La Opinión Popular
                  15:13  |  Miércoles 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 14-09-2021 / 10:09
PARA LA ELECCIÓN DEL 14 DE NOVIEMBRE SE PRESENTA UN ESCENARIO ABIERTO

Enrique Cresto señaló que el candidato más votado no superó el 35% de los votos

Enrique Cresto señaló que el candidato más votado no superó el 35% de los votos
El candidato del Frente de Todos, Enrique Cresto, remarcó que el candidato que se impuso en las PASO no superó el 35% de los votos. Y señaló que "las elecciones son en noviembre", a tono con lo que dijo Gustavo Bordet, y adelantó que se esforzará por persuadir al ciudadano para imponerse el 14 de noviembre. "Para las elecciones generales hay un 40% del electorado que falta convencer", señaló.
El resultado de las PASO, tanto a nivel nacional como provincial, estuvo otra vez muy lejos de ser anticipado por las encuestadoras y sorprendió tanto al oficialismo como a la oposición. El mapa electoral entrerriano volvió a pintarse diferente confirmando la alta volatilidad de buena parte del electorado. En Entre Ríos, si bien algunos preveían la posibilidad del triunfo opositor, la magnitud de los guarismos no estaba en los cálculos de nadie. Y en el territorio nacional, la ola macrista golpeó con fuerza al Frente de Todos.

El candidato del Frente de Todos, Enrique Cresto, remarcó que el candidato que se impuso en las PASO no superó el 35% de los votos. Y señaló que "las elecciones son en noviembre", a tono con lo que dijo Gustavo Bordet, y adelantó que se esforzará por persuadir al ciudadano para imponerse el 14 de noviembre. "Para las elecciones generales hay un 40% del electorado que falta convencer", señaló.

Como en toda elección, son múltiples las causas que determinan el resultado, aunque algunas aparecen más definidas que otras. El oficialismo no pudo escapar a la "maldición de la pandemia". Al igual que en Estados Unidos, Israel, Chile, España o México, también aquí fue derrotado en una elección signada por el coronavirus. Los votantes le endilgan a los gobiernos los efectos nocivos del Covid-19 con independencia de sus resultados sanitarios. En el caso de Argentina la furiosa prédica de los grandes medios porteños contra el gobierno, acusándolo falazmente de un mal manejo de la pandemia, hizo mella en un sector considerable de los electores.


La economía es otro factor que incidió fuerte. El gobierno del Frente de Todos no acertó en mejorar el ingreso de los hogares. No le encontró la vuelta a la nefasta herencia macrista ni a la crisis que provocó la pandemia y así, la recuperación de la macro economía no llegó al bolsillo de las mayorías y centrifugó votos. 
La gente votó con el bolsillo porque el bolsillo está destrozado.


El ausentismo y la fuerte puja interna en la coalición opositora son otros dos factores que parecen haberle jugado en contra al oficialismo provincial. A la falta de un trabajo territorial intenso como el que despliega habitualmente el peronismo se sumó una atractiva pelea entre macrismo y radicalismo que concitó la atención. Quizás pueda sumarse también otro efecto de la pandemia: la notoria ausencia de los dirigentes veteranos en la campaña. El domingo, el trasvasamiento generacional le dio un dolor de cabeza al PJ.

Un mito que quedó sepultado con esta elección es que el peronismo unido garantiza la victoria per se. Estas PASO mostraron que no alcanza con juntar dirigentes y líneas internas; que si no hay respuestas a las demandas de las mayorías populares nadie tiene asegurado el triunfo de antemano. Otra sorpresa lo constituyó el porcentaje del voto en blanco y el anulado. Si a ello se suma el elevado ausentismo -apenas votó el 73 por ciento del padrón- se podría inferir que para la elección del 14 de noviembre se presenta un escenario abierto.

La Opinión Popular

 

 
Cresto marcó un reclamo de la gente
 
El candidato del Frente de Todos señaló que el candidato más votado no superó el 35% de los votos. No obstante, al igual que Bordet, señaló que "las elecciones son en noviembre" y apuntó a ganar las Generales.
 
El Frente de Todos no llegó al 30% de los votos en las primarias. Con un total de 227.242 votos (29,52%), Cresto remarcó que son solo cuatro puntos porcentuales respecto del más votado, Rogelio Frigerio, que cosechó 257.868 votos.
 
Este indicio para Cresto representa una advertencia de la ciudadanía hacia los candidatos, que deberán esforzarse para convencerlos si quieren imponerse en los comicios de noviembre. "Para las elecciones generales hay un 40% del electorado que falta convencer", señaló.
 
En este marco, al igual que lo que marcó el gobernador Gustavo Bordet en conferencia de prensa, dijo que "las elecciones son en noviembre" y que apuntará a trabajar para conseguir ganarlas.
 
"Aspiramos a ser la lista más votada, quedamos a pocos puntos de la lista ganadora, hay un 40% del padrón que no ha votado y nos encontramos con una pandemia que sigue y hay un reclamo importante de la población. Pero estamos convencidos de que a medida pase el tiempo vamos a estar mejor", indicó el concordiense.
 
Fuente: Informe Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2021 / 12:09
21-09-2021 / 11:09
20-09-2021 / 19:09
20-09-2021 / 10:09
Arrastrando la herencia de la peste macrista y la pandemia de covid, el fracaso oficialista estaba entre las posibilidades de una elección de medio término. Pero las elecciones PASO generaron una explosión en el Frente de Todos, aunque la magnitud de los daños podrá medirse recién el 14 de noviembre. Si se reitera la catástrofe, el Gobierno tendría minoría en ambas cámaras, en un Congreso muy dividido con una oposición salvaje, lo que llevaría a la ingobernabilidad. Como contrapartida, el peronismo podría perder su reconocida capacidad para evitar el estallido social.
 
El voto expresó un castigo: su motivo principal conjuga la situación económica, la inflación, el desempleo, las complicaciones para llegar a fin de mes. Juntos por el Cambio tuvo la suerte que los pésimos índices económicos que dejó la gestión de Mauricio Macri quedaran relativizados comparativamente por los efectos de la pandemia, lo que le permitió el milagro mantener su caudal electoral.
 
Más allá de los indudables méritos del gobierno de Alberto Fernández, que evitó, en las peores condiciones, la implosión sanitaria y social, lo que quedó en primer lugar fue el grado de destrucción medido en el número de negocios cerrados, de personas desocupadas, de restricciones para reducir la pandemia, del número de muertos. Hay una sociedad muy lastimada por la situación económica, por convivir más de un año y medio con el miedo, la enfermedad, las muertes en soledad, el encierro. Un costo cargado con mayor o menor justicia a los oficialismos. Un recuento de lo sucedido en América Latina lo demuestra. La pandemia se llevó puesto los oficialismos.
 
Lo más notable fue que el macrismo sólo mantuvo los mismos votos fidelizados que hace dos años, tras una pandemia y una crisis económica sin precedentes. A nivel nacional, conservó los votos obtenidos en los comicios nacionales del 2019, mientras el oficialismo perdió 15 puntos. Es que la abstención y el voto en blanco se alimentaron centralmente de los sufragios que perdió el oficialismo mientras que el macrismo sacó los mismos votos, o un poco menos, que en la anterior elección. Esta vez les alcanzó para ganar por el récord de ausentismo, votos en blanco o anulados.
 
El peronismo perdió volumen de votos pero el macrismo no creció. Lo más doloroso para el oficialismo está en que la participación fue muy baja en zonas populares que acompañan históricamente al peronismo. La ausencia de esos votantes propios es un mensaje contra la gestión oficial, que no los contuvo como esperaban de las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. Y para no votar a Juntos hubo miles de personas que se quedaron en sus casas, la mayoría en barrios populares. Fue la manera que encontraron de expresar su descontento, sin interesarles que ayudaban a los candidatos opositores, porque la baja participación levantó los porcentajes de los ganadores.
 
En Entre Ríos participó el 72,3% del padrón, 2.3% para votar en blanco y 3,8% de votos nulos; con el 67,48% de votos positivos. Es decir, hubo un 32,52% que no votó por ninguna opción válida. La bronca no se pintó de amarillo sino de ausencia. En ese 32,52% está la esperanza del oficialismo de revertir la situación o por lo menos reducir la distancia en votos con un trabajo territorial intenso, estudiado y militante. Al Gobierno le cabe hacerse entender mejor en campaña, acercarse más a la gente, escuchar. Y demostrar, en un lapso muy corto, que comprendió, que reencauza el rumbo, que hay voluntad e inteligencia para enfocar nuevas políticas consistentes con los reclamos populares. Solo así habrá posibilidades de revertir los resultados el 14 de noviembre. ¿Es difícil? Sí, pero no imposible.
 
La Opinión Popular
 

19-09-2021 / 11:09
 
El presidente Alberto Fernández llegó, este sábado, a la provincia de La Rioja, donde fue recibido por el gobernador local Ricardo Quintela y el jefe de Gabinete, Juan Manzur. El mandatario comparte una reunión de trabajo con gobernadores de todo el país.
 
Integran la comitiva junto al jefe de Estado, los ministros Eduardo De Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Juan Zabaleta (Desarrollo Social) y Jaime Perzyck (Educación); el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el jefe de asesores presidenciales, Juan Manuel Olmos y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.
 
Están presentes los gobernadores Sergio Uñac (San Juan), Jorge Capitanich (Chaco), Raúl Jalil (Catamarca), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Mariano Arcioni (Chubut). De forma virtual, participan los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).

 
Bordet remarcó la necesidad de "fortalecer la unidad" en el FDT. Lo dijo después de los cambios que realizó el Presidente en su gabinete, los que fueron reclamados por la Vicepresidenta, Cristina Fernández.
 
"Fortalecer la unidad del @frentedetodos es el primer paso para enfrentar los desafíos que tenemos. Estamos convencidos que el camino es apostar a la industria, a nuestras pymes y a nuestros productores. Vamos a redoblar el esfuerzo para cumplir con lo que nuestro pueblo necesita", destacó Bordet en las redes.
 
La Opinión Popular


NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar