La Opinión Popular
                  15:40  |  Miércoles 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-09-2021 / 10:09
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

¿Por qué se endureció la campaña electoral?

¿Por qué se endureció la campaña electoral?
La derecha corre el riesgo de asumir como propio un clima de exasperación que pertenece a sectores muy minoritarios de la población que, en el último período, han cruzado de modo temerario un Rubicón político: la evocación positiva de la época de la más feroz oscuridad política, la de la última dictadura cívico-militar.
El peronismo-kirchnerismo no gana una elección legislativa de medio término desde 2005. Son los comicios en los que la elección del Congreso se separa de la presidencial; por eso suelen interpretarse como balance social de la primera mitad de un período de gobierno y como eventual insinuación de las tendencias hacia la próxima disputa presidencial.
 
Sin embargo, ese segundo aspecto no se verificó en las legislativas de 2009 (el kirchnerismo perdió en el medio término y obtuvo la reelección de CFK en 2011) ni en las de 2017 (el macrismo ganó la legislativa y perdió la presidencial de 2019).
 
A una semana de la elección, el tono de la disputa -tal como suele ocurrir- se ha hecho más ruidoso aún que el clima confrontativo que nuestra vida política no abandona desde, por lo menos, el año 2008 en el que explotó el conflicto entre el gobierno de entonces y el mundo de las patronales agrarias y las multinacionales a ellas vinculadas.
 
En este contexto, el ex presidente ha decidido adoptar un rol protagónico central en la campaña de la coalición de derecha. Por eso reaparece Mauricio Macri. Y lo hace nada menos que proponiendo una memoria de su gobierno en la que éste no produjo la deuda. Ni los burócratas del FMI, ni los creyentes más intensos en las bondades del neoliberalismo son capaces de tanto.
 
¿Cómo es que diferentes segmentos de la alianza han aceptado ese rol de Macri, cuando no hay ninguna investigación del "mercado político" que no refleje un progresivo desgaste de su popularidad desde el momento en que terminó su gestión? ¿No le convenía a "Juntos" empezar la transición hacia un nuevo liderazgo a través de una campaña electoral en la que no está en juego la presidencia?
 
La derecha corre el riesgo de asumir como propio un clima de exasperación que pertenece a sectores muy minoritarios de la población que, en el último período, han cruzado de modo temerario un Rubicón político: la evocación positiva de la época de la más feroz oscuridad política, la de la última dictadura cívico-militar.
 

 
Lo anterior es un esquema interpretativo que sirve perfectamente para los tiempos de "alternancia", es decir para una competencia por el centro en un sistema de partidos en los que funcionan pactos, nunca escritos, según los cuales se mantiene lo que Chantall Moufe ha llamado el "consenso centrista".
 
En el interior de ese consenso los partidos (idealmente dos) compiten electoralmente para ocupar el gobierno y aplicar políticas iguales, o muy parecidas, a las que desarrolla el adversario. Nuestro país no es actualmente un caso de ese "ideal político" que es el que predica amplia y sistemáticamente la ciencia política "oficial".
 
En el mundo ese consenso centrista está atravesando también una notoria crisis. La alternancia "pacífica" entre derechas neoliberales e izquierdas (o "centroizquierdas" como se denominan los viejos partidos socialdemócratas) que se limitan a discutir cuestiones en las que no están directamente implicados los ejes de la "pax" neoliberal ha venido sufriendo fuertes desafíos tanto desde la izquierda como desde la derecha.
 
Es imaginable una conversación entre los influyentes del Pro sobre la presencia de Macri en la campaña. Unos seguramente pensarían que ese protagonismo agitaría el recuerdo de un gobierno que ciertamente no ha dejado un balance favorable. Eso pareció abrirse paso en los primeros tiempos posteriores a la aparición de la pandemia.
 
El esfuerzo frente a la grave amenaza pedía un nivel de colaboración entre las principales fuerzas políticas. Así lo interpretaron Fernández y Rodríguez Larreta durante los primeros meses. Pero el antagonismo político argentino no es permeable a esas políticas de postergación de la lucha en condiciones de grandes amenazas.
 
El mundo de los grupos oligopólicos de los medios de comunicación fue el gran protagonista de un giro político que la coalición de derecha haría propio sin mucha resistencia.
 
Los medios empleados no repararon en daños: potenciaron todas las operaciones desestabilizadoras, se coaligaron en defensa de una insólita "geopolítica de las vacunas" que procuraba mostrar que la "vacuna rusa" tenía en su interior un virus peor que el Covid, el virus del populismo y hasta del comunismo.
 
Se potenció más allá de toda lógica los movimientos "por la libertad" que producían el símbolo perfecto de la desobediencia: salir a la calle sin medidas de protección, exigir la apertura total del sistema escolar, usar programas de televisión para alentar "terapias caseras" irresponsables, capaces -como efectivamente ocurrió- de causar la muerte de quienes las adoptaran.
 
Claro que los medios no inventan ni producen fenómenos políticos desde la nada. Se apoyaron en un clima social y político de mutuo encono entre las dos fuerzas que se disputan el gobierno. Es un clima que reaviva y reproduce viejas y a veces sangrientas discordias interiores.
 
Es un tema interesante de discusión la cuestión de cuándo reapareció ese encono. Puede entenderse que un momento central de ese cambio fue el estallido de la convertibilidad, esa curiosa fórmula política que hizo que argentinos y argentinas creyeran en un orden político común tributario de la curiosa -y finalmente desastrosa- fórmula que decía que "un peso es igual a un dólar".
 
Esa utopía terminó con los hechos sangrientos de finales de 2001. Y la vasta coalición social multiclasista que coincidió en la ira contra el fraude de "los políticos" albergaba dos "humores" políticos centrales: el de los indignados porque el banco no les permitía retirar sus depósitos en dólares y el de mucha gente de trabajo que había visto cómo se destruían sus modestas certezas y eran reemplazadas por el mundo de la privación y el abandono.
 
Los dos humores convivieron en los días de excitación iniciales: pronto cada uno de ellos pasaría a reconocer la profunda diferencia que los separaba. Hoy esos humores se llaman macrismo (o Juntos) y peronismo kirchnerista (o Frente de Todos). No es que en "el medio" no haya nada. Es que el medio carece de la intensidad y la pasión que tienen aquellos que se convencen de que esa diferencia política toca sus intereses y emociones más profundas.
 
Por eso reaparece Macri. Y lo hace nada menos que proponiendo una memoria de su gobierno en la que éste no produjo la deuda. Ni los burócratas del FMI, ni los creyentes más intensos en las bondades del neoliberalismo son capaces de tanto.
 
En este pasaje político el complejo mediático llamado "La Nación" ha recuperado en plenitud su lugar histórico como expresión más auténtica del mundo oligárquico y neocolonial. Cierto apego a la racionalidad, cierto buen gusto literario en su prosa política -bastante visible hasta hace poco- han dejado espacio a las formas más groseras de la provocación y a un intenso compromiso con la desestabilización del actual gobierno.
 
Por Edgardo Mocca
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2021 / 11:09
Pepinazo en contra. La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) activó el alerta roja contra el operador judicial macrista Fabián "Pepín" Rodríguez Simón quien está prófugo en Uruguay. El propio ex funcionario macrista reconoció ante el Parlasur el no consiguió el estatus de refugiado en el país vecino. "El informe (del CORE -Comision de Refugiados-) fue digamos que negativo. No fue enfáticamente negativo pero fue un informe negativo", dijo ante sus pares parlamentarios.
 
Visiblemente nervioso ante la Comisión de Presupuesto y Asuntos Internos del Parlasur, el prófugo Rodríguez Simón admitió que se le denegó el estatus de refugiado por lo que se activó el alerta roja e Intepol ya que la justicia argentina lo busca para declarar en una causa que lleva adelante la jueza María Servini.
 
"A que el informe no me... O sea... no era favorable a que se reconociera la condición de refugiado. El informe es un informe que hace un grupo de asistentes sociales que tienen que ver... o sea, la verdad, no tenía mucho contenido jurídico", trató de restar importancia pero lo cierto es que se espera ese documento del CORE para terminar de definir su condición en Uruguay.
 
"Pepín" Rodríguez Simón se presentó por videoconferencia en el marco del proceso abierto en el Parlasur para desplazarlo de su cargo, acusado de haber eludido el accionar de la justicia argentina tras haber viajado a Uruguay, donde pidió que se le conceda el estatus de refugiado político, ahora denegado.
 
Con la suposición de la persecución política, Rodríguez Simón buscó defenderse en el proceso abierto para removerlo del cuerpo, luego de que fuera acusado por sus pares del Parlasur de haberse profugado de la justicia argentina. Tras la presentación de Rodríguez Simón ante esta instancia del Parlasur, esta comisión emitirá dictamen -posiblemente uno por la mayoría y otro por la minoría-, tras lo cual el pedido para removerlo será tratado en fecha a determinar por el pleno del parlamento regional.
 
En mayo de este año, la jueza María Servini declaró en rebeldía a Rodríguez Simón y ordenó su captura nacional e internacional, además de disponer la inhibición general de sus bienes. El exfuncionario macrista está en Uruguay desde el 8 de diciembre de 2020, país al que viajó mientras se lo investigaba en una causa judicial por presiones al Grupo Indalo.
 
En ese expediente se investiga "la presunta existencia de actos llevados a cabo por funcionarios públicos, desde las altas esferas del Poder Ejecutivo Nacional o a instancias de aquellos, que mediante hostigamiento y ahogo financiero para con las empresas del Grupo Indalo, habrían importado casos de corrupción".
 
El único objetivo de Pepín al irse a Uruguay fue escapar de las autoridades judiciales argentinas, donde lejos de existir persecución, se investigan delitos penales gravísimos, con el agravante de que se podría  estar ante la figura de una asociación ilícita que tendría a la cabeza al ex mandatario Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular
 

22-09-2021 / 10:09
El presidente Alberto Fernández calificó de "tóxico" al préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a nuestro país durante el gobierno de Mauricio Macri al tiempo que dijo que esa administración cometió un "deudicidio" en la Argentina. Fue al hablar de manera virtual ante la 76ª Asamblea General Ordinaria de la ONU.
 
El presidente expuso que "los recursos aprobados por el FMI a la Argentina en esta deuda insostenible fueron de 57 mil millones de dólares, el equivalente a todo lo que el organismo desembolsó en los años de la pandemia con destino a 85 países del mundo".
 
"Gran parte de esos recursos han sido fugados del país por una apertura irresponsable de la cuenta de capital", dijo, y consideró que "resulta clave rescatar los principios de sostenibilidad de la deuda que se han debatido y acordado en la ONU en aquella resolución 69/319 de 2015".
 
"No hay ninguna racionalidad técnica, ni lógica ética, ni sensibilidad política que pueda justificar semejante aberración", consideró Fernández. Al respecto, el mandatario sostuvo que el Gobierno argentino "apoya la idea de impulsar un acuerdo multilateral inclusivo, capaz de abordar de manera acabada las cuestiones referidas a la restructuración de las deudas soberanas".
 
En esa línea, evaluó que "la prórroga de la iniciativa de suspensión de servicios de deuda promovida por el G20 es provisoria e insuficiente" porque "no aborda a fondo la cuestión sobre el alivio y la reestructuración de la insostenibilidad de las deudas".
 
Para Fernández, "la falta de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda de los países de renta media sigue siendo un vacío importante dentro de la gobernanza financiera internacional", por lo que el Gobierno alienta la "ampliación de un nuevo marco común para el tratamiento de las deudas del G20 a países de ingresos medios con vulnerabilidades".
 
Alberto reclamó una "reconfiguración de la arquitectura financiera global" porque "está latente el riesgo de una debacle generalizada de deudas externas en los países en desarrollo". Y denunció que "América Latina y el Caribe destinan un 57% de sus exportaciones al pago de servicios de la deuda externa" y expuso la necesidad de establecer "un marco multilateral para la restructuración de la deuda de los países de renta media".
 
La Opinión Popular
 

21-09-2021 / 10:09
El gobierno de Alberto Fernández anunció 15 flexibilizaciones a las medidas restrictivas que estaban vigentes para evitar la propagación de la variante Delta de coronavirus.
 
📌El uso de barbijos deja de ser obligatorio al aire libre: Se levanta la obligatoriedad de uso de tapaboca al aire libre cuando estamos circulando en forma individual, burbuja en todos los casos cuando NO haya aglomerado de personas. Continúa siendo obligatoria en lugares cerrados (aula, cine, teatro, ámbitos de trabajo, transporte público, espectáculos y eventos masivos) y al aire libre cuando hay aglomerados de personas.
 
📌 Reuniones sociales sin límites de personas: cumpliendo las medidas de prevención, tapabocas, distancia y ventilación.
 
📌Cuáles son los rubros con aforo del 100%: Aforo del 100% en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales en lugares cerrados manteniendo las medidas de prevención, tapaboca, distancia y ventilación.
 
📌Aperturas en los viajes: Autorización de viajes de jubilados y jubiladas, egresados y egresadas y principales de estudiantes o similares siguiendo los protocolos recomendados.
 
📌Boliches y salones de fiesta con aforo del 50% y vacunación completa:
-      Autorización de discotecas con aforo del 50%, con esquema completo de vacuna (14 días previos al evento). ES LA ACTIVIDAD DE MAYOR RIESGO, TENIENDO EN CUENTA LA VARIANTE DELTA
-      Salones de fiestas, bailes o actividades similares: habilitado para personas que acrediten esquema completo de vacuna (14 días previos al evento) o una dosis más test diagnostico (PCR o Antígeno) negativo dentro de las 48 horas previas al evento. Protocolo especial para las fiestas de 15 o para menores de 17 años mientras avance la vacunación en los y las adolescentes.
-      Eventos masivos de más de MIL (1000) personas. A partir del 1 de octubre se habilita con aforo del 50%, y se trabajará con los actores involucrados el protocolo específico en relación a los requisitos.
 
📌Apertura gradual de las fronteras para extranjeros y eliminación de aislamiento en hoteles para argentinos
- Apertura gradual y cuidada de fronteras: FECHAS ESTIMADAS A COORDINAR CON MIGRACIONES, ANAC y otras autoridades.
- 24 de septiembre: eliminación del aislamiento a argentinos, residentes y extranjeros que vengan por trabajo y estén autorizados por la autoridad migratoria.
- 1 de Octubre: autorización ingreso de extranjeros de países limítrofes sin aislamiento. Apertura de fronteras terrestres a pedido de gobernadores (con corredores seguros aprobados por la autoridad sanitaria con cupo definido por la capacidad de cada jurisdicción).
 

20-09-2021 / 17:09
El presidente Alberto Fernández les tomó juramento este lunes a la tarde a los ministros que se integran al gabinete nacional en el Museo del Bicentenario, de Casa Rosada.
 
Antes de la jura, el Presidente expresó: "El domingo pasado el pueblo de la nación argentina dio un veredicto y yo en aquel momento expliqué que, como todos nosotros somos parte de un movimiento que sabe escuchar las demandas populares, iba a tomar en cuenta los reclamos: qué cosas habíamos hecho mal, qué cosas no llegamos a hacer y debemos acelerar. Y a lo largo de la semana escuché a muchos y a muchas porque quiero cumplir con mi palabra de entender porqué la gente votó cómo votó".
 
Agregó: "Hay veces que los dirigentes cuando la gente vota y no los elige, los dirigentes se enojan con la gente. Nosotros cuando la gente no nos vota nos enojamos con nosotros, porque en realidad algo habremos hecho mal y nos preguntamos qué habrá sido lo que hicimos mal".
 
Con respecto a la semana posterior a la derrota en las PASO, señaló: "Debatimos de cara a la gente y planteamos nuestros debates y diferencias que siempre tienen un sentido único, superar la instancia y tratar de encaminarnos a un momento mejor. Nunca los debates me han afectado. Soy presidente del Partido Justicialista, me preocupa mucho más un movimiento político silenciado, obediente, un movimiento que no discute que un movimiento político que reflexiona".
 
Añadió: "Estamos empezando una etapa de reflexión y pensando en lo que se viene, que tiene que ver con decisiones que vamos a empezar a tomar ahora -mucha de las cuales estaban previstas de antemano- y que tienen como objeto dar respuesta a una parte del electorado argentino que evidentemente la pandemia ha afectado y todo el crecimiento económico no ha llegado a ellos con la velocidad que queremos que llegue".
 
Fernández marcó los dos modelos que representan oficialismo y oposición: "No somos parte del país que quiere flexibilizar derechos de los que trabajan", afirmó el jefe de Estado, quien planteó que hay "dos países en pugna" y el del Frente de Todos "no es el que se despreocupa de la salud pública y abandona a los argentinos a su suerte".
 
"Queremos todos ser parte de un país que se integre, que funcione unido y que trabaje con mucha fuerza para sacar de la postergación a los que han quedado postergados. Les pido a cada uno y cada una que pongan toda la fuerza. La solución del problema de los argentinos no está en que nos dividan, está en que estemos más unidos que nunca para hacer frente a lo que hace falta", expresó. Y agradeció a los ministros salientes, porque "dejaron todo de sí" en la gestión.
 
Y concluyó: "Mi única preocupación es que los argentinos y las argentinas vuelvan a ser felices después de tantas desdichas vividas en los 4 años que precedieron mi llegada al gobierno y los 2 años de pandemia".
 

19-09-2021 / 10:09
Cada vez que el resultado de una elección se aparta notoriamente de las expectativas previas, sucede que todo un sistema (políticos, empresarios, sindicalistas, ciudadanos de a pie, comerciantes, militantes, organizaciones sociales, partidos políticos, instituciones, etc.) entiende al mismo tiempo que estuvo actuando y tomando decisiones sobre la base de premisas que se revelaron equivocadas.
 
Ante esta nueva evidencia, la reacción natural es que cada uno de esos actores proceda, de manera simultánea pero nunca coordinada, a recalcular sus parámetros. Eso es lo que desata lo que llamamos una crisis.
 
Esa crisis puede tramitarse de diferentes maneras. En agosto de 2019 fue a través de la economía y se saldó con una devaluación de un tercio del valor de la moneda en pocas horas, que tiró a la pobreza a decenas de miles de familias argentinas de un día para otro y condicionó al gobierno elegido para sucederlo.
 
En septiembre de 2021, en cambio, ese shock se tramitó dentro de la política, más específicamente al interior de la coalición oficialista, que absorbió el daño, dejando como saldo apenas un recambio de gabinete. En perspectiva, se recordará este episodio de manera mucho menos traumática que aquel.
 
La conflagración, sin embargo, tuvo al Frente de Todos al borde del abismo durante 48 horas fatales, entre el miércoles y el jueves. Pueden caberle infinidad de reproches a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, pero ambos sostuvieron, con su voluntad inquebrantable de honrar el pacto asumido de 2019, una estructura que crujía mientras, a su alrededor, abundan las voces que proponían y operaban una ruptura definitiva.
 
La coalición, quedó claro en los últimos días, se sostiene por las bases y en la punta, pero en el medio existe un laberinto de traiciones, recelos y heridas que nunca restañaron. Hay otro problema, más profundo, que no se arregla con dinero. Es la construcción de una perspectiva: la propuesta de un futuro que resulte atractivo para una sociedad que ya no es la del 2003 ni la del 2015. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar