La Opinión Popular
                  13:42  |  Miércoles 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 10-09-2021 / 09:09
EL 10/09/1984, EL PUEBLO DE MADRYN REPUDIÓ A EEUU, POR HABER AYUDADO A INGLATERRA EN LA GUERRA DE MALVINAS

El Madrynazo: ¡Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje!

El Madrynazo: ¡Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje!
Fuera yanqui. El vocablo yankee, yanqui o yanki, desde épocas remotas hasta nuestros días, es sinónimo de pirata o de truhán, y puede ilustrar el comportamiento de los gobiernos estadounidenses, principalmente hacia los pueblos del Tercer Mundo.
 
El 10 de septiembre de 1984, después de participar de un operativo Unitas, que reunía a las flotas estadounidenses y sudamericanas en maniobras de guerra, la flota de EE.UU. llegó al Muelle Storni, en Puerto Madryn, Chubut.

Ante el arribo de los yankees, el pueblo madrynense, que aún conservaba las heridas de una guerra que en la Patagonia había calado hondo, se movilizó espontáneamente, salió de sus casas para congregarse en la Plaza y desde allí, entonando el Himno, peregrinó por las calles de la ciudad hacia el Muelle Storni.

Los manifestantes, envalentados con pancartas que rezaban: yankees go home y banderas argentinas, marcharon por miles cantando pueblo, coraje, al yankee dale raje con una única misión, repudiar a las naves estadounidenses y echarlas del muelle.

Cuando los norteamericanos vieron que la marea humana era incontenible, a toda máquina iniciaron la marcha hacia popa y en un segundo estaban a más de 200 metros del muelle. Después de huir, recalaron en la zona de Bahía Cracker donde fondearon la nave.

Así, el pueblo de Madryn repudió a Estados Unidos, por haber ayudado a Inglaterra en la Guerra de Malvinas. Quizás en los corazones de aquellos que participaron de la pueblada, la huida de la flota yankee, representó al menos una pequeña victoria, aquella que no pudo ser en nuestras Islas.
 
La Opinión Popular



 
LA PUEBLADA 

El 10 de septiembre de 1984, después de participar de un operativo Unitas, que reunía a las flotas estadounidenses y sudamericanas en maniobras de guerra, la flota de EE.UU. llegó al Muelle Storni, en el cual todavía persistía la desolación que, dos años antes, habían dejado los soldados argentinos que defendieron la soberanía en las Islas Malvinas, cuando desembarcaron casi en secreto y ocultos por el gobierno, luego de luchar en una guerra dolorosa.

Ante el arribo de los yankees, el pueblo madrynense, que aún conservaba las heridas de una guerra que en la Patagonia había calado hondo, se movilizó espontáneamente, salió de sus casas para congregarse en la Plaza San Martín y desde allí, entonando el Himno Nacional Argentino peregrinó por las calles de la ciudad hacia el Muelle Storni.

Los manifestantes, envalentados con pancartas que rezaban: yankees go home y banderas argentinas, marcharon por miles cantando pueblo, coraje, al yankee dale raje con una única misión, repudiar a las naves estadounidenses y echarlas del muelle.

Daniel Arripe, que en ese momento era Jefe de Informativo de LU 17 y reportero de DIARIO EL CHUBUT, recuerda que:

-el Madrynazo comenzó a gestarse a raíz de las informaciones que aparecieron en los medios diez o quince días antes, en las cuales se expresaba que naves de la flota estadounidense, se encontraban en la zona y habían solicitado autorización para ingresar a Puerto Madryn a reabastecerse de combustible.

Arripe relata que ese fue el puntapié inicial para organizar la movilización, -empezaron a celebrarse reuniones en el Gimnasio Municipal, en las que convergían entidades intermedias y vecinos, algunos de los cuales tenían militancia política, y ya se comenzaban a ver los primeros carteles que decían Fuera a los yankees.

En poco tiempo, una gran cantidad de personas del pueblo -que en ese momento apenas superaba los 20 mil habitantes-, se organizaron para mandar a los yankees de regreso a casa.

Cuentan los protagonistas que, en las vísperas de la llegada a la costa madrynense de la flota norteamericana, el 8 de septiembre, se conformó una Comisión Multisectorial, para impedir que las naves atracaran en el muelle Almirante Storni, esta comisión fue avalada por el concejo Deliberante, que declaró personas no gratas a los tripulantes de la flota norteamericana.

-En lo que fue quizás un coletazo de la Guerra de Malvinas -describe Arripe-, cuando estaba confirmada la autorización para el ingreso de la flota, se organizó el repudio y el día que la nave entraba por el Golfo, en horas de la tarde, toda la comunidad comenzó a reunirse en la Plaza San Martín con pancartas y carteles, para luego transitar por las calles Mitre, Mosconi y Domecq García hasta el puerto, relata el periodista.

-Cuando los manifestantes llegaron a la entrada del Muelle Storni, Prefectura había apostado a sus efectivos en un cordón humano para impedir el ingreso de la gente, pero la muchedumbre, que posiblemente alcanzaba las 1.500 personas sobrepasó la cantidad de efectivos y pudo ingresar al Muelle.

Arripe cuenta que: -una vez allí, la gente corrió hasta el sitio sur, donde pretendía amarrar la nave y con aerosoles pintaron -Yankees go home, empezaron a entonar el Himno Nacional Argentino y hasta algunos pretendieron abordar el barco.

Cuando los norteamericanos vieron que la marea humana era incontenible, a toda máquina iniciaron la marcha hacia popa y en un segundo estaban a más de 200 metros del muelle.

-Después de huir, recalaron en la zona de Bahía Cracker donde fondearon la nave.

Para quienes vivieron la pueblada histórica, el Madrynazo tuvo varios significados, todos relacionados con Malvinas e incentivados por el recuerdo de una guerra que aún latía con fuerza en el sentir madrynense, donde se acompañó intensamente a los soldados que lucharon por defender la soberanía de un territorio que nos pertenece desde siempre.

El 10 de septiembre de 1984, el pueblo de Madryn repudió a Estados Unidos, por haber ayudado a Inglaterra en la Guerra de Malvinas, quizás en los corazones de aquellos que participaron de la pueblada, la huida de la flota yankee del Muelle Almirante Storni, representó al menos una pequeña victoria, aquella que no pudo ser en las Islas.


Sesión del Concejo Deliberante

En la última sesión del Concejo Deliberante, se aprobó un proyecto de Ordenanza que instituye en nuestra ciudad y de forma permanente el Día del Madrynazo: por la Identidad y la Memoria Colectiva.

La iniciativa fue de la concejal Andrea Romero (PJ), con el fin de que ésta fecha sea recordada todos los años, en todos los ámbitos educativos y culturales, y que se haga referencia acerca de los hechos ocurridos en nuestra ciudad una vez finalizada la guerra de Malvinas.

-El 10 de septiembre no debe pasar desapercibido por nuestra comunidad, porque la ciudadanía voluntariamente se organizó e impidió que una flota Norteamérica ingrese al golfo nuevo, por lo tanto debe recordarse y resignificarlo contribuye a constituir y consolidar la identidad madrynense sostuvo la edil justicialista.

Además sostuvo que las nuevas generaciones deben tener conocimiento de éstos hechos históricos.

¿Que fue el Madrynazo?

Al finalizar la Guerra de Malvinas en el año 1982, se produjo el regreso de los soldados al continente, en calidad de prisioneros de guerra, y un gran porcentaje de ellos fueron desembarcados en el Muelle local; luego la flota norteamericana recibió la autorización en septiembre de 1984, por parte del Gobierno nacional, para amarrar sus buques en el mismo lugar y posibilitar su aprovisionamiento y el desembarco de los marinos norteamericanos.

La manifestada decisión, desconocía el sentir de la comunidad Madrynense frente a la Guerra de Malvinas y la posguerra, por lo cual entendía ese arribo, como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU en el conflicto bélico.

La comunidad se organizó a través de una Comisión Multisectorial para canalizar por medios institucionales, las inquietudes que generaba dicha situación, el nueve de septiembre, el Concejo Deliberante de la ciudad de Puerto Madryn, en una sesión extraordinaria llevado a cabo un día domingo, declaro presencia no grata a dicha flota, reflejando de esta manera el sentir de la comunidad y pese a ello se produjo igualmente su arribo y se generó espontáneamente entonces, una movilización popular de repudio con pancartas y carteles el día 10 de septiembre hacia el muelle Almirante Storni.

La propuesta legislativa de la Concejal Andrea Romero recibió diversas opiniones y variados aportes de muchos vecinos protagonistas de esta Ciudad, también de la Profesora Mónica Durán.

TEXTO COMPLETO DEL PROYECTO

Puerto Madryn 24 de Mayo de 2007.-

PROYECTO DE ORDENANZA

VISTO

El 10 de Septiembre de 1984, fecha en que se produjo la movilización popular de repudio a la flota norteamericana Atlantic South Force y a las políticas estatales de Desmalvinización que desconocían los sentimientos de la comunidad madrynense, y

CONSIDERANDO

Que finalizada la Guerra de Malvinas en el año 1982, se produjo el regreso de los soldados al continente, en calidad de prisioneros de guerra, y un gran porcentaje de ellos fueron desembarcados en el Muelle local.

Que este hecho fue vivido por toda la comunidad Madrynense, con profunda emoción pese a la negativa de las autoridades de difundir información y posibilitar que la comunidad reciba abiertamente a sus soldados.

Que la flota norteamericana recibió la autorización en septiembre de 1984, por parte del Gobierno nacional, para amarrar sus buques en el mismo lugar y posibilitar su aprovisionamiento y el desembarco de los marines norteamericanos.

Que dicha decisión desconocía el sentir de la comunidad Madrynense frente a la Guerra de Malvinas y la posguerra, por lo cual entendía dicho arribo como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU en el conflicto.

Que la comunidad se organiza a través de una Comisión Multisectorial para canalizar por medios institucionales, las inquietudes que generaba dicha situación.

Que el día nueve de septiembre, el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Puerto Madryn, en una sesión extraordinaria llevado a cabo un día domingo, declarando presencia no grata a dicha flota, reflejando de esta manera el sentir de la comunidad.

Que pese a ello se produjo igualmente su arribo y se generó entonces una movilización popular de repudio con pancartas y carteles el día 10 de septiembre hacia el muelle Almirante Storni.

Que la Flota, finalmente ante estos hechos, se alejo de la costa reaprovisionándose mar adentro.

Que este hecho quedó registrado en la memoria colectiva como Madrynazo, entendido como una reacción popular, espontánea y democrática de la expresión de los intereses de la comunidad local.

Que no debe pasar como desapercibido por la comunidad de Puerto Madryn, ya que recordarlo y resignificarlo contribuye a constituir y consolidar la identidad Madrynense.

Que en los distintos ámbitos educativos y culturales de nuestra comunidad, se debe hacer referencia a esta fecha para que los niños y nuevas generaciones tengan conocimiento de hechos históricos como éstos.

Que se deben arbitrar los medios para difundir aquellas investigaciones que recuperan elementos de identidad y enriquezcan la historia local frente a determinados acontecimientos nacionales.

Que el artículo 67 inciso 25 D, de las atribuciones del Concejo Deliberante, estable que: -Sancionar las ordenanza que se refiera, entre otros, a la educación y la cultura.

POR ELLO

EL CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE PUERTO MADRYN SANCIONA LA SIGUIENTE ORDENANZA

Artículo 1°: Institúyase en forma permanente el 10 de Septiembre de cada año como el Día del Madrynazo: por la Identidad y la Memoria Colectiva, el que deberá ser incluido en el calendario municipal para que este día sea celebrado y recordado por la comunidad en general.

Artículo 2°: El Departamento Ejecutivo Municipal arbitrara los medios necesarios para llevar a cabo los actos correspondientes.

Artículo 3°: De Forma.-



EL MADRYNAZO Escrito por Albatros Prensa Comodoro

La comunidad Madrynense entendía el arribo de la flota norteamericana, como un agravio teniendo en cuenta la participación de EE. UU. en el conflicto bélico.


Gentileza de Juan María Escobar escobar45@infovia.com.ar

www.marautralis.com

Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
El Madrynazo: ¡Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje!
Diario de Puerto Madryn, Chubut.
El Madrynazo: ¡Pueblo, coraje, al yanqui dale el raje!
Diario de Puerto Madryn, Chubut.
22-09-2021 / 09:09
 
El 22 de septiembre de 1974 fallece, en la ciudad de Mar del Plata, Juan José Hernández Arregui. Filósofo, intelectual y ensayista, fue un escritor argentino que a partir de 1955, cuando el peronismo es expulsado del poder por antimperialista, inició una importante producción destinada a revisar "el pensamiento nacional" que lo colocó como uno de los referentes principales de la corriente nacionalista de izquierda y la izquierda peronista.

La corriente nacionalista de izquierda, denominada también izquierda nacional o marxismo nacional, surgió en la Argentina a mediados del siglo XX. Sus fundadores replantearon la interpretación de la historia y la cultura nacional con una perspectiva revolucionaria, latinoamericanista y socialista, cuestionando la visión liberal eurocéntrica predominante y su influencia en la izquierda tradicional.

De la confluencia de dos tradiciones ideológicas diferentes, el nacionalismo y el marxismo, se gesta el nacionalismo de izquierda, que se inserta en el cauce más amplio de una corriente nacional y popular peronista. Hernández Arregui es considerado el ideólogo de "Peronismo Revolucionario".

Hernández Arregui, a quien tuve la suerte de conocerlo y tratarlo, fue un intelectual fuertemente comprometido con la política. Sus principales obras: Imperialismo y cultura (1957) La formación de la Conciencia Nacional (1960) ¿Qué es el ser nacional? (1963) Nacionalismo y liberación (1969) Peronismo y socialismo (1972), han formado generaciones enteras de militantes políticos.
 
Escribe: Blas García



22-09-2021 / 09:09
 
A principios de los setenta se acentuó el reclamo popular por el regreso a la Patria de Juan Domingo Perón. El general Alejandro Lanusse había tomado el poder en marzo de 1971 mediante un golpe palaciego dentro del régimen militar surgido en 1966, y decidió restaurar la democracia institucional en 1973.
 
El 22 de septiembre de 1972, en una maniobra fraudulenta, el destituido presidente Perón es excluido, por tercera vez desde 1955, de las elecciones presidenciales. Perón, desde el exilio en España, tomó la decisión de nombrar un candidato a presidente por el peronismo cuya misión sería eliminar la proscripción por la que él no podía presentarse, para que Perón pudiera retornar al país y -tras la necesaria renuncia del presidente peronista que se descontaba que sería elegido- se llamara a elecciones y triunfara Perón.
 
Perón se decidió por Héctor J. Cámpora y el 11 de marzo de 1973, Argentina tuvo elecciones generales. Cámpora, con el apoyo de Perón en el exilio, gana las elecciones con el 49,5% de los votos; el líder radical, Ricardo Balbín, había salido segundo con un 21,3%, y, como el FreJuLi no había obtenido más del 50% de los votos tenía que realizarse un ballotage entre la primera y segunda fuerza.
 
Sin embargo, Balbín reconoció la victoria de Cámpora y renunció al ballotage. El delegado de Perón asumió el 25 de mayo de 1973, dándose así por finalizado el período dictatorial de la autoproclamada Revolución Argentina.
 
Carlos Morales para La Opinión Popular

 
22-09-2021 / 09:09
 
El 22 de septiembre de 1866, en Paraguay -en el marco de la invasión de este país por parte de la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay)- se libra la batalla de Curupaytí donde, en una verdadera masacre,  mueren alrededor de 9.000 argentinos y menos de 100 paraguayos.
 
La batalla tuvo inicio con el bombardeo de la flota brasileña a las fortificaciones paraguayas, seguido del avance terrestre del ejército aliado. Pero las pésimas condiciones del terreno dificultaron el ataque aliado, lo que resultó más fácil a los paraguayos defender sus posiciones. El desenlace de este enfrentamiento fue favorable al ejército paraguayo, y fue su mayor victoria en esa guerra.
 
Cuando los soldados aliados estuvieron a tiro, se ordenó disparar a la artillería paraguaya que estaba casi intacta y que causó enormes bajas a las tropas enemigas que avanzaban en formaciones muy densas y con mucho esfuerzo y lentitud debido a la zona lodosa.
 
Estas fuerzas, al superar la zona batida por la artillería debían pasar por zanjas cubiertas con espinas y estacas para llegar al campo de tiro de la infantería paraguaya atrincherada en sus posiciones. Los soldados aliados no pudieron acercarse a las trincheras enemigas, y los pocos que lograron hacerlo fueron literalmente fusilados.
 
El desastre de Curupaytí, que constituye un cabal ejemplo del fracaso de un ataque frontal sin reconocimiento previo contra una posición prácticamente inexpugnable, paralizó las operaciones de los aliados durante diez meses, terminó de hundir el ya mermado prestigio del entonces presidente argentino Bartolomé Mitre como generalísimo y reavivó especialmente en Argentina el rechazo popular a la guerra, lo cual devino en una serie de levantamientos en las provincias que hicieron forzoso retirar tropas del frente.
 
La Opinión Popular



21-09-2021 / 09:09
20-09-2021 / 10:09
 
El 16 de septiembre de 1955 se produce el golpe militar oligárquico contra el gobierno constitucional de Juan Perón. El 20 de septiembre, Eduardo Lonardi asume la presidencia de la República con una famosa frase que luego fue desvirtuada por la realidad de los hechos: "Ni vencedores, ni vencidos".
 
Pese al eslogan de Lonardi, apenas derrocado Perón, no hubo misericordia con los peronistas y se desató una ola de odio que golpeó a los sectores mayoritarios de la sociedad. No controlaron al sector más violentamente antiperonista y se produjo una secuela sin precedentes de despidos por causas políticas o gremiales.
 
Encarcelaron a todos los diputados, senadores, ministros, intendentes y gobernadores peronistas de todo el país. Fusilaron al secretario general de la CGT de Azul, Manuel Chaves. Saquearon las casas de funcionarios peronistas como Ramón Carrillo, Raúl Apold, Ángel Borlenghi, Oscar Nicolini y Franklin Lucero, entre otros.
 
Aun así, el primer presidente de facto fue visto como demasiado débil: lo sustituyó Pedro Eugenio Aramburu con su siniestro decreto 4.161, que prohibió nombrar a Perón. Lo trataban de "tirano prófugo" y "tirano sonriente"... Con la llegada del gorila Aramburu se intensificó la venganza de los vencedores. El peronismo pasó a estar prohibido y el Movimiento se encontraba desorganizado. Se produce el desbande general de los viejos dirigentes; muy pocos permanecerán en sus puestos de lucha.
 
Los "comandos civiles" atacan los sindicatos obreros y los ocupan a punta de pistola. Se interviene la CGT, se asaltan las Unidades Básicas y se encarcela a sus dirigentes más representativos. Fusilaron militantes peronistas en oscuro basurales. Pero la Resistencia surgió rápida y espontánea en las bases populares indignadas por el derrocamiento de Perón, aunque sus dirigentes estaban presos, ocultos o exiliados.
 
Las bases peronistas no esperaron nada porque no podían esperar. Se largaron a pelear por su cuenta y protagonizaron una de las luchas más puras de la historia política de nuestra Patria, la lucha obrera y popular clandestina por el retorno del Líder. La realizaron al margen de todas las conducciones formales, políticas y gremiales, del PJ y la CGT que estaban intervenidos, y la hicieron desde el seno mismo del Pueblo, porque estaban dispuestos a no rendirse, a no doblegarse, a seguir luchando.
 
Se llenaron todas las cárceles del país con los que resistían a la dictadura militar, con los que exigían la vuelta al sistema constitucional, el retorno de Perón a la Patria y al poder y la restauración de las conquistas sociales obtenidas por la clase trabajadora durante el gobierno justicialista.
 
La campaña de desperonización de los gorilas vencedores no dio el resultado que esperaban y, por el contrario, se inició en el país la Resistencia Peronista, que duraría casi 18 años, hasta el 25 de mayo de 1973.


El retorno del Líder del exilio y la proscripción 
Escribe: Blas García 

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar