La Opinión Popular
                  04:40  |  Jueves 02 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 17-10-2021 / 21:10
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?
El destino de un proyecto político no es poca cosa. Compromete la vida cotidiana de miles y miles de personas. Lo que está en juego requiere que se trate la campaña electoral, el esfuerzo organizado para influir en la decisión social, con profesionalidad y respeto. ¿Es adecuada la estrategia electoral del Frente de Todos en Entre Ríos? Por los resultados de las PASO, parecería que no.
El destino de un proyecto político no es poca cosa. Compromete la vida cotidiana de miles y miles de personas. Lo que está en juego requiere que se trate la campaña electoral, el esfuerzo organizado para influir en la decisión social, con profesionalidad y respeto. ¿Es adecuada la estrategia electoral del Frente de Todos en Entre Ríos? Por los resultados de las PASO, parecería que no.
 
Por los votos de los comicios primarios, se observa que Juntos por el Cambio marcha primero en la provincia de cara a los comicios del 14 de noviembre. La estrategia del porteño Rogelio Frigerio, del nº 1, es la defensa, la más segura. Está en la cima y debe proteger su posición. Su táctica, de manual, es no atacar a sus competidores, aunque a veces recurra al contraataque.
 
El Frente de Todos, con Enrique Cresto, está segundo. Cuando se es número 2, se es vulnerable, y no se puede ser temeroso, recurrir a estrategias de supervivencia y actuar a la defensiva. La estrategia electoral ofensiva, la que debe aplicar, es altamente dependiente de las ganas de luchar y de ganar. ¿Qué debe hacer el nº 2? Debe ser punzante, retador, desafiante. Su mensaje debe destacar los puntos negativos del adversario. Tiene que ganarle al nº 1. Los yanquis lo denominan challenger y, como en el boxeo, tiene que salir a buscar la pelea. Sí no lo ejecuta así, jamás revertirá la situación, ni ganará.
 
¿Cómo debe hacerlo? Lo principal es enfocarse en la posición del que va ganando, no en la propia. Enfatizar los aspectos negativos del adversario o de la idea rival, más que los aspectos positivos propios. Por ejemplo: en la idea neoliberal planteada por Horacio Rodríguez Larreta de eliminar las indemnizaciones por despido injustificado. Denunciar que vienen por las cesantías masivas de trabajadores, y después llegarán ataques a otras conquistas laborales y sociales del peronismo: el aguinaldo, las vacaciones pagas... Son riesgos potenciales, asociados con Frigerio, que provocan temores, incluso en los propios votantes del porteño.
 
También hay que evidenciar el historial de Frigerio. Como ex Ministro de Mauricio Macri, es corresponsable de un mandato que endeudó al país en más de 120.000 millones de dólares y permitieron la fuga de 90.000 millones de dólares del país, mientras cerraron, sin pandemia, 25.000 empresas Pymes en Argentina. Y deberá explicar la falta de obras para Entre Ríos y la ausencia del Estado Nacional en políticas sociales, salud y empleo en la provincia durante la nefasta gestión neoliberal.
 
Y no olvidarse del prontuario de Frigerio. Está acusado de integrar una asociación ilícita en la obra pública para asfixiar económicamente al Grupo Indalo, rematar activos a precio vil y encarcelar a los empresarios. Otra causa es la de la Oficina Anticorrupción que lo denunció por venderle propiedades del Estado a sus amigos, simulando subastas en los que participaba un solo oferente o a veces dos, pero con adjudicaciones a precios muy por debajo del valor. El perjuicio fue de 74.536.889 dólares. Además, deberá explicar ante la Justicia por qué, desde su ministerio, se realizó el seguimiento ilegal, sin orden judicial, de dirigentes políticos y referentes sociales a través del sistema SICaM HALCON. Gustavo Bordet, Laura Stratta, Enrique Cresto y Martín Piaggio, fueron víctimas del espionaje ilegal. Es necesario señalar todo esto del candidato macrista para que los electores estén plenamente informados y decidan con responsabilidad.
 
La Opinión Popular
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?

Endeudarse a lo pavote y que pague Magoya
 
En las recientes PASO, la abstención y el voto en blanco dominaron el escenario donde el Frente de Todos perdió volumen de votos mientras que Juntos por el Cambio no creció. A la vera de estas dos coaliciones se dio la fantasmal aparición de una derecha ultra liberal y anti política.
 
Juntos por el Cambio es claramente una alianza anti peronista, homogéneamente de derecha, con un ala más política pero no menos derechista. El "mercado" como mejor asignador de recursos, la medida de valor de todos los valores, la meritocracia y un republicanismo vacío son los ejes que la definen.
 
Por el contrario el Frente de Todos es una coalición centrista, mucho más heterogénea que combina centro derecha y centro izquierda. Intervencionismo estatal, distribucionismo, desarrollo económico y nuevos derechos sociales son sus coordenadas principales.
 
La irresponsabilidad y falta de proyectos de la oposición macrista quedó en evidencia en el debate entre los candidatos a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires. "Tendríamos que haber pagado cinco mil millones de dólares este año y 19 mil millones en el 2022 ¿qué hubieran hecho ustedes si estuvieran en el gobierno?", preguntó Leandro Santoro.
 
"Fácil -respondió María Eugenia Vidal-- tendríamos la confianza de los organismos internacionales y hubiéramos conseguido más crédito". Endeudarse más, según la candidata macrista. La respuesta resbaló por el éter hacia algún agujero negro. Vidal lo soluciona todo fácil. La fórmula del macrismo es: nos endeudamos más y que pague Magoya a costa de la educación, la salud y la seguridad de los pobres. Con esa receta, está en riesgo mucho más el futuro que el presente.
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?  
 
La historia vuelve a repetirse
 
La inflación volvió a subir, el Gobierno de Alberto Fernández culpó a los empresarios, reeditó alguna forma de control de precios más o menos acordada, más o menos impuesta y remató la faena con amenazas de aplicación de la Ley de Abastecimiento.
 
A la derecha no le gustó esto y salieron todos -empresarios, grandes medios porteños y dirigentes macristas- a agitar el fantasma del desabastecimiento para responsabilizar al gobierno de la especulación empresaria. De manual y como siempre, los llamados "formadores de precios" juran que no tienen nada que ver con el asunto, culpan a la presión impositiva y vuelven a clamar por una reforma que modernice las relaciones laborales, aunque donde dice "modernice" algunos lean "precarice".
 
El presidente Fernández almorzó con varios de los principales empresarios del país, los dueños del poder económico. Durante el encuentro, los CEOs le plantearon al Presidente sus dudas por el acuerdo con el FMI y por el nivel de consenso interno que tendrá, tanto dentro del Frente de Todos (FdT) como en el Congreso, con la oposición.
 
Concretamente, se preguntaron si Juntos por el Cambio estará dispuesto a acompañar al Gobierno y a votar el acuerdo en el Congreso y expresaron "preocupación" por el silencio opositor. Es evidente que el Gobierno busca en el Círculo Rojo la gobernabilidad que no encuentra en Juntos por el Cambio.
 
Luego, en el coqueto Centro Costa Salguero y con un costo de inscripción de 180 mil pesos, volvieron a reunirse la crema y nata del empresariado nacional y los economistas más cercanos al establishment en una nueva edición del Coloquio de Idea, que otra vez ofició de escenario para expresar la tensión entre este sector y un gobierno peronista. Todos enojados contra el oficialismo y así se lo hicieron sentir.
 
Un día después que el INDEC informara al país que la inflación de septiembre había trepado a 3,5%, un punto entero más que la de agosto, y un par de días antes de que el flamante secretario de Comercio, Roberto Feletti, anunciara otro congelamiento de precios, el presidente Fernández se encargó de dar cierre al elitista evento.
 
Alberto buscó evitar el tono confrontativo pero en algunos tramos de su alocución apuntó directamente contra su auditorio. "Hemos visto que en septiembre y en lo que va de octubre los precios de los artículos de la canasta familiar se han incrementado de manera incomprensible", dijo al iniciar su abordaje al tema que más tensión generaba en el ambiente, el congelamiento de precios.
 
Para luego embestir con más enjundia: "el pueblo argentino no puede ser la víctima de la especulación y ambición de algunos. Una sociedad donde unos pocos ganan y millones pierden, no es una sociedad, es una estafa". Básicamente les dijo a los empresarios que no tenían motivos para haber incrementado los precios como lo habían hecho durante el último mes y medio y los acusó de estafar a la sociedad.
 
El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Daniel Funes de Rioja, salió a contestar al presidente y consideró que la inflación es consecuencia de las políticas que lleva adelante el Gobierno nacional antes que de la codicia de los empresarios, aseguró que las subas de los precios en las góndolas responden directamente a incrementos en los costos en insumos, materias primas y logística y pidió bajar impuestos y cambiar las leyes laborales para bajar el "costo argentino".
 
Otro que habló tras el discurso de Alberto en el Coloquio de Idea fue el Feletti, que a mitad de semana había anunciado un acuerdo para congelar hasta principios del año que viene los precios de más de 1.200 productos, pero ayer salió a aclarar que en realidad todavía no se había llegado a ningún acuerdo y que el lunes habría una reunión con representantes de las cámaras empresariales.
 
Dijo que esa reunión será la última instancia de negociación con los empresarios para consensuar un listado de precios y que de no llegar a un acuerdo apelará a la Ley de Abastecimiento para imponer un congelamiento unilateral de precios.
 
La necesidad de una reforma laboral fue otro de los puntos de disenso del Gobierno nacional con los empresarios. El tema lo había instalado el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuando propuso eliminar las indemnizaciones por despido injustificado y reemplazarlas por algún tipo de seguro de desempleo, que deberían pagar los propios trabajadores.
 
Alberto se encargó puntualmente de desterrar cualquier ilusión que pudiera tener el empresariado respecto a esa cuestión: "he oído en los últimos tiempos muchos reclamos para ponerle fin a las indemnizaciones por despidos. Se repite la idea de generalizar esquemas indemnizatorios que sirven a sectores que tienen una alta tasa de rotación de empleo y también de informalidad", analizó el mandatario. "Hasta aquí no hay ninguna evidencia que muestre el éxito de esas lógicas", dijo.
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?  
 
Demorada renegociación con el FMI
 
La otra gran preocupación planteada por el gran empresariado durante las jornadas de Idea tiene que ver con la incertidumbre en torno a la renegociación de la deuda con el FMI. Más allá de asegurar que las conversaciones van bien encaminadas, el Presidente no dio otra precisión. Está cercado por la herencia de una impagable deuda en dólares que compromete a generaciones y para arreglar con el FMI sin seguir ajustándose la soga al pueblo.
 
Tampoco lo hizo el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, que viajó a Estados Unidos para reunirse con representantes de los más poderosos fondos inversores del mundo, quienes explícitamente le preguntaron al funcionario qué plazos se proponía Argentina para llegar a un acuerdo con el Fondo pero como única respuesta se llevaron una declaración del compromiso del gobierno nacional por "honrar la deuda".
 
La ansiedad continuará creciendo entre los empresarios conforme se acerque marzo del año próximo, cuando opera un vencimiento impagable de 18.000 millones de dólares del brutal préstamo proselitista que le otorgó el FMI a Mauricio Macri, para que este intentara ganar las elecciones en 2019.
 
Tal vez la última oportunidad que tendrá el Gobierno nacional para presionar al FMI a efectos de que acepte términos más beneficiosos para Argentina se dará a fines de este mes, durante la próxima Cumbre del G20 que se realizará en Roma.  El Presidente concurrirá con la misión excluyente de buscar respaldos, especialmente de Estados Unidos y Alemania, a la propuesta de renegociación que impulsa Argentina y que incluye una extensión en los plazos de pago, reducción de intereses y sobrecargos.
 
Mientras tanto Alberto seguirá hilvanando anuncios de alto perfil con el objetivo primordial de mejorar en noviembre la pobre performance electoral lograda en las PASO. El próximo hito de campaña será un nuevo Plan Quinquenal que se propondrá construir medio millón de viviendas en cinco años.
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?  
 
En Juntos por Entre Ríos reina la euforia
 
Consideran que la peronización de la lista no le reportó al PJ de Entre Ríos los resultados esperados en las PASO, por eso la defensa de la gestión nacional se le volvió complicada entre los propios: la pobreza que no se revierte como se esperaba, la inflación incontrolable y el pesimismo reinante le restan apoyo entre los votantes menos ideologizados.
 
Los beneficiarios directos de este proceso son Rogelio Frigerio y Pedro Galimberti, que tampoco dejan de sorprenderse. La campaña continúa y la inversión publicitaria creció de forma abrupta, pero en Juntos por Entre Ríos predomina la convicción de que sólo hay que nacionalizar al máximo el discurso para lograr una elección histórica.
 
Las noticias que muestran al porteño Frigerio con el porteño Diego Santilli en Gualeguaychú sintetizan lo principal de lo que los candidatos macristas locales pretenden decir. Los pruritos por la intromisión porteña en las listas entrerrianas serían muecas del pasado: hoy eso parece ser necesario para la oposición local.
 
Qué harán los socios opositores, macristas y radicales, después de un hipotético triunfo es el principal interrogante de toda la política entrerriana. La respuesta es completamente impredecible.
 
Todo indica que la nacionalización de la campaña terminará en el momento mismo del cierre de la votación. El domingo 14 por la noche, Frigerio y Galimberti se proclamarían los artífices absolutos de ese proceso y los dueños de esos votos: esa foto será apenas el inicio de un proceso político complejo en Juntos por Entre Ríos.  
 
Entre quienes ingresarían al Congreso hay dos dirigentes que se consideran en condiciones de aspirar a la Gobernación y son Frigerio y Galimberti. Ese proceso estará marcado a fuego por el modo en que Macri y sus posibles sucesores diriman la compleja trama de aspiraciones presidenciales que alberga la cúpula opositora. Y, sobre todo, estará condicionado por la deriva de la crisis social, económica y política que podría provocar una derrota del peronismo.
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?  
 
Cresto: hay que tener fe y esperanza
 
La Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) realizó el jueves la Jornada de la Industria. Se trata del primer encuentro regional Rumbo a la 27° Conferencia Industrial de la UIA, con la premisa de poner en debate la coyuntura del sector y las perspectivas hacia 2022.
 
Del evento participaron el presidente de UIA, Daniel Funes de Rioja; de la UIER, Leandro Garciandía; el gobernador Gustavo Bordet y el intendente de Paraná, Adán Bahl; además de los candidatos a diputados nacionales, Rogelio Frigerio y Enrique Cresto.
 
Sobre los temas que se debatieron en la jornada, Cresto comentó que abordaron: "la carga impositiva, cómo acompañar el empleo y del proyecto 'Mochila´ que presentó Cambiemos y que vulnera los derechos de los trabajadores. Estamos convencidos que no podemos seguir permitiendo en la Argentina, como pasó los últimos años; los cuatro de Macri y el primero de la pandemia; que la variable ajuste sean los trabajadores".
 
"Cuando terminamos nuestro gobierno en 2015, Argentina tenía el Salario Mínimo, Vital y Móvil más alto de Latinoamérica, en 2019 teníamos el más bajo. Ahora discuten el tema de la indemnización, y creo que esa es la pugna que divide estos dos sistemas de gobierno que nos vamos disputar las elecciones el próximo 14 de noviembre", señaló Cresto.
 
En las Jornadas de la Unión Industrial de Entre Ríos, Cresto expuso los principales lineamientos del modelo de producción, trabajo y desarrollo que el Frente de Todos defiende y representa en esta instancia electoral.
 
Desde Juntos por el Cambio, pero especialmente desde el macrismo, se plantean modificaciones en la política fiscal provincial que desde el Gobierno local aseguran que solo conseguirán desfinanciar a la provincia para beneficiar a las grandes empresas.
 
Este tipo de propuestas traen el riesgo de fundir a la administración ordenada por Bordet y dejar sin recursos a logros tan importantes como la construcción de nuevos hospitales y viviendas, la educación, las obras viales, los programas sociales, entre otros.
 

¿La estrategia electoral del Frente de Todos es la adecuada?  
 
Con la vista en 2023
 
En Concordia, Enrique Cresto recorrió obras junto a vecinos y referentes comunitarios y dialogando acerca del impacto de las mismas en la calidad de vida. En ese marco, expresó que "este proceso electoral puso en debate dos modelos de país. Un modelo, el que representa el peronismo, propone salir adelante con trabajo, producción y justicia social. El otro representa una vuelta al pasado, a la Argentina del endeudamiento y la especulación financiera, a la Argentina del estancamiento y la exclusión. Nosotros queremos ir para adelante, queremos una Argentina grande y para todos".
 
En el PJ entrerriano todos reiteran que una elección de medio término nada tiene que ver con una disputa provincial -hay clara evidencia empírica de que durante años así funcionaron las cosas en Entre Ríos- pero la posibilidad de que la oposición abandone esta vez su estrategia de jugar a perdedor, y pase a la ofensiva, desvela a la mayoría.
 
Para todos, la incertidumbre será la clave del día después de la elección que ocurrirá en cuatro semanas. La gran diferencia es que el peronismo tiene en Gustavo Bordet un conductor inapelable. La oposición aún tiene que construir un liderazgo, pero tiene dos años para hacerlo.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
01-12-2021 / 17:12
01-12-2021 / 12:12
01-12-2021 / 12:12
30-11-2021 / 17:11
30-11-2021 / 10:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar