como un candidato y, así como se reunió con Milei, mantiene "encuentros por cuestiones específicas" con políticos y empresarios como si estuviera construyendo una futura candidatura.
 
 
El TEG del 2023
 
Macri mantendrá su estrategia de intercalar viajes en el exterior y protagonizar intervenciones locales en los medios para mantener en pie la incógnita sobre su futuro político. Sabe que tiene jugadores de peso en frente y de su propio partido.
 
Bullrich mantiene firmes sus aspiraciones para disputar la candidatura presidencial del PRO y la semana pasada, cuando concluía su gira federal, visitó Jujuy y se reunió con el gobernador Gerardo Morales, uno de los dirigentes de la UCR que ya blanqueó su ambición por pelear en 2023.
 
Ambos dijeron que podrían ir juntos en una fórmula que resulta difícil de imaginar, pero que les sirve para mantener sus aspiraciones cuando todos los competidores internos se preparan para una pelea que será encarnizada y que recién terminará dentro de dos años.
 
Ése fue el clima que marcó la noche de Costa Salguero, signada por el impacto de los desequilibrios internos que dejaron los resultados en el momento que separa el final de las legislativas y el arranque formal de la carrera que termina en 2023.
 
La dueña de casa, la exgobernadora María Eugenia Vidal, concluyó su cambio de domicilio a la Ciudad. Sin embargo, a la luz de los resultados obtenidos por el exvicejefe Diego Santilli, quedó claro que podría haber continuado su carrera en la provincia que gobernó durante cuatro años sin grandes sobresaltos electorales. Su partida del mayor distrito electoral del país comenzó a ser llenada por Santilli, que también concluyó las elecciones con un sabor agridulce. Se impuso por menos de un punto y medio a Victoria Tolosa Paz, del Frente de Todos.
 
La lista de JxC tuvo una cosecha del 39,81% y la escudería oficialista remontó la derrota de casi cuatro puntos de las PASO y llegó al 38,53. Las dos fuerzas metieron 15 diputados cada una y aportaron una pieza clave para la paridad que dominará a la Cámara de Diputados a partir del 10 de diciembre. Hasta que el escrutinio definitivo corrija o ratifique los números del domingo, el Frente de Todos tendrá 118 escaños, dos menos de los 120 que posee actualmente, y JxC tendrá 116, uno más que los 115 que controla.
 
En ese virtual empate el oficialismo buscará todos los aliados posibles para llegar al quórum de 129 y reanimará la intrincada conversación con el lavagnismo que hasta ahora no sabe si sumará a Florencio Randazzo.
 
Para JxC se reeditará la tensión que se vivió en las elecciones con Milei: apenas asuma, junto a José Luis Espert, compartirán un bloque de cuatro votos que el mayor interbloque opositor no podrá eludir a la hora de buscar aliados. En esa negociación comenzarán a afianzarse los puentes y contactos entre el mayor interbloque opositor y el nuevo bloque de ultraderecha, con el que tanto Macri como Bullrich quieren confluir.
 
Para un recién llegado a la provincia como Santilli, el resultado de este domingo se trató de un paso muy importante en su carrera política, pero la victoria tuvo sabor a poco porque su propio equipo, al igual que le pasó a Vidal, auguraba una victoria superior a los cinco puntos: fue la expectativa que encerraba el "Colo" para llegar a la Cámara de Diputados con un capital electoral que le hiciera el camino más fácil para construir su candidatura a gobernador en 2023.
 
Más allá de la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, la foto nacional refleja una victoria contundente de JxC que no alcanzó para revertir por completo los números en el Congreso. En todo el país sumó el 42,10% de los votos, superó por casi diez puntos al 33,36% que reunió el FdT. Fueron 9.603.324 votos que implicaron un crecimiento de más de medio millón de votos respecto a las primarias de septiembre.
 
En ese mapa también laten dividendos políticos que serán parte de otro reclamo dentro de la interna de JxC. Detrás de las 13 victorias en todo el país, la UCR cocina el relanzamiento de su ofensiva para disputar el liderazgo de JxC con el 2023 en el horizonte. En el Comité Nacional del partido advierten que detrás de la victoria nacional hubo aportes determinantes del radicalismo en Corrientes, Mendoza, Misiones, Santa Cruz, La Pampa y Córdoba. También suman a Jujuy en la lista de méritos, aunque la estrategia de Morales de quedarse con los dos de los tres diputados nacionales que tiene la provincia quedó trunca ante la cosecha del Frente de Izquierda, que logró meter a Alejandro Vilca.
 
La acumulación del radicalismo tiene una escala inmediata antes de fin de año: la próxima Convención Nacional del partido que definirá a los nuevos integrantes del Comité Nacional que actualmente preside Cornejo. Morales quiere sucederlo como parte de su estrategia para liderar el contragolpe que prepara la UCR para agudizar la pelea por la hegemonía dentro de JxC.
 
Por: Claudio Mardones
 
Fuente: Tiempo Argentino
 

Agreganos como amigo a Facebook
01-12-2021 / 11:12
La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, dio otro inesperado giro político al pasar de denunciar la "infectadura" de Alberto Fernández a exigirle al gobierno que imponga vacunación obligatoria y use información confidencial para salir a buscar casa por casa a los no vacunados.
 
¿Cómo, Patricia? ¿Y las libertades? ¿Las vacunas no eran veneno? ¿Obligar a la población a vacunarse? ¿Salir a cazar a los no vacunados y vacunarlos de prepo? La presidenta del PRO fue durante la pandemia una de las voces más gurkas contra las medidas sanitarias y encabezó varias marchas que reclamaron al gobierno que respete la "libertad" de los ciudadanos.
 
Pero ahora cambió radicalmente y quiere que el gobierno utilice la información confidencial que tiene el Estado sobre los ciudadanos para ir a buscarlos y vacunarlos de prepo, al tiempo que el principal dirigente de su espacio, Gerardo Milman, anticipó que presentará un proyecto de ley de vacuna obligatoria. ¿Y las libertades, Patri? Son las permanentes contradicciones de Bullrich.
 
Bullrich volvió a quedar atrapada en su verborragia y propuso una barbaridad: "En la campaña electoral fueron a los padrones a mirar quién no había votado y los fueron a buscar casa por casa. Lo hicieron en muchos distritos. ¿No pueden ir a buscar casa por casa a buscar a la gente que no se vacunó?".
 
"Si todos tenemos acá (en el teléfono) cuándo nos dieron las dosis, quién se la dio, quién no se la dio... ¿Por qué no hacen una campaña masiva de ir a buscar a todas y cada una de las personas que no se vacunaron?", continuó la presidenta del PRO.
 
Al mismo tiempo, el diputado electo Milman, mano derecha de Patricia, adelantó que apenas asuma promoverá un proyecto de ley "para terminar con la pandemia convirtiendo en obligatoria en el plan de vacunación la vacuna contra el Covid".
 
Las afirmaciones de Bullrich y Milman generaron una durísima reacción especialmente entre los "libertarios", que los cruzaron duramente. Javier Milei compartió varios mensajes, mientras que José Luis Espert directamente trató de "fascista impresentable" a la polémica presidenta del PRO.
 
La Opinión Popular
 

01-12-2021 / 10:12
Rupturismo o acuerdo por negociación, las dos puertas que abrió el radicalismo en la Cámara de Diputados. El culebrón escribirá su capítulo final el próximo lunes en una reunión de bloque que definirá si la UCR será representada por dos bandos o si, discusión de cargos de por medio, mantendrá la unidad que, algunos esperan, siga comandada por Mario Negri.
 
Con el pedido de cambio de jefatura por un lado y la ratificación de la voluntad mayoritaria por el otro, el sector referenciado en Martín Lousteau y el encolumnado detrás del cordobés terminaron de inaugurar la interna por la presidencia del partido a nivel nacional que, también, podría tener su broche de oro en diciembre.
 
Durante la mañana del martes, Negri publicó una serie de tuits en los que planteó la necesidad de dejar de lado las tensiones y construir una UCR unida y fuerte. La jugada, lejos de ser una proclama, buscó anticipar una movida planificada por sus contrincantes con Emiliano Yacobitti a la cabeza, nombre que sonó para sucederlo al frente del bloque.
 
Minutos más tarde, efectivamente, quince diputados firmaron un comunicado en el que pidieron "cambiar para ganar" y para reflejar el resultado de una elección que, en Córdoba, lo tuvo a Negri como gran perdedor. Según informaron desde el sector referenciado en Lousteau, los legisladores no están dispuestos a "bancar" una cuarta reelección del histórico radical que perdió las PASO por 250 mil votos.
 
La actual conducción esperó una ruptura que no llegó el martes y que, en caso de fracasar las negociaciones, podría darse el lunes próximo. Desde el sector retador dejaron trascender que no habría un quiebre y la jugada se interpretó como parte de un tire y afloje por cargos, lugares en las comisiones y vocerías.
 
En principio, ese espacio de concesiones llegaría recién el jueves, una cita compartida. Si no llegaran a acordar, cada uno podría seguir por su lado y la pelea girará en torno a quién fue el causante de la fisura. Si fue Negri por no correrse del cargo o si fue el lousteauismo por no respetar el llamado a la unidad.
 
Los dichos de Elisa Carrió el sábado terminaron de encender una mecha corta. Por otro lado, el acercamiento de Lousteau a un Horacio Rodríguez Larreta que le dio más espacios de poder dentro del Gabinete porteño producto de la coalición de gobierno que supieron construir. Esa relación generó tensiones dentro la UCR porque algunos temieron una intervención de facto por parte del PRO. Finalmente, el anticipo de la elección del presidente del Comité Nacional que, por ahora, sería el 20 de diciembre.
 
Estas idas y vueltas fueron observadas desde el macrismo. Hace sólo una semana, Patricia Bullrich quiso correr a Cristian Ritondo pero perdió en la votación interna. Globalmente, a Juntos por el Cambio la disputa no le significará pérdidas pero una ruptura radical podría fortalecer a un PRO que perdió dos diputados en las últimas horas. Sebastián García de Luca y Domingo Amaya se irán a un nuevo espacio conformado por Margarita Stolbizer y Emilio Monzó, siempre dentro de la alianza.
 
La Opinión Popular
 

30-11-2021 / 09:11
Si algo le faltaba a Juntos es que aparezca Elisa Carrió. Y lo que hizo Lilita es meterse en una pelea entre radicales, para respaldar a su amigo Mario Negri y de paso, sacarse el gusto de emprenderla contra uno de sus eternos enemigos: el Coti Nosiglia. Carrió festejó los 20 años de su partido y dejó mensajes. "Sepan lo que eligen en la presidencia de los bloques. Yo no me fui de un partido que tenía corruptos para venir a hablar con los hijos privilegiados de esos corruptos, que manejaron Medicina o la Franja de Ciencias Económicas con la mayor corrupción que se conoce en la historia", sentenció brutalmente frente a los absortos concurrentes.
 
La frase fue contundente, pero en lo que todos entendieron fue dirigido a Lousteau espetó también: "No se puede ser amigo de Coti toda la vida". La líder de la Coalición Cívica ya había adelantado en la semana que no era indefectible que siguiese en Juntos y que esto dependía de ciertas condiciones. "Claro su partido está ordenado, son cinco y todos siguen la dictadura de Carrió, ahora viene a meterse al radicalismo de donde se fue, quiere manipular la interna y apuesta en base a sus amistades, porque Lila piensa en ella y su grupo de amigos, esos son los buenos, los demás son los malos", dice un dirigente radical.
 
Incluso dentro del PRO no ven bien la amenaza de Carrió: "No podés meterte en la interna de otro partido y condicionar tu permanencia en la alianza en base a esa interna, es un apriete en términos que no nos conviene manejar. ¿Y si Yaco le dobla al brazo a Negri y se queda con el bloque, qué? ¿Se va? Y si se va, ¿nos saca votos? Carrió no tiene votos, tiene poder de daño es el único motivo por el que se la mantuvo adentro todo este tiempo", dice un dirigente amarillo.
 
En su alocución de aniversario, tampoco se privó de agarrársela con funcionarios larretistas, especialmente con quien el jefe de Gobierno puso como responsable de la campaña: Fernando Starface. "No la cuidó a María Eugenia (Vidal) en la campaña, la forzó demasiado, le armaba seis eventos por día, la desgastó sin orden, innecesariamente", le dedicó a uno de los alfiles de Horacio Rodríguez Larreta.
 
Carrió va a ser protagonista de esta etapa de definiciones por venir. No por su potencia electoral, tampoco por sus dotes estratégicas ni la capacidad de gestión, sino por el miedo que genera que se desmarque, que se salga de Juntos y empiece a tirar desde afuera. "Es un buscapié, nunca sabes para donde va hasta que te golpea, es muy peligrosa", graficó otro hombre del PRO que preferiría que la líder de la Coalición, ni siquiera note su presencia.
 
La batalla será dura, ahora con un condimento externo que intenta condicionar las decisiones de otros partidos dentro de la alianza. Los radicales no se meten en el PRO. Los amarillos no intervienen en las decisiones de la UCR. Lilita, está en todos lados con su código de conducta propio.
 
La Opinión Popular
 

29-11-2021 / 10:11
"Cepo a los viajes al exterior". "Venganza contra la clase media". "El camino a Venezuela y a la Unión Soviética". "Gobierno de inútiles". Estas definiciones, proferidas por periodistas, economistas, y políticos de la oposición, fueron utilizadas para referirse a la reciente circular A-7407 del Banco Central, que impidió el financiamiento subsidiado en cuotas en pesos de pasajes y hotelería en el exterior.
 
En ningún caso se mencionó que no existe ninguna restricción para la compra de pasajes y salidas al exterior, pero por sobre todo, que así como se apuntó a restringir la demanda de turismo emisivo, que en años normales llegó a implicar una erogación de 9.000 millones de dólares anuales para el país, se buscó ampliar la demanda de bienes de capital para fortalecer la industria y el empleo, dos elementos que inciden de forma mucho más decisiva en el bienestar de la población.
 
Sucede que paralelamente a la restricción para los viajes, el mismo Banco Central anunció mayores créditos y flexibilidades para importar bienes de capital, es decir las maquinas utilizadas para la producción industrial, por hasta un millón de dólares y con adelantos de hasta 270 días para poder abonar este tipo de maquinarias.
 
Se trató, en definitiva, de una medida que apunta a utilizar los escasos dólares con los que cuenta el país para generar más industria y trabajo en lugar de turismo al exterior, una actividad altamente positiva en lo social y cultural, pero reducida a un mínimo de la población, y que poco aporta al desarrollo del país.
 
A diferencia de la industria nacional, que posibilita la creación de empleos y de contar con más dólares, sea tanto por la exportación de los productos fabricados por esas industrias nacionales como también por la posibilidad de que esa misma producción nacional sustituya importaciones.
 
Con la restricción externa estructural, la fuga de divisas durante el macrismo, la necesidad de industrialización, y la brutal deuda con el FMI, no hay espacio para financiar el turismo emisivo, más allá del mentiroso relato opositor.
 

29-11-2021 / 10:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar