La Opinión Popular
                  02:30  |  Lunes 18 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-10-2021 / 11:10
JUNTOS POR EL CAMBIO SE DERECHIZA PARA CONSERVAR VOTOS Y VA POR MÁS DE LO MISMO

Macrismo explícito: Macri va a indagatoria, Larreta reprime, Vidal amenaza

Macrismo explícito: Macri va a indagatoria, Larreta reprime, Vidal amenaza
Mauricio Macri fue citado a declaración indagatoria en la causa que investiga la comisión de tareas de inteligencia ilegal sistemática contra familiares de las víctimas del hundimiento del ARA San Juan. Horacio Rodríguez Larreta ordenó desalojo y represión contra un grupo de familias desamparadas en la Villa 31. María Eugenia Vidal anunció que Juntos por el Cambio (JpC) irá por la presidencia de Diputados si consigue ser la primera minoría en dicha Cámara, tras las elecciones de noviembre.
Mauricio Macri fue citado a declaración indagatoria en la causa que investiga la comisión de tareas de inteligencia ilegal sistemática contra familiares de las víctimas del hundimiento del ARA San Juan. Horacio Rodríguez Larreta ordenó desalojo y represión contra un grupo de familias desamparadas en la Villa 31. María Eugenia Vidal anunció que Juntos por el Cambio (JpC) irá por la presidencia de Diputados si consigue ser la primera minoría en dicha Cámara, tras las elecciones de noviembre.
 
Los tres acontecimientos guardan coherencia; se sucedieron en menos de una semana. Los dos últimos son deliberados, tácticas de campaña. El conjunto describe bien el desapego macrista respecto de las leyes, los derechos humanos y sanas rutinas institucionales.
 
Basta que Cristina Fernández diga "republicanos de morondanga" para que estallen de ira medios, dirigentes opositores, líderes patronales. Contienen, en cambio, la indignación frente al comprobado espionaje ilegal de Macri contra personas de bien. El silencio acompaña la salvajada policial dispuesta por Rodríguez Larreta. La mala fe de Vidal pasa desapercibida.
 
El maniqueísmo encubre las locuras de la derecha argentina que ni siquiera tiene la franqueza de asumir su identidad. La victoria en las Primarias Abiertas (PASO) acrecentó su ambición tanto como su desparpajo. Los macristas interpretan que la nueva campaña va bien, consideran que el Frente de Todos no repunta. Van por más. Con asiduidad por más de lo mismo: la flexibilización laboral vuelve a encabezar agendas.
 
El oficialismo tiene que remontar la derrota, emparejar o arrimar. Descontar votos para conservar legitimidad y posiciones en el Congreso. Carga con la responsabilidad de cambiar el escenario. Ningún partido está terminado hasta la pitada final, ninguna elección hasta que se escrute el último voto. Queda por delante un mes y medio, puede ser bastante si hay políticas públicas audaces, ejercicio del poder político, autocrítica, participación masiva y voluntad.
 

 
Revictimizar, espiando: 
  
El Gobierno de Macri, a través de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) persiguió a los familiares de los marinos fallecidos en el estrago del ARA San Juan.  Los cargos, según consta en el expediente penal, son: "obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos".
 
Puesto en idioma sencillo: espiaron a los familiares, los fotografiaron de modo clandestino, copiaron mensajes de sus redes sociales, redactaron informes y los elevaron a la superioridad.
 
Infiltraron agentes entre ellos, un summum de ruindad, con evocaciones macabras. Los familiares están convencidos de que les pincharon celulares, extremo que deberá probarse. Es hiper verosímil: con los services en funciones una pinchadura no se le niega a nadie.
 
La ex número dos de la AFI, Silvia Majdalani, reconoció la comisión de todas esas conductas alegando que se hacía para proteger la seguridad presidencial.
 
El espionaje ilegal aúna la paranoia de funcionarios políticos con la perversión de los "servicios". La persecución recayó sobre víctimas de una tragedia, que buscan justicia. Se dispusieron recursos estatales para asediar a gente común que quería develar qué les pasó a sus seres queridos. Se los vigilaba; querían anticipar sus acciones públicas.
 
La locura palaciega incuba un delirio; las víctimas no conspiran, no se manejan en la oscuridad. Prolongan, a sabiendas o no, la tradición de las Madres y las Abuelas. La visibilidad es uno de sus afanes y recursos: mostrarse, hacer oír, conseguir repercusión mediática, llegar a los tribunales. También amucharse para tener más fuerza.
 
De nuevo: el espionaje está acreditado. Hay evidencia como le place decir a los larretistas. Majdalani reconoce la conducta aunque miente sobre las motivaciones. El material gráfico es abrumador. Fotografías, informes, copias tomadas de Facebook, cien etcéteras. Requete recontra chequeado, foto engrosa relato.
 
Macri, que reposa en Miami, denuncia persecuciones. Es una jugada electoral, aduce. Se ne frega de los querellantes, particulares, que mueven el expediente y celebran la citación. Jamás quisieron participar en un trámite así: querían develar las causas y eventuales responsables del naufragio.
 
Los medios hegemónicos arropan a Macri, deslizan infundios sobre el juez. El ex ministro de Justicia Germán Garavano descalifica la resolución, "parece escrita por un chico de jardín de infantes". Macanea, defiende a su jefe. O tal vez la educación preescolar está mucho más avanzada de lo que se cree.  
  
El juez Martín Bava describe: "Se pretendió justificar adjudicando razones de seguridad presidencial, que los agentes de la AFI hayan realizado un informe colocando a dos mujeres -esposa y hermana de dos de los tripulantes desaparecidos-, que las hayan fotografiado e identificado y hasta hayan adjuntado sus perfiles de redes sociales en las que se indicaban cuáles eran sus opiniones sobre algunos funcionarios del entonces Gobierno Nacional y sobre el manejo que estos tenían respecto la desaparición del submarino".
 
Se pregunta más adelante, con perspicacia para nada infantil: "¿Qué amenaza a la seguridad interior o a la seguridad presidencial puede presuponer dos mujeres en un predio custodiado por diversas fuerzas policiales y/o militares que lo único que querían era tener unos minutos de la atención de la máxima autoridad de la República?"
 
Una indagatoria no equivale a un procesamiento ni éste a una condena. Las garantías del debido proceso tutelan a todos: desde el represor más cruel, hasta un ladrón de gallinas, hasta un inocente sospechado injustamente, hasta Macri.
 
La condena penal presupone trámites, pruebas, apelaciones, varias instancias. El actual oficialismo no promueve la doctrina Irurzun: el engendro macrista cayó en desuso; no deben revolearse pedidos de prisión preventiva sin condena.
 
En el estadio actual del expediente, el llamado a indagatoria es razonable también para que Macri se defienda.
 
La responsabilidad política se mide con otros parámetros. Macri es responsable de los vejámenes que instrumentaron sus subordinados. Arribas, el empresario incapaz y taimado que puso al comando de la AFI. Majdalani, enchastrada por escándalos desde hace añares.
 
**
 
Tres palabras, dos falsedades: 
  
La expresión "servicios de inteligencia" opinamos, contiene dos falsedades. Ni sirven para nada valioso, ni de ordinario, son inteligentes. Son brutos con poder, algo muy peligroso. Se valen de los chiches técnicos para laburos colaterales, chantajes, vigilancias particulares.
 
En la etapa macrista se hizo costumbre el abuso y la divulgación contra legem de las pinchaduras, de cualquier fuente. Escuchas a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, diestramente malversadas, "esclarecieron" a la ciudadanía: ¡Cristina le dijo "pelotudo" al senador Oscar Parrilli! El pueblo quiere saber, sus deseos fueron órdenes. El audio cayó, como por arte de magia, en manos de un periodista M.
 
Varios milagros semejantes se sucedían durante el mandato de Macri: los "cuadernos" también se materializaron en manos eficaces, predispuestas. Fueron quemados, resucitaron de las cenizas, según la narrativa hegemónica.
 
La persecución a CFK no bastó para que los agentes de Kaos supieran que iba a publicar un libro. Sinceramente, se les escapó la tortuga o acaso un elefante ensillado. Tal labor vincula, como poco, a decenas de personas variadas. Las huestes de Arribas no dieron la talla.
 
A los familiares de las víctimas los mancillaron, la responsabilidad política escala hasta el vértice superior aunque Macri finja amnesia.
 
**
 
Violencia en la CABA: 
  
La Policía de la Ciudad desalojó a mujeres y niños que acampaban en un insalubre sector de la Villa 31. La crónica de Laura Vales, publicada el viernes en este diario, nutre la información de este párrafo; se recomienda su lectura completa. Los uniformados atacaron de madrugada, sin luz solar, a 80 mujeres y 124 criaturas que ocupaban el lugar desde julio. 
 
Reclaman soluciones ocupacionales, son pobres de toda pobreza. Muchas de las damnificadas son jefas de hogar que además escapan de situaciones de violencia familiar.
 
Rodríguez Larreta desechó hacer tratativas o mesas de diálogo con personas tan desoladas, desoyendo propuestas de Organismos de Derechos Humanos.
 
Las atacaron, arrasaron con topadoras sus mínimos hábitats, rompieron modestas pertenencias. 
  
La sobrecarga de sadismo es habitual en ciertos desalojos sociales. Ocurrió en la trágica cacería que fue contexto del asesinato de Santiago Maldonado. Los gendarmes conducidos por la entonces ministra de Seguridad Patricia Bullrich destruyeron viviendas y propiedades de mapuches.
 
Otro tanto pasó cuando se desalojó parte del predio de Guernica, por orden judicial y con intervención de la policía bonaerense comandada por el ministro de Seguridad Sergio Berni. En cualquier caso, esta columna resalta el sadismo que atropella a personas humildes. Se viola, ya que estamos, su derecho de propiedad garantizado por la Constitución y que no atañe solo al patrimonio de los ricos.
 
Rodríguez Larreta se apuró a reprimir. Funcionó, aceitada como siempre, la protección mediática que blinda al Jefe de Gobierno.
 
El ataque a mamás y chicos se despliega en plena campaña. Los cambiemitas son especialistas en la materia. Claro que pueden equivocarse en las tácticas que adoptan pero jamás improvisan. Elegir ese talante brutal, supone Larreta, no es piantavotos ni lesiona su imagen. 
 
Una referencia interesante a cómo "lee" a la sociedad porteña y cuál es el perfil que elige hasta el 14 de noviembre. La referencia nos lleva de la manito a la tercera pata de nuestro trípode, el anuncio de asalto a la presidencia de la Cámara de Diputados.
 
**
 
Los códigos te los debo: 
 
María Eugenia Vidal avisó... es traidora de todas formas. Si su fuerza consigue primera minoría en Diputados irá por la presidencia del cuerpo. La jugada no sería ilegal pero contraviene tradiciones parlamentarias sostenidas desde la recuperación democrática.
 
Las oposiciones reconocen al oficialismo nacional las presidencias de las Cámaras del Congreso, cuyos titulares forman parte de la línea de eventual sucesión presidencial, en caso de acefalia o crisis.
 
Los futboleros llamarían "códigos" a la buena praxis que solo fue vulnerada en el año 2001 bajo la presidencia de Fernando de la Rúa. El peronista Eduardo Camaño fue elegido presidente de la Cámara de Diputados. Su compañero Ramón Puerta fue ungido titular de la Cámara Alta lo que lo ponía primero en la línea de sucesión ya que el vicepresidente Carlos Alvarez había renunciado tiempo atrás.
 
El engendro no fue bueno, ni siquiera para Puerta que llegó nomás a la presidencia. Huyó rápidamente, renunció mandando un fax desde Uruguay. Tal vez lo sobrepasó el miedo que connotaba esas jornadas.
 
En todo caso, hay un solo precedente funesto en casi cuarenta años. El peronismo honró la regla durante la gestión de Macri que pudo contar con Emilio Monzó y Federico Pinedo al frente de las dos Cámaras. La misma Vidal se benefició con un acuerdo de convivencia semejante en Buenos Aires.
 
El amague actual tiene un tufillo destituyente, por no decir que apesta. Los macristas, explica nuestro colega Werner Pertot en Página/12se endurecen para evitar que se les escapen votos por derecha rumbo al "libertario" Javier Milei.
 
Un detalle no muy comentado del esquema político actual: casi no existen terceras fuerzas o candidatos auto percibidos como progresistas. Por sí mismos o por sus votantes. Este cronista adapta la expresión "auto percibirse" para no erigirse en árbitro de quién es o deja de ser progresista. Baste acá remitirnos a las autodefiniciones de protagonistas o de ciudadanos.
 
Van ejemplos posibles (no únicos) de figuras que desempeñaron ese rol: Martín Sabbatella, Margarita Stolbizer, Carlos Heller, los socialistas porteños. Por motivos diversos se enrolaron en las coaliciones mayoritarias. La oferta progre, entonces, no puede motivar migraciones de votos. Quizá la única excepción sea el socialismo santafesino.
 
La derecha, pues, escuece a Vidal & compañía que incurre en una bravata de baja calidad institucional. Preocupante aunque no tiene por qué consumarse. Habrá que ver si JxC accede a la primera minoría, si consigue traccionar a terceros partidos para que lo apoyen o si estos privilegian la gobernabilidad. En una de esas, si se concretara la virtualidad, tal vez algunos diputados amarillos podrían recapacitar.
 
En cualquier caso, Vidal se saca el disfraz de paloma... toda una señal sobre la etapa.
  
Se podría añadir la maniobra de la Legislatura porteña para absorber juicios que corresponden a la competencia nacional. Un salvavidas inconstitucional para la famiglia Macri. Apenas lo mencionamos para concentrarnos en el reseñado trípode de macrismo explícito.

Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-10-2021 / 11:10
El regreso a cierta normalidad revitalizará los encuentros por el Día de la Madre. La Selección dio alegría a muchos corazones, la presencia del público "cambió el aire". Embelleció las victorias, consagró para siempre a Messi, hizo ídolo al Dibu Martínez, reivindicó al Fideo di María.
 
Las movilizaciones de hoy y de mañana fueron precedidas por idas y vueltas difíciles de explicar y hasta de comprender. En una de esas los cambios atendieron a reclamos de militantes y adherentes, de gente de a pie que quería expresarse. Pudieron incidir divergencias internas, que sobreviven y cuya real magnitud se medirá después de las elecciones.
 
Como fuera, el sistema político argentino es incompleto y hasta inconcebible sin la activa y multicolor movilización popular. La movida callejera protagoniza, influye, a menudo cambia la realidad. Como mínimo, da cuenta de los reclamos, las protestas y las emociones colectivas. Jamás una marcha o un acto expresan a la totalidad pero ésta es menos inteligible sin el termómetro callejero.
 
¿Hace falta decir, lectora o lector, que este reconocimiento-elegía no equivale a endiosar específicamente las movilizaciones antes de que se concreten? Miles o millones de protagonistas le darán sentido, demarcarán rumbos, cantarán o gritarán. Harán camino al andar.
 
Como es regla, las Madres y las Abuelas dieron el primer ejemplo al suspender los actos del 24 de marzo, dos años seguidos. Ahora, la comunidad pugna por recuperar pedacitos de vida, gestos de afecto, abrazos, compañía.
 
Las convocatorias de hoy y mañana reabren una puerta. No es serio predecir qué hay "del otro lado". Seguro que es mejor, más apegado a las tradiciones populares que las restricciones que impuso la pandemia. El resto, el futuro se irá re-construyendo.
 

17-10-2021 / 10:10
El pronóstico indica que este domingo el cielo estará mayormente despejado en todo el territorio argentino, con temperaturas agradables (excepto en las zonas más australes) y sin probabilidad de lluvia. Meteorológicamente hablando será lo que el maestro Osvaldo Soriano inmortalizó en las últimas líneas de su novela No habrá más penas ni olvidos como "un día peronista". El lunes, de acuerdo a las previsiones, va a pasar lo mismo.
 
Se trata de un escenario óptimo para que el peronismo vuelva a la calle después de dos años de pandemia y en medio de una feroz avanzada de la derecha, que en el peor momento económico y social del país en dos décadas pretende imponer una agenda de ajuste ortodoxo, flexibilización laboral y devaluación del poder adquisitivo. No serán, el domingo ni el lunes, manifestaciones de apoyo al gobierno, sino más bien marchas en defensa propia.
 
Decimos "en defensa propia" en dos sentidos. Social, porque un nuevo shock como el que promueve la oposición, después de tres años de recesión y una década de estancamiento y partiendo de un 40 por ciento de pobreza hundiría a la Argentina en una crisis peor que la de comienzos de siglo. Según los números que maneja el gobierno, una devaluación del 20 por ciento del tipo de cambio oficial arrojaría dos millones de personas más a la pobreza.
 
Político, por otro lado, porque todos los dirigentes y militantes peronistas son potenciales víctimas de la persecución que anuncia la derecha si vuelve al poder. Los mecanismos del lawfare siguen intactos. Lo demostró Casación esta semana, dictaminando que Gustavo Hornos es imparcial para juzgar a Mauricio Macri luego de que el propio juez confesara ser su amigo para no explicar las asiduas visitas a Casa Rosada y Olivos.
 
Sigue siendo un misterio la predisposición del empresariado argentino para apostar a una salida consensuada de la crisis a costa de postergar por un tiempo la recomposición de sus márgenes de ganancia. Si sigue primando, en cambio, la postura de insistir en reformas laborales inviables o en la salida del cepo vía devaluación, el gobierno deberá encontrar en las calles llenas de gente este 17 y 18 de octubre el valor para hacer lo que sea necesario.
 

16-10-2021 / 07:10
Que la gestión de Mauricio Macri benefició a las distribuidoras eléctricas privadas Edenor y Edesur se supo siempre. Ahora lo confirmó un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN). En una investigación referida a la Revisión Tarifaria Integral, la AGN revela que la gestión cambiemos aprobó "costos operativos mayores a los reales", que impactó en la tarifa final que pagaron los usuarios, y que ello produjo, sin causa, "una mayor rentabilidad para las empresas".
 
Y más: entre el 28 de enero de 2016 y el 1 de febrero de 2018 el Ente Nacional Regulador de la Electricidad no cumplió con su tarea de controlar a las concesionarias de Edenor y Edesur empresas que prestan el servicio en el Área Metropolitana Buenos Aires
 
En su auditoria, la AGN detectó que resultaron "mayores a los costos reales de las distribuidoras, lo que implicó una sobreestimación de los mismos y un mayor reconocimiento a incluir en el Costo Propio de Distribución para el cálculo del cuadro tarifario".
 
Comparando los costos presentados por las empresas con sus Estados Contables, se determinó que "el Enre aprobó costos operativos un 54% superiores para Edenor y un 61% para Edesur". Estas sobreestimaciones representaron montos adicionales para las distribuidoras equivalentes a 2.200 millones de pesos para Edenor y 2.000 millones de pesos para Edesur, solventados por los usuarios en sus tarifas.
 
El relevamiento fue aprobado por los auditores generales María Graciela de la Rosa, Javier Fernández, Juan Ignacio Forlón, Gabriel Mihura Estrada, Miguel Ángel Pichetto y Alejandro Nieva y el titular del organismo Jesús Rodríguez.
 
Tal un pasaje textual del informe "estos sobre costos derivaron en una tarifa final mayor para los usuarios". Y agrega: "La fórmula para determinar las bonificaciones que debía otorgarse a los usuarios por cortes de suministro perjudicaron a los mismos con respecto a la situación previa".
 
La Auditoría también descubrió "desvíos de los planes de inversión comprometidos por parte de las distribuidoras, lo que llevó a que en los primeros dos años del quinquenio persistan los cortes de suministro".
 
Conclusión: "La Revisión Tarifaria Integral benefició a las distribuidoras en detrimento de los usuarios ya que se aprobaron costos operativos mayores a los reales, lo que impactó en la tarifa final que pagaron los usuarios y en una mayor rentabilidad para las empresas".
 
La Opinión Popular
 

16-10-2021 / 07:10
"Tendríamos que haber pagado cinco mil millones de dólares este año y 19 mil millones en el 2022 ¿qué hubieran hecho ustedes si estuvieran en el gobierno?", preguntó Leandro Santoro. "Fácil -respondió María Eugenia Vidal-- tendríamos la confianza de los organismos internacionales y hubiéramos conseguido más crédito". Endeudarse más, según la candidata de Cambiemos. La respuesta resbaló por el éter hacia algún agujero negro.
 
Vidal lo soluciona todo fácil: Nos endeudamos más y que pague Magoya a costa de la educación, la salud y la seguridad de los pobres. Así. lo único que queda de esos debates son gestos, como el de Myriam Bregman de negarse a saludar a Javier Milei, o la sonrisa escenográfica de falsa ama de casa de Vidal cuando respondía barrabasadas o afirmaciones falsas sobre sus propuestas para un tema como educación que nunca fue prioridad en los gobiernos del macrismo.
 
Al revés del discurso de falsa sonrisa, el macrismo siempre bajó los presupuestos en educación y salud, no construyó ninguna escuela cuando fue gobernadora y hasta le explotó una por falta de mantenimiento. Y en CABA con Rodríguez Larreta siempre hay déficit de vacantes en las escuelas. "CABA tiene un héroe de la pandemia que se llama Fermán Quirós", afirmó Vidal, cuando Quirós no hubiera podido vacunar a nadie si no fuera por el enorme esfuerzo del gobierno nacional para conseguir las vacunas a pesar de los obstáculos y las críticas permanentes del macrismo.
 
Eso fue el debate estelar de esta semana durante el cual Leandro Santoro, el candidato del Frente de Todos, se mantuvo sobrio y con más consistencia que Vidal. Bregman sobresalió por su gesto con un Milei que está formateado para gritar solo, pero hace agua en un debate. Imposible que el debate haya aclarado algo a los porteños o que haya movido el amperímetro.
 
Un acto de exposición de ideas entre los candidatos --que tiene un fundamento democrático-- está tan intermediado por la lógica mediática que se convierte en un festival guionado donde los contenidos pasan a un lugar muy secundario.
 

15-10-2021 / 10:10
Superada la etapa "fiscalista" a la que el kirchnerismo adjudica la derrota en las PASO, y luego de los anuncios que volcarán casi medio punto del PBI a los bolsillos de la clase media y baja, lo que determinará ahora el carácter progresivo o regresivo del rebote post-pandemia es el éxito que tenga el Gobierno en el combate contra la inflación.
 
Si sigue como en septiembre, de vuelta arriba del 50% interanual, se va a hacer realidad el peor vaticinio de Cristina Fernández en aquel discurso platense de fines del año pasado: que el crecimiento "se lo queden tres o cuatro vivos nada más". Para evitarlo, la vicepresidenta dijo aquella vez que había que "alinear salarios y jubilaciones, obviamente, precios, sobre todo los de los alimentos y tarifas". Por ahora no lo logró.
 
Es la misión que le encomendaron al flamante secretario de Comercio, Roberto Feletti, quien ayer avisó a supermercadistas que el mecanismo de seguimiento va a cambiar respecto del que llevaba adelante Paula Español.
 
La guardiana eyectada no pudo resistir la presión del 3,5% de inflación de septiembre, por encima de los peores pronósticos. En las últimas semanas venía hablando pestes de su jefe en los papeles, Matías Kulfas, quien de todos modos tampoco festejó su desplazamiento porque con su sucesor aterrizó la exministra Débora Giorgi, con quien nunca congenió.
 
La negociación con el FMI, donde se juega el futuro inmediato del país, la llevará adelante durante los próximos tres meses ese oficialismo lastimado en su legitimidad, urgido por los vencimientos, presionado por el empresariado y sin unanimidad respecto de qué es aceptable socialmente firmar.
 
Todo va a acelerar después de las elecciones de noviembre. Pero si lo que se firma es lo que está en los borradores, en 2026 va a haber vencimientos por más de la mitad de las reservas brutas del Banco Central.
 
Es algo que el Guzmán académico difícilmente podría definir como sostenible. Hasta ese momento, sin embargo, un sector del establishment coincide con parte del oficialismo y parte de la oposición en que puede recrearse un modelo de alto crecimiento con inversión alta y salarios modestos. Parecido al de Néstor Kirchner. El obstáculo es que hay mucho menos para repartir. Y una deuda mucho más cuantiosa.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar