La Opinión Popular
                  17:57  |  Viernes 16 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 02-04-2021 / 18:04
EL 03/04/2012 MUERE EL EX SECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS DE LA NACIÓN

Eduardo Luis Duhalde, un luchador por los derechos humanos

Eduardo Luis Duhalde, un luchador por los derechos humanos
Eduardo Luis Duhalde. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
El 03 de abril de 2012, muere Eduardo Luis Duhalde. Fue un abogado, juez, historiador y periodista argentino. Publicó, junto a Ortega Peña en 1963: Notas sobre la banca británica Baring Brothers y tres recordados libros, sobre Manuel Dorrego, Felipe Varela y Facundo Quiroga. Editó colecciones de libros y era secretario de Derechos Humanos de la Nación.
 
Luis Duhalde, fallecido a los 72 años, dejó su más fuerte impronta como abogado e intelectual militante en tres épocas diversas: desde los años '60 junto a Rodolfo Ortega Peña, frente al régimen terrorista de Estado surgido del golpe de 1976 y como secretario de Derechos Humanos, a partir de mayo de 2003.

Tuve la oportunidad de conocerlo en mayo de 1969 cuando lo convocamos a Córdoba con el historiador José María Rosa y Rodolfo Ortega Peña (luego asesinado por las AAA) para desarrollar un curso de una semana de duración sobre el tema de "Los caudillos federales". 

El jueves 29 de mayo de 1969 a la mañana, día del histórico Cordobazo, con Jorge Busti y otros compañeros lo pasamos a buscar por el hotel, a Ortega Peña y a Duhalde, para acompañarlos en las primeras horas de esa auténtica pueblada. Luego, con ellos mantuvimos una estrecha relación en el proceso que culminó con la conformación nacional de la Juventud Peronista de los '70.

Duhalde tenía más de cinco décadas de militancia durante las cuales defendió a perseguidos políticos y sociales, impulsó causas contra los represores y fue periodista e historiador. Desde el cargo de secretario de Derechos Humanos de la Nación, impulsó el procesamiento de cientos de represores e innumerables iniciativas por la memoria, la verdad y la justicia.

Por Blas García
 

Biografía

A principios de los años 1970 Duhalde junto a Rodolfo Ortega Peña comenzaron a actuar como abogados defensores en causas que involucraban a militantes del peronismo y de las organizaciones guerrilleras. Durante los años 1973 y 1974 ellos dirigieron la revista Militancia Peronista para la liberación, también conocida simplemente como Militancia.

Luego asumieron la defensa de militantes del ERP por el secuestro del gerente de la empresa automotriz Fiat, Oberdan Sallustro. En 1974 Ortega Peña fue asesinado por la Triple A.

En 1976, la dictadura militar argentina dispuso su captura y la incautación de sus bienes. Por este motivo decide exiliarse en España, desde donde organizó la Comisión Argentina de Derechos Humanos (CADHU) para denunciar el terrorismo de Estado en la Argentina.


Retorno a la Argentina 

Se desempeñó como Juez de Cámara de los Tribunales Orales en lo Criminal de la Capital Federal hasta 2003 cuando asumió su cargo al frente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos durante el mandato del ex Presidente Néstor Kirchner. Se desempeñó en la misma función en el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hasta su fallecimiento el 3 de abril de 2012.

Ha sido consultor de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y es Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Ha sido profesor titular de materias de derecho, historia y política en diversas universidades argentinas y extranjeras. También es miembro de instituciones académicas argentinas y de América Latina y Europa, como de organismos de derechos humanos del país e internacionales.

En el plano internacional ha integrado diversas misiones de paz al África, y en América Latina a El Salvador, Chiapas (México), Nicaragua, Perú y Colombia, en sus zonas de conflicto.


Libros

Es autor de 24 libros y más de 200 trabajos y comunicaciones, entre ellos:

El Estado terrorista argentino, 1984 (escrito en su exilio en España)

Acción Parlamentaria de John William Cooke. ISBN 9505634609

Artículos periodísticos, reportajes, cartas y documentos de John William Cooke. ISBN 978-950-563-462-0

El asesinato de Dorrego. Poder, oligarquía y penetración extranjera en el Río de la Plata. Con Rodolfo Ortega Peña. Contrapunto, Bs. As., 1965 (con siete reediciones hasta 1987).

Facundo y la montonera. Con Rodolfo Ortega Peña. Contrapunto, Bs. As., marzo de 1987. ISBN 950-581-778-9

Contra Mitre los intelectuales y el Poder: de Caseros al '80. Bs. As., 2005. ISBN 987-20493-1-9 

Agreganos como amigo a Facebook
16-04-2021 / 17:04
15-04-2021 / 18:04
 
El 16 de abril de 1987, el ignoto teniente coronel Aldo Rico se sublevó con otros camaradas en el Regimiento de Campo de Mayo y durante cuatro días mantuvieron en vilo al pueblo argentino con una velada amenaza de golpe militar, nunca confesada, pero que siempre estuvo latente.
 
La motivación principal de esos militares que se levantaron a tres años y medio después del retorno de la democracia -mientras gobernaba el radical Raúl Alfonsín- era intentar desactivar los innumerables procesos judiciales que los acosaban por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.
 
La Justicia, que ya había condenado a las cúpulas de las Juntas militares, inició causas contra los oficiales de segunda y tercera línea que tenían denuncias en su contra.
 
La actitud intempestiva de los "carapintadas" -llamados así porque en su rol de comandos se habían pintado la cara de negro- fue rechazada por gran parte de la ciudadanía que salió a las calles en forma espontánea en apoyo al sistema democrático.
 
En ese marco, se desarrollaron marchas diarias a partir del Jueves Santo, que concluyeron con una gran manifestación, el domingo de Pascuas en la Plaza de Mayo. Esa tarde, el entonces presidente Alfonsín viajó hasta Campo de Mayo para hablar con Rico con el fin de intentar superar esta crisis.
 
Culminado el motín, el entonces presidente Alfonsín emitió la célebre frase: "Felices Pascuas, la casa está en orden".
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

 
14-04-2021 / 19:04
 
El antiperonismo fue antipopular, terrorista, antidemocrático y golpista desde su mismo origen. Un hecho muy poco conocido es el atentado terrorista indiscriminado, contra víctimas inocentes, realizado el 15 de abril de 1953 por el antiperonismo, que consistió en la detonación de bombas mientras se realizaba un acto sindical organizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.
 
Como trágico resultado murieron 7 trabajadores peronistas y más de 90 quedaron heridos, entre ellos 19 mutilados. El atentado se realizó en la histórica Plaza y en la línea A de subterráneos que corre por debajo de la misma, mientras el entonces presidente Juan Perón se dirigía a los trabajadores argentinos desde la Casa Rosada.
 
El 16 de junio de 1955 diversos grupos de militares y civiles antiperonistas ejecutaron el brutal bombardeo en la Plaza de Mayo, asesinando más de 300 personas y dejando heridas a otras 800.
 
Después del golpe del 16 de septiembre de 1955 (Revolución Libertadora), el antiperonismo inició una política para "desperonizar" el país, que incluyó la represión sistemática contra peronistas, con fusilamientos, detenciones arbitrarias, cesantías laborales, discriminación política y proscripciones electorales, que continuó hasta 1973.
 
En especial, cabe mencionar los fusilamientos de 1956 en contra del general Juan José Valle y otros militares y civiles peronistas que se habían levantado contra la dictadura gorila, y que culminó con los fusilamientos clandestinos de peronistas en los basurales de José León Suárez.

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba
Escribe: Blas García 

 
13-04-2021 / 20:04
12-04-2021 / 19:04
 
La Unión Cívica fue un partido político de breve existencia a fines del siglo XIX, que inspiró la creación de los partidos modernos en Argentina. Creado en 1890, su división en 1891 dio origen a la Unión Cívica Radical y a la Unión Cívica Nacional.

En 1889 Argentina está convulsionada: una grave crisis económica se ha prolongado por dos años, causando una brusca caída de los salarios, desocupación y un reguero de huelgas nunca antes visto.

La presidencia del General Roca fue sucedida por la de su cuñado, Miguel Juárez Celman, cuyo gobierno se caracterizó por las denuncias de corrupción y autoritarismo; sus opositores llamaban a esa gestión como el Unicato.

El 1 de septiembre de 1889 un grupo de jóvenes convoca a un gran mitin en el Jardín Florida de la ciudad de Buenos Aires, y se constituye como Unión Cívica de la Juventud, con el fin de aglutinar al amplio espectro de opositores al régimen de Juárez Celman, sostenido por el oficialista Partido Autonomista Nacional.

Poco después, el 13 de abril de 1890, el partido juvenil se consolida en un gran acto en el Frontón Buenos Aires, donde se constituye un nuevo partido que será denominado Unión Cívica.

La Unión Cívica se organizó en todo el país y consagró una fórmula para las elecciones presidenciales de 1891 conformada por Bartolomé Mitre y Bernardo de Irigoyen. Sin embargo, Roca acuerda con Mitre una fórmula de unidad nacional entre ambos partidos, encabezada por el propio Mitre.

Al conocer el acuerdo el 16 de abril, Leandro N. Alem se opone al mismo en forma tajante, lo que desencadena la ruptura de la Unión Cívica y constituyen formalmente la Unión Cívica Radical.

La Opinión Popular

 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar