La Opinión Popular
                  14:35  |  Miércoles 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En política no hay que reír ni llorar, sólo comprender”, Baruch Spinoza. "La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva", José Saramago.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 14-07-2021 / 09:07
CONTRA TODA ACCIÓN EXTERNA QUE FAVOREZCA LA DESESTABILIZACIÓN DE LA SITUACIÓN POLÍTICA EN LA ISLA

Es inaceptable la injerencia yanqui en los asuntos internos de Cuba, un Estado soberano

Es inaceptable la injerencia yanqui en los asuntos internos de Cuba, un Estado soberano
Lo que Washington ha estado haciendo se llama genocidio porque el bloqueo, condenado casi con absoluta unanimidad por la comunidad internacional, provoca enormes sufrimientos en la población. Esas políticas matan, enferman, provocan hambre y privaciones indecibles. Son, en pocas palabras, un crimen de lesa humanidad.
Las protestas opositoras en Cuba sacaron a relucir, una vez más, las ambiciones de Estados Unidos y de sus aliados en la región -los dóciles gobiernos de derecha- de cargarse al gobierno socialista de la isla. Las movilizaciones se dan en un marco de agudas dificultades potenciadas por la pandemia de Covid-19, que ha provocado daños sanitarios y económicos en Cuba como en todo el mundo. Pero la causa principal de los problemas de los cubanos viene de antes y se relaciona con el obsceno bloqueo comercial que le impuso EE.UU.
 
Hace 30 años que la Asamblea General de las Naciones Unidas viene condenando y votando por el cese del bloqueo. La última votación fue contundente: 184 votos a favor y solo dos en contra: EEUU y su eterno socio Israel. Sin embargo el gobierno yanqui nunca acató ese pronunciamiento del máximo organismo mundial y el bloqueo va a cumplir seis décadas ininterrumpidas. Es un caso único; nunca un país fue sancionado por la principal potencia con tanta saña.
 
Un solo ejemplo alcanza para explicar lo nocivo de este instrumento de extorsión. Una empresa china acaba de realizar una gran donación de respiradores artificiales para varios países latinoamericanos. Todos recibieron su precioso cargamento menos Cuba. La empresa de transporte no los llevó a la isla por causa, justamente, del bloqueo. Y así sucede con medicinas, maquinarias, repuestos, alimentos... Economistas cubanos estimaron que el bloqueo le ha significado a Cuba pérdidas superiores a los 150 mil millones de dólares. La prensa de derecha, que se regocija hablando de los problemas de la isla, se cuida mucho de mencionar este hecho, lo que constituye un claro ejemplo de manipulación informativa.
 
La pandemia afectó también la principal fuentes de divisas de Cuba: el turismo. De ahí que muchos cubanos protesten por razones legítimas: atraviesan dificultades económicas, la atención sanitaria se ha resentido, la alimentación también. Pero sobre esas necesidades reales se ha montado una gigantesca campaña propagandística con gran despliegue de noticias falsas, con operaciones de los grandes medios continentales, con la actuación de "fundaciones" y "ONG" financiadas por Washington que han cooptado sectores que se dicen "independientes" o "críticos" y que desde las redes sociales convocan a boicotear medidas del gobierno. Buena parte de las arengas provienen de los medios que manejan los cubanos exiliados en Miami, cuyo odio a la revolución es bien conocido.
 
A todo esto la hipocresía yanqui no tiene límites. La Casa Blanca se mostró "preocupada" por eventuales medidas represivas del gobierno cubano, cuando no abrió la boca ante las masacres cometidas por los gobiernos de Chile y Colombia frente a las movilizaciones populares en esos países. Su doble vara es escandalosa.
 
En Argentina la oposición de derecha, enardecida, llegó a pedirle al presidente que deje de lado el principio de no injerencia y que se involucre en los asuntos internos de Cuba. Como si ese principio básico de las relaciones internacionales tuviera cabida para todos los países menos con la isla caribeña. Cuba es el único país de América Latina que ha desarrollado una vacuna propia contra el Covid-19, lo cual constituye una hazaña en medio de tanto acoso económico, político y mediático. Son logros de la revolución socialista intolerables para EE.UU. que quiere a toda costa destruir ese "mal ejemplo".
 
La Opinión Popular
 

 
OPINIÓN
 
Cuba, el bloqueo y la crisis
 
Por Atilio A. Boron
 
Washington cree que ha llegado el momento de intensificar sus ataques a cuanto gobierno díscolo ante sus órdenes existe en la región. En los últimos días hemos visto el sospechoso asesinato del presidente de Haití, con un modus operandi que lleva la impronta de la CIA.
 
También el brutal ataque de paramilitares y narcos colombianos, equipados con armas de guerra, en la Cota 905 en los alrededores de Caracas y disparando a mansalva a pobladores sorprendidos por la insólita e inesperada agresión. La ofensiva en contra de Nicaragua fue adquiriendo fuerza a medida que las encuestas de opinión anticipaban una rotunda victoria del sandinismo en las próximas elecciones presidenciales.
 
Y ahora Cuba, sometida desde hace sesenta años a una campaña de agresiones de todo tipo que, obvio, no podía dejar de tener profundos impactos sobre la vida económica cubana. Imaginemos lo que hubiera ocurrido en cualquier otro país que hubiese estado sometido a tan brutal acoso durante tanto tiempo. Se dice fácil pero, ¡no hay antecedentes en la historia universal de una nación que haya sido agredida sin pausa por otra a lo largo de sesenta años! Tengo para mí la convicción de que ni siquiera Estados Unidos habría resistido ese ataque durante tanto tiempo.
 
Seguramente habría implosionado peor que la Unión Soviética, en una orgía de sangre impulsada por el gigantesco arsenal de armas de fuego en manos de la población civil. Para ni hablar de lo que hubiera ocurrido en Argentina, Brasil, México o Colombia de haber sufrido el acoso que viene padeciendo Cuba.
 
Lo que Washington ha estado haciendo se llama genocidio porque el bloqueo, condenado casi con absoluta unanimidad por la comunidad internacional, provoca enormes sufrimientos en la población. Esas políticas matan, enferman, provocan hambre y privaciones indecibles. Son, en pocas palabras, un crimen de lesa humanidad.
 
Estados Unidos fue preparando el terreno para el asalto actual en los últimos años, con un bombardeo sistemático, multimillonario, comprando endebles o ambiciosas voluntades, apelando a las redes sociales y sus fatídicos alroritmos, las "fake news" y el coro formado por su peonada de politiqueros de pacotilla y pérfidos agentes de propaganda disfrazados de "periodistas serios e independientes." Con una maldad inconmensurable Washington intensificó las medidas del bloqueo cuando estalló la pandemia, gesto que es suficiente para desnudar el infamia moral del imperio, su verdadera naturaleza.
 
Algunas protestas actuales son comprensibles; otras, probablemente la mayoría, son producto de los dineros y la enorme campaña de desestabilización urdida por la Casa Blanca. Si bien tienen una magnitud muchísimo menor de lo que dice la corrupta prensa hegemónica, la dirigencia de la Revolución se hizo cargo de las mismas y explicó la génesis de esos padecimientos que movilizaron a las calles a pocos cientos de cubanas y cubanos.
 
Que han habido errores de gestión macroeconómica; o que las recientes medidas de la unificación cambiaria fueron inoportunas, tal vez tardías; o que los precios relativos se descuadraron considerablemente es indudable. Pero sería absolutamente incorrecto tratar de explicar esos problemas y la reacción de algunos sectores sociales ante ellos sin tomar en cuenta los desquiciantes efectos de un bloqueo que se extiende por seis décadas. He visto y oído estos días a sesudos analistas hablar de los problemas de la economía cubana sin pronunciar ni una sola vez la palabra "bloqueo". Su ansiedad por recibir la afectuosa palmadita del Tío Sam es tan grande que los lleva a soslayar por completo el papel fundamental que aquél desempeña en el (mal)funcionamiento de la economía cubana.
 
Restricciones para importar y exportar, para adquirir alimentos, medicamentos, insumos médicos, repuestos para el transporte o la energía eléctrica; o debiendo pagar fletes extravagantes por los bienes que entran o salen de la isla, con bancos y agentes comerciales renuentes a hacer negocios con Cuba por las sanciones que el brutal Goliat del Norte promete a quienes violen el bloqueo. Si bajo esas condiciones la Revolución Cubana fue el único país de la región con capacidad de producir sus propias vacunas para combatir a la covid-19 (para vergüenza de Argentina, Brasil, Chile o México) y si durante todas estas décadas pudo garantizar acceso universal y gratuito a elevados estándares de atención médica, educación, seguridad social, deporte, la música y la cultura es porque la Revolución ha sido tremendamente exitosa. De lo contrario nada de esto se habría conseguido.
 
Por lo tanto, quienes se erigen en jueces de Cuba y no tienen en cuenta en sus explicaciones el papel decisivo, insoslayable, que en sus actuales infortunios ha jugado la obsesión estadounidense por apoderarse de esa isla no merecen más consideración que la que podría tener un comentarista que al hablar de la Segunda Guerra Mundial y sus estragos obviara mencionar la palabra "Hitler". ¿Cómo calificaríamos a ese personaje? Como un inmoral, un charlatán a sueldo , en este caso del imperio que reproduce, con aires de "objetividad científica," el discurso legitimador de un genocidio.
 
A lo largo de la historia Cuba -la patria de Martí y Fidel, de Camilo y el Che- ha dado sobradas muestras de patriotismo. Podrá su gente reclamar con fuerza por los problemas actuales, pero de ahí a ponerse de rodillas para ser sometido al yugo de los herederos de los marines que orinaron la estatua del Apóstol en el Parque Central; o de la oligarquía que sólo ambiciona retornar Cuba a su condición colonial; o de los blogueros e "influencers" dispuestos a arrojar su dignidad nacional a los perros por un puñado de dólares hay un enorme paso. Y el pueblo cubano jamás lo dará, aunque tenga que morir en el intento.    
 
Fuentes: Página12 y La Arena
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2021 / 09:09
22-09-2021 / 09:09
21-09-2021 / 09:09
21-09-2021 / 09:09
21-09-2021 / 09:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar