La Opinión Popular
                  05:01  |  Jueves 23 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-07-2021 / 09:07
ELECCIONES 2021

Empezar a pensar en una pospandemia que no se parezca tanto a la prepandemia

Empezar a pensar en una pospandemia que no se parezca tanto a la prepandemia
Es una gran oportunidad para preguntarnos por los modos de salir de nuestras dramáticas condiciones actuales y de conectar esa reflexión con un programa, con una línea de acción profunda en la dirección de grandes transformaciones. Es decir, no un “anti-neoliberalismo” superficial y conformista sino una estrategia de transformación profunda.
Los argentinos estamos por empezar una curiosa experiencia: elecciones en medio de una pandemia. No hay ningún antecedente de un episodio electoral en el que la vida, el cuidado, la disciplina, la libertad, el cuidado y la responsabilidad ante los semejantes (y hasta por los no semejantes) hayan estado implicados con la intensidad en que lo están entre nosotros.
 
Es bastante sencillo construir un "clivaje" político en estas circunstancias. La oposición de derecha clama por los supuestos recortes autoritarios de las libertades individuales. No se limita a criticarlos por los daños que el control del estado sobre los cuerpos humanos provoca; llega a sostener, aunque no sea explícitamente, que ese control, esos daños corresponden a una "naturaleza ideológica" de quienes hoy ejercen el gobierno.
 
Comunismo, populismo, autoritarismo, autocracia u otros monstruos conceptuales son esgrimidos sistemáticamente para contraponerlos con la "libertad". Una libertad que en el curso de algunas argumentaciones particularmente intensas y extremas se identifica con la más absoluta ausencia del Estado.
 
Enfrente del mundo "libertario" está el frente del cuidado, de la responsabilidad, de la solidaridad... No hay ninguna posibilidad de ningún punto intermedio. Entre otras causas, porque el antagonismo político preexistente a la pandemia ha condenado al fracaso y agotado a cualquier intento de encontrar una posición neutral: ésta solamente existe en los sondeos de opinión, que la necesitan para llenar de contenido, el siempre enigmático "elector indeciso"; un concepto que en la gran mayoría de los casos oculta al ciudadano/a políticamente indiferente o más o menos políticamente indiferente que siempre hubo, hay y habrá entre nosotros.
 
La presencia intensa y numerosa de la muerte causada por el virus creó las condiciones para que ésta se haya convertido en un tema en sí mismo. Muerte por falta de vacunas o por campañas antivacunas. Muerte por intervención del Estado o por su ausencia. Muerte por agobio social o por irresponsabilidad social. No faltó el legislador-candidato que se permitiera "historizar" este fenómeno político sin antecedentes y comparar la cifra de los muertos por la barbarie dictatorial-terrorista con la de las víctimas de la pandemia. Sin duda, un alarde irresponsable de la propia ignorancia política.
 

 
Además de esta inexistencia de antecedentes que permitan orientar a los antagonistas en tan excepcional experiencia, hay otro problema que atraviesa la discusión política.
 
Es la inevitable carencia de referencias ciertas para los polos de la disputa acerca del futuro. Y, en muchos casos, no solamente es carencia de imágenes ciertas, sino también lo que es peor: clausura de toda reflexión sobre ese futuro.
 
La derecha no tiene problemas en colocarse más o menos sistemáticamente en la posición de quien está atravesando un momento excepcional, un accidente de la historia que, como tal, es pasajero. Por lo tanto, su horizonte está en el regreso al pasado, a "lo que fue siempre"; es decir la libertad de mercado, el Estado lo más ausente que sea posible, la meritocracia como fórmula malthusiana que resuelve quiénes sobreviven en la selva de la lucha por la vida y quiénes no.
 
Para el mundo, llamémoslo así, "popular" sería una oportunidad para preguntarse en profundidad acerca de lo que era la vida antes de la pandemia, de cómo se enlaza causalmente ese mundo y sus infinitas iniquidades con el propio surgimiento del fenómeno y, principalmente, imaginarse y atreverse a proyectar un mundo distinto.
 
No solamente distinto a éste de contagios, aislamientos, terapias intensivas y muertes, sino también distinto al que creó todas las macabras condiciones que desembocaron en esta experiencia.
 
El gobierno, hasta aquí, se concentra en la promesa de que pronto pasará lo peor y "volveremos" a encontrarnos, a abrazarnos, a compartir asados, a estar con nuestros afectos sin el barbijo, la distancia social y todo el repertorio de incomodidades y angustias en cuyo interior vivimos.
 
Es lógico que una fuerza que gobierna a un Estado trate que la población entienda el esfuerzo y tenga fe en el futuro. Pero hay que admitir que esa línea de pensamiento y de creación de estado de ánimo tiene fuertes limitaciones.
 
Claramente, en primer lugar, porque la "prepandemia" argentina es la experiencia de gobierno macrista. Que fue particularmente desastrosa. Pero que lo fue no solamente por el resultado de la gestión del casi prófugo ex presidente sino por añejos problemas estructurales de la economía y la política nacional.
 
Por un tipo de problemas que no atañen solamente al mejor o peor desempeño de un gobierno sino por añejos legados coloniales, capitalistas y patriarcales que agravaron sin parar nuestras condiciones de vida.
 
La pobreza, el endeudamiento, la desocupación, la impotencia estatal para asegurar condiciones dignas de vida son de larga data entre nosotros. Y no solamente entre nosotros: el capitalismo financiarizado, la dependencia, el descarte humano, el abandono de todo cuidado por la tierra que habitamos era el hábitat antes de esta dura época que nos toca transitar.
 
Y no solamente eso: es muy difícil de explicar lo que ocurrió este último año y medio sin vincularlo con las prácticas predatorias que la entera civilización desplegó en su relación entre los propios seres humanos y con el resto de los habitantes del planeta.
 
Es una gran oportunidad para preguntarnos por los modos de salir de nuestras dramáticas condiciones actuales y de conectar esa reflexión con un programa, con una línea de acción profunda en la dirección de grandes transformaciones.
 
Es decir, no un "anti-neoliberalismo" superficial y conformista sino una estrategia de transformación profunda. En los modos del trabajo y la producción, en nuestra cultura en el más vasto sentido del término, en un derecho de propiedad que sea un camino a un país con posibilidades de buena vida para todos y no como un cerrojo que protege las tremendas y crecientes injusticias entre las que hoy vivimos.
 
Y esos modos de transformar la realidad no tienen por qué esperar a que el peligro de infección decrezca hasta desaparecer. Pueden ponerse en marcha hoy mismo.
 
Pueden ser la inspiración de proyectos de ley (finalmente elegimos legisladores) para mejorar la condición del trabajo, la distribución del ingreso, la igualdad de género, el derecho a la propiedad y sus límites dentro de su función social, la defensa del medio ambiente, el desarrollo independiente y no única y fatalmente vinculado a la explotación de nuestros recursos naturales y también la defensa de esos recursos nacionales frente a la ofensiva imperial-colonial dirigida a su apropiación.
 
Por Edgardo Mocca
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2021 / 11:09
Pepinazo en contra. La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) activó el alerta roja contra el operador judicial macrista Fabián "Pepín" Rodríguez Simón quien está prófugo en Uruguay. El propio ex funcionario macrista reconoció ante el Parlasur el no consiguió el estatus de refugiado en el país vecino. "El informe (del CORE -Comision de Refugiados-) fue digamos que negativo. No fue enfáticamente negativo pero fue un informe negativo", dijo ante sus pares parlamentarios.
 
Visiblemente nervioso ante la Comisión de Presupuesto y Asuntos Internos del Parlasur, el prófugo Rodríguez Simón admitió que se le denegó el estatus de refugiado por lo que se activó el alerta roja e Intepol ya que la justicia argentina lo busca para declarar en una causa que lleva adelante la jueza María Servini.
 
"A que el informe no me... O sea... no era favorable a que se reconociera la condición de refugiado. El informe es un informe que hace un grupo de asistentes sociales que tienen que ver... o sea, la verdad, no tenía mucho contenido jurídico", trató de restar importancia pero lo cierto es que se espera ese documento del CORE para terminar de definir su condición en Uruguay.
 
"Pepín" Rodríguez Simón se presentó por videoconferencia en el marco del proceso abierto en el Parlasur para desplazarlo de su cargo, acusado de haber eludido el accionar de la justicia argentina tras haber viajado a Uruguay, donde pidió que se le conceda el estatus de refugiado político, ahora denegado.
 
Con la suposición de la persecución política, Rodríguez Simón buscó defenderse en el proceso abierto para removerlo del cuerpo, luego de que fuera acusado por sus pares del Parlasur de haberse profugado de la justicia argentina. Tras la presentación de Rodríguez Simón ante esta instancia del Parlasur, esta comisión emitirá dictamen -posiblemente uno por la mayoría y otro por la minoría-, tras lo cual el pedido para removerlo será tratado en fecha a determinar por el pleno del parlamento regional.
 
En mayo de este año, la jueza María Servini declaró en rebeldía a Rodríguez Simón y ordenó su captura nacional e internacional, además de disponer la inhibición general de sus bienes. El exfuncionario macrista está en Uruguay desde el 8 de diciembre de 2020, país al que viajó mientras se lo investigaba en una causa judicial por presiones al Grupo Indalo.
 
En ese expediente se investiga "la presunta existencia de actos llevados a cabo por funcionarios públicos, desde las altas esferas del Poder Ejecutivo Nacional o a instancias de aquellos, que mediante hostigamiento y ahogo financiero para con las empresas del Grupo Indalo, habrían importado casos de corrupción".
 
El único objetivo de Pepín al irse a Uruguay fue escapar de las autoridades judiciales argentinas, donde lejos de existir persecución, se investigan delitos penales gravísimos, con el agravante de que se podría  estar ante la figura de una asociación ilícita que tendría a la cabeza al ex mandatario Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular
 

22-09-2021 / 10:09
El presidente Alberto Fernández calificó de "tóxico" al préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a nuestro país durante el gobierno de Mauricio Macri al tiempo que dijo que esa administración cometió un "deudicidio" en la Argentina. Fue al hablar de manera virtual ante la 76ª Asamblea General Ordinaria de la ONU.
 
El presidente expuso que "los recursos aprobados por el FMI a la Argentina en esta deuda insostenible fueron de 57 mil millones de dólares, el equivalente a todo lo que el organismo desembolsó en los años de la pandemia con destino a 85 países del mundo".
 
"Gran parte de esos recursos han sido fugados del país por una apertura irresponsable de la cuenta de capital", dijo, y consideró que "resulta clave rescatar los principios de sostenibilidad de la deuda que se han debatido y acordado en la ONU en aquella resolución 69/319 de 2015".
 
"No hay ninguna racionalidad técnica, ni lógica ética, ni sensibilidad política que pueda justificar semejante aberración", consideró Fernández. Al respecto, el mandatario sostuvo que el Gobierno argentino "apoya la idea de impulsar un acuerdo multilateral inclusivo, capaz de abordar de manera acabada las cuestiones referidas a la restructuración de las deudas soberanas".
 
En esa línea, evaluó que "la prórroga de la iniciativa de suspensión de servicios de deuda promovida por el G20 es provisoria e insuficiente" porque "no aborda a fondo la cuestión sobre el alivio y la reestructuración de la insostenibilidad de las deudas".
 
Para Fernández, "la falta de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda de los países de renta media sigue siendo un vacío importante dentro de la gobernanza financiera internacional", por lo que el Gobierno alienta la "ampliación de un nuevo marco común para el tratamiento de las deudas del G20 a países de ingresos medios con vulnerabilidades".
 
Alberto reclamó una "reconfiguración de la arquitectura financiera global" porque "está latente el riesgo de una debacle generalizada de deudas externas en los países en desarrollo". Y denunció que "América Latina y el Caribe destinan un 57% de sus exportaciones al pago de servicios de la deuda externa" y expuso la necesidad de establecer "un marco multilateral para la restructuración de la deuda de los países de renta media".
 
La Opinión Popular
 

21-09-2021 / 10:09
El gobierno de Alberto Fernández anunció 15 flexibilizaciones a las medidas restrictivas que estaban vigentes para evitar la propagación de la variante Delta de coronavirus.
 
📌El uso de barbijos deja de ser obligatorio al aire libre: Se levanta la obligatoriedad de uso de tapaboca al aire libre cuando estamos circulando en forma individual, burbuja en todos los casos cuando NO haya aglomerado de personas. Continúa siendo obligatoria en lugares cerrados (aula, cine, teatro, ámbitos de trabajo, transporte público, espectáculos y eventos masivos) y al aire libre cuando hay aglomerados de personas.
 
📌 Reuniones sociales sin límites de personas: cumpliendo las medidas de prevención, tapabocas, distancia y ventilación.
 
📌Cuáles son los rubros con aforo del 100%: Aforo del 100% en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales en lugares cerrados manteniendo las medidas de prevención, tapaboca, distancia y ventilación.
 
📌Aperturas en los viajes: Autorización de viajes de jubilados y jubiladas, egresados y egresadas y principales de estudiantes o similares siguiendo los protocolos recomendados.
 
📌Boliches y salones de fiesta con aforo del 50% y vacunación completa:
-      Autorización de discotecas con aforo del 50%, con esquema completo de vacuna (14 días previos al evento). ES LA ACTIVIDAD DE MAYOR RIESGO, TENIENDO EN CUENTA LA VARIANTE DELTA
-      Salones de fiestas, bailes o actividades similares: habilitado para personas que acrediten esquema completo de vacuna (14 días previos al evento) o una dosis más test diagnostico (PCR o Antígeno) negativo dentro de las 48 horas previas al evento. Protocolo especial para las fiestas de 15 o para menores de 17 años mientras avance la vacunación en los y las adolescentes.
-      Eventos masivos de más de MIL (1000) personas. A partir del 1 de octubre se habilita con aforo del 50%, y se trabajará con los actores involucrados el protocolo específico en relación a los requisitos.
 
📌Apertura gradual de las fronteras para extranjeros y eliminación de aislamiento en hoteles para argentinos
- Apertura gradual y cuidada de fronteras: FECHAS ESTIMADAS A COORDINAR CON MIGRACIONES, ANAC y otras autoridades.
- 24 de septiembre: eliminación del aislamiento a argentinos, residentes y extranjeros que vengan por trabajo y estén autorizados por la autoridad migratoria.
- 1 de Octubre: autorización ingreso de extranjeros de países limítrofes sin aislamiento. Apertura de fronteras terrestres a pedido de gobernadores (con corredores seguros aprobados por la autoridad sanitaria con cupo definido por la capacidad de cada jurisdicción).
 

20-09-2021 / 17:09
El presidente Alberto Fernández les tomó juramento este lunes a la tarde a los ministros que se integran al gabinete nacional en el Museo del Bicentenario, de Casa Rosada.
 
Antes de la jura, el Presidente expresó: "El domingo pasado el pueblo de la nación argentina dio un veredicto y yo en aquel momento expliqué que, como todos nosotros somos parte de un movimiento que sabe escuchar las demandas populares, iba a tomar en cuenta los reclamos: qué cosas habíamos hecho mal, qué cosas no llegamos a hacer y debemos acelerar. Y a lo largo de la semana escuché a muchos y a muchas porque quiero cumplir con mi palabra de entender porqué la gente votó cómo votó".
 
Agregó: "Hay veces que los dirigentes cuando la gente vota y no los elige, los dirigentes se enojan con la gente. Nosotros cuando la gente no nos vota nos enojamos con nosotros, porque en realidad algo habremos hecho mal y nos preguntamos qué habrá sido lo que hicimos mal".
 
Con respecto a la semana posterior a la derrota en las PASO, señaló: "Debatimos de cara a la gente y planteamos nuestros debates y diferencias que siempre tienen un sentido único, superar la instancia y tratar de encaminarnos a un momento mejor. Nunca los debates me han afectado. Soy presidente del Partido Justicialista, me preocupa mucho más un movimiento político silenciado, obediente, un movimiento que no discute que un movimiento político que reflexiona".
 
Añadió: "Estamos empezando una etapa de reflexión y pensando en lo que se viene, que tiene que ver con decisiones que vamos a empezar a tomar ahora -mucha de las cuales estaban previstas de antemano- y que tienen como objeto dar respuesta a una parte del electorado argentino que evidentemente la pandemia ha afectado y todo el crecimiento económico no ha llegado a ellos con la velocidad que queremos que llegue".
 
Fernández marcó los dos modelos que representan oficialismo y oposición: "No somos parte del país que quiere flexibilizar derechos de los que trabajan", afirmó el jefe de Estado, quien planteó que hay "dos países en pugna" y el del Frente de Todos "no es el que se despreocupa de la salud pública y abandona a los argentinos a su suerte".
 
"Queremos todos ser parte de un país que se integre, que funcione unido y que trabaje con mucha fuerza para sacar de la postergación a los que han quedado postergados. Les pido a cada uno y cada una que pongan toda la fuerza. La solución del problema de los argentinos no está en que nos dividan, está en que estemos más unidos que nunca para hacer frente a lo que hace falta", expresó. Y agradeció a los ministros salientes, porque "dejaron todo de sí" en la gestión.
 
Y concluyó: "Mi única preocupación es que los argentinos y las argentinas vuelvan a ser felices después de tantas desdichas vividas en los 4 años que precedieron mi llegada al gobierno y los 2 años de pandemia".
 

19-09-2021 / 10:09
Cada vez que el resultado de una elección se aparta notoriamente de las expectativas previas, sucede que todo un sistema (políticos, empresarios, sindicalistas, ciudadanos de a pie, comerciantes, militantes, organizaciones sociales, partidos políticos, instituciones, etc.) entiende al mismo tiempo que estuvo actuando y tomando decisiones sobre la base de premisas que se revelaron equivocadas.
 
Ante esta nueva evidencia, la reacción natural es que cada uno de esos actores proceda, de manera simultánea pero nunca coordinada, a recalcular sus parámetros. Eso es lo que desata lo que llamamos una crisis.
 
Esa crisis puede tramitarse de diferentes maneras. En agosto de 2019 fue a través de la economía y se saldó con una devaluación de un tercio del valor de la moneda en pocas horas, que tiró a la pobreza a decenas de miles de familias argentinas de un día para otro y condicionó al gobierno elegido para sucederlo.
 
En septiembre de 2021, en cambio, ese shock se tramitó dentro de la política, más específicamente al interior de la coalición oficialista, que absorbió el daño, dejando como saldo apenas un recambio de gabinete. En perspectiva, se recordará este episodio de manera mucho menos traumática que aquel.
 
La conflagración, sin embargo, tuvo al Frente de Todos al borde del abismo durante 48 horas fatales, entre el miércoles y el jueves. Pueden caberle infinidad de reproches a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, pero ambos sostuvieron, con su voluntad inquebrantable de honrar el pacto asumido de 2019, una estructura que crujía mientras, a su alrededor, abundan las voces que proponían y operaban una ruptura definitiva.
 
La coalición, quedó claro en los últimos días, se sostiene por las bases y en la punta, pero en el medio existe un laberinto de traiciones, recelos y heridas que nunca restañaron. Hay otro problema, más profundo, que no se arregla con dinero. Es la construcción de una perspectiva: la propuesta de un futuro que resulte atractivo para una sociedad que ya no es la del 2003 ni la del 2015. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar