La Opinión Popular
                  14:54  |  Miércoles 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 01-08-2021 / 21:08
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio?

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio?
Hay un sector de la dirigencia provincial que pacta con personeros foráneos, dando un golpe al federalismo y la unidad radical, pasando por arriba de los intereses de la UCR en la provincia, en un toma y daca que está en las antípodas de las convicciones y del interés general. ¿Qué pasará después de las internas? ¿Aceptarán los resultados y se mantendrán unidos? En política, algunos sostienen que hay que tragar sapos de vez en cuando, soportar circunstancias muy desagradables. Las elecciones PASO dirán si el estómago de los votantes radicales se engulle este batracio.
El porteño con domicilio fiscal en Entre Ríos, Rogelio Frigerio, se auto postuló al primer lugar en la nómina para diputados nacionales de Juntos, las lista macrista en la interna de Juntos por Entre Ríos. Lo acompaña el diputado Atilio Benedetti. Le dará pelea otra lista, la radical Entre Ríos Cambia, del intendente de Chajarí, Pedro Galimberti; con su par de Crespo, Darío Schneider. Las PASO ponen en evidencia diferencias que existen y que siempre existieron.
 
Pese a los esfuerzos por la unidad, la UCR entrerriana enfrentará la experiencia de competir desunido contra su socio, el PRO. ¿Alguien puede asombrarse de que la UCR y el PRO tengan diferencias?  El radicalismo parecía haber aprendido de sus errores y por eso una lista de unidad se consideraba que revertiría la pérdida de presencia en manos de su asociado menor. Pero está visto que en la dirigencia radical, a la hora de postularse para cargos legislativos, muchas razones se obnubilan y un festival de pases de facturas se desata con fuerza.
 
Así, Benedetti, un ex candidato a gobernador y actual diputado nacional, cruzó el Rubicón con una jugada que atenta contra las posibilidades electorales de su propio partido: tejió entre gallos y medianoche, una alianza nada menos que con el partido que será rival de la UCR en las PASO y esto le da posibilidades al PRO de ganar la interna gracias a que los radicales irán divididos.
 
Benedetti se postula escoltando nada menos a quien el grueso de la dirigencia radical entrerriana considera un oportunista político: Rogelio Frigerio. Se trata de una jugada fuerte para la ética correligionaria de una entidad como la radical donde su credo político aconseja el renunciamiento personal antes que una acción que atente contra el propio partido. Sectores de la dirigencia radical sostienen que Benedetti no expresa mayoritariamente al partidario de la UCR, algo que se pondrá a prueba en las PASO.
 
La intención de la UCR nacional es ser competitiva en 2023 y no sucumbir nuevamente ante el PRO y el objetivo local es recuperar su lugar de liderazgo en la representación del pueblo entrerriano, tanto en el Gobierno de la provincia como en el Congreso nacional. ¿Qué lleva a alguien que saltó de Larroque, un modesto pueblo de la provincia, al Congreso por dos períodos a atentar contra ese objetivo, legitimando y perpetuando la dependencia ninguneadora del PRO?
 
Con la candidatura de Facundo Manes, las posiciones del presidente de la UCR Nacional, Alfredo Cornejo, y de gobernadores radicales como Gerardo Morales, la claudicación de la UCR ante el PRO está en fuerte cuestionamiento, algo que Benedetti no toma en cuenta. Sus razones podrían rastrearse en rasgos de la sicología personal de algunos políticos. Pero en esta jugada se mueve algo más que eso. Detrás, pueden adivinarse las "roscas" decadentes de una dirigencia nacional radical que ha entregado el partido a los antojos de la derecha macrista y en contra de las advertencias de Raúl Alfonsín.
 
Y hay un sector de la dirigencia provincial que pacta con personeros foráneos, dando un golpe al federalismo y la unidad radical, pasando por arriba de los intereses de la UCR en la provincia, en un toma y daca que está en las antípodas de las convicciones y del interés general. ¿Qué pasará después de las internas? ¿Aceptarán los resultados y se mantendrán unidos, aunque sigan como furgón de cola? En política, algunos sostienen que hay que tragar sapos de vez en cuando, soportar circunstancias muy desagradables. Las elecciones PASO dirán si el estómago de los votantes radicales se engulle este batracio.
 
La Opinión Popular
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Fracturas expuestas
 
Las fuerzas de derecha antiperonista opositora, tanto al Gobierno nacional cuanto al provincial, necesitarán más que un par de tragos de caña con ruda en ayunas si pretenden pasar agosto sin disminuir en el camino sus posibilidades electorales, seriamente amenazadas por disputas internas.
 
La oposición macrista parece empeñada en allanarle el terreno al oficialismo. Juntos por el Cambio ahora se llama Juntos, pero si hay algo que escasea allí es justamente la unidad. Resulta tragicómico que se denomine 'alianza' a una coalición partidaria que ya no se comporta en forma homogénea. Sin un liderazgo definido, después del auto exilio de Mauricio Macri, en ese frente prima el interés por imponerse  en la interna antes que por dar la pelea contra el gobernante Frente de Todos.
 
Dentro del PRO la pulseada la terminó ganando el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que impuso a sus candidatos por encima del ala más gurka que proponía a Patricia Bullrich y contaba con el respaldo de Macri, que optó por el glamoroso verano europeo como destino para un nuevo retiro espiritual de descanso.
 
La tarea pendiente que le queda a Larreta para consolidarse como presidenciable es vencer a sus socios radicales a quienes no les entusiasma mucho la idea de continuar como furgón de cola, ya no detrás de Macri sino de quien fuera muchos años su segundón al mando.
 
Para demostrar que esta vez sí van en serio, los radicales sacaron a jugar al neurocientífico Facundo Manes, un outsider de la política que no oculta sus pretensiones de llegar a la presidencia. Dejando en claro que la timidez no era lo suyo, Manes destacó como una de sus virtudes el hecho de no haber participado de los gobiernos de Macri ni de Vidal y además se jactó de haber rechazado una oferta de Lilita Carrió que lo habría tentado a acompañarla como precandidato a vicepresidente en las PASO de 2015.
 
Las declaraciones de Manes fueron negadas por Carrió, quien exigió una rectificación pública del precandidato radical, quien no hizo más que ratificar sus dichos. Mientas al resto del país seguía sin importarle en lo más mínimo si Lilita le había ofrecido a Manes la vicepresidencia en 2015, el enfrentamiento entre ambos fue creciendo y terminó en una amenaza de denuncia en la Justicia por parte de la fundadora de la Coalición Cívica por supuesto daño moral y desprestigio a su carrera académica. Una verdadera pavada.
 
En su intento por marcar distancia con cualquier cosa que tuviera que ver con el calamitoso gobierno de Macri, Manes terminó disparando una escandalosa interna de resultado incierto y con un solo ganador seguro: el Frente de Todos.
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Desfiladero tortuoso
 
Larreta, en tanto, contempla con el paso de los días cómo aquello que imaginaba como un sendero de alfombra roja a la candidatura presidencial de 2023 se volvió un desfiladero tortuoso. Si bien logró imponer los nombres que quería al frente de las boletas en CABA y provincia de Buenos Aires, del resto de las listas le quedó poco y nada a causa del reparto que tuvo que hacer para contener a la mayor parte de la oposición dentro de su proyecto político personal.
 
Aún así, en territorio bonaerense deberá enfrentar una primaria competitiva contra Manes, que sumó el respaldo de Emilio Monzó, Margarita Stolbizer, Joaquín de la Torre y cuenta con una pequeña ayuda de Mauricio y Jorge Macri. Los primos esperan un tropiezo del alcalde porteño y su delegado para mejorar sus acciones de cara al 2023.
 
Son varios los intendentes amarillos que, azuzados por los Macri, preparan un operativo para repartir las dos boletas antes de las PASO. Los radicales, además, tienen mejor capacidad para fiscalizar la interna. Una derrota de Santilli en esa instancia, o una desventaja abultada en la general, recaerían exclusivamente en la cuenta de Larreta, quien se juega, en los próximos meses, su futuro político. Él  sabe que, de la performance de sus candidatos en 2021, dependerán sus posibilidades presidenciales para 2023.
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Período de relativa tranquilidad
 
Al menos por estos días la situación pinta mejor para el Gobierno de Alberto Fernández que atraviesa un período de relativa tranquilidad, sin grandes éxitos para exhibir, pero sin incendios a la vista en la economía ni en el plano sanitario y con la tropa interna alineada.
 
En el plano nacional, la economía cuenta con una fortaleza inesperada que llegó de la mano de los precios record de la soja y las demás commodities que le valieron al país ingresos extra por exportaciones. Con sus reservas recompuestas y una estricta regulación del mercado cambiario, hoy el Banco Central tiene poder de fuego para evitar una nueva mega devaluación, al menos por varios meses.
 
El gran desafío para el equipo económico que encabeza Martín Guzmán sigue siendo bajar la inflación sin enfriar un crecimiento de una economía que no se caracteriza por su vigor. El ministro de Producción de la Nación, Matías Kulfas, dejó en claro que el Gobierno nacional seguirá apostando a los programas de acuerdos de precios como herramienta para contener a la inflación. El funcionario destacó además que se buscará incrementar la oferta de productos que tienen relevancia especial en la mesa de los argentinos y que en los últimos meses registraron aumentos "desmedidos".
 
Repitiendo un programa aplicado durante el gobierno de Néstor Kirchner que dio muy buenos resultados iniciales pero terminó abortado en medio de un escándalo por corrupción, la Nación anunció que dará apoyo financiero a los establecimientos de engorde de ganado a corral, conocidos como feedlots, con la idea de generar un rápido incremento en la oferta de carne.
 
Kulfas anticipó además que, con vistas de sostener el consumo, habrá nuevas opciones de financiamiento similares al Ahora 12 y Ahora 18, pero con plazos de pago de hasta 30 meses. Para incentivar el empleo joven, el más golpeado por la pandemia, se presentó además el programa Te Sumo que ofrecerá facilidades para contratación de empleados de entre 18 y 24 años con aportes estatales de hasta 18 mil pesos por empleado.
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Segunda ola en baja
 
En el marco de la pandemia, siguen los irresponsables de siempre, que propagaron la enfermedad a través de fiestas clandestinas, ignorando las restricciones impuestas en el marco del distanciamiento social obligatorio. Son los continuadores de los que salieron a manifestarse sin barbijo ni mesura, en nombre de una supuesta "libertad" que casi siempre es un pretexto para defender privilegios de clase.
 
En todos esos delitos hay ejecutores materiales, y también instigadores. En esta última categoría entran los grandes medios porteños y algunos dirigentes políticos talibanes de derecha que, en un gesto de extremo cinismo, se montaron en las campañas de desinformación sobre vacunas y otras medidas sanitarias, demostrando que les interesa mucho más el fracaso del Gobierno que la preservación de la vida de sus seguidores políticos y demás ciudadanos.
 
Frente a los fabricante de mentiras, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, destacó que "hay que valorar el logro de la Argentina de estar demorando el ingreso de la variante Delta" de coronavirus y remarcó que el país se encuentra "dentro de los 20 países que más vacunas recibieron".
 
En el plano sanitario el cuadro muestra, por ahora, una relativa mejoría a escala nacional. La estadística de contagios y fallecimientos por coronavirus se mantiene bastante por debajo de los picos de la segunda ola y llegan buenas noticias referidas a la vacunas.
 
Se prevé que durante agosto consigan los insumos necesarios para fabricar en el país unas 750 mil ampollas del segundo componente de la Sputnik V, cuyo suministro insuficiente es la principal debilidad del esquema de vacunación nacional.
 
Por otra parte, la llegada de cargamentos de inoculantes de Pfizer y Moderna, que ya fueron contratados, permitirá avanzar con la vacunación de jóvenes y adolescentes, franjas etarias que hasta ahora no estaban comprendidas en el operativo. Entre Ríos comenzará este martes con la inmunización contra Covid a adolescentes entre 12 y 17 años.
 

Gustavo Bordet contra la politización de la pandemia 
 
Una variante inesperada
 
En la primera semana de la campaña, cuando el sistema político entrerriano está dando inicio a cuatro meses ininterrumpidos de proselitismo, la idea de cierta normalidad sanitaria se podría desmoronar de manera abrupta: la irrupción de la variante Delta puede ser el regidor despiadado de este proceso. Los contagios que se registran en Capital Federal y Córdoba que podrían irradiar bien rápido a territorio entrerriano.
 
Si en cualquier elección legislativa de medio término, donde se eligen solo un puñado de legisladores, suele ser grande la distancia entre el interés ciudadano y la puja política por las bancas, todo indica que en estas PASO, si están signadas por la posibilidad de una tercera ola del virus, esa brecha puede volverse abismal. No hay posibilidad de que esta situación tenga efecto neutro.
 
El impacto de la nueva irrupción del riesgo sanitario será diferente para cada fuerza. Y además puede influir decisivamente sobre la variable más impredecible de cada elección: el nivel de participación, un elemento capaz de alterar cualquier resultado.
 
Juntos por el Cambio -que tiene que definir en las PASO a sus candidatos, repartidos en dos listas- tendrá la difícil tarea de convencer a los entrerrianos de que la pelea que tiene como actores centrales a Frigerio por un lado, y a Galimberti por otro, es trascendente para alguien más que para ellos mismos.
 
Esos ordenamientos de radicales y del PRO tienen como primer objetivo que los votantes logren diferenciarlos. La primera semana de campaña no hubo diferencias: lo que se observa es el mismo discurso furiosamente anti kirchnerista, acompañado por una nueva vuelta de la interna radical.
 
No obstante, el verdadero desafío de Juntos por el Cambio no está antes de las PASO sino después. Si los integrantes de esa fuerza prometen encolumnarse sin objeciones detrás de la lista que resulte ganadora de la interna. De la experiencia reciente, no surgen razones para creer fatalmente que las cosas vayan a resultar de ese modo.
 

Gustavo Bordet: Nuestros candidatos son entrerrianos que conocen la provincia 
 
Peronismo en alerta
 
La complejidad que plantea estos comicios es muy superior para la lista peronista. El impacto de la variante Delta pegará de lleno en las posibilidades electorales de esa lista. Pero, fue la Nación la que advirtió el peligro del brote de la variante Delta. Y el mega operativo de aislamiento y detección que de inmediato puso en marcha da cuenta de que riesgo sanitario y riesgo electoral son por estos días la misma cosa. Así será por cuatro meses largos. En las seis semanas que faltan para las Paso, difícilmente la campaña se vuelva más importante que la pandemia.
 
"Las cosas se resuelven porque hay un gobierno que otorga prioridad, que tiene un plan, un proyecto, sabe adónde va y que determina que la generación de recursos esté volcada al desarrollo, al progreso, a la generación de empleo pero también a la inclusión social y el desarrollo humano. Y también a lograr que en una pandemia nadie haya dejado de ser atendido y en una Argentina donde la pobreza en la gestión anterior nacional subió de manera exponencial", sostuvo el gobernador Gustavo Bordet. Está claro que gestionar la pandemia no es solo lo sanitario, sino mantener activo a todo un gobierno atravesado por la emergencia.
 

El porteño Frigerio persiste en el discurso duro anti K 
 
Frigerio persiste en el discurso duro anti K
 
Como siempre ocurre en estos casos, las internas opositoras anti peronistas servirán para resolver, o al menos dejar a la luz, diferencias intestinas que son insalvables y que sólo mediante las primarias se pueden resolver, en parte.
 
Buscando hacer eje en la profundización de la grieta, los precandidatos a diputado por Juntos, en Juntos por el Cambio, replicaron en suelo entrerriano el discurso que elaboró el PRO para CABA y provincia de Buenos Aires, en el sentido de apuntar al kirchnerismo como "algo a detener".
 
El puntal discursivo de Frigerio es el de poner en la mira de ataque al kirchnerismo, pese a que este no gobierna el país. Sabido es que el Frente de Todos es una coalición política integrada por peronismo, kirchnerismo y massismo.
 
En las distintas ciudades que recorrió, tales como Gualeguay, repitió la cantinela: "Tenemos que ponerle un freno al kirchnerismo en el Congreso, porque entendemos que la mayoría casi absoluta que tienen en el Senado y esos seis o siete votos que le faltan para tener la mayoría en Diputados ponen en riesgo la salud y la calidad de nuestra democracia".
 
Frigerio y su equipo visitaron Concepción del Uruguay, el viernes, en el marco de la campaña por una banca en el Congreso de la Nación, la que no peleará en representación de Capital Federal, en donde nació y vive, sino en nombre de Entre Ríos en donde tiene una casa de descanso. El diputado Benedetti ofició de guía al porteño por tierras uruguayenses.
 

Tomás Ledesma: Frigerio recorre la provincia como si no fuera corresponsable del desastre que hicieron con Macri 
 
Frigerio prometió construir 17 jardines maternales en la provincia y "no hizo ni uno"
 
El precandidato a diputado por el Frente de todos, Tomás Ledesma, es militante de La Cámpora, coordinador regional de la subsecretaría de relaciones municipales del ministerio del Interior de La Nación y tiene 26 años.
 
Ledesma recordó que el exgobierno de Cambiemos prometió construir 17 jardines maternales en la provincia y que "no hizo ni uno". Señaló a Frigerio como uno de los responsables "del desastre que dejaron" junto a Macri. Sostuvo que el gobierno nacional, conducido por Alberto Fernández, en el año y medio que lleva de gestión, y en pandemia, "hizo mucho más que lo que hizo Mauricio Macri en cuatro años".
 
"Con lo que sufrió el pueblo los cuatro años de macrismo, hoy nos toca escuchar al ministro de Macri recorrer la provincia como si bajara de Sierra Maestra y no hubiese sido responsable del desastre que hicieron", dijo Ledesma, en alusión al porteño precandidato a diputado, aunque no por Ciudad de Buenos Aires, en donde nació y vive, sino por Entre Ríos, en donde tiene una casa de descanso.
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Fue parte de un gobierno que le cortó las piernas a la juventud
  
La Subsecretaria de la Juventud del gobierno de Entre Ríos, Brenda Ulman, cuestionó al rioplatense Frigerio, que se refirió al "descreimiento" de los jóvenes en la política. Desmintió esa mirada y le recriminó "al ministro de Macri" el ajuste en becas y programas de empleo y en el Plan Fines, además de haber "tirado a la basura" el Conectar Igualdad.
 
La joven candidata a diputada nacional por el Frente de Todos, le recordó al macrista Frigerio "el desfinanciamiento de las políticas para la juventud durante el gobierno de Mauricio Macri". "Becas Progresar, Programa Más y Mejor Empleo Joven y el Conectar Igualdad, fueron ajustados por el gobierno de Cambiemos, hoy Juntos", cuestionó.
 
"Como docente universitaria, conozco personalmente los casos de jóvenes entrerrianos que tuvieron que dejar de estudiar para ayudar a su familia ante la impotencia de sentir en sus sueldos el ajuste del gobierno de Macri", puntualizó Ulman.
 

¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio? 
 
Frustrada picardía porteña contra Galimberti
 
En la lucha electoral es fundamental considerar la estrategia y el modo de competir de cada sector. Qué estrategia vaya a utilizar cada uno, depende del escalón que ocupe en la escalera. Las claves en la distinción de ser el nº 1, nº 2, o el chiquitaje; la participación en el contexto, por un lado, y la voluntad de ser lo que se es, por otro.
 
Frigerio se considera el nº 1 en la interna de Juntos por el Cambio. ¿Qué debe hacer el nº 1? Debe ocuparse de hacer crecer "la torta" y no el tamaño de su rebanada, porque siendo el líder, crecerán sus votos si hay cada vez más simpatizantes que compran el candidato y/o la propuesta general, si la hay.
 
La consigna general del nº 1 es defenderse. Está en la cima y debe proteger su posición. Su estrategia es defensiva y en general no ataca al adversario. Por eso Frigerio plantea una "campaña limpia", sin agresiones.
 
El precandidato a diputado por Entre Ríos Cambia, Pedro Galimberti, sería el nº 2. ¿Qué debe hacer el nº 2? Es el retador, el desafiante. Tiene que destronar al nº 1, desplazarlo de su lugar. En EE.UU. se lo denomina challenger y, como en el boxeo, tiene que salir a buscar la pelea. Sí no lo hace, jamás va a ganar.
 
La propuesta de Frigerio, quien al mejor estilo PRO de CABA propuso en Gualeguaychú que los precandidatos firmen un compromiso público de "campaña limpia", sin agresiones ni folletos, es típica del que se considera nº 1. Es el principio básico de la lucha defensiva: mantener el statu quo, de esta forma él conserva su posición de líder. 
 
Los radicales, duchos en la tarea de ir seguido a internas, lo vieron  venir. Galimberti se dio cuenta de la vileza de Frigerio para sacar provecho de la situación relativa y rechazó el ofrecimiento del porteño: "Esa propuesta es puro humo", afirmó.
 
"Nos conocemos. Vamos a hablar en serio, vamos a hablar de política en serio", disparó Galimberti, en respuesta a si aceptaría la invitación de Frigerio de hacer una campaña "sin folletos". "Lo digo claramente, yo si tengo que salir a repartir un volante lo voy a hacer", adelantó.
 
Falló el intento de Frigerio para bajar el ritmo de la elección interna, que no esperó que Galimberti y Schneider se acomodaran y comenzó a poner a prueba la capacidad de sus adversarios para asimilar golpes.
 
Para la UCR resulta clave ganarle al PRO o hacer una buena elección, porque automáticamente instalaría al partido en la Provincia luego de décadas de sequía. Pero el clima de tensión que se viene generando empieza a crear preocupación en Juntos por el Cambio.
 
Hay dirigentes que comienzan a sentir temor de que después de las PASO no haya tiempo ni lugar para reconstruir un espacio que está crujiendo. Más aún cuando cualquier chance de triunfo en la Provincia en las generales de noviembre sólo será posible si el ganador lograr retener todo el voto del espacio.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio?
"El 90 por ciento de la población objetiva, es decir mayores de 18 años, está vacunado y ahora estamos comenzando a vacunar entre 12 y 17 años con comorbilidades", expresó. Luego resaltó que "agosto es el mes de las segundas dosis” y detalló que “hay 700.000 entrerrianas y entrerrianos que tienen una dosis y 200.000 que tienen las dos dosis, y este mes vamos a trabajar fuertemente habida cuenta que ya llegamos al 90 por ciento al menos con una dosis, de poder llegar a incrementar el número de los que tienen las dos dosis", afirmó Gustavo Bordet.
¿Los radicales se tragarán el sapo del porteño Frigerio?
Se licitarán 2.600 nuevas viviendas en Entre Ríos que generarán más de 5.000 puestos de trabajo. “Nunca nos detuvimos a preguntar de qué partido era un intendente para generar un plan de viviendas, y así seguiremos trabajando. Siempre hemos tenido un trato igualitario y equitativo en materia de gestión, porque entendemos que se gestiona para todos”, expresó hoy el gobernador Gustavo Bordet.
22-09-2021 / 12:09
21-09-2021 / 11:09
20-09-2021 / 19:09
20-09-2021 / 10:09
Arrastrando la herencia de la peste macrista y la pandemia de covid, el fracaso oficialista estaba entre las posibilidades de una elección de medio término. Pero las elecciones PASO generaron una explosión en el Frente de Todos, aunque la magnitud de los daños podrá medirse recién el 14 de noviembre. Si se reitera la catástrofe, el Gobierno tendría minoría en ambas cámaras, en un Congreso muy dividido con una oposición salvaje, lo que llevaría a la ingobernabilidad. Como contrapartida, el peronismo podría perder su reconocida capacidad para evitar el estallido social.
 
El voto expresó un castigo: su motivo principal conjuga la situación económica, la inflación, el desempleo, las complicaciones para llegar a fin de mes. Juntos por el Cambio tuvo la suerte que los pésimos índices económicos que dejó la gestión de Mauricio Macri quedaran relativizados comparativamente por los efectos de la pandemia, lo que le permitió el milagro mantener su caudal electoral.
 
Más allá de los indudables méritos del gobierno de Alberto Fernández, que evitó, en las peores condiciones, la implosión sanitaria y social, lo que quedó en primer lugar fue el grado de destrucción medido en el número de negocios cerrados, de personas desocupadas, de restricciones para reducir la pandemia, del número de muertos. Hay una sociedad muy lastimada por la situación económica, por convivir más de un año y medio con el miedo, la enfermedad, las muertes en soledad, el encierro. Un costo cargado con mayor o menor justicia a los oficialismos. Un recuento de lo sucedido en América Latina lo demuestra. La pandemia se llevó puesto los oficialismos.
 
Lo más notable fue que el macrismo sólo mantuvo los mismos votos fidelizados que hace dos años, tras una pandemia y una crisis económica sin precedentes. A nivel nacional, conservó los votos obtenidos en los comicios nacionales del 2019, mientras el oficialismo perdió 15 puntos. Es que la abstención y el voto en blanco se alimentaron centralmente de los sufragios que perdió el oficialismo mientras que el macrismo sacó los mismos votos, o un poco menos, que en la anterior elección. Esta vez les alcanzó para ganar por el récord de ausentismo, votos en blanco o anulados.
 
El peronismo perdió volumen de votos pero el macrismo no creció. Lo más doloroso para el oficialismo está en que la participación fue muy baja en zonas populares que acompañan históricamente al peronismo. La ausencia de esos votantes propios es un mensaje contra la gestión oficial, que no los contuvo como esperaban de las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. Y para no votar a Juntos hubo miles de personas que se quedaron en sus casas, la mayoría en barrios populares. Fue la manera que encontraron de expresar su descontento, sin interesarles que ayudaban a los candidatos opositores, porque la baja participación levantó los porcentajes de los ganadores.
 
En Entre Ríos participó el 72,3% del padrón, 2.3% para votar en blanco y 3,8% de votos nulos; con el 67,48% de votos positivos. Es decir, hubo un 32,52% que no votó por ninguna opción válida. La bronca no se pintó de amarillo sino de ausencia. En ese 32,52% está la esperanza del oficialismo de revertir la situación o por lo menos reducir la distancia en votos con un trabajo territorial intenso, estudiado y militante. Al Gobierno le cabe hacerse entender mejor en campaña, acercarse más a la gente, escuchar. Y demostrar, en un lapso muy corto, que comprendió, que reencauza el rumbo, que hay voluntad e inteligencia para enfocar nuevas políticas consistentes con los reclamos populares. Solo así habrá posibilidades de revertir los resultados el 14 de noviembre. ¿Es difícil? Sí, pero no imposible.
 
La Opinión Popular
 

19-09-2021 / 11:09
 
El presidente Alberto Fernández llegó, este sábado, a la provincia de La Rioja, donde fue recibido por el gobernador local Ricardo Quintela y el jefe de Gabinete, Juan Manzur. El mandatario comparte una reunión de trabajo con gobernadores de todo el país.
 
Integran la comitiva junto al jefe de Estado, los ministros Eduardo De Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Juan Zabaleta (Desarrollo Social) y Jaime Perzyck (Educación); el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el jefe de asesores presidenciales, Juan Manuel Olmos y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.
 
Están presentes los gobernadores Sergio Uñac (San Juan), Jorge Capitanich (Chaco), Raúl Jalil (Catamarca), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Mariano Arcioni (Chubut). De forma virtual, participan los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).

 
Bordet remarcó la necesidad de "fortalecer la unidad" en el FDT. Lo dijo después de los cambios que realizó el Presidente en su gabinete, los que fueron reclamados por la Vicepresidenta, Cristina Fernández.
 
"Fortalecer la unidad del @frentedetodos es el primer paso para enfrentar los desafíos que tenemos. Estamos convencidos que el camino es apostar a la industria, a nuestras pymes y a nuestros productores. Vamos a redoblar el esfuerzo para cumplir con lo que nuestro pueblo necesita", destacó Bordet en las redes.
 
La Opinión Popular


NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar