La Opinión Popular
                  16:40  |  Viernes 16 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 21-03-2021 / 07:03
¿PARA QUÉ HABLÓ ALBERTO FERNÁNDEZ?

Decreto para desincentivar la salida del país y vacunas por llegar

Decreto para desincentivar la salida del país y vacunas por llegar
Los anuncios de medidas están en cocción para la semana entrante: para empezar, un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) desalentando los viajes al exterior, restringiendo número de vuelos, imponiendo obligaciones (cuarentena, un PCR) a quienes vuelvan desde el extranjero. “Transmití una idea de lo que está pasando” que incluye las dificultades para conseguir vacunas. En ese aspecto crucial, el alivio está llegando. Dos vuelos a Rusia, uno aterrizado, garantizarían alrededor de cientos de miles de Sputnik a la brevedad.
El formato fue el mensaje en alta proporción. El presidente Alberto Fernández escogió hablar por cadena oficial (a la que es refractario), con grabación previa, en tono calmo, sin improvisaciones ni filminas. Sorprendió la falta de anuncios, característica en cualquier cadena salvo en salutaciones para las Fiestas.
 
Los anuncios de medidas están en cocción para la semana entrante: para empezar, un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) desalentando los viajes al exterior, restringiendo número de vuelos, imponiendo obligaciones (cuarentena, un PCR) a quienes vuelvan desde el extranjero.
 
Si se le dice que el discurso dejó sabor a poco, Alberto discrepa. "Tomé la delantera", se complace. Añade que quiso anticiparse a análisis apocalípticos. "Transmití una idea de lo que está pasando" que incluye las dificultades para conseguir vacunas. En ese aspecto crucial, el alivio está llegando. Dos vuelos a Rusia, uno aterrizado, garantizarían alrededor de cientos de miles de Sputnik a la brevedad.
 
Entre martes y jueves de la semana próxima, confían en Olivos, arribarán tres millones de dosis de la vacuna china Sinopharm en tres vuelos. Las fechas y las cantidades son tentativas: solo pueden darse por confirmadas cuando el material está embarcado y en vuelo.
 
Conforme las reglas vigentes, Sinopharm solo se aplica a menores de 60 años. La autorización de la ANMAT permitiendo el uso de emergencia para personas supra 60 depende de que China envíe la documentación pertinente y ésta sea revisada por la Agencia local. Los informes deben dar cuenta de resultados de investigaciones y ensayos clínicos en fase 3. Si cumplen los protocolos internacionales, el trámite podría ser veloz, medido en contados días. 
 

 
Pero China no remite los documentos. Algo similar ocurrió con Rusia y la Sputnik V contados meses atrás. Por entonces, la narrativa dominante despreciaba a la Sputnik V; se la sindicaba como una estafa soviética cuando no veneno. La vacuna ganó la batalla, el oficialismo derrotó al denuncismo opositor. La historia es dialéctica; casi toda "la gente" anhela vacunarse pronto, se alegra cuando sucede.
 
En despachos oficiales se analiza otra posibilidad con relación a la Sinopharm, adecuando los criterios habituales de la ANMAT. Varios gobernadores la plantean. Sería autorizar "el uso de emergencia" fundado en que la vacuna se aplica a mayores de 60 años en otros países, empezando por China. Varios gobernadores proponen esa vía, que debería aprobar la ANMAT. En Chile, explican especialistas, se usa masivamente otra vacuna china --Sinovac-- que no tiene estudios de fase 3.
 
Hasta ahora, con datos oficiales del 19 de marzo (los disponibles al cerrarse esta nota), se aplicaron en todo el país 2.472.426 primeras dosis y 591.438 segundas dosis que equivalen al 80 por ciento de las distribuidas. El 5,4 por ciento de la población recibió al menos una dosis. Con sencilla regla de tres, el total podría duplicarse largamente antes de fines de abril si hay provisión suficiente.
 
La segunda ola crece en el planeta y afecta gravemente a países limítrofes. Brasil está a la cabeza: por población, colapso del sistema de salud, manejo alocado del presidente Jair Bolsonaro agravado por la preocupación que le causa Lula livre. Chile, Uruguay y Paraguay padecen calvarios diferentes.
 
Si se le pregunta a Fernández sobre el cierre de fronteras, replica de modo más chinchudo lo que explicó por cadena oficial: las fronteras terrestres están cerradas desde el 24 de diciembre. Sí se está redactando un DNU para desincentivar los viajes de argentinos hacia el exterior. Se suscribirá en los próximos días. "Desincentivar", palabra clave porque prohibir salir del país sería problemático en términos de derechos constitucionales.
 
Las acciones disuasivas son limitar el número de vuelos, imponer cuarentena estricta a todos los que regresan, obligarlos a hacer PCR a su costo. Las exigencias procuran, además, crear conciencia frente a la conducta injustificable de egresados y familias que viajan tomando y generando riesgos enormes.
 
**
 
Las PASO en la mira:
 
Un número creciente de gobernadores, de surtidas banderías políticas, reclama que se suspendan este año las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) nacionales. Caerían en agosto, pleno invierno, primer argumento. Son caras, el segundo.
 
Alberto siempre fue más sensible al primer punto que al otro. Signo de los tiempos, ahora admite los dos. Las primarias en agosto, duplicando el cronograma electoral generan un riesgo enorme, afirma el Presidente. "Estamos jugando con fuego". Ahí finca el principal motivo para suspenderlas. El costo de las votaciones se añade como postdata, mediando pandemia y necesidad de plata para adquirir vacunas.
 
La suspensión tiene que sancionarse por ley, para la cual sería necesario el concurso de diputados de Juntos por el Cambio (JpC). Dentro del Frente de Todos (FdT) no habría problema, profetiza AF con optimismo de la voluntad. Pero las divisiones en el espacio opositor, calibra, entorpecen la posibilidad de acuerdos. Esta historia, como otras, tiene final abierto.
 
**
 
No quiero apurarme, quiero no apurarme:
 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, viajó a Estados Unidos, la prioridad es reunirse con autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI). Otros cónclaves sazonan la gira.
 
Encontrarse con altos funcionarios estadounidenses es complicado. Los miembros de la administración entrante necesitan acuerdo del Senado, salvo los de la Casa Blanca. Obtenerlo se complica porque la Cámara alta está empatada. El presidente Joe Biden debe conseguir que vote la totalidad de su bancada, para que desempate la vicepresidenta... la renovación va lenteja. Pero volvamos al núcleo.
 
Los discursos del ministro y del Presidente concuerdan. Los sintetizamos en lenguaje llano. Uno, para arreglar hay tiempo. Dos, estas tratativas no se definen (solo) en Washington ni en Nueva York sino "en el mundo".
 
La voluntad argentina no se cifra en una fecha sino en un resultado. "No quiero apurarme", insiste Alberto Fernández. Podría ponerlo de otra forma: "quiero no apurarme".
 
El acuerdo debe contemplar las necesidades del pueblo argentino, no frenar el incipiente crecimiento de la economía.
 
De momento, describe el presidente Alberto, las potencias del Norte resuelven problemas emitiendo y fomentando la actividad económica. Los organismos internacionales de crédito conceden quitas o exenciones amplísimas a los Estados más pobres.
 
Los países de renta media, Argentina pongalé, quedan sin respuestas. Fernández está persuadido de que ese paradigma está cambiando en el mundo... o que puede cambiar. Se empecina en conseguir apoyo de gobernantes de países europeos: tiene en agenda a sus pares de Portugal y de España.
 
Con una movida internacional (en la que Rusia y China jugarían a favor aunque no se diga en voz alta, shh) Argentina estaría en condiciones de conseguir un acuerdo por plazos novedosos con el FMI, más amplios que los estipulados hasta hoy. "El mundo se lo plantea, no sería una respuesta a la medida de Argentina, no somos los únicos deudores", remacha el principal morador de Olivos.
 
**
 
Números a favor:
 
En un cuadro signado por las preocupaciones, el equipo económico y la Casa Rosada leen con satisfacción las proyecciones respecto del crecimiento del PBI, la reactivación económica y la recaudación impositiva. La sombra de duda, claro, es la pandemia que podría ensombrecer el horizonte.
 
"Por el mero arrastre estadístico del crecimiento de finales de 2020, la economía puede crecer 6, 7, 8 puntos", estiman cerca de Guzmán. La peste es la mayor amenaza. La industria, la construcción, la obra pública los principales motores.
 
El 30 de marzo vence el plazo para presentar declaraciones juradas por el Aporte solidario (alias impuesto a las grandes fortunas). La virulencia empresaria ha cedido sin extinguirse del todo. "Hay muchas oportunidades de negocios, les conviene no pelearse", calculan del otro lado de la mesa.
 
Fuentes del propio sector empresario proyectan que solo un 10 por ciento de los concernidos judicializaría la medida. Contra la leyenda tejida por la opo (eventualmente por algunos oficialistas) el Gobierno transitó una vía no lineal para mejorar la recaudación. Defendió el tributo, no cedió a las presiones, lo hizo ley. Luego otorgó un plan de pagos para disuadir a contribuyentes remisos. El saldo se medirá con los resultados. En el ínterin, la alquimia de palo y mini zanahoria da la impresión de combinar convicciones y real politik fiscal.
 
El blanqueo para empresarios de la construcción cosecharía una millonada, prometen los potenciales beneficiarios. En el Gobierno piensan parecido. El beneficio, siempre cuestionable desde un ángulo ético, tiene que reglamentarse pronto concediendo pocos días para inscribirse: hay que impedir que los contribuyentes (fieles a su idiosincrasia) negreen hasta último momento. De nuevo, las perspectivas keynesianas de obra pública y viviendas funcionan como acicate.
 
**
 
La interna endémica:
 
La búsqueda y la ansiada recuperación de la niña M reavivó una interna atávica dentro del oficialismo: la que enfrenta a la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, y a su colega bonaerense, Sergio Berni.
 
Este protagonizó una sobreactuación arquetípica, para nada la primera. Se peleó con el segundo de Frederic, el secretario Eduardo Villalba, y con otros funcionarios. Luego se encargó de divulgar el incidente, arrogándose protagonismo y superioridad. Los medios dominantes se hicieron un picnic con la escena.
 
Frederic se tomó un tiempo para responderle "on the record", seguramente con anuencia presidencial. Criticó el estilo de Berni, su individualismo y resaltó el trabajo conjunto entre autoridades de distintas competencias y de ciudadanos en general.
 
Alberto Fernández nunca comulgó con Berni, no quiso designarlo en Nación cuando comenzaba el mandato. En la intimidad de Olivos (y en zonas aledañas) arguye que reedita un perfil de ministro que fracasa reiteradamente. Lo compara con el carapintada Aldo Rico o el ahora fiscal procesado Carlos Stornelli en sus deplorables gestiones bonaerenses.
 
El fuego amigo coloca en una encrucijada a Fernández y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Cualquiera que se desprendiera de su ministre "pagaría" un costo político. Habría que ponderar cuál es el costo que se abona en cuotas mientras Berni sigue soñando con construirse como candidato votable en alguna instancia cercana.
 
**
 
Hablar de lo que importa:
 
Con anuncios o sinmigo, el Presidente rumbeó bien al hablar sobre cuestiones prioritarias para la gente común. La fruición oficialista por los temas judiciales lo aleja de las preocupaciones ciudadanas, opina este cronista. Estas son sencillas, acuciantes, insatisfechas: la salud, las vacunas, el laburo, el regreso de los pibes a las aulas, las perspectivas para el año, un puñadito más de etcéteras.
 
Si la ciudadanía vota (con PASO o sin ellas) como suele hacerlo: se pronunciará en base a esas variables esenciales para sus necesidades y derechos. Un gobierno siempre dialoga y pulsea con la realidad, en eso radican su fuerza o su flaqueza o ambas.
 
Estas historias continuarán. Si se concreta el flujo continuo de vacunas y se convence a la población para que persevere cuidando y cuidándose será mejor para todos, salvo para un puñado de dirigentes opositores intratables.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-04-2021 / 10:04
El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, afirmó ayer que la provincia de Buenos Aires "adhiere a las medidas que dictó el presidente" Alberto Fernández para restringir la circulación y otras actividades para combatir el coronavirus y acusó a la oposición de Juntos por el Cambio de "hacer política y campaña electoral con la pandemia y tirarle nafta a la grieta".
 
Por otra parte, lamentó no poder coordinar acciones con la Ciudad de Buenos Aires porque, dijo, "el virus no reconoce un lado u otro de la General Paz", aunque sostuvo que "no me vengan con el verso del consenso porque parece que el único consenso es hacer lo que ellos quieren".
 
"Cuando buscábamos ese consenso con los jefes de Gabinete de Nación y de la Ciudad, el Jefe de Gobierno (Horacio Rodríguez Larreta) firmó un comunicado donde Juntos por el Cambio estaba en contra de las restricciones. Están en campaña electoral y buscan hacerle daño al Gobierno" nacional, aseveró.
 
Kicillof respondió a los cuestionamientos que formuló Rodríguez Larreta al Presidente y consignó que "vimos una oposición furibunda y hoy decidieron entrar en campaña electoral, les pido que la corten".
 
Asimismo, destacó: "A veces pienso sino sería mejor que venga (el expresidente Mauricio) Macri a discutir con nosotros. Pensamos que Larreta era diferente porque tenía responsabilidad de gobernar, pero es lo mismo". Y recordó que ayer, tras el anuncio de las medidas, la referente de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, "estaba en la Quinta de Olivos insultando al Presidente a viva voz".
 

16-04-2021 / 09:04
A las diez de la mañana, hoy mismo, se verán las caras hurañas el presidente Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno de la CABA, epicentro de la segunda ola de coronavirus. Presionado por el ala más gurka del PRO, Larreta arribará con un recurso ante la justicia contra la suspensión de la presencialidad de las clases, medida que los trabajadores de la educación venían reclamando por el aumento de contagios y la falta de vacunación. Nada indica que la vía judicial zanje el conflicto.
 
A Fernández le preocupan los contagios crecientes, el riesgo cierto de saturación del sistema sanitario. Necesita ganar tiempo, una exigencia que signa su mandato. En marzo-mayo del año pasado ganaba tiempo para fortalecer el sistema de salud, mejorar la infraestructura hospitalaria, conseguir insumos críticos, capacitar a profesionales de provincias, conducir la política sanitaria nacional. Sus adversarios se alineaban, lo alababan.
 
Hoy en día, Alberto quiere mitigar los efectos de la segunda ola que azota al mundo, a la región, a los países limítrofes, a Brasil. Para acotar los contagios y de nuevo para evitar la sobreocupación de camas críticas (o en salas comunes). Y para seguir vacunando, por último en la enunciación pero primero en las prioridades.
 
La peor falacia de Larreta y de Juntos por el Cambio es el sinuoso discurso sobre las vacunas. Fueron veneno, motivaron acciones penales... judicializan todo. El Gobierno nacional ganó la polémica respecto de las vacunas, acertó al concertar compras de la Sputnik V. La oposición vociferaba consignas anacrónicas, macartistas. Se equivocaron, sin autocrítica. Luego Larreta las distribuyó con criterio elitista, privilegiando a las prepagas o a profesionales privados que atienden de forma remota.
 
La mayoría abrumadora de la gente común ansía vacunarse. Lo revelan datos tangibles: la cantidad de inscriptos. Y costumbristas, la alegría ante cada dosis. Esa victoria genera obligación de atender a una demanda popular creciente. Los opositores subestiman lo conseguido, reclaman un calendario preciso. Mienten porque saben, por experiencia propia, que el mercado es escaso y concentrado.
 
Larreta es hábil comunicador. Vuelca conceptos sencillos, repite como mantra, hace ademanes serios. Soslaya su trayectoria y la de su partido el PRO en materia de salud y educación. Presupuestos avaros, favoritismo hacia los sectores privados, desdén y odio a los gremios, avaricia para las escalas salariales. Halaga con la palabra a los profesionales de la salud pero les niega licencias o vacaciones.
 
Todo esto acontece en el peor momento de la peste, con la gente cansada, con las vacunas abriendo una luz en el horizonte. La mirada al interés colectivo, la conducción, recaen sobre el Presidente quien --alelado por como escalan hechos que meten miedo-- decidió extremar las medidas de cuidado. También socorrer económicamente a los damnificados por las restricciones. Otra práctica ajena a Larreta, pródigo en alabanzas verbales y amarrete a la hora de abrir la billetera.
 
La Opinión Popular
 

15-04-2021 / 12:04
La causa conocida como "dólar futuro" se cerró y quedó demostrado, ya sin sombra de duda, que se trató de una persecución política, mediática y judicial contra Cristina, Axel Kicillof y otros funcionarios K. La denuncia original había sido presentada por Federico Pinedo y Mario Negri el 30 de octubre de 2015, cinco días después de la primera vuelta de la elección presidencial -cuando Daniel Scioli se impuso por tres puntos a Mauricio Macri- y tres semanas antes del ballotage del 22 de noviembre, que ganó Macri por dos puntos.
 
La intención perversa de la denuncia fue visible de entrada, no solo por la oportunidad temporal de su presentación sino porque recayó en el juzgado de Claudio Bonadío, el hombre que decidió no actuar como juez sino como verdugo con el beneplácito de toda la estructura judicial que estaba por encima de él y lo apañó en su tarea de hostigamiento a la entonces oposición política. No se puede olvidar que once de los trece procesamientos contra Cristina los dictó este infame magistrado; los otros dos corrieron por cuenta de otro pescado del cardumen macrista: Julián Ercolini.
 
La profunda corrupción que carcome al Poder Judicial se puso de manifiesto en esta causa absolutamente descabellada que acaba de cerrar, en fallo unánime, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal con el sobreseimiento de todos los imputados por inexistencia de delito. El grado garrafal de perversión que encierra este procedimiento está en el hecho de que el expediente inició su curso, y continuó su desarrollo, sin el peritaje imprescindible que determinara si hubo o no perjuicio contra el Estado, es decir, si hubo o no accionar delictivo.
 
Esa evaluación crucial se concluyó nada menos que cinco años después de iniciadas las actuaciones, lapso en el cual los imputados estuvieron embargados y sometidos a un ataque mediático impiadoso por parte de la gran prensa porteña.
 

15-04-2021 / 11:04
En un mensaje al país, el presidente Alberto Fernández explicó que "en el AMBA estamos viviendo la mayor velocidad de aumento de casos desde el inicio de la pandemia. Por lo tanto, es nuestra obligación tomar medidas adicionales y convocar a la población a un cambio, para lograr que avance el plan de vacunación y evitar la saturación del sistema de salud".
 
Aclaró que "el mayor riesgo de transmisión se produce en las actividades sociales y recreativas nocturnas, donde no hay dos metros de distancia, se producen aglomeraciones, se usa escasamente el barbijo y también en espacios cerrados sin ventilación adecuada". Por todo ello, el Gobierno decidió una serie de nuevas medidas que regirán para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), desde las 0 horas del día 16 de abril, como la de circulación nocturna o la suspensión de la presencialidad en las escuelas, por dos semanas.
 
Además, el gobierno dará una ayuda de 15 mil pesos para los sectores más vulnerables. Será para beneficiarios de la AUH, Asignación Universal por Embarazo y monotributistas de las categorías más bajas de los lugares con las nuevas restricciones. El Presidente también anticipó que evaluará alternativas para el caso de alquileres y dio precisiones sobre las nuevas medidas, entre ellas que los shoppings deben cerrar.
 
Acompañando al brasileño Jair Bolsonaro que, con más de 360.000 muertos sobre sus espaldas, apeló a un mensaje irónico para referirse a las nuevas restricciones impuestas en Argentina, hubo algunas inentendible protestas con cacerolas por parte de la oposición contra las medidas para cuidar a la gente en algunos barrios de la Capital y en las zonas más ricas del conurbano.
 
Mientras las terapias intensivas están al borde de la saturación y a diario se rompen récords de contagios y muertes, referentes de la oposición macrista, como Patricia Bullrich y Miguel Ángel Pichetto, se manifestaron contra las medidas anunciadas por el presidente para intentar frenar la segunda ola. A través de las redes sociales y los grandes medios de comunicación porteños, aprovecharon para hacer demagogia en defensa de "la gente que trabaja" frente a las medidas.
 
Sin embargo, ocultan que su verdadera preocupación es la de garantizar que las ganancias de los grandes empresarios no se vean perjudicadas por ningún motivo. Los dichos de los referentes de Juntos por el Cambio no son más que demagogia en un año electoral con el fin de ocultar sus verdaderos intereses: la defensa irrestricta de la ganancia de una minoría empresaria sin importar el nivel de crisis que pueda alcanzar la situación sanitaria y social.
 
Más allá de sus dichos mediáticos, la propuesta de la alianza opositora es que toda la actividad, ya sea esencial o no, siga funcionando a pesar de la situación sanitaria, sin protocolos que se apliquen realmente, sin que los empresarios tengan que hacerse cargo del transporte de sus empleados a sus establecimientos y sin ninguna garantía económica y sanitaria para las grandes mayorías. En pocas palabras, quieren que las ganancias empresarias sigan a pleno mientras los trabajadores se contagian y fallecen. Sigue el consejo de Mauricio Macri: "Que se mueran los que tengan que morirse".
 
La Opinión Popular
 

14-04-2021 / 11:04
La ministra de Salud, Carla Vizzotti, explicó que el sistema sanitario está "en tensión" por la aceleración de los contagios y llamó a la población a cuidarse. Dijo que para tomar nuevas medidas si hacen falta no se van a regir sólo por el aumento de los contagios y subrayó que aún no se llegó a  verificar si las restricciones que puso Alberto Fernández hicieron bajar la curva. Llamó a que los gobernadores a que se "empoderen" y a la gente a postergar "todo lo postergable".
 
También convocó a todo el arco político opositor a estar "a la altura de la circunstancia". La oposición parece cada vez más extraviada. Las manifestaciones públicas de sus principales referentes asombran por la vacuidad de sus ideas y propuestas. Tal carencia es lo que, quizás, la haya conducido a extremar su rol opositor a manifestaciones inauditas. Apenas el oficialismo se pronuncia sobre un tema, como un acto reflejo carente de racionalidad, la oposición de inmediato apuesta por el contrario.
 
Cuando el Presidente de la Nación anunció los lineamientos generales para los cuidados sanitarios ante la llegada de la segunda ola de la pandemia, la figura más vociferante y de mayor presencia en los medios porteños, Patricia Bullrich, expresó su oposición... antes de que las medidas fueran divulgadas y por lo tanto conocidas.
 
Los prejuicios políticos de Juntos por el Cambio los habían llevado a desacreditar la Sputnik V, la vacuna elaborada por el Instituto Gamaleya de Rusia. El desempeño notable de ese producto y los elogios que cosechó en todo el mundo puso en ridículo la advertencia opositora; y volvió más sospechoso todavía su insistente prédica en favor de la vacuna de Pfizer, aun cuando se sabe que las condiciones que pretendió imponer el laboratorio yanqui frustraron un acuerdo con el Estado argentino. Chile está padeciendo a Pfizer pues ha enviado al país trasandino apenas unas miles de dosis de su vacuna. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar