La Opinión Popular
                  17:09  |  Viernes 16 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 23-03-2021 / 18:03
24 DE MARZO DE 1976, UN DÍA PARA NO OLVIDAR JAMÁS

Recordando las Primeras Víctimas del primer día del Golpe Militar

Recordando las Primeras Víctimas del primer día del Golpe Militar
El 24 de marzo de 1976, la dictadura militar impuso el terrorismo de Estado como método sistemático, un régimen de represión ilegal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada y desaparición forzada de personas, en el que se violaron masivamente los derechos humanos y se produjeron, en un verdadero genocidio, decenas de miles de desaparecidos. Hay muertes, que por ser las primeras, son todo un símbolo. Los militares asesinos los eligieron primero porque eran peronistas. Y no se lo perdonaron. Compañeros Víctor Lorenzo, Luis Carnevale y Bernardo Alberte, Presentes. Hasta la victoria, siempre.
 
Mientras la mayor parte de los argentinos dormían, en la madrugada del miércoles 24 de marzo de 1976, me desperté sobresaltado por los golpes en la puerta de mi casa. El "Chueco", un viejo compañero de militancia, me vino a decir que las Fuerzas Armadas habían derrocado al gobierno constitucional del peronismo.
 
Me vestí apresuradamente, me cambié el peinado, me afeite los bigotes y salí inmediatamente a alertar a otros compañeros. La primera casa a la que llegué, la de Rodolfo "Rody" Vittar, no existía más. Horas antes un comando paramilitar había llegado para detenerlo, y como no lo encontró, instaló explosivos y voló la vivienda hasta los cimientos.
 
La represión en Córdoba fue muy dura, igual que en muchos otros lugares del país. Este proceso desembocó en una sangrienta y larga noche de males, que dejó como saldo miles desaparecidos, una guerra perdida a manos de Gran Bretaña y un país económicamente quebrado, entre otras cosas.
 
Por eso, en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y Justicia, en este nuevo aniversario del golpe militar genocida, quiero recordar y rendir un recóndito homenaje a tres queridos compañeros y amigos, asesinados ese siniestro 24 de marzo.

Ellos son: Víctor Lorenzo, Concejal en Córdoba Capital por la Juventud Revolucionaria Peronista, quien fuera ejecutado, el día del golpe, de un tiro en la cabeza en la cárcel local; don Luis Carnevale, Senador Nacional por Córdoba, desaparecido ese mismo día; y el mayor Bernardo Alberte, ex Delegado Personal de Juan Perón, quien fuera arrojado a través de la ventana de su departamento, en un sexto piso, por una patrulla militar, la madrugada del siniestro Golpe de Estado.

Hay muertes, que por ser las primeras, son todo un símbolo. Los militares asesinos los eligieron primero porque eran peronistas. Y no se lo perdonaron. Pero, a pesar de las cárceles y los fusilamientos, de los compañeros muertos y los desaparecidos, nunca fuimos vencidos. Continuamos invariablemente las luchas que emprendieron Eva y Juan Perón.

Compañeros Víctor Lorenzo, Luis Carnevale y Bernardo Alberte, Presentes. Hasta la victoria, siempre.

Por Blas García para La Opinión Popular

 

Recordando a las Primeras Víctimas del Golpe Militar
 
El golpe de Estado de 1976 puso fin al Proyecto Nacional y Popular de Juan Perón, un modelo de dignificación del trabajo, producción y pleno empleo, para instaurar un programa neoliberal de especulación financiera, injusta distribución de la riqueza, hambre y miseria. Para imponer ese modelo antipopular, la dictadura cívico militar ejecutó un plan sistemático de exterminio a los opositores gremiales, políticos y sociales.


La represión en Córdoba

La represión en Córdoba fue dura, igual que en muchos otros lugares. Entre los detenidos ilegalmente se encontraban obreros, estudiantes, profesionales, conscriptos y trabajadores independientes, de todas las edades y distintas condiciones sociales.

Algunas víctimas fueron los dirigentes gremiales René Salamanca y Tomás Di Toffino del SMATA y Luz y Fuerza respectivamente. También los estudiantes del colegio Manuel Belgrano cuyos familiares denunciaron a las autoridades del establecimiento por delatar en marzo de 1976 a alumnos que posteriormente fueron secuestrados y no se supo más nada de ellos.

En las cárceles, en particular la Unidad Penitenciaria de Barrio San Martín, se produjeron fusilamientos además de simulacros de ejecuciones de presos políticos durante la dictadura, por lo que fue condenado el represor Videla. En aquel lugar fueron asesinados los amigos y compañeros: José "el Negro" Brizuela y Miguel Ángel "el Chicato" Mozzé, entre otros.

Si bien no hay datos precisos se calcula que, en Córdoba, fueron detenidos más de 4.000 peronistas, sobre todo jóvenes y trabajadores, entre 1976 y 1979. Y muchos debimos pasar a la clandestinidad.

Funcionarios y legisladores justicialistas fueron víctimas como el caso del concejal de la JP Víctor Lorenzo muerto mientras estaba detenido o el de Don Luis Carnevale, Senador Nacional, desaparecido tras ser llevado detenido, ambos episodios ocurridos el día del golpe.


Don Luis, un militante hecho y derecho

Don Luis Carnevale era un viejo militante peronista, hecho y derecho. Habría revistado, cuando joven, en las filas del Partido Comunista de la Argentina del que fue expulsado por repudiar a la Unión Democrática y al embajador yanqui Spruille Braden. Se sumó al justicialismo, colaboró con Evita y desde 1955 participó activamente en la Resistencia peronista.

A mediados del '60 fue nombrado Delegado Personal de Perón en la Provincia de Córdoba y después del golpe militar de 1966, con la disolución del Partido Justicialista, estableció una relación muy estrecha con la nueva Juventud Peronista que nosotros encarnábamos.

Con el surgimiento de la CGT de los Argentinos en 1968, que representó un sindicalismo más combativo, cuyo secretario general era Raimundo Ongaro, Juan Perón nos ordena a los integrantes de la JP, a través de su Delegado Personal el mayor Alberte, que desde Córdoba apoyemos junto a Luis Carnevale, a la misma. Yo me encontraba en Tucumán y me ordenan volver a Córdoba y viajar a la Capital Federal para reunirme con Ongaro y Alberte.

En Córdoba, Don Luis nos dio participación y protagonismo y nos trasmitió la experiencia de los hombres de la resistencia, la lucha de los viejos peronistas que, desde 1955 en adelante, no bajaron los brazos, no se rindieron y lograron poner en pie la gesta popular del retorno del General Perón a la Patria y al Poder.

El 11 de marzo de 1973 es electo senador nacional por la provincia de Córdoba. A pesar de ello, su vida corría permanente peligro por las reiteradas amenazas de la Triple A de López Rega. Me tocó a mí compartir, con Don Luis, "sentencias de muerte" de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) junto a Ricardo Obregón Cano, Atilio López y los dirigentes sindicales Agustín Tosco y René Salamanca, entre otros.

El 24 de marzo de 1976, fue el último día que supimos de don Luis Carnevale. Fue secuestrado y desaparecido por la dictadura militar. 


El "Gordo" Lorenzo, salteño trabajador

El "Gordo" Víctor Lorenzo, amigo y compañero, salteño, trabajador y estudiante, era un integrante de nuestra generación, que al principio de los '70 se incorpora al combate político en la J.P., formando parte de la Juventud Revolucionaria Peronista (J.R.P.)

Sus características físicas y su serenidad personal, muy provinciana, contribuyeron al mote de "El Buro" o "Burócrata" con que lo llamábamos, pero era un activista formidable en la universidad y en los suburbios de la zona norte de Córdoba, alrededor de ese bastión peronista que era Barrio Patricios.

Siempre contento, era un compañero que irradiaba capacidad natural de mando, seguridad ideológica y convicción peronista. Sostenía una intransigencia y pureza de principios que, con entusiasmo, fuerza y convicciones profundas, trasmitía y contagiaba a todos.

En marzo de 1973 es electo Concejal por la ciudad de Córdoba, donde desarrolló una intensa actividad, con claridad política, sin ambigüedad ni especulaciones en sus planteos. Con él trabajaron, de secretarios del Consejo Deliberante, José Manuel de la Sota y Jorge Busti.

El 24 de marzo de 1976, producido el golpe militar, Víctor Lorenzo es detenido y ejecutado, de un tiro en la cabeza, en la cárcel de Córdoba.

Recordando a las Primeras Víctimas del Golpe Militar 

El mayor Bernardo Alberte, un militar patriota

El "Yorma" Bernardo Alberte había conocido a Perón en el año 1945. En octubre de ese año cuando era teniente intentó sublevar la Escuela de Infantería de Campo de Mayo para ponerla a favor de Juan Perón. No tuvo éxito: tenía 27 años y lo degradaron. Con el triunfo del 17 de octubre recuperó el grado y la libertad. Allí se encolumnó con el Líder.

En 1954, Perón lo nombró su edecán personal, creciendo la relación entre ambos. En el golpe del '55 fue la primera defensa en la Casa Rosada y se quedó a su lado hasta que el General se exilió.

Fue encarcelado, estuvo en la penitenciaría de Las Heras, en el penal de Magdalena y luego lo confinaron a Ushuaia, una cárcel que había sido cerrada por infrahumana. Años después, en 1967, Perón recompensó la lealtad de Alberte: lo nombró Delegado Personal a nivel nacional y Secretario del Movimiento Justicialista.

En aquel momento tuve la oportunidad de conocerlo y tratarlo, siendo yo referente del peronismo universitario de Córdoba. Distribuíamos el periódico "Con Todo", órgano del peronismo revolucionario, del cual el mayor Alberte era editor. Allí se defendió públicamente a los compañeros de las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) apresados en Taco Ralo, Tucumán, en septiembre de 1968.

Colaboramos con él cuando surgió la CGT de los Argentinos, en marzo de 1968, la cual obró como un gran instrumento de lucha, y brotó porque Alberte les dio el paraguas político peronista; permitiendo la articulación de una nueva dirección sindical combativa y revolucionaria, la que impulsará el Cordobazo y ayudará a concretar la vuelta de Perón a la Patria y del peronismo al gobierno en el año 1973.

El mayor continuó las ideas de John William Cooke y fue uno de los fundadores de la tendencia del peronismo revolucionario. Lo secundamos, yo como presidente del Integralismo cordobés, en la organización y el desarrollo del histórico Primer Plenario clandestino del Peronismo Revolucionario, realizado en una quinta en las inmediaciones del aeropuerto de Pajas Blancas, Córdoba, en enero de 1969. Allí participaron, entre otros, los legendarios Gustavo Rearte y José Sabino Navarro.

En 1973, Alberte recuperó su grado y fue ascendido teniente coronel cuando asumió Cámpora. Y Néstor Kirchner, hace pocos años, le rindió un justo homenaje: le otorgó un ascenso post mortem a coronel.

En vísperas del golpe, Alberte había denunciado que la Triple A, del "Brujo" López Rega, había intentado secuestrarlo. Además, le escribe una carta abierta a Jorge Rafael Videla, horas antes de ser asesinado por un grupo de tareas del "proceso". En esa memorable carta, Alberte denunciaba la represión ilegal, advirtiendo la tragedia que se cernía sobre el país y la vergüenza que tarde o temprano se abatiría sobre las Fuerzas Armadas.

En las primeras horas del 24 de marzo de 1976, un grupo de militares y policías uniformados violentó el departamento de Alberte, en el sexto piso de Avenida del Libertador 1160, en Capital Federal. "Alberte, venimos a matarte", gritaron antes de arrojarlo por una ventana. Antes, él se habia calzado un revolver e intentó una defensa. No pudo hacer mucho. En los forcejeos lo agarraron entre varios y, sin más, lo tiraron por una ventana del comedor. Cayó al pulmón del edificio y murió en el acto.

Así, la dictadura hacía su aparición en escena. Estrenaba la metodología que pondría en acción durante los siguientes siete años: el asesinato y la desaparición. Y lo hizo, en primera instancia, con compañeros del peronismo combativo: Víctor Lorenzo, Luis Carnevale y Bernardo Alberte.

Por Blas García*

Reivindicando a Néstor Kirchner 

*Blas García, integrante de la "gloriosa J.P." de los '70 no fue observador, sino actor en una generación que tuvo capacidad para plantear un proyecto de poder.

Formado en el nacionalismo popular y el revisionismo histórico, comenzó a militar en las movilizaciones peronistas por el "Operativo Retorno" de Perón a la Argentina (1964). Dirigente estudiantil integralista y del Movimiento Universitario Peronista (1966), participa en la gran huelga universitaria de seis meses (1966) contra la dictadura, en el Cordobazo (1969), el estallido popular contra la dictadura y en los duros enfrentamientos, conocidos como el Vivorazo (1971)

Fundó, junto a Jorge Busti y Hernán Orduna, la Juventud Revolucionaria Peronista (J.R.P.) de Córdoba, a fines de los '60 y condujo, junto al Rodolfo Vitar y a Roberto Vidaña, la Juventud Peronista de la Provincia mediterránea.

En junio de 1972 participa en el Acto de la Unidad de la Juventud Peronista en la Federación de Box, en Capital Federal, integrando la primera Conducción Nacional de la "gloriosa J.P."

A los 23 años, forma parte de la Junta Provincial del refundado Partido Justicialista y a los 25 años es Diputado por la Provincia de Córdoba, donde lo encuentra el golpe militar.

(NdelaR) 

Agreganos como amigo a Facebook
Recordando las Primeras Víctimas del primer día del Golpe Militar
La represión en Córdoba fue dura, igual que en muchos otros lugares. Entre los detenidos ilegalmente se encontraban obreros, estudiantes, profesionales, conscriptos y trabajadores independientes, de todas las edades y distintas condiciones sociales.
Recordando las Primeras Víctimas del primer día del Golpe Militar
Militares genocidas en el poder.
15-04-2021 / 18:04
 
El 16 de abril de 1987, el ignoto teniente coronel Aldo Rico se sublevó con otros camaradas en el Regimiento de Campo de Mayo y durante cuatro días mantuvieron en vilo al pueblo argentino con una velada amenaza de golpe militar, nunca confesada, pero que siempre estuvo latente.
 
La motivación principal de esos militares que se levantaron a tres años y medio después del retorno de la democracia -mientras gobernaba el radical Raúl Alfonsín- era intentar desactivar los innumerables procesos judiciales que los acosaban por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.
 
La Justicia, que ya había condenado a las cúpulas de las Juntas militares, inició causas contra los oficiales de segunda y tercera línea que tenían denuncias en su contra.
 
La actitud intempestiva de los "carapintadas" -llamados así porque en su rol de comandos se habían pintado la cara de negro- fue rechazada por gran parte de la ciudadanía que salió a las calles en forma espontánea en apoyo al sistema democrático.
 
En ese marco, se desarrollaron marchas diarias a partir del Jueves Santo, que concluyeron con una gran manifestación, el domingo de Pascuas en la Plaza de Mayo. Esa tarde, el entonces presidente Alfonsín viajó hasta Campo de Mayo para hablar con Rico con el fin de intentar superar esta crisis.
 
Culminado el motín, el entonces presidente Alfonsín emitió la célebre frase: "Felices Pascuas, la casa está en orden".
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

 
14-04-2021 / 19:04
 
El antiperonismo fue antipopular, terrorista, antidemocrático y golpista desde su mismo origen. Un hecho muy poco conocido es el atentado terrorista indiscriminado, contra víctimas inocentes, realizado el 15 de abril de 1953 por el antiperonismo, que consistió en la detonación de bombas mientras se realizaba un acto sindical organizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.
 
Como trágico resultado murieron 7 trabajadores peronistas y más de 90 quedaron heridos, entre ellos 19 mutilados. El atentado se realizó en la histórica Plaza y en la línea A de subterráneos que corre por debajo de la misma, mientras el entonces presidente Juan Perón se dirigía a los trabajadores argentinos desde la Casa Rosada.
 
El 16 de junio de 1955 diversos grupos de militares y civiles antiperonistas ejecutaron el brutal bombardeo en la Plaza de Mayo, asesinando más de 300 personas y dejando heridas a otras 800.
 
Después del golpe del 16 de septiembre de 1955 (Revolución Libertadora), el antiperonismo inició una política para "desperonizar" el país, que incluyó la represión sistemática contra peronistas, con fusilamientos, detenciones arbitrarias, cesantías laborales, discriminación política y proscripciones electorales, que continuó hasta 1973.
 
En especial, cabe mencionar los fusilamientos de 1956 en contra del general Juan José Valle y otros militares y civiles peronistas que se habían levantado contra la dictadura gorila, y que culminó con los fusilamientos clandestinos de peronistas en los basurales de José León Suárez.

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba
Escribe: Blas García 

 
13-04-2021 / 20:04
12-04-2021 / 19:04
 
La Unión Cívica fue un partido político de breve existencia a fines del siglo XIX, que inspiró la creación de los partidos modernos en Argentina. Creado en 1890, su división en 1891 dio origen a la Unión Cívica Radical y a la Unión Cívica Nacional.

En 1889 Argentina está convulsionada: una grave crisis económica se ha prolongado por dos años, causando una brusca caída de los salarios, desocupación y un reguero de huelgas nunca antes visto.

La presidencia del General Roca fue sucedida por la de su cuñado, Miguel Juárez Celman, cuyo gobierno se caracterizó por las denuncias de corrupción y autoritarismo; sus opositores llamaban a esa gestión como el Unicato.

El 1 de septiembre de 1889 un grupo de jóvenes convoca a un gran mitin en el Jardín Florida de la ciudad de Buenos Aires, y se constituye como Unión Cívica de la Juventud, con el fin de aglutinar al amplio espectro de opositores al régimen de Juárez Celman, sostenido por el oficialista Partido Autonomista Nacional.

Poco después, el 13 de abril de 1890, el partido juvenil se consolida en un gran acto en el Frontón Buenos Aires, donde se constituye un nuevo partido que será denominado Unión Cívica.

La Unión Cívica se organizó en todo el país y consagró una fórmula para las elecciones presidenciales de 1891 conformada por Bartolomé Mitre y Bernardo de Irigoyen. Sin embargo, Roca acuerda con Mitre una fórmula de unidad nacional entre ambos partidos, encabezada por el propio Mitre.

Al conocer el acuerdo el 16 de abril, Leandro N. Alem se opone al mismo en forma tajante, lo que desencadena la ruptura de la Unión Cívica y constituyen formalmente la Unión Cívica Radical.

La Opinión Popular

 

11-04-2021 / 20:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar