La Opinión Popular
                  22:14  |  Domingo 11 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 29-03-2021 / 19:03

En Chile, la dictadura de Pinochet tortura y degüella a tres profesores

En Chile, la dictadura de Pinochet tortura y degüella a tres profesores
Los profesores Santiago Esteban Nattino Allende, Manuel Leónidas Guerrero Ceballos y José Manuel Parada Maluenda, fueron secuestrados a fines de marzo de 1985 por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (DICOMCAR). El 30 de marzo de 1985, sus cuerpos fueron encontrados degollados y con signos de tortura.
 
Los profesionales Santiago Esteban Nattino Allende, pintor y partidario de la Asociación Gremial de Educadores de Chile (AGECH), Manuel Leónidas Guerrero Ceballos, profesor y dirigente de la AGECH, y José Manuel Parada Maluenda, sociólogo y funcionario de la Vicaría de la Solidaridad, fueron secuestrados a fines de marzo de 1985 por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (DICOMCAR).
 
El 30 de marzo de 1985, camino a Quilicura y cerca del aeropuerto Pudahuel, los cuerpos de los profesionales fueron encontrados degollados y con signos de tortura. Sus asesinatos fueron un claro mensaje de la dictadura para infundir terror en la población, que -tras la fuerte crisis económica- se había tomado las calles para manifestarse contra el régimen.
 
Cuatro meses más tarde, la investigación realizada por el juez José Cánovas Robles condujo a la detención de dos coroneles, un comandante, dos capitanes y dos oficiales de Carabineros. Finalmente, seis miembros del servicio secreto de la policía fueron procesados y condenados a presidio perpetuo por el asesinato.
 
La Opinión Popular 

 
Caso Degollados
 
El caso Degollados fue el secuestro y asesinato de tres miembros del Partido Comunista de Chile, perpetrado por Carabineros hacia finales de la dictadura militar del general Augusto Pinochet.
 
Los profesionales Santiago Esteban Nattino Allende, pintor y partidario de la Asociación Gremial de Educadores de Chile (AGECH), Manuel Leónidas Guerrero Ceballos, profesor y dirigente de la AGECH, y José Manuel Parada Maluenda, sociólogo y funcionario de la Vicaría de la Solidaridad, fueron secuestrados a fines de marzo de 1985 por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (DICOMCAR).
 
Nattino fue abordado el 28 de marzo, en la esquina de las calles Apoquindo con Badajoz, mientras que Guerrero y Parada fueron secuestrados el 29 desde las puertas del Colegio Latinoamericano,1 en la avenida Los Leones.
 
El 30 de marzo, camino a Quilicura, frente al fundo «El Retiro», y cerca del aeropuerto Pudahuel, los cuerpos de los profesionales fueron encontrados degollados y con signos de tortura.
 
El brutal triple homicidio, que llegó a ser conocido como «Caso Degollados», evocó la indignación extendida y obligó a la Corte Suprema a designar al juez José Cánovas Robles como ministro en visita para investigar el delito.
 
Sólo cuatro meses más tarde, la investigación realizada por el juez Cánovas condujo a la detención de dos coroneles, un comandante, dos capitanes y dos oficiales de Carabineros.
 
El 2 de agosto de 1985, el caso provocó la dimisión del general César Mendoza, General Director de Carabineros y Miembro de la Junta del Gobierno desde el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 así como la disolución de la DICOMCAR.
 
En su informe especial de 1985, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró que con esto esperaba que «el caso ahora en curso conduzca a la identificación y el castigo de las personas responsables de la ejecución de un acto tan culpable».
 
Finalmente, seis miembros del servicio secreto de la policía fueron procesados y condenados a presidio perpetuo por el asesinato.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
11-04-2021 / 20:04
11-04-2021 / 20:04
11-04-2021 / 20:04
 
Tras la dimisión del general Miguel Primo de Rivera en enero de 1930, Alfonso XIII intentó devolver al debilitado régimen monárquico a la senda constitucional y parlamentaria, a pesar de la debilidad de los partidos dinásticos. Para ello, nombró presidente del gobierno al general Dámaso Berenguer pero éste fracasó en su intento de volver a la "normalidad constitucional".
 
En febrero de 1931, el rey Alfonso XIII ponía fin a la "Dictablanda" del general Berenguer y nombraba nuevo presidente al almirante Juan Bautista Aznar, en cuyo gobierno de "concentración monárquica" entraron viejos líderes de los partidos dinásticos liberal y conservador.
 
El gobierno propuso celebrar primero elecciones municipales el 12 de abril de 1931, y después elecciones a Cortes que tendrían el carácter de Constituyentes, por lo que podrían proceder a la revisión de las facultades de los Poderes del Estado y la precisa delimitación del área de cada uno (es decir, reducir las prerrogativas de la Corona) y a una adecuada solución al problema de Cataluña.
 
Pese al mayor número de concejales monárquicos, las elecciones suponían a la Corona una amplia derrota en los grandes núcleos urbanos: la corriente republicana había triunfado en 41 capitales de provincia. En Madrid, los concejales republicanos triplicaban a los monárquicos, y en Barcelona los cuadruplicaban.
 
Si las elecciones se habían convocado como una prueba para sopesar el apoyo a la monarquía y las posibilidades de modificar la ley electoral antes de la convocatoria de elecciones generales, los partidarios de la república consideraron tales resultados como un plebiscito a favor de su instauración inmediata.
 
La Opinión Popular 

 
10-04-2021 / 19:04
09-04-2021 / 20:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar